Entradas etiquetadas como ‘Iniesta’

El independentista, el antimadridista, el ‘messiano’… estos son los tipos de culés

Proclamas independentistas en el Camp Nou. EFE

Proclamas independentistas en el Camp Nou. EFE

En este blog solo faltaba el análisis de los tipos de aficionados del Barça. Mi compañero Raúl Rioja comenzó la saga enumerando los tipos de madridistas, Edu Casado le siguió con los tipos de colchoneros y ahora llego yo para analizar los tipos de culés. Los hay, y muy variopintos:

El Independentista: Quizá sea el primero que se nos viene a la cabeza. Fútbol y política cada vez están más ligados y hay quienes usan el fútbol para meter presión política. Son los que llevan las pancartas pidiendo “Llibertat presos politics”. “Freedom” o “Sos democracia” son otros de sus lemas favoritos. Solo van al Camp Nou para hacerse notar y llevar sus exigencias fuera de Cataluña. Si el Barça solo jugara la liga catalana no tendrían tanta visibilidad, pero aún así lo exigen. Escuchan los partidos por RAC 1 y ven solo los que se retransmiten por TV3. En catalán, claro. Su mayor ídolo es Oleguer Presas.

El antimadridista: Este es un clásico. Nunca mejor dicho. Hay quien por no ser del Real Madrid es de cualquier equipo y, cuál mejor que el eterno rival. Celebra cada derrota del Real Madrid como si fuera un título para el Barça. Y las victorias del Barça en función de lo que afecte a los blancos. Todas las decisiones que haya en contra del Madrid, bienvenidas sean. Y si son injustas, mejor, porque más daño hacen. En los clásicos se viste enterito de azulgrana solo por molestar al amigo merengón, al que tiene frito con sus ‘bufadas’.

El ‘españolito’: También lo hay. Reside en Madrid y está tan quemado con Florentino que se ha pasado al lado contrario. No está de acuerdo con las políticas del club. Intenta defender que fútbol y política no van de la mano. Su amor por Iniesta y su odio por Piqué van en el mismo saco, aunque gana el primero. Apaga la tele antes del “visca Catalunya” de las celebraciones.

El de provincias: Es del barça por herencia. Ve los partidos y los celebra en familia. La mayoría de sus colegas son del Real Madrid y siempre le ha tocado defender el tipo de juego azulgrana. Fan del tiki-taka, su mayor ídolo era Xavi Hernández. En el equipo del barrio llevaba su número. Orgulloso, le regala a sus hijos/sobrinos la indumentaria azulgrana por reyes. Hacía todas las colecciones del Sport y Mundo Deportivo, que ahora copan las estanterías de su casa. El poster del sextete, enmarcado en el salón.

El ‘messiano’: Para él todo el Barça es Leo Messi. Cuando Messi se retire, cambiará de equipo. Tiene tanto amor por el argentino que se ha tatuado su cara en alguna parte del cuerpo. Ha aprendido a imitarlo. Su mayor sueño es viajar a Argentina para ver dónde creció. Tiene en su armario todas sus camisetas. Solo quiere que gane el Barça para que Leo sea feliz; para que no se metan con él. Su amor por Messi es tan grande como su odio por Cristiano.

El turista sudamericano: Tiene predilección por los jugadores de su país, incluso de su continente. Los siente más cercanos. Defiende a Messi cuando juega con el Barça, pero no con Argentina. Su mayor sueño es viajar a España y visitar el Camp Nou. Juega las pachangas de barrio con la camiseta azulgrana, la cual heredarán sus hijos, nietos y biznietos. Pagaría por que el Barça jugara la Copa Libertadores.

El turista japonés: Asia es “mercado estratégico” para el Barça. Todo aficionado asiático (japonés y chino) desea fotografiar el Camp Nou, el monumento por excelencia de Barcelona. Compra únicamente en las tiendas del Barça y a través de Rakuten, y solo bebe vino de las bodegas de Iniesta. Ha conseguido que se proyecten vídeos japoneses en los descansos y tiene su propio punto de información fuera del estadio. Con sus inversiones en entradas y ‘merchandising’ pagaron el fichaje de Coutinho para llevarse a Iniesta.

Seguro que se os ocurre alguno más, y os agradecería que lo comentaseis. Y estoy convencida de que os identificaréis con uno o varios. Porque, aunque nadie está definido al 100%, siempre tiene un poquito de tópico en sí mismo.

Las opciones de Iniesta: ¿mejor irse o quedarse en el Barça?

Muchas son las dudas que acechan a Andrés Iniesta de cara a su futuro profesional. El futbolista de Fuentealbilla tiene ya 33 años, en mayo hace 34, una edad propicia para una ‘reitrada gloriosa‘. Sin embargo, los culés todavía no nos hacemos a la idea de que se vaya del Barça. Y seguramente a él también le cueste dios y ayuda tomar esa decisión que le desvincularía del club con el que tiene un contrato vitalicio. ¿Qué opciones tiene?

Iniesta, en un entrenamiento con el Barça. (EFE)

Iniesta, en un entrenamiento. (EFE)

Irse a otra liga europea: Seguramente sea, de todas las que podría barajar, la que menos oportunidades tenga. Y no será por falta de equipos que lo quieran en sus filas (tanto en la Premier como en el Calcio, la Bundesliga…), sino porque en realidad en ninguno de ellos tendría unas condiciones mejores que el FC Barcelona. Y la Ciudad Condal ya es su casa y la de su familia.

Irse a China: El mercado chino mueve miles de millones, muchos más que cualquier europeo y una retirada allí significaría acumular todavía un colchón mayor de dinero del que ya tiene para el futuro. Para asegurarse una jubilación por todo lo alto, sin ningún tipo de problemas económicos. También Iniesta es un ídolo de masas en el país oriental. China es además el país donde más se exportan los vinos de la Bodega Iniesta tras superar a Japón. Si se va allí le ofrecerán millones y negocio. Y seguiría los pasos de otros futbolistas de su quinta como Mascherano (ahora en el Habei China Fortune tras dejar el Barça). Tendría que incorporarse cuanto antes ya que el torneo comienza en marzo y acaba en noviembre.

Irse a Qatar: Uno de sus mejores compañeros sobre el terreno de juego con el Barça y con la Selección Española, Xavi Hernández, se marchó a Qatar con 35 años. Solo uno más que Iniesta. Y allí sigue, en el Al-Sadd. Otro que debería haber sido vitalicio en el club azulgrana y que le podría animar para que se decidiese finalmente por esta opción. También es una liga que mueve muchos millones, aunque es cierto que no supera a la China.

Irse a Estados Unidos: Podría ser otro de los destinos que el centrocampista culé baraje entre sus opciones. Allí la temporada la comenzaría en enero y podría disfrutar de unas buenas vacaciones si se decide antes del Mundial de Rusia de este verano.

Quedarse en el Barça:Llegó con 14 años del Albacete Balompié. El Barça el club de su vida, el que le vio crecer y el que lo formó como futbolista. Desde la Masia a la gloria. Una gloria que le ha llevado a ganar ocho Ligas, siete Supercopas de España, cinco Copas del Rey, tres Supercopas de Europa, tres Mundialitos de Clubes y cuatro Champions con el FC Barcelona. 30 títulos con el Barça que hacen que sea el jugador que más ostenta, junto con Leo Messi. Una pieza indispensable, por ahora. Pero la ambición del manchego es clara y no quiere ser una pieza discutible para Ernesto Valverde. Los años pasan y su carrera está en la recta final.

Los aficionados del Barça no queremos que se vaya. Iniesta es vitalicio. En el club y en nuestros corazones. El último en sumarse a la campaña ‘Iniesta quédate’ del Camp Nou fue Arthur que aseguró que su deseo es “llegar al Barcelona y poder jugar al lado de Iniesta”. Pero la decisión es solo suya. Pronto despejaremos dudas porque el pasado miércoles en la zona mixta del Camp Nou tras el Barça-Chelsea de Champions aseguró:

“Hay dos opciones: seguir o irse. Tomaré una decisión antes del 30 de abril”.

Tendremos que esperar para conocerla. Comienza la cuenta atrás. Solo queda un mes y 9 días.

Iniesta: un año entero sin goles ni asistencias en Liga

Nunca ha sido jugador de estadísticas, como bien dijo él mismo este lunes en un programa radiofónico. Pero este 26 de marzo se cumple un aniversario demoledor: lleva 365 días sin meter un gol ni dar una asistencia en la Liga española, desde aquel pase a Messi que supuso el segundo gol ante el Celta la temporada pasada.

Andrés Iniesta

Andrés Iniesta con la selección española (EFE).

Es complicado criticar al hombre que ha marcado el gol más importante de la historia de la selección española, a un jugador que nos ha deleitado con un fútbol de fantasía durante años, independientemente de los colores de cada uno.

Sin duda, estamos ante uno de los mejores jugadores de la historia del fútbol español, para muchos el mejor. Sin él no se puede entender el ciclo triunfal del Barça de Guardiola ni a la España campeona de todo.

Y hasta aquí los halagos. Porque el mejor Iniesta hace tiempo que no está. La contundente estadística anterior es fiel reflejo del descenso del peso de su juego en el equipo, de cómo este Barça vive de Neymar, Suárez y Messi y los centrocampistas son un medio, no un fin como anteriormente.

Eso sí, que nadie piense que el estilo le perjudica y únicamente por ello su juego ha bajado. A sus 30 años, una edad no demasiado elevada para un futbolista, parece que su físico ya no le acompaña. Siempre fue un hándicap para él, pero ahora parece notarse aún más. La duda es evidente: ¿hay que esperar a un genio del fútbol como él o su llama se ha apagado sin remedio?

La Liga que no vimos: el Atlético no fue el mejor y Ramos e Iniesta deslumbraron

El año pasado no pude ver ningún partido de fútbol de la Liga española. Al parecer, el Atlético de Madrid no tuvo ningún jugador que fuera el mejor en su posición, Andrés Iniesta destacó como el gran centrocampista ofensivo de la temporada y los jugadores del Real Madrid lo debieron hacer muy bien casi todos, dado el elevado número de premios que se llevaron. Extraño que el equipo quedara tercero. Eso sí, lo que más sorpresa me causa es que Luka Modric jugara la temporada pasada de centrocampista defensivo.

Cristiano y Ramos en los Premios de la LFP

Cristiano y Ramos en los Premios de la LFP (EFE).

Un día después de los premios de la LFP, entiendo la indignación de los seguidores del Atlético de Madrid. Que ni Filipe Luis ni, sobre todo, Diego Godín, se llevaran el premio a mejor defensa de la temporada pasada no tiene lógica. Más aún, conviene recordar, con el gol del defensa uruguayo en el Camp Nou que valió una liga. El premio fue para Sergio Ramos, que empezó la temporada mal y la acabó como una bestia siendo decisivo… en otra competición: la Champions.

Lo de Thibaut Courtois también es difícil de comprender, dado que fue clave en el título de Liga más sorprendente de las últimas décadas, aunque es justo reconocer la enorme temporada de Keylor Navas en el Levante.

Tampoco se entiende cómo Iniesta, que hizo un año correcto sin más, fuera elegido como mejor centrocampista ofensivo. Aunque también está en la lista de 23 candidatos al Balón de Oro, otro claro ejemplo de que los premios se conceden o se opta a ellos en demasiadas ocasiones más por nombre que por méritos deportivos

El estilo del Barça, a debate: ¿qué pasa con Xavi e Iniesta?

Este sábado, el Barça perdió el porcentaje de posesión de balón. Da igual que ganara 0-4 en Vallecas y que lleve un arranque de temporada impoluto, el debate ya está servido. ¿Renuncia Tata Martino al estilo? ¿Cuál es el papel de Xavi e Iniesta? ¿Es bueno para el equipo tener variantes en su juego?

El 7-0 ante el Bayern la temporada pasada fue un serio toque de atención y en Can Barça se empezaron a plantear si no deberían tener un plan B para cuando falle el A, el del toque hasta la extenuación, el famoso tiki-taka que tantos éxitos le ha dado.

Xavi Hernández y Andrés Iniesta

Xavi Hernández y Andrés Iniesta.

Cuando el Tata llegó al banquillo, la ‘pregunta estrella’ fue si se iba a renunciar al estilo que ha caracterizado al conjunto azulgrana los últimos años, especialmente en la era Guardiola (y posteriormente con Tito o Roura). La respuesta del argentino fue que lo respetaría, pero que introduciría algunas variantes en el juego para tener más alternativas.

Quitando el arranque ante el Levante, se han visto notables diferencias desde la llegada del Tata a Barcelona. Más pases en largo, algún que otro pelotazo desde la defensa y el equipo dejando menos espacios atrás. El dominio ya no es tan abrumador, se vio por ejemplo ante el Ajax y tuvo su continuidad en Vallecas. Al Barça ya no le importa tanto la posesión del balón y no se le caen los anillos por rifar el balón en busca de un ataque rápido.

La temporada acaba de comenzar y Martino sigue defendiendo que no hacen nada que no se viera antes, recordando los pases largos de Márquez y Koeman, pero las diferencias son más que notables. Veremos si es algo puntual o algo que continuará, pero lo que está claro es que hay dos damnificados clarísimos con esta nueva forma de jugar que se atisba en Barcelona: Xavi e Iniesta. Aún es pronto para decir si es porque aún no han cogido la forma o porque están perdidos en este nuevo Barça, pero su peso en el juego del equipo es muy inferior al que tenían, demasiado inferior.

Este martes, ante la Real Sociedad, equipo que gusta de tener el balón y atacar, será un buen partido para calibrar si ese cambio en el estilo se consolida o no ha sido más que algo pasajero y circunstancial.