El pesimista, el humilde, el nuevo rico… estos son los tipos de colchoneros

Imagen de un partido en el antiguo Vicente Calderón (GTRES).

Hace cosa de un mes, mi compañero y coautor de blog Raúl Rioja publicó una entrada en la que hacía una afinada clasificación de tipos de madridistas. Ahora soy yo el que recojo el guante y el que me atrevo a crear una suerte de tipología del colchonero:

El pesimista. Marcado a fuego por años de sufrimiento, ante las primeras derrotas o bajones del equipo anuncia catástrofes inevitables. Suele usar términos como ‘pecheo’, siempre tiene malas sensaciones antes de un partido importante y está absolutamente convencido de que Sergio Ramos alzará la Decimocuarta en el Metropolitano.

El humilde. Es un perfil similar al anterior. Los años duros le han dejado en una zona de confort en la que la permanencia es el objetivo de cada temporada. Recalca con insistencia la diferencia de presupuesto entre Madrid y Barça y el Atleti. Suele refugiarse en estos pensamientos tras las derrotas. Ha comprado entero el argumento de ‘el equipo del pueblo’ y se compara con el Leicester.

El nuevo rico. Es el contrario al anterior. Suele ser muy joven y no sabe quiénes eran Dobrovolski u Omar Pastoriza. Sus referencia es la de un equipo que juega finales de Champions. Le encantaría que Griezmann se llevara el Balón de Oro y estaría dispuesto a participar en una performance para apoyar la candidatura del francés. Le encanta el nuevo escudo.

El ‘no consuman’. En redes sociales sigue a Roncero, al ‘Látigo’ Serrano, a Pedrerol y a Edu Aguirre. Los retuitea compulsivamente y compara constantemente las portadas de AsMarca cuando hay logros del Madrid y logros del Atleti. Cree que la prensa deportiva española está conchabada para hablar mal del Atleti y todos los narradores de televisión tienen fobia al equipo. Y después de quejarse de todo esto, parafrasea a Cholo y dice: “No consuman”.

El gilista. Su mantra es “haber comprado tú el club”. Cree que Jesús Gil era un señor algo lenguaraz, pero que amaba al Atlético sobre todas las cosas. Opina que su hijo es un gran gestor que ha llevado al Atleti a dos finales de Champions y le indigna que haya colchoneros que critican a la directiva, porque eso no ayuda. Se parte de risa con las ocurrencias de Enrique Cerezo, “que es un crack cuando lo entrevistan”.

El antigilista. Lleva una bufanda verde y amarilla. Celebra los triunfos del equipo con la boca pequeña, no vaya a ser que alguien le confunda con un gilista. En las derrotas, recuerda siempre que la culpa es de los del palco. “Apropiación indebida” es su expresión favorita y es de los que estuvo en la puerta del Calderón cantando “Enrique Cerezo, queremos tu pescuezo”.

El nostálgico. “Como Gárate no hubo otro”. Siempre dice “¡Aúpa Atleti!”. Lleva al campo su gorra con visera, la misma que llevaba cuando tenía 15 años, en los 70. Asegura que como las equipaciones Puma, Meyba o incluso las de Deportes Cóndor, no ha vuelto a haber ninguna. Te recita de memoria la alineación del Atleti de la final de Bruselas del 74: “Esos sí que eran buenos”. Para él, Luis Aragonés era simplemente Luis.

El rabioso. Lo podrás encontrar en Twitter buscando la expresión ‘MHDP’. Disfruta más de las derrotas del Madrid que de las victorias del Atleti. Insulta a los del Sevilla, a los del Dépor, a los del Villarreal, a los del Barça, cree que el filial del Madrid es el Espanyol, se mete con la asistencia al campo del Getafe, atiza al Valencia… y emplea su tiempo tras las victorias buscando a hinchas del equipo rival para recochinearse.

El de provincias. Durante el colegio o el instituto era el único atlético de su clase y a veces sufrió bullying. La primera vez que fue a ver un partido a Madrid alucinó viendo que hay más como él en el mundo. Invierte un buen dinero en merchandising. A sus hijos les ha comprado peluches de ‘Indi’. Lázaro Albarracín ha estado en la peña de su pueblo.

Por supuesto, amigos, la mayoría de los atléticos pertenecemos a más de una de las categorías anteriormente expuestas, pero estoy segurísimo de que conocéis a más de uno y más de dos de cada uno de los tipos.

Un saludo…

6 comentarios

  1. Dice ser cerco

    Me imagino que habrá de todo, pero me me da que las clasificaciones son más sencillas, el 90% vienen de la tradición desde alguien de la familia o cercanía, y el resto se anexionan cuando llegan a finales o ganan algo; más interesante y enigmático sería una clasificación de periodistas, de como unos pocos les dan un sueldo por publicar chorradas mientras hay una gran cantidad con valía esta el paro.

    31 octubre 2018 | 09:18

  2. Dice ser Sangue Brankiazul

    Os falta uno muy extendido: el Nazi

    31 octubre 2018 | 12:00

  3. Dice ser Rojiblanco

    De esos, por desgracia, hay en muchos equipos:

    https://elpais.com/diario/2003/10/10/deportes/1065736803_850215.html

    31 octubre 2018 | 15:06

  4. Dice ser Sangue Brankiazul

    @Rojiblanco Ese personaje que se menciona en el articulo es un asesino no un nazi. No voy a explicarte en que se diferencian. En el Frente Atletico hay bastantes ejemplos de Nazis como supongo que sabrás si vas al estadio. Me parece bien que seas del Atletico pero no tienes porque intentar defender lo indefendible. Yo soy del Depor y no por eso voy a dejar de criticar a los Riazor Blues cuando hacen barbaridades.

    31 octubre 2018 | 17:39

  5. Dice ser Rojiblanco

    ¿Que he defendido?Simplemente he dicho que en casi todas las aficiones los hay, llámalos asesinos, nazis o como quieras, es la misma gentuza.

    31 octubre 2018 | 20:51

  6. Dice ser Zabaleta

    Falta el más importante: el Asesino impune. Aitor Zabaleta o el aficionado del Depor ya no pueden recordarlo, pero yo sí (de momento).

    31 octubre 2018 | 23:05

Los comentarios están cerrados.