BLOGS
El Blog Solidario El Blog Solidario

Un blog desde el terreno de la mano de Ayuda en Acción, Cruz Roja, Ingeniería Sin Fronteras, Unicef, Médicos del Mundo, HelpAge, Fundación Vicente Ferrer, Médicos Sin Fronteras, PLAN Internacional y Farmamundi.

Ébola en Guinea: una lucha contra los rumores

Por Tim Irwin, UNICEF

Uno de los rumores más persistentes, según me cuenta Roger, es que el humo que sale de los centros de tratamiento de ébola procede de las cremaciones de los cuerpos de víctimas del virus.

Roger Lamah es miembro de UNICEF Guinea y está trabajando en la provincia de Forecariah, una de las zonas donde sigue habiendo ébola en el país. Desde que llegó aquí en febrero, ha estado trabajando junto a un grupo de trabajadores sociales en comunidades rurales y aisladas para enseñar a la gente a evitar contagiarse del virus, a reconocer los síntomas y acabar así con los rumores que aterrorizan a la población.

Roger Lamah se prepara junto a su equipo para una nueva jornada de sensibilización ©UNICEF Guinea/2015/Tim Irwin

Roger Lamah se prepara junto a su equipo para una nueva jornada de sensibilización ©UNICEF Guinea/2015/Tim Irwin

Estamos en el pueblo de Sikhourou, a dos horas de viaje desde Forecariah. Aquí, sus 420 habitantes han sido puestos en cuarentena durante 21 días para evitar movimientos que puedan extender el virus. Tres personas han muerto en Sikhourou desde que se iniciase el gran brote de ébola hace ya más de un año. La semana pasada, un anciano fue trasladado al centro de Forecariah para ser observado después de mostrar síntomas de la enfermedad.

“Las comunidades rurales de la zona solían ser muy difíciles de acceder, porque incluso había resistencia violenta frente al personal del ébola”, me cuenta Roger. “Tuvimos que buscar una solución porque sin acceso no tienes nada: no tienes prevención, no tienes vigilancia y no puedes hacer seguimiento a los casos”.

Los trabajadores sociales se encargaron de realizar un mapeo de los puntos de resistencia y un seguimiento de los rumores que iban circulando para poder responder a los miedos de las comunidades. Desde UNICEF, apoyamos la creación de estaciones de radio para emitir programas sobre prevención del ébola y para responder a los rumores que circulan por doquier.

“Encontramos tres tipos de resistencias: en la comunidad, en las familias y a nivel individual”, dice Roger mientras reúne a su equipo para preparar una nueva jornada de “puerta a puerta” para recordar a los habitantes la importancia de la buena higiene y para distribuir pastillas de jabón.

“Por cómo nos han recibido hoy aquí puedes ver que la resistencia familiar y comunitaria es un problema menor. El reto ahora no consiste en acceder al pueblo, sino en superar la resistencia individual que puede llevar a entierros peligrosos o al rechazo a llevar a un familiar enfermo a un centro de tratamiento”.

Las mujeres de Sikhourou se preparan para una marcha movilizadora ©UNICEF Guinea/2015/Tim Irwin

Las mujeres de Sikhourou se preparan para una marcha movilizadora ©UNICEF Guinea/2015/Tim Irwin

Un comité de mujeres del pueblo se ha reunido bajo un árbol para formar parte de una marcha motivacional. Cada una de ellas lleva una potente camiseta con las palabras “el ébola es real” en la parte delantera. No hace tanto tiempo que esta visión no era compartida por muchos aquí. Aunque creció la concienciación sobre la enfermedad, muchas personas seguían creyendo que eran los trabajadores los que estaban trayendo el ébola a sus comunidades.

Ganarse la confianza y el apoyo de los líderes tradicionales fue esencial para ampliar el acceso, según dice Roger. Para cortar los rumores sobre que los cuerpos de las víctimas estaban siendo quemados, se invitó a los líderes del pueblo a los centros de tratamiento. Además, algunos supervivientes de la enfermedad visitaron las comunidades en riesgo para compartir experiencias.

Sikhourou ya está aislado de por sí; el pueblo más cercano está a más de 1 kilómetro. Pero sus habitantes no serán dejados de lado durante el periodo de 21 días. Estamos en el segundo día de la cuarentena y las agencias aliadas ya han distribuido comida y otros suministros. Se están construyendo letrinas e incluso se ha puesto en marcha un generador. Desde UNICEF estamos también cavando un pozo para que la comunidad pueda acceder fácilmente a agua limpia.

Desinfección de una casa en Sikhourou ©UNICEF Guinea/2015/Tim Irwin

Desinfección de una casa en Sikhourou ©UNICEF Guinea/2015/Tim Irwin

“¿Quieres que el ébola desaparezca?”, pregunta Roger al grupo. Más de 40 mujeres con sus bebés a la espalda gritan: “¡Sí!”.

“¡Fuera ébola!”, grita una de las mujeres cuando le llega el turno al micrófono. En la parte de atrás de las camisetas que todos los habitantes de este pueblo llevan mientras ven la proyección de un vídeo sobre el virus se puede leer: “Estoy implicado en mi comunidad”.

El trabajo con las comunidades, ayudándolos a protegerse a sí mismos, escuchando sus preocupaciones y poniéndolos al frente de la respuesta frente al ébola ha sido clave para reducir el número de casos en Guinea.

“En los últimos días habréis visto muchos coches y mucha gente, probablemente más que nunca antes”, dice Roger mientras su equipo comienza a preparar sus cosas. “Estas personas quieren ayudaros. Quieren ayudaros a liberaros del ébola. No tienen miedo”.

1 comentario

  1. Dice ser E

    El pueblo se llama Koloteyah, y esta en la subprefectura de Shikourou.

    21 Julio 2015 | 21:36

Los comentarios están cerrados.