BLOGS
El Blog Solidario El Blog Solidario

Un blog desde el terreno de la mano de Ayuda en Acción, Cruz Roja, Ingeniería Sin Fronteras, Unicef, Médicos del Mundo, HelpAge, Fundación Vicente Ferrer, Médicos Sin Fronteras, PLAN Internacional y Farmamundi.

Niños y niñas soldado: volver del último rincón de la tierra

Por Priyanka Pruthi para Unicef

Grace Akallo tenía sólo 15 años cuando fue capturada por el Ejército de la Resistencia del Señor de Joseph Kony (LRA por sus siglas en inglés) en Aboke, al norte de Uganda. Este grupo armado es conocido por agredir sexualmente, secuestrar y asesinar a miles de civiles. Grace recuerda cada minuto del día de su secuestro.

“Era el 9 de octubre 1996… nuestro Día de la Independencia. Habíamos oído rumores de que los rebeldes estaban llegando, había temores ya. Nos quedábamos sin clase y nos escondíamos en el monte cada vez que pensamos que venían”, recuerda.

Y los rebeldes acabaron llegando a su pueblo. Atacaron su internado y secuestraron a 139 niñas. Poco después, 109 estudiantes fueron puestas en libertad tras las súplicas incansables de la directora, pero Grace no era una de ellas. Ella fue una de los 30 niñas que quedaron cautivas y fueron llevadas a Sudán del Sur, donde fueron torturadas, violadas y obligadas a matar.

“Al principio, me daba miedo incluso golpear a alguien, porque tenía miedo de lastimarlo”, me explica Grace. Cuando me vi obligada a matar a otro ser humano… realmente me sobrecogió. Me afectó mucho psicológicamente. Ver a alguien sufrir porque acaba de ser mutilado es la peor cosa de que se puede ser testigo “.

Las niñas no fueron entrenadas como soldados, pero tuvieron que aprender por sí mismas a desmontar, limpiar y montar armas y las enviaron a luchar con el Ejército Popular de Liberación de Sudán. “Era la ley del más fuerte”, explica Grace. “Tenía que disparar para conseguir comida, tenía que luchar en primera línea para sobrevivir. Ellos [LRA] nos dijeron que el hambre y la sed nos enseñarían todo “.

Grace sentada en un centro de tránsito para niños rescatados (© UNICEF/NYHQ2011-0466/Farrow)

Grace sentada en un centro de tránsito para niños rescatados (© UNICEF/NYHQ2011-0466/Farrow)

LA CULPA DE LA SUPERVIVENCIA

Después de siete meses de cautiverio y abuso, Grace logró escapar cuando el LRA fue atacado por los rebeldes de Sudán del Sur. La entregaron a los soldados ugandeses, y pudo volver a reunirse con su familia.

“Yo solía aislarme mucho… porque he sufrido demasiado, me golpearon, me asaltaron sexualmente, pero sobre todo porque había dejado a mis amigas atrás. Me sentía culpable de sobrevivir. Me sentía culpable de ser libre cuando mis amigas estaban todavía con los rebeldes”, dice ella.

A pesar de las heridas abiertas de la guerra, Grace decidió volver a la escuela – la misma escuela en la que había sido secuestrado. Sus ojos aún se iluminan cuando describe cómo fue la vuelta a la escuela. “La escuela es la mejor cosa que me ha pasado. La educación me daba esperanza. Yo tenía esperanza en el futuro”.

Fue la esperanza la que sanó a Grace. Le dio la fuerza para acabar la escuela secundaria y matricularse en educación superior en la Universidad Cristiana de Uganda. Dos años más tarde, pudo matricularse en el Gordon College de los Estados Unidos de América, y hoy tiene un Máster de la Universidad de Clark en Desarrollo Internacional y Cambio Social. Grace cree que la educación proporciona a los niños afectados por la guerra y el conflicto un escudo sólido para su pasado tortuoso.

“Incluso los niños que pasaron más de 10 años en cautiverio pueden mejorar con el apoyo adecuado, la educación, la formación, si son aceptados en la sociedad.”

ALGÚN DÍA LLORARÉ POR MÍ MISMA

Fundadora de la Unión Africana por los Derechos de las Mujeres y los Niños, una ONG dedicada a la protección de los derechos de las mujeres y los niños vulnerables, Grace Akallo es una firme defensora de la paz y una portavoz de los niños afectados por los conflictos armados.

“Tengo que usar la vida que me dieron con un propósito … para no llorar más por lo que me pasó”, dice ella. “Me ayudaron, fui a la escuela, y tengo una familia que me apoya y me ama. Pero, ¿qué pasa con las chicas que siguen sufriendo? Ellas todavía son golpeadas, abusadas. Ellas todavía son rechazadas. Ellas siguen sin casa ni apoyo familiar ni acceso a los recursos o a la educación o la asistencia sanitaria. ¡No tienen nada! ”

En un reciente informe al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, el Secretario General dijo que el LRA sigue siendo uno de los actores más persistentes de graves violaciones contra los niños en la región – continúa proyectando su larga sombra en África Central. Durante el período del informe, de julio 2009 a febrero 2012, cerca de 600 niños fueron secuestrados y reclutados por el LRA, sobre todo en la República Democrática del Congo, pero también en la República Centroafricana y Sudán del Sur. Las niñas secuestrados por el LRA fueron secuestradas a la fuerza y obligadas a casarse con los combatientes, y las que escaparon con sus bebés fueron estigmatizadas por sus comunidades.

“Tal vez algún día, cuando haya paz, me siente y llore por mí misma”, dice Grace. “Pero en este momento, creo que lo que está pasando tiene que frenarse. No hay tiempo para nada más.”

Grace en una charla en la sede de Unicef. (© UNICEF/NYHQ2013-0136/Markisz )

Grace en una charla en la sede de Unicef. (© UNICEF/NYHQ2013-0136/Markisz)

2 comentarios

  1. Dice ser Casandra

    Johnny Mad Dog: Los niños soldado

    Título original
    Johnny Mad Dog
    Año
    2008
    Duración
    98 min.
    País
    Liberia Liberia
    Director
    Jean-Stéphane Sauvaire
    Guión
    Jean-Stéphane Sauvaire (Novela: Emmanuel Dongala)
    Música
    Jackson Tennesse Fourgeaud
    Fotografía
    Marc Koninckx
    Reparto
    Christophe Minie, Daisy Victoria Vandy, Dagbeth Tweh, Barry Chernoh, Mohammed Sesay, Léo Boyeneh Kote, Prince Kotie, Nathaniel J. Kapeyou, Eric Cole, Prince Doblah, Joseph Duo, Careen Moore
    Productora
    Coproducción Liberia-Francia-Bélgica; MNP Entreprise / Explicit Films / Scope Pictures / CNC
    Género
    Drama. Bélico | Infancia
    Web oficial
    http://www.tfmdistribution.com/johnnymaddog/
    Sinopsis

    En un país indeterminado de África, la guerra civil asola la capital. Johhny Mad Dog y sus amigos, niños guerrilleros -también llamados “niños soldado”-, campan a sus anchas por la ciudad, saqueando, disparando y violando a mujeres sin que nadie ose pararles los pies. Johnny tiene 15 años y es un niño soldado armado hasta los dientes que se siente habitado por el perro feroz que pretende ser algún día. Con ayuda de su comando, No Good Advice, Small Devil y Young Major, roba, saquea y destruye todo lo que se le cruza en el camino: adolescentes fascinados por las fantasías del cine americano y la desinformación jugando a hacer la guerra… Por otro lado Laokolé, de 13 años, procura imaginar ese futuro tan próspero al que podría conducirle su éxito en los estudios y junto con su hermanito Fofo, de 8 años, intenta huir de su ciudad, caída en manos de las milicias infantiles, evitando a toda costa los constantes peligros que asolan las calles. Infancias truncadas, un continente africano asolado por unas guerras sin sentido, un pueblo que, pese a todo, intenta sobrevivir y conservar su dignidad humana. (FILMAFFINITY)

    13 Febrero 2015 | 14:47

  2. Dice ser Clarisa

    En fin… Los conflictos armados en África arrasan con la poca inocencia que queda viva, como aquí se menciona, y, junto al hambre y todos los abusos habidos y por haber, que son consecuencia de la corrupción de sus gobernantes, de sus políticas abusadoras. No es nada nuevo, esto sucede desde que acabó el colonialismo, que aquél, hacía lo mismo, pero por gobernantes extranjeros. Ahora, esto sucede con la permisiblidad de todos y en la más absoluta impunidad de muchos. Pero éso ¿qué puede importar?, son causas y consecuencias de un “tercer mundo” sin desarrollar e incívico – dirán algunos-. Son hechos que nos cuenta Unicef, para lavar su imagen y sus manos, para justificar ¿qué?. (Valoro lo que hacen , sin duda; algo, es menos que nada). En Europa, tenemos otros abusos y otras corrupciones y barbaridades similares, pero las llamamos causas y consecuencias del “primer mundo” desarrollado y cívico… Todo podría ser evitable, porque todo es culpa del mismo viejo mal de siempre: el poder del dinero.
    Mientras, “lágrimas del sol”…

    13 Febrero 2015 | 23:41

Los comentarios están cerrados.