Archivo de la categoría ‘Preguntas con respuesta’

¿De dónde surge decir ‘Quedarse sopa’ al acto de dormirse?

A través de mi perfil @curiosisimo (en la red social TikTok), me preguntan de dónde surge decir ‘Quedarse sopa’ al acto de dormirse.

¿De dónde surge decir ‘Quedarse sopa’ al acto de dormirse?

 

Es común decir que alguien ‘se ha quedado sopa’ para indicar que se ha dormido, pero el término ‘sopa’ al que alude la expresión nada tiene que ver con el plato de caldo caliente que se sirve como comida, ni el hecho de que tras ingerirlo pueda darnos algún tipo de adormecimiento.

A pesar de escribirse igual, es otro de los muchos casos de palabras homógrafas, con una misma grafía, diferentes significados y orígenes etimológicos totalmente distintos (como ocurre con el término manzana para referirse a la pieza de fruta y a los espacios urbanos delimitados por cuatro calles y os expliqué en otro post).

Por un lado el término sopa para referirse al plato de caldo proviene del germano ‘sŭppa’ (de exacto significado) y el vocablo que alude al sueño es una derivación de la palabra ‘sopor’ (del latín ‘sopōris’) que significa literalmente ‘adormecimiento’ y ‘somnolencia’ y que encontramos también en la forma ‘soporífero’ cuando queremos indicar que algo nos provoca sueño (e incluso aburre hasta el punto de adormecer).

Por tanto, la expresión ‘Quedarse sopa’ proviene directamente del acto de que a alguien le ha entrado el sopor (somnolencia) pero sin tener que ver (etimológicamente) con el hecho de haber ingerido un plato de caldo.

 

 

Lee y descubre el curioso origen, historia y etimología de infinidad de palabras y palabros

 

 

Fuente de la imagen: pixabay

¿De dónde surge llamar ‘leoninas’ a unas condiciones injustas o abusivas?

A través de mi perfil @curiosisimo (en la red social TikTok), me preguntan de dónde surge llamar ‘leoninas’ a unas condiciones injustas o abusivas.

¿De dónde surge llamar ‘leoninas’ a unas condiciones injustas o abusivas?

Cuando dos o varias personas firman un contrato o llegan a acuerdo y una de las partes sale más beneficiada que el resto, debido a imponer unas condiciones injustas o abusivas, se dice que se trata de un ‘contrato leonino’ o también en la forma ‘clausulas leoninas’, ‘condiciones leoninas’

El origen de utilizar el término ‘leonino’, para señalar ese abusivo trato, lo encontramos en una de las fábulas escritas por el autor griego Esopo (siglo VI a.C.) llamada ‘La parte del león’ y que explica cómo un león se asoció junto a otros tres animales (una vaca, una cabra y una oveja) para cazar un ciervo y a la hora de realizar el reparto el felino se quedó con las cuatro partes del animal, dando como respuesta, ante las quejas de sus socios de cacería, que le correspondía la primera parte por el solo hecho de ser el león, la segunda por ser el más fuerte de todos, la tercera porque se lo merecía más que los demás y la cuarta y última porque le daba la gana (cabe destacar que dicha fábula ha sufrido numerosísimos cambios y diferentes traducciones a lo largo de la historia y, según la fuente que se consulte, explicará las razones del león de un modo u otro e incluso cambia el tipo de animales con los que se asocia el león).

A partir de esta fábula, cada vez que alguien quiere sacar una mayor ventaja que sus socios, en algún tipo de acuerdo o contrato, se indica que está imponiendo unas condiciones leoninas.

 

 

Lee y descubre el curioso origen, historia y etimología de infinidad de palabras y palabros

 

 

Fuente de la imagen: pxhere

¿De dónde proviene la expresión ‘A todo trapo’?

Suele utilizarse la expresión ‘a todo trapo’ para indicar que algo se hace a toda velocidad, con todas las consecuencias e incluso para señalar algo grande, de gran volumen (por ejemplo: ‘Conducía a todo trapo por la autovía’, ‘Fuimos al buffet libre y comimos a todo trapo’, ‘La música estaba a todo trapo’…)

¿De dónde proviene la expresión ‘A todo trapo’?

El origen de la locución ‘A todo trapo’ proviene de los ambientes marineros, de la época en la que la mayoría de embarcaciones se movían gracias a las velas (llamadas popularmente ‘trapo’) y el indicar que se iba a todo trapo (también en la forma ‘a toda vela’) hacía referencia a que estas se habían desplegado y que debía ser el viento el que moviese el barco (sin ayuda de remos u otro método).

No debe confundirse esta locución con la expresión ‘Entrar al trapo’, la cual proviene de los ambientes taurinos y cuyo origen expliqué en otro post.

 

 

Lee y descubre el curioso origen, historia y etimología de infinidad de palabras y palabros

 

 

Fuente de la imagen: pixabay

¿De dónde proviene la expresión ‘Hacer algo a mansalva’?

A través de mi perfil @curiosisimo (en la red social TikTok), me preguntan de dónde proviene la expresión ‘Hacer algo a mansalva’.

¿De dónde proviene la expresión ‘Hacer algo a mansalva’?

Suele utilizarse la locución ‘a mansalva’ para indicar que algo se ha llevado a cabo con gran seguridad y sin correr peligro o de una manera abundante.

Curiosamente son dos tipos de acepciones bastantes distintas la se le dan, aunque ambas acaban estando relacionadas cuando se conoce su etimología.

Según indican un gran número de fuentes y diccionarios consultados, la locución podría provenir de algún tipo de expresión de origen militar, como ‘Disparar a mano salva’; la cual se utilizaba para indicar que un soldado que tenía suficientes municiones (en abundancia), en un momento de ataque, podía utilizar su arma para repeler o defenderse sintiéndose seguro y sin correr peligro frente a su enemigo. También aparece recogida en la forma ‘a mano salva’ en textos del siglo XVI y XVII (entre ellos en El Quijote) donde se utiliza para indicar que algo se hacía sin peligro.

La forma ‘a mano salva’ (como ocurre en numerosas locuciones) acabó contrayéndose y perdiendo una de sus vocales (aféresis) quedando en la forma ‘a mansalva’.

Apareció recogida por primera vez en el Diccionario Usual de la RAE en su edición de 1884 con la acepción de ‘Sin ningún peligro; con toda seguridad’ y no ha sido hasta fechas recientes cuando se ha incorporado con el significado de ‘En gran cantidad o abundancia’,  el cual se ha originado a través del uso popular de la locución.

 

 

Lee y descubre el curioso origen, historia y etimología de infinidad de palabras y palabros

 

 

Fuente de la imagen: freesvg
Fuentes de consulta: RAE / Nuevo tesoro lexicográfico / Fundéu / stackexchange / Diccionario del español actual / Diccionario de uso del español de María Moliner / Curiosidades etimológicas de Salvador Diego Navas

¿De dónde surge que en algunos lugares se le llame ‘cuzo’ (o cuza) a una persona fisgona?

A través de la página de Facebook de este blog, recibo un mensaje de Rodrigo Alonso que me consulta sobre el origen de llamar ‘cuzo’ o ‘cuza’ a una persona fisgona o entrometida, ya que es un término muy utilizado en Zamora, de donde es originario.

¿De dónde surge que en algunos lugares se le llame ‘cuzo’ (o cuza) a una persona fisgona?

Los términos ‘cuzo’ y ‘cuza’, tal y como especifica el diccionario de la RAE, son adjetivos utilizados en zonas concretas de Asturias, Galicia o León (y de otros lugares de Castilla, aunque esto último no viene indicado) para hacer referencia a una persona indiscreta y fisgona.

Etimológicamente proviene del término ‘cuz’ y a su vez este de interjección ‘¡cuz, cuz!’ con el que se llama a los perros.

También podemos encontrar que a cierto tipo de perro pequeño se le conoce como ‘cuzco’ (no confundir con la población peruana, ya que nada tienen que ver entre sí los vocablos) y también ‘cuzo’, existiendo referencias en algunos diccionarios del siglo XVIII (como el de Esteban de Terreros y Pando, de 1788) a la llamada de los canes o a denominar de ese modo a los de pequeño tamaño y/o edad.

En el continente americano, también se denomina en algunos lugares ‘cuzo’ a una persona entrometida (como en México) e incluso ‘cusco’ (con seseo) que es la interjección utilizada para llamar a un perro en Argentina o Uruguay.

El hecho de que en algunos lugares se les llame cuzo o cuza a las personas fisgonas o entrometidas, surge del carácter curioso y fisgón que tienen los perros, sobre todo cuando son de corta edad.

 

 

Lee y descubre el curioso origen, historia y etimología de infinidad de palabras y palabros

 

 

 

Fuente de la imagen: pixahive

¿De dónde proviene decir que algo favorable que pasa por casualidad es ‘de chiripa’?

A través de mi perfil @curiosisimo (en la red social TikTok), me preguntan de dónde proviene decir que algo favorable que pasa por casualidad es ‘de chiripa’.

¿De dónde proviene decir que algo favorable que pasa por casualidad es ‘de chiripa’?

Cuando algo sale bien de forma imprevista suele decirse que ha pasado  ‘de chiripa’.

Este término es el modo con el que se conoce cierto tipo de carambola que ocurre en el juego del billar, que es favorable para el que ha lanzado la bola con el taco, que así gana el punto.

Pero el origen etimológico del vocablo es incierto (así está indicado en la correspondiente entrada del Diccionario de la RAE y en numerosos libros o webs de consulta), aunque algunos expertos apuntan a que quizás proviene del término serendipia, pero no existe unanimidad sobre esta procedencia.

Tampoco se conoce de dónde surgió la estrecha relación del término con el billar.

El término ‘chiripa’ fue recogido por primera vez en el Diccionario Usual de la RAE, en su edición de 1832, dándole la acepción de ‘En el juego de billar la suerte favorable que se gana por casualidad’ y donde también aparecían los términos ‘chiripear’ (‘En el juego de billar ganar tantos por golpes hechos casualmente’) y ‘chiripero’ (‘En el juego de billar el que juega más por acaso que por buenas jugadas o destreza’). Las tres entradas siguen recogiéndose en la edición actual del diccionario con significados muy similares.

En algunos lugares del continente americano, es utilizada, coloquialmente, también la forma ‘chiripazo’ para indicar un acierto o logro casual.

 

 

Lee y descubre el curioso origen, historia y etimología de infinidad de palabras y palabros

 

 

Fuente de la imagen: pxhere

¿De dónde surge llamar ‘charros’ a los habitantes de Salamanca?

A través de mi perfil @curiosisimo (en la red social TikTok), me preguntan de dónde surge llamar ‘charro’ a un habitante de Salamanca.

¿De dónde surge llamar ‘charros’ a los habitantes de Salamanca?

Es muy común referirse a alguien natural de Salamanca como charro, incluso habiéndose convertido esta denominación en un gentilicio.

Pero en su origen nada tenía que ver la amabilidad con la que se utiliza actualmente este término, debido a que solía decirse despectivamente con el fin de calificar de vulgares a los agricultores y ganaderos salmantinos.

El término proviene del euskera txar (cuyo significado es ‘defectuoso,  débil’) y no se sabe a ciencia cierta el motivo de por qué se empezó a denominarlos de ese modo a los salmantinos.

Algunos etimólogos respaldan la hipótesis de que surgió de los estudiantes vascos que acudían a la universidad de Salamanca y denominaban de ese modo a los lugareños.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: pixabay

¿De dónde surge el término ‘garrulo’?

¿De dónde surge el término ‘garrulo’?

Según dice el diccionario de la RAE, el término ‘garrulo’ significa: ‘Dicho de una persona: Rústica, zafia’ e indica que se trata de un adjetivo coloquial, dando como etimología un escueto ‘Quizá de gárrulo’, vocablo que va acentuado y que tiene su propia entrada, la cual nos ofrece tres  acepciones diferentes:

  1. adj. Dicho de un ave: Que canta, gorjea o chirría mucho.
  2. adj. Dicho de una persona: Muy habladora o charlatana.
  3. adj. Dicho de una cosa: Que hace ruido continuado, como el viento, un arroyo, etc.

Pero no hay rastro alguno a la descripción que se le da a la palabra ‘garrulo’ cuando va sin acentuar. En este caso indica que etimológicamente proviene del latín ‘garrŭlus’, cuyo significado venía a ser ‘parlanchín’ y hacía referencia en tiempos de la Antigua Roma a aquellos pájaros que cantan continuamente y de modo estridente, así como de las personas que habla mucho y seguido, de tal modo que parecen que gorjean en lugar de hablar.

Lo que no se tiene claro es en qué momento el término empezó a utilizarse para señalar de modo despectiva a una persona rústica o zafia.

La primera aparición en una publicación académica fue en el Diccionario de Autoridades de 1734, en el que el término venía sin acentuar y se le daba la acepción de ‘adjetivo que se aplica a las aves que cantan mucho, gorjean, o charlan, y por semejanza se dice también de los hombres que hablan mucho’. No fue hasta medio siglo después (1780) cuando en el Diccionario de la Academia Usual apareció el término en la forma ‘gárrulo’, dándole exactamente la misma acepción.

Fue a partir de la edición de 2001 del diccionario de la RAE cuando, por primera vez, se le dio el significado actual de ‘Dicho de una persona: Rústica, zafia’, por lo que dicho sentido despectivo podría haber surgido, posiblemente, del habla popular de la segunda mitad del siglo XX, donde se utiliza también como sinónimo de paleto, palurdo, cateto o tosco.

 

 

 

Lee y descubre el curioso origen, historia y etimología de infinidad de palabras y palabros

 

 

Fuente de la imagen: Captura Youtube

¿Es correcto decir ‘aruñar’ en lugar de ‘arañar’ para indicar que se ha rasgado con las uñas?

A través de mi perfil @yaestaellistoquetodolosabe2 en Instagram, un seguidor me realiza la siguiente consulta: ¿Sería correcto decir ‘aruñar’ en lugar de ‘arañar’ para indicar que se ha rasgado con las uñas?

¿Es correcto decir ‘aruñar’ en lugar de ‘arañar’ para indicar que se ha rasgado con las uñas?

Según indica la RAE, a través de la respuesta dada por su servicio de consulta sobre dudas lingüísticas y la entrada correspondiente en el Diccionario panhispánico de dudas: ‘La variante «aruñar» es propia del habla coloquial y popular de algunas zonas;  la voz propia de la lengua estándar es «arañar»’.

Según aparece en la edición actual del Diccionario de la RAE, en la primera acepción de la entrada ‘arañar’, nos indica lo siguiente: ‘Raspar, rasgar, herir ligeramente la piel con las uñas o con un objeto cortante o punzante’. Y también nos indica que se trata de una etimología discutida, dándonos la posibilidad de que pueda provenir de los vocablos araña y arar.

A pesar de las dudas sobre la procedencia de dicho término, que señala actualmente la publicación académica, cabe destacar que son numerosos los etimólogos y lingüistas que llevan defendiendo desde hace muchísimo tiempo que el verbo ‘arañar’ está formado por los vocablos ‘arar’ y ‘uña’, debido a que la marca que queda (tras hacer una herida con las uñas) recuerda a los surcos que hay en la tierra tras haber arado.

Hay algunas voces discordantes (las menos) que indican que no proviene de unir arar con uña, sino de juntar ‘araña’ y ‘uña’, ya que dicha marca recuerda a las patas de un arácnido (sinceramente, yo me quedo con la primera explicación).

El término ‘arañar’ aparece en textos del siglo XVI y fue recogido por primera vez en Diccionario de Autoridades, en el año 1726, donde ya se le daba como explicación de su origen la unión de las palabras arar y uña e incluso, en esa misma publicación, ya aparecía recogida la palabra en la forma ‘aruñar’, dándole como significado exactamente la misma acepción que en la entrada ‘arañar’: ‘Herir con las uñas alguna cosa de modo que dexe señál. Dícese mas comunmente Arañar’.

¿Es correcto decir ‘aruñar’ en lugar de ‘arañar’ para indicar que se ha rasgado con las uñas?

Entradas en el Diccionario de Autoridades de 1726 para los términos ‘aruñar’ y ‘arañar’

Actualmente el diccionario de la RAE sigue recogiendo el término ‘aruñar’ el cual remite directamente a la entrada ‘arañar’. Numerosos son los lingüistas y publicaciones que podemos encontrar en la red o libros de consulta, que indican categóricamente que ambas formas son igual de válidas, pudiéndose utilizar como sinónimas en un mismo texto.

 

 

Lee y descubre el curioso origen, historia y etimología de infinidad de palabras y palabros

 

 

Fuente de las imágenes: Wikimedia commons / Diccionario de Autoridades

¿Sabes a qué hace referencia el término ‘bisoño’?

¿Sabes a qué hace referencia el término ‘bisoño’?

El término ‘bisoño’ proviene del italiano bisogno, un vocablo que servía para designar a los soldados novatos que eran enviados desde España a luchar en la guerra, durante la conquista del reino de Nápoles (principios del siglo xvi).

En realidad, en su origen, el vocablo bisogno significaba ‘necesidad’, en clara alusión a las ropas pobres y de mala calidad de los soldados españoles.

Con el tiempo se le cambió el sentido al término  y paso a designar a los principiantes e inexpertos de cualquier oficio.

 

 

Lee y descubre el curioso origen, historia y etimología de infinidad de palabras y palabros

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons