Entradas etiquetadas como ‘reality’

De como los realities destruyen a la gente

Os voy a contar una historia real.

Se trata de la historia de una muchacha enamorada a la que le rompieron el corazón por conseguir un poco de audiencia que nunca llegó.

Veréis: había un conocido reality de baile en el que entró a participar un chaval que tenía novia. En mi opinión, un verdadero cretino, pero en fin…

Pues bien, ese chaval tenía novia cuando entró en ese reality. No obstante, no tuvo problemas para liarse con otra chica dentro del programa. Ya se habían besado y magreado un poco, pero el reality no emitió nada.

¿Por qué?

Pues porque se acercaba San Valentín.

Entonces, el reality llamó a la novia del cretino y le dijo que le daban la oportunidad de entrar a la academia a ver a su novio, al que adoraba. La muchacha se pasó casi un mes reuniendo en un álbum fotos y dedicatorias de todos los amigos del cretino, para que éste tuviera dentro del reality un recuerdo de todos los suyos y lo llevara mejor.

Llegó San Valentín y la muchacha fue al reality. Allí, le entregó al cretino el álbum, y éste la besó, mientras le preguntaba si estaba bien. Claro, el cretino no sabía que su novia no había visto aún cómo él besaba y magreaba a otra.

El caso es que la muchacha se sintió extrañada de esas preguntas de su novio “¿estás bien? ¿estás bien? “.

Al día siguiente, toda la panda de colegas, con la muchacha a la cabeza, quedan para ver el resumen del reality en el que sale la cita de San Valentín.

Y el reality, sin dar fechas, emite la cita… y todas las imágenes anteriores del cretino con la otra.

¿Os ponéis en el lugar de la chica?

Allí, con todos sus amigos, viendo cómo su novio se lía con otra. Después de haberle hecho el álbum, haberse preocupado por él, haber vencido la timidez y haber ido a verle… ¡¡Llevaban años saliendo!!

Pues sí, amigos, los responsables de aquello, los del reality son malas personas. Podría usar insultos más llamativos, pero no se puede decir nada peor de alguien.

No les importó destrozar a aquella chica. Porque el que se lió con otra fue el cretino, sí, pero aprovechar eso para humillar a alguien que no ha elegido salir en la tele, es de no tener alma.

¿Qué os parece?

La solución para la mala marcha de ‘El Barco: rumbo a lo desconocido’

Mira que El Barco: rumbo a lo desconocido va mal. Por lo pronto ya ha cambiado dos veces de cadena y lo desconocido empieza a ser un remolino en medio del mar que acojonaría al mismísimo Holandés Errante.

Pero yo tengo la solución, una salida que no se les ha ocurrido a los directivos de la cadena, que lo tienen en la palma de la mano: meter al Burbuja.

¡¡Claro, cáspita!! Si en la serie es el chaval el que lo resuelve todo (no sé por qué no le preguntan cómo acabar con el cambio climático) si le meten en el reality, hará que llegue al 110% de audiencia (el 10% de más son los portugueses que se van a animar a verlo).

Y ya que estamos, podían empezar a usar otros recursos de la serie, que ha triunfado en audiencia, como por ejemplo, que no pasen más de diez minutos sin que se vea una generosa teta. Y es que donde hay teta hay alegría. Y quien dice teta dice tableta de chocolate masculina.

Para rematar el éxito, yo les ponía a los concursantes una dieta de viagra y a ellas, coca cola y aspirina para desayunar, comer y cenar, para que hicieran como en El Barco, que sí, que se les acaba el mundo, pero para el conejeo siempre hay tiempo.

Y esto ya de mi propia cosecha: nada de expulsar a los eliminados y que regresen a la calle con tranquilidad y sosiego. ¡Que los pasen por la quilla! O tormentos marineros similares, como hacerles caer desde la tabla a un banco de merluzas hambrientas.

¿Qué os parecen las mejoras? ¿Cuáles se os ocurren?

Escuela de pijos repelentes

Hola a todos.

Hay veces en la vida en las que pienso que estoy loco, o que debería replantearme mi existencia. Es como si vivieran en un mundo tomado por los zombis y de vez en cuando, cansado de huir de ellos, me entraran ganas de dejarme coger y acabar con mi sufrimiento.

En el caso del que os hablo los zombis son las chonis/suflamenquitas/pokeros/poligoneros, como los queráis llamar. Estoy pensando en dejarme llevar hasta la estulticia y el horterismo y hacerme choni.

Y, ¿por qué estas trasnochadas reflexiones?

Pues por culpa de Las joyas de la corona, el reality de Telecinco que se supone que intenta convertir a un hatajo de analfabetos, hedonistas y borregos en unos pijos analfabetos, hedonistas y borregos.

Porque amigos, no esperaba menos de Telecinco, pero después de ver el programa confirmé mis temores: más de lo mismo y de la peor ralea.

Han cogido a unos cuantos chavales, ellas creyéndose las más guapas y siendo del montón y horteras hasta la náusea y ellos con cuerpos danone y cerebros petisuí, y pretenden convertirlos, no en personas educadas y cabales, sino en pijos de vómito y caricatura.

¿Y a quién quieren engañar? No van a conseguir más que un montón de monas vestidas de seda. ¿Qué harán estos nuevos pijos repelentes cuando lleguen a su barrio? ¿En qué fiestas de alta alcurnia y baja estofa van a participar?

Los profesores son una panda de elitistas (empezando por Carmen Lomana) que se creen superiores al resto porque piensan que entre sus heces se puede encontrar huevas de caviar. ¡¡HASTA LA PROFESORA DE BAILE TIENE UN ACENTO PIJO QUE DA GRIMA!!

Además, el hecho de que Telecinco intente curar a los chonis de su forma de ser es como si las tabaqueras quisieran acabar con los fumadores. O sea, la programación de Telecinco, con Belén Esteban como estrella, la reina de lo zafio y vulgar, es una fábrica de niñatos y niñatas cuyo objetivo en la vida es hacerse famosos, sin mérito, sin esfuerzo y sin más.

Pero claro, ¿qué busca el programa? ¿Convertir en personas educadas, leídas y trabajadoras a esos esbirros del desconocimiento? ¡¡NO!! Quiere convertirlos en otros seres igualmente deleznables, pero que dicen tener glamour, una palabra que se ha ensuciado más que un rollo de papel higiénico en un bar de carretera.

No me malinterpretéis. Un profesor de filosofía me enseñó que es mejor ser un ignorante que un necio, porque el ignorante es el que no sabe, y el necio es el que no quiere saber. Conozco personas mayores de pueblo que no podrían citar ni un solo autor de la generación del 27, pero que son más sabios que muchos académicos y catedráticos.

No critico a los… no sé cómo llamarlos, ¿concursantes? de Las joyas de la corona, por ser unos ignorantes, sino por ser unos necios. Y no critico a la gente por compadecerse de quien lleva años viviendo de dar pena, hablando de su hija y de la familia, sino por ser unos borregos ciegos que nunca se plantean nada.

Menos mal que llega pronto (este domingo) Granjero busca esposa, un programa que nos enseña la realidad del campo y la lucha heróica por el amor…

NOTA: Gracias Lector por la corrección de hatajo (aunque la RAE lo acepta sin h, es más correcto con ella).

Mentí: éste sí es el reality más chungo del mundo

¿Os suena el nombre de Nadya Suleman?

El otro día os hablaba del que consideré el reality más chungo del mundo: Seducción en Miami.

Pero claro, aun siendo chungo como una cagada de paloma en calva de calvo, no dejan de ser todos adultos (al menos por edad física) y cada uno es libre de ponerse en ridículo como buenamente quiera.

Pero el caso es que Nadya Suleman, la madre de los octillizos estadounidenses, madre en total de 14 hijos concebidos artificialmente (entre in vitro e inseminación) ha decidido aceptar la oferta de la productora europea Eyeworks para hacer un reality sobre sus hijos.

Loca, no tiene otro nombre, no sólo por lo de concebir como una coneja cuando vive del subsidio, la caridad y los cupones de comida, sino porque además se ha sometido a intervenciones quirúrgicas para parecerse a Angelina Jolie.

Lo peor no es que alguien esté loco, es que alguien supuestamente cuerdo, como los responsables de la productora, le ofrezcan a alguien así 250.000 dólares en tres años por quebrantar el derecho a la intimidad de 14 menores. Que fomenten y sufraguen una locura que afecta a 14 niños inocentes.

Ya sabéis que me gustan los realities, los sigo y disfruto con ellos, pero hay cosas que no se come ni una rata con hambre de seis meses.

Por suerte, aunque sea a medias, en EE UU se han vuelto un poco consecuentes (digo un poco porque el reality lo han autorizado) y han nombrado un gestor que controlará que la madre no se quede con la pasta de los niños y que cuando vayan cumpliendo la mayoría de edad se les vaya dando su parte.

Pero claro, ¿qué pasará ahora? Si la madre, tarumba como Pocholo sin su mochila, se ve sin dinero o si el reality no funciona (ojalá que no) en audiencia… ¿Qué nueva locura hará?

En fin. No sé si alguna cadena española comprará este infame formato, pero de hacerlo, espero que se les impida emitirlo.

Recuerdo que en el último GH tuvieron que cortar la conversación de Liz con su hija en base a la ley de protección del menor. Ole. Así que supongo que en España no tendría cabida… Esperemos.

¿Qué os parece?

NOTA: Lo peor de todo: Los desgraciados que se harán llamar médicos y que han consentido en ayudar a esta mujer a hacerse eso a sí misma y a sus hijos.

FOTO: TMZ