Archivo de la categoría ‘Sin categoría’

Hay sospechas de que están flirteando Olga, la mujer de Antonio David Flores y Gianmarco en ‘Supervivientes’ | Resumen de la gala

Olga, pelando a Gianmarco para echarlo a un cocido. (FOTO: TELECINCO)

Carlos Sobera lo ve, los colaboradores lo ven, lo ve hasta un perro ciego: Olga y Gianmarco se gustan. Confidencias, risitas, masajes, caricias, abrazos… he visto telenovelas donde había menos señales de amor.

Pero ya llegaremos a ese tema jugoso, porque las cosas en orden son mejores. Y lo primero siempre es… ¡Seguirme en redes! Instagram: @GusHernandezGH / Twitter: @realityblogshow.

Lo primero que vimos fue la semifinal de la prueba de líder. Se trataba de agarrarse con las manos a la espalda a una cuerda que se iba estirando, inclinando al individuo sobre el mar. El que más aguantara, ganaba.

El resultado eran diez personas con el culo en posición de ‘voy al médico a por una cosa de no sé qué tacto rectal’.

Hacían unos planos con cámara acuática como si les estuviera espiando un tiburón pervertido. Comérselos no se los come, pero les mira mientras se duchan. La próxima película que hagan se llamará Tibumirón.

Lara iba muy guapa, solo que le habían puesto un collar de prismas de madera que pesaba ocho kilos. Ese collar lo pones pegado al mar y te montas un rompeolas. De momento era un rompecervicales. Te pones eso más de media hora y acabas moviendo la cabeza como las palomas.

“Qué silencio, nadie dice nada”, dijo Sobera en medio de la prueba, porque lo normal cuando te estás descoyuntando los brazos es recitar monólogos y él se esperaba ambiente de bar.

Olga y Melyssa fueron las finalistas. Son como mejillones en una batea: se agarran a una cuerda y solo se sueltan hervidas.

“Yo quería que alguien se cayera porque los brazos me dolían, Jordi”, dijo Melyssa, que le da ya igual un presentador que otro. Si es que hay tantas galas que es imposible saber quién cojones está presentando. Los presentadores de Telecinco rotan más que los gogós en una discoteca.

Albalá está en el centro del huracán, lo que pasa es que es un huracán que se mueve poco. Una brisilla como mucho, porque él es de poco estrés. Cuando se hace análisis médicos le sale el pulso en negativo.

“¿En la vida de fuera eres una persona activa?”, le preguntó Tom, para cachondearse de él, porque le tiene entre ceja y ceja.

“Me levanto a las siete, saco al perro, miro un poco mi empresa de reparto, después de comer me voy al gimnasio, ayudo a mi madre que es podóloga”, explicó Albalá. Lo contó con una pachorra que se lo pone un ejecutivo de Wall Street y le baja el estrés. Lo contaba como si pudiera dejar de hacer cualquiera de esas cosas y el único que lo iba a notar era el perro que se queda sin salir.

“Yo empecé a trabajar con 14 años”, dijo Gianmarco, porque eso era ya una competición a ver quién la tenía más larga. La carrera, no la polla, que eso no se lo sacaron por si perdían.

“Yo duermo todo el día”, dijo Tom y luego, ya en serio, añadió: “trabajo… tengo muchas cosas…”. Lo de dormir le salió más creíble. Lo único que hace que la familia sepa que Tom no se ha muerto mientras dormía es que pasan los días y no huele.

Se volvió a liar entre Tom y Albalá. “Hago lo que quiero, si quiero molestarte 24 horas al día, lo haré“, acabó por decir Tom sobre pinchar a Albalá. Así es Tom, pone todo su empeño en cosas importantes. Si llega a querer curar la lepra la erradica en dos días.

“Te lo digo porque te tengo cariño”, dijo Tom después de decirle a Albalá que es muy vago. Cariño del bueno. Cariño de pensar “ay, que tiene las venas muy cerradas, pobre, se las voy a ventilar un poco con esta navaja oxidada que tengo aquí”.

“Yo ayudo a la gente”, dijo Tom, que ayuda mazo. Hace poco sin ir más lejos, vio a un señor en la barandilla de un puente y le empujó para abajo porque el pobre no se atrevía a tirarse. Era un tío del Ayuntamiento pintando la barandilla, pero Tom ayuda a la gente.

Vimos a los exencallados en su nueva playa. “Ellos piensan que han llegado al paraíso, pero no, ya llegarán los bichos y las picaduras de mosquito”, dijo Lara de los encallados. Joder Lara, es como una amazona del apocalipsis. Cómo disfruta anunciando desgracias y plagas. A Lara lo único que le molestó de Filomena fue no poder anunciarla ella.

A partir del jueves se mudan todos a Playa cabeza de León y los encallados serán los lacayos de los supervivientes oficiales. Además, los cuatro encallados de ahora estarán nominados. Qué escabechina. No les obligan a cavar su propia tumba porque no hay sitio para todos.

Me imagino la reunión de guionistas: ¡Serán Lacayos! ¡Y nominados! ¡Y cien latigazos! ¡Y que nos coman los huevos por debajo del culo! Y así.

“La arena está un poco dura para dormir”, se quejaba Alexia, que quería arena viscolástica. Alexia es que normalmente va a playas donde la arena es como pisar peluches.

Ceremonia de salvación. Tom estaba sentado, como siempre, porque a esa silla le van a poner su nombre por detrás. “Es mi cuarta vez y estoy muy estresado, me sube el estrés cuando me siento aquí”, dijo Tom en la silla de tortura. Este tío se estresa hasta sentado. A Tom los masajes de pies le generan ansiedad.

A Valeria y Melyssa se les apagó el fuego por la noche. Pusieron dos palitos y se fueron a dormir, pensando que el fuego no se acaba nunca. Valeria y Melyssa piensan que las hogueras de San Juan se guardan de un año para otro. Para ellas lo de que en el infierno haya fuego eterno no tiene mérito.

“Cuando nos hemos levantado estaba caliente, pero no había brasa”, dijo Melyssa. Suele pasar. Otras cosas que le llaman la atención a Melysa: Que la arena se moja con las olas, que los ventiladores hacen viento y que si comes, cagas.

Ese descuido que te pasa en el paleolítico y muere todo tu clan, fue la excusa perfecta para Marta López para montar una buena bronca. Es la Isabel Preysler de las broncas, una anfitriona ejemplar. Solo le falta repartir Ferreros Roché caducados.

“No sé si se ha apagado u os habéis dormido y no lo habéis querido mantener”, le dijo por la mañana temprano Marta a Valeria. Porque así es Marta, te da los buenos días en forma de reproche. Para las buenas noches te arranca una oreja de un bocado.

Y como Valeria no se tomó a bien las amables palabras de Marta y se puso a chillar en italiañol Marta también se vino arriba.

“Relájate que me acabo de despertar, relájate que me acabo de despertar, relájate que me acabo de despertar, relájate que me acabo de despertar, relájate que me acabo de despertar, relájate que me acabo de despertar, relájate que me acabo de despertar, relájate que me acabo de despertar”, dijo Marta. Tal cual.

Qué mala leche gastaba Marta, ni que se acabara de despertar.

Mientras Valeria abría un coco a machetazos. En quién estaría pensando. Le dan a Valeria un machete y cinco minutos de charla con Marta y mata a Thanos en los cinco primeros minutos de película de Los Vengadores.

Otra cosa que le gusta a Valeria es quedarse con todo lo que pilla. Es como una urraca: todo lo que brilla y está suelto acaba en su saco. El Triángulo de las Bermudas era Valeria con una bolsa grande del Mercadona. Los barcos desaparecidos los tiene ella.

En un momento dado Sobera entró en bucle y a cada afirmación que hacía Lara él decía: CLAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAARO, CLAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAARO, CLAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAARO.

Normal que este hombre tenga 245 programas a la vez. Si es que le proponen las cosas y dice “Claaaaaaro”.

– Sobera, ¿quieres otros doce programas y consumirte la vida metido en Telecinco hasta que desarrolles alergia al sol?

– Claaaaaaaaaaaaaaaaaaaaro.

Y así.

¿Hay tonteo entre Olga y Gianmarco?

Olga se puso un día a darle un masaje a Gianmarco con puta arena de la playa. Le quitó las células muertas y las vivas y las que le quedaron pegadas al cuerpo tenían pronóstico reservado.

“Maravilla, top”, dijo Gianmarco, que disfruta mucho de ser despellejado vivo. Gianmarco ve cómo le quitan las escamas a los salmones y le da envidia.

¿Tendrías una noche loca con Gianmarco si estuvieras soltera?”, le preguntaron a Olga. “Si tuviera 24, sí”, respondió ella. Y 42. Y si lo pilla con 98 se rompe la cadera, pero le da un meneo.

“Le he hecho un regalo a Gianmarco, lo he hecho con cariño y tiene su significado“, dijo Olga, que está en la isla como los hippies en Ibiza, no para de hacer manualidades.

“Olga le pone ojitos a Gianmarco”, dijo Sobera. Y SI SOBERA LO DICE, LO ES. Que sobera lleva años currando en First Dates y ha visto mucha cita y mucho tonteo.

Sabiendo las cosas del padre tampoco podría enfadarse él… de tu papá dicen muchas cosas”, dijo Oriana a Rocío Flores sobre unos posibles cuernos y Antonio David. Joder Oriana, siempre tiene un comentario hiriente para cada persona. Es la Papá Noel de las ofensas.

Vídeo de Carlos llegando a la isla. Qué salero el suyo. Lo primero que hizo fue quejarse de lo que pasaba en el barco y de las peleas. Estaba contándolo y parecía el argumento de El club de la Lucha.

El caso es que ha llegado on fire proponiendo cosas que hacer. No para de tener ideas, es como Elon Musk chupando un hongo alucinógeno. Si le hacen caso pone en la playa hasta tuberías y aire acondicionado.

Breve apunte: a Marta le preguntaron por Alexia Rivas. “Yo no la conozco de nada, solo se folló a mi novio, pero nada más”, dijo Marta. Con lo que eso une.

La mierda de la silla de salvación le cayó también a Omar, pero está tan moreno que no se notó que le había caído barro.

En playa destierro Lola y Palito están mejor que quieren. Están muy felices por la playa en la que están. Ya verás qué disgusto cuando les digan que la playa no es suya, que solo están ahí durante el concurso.

“Hay cucarachas, cangrejos…”, dijeron las dos muchachas. Joder, esa playa es como pedir por Glovo, te vienen las proteínas solas.

Esta nueva playa es un lugar inóspito, pero también contiene insospechados tesoros. Lola tenía que abrir una caja y dentro había una carta que le había escrito su novio. A la que la leía, su novio desembarcaba en la playa sin que ella se diera cuenta. Joder con Lola, qué avispada es. Llega a estar ella protegiendo Normandía y los aliados desembarcan sin que les dispare nadie.

El muchacho la sorprendió y ella se puso a chillarle mientras le abrazaba. Ahora ese chaval mira con interés los anuncios de GAES.

“¡Se me había olvidado lo guapo que eras!”, dijo Lola, que a estas alturas pensaba ya que estaba saliendo con un cayo malayo.

“He soñado que me pedías matrimonio aquí”, dijo Lola, así, como insinuación sutil. Claro, Lola. Y que te hacía la cena todas las noches y bajaba la basura siempre él. Eso también lo has soñado.

Palito se alejó mucho, por si salpicaba algo.

El novio se podía quedar a dormir, pero con Palito de carabina. Palito se llevaba las manos a la cara pensando en que los sonidos de la selva no iban a ser los peores de esa noche. Con Lola y el maromo los que van a oír aullidos son los monos y no al revés. Veo a las madres monos abrazando a sus bebés atemorizadas.

¡Y SE SALVÓ DE LA EXPULSIÓN MELYSSA!

“Yo sé que a veces parezco un poco desequilibrada por mis bajones y subidones, pero el hambre que paso con vuestro apoyo merece la pena”, dijo como discurso de agradecimiento Melyssa. Ella a lo suyo.

En un momento dado, y no me meto en el porqué por purita pereza, Rocío Flores se puso a llorar en plató. Se secaba las lágrimas con los dedos… y con unas uñas que son el terror de cualquier oftalmólogo. Con esas garras vas a quitarte una legaña y te haces una brocheta de córnea.

¡Y se acabó lo que se daba!

Demasiado: las obscenas palabras de Steisy y Manuel en ‘Solos’ sobre María Teresa Campos y Jordi González

Steisy y Manuel, en Solos/Solas.

No es que sea yo un santurrón, pero hay cosas que decirlas en un programa de televisión son pasarse tres pueblos y, además, buscarse un lío.

La exconcursante de Supervivientes Steisy y Manuel, de La isla de las tentaciones, viven estos días un encierro en el pequeño apartamento de Solos/Solas, el programa de MitelePlus donde son grabados 24 horas al día. Eso deberían saberlo, claro.

El caso es que no es un reality de aislamiento, sino que cuentan con la posibilidad de hacer llamadas de teléfono. Fue en uno de esos momentos en el que los dos participantes se olvidaron de que estaban siendo grabados.

​Hablaban con un amigo por teléfono cuando comenzaron a jugar a tener que elegir entre dos cosas supuestamente desagradables y la cosa se les fue de las manos en pleno directo. Más que nada, porque empezaron a citar a grandes personajes de la televisión a los que seguro que todo esto les hace mucha gracia.

​”¿Qué prefieres comerle el c… a María Teresa Campos o la p… a Noel?”, era la pregunta que hacía Steisy a su compañero Manuel. Steisy es así de fina y de prudente.

Manuel no se quedaba corto con la respuesta: “A María Teresa Campos le hago yo una limpieza de bajante que se le cambia hasta el semblante”, decía, creyéndose el colmo de la poesía.

“​Pero la cosa no quedaba ahí, porque a continuación su interlocutor al teléfono le daba a elegir a Manuel entre practicar sexo oral a Jordi González o Jimmy Jiménez Arnau.

​”A ninguno, me hago el harakiri”, respondía Manuel entre las risas de los tres contertulios. ¿Se liará parda en Mediaset por estos comentarios?

Broncón en Supervivientes entre Oriana, que tiene gerontofobia, y Pilar Yuste, que la puso en su sitio: “Siempre te estás metiendo con el físico y con la edad”

Oriana y Pilar, enfrentadas. (FOTO: TELECINCO)

Oriana debería hacerse mirar lo de su repulsa por las personas mayores que no se visten como una viuda del siglo XVII. Oriana tiene una obsesión por los cuerpos normativos que el día menos pensado sale por la noche a destruir esculturas de Botero.

Oriana, que se piensa que es guapa pero es un clon de otras 154.056 mujeres que se dejan la cara y el cuerpo igual, se dedica a meterse con todo el que no sea perfecto según su criterio, que es un criterio de mierda. Pero no de mierda dura y con buen color, no, de caca blandurria.

Y claro, como además parece pensar que toda mujer mayor debe vestir de vieja, pues acabó por tener bronca con Pilar Yuste, que tiene más tablas que un aserradero y que le dio cada sopapo que Oriana acabó mirando en todas direcciones buscando el norte.

Yo le caigo bien a todo el mundo a la hora de la verdad“, le dijo Oriana a JJV. Oriana basa esa afirmación en que eso es lo que le dicen sus “followers”. El cariño Oriana lo mide el likes.

¿Sabéis esas madres que tienen un niño feo que no juega con él ni el perro y cortito que no se encuentra ni ojete con un mapa y aun así le dicen que es el mejor niño del mundo? Pues eso. Los followers pueden ser muy maternales.

Cuando Pilar Yuste estaba ya acorralando a Oriana, que previamente se había metido con Valeria por ser mayor e ir “de jovencita”. Como deben ir las mujeres a partir de los 30 según Oriana:

Para esta mujer si llegas a los 40 sin menopausia y sin romperte la cadera, es que te estás haciendo la joven.

Yuste acusó a Oriana de pecar de lo mismo que le achacaba a Valeria, o sea, ir de víctima, pero claro, eso Oriana se lo tomó muy mal, porque Oriana es fan de Cruella de Vil.

“Yo no me hago la víctima, al revés, yo peco de villana, ubícate y léete un poco las cosas”, dijo Oriana, como si ella saliera en los periódicos y hubiera que documentarse sobre sus tropelías. Gru tiene posters de Oriana en su habitación. Que no aparezca Oriana en el próximo debate rodeada de minions. 

“Tú sí que tienes que leer”, le respondió Pilar Yuste y no sé por qué, porque Oriana siempre está leyendo los prospectos del maquillaje.

“Simplemente para levar el pelo como lo llevas…”, le dijo Oriana a Pilar. “Lo lleva espantoso y con colorines rosas… desubicada para su edad”, añadió. Oriana piensa que las viejas son en blanco y negro. Qué obsesión tiene Oriana con la ubicación, joder, es como Dora la Exploradora con el puto mapa ese que canta.

¿Y si te despertaras convertida en Oriana?“, le preguntó JJV a Pilar Yuste, que se metió mucho en el papel y dijo que lo primero que haría sería comprarse un pintalabios, porque Oriana lo lleva siempre en la mano. JAJAJAJA Genia.

Convertirse en mí es lo mejor que le podría pasar…“, dijo Oriana, que se tiene en muy alta estima. Pero muy alta. Dios, cuando le llaman el Altísimo, es bajito al lado de la estima de Oriana.

“¿Estás diciendo que Oriana es tonta?”, intervino Kiko Matamoros, que es muy de conciliar. Si le mandan a mediar en una paz entre los pitufos y el oso de Mimosín, acaban los pitufos cazando al oso con cepo y lanzas.

“Sí”, dijo Yuste, piensa que Oriana es tonta.

Siempre te estás metiendo con el físico de las personas y con la edad“, dijo Pilar. EXACTO. No soy yo psicólogo ni psiquiatra, pero ahí veo yo algún complejo raro.

Voy adecuada a la edad que tengo“, afirmó Oriana, que tiene en casa una tabla que te va diciendo cómo ir vestida y peinada en función de la edad.

– 29: Sexy, enseñando chicha, morros gordos como con reacción alérgica, tacones de perder los tobillos, tetas de medio punto.

– 35: Luto, semblante triste, sin maquillar, zapatillas de esparto.

– 45: ¿Aún estás viva? Si tendrás arrugas, desgraciada. No mires a los demás a la cara, ten algo de amor propio.

Y así.

“Tengo 29 y voy para vieja”, dijo Oriana. BINGO. El año que viene, Oriana va a ir a los debates así:

 

En un momento dado, Kiko Matamoros afirmó que Oriana tiene gerontofobia, o miedo y odio a las personas mayores. Oriana no te creas que entendió mucho el término y no lo desmintió. Sólo dijo “no me vaciles”.

Señor…

 

Cómo destruir a un italiano: Marta López y Tom Brusse roban comida a Gianmarco en ‘Supervivientes’ | Resumen de la gala

Marta y Tom, amigos de lo ajeno .

No había visto una cara más triste, desconsolada y rota desde el anuncio del perro abandonado de “él nunca lo haría”. A Gianmarco se le ha roto el corazón mucho, ahora no tiene ventrículos y aurículas, tiene rotículos y rompículas. Y todo, por su hamburguesa.

Gianmarco quería ponerle sus apellidos a esa hamburguesa de lo mucho que la quería. A los Faraones los enterraban con sus esposas y Gianmarco quería ser enterrado con esa hamburguesa. O incinerado, para que oliera a parrilla una vez más. 

Pero como no podía ser, pues se la comió, para que fuera parte de él, así como Saturno devorando a sus hijos, pero con ketchup. Pero no se la pudo comer entera. Le robaron. Marta y Tom, con infinito desprecio por el amor de un hombre a su hamburguesa, se la royeron.

Pero llegaremos a eso más tarde… ahora lo que toca es… ¡QUE ME SIGÁIS EN REDES! Vamos, si os da la gana, claro. Instagram: @GusHernandezGH / Twitter: @realityblogshow.

Empecemos por destacar que Lara iba muy guapa, lo que pasa es que le habían puesto unos brazaletes de plumas que parecía una gallina a medio pelar. Con eso te lanzas de un acantilado y puedes planear. Esos complementos lo mismo sirven para hacer bonito que para hacer de cebo para cazar cocodrilos.

En fin. Vimos vídeos de la otra Lara, Sajén, que está ya la muchacha un poquito insoportable. En un momento dado salía dándole la chapa a Alexia, que tenía cara de fantasear con la idea de saltar por la borda del barco.

“¿Tengo razón o no tengo razón?”, le decía Sajén, exigente. España quiere saber, Sajén quiere saber.

“Luego te la doy”, le dijo Alexia, como si tuviera la razón guardada en un cajón de la bodega y le diera pereza ir a por ella en ese momento. Alexia tiene la razón en un bote, al lado de otras cosas que se pueden dar, como una caja llena de consentimiento y un cofre con beneplácito.

Total, que ahí estaba Sajén poniendo a parir a Carlos y Agustín, porque para ella es como un deporte. Hay quien sale a caminar, quien corre, quien va al gimnasio y luego está Sajén que entrena del desolle ajeno.

“Se están dejando una característica muy importante de los supervivientes, que es el compañerismo”, aseguraba Sajén mientras, como buena compañerista, les hacía un traje por la espalda. Otra característica importante de los supervivientes debe ser el despelleje.

Y cuando se aburrió de meterse con los dos maromos, se puso a darle cera a Alexia, que estaba por allí sin comerlo ni beberlo y se empezó a llevar hostias y zarpazos como el que va al zoo y se cae en la jaula de los osos. 

“Abrir una lata no es cocinar”, dijo Sajén a Alexia, que se puso a mezclar una lata con arroz. Y ahí Sajén criticando todo. TODO.

“Deja de meter porquería”; “remueve”; “ten cuidado”; “de verdad”, “eso es muy sucio”, y cosas así agradables le decía Sajén a Alexia, con un tono que le habría parecido severo a la Señorita Rottenmeier.

“Me lo puedes decir de otra manera”, pedía Alexia de buenos modos, pero Sajén ya estaba en un plan agradable como Jack el Destripador en día de niebla. 

“Por aquí pasan las cucarachas”, dijo de la mesa donde se habían caído unos granos de arroz. En esa mesa al parecer pasan las cucarachas como si fuera la Gran Vía. Hasta desfiles hacen ahí los bichos el Día de las Fuerzas Cucarachadas. Si quieres cazar una cucaracha le pones en esa mesa un cepo pequeñito y caen fijo.

Cuando Alexia se quejó del tono y de las impertinencias, Sajén reconoció que se había pasado y… ah, no, perdón, que encima le echó la culpa a Alexia. “Igual eres tú, que estás muy susceptible. Analízalo, analízalo”, decía Sajén a la muchacha. Sajén como psiquiatra no tendría precio.

Igual te gusta el sexo con gallinas porque estás muy susceptible. Analízalo…

Pero doctora Sajén, si es que le pago para que lo analice usted y… 

ANALÍZALO QUE POR ESE DIVÁN PASAN LAS CUCARACHAS.

Y así.

En la gala daba vergüenza ajena el nivel de peloteo de Cristina Tárrega con Jordi González.

“Nunca digo bien el apellido, disculpadme”, dijo Jordi, porque se equivocó al decir Sajén y se oye de fondo decir a Cristina Tárrega: “No tienes por qué”. NO, COJONES, NO TIENE POR QUÉ DECIR BIEN EL APELLIDO. Total, SOLO ES EL PUTO PRESENTADOR.

Es más, Jordi no tiene ni por qué saber el nombre del programa, ni de qué va, ni quién es esa gente que le apunta con las cámaras, ni que es una puta cámara ni nada.

Directo: Los del barco... ¡LO HAN ABANDONADO! Les dijeron en la gala que les daban una nueva localización. Les dio mucha alegría, porque, después de 24 días, van a vivir en tierra firme. Lo que pasa es que exteriorizaban la alegría mal, tirando a “me la suda lo que me la estás diciendo que parece que tengo la polla en un asador de salchicas de puesto callejero”.

“En el barco te cansa todo el doble”, dijo Alexia. Mujer, eso lo sabe todo el mundo. Dwayne Johnson no es capaz de entrenar en un bote. Lo embarcas seis meses y cuando se baja es un tirillas de 45 kilos.

Agustín Bravo tenía las piernas llenas de tiritas. Tenía más venda que pierna. Un tiburón se encuentra a Agustín Bravo nadando y no le muerde porque ya está mordisqueado.

Tenían que elegir qué cosas llevarse y oh, sorpresa, Sajén estaba en desacuerdo. La mayoría decide que Sajén herede la fortuna de Amancio Ortega y a Sajén le parecería mal. Se llevaron un machete, los elementos de pesca y la comida que les quedaba.

Y vimos a Palito y Lola, desterradas. ¿Queréis mandar un mensaje por el día de la madre? “Que la queremos y la echamos de menos”, dijeron. Nos ha jodido no van a decir de mensaje que venden un Opel Corsa.

“Hay unos bichos en las cuevas donde pesco que me dan mucho miedo”, dijo Lola, que explicó que eran “ASí” y abrió los brazos que casi se descoyunta los hombros. En las cuevas donde pesca Lola se crían los krakens.

Hicieron pescado a la brasa. “Qué pinta”, dijo Lola, pero ese pescado estaba carbonizado. Tenía buena pinta si te gusta la comida como turba recién extraída de la mina. No hicieron pescado a la brasa, hicieron del pescado una brasa.

Palito se puso cursi y le dijo muchas cosas bonitas a su novio, Harry. Mola tener una novia que se llame Palito y decirle que tienes una erección. “Palito, yo palote”.

A ellas también las cambiaban de sitio. Les dieron minuto y medio para llevarse todo. Las cosas las lanzaban a la barca directamente. Menos mal que no tenían vajilla. Por el lanzamiento de objetos los pobres de la organización y el barquero, que esperaban en el cayuco, corrían más peligro que Abascal dando un mitin en la Rusia comunista de los 60.

“Este año hay muy buenos concursantes”, decía Jordi poco después. “Muy buenos”, decía Tárrega por detrás.

Aquí vemos a Cristina Tárrega y el culo de Jodi González:

lick GIF

“A ver si vas a tener piojos”, dijo Jordi González en un momento dado de broma a Lydia Lozano, pero Lara, en la isla, se pensó que iba por ella. La cara que puso era un poema, pero no un poema de amor, un poema tipo:

Oh, Lara, tienes la cabeza
como un tarro de despojos
te rascas como un chucho
y acaricias tus piojos.

Juego de recompensa de los del barco. Tenían que desenrollar unas cuerdas que estaban haciendo zig zag en un palo clavado en la arena. La recompensa era una ensaladilla rusa que tenían ahí a pleno sol. La fiesta de la salmonela. Estaba la mahonesa de esa ensaladilla que le echas veneno y se muere el veneno de la intoxicación.

El caso es que lo hicieron bastante bien, aunque Alexia tuvo problemas para liberar del fondo del mar las piezas que necesitaban, porque trataba de sumergirse y no había manera. Si Alexia llega a ir en el Titanic, se abraza al barco y no se hunde. Las veces que se metía debajo del mar aguantaba dos segundos la respiración. Te tiras un pedo al lado de Alexia y se lo come entero porque no es capaz de dejar de respirar.

Enfrente estaba Carlos, que nadaba como un torpedo dopado. Las aguas las han abierto Moisés y Carlos Alba, el primero con un bastón, y el segundo a hostia limpia.

Agustín Bravo adora complicarse la vida. Para liberar las piezas había un tirador hermosísimo, con forma de tirador, de colores, con una asa ancha, con la forma exacta de una mano humana… y él tiraba de todos lados menos de ahí.

Vídeo de bronca: A Sajén le jode que Carlos y Agustín se lleven bien. “Las rodilleras que te has comprado son buenísimas”, le dijo en un momento dado Sajén a Agustín. Sí, Sajén, tú sutil. O eso o piensa que Agustín quiere acuchillarle el parquet a Carlos y con las rodilleras no se hace daño.

“A la gente pelota y chula los metería en una licuadora y haría chiiiiiiuuuuuuuuuuuuuuu”, dijo Sajén, que es muy de resolver los problemas hablando. Sajén tiene en casa facturas del Leroy Merlin de haber comprado bidones de plástico, ácido y palas.

“Me sabe muy mal cortaros”, dijo Jordi en un momento dado del debate. “Haz lo que quieras”, respondió Tárrega. Madre de dios.

Awkward Dogs GIF

En la ceremonia de ir al helicóptero Sajén seguía a lo suyo, que es meterse con Carlos y Agustín. “No puedo con los hombres de esta calaña”, dijo Sajén, muy sutil y moderada, como es ella.

Salió elegido Agustín, con gran regocijo para Sajén, que puso cara como de estar sufriendo un infarto estomacal. Luego como había empate, los de la playa votaron quién iba en la segunda plaza y salió Carlos. Sajén ya tenía un tic en el ojo del reventamiento.

En directo, le dieron a Marta unos dibujos de sus hijos, por el día de la madre. Fue muy tierno todo. Uno de ellos le decía en la carta que quería regalarle una estrella. Joe, qué poderío económico, regalando astros. Marta a sus hijos les da más paga que Bill Gates a los suyos.

A las desterradas se las han llevado a otra playa, una más soleada, en una playa, con una plataforma. Lola le hizo la trece catorce a Palito. Abrió un arcón que había para guardar cosas y gritó: “TÍA HAY CENAAAAAAAAAAAA”. Palito feliz. Era mentira. Palito triste.

Agustín y Carlos ya en el helicóptero parecían un comando especial a punto de ejecutar una difícil misión. Los dos ponían cara de intensitos y de mucho temple. A Carlos solo le faltaba estar disparando una ametralladora contra los vietamitas. Bueno, contra los osos polares, porque tienen el pelo tan blanco que les mandarían siempre a misiones a Siberia. El nombre en clave del comando es Copito de Nieve.

Lo que pasa es que antes de saber quién tenía que saltar se cogieron de la manita, que a ver, muy bien por mostrar sus sentimientos, pero eso lo ven los enemigos y no les toman en serio.

Y saltó del helicóptero… ¡¡CARLOS!!

Estaba más contento Agustín que el propio interesado. Agustín habla de Carlos como de una moto que quieres vender. Se pone Agustín a vender bragas con la cara de Carlos y se queda sin existencias del empeño que le pone.

Saltó Carlos y desde el helicóptero se puso Agustín a chillarle: “¡BRAVO, CARLOS, BRAVO, QUÉ GRANDE!”. JAJAJA Agustín se va a tatuar la cara de Carlos en una teta. Si Agustín fuera al instituto tendría la carpeta forrada con fotos de Carlos.

La nueva localización de los encallados era Playa Cabeza de León. Estaban felices por tener por fin una playa y no una cosa flotando en el mar.

Y llegó el robo.

Gianmarco estaba feliz con su hamburguesa. La miraba como se mira a tu primer amor. Y la tenía guardadita en una bolsa dentro de su saco, en unas condiciones de conservación que lo ve un inspector de Sanidad y muerte del infarto.

Y a Marta, en su infinita bondad, se le ocurrió robar. “Yo te digo donde hay una hamburguesa y nos comemos un trozo“, le dijo a Olga, enmarronando a los demás.

“Yo no se la puedo quitar a Gianmarco”, dijo Olga. “Yo sí”, dijo Marta, que tiene menos remordimientos que un ciervo disecado.

“Yo me levanto, le pego tres bocados a la hamburguesa y no se entera... ve para allí y le distraes, le lloras”, dijo Marta a Olga, que allá se fue, a darle palique al italiano.

“Yo se la como y no digo ni mu”, dijo Marta. “Yo se la como”. UUUY, picarona, que me pongo colorao. 

Tom, que para corromperle hace falta poco empeño, que él con un empujoncillo ya está en el mal camino, dijo: “Vamos y ya está, da igual” .

“Yo no le robo a un compañero si tiene una hamburguesa pequeña, pero si es grande qué más da que le de tres bocados”, dijo Marta, que es muy de la redistribución de la pobreza. Es la Robin Hood de la comida ajena. Sólo que no roba para dárselo a los pobres, si no para ponerse morada.

“Te pido disculpas porque te he robado dos sushis”, dijo Tárrega en el plató a Jordi.

tongue licking GIF

Y llegó la ejecución del robo. Ella y Tom se fueron para el saco y empezaron a comerse la hamburguersa. “Aprovecha y disfruta de cada momento”, le animaba Tom.

“¿Pena? Pero si se ha comido una hamburguesa así…”, dijo Marta cuando Albalá y Omar, escandalizados, le preguntaron sobre el asunto.

Y de hecho, les daba tan poca pena que cogieron dos veces, pan, queso, carne... Me llevo yo menos comida de casa de mi madre un domingo que estos dos del saco de Gianmarco.

“No digáis nada. Juradme que no vais a decir nada”, le decía Marta a Albalá y Omar, que presenciaron el crimen. No tienen cojones a chivarse.

Y claro, llegó el momento en el que Gianmarco fue a echar mano de su hamburguesita. “Joder, pensaba que tenía más”, dijo esa tarde el pobre Gianmarco, con la carita de pena y decepción que si pudiera le mandaba un Glovo con un menú del Burriquín.

¡Y sanseacabó por hoy!

La envidia mala y la tensión sexual llevan al lado oscuro a Marta López en ‘Supervivientes’, que la toma contra Melyssa | Resumen de la gala

Si las miradas mataran, Marta podía matar a Godzilla con una ojeada. (FOTO: TELECINCO)

En Supervivientes ya hay dos superenemigas que hacen que el Joker y Batman a su lado sean colegas de tomar cañas: Marta López y Melyssa. Y no por esta última, si no por Marta, que le ha cogido ojeriza a su compañera y ahora piensa que es culpable de matar a Kennedy, de la extinción de los dinosaurios, del cambio climático y de hacerle las uñas a Rosalía.

Y claro, Marta invierte todo su tiempo y ganas en meterse con Melyssa en lo que en términos médicos parece un claro caso de Envidiosis Crónica Multiforme complicada con un brote de ATomitis Melotirábica.

Pero antes de seguir con este resumen de la gala que lo van a colgar en el Museo de los Resúmenes de Galas de San Resumenburgo…

¡SEGUIDME EN REDES! Instagram: @GusHernandezGH / Twitter: @realityblogshow.

Empezamos.

JJV se había puesto una chaqueta que parecía el traje de Iron Man, pero oxidado. Era una chaqueta con estampado de bidón a la intemperie. JJV se mete con esa chaqueta en una fábrica abandonada y no le encuentras.

Lara iba muy guapa, lo que pasa es que la parte de arriba del biquini era como de sky y a pleno sol eso tenía que dar más calor que unas mallas reductoras. Ese biquini quema grasa. Grasa, piel, músculo… te lo dejas una hora al sol y te pueden mirar la osteoporosis a simple vista.

Lo primero que vimos fue la prueba de recompensa, en la que había que empujar un palo, cada uno por un lado, tratando de derribar unos ítems. La recompensa era una hamburguesa gigante o como dicen en Bilbao, una hamburguesa normal tirando a pequeña.

Las primeras en enfrentarse fueron Palito y Sylvia. Ganó Palito, porque empuja como un buey moviendo un molino. Joder. Palito es la fe, porque la fe mueve montañas. Arquímedes dijo “dame un punto de apoyo y moveré el mundo”. Palito te mueve el mundo sin punto de apoyo ni hostias.

Carlos y Gianmarco. Carlos gritaba como si la prueba fuera de meter los testículos en brasas ardiendo y dejarlos ahí hasta que oliera a torrezno. Se quedaron los dos haciendo cuña

A Gianmarco se le hinchaban las venas que parecía María Patiño haciendo caca. Luego se puso a gritar como un gorrino cabreado porque se le están comiendo el pienso. Carlos sudaba que te dejas un grifo abierto y suda menos.

Empezó a pasar el tiempo y ninguno de los dos se movía. Llegan los de Supervivientes 2025 y están ahí Carlos y Gianmarco empujando. En la película de El planeta de los simios el tipo se encontró en la playa la estatua de la libertad rota y a estos dos empeñados con el palo.

Al final les dieron la cosa por empatada y por aguantar mucho les dieron la hamburguesa, una para cada uno. Peeeero, como Carlos estaba más adelantado, se lo dieron por ganado a él y a su equipo.

Y se enfrentaron Alejandro Albalá y Tom. Ganó Tom, porque Albalá tiene menos empuje que una locomotora de juguete. Sin pilas.

Peeeeero, por saltarse las normas y estar penalizados, en lugar de darles la hamburguesa les dieron un kit de pesca, con gafas. Les hizo poca ilusión. Si les regalan una mierda seca pinchada en un palo les mola más. Sus miradas eran la versión no verbal de la frase “te metes eso por el culo”.

Vídeo: Olga hizo café con un calcetín. Era café al cabrales. Ese café no te despierta por la cafeína, te despierta por las arcadas que te da.

Conexión con playa destierro.

“No sabía yo que el sol curara tantas cosas”, estaba diciendo Canales, que empieza a tener un color tostado como de culo de sartén y que piensa que si un tren te pilla las piernas y te las corta, te pones al sol y te salen unas nuevas.

“Ya no sé si soy el Antonio o una iguana”, dijo Canales y se echó a reír descojonado de su ocurrencia.

Oh No Reaction GIF

Vídeo. Lola se frustró porque no era capaz de hacer el fuego con un chisquero y paja seca. Lola se hace pirómana y no es capaz de quemar el monte con un lanzallamas. Al final el fuego se encendió por pena. Lola le llora a un puro y lo enciende.

Lola y Canales encontraron un nido de pelícanos y se enternecieron al ver a los polluelos y eso que eran feos de cojones.

A Lola le dio un parraque y se quedó tiesa, literalmente, algo que Canales le curó echándole babas en las manos, porque las babas de Canales curan. La sangre de unicornio cura cualquier herida y cuando un unicornio tiene un accidente lo cura Canales a escupitajos.

“¿A qué huele Antonio Canales?”, preguntó JJV en un momento dado. “A pelícano dominante”, dijo Lola y todos lo entendimos, porque ¿quién no sabe cómo huele un pelícano dominante? Está la colonia Nenuco y la colonia Pelicanuco.

¿Y a qué olía Lola? “A Selva”, dijo Canales. Buah, el aroma favorito de cualquiera. ¿Quién no querría levantar los brazos y que le huela el alerón a vegetación pudriéndose por la humedad?

El caso es que a Canales le regalaron unos calzoncillos y le pidieron que se los probara. ME PAGAN POCO. ME PAGAN MUY POCO.

Canales empezó a ponerse el calzoncillo… en directo. Sí, se puso de espaldas y se desnudó de cintura para abajo. Franco tenía el culo blanco porque su mujer lo lava con Ariel y Canales tiene el culo que se lo han lavado, metido en lejía, lijado y lacado en blanco. El culo de Canales refleja el 99% de la luz.

Y al cambiarse, por debajo del culo, se le vieron a Canales los cantaritos del amor y el chorizo criollo. Qué escena más dura. Me ponen un vídeo en el que salgo yo siendo descuartizado y me traumatizo menos. El botafumeiro en año jacobeo se menea, balancea y se ve menos que los colgajos de Antonio Canales. Eso era como un racimo de aguacates.

“Le hemos visto los huevos peluditos, más monos…”, dijo JJV después del cameo de los cojones de Canales. Sí, monísimos. La gente va a dejar de adoptar perros y van a adoptar cojones. Ya veréis la gente sacando a pasear sus testículos enseñándoles a dar la patita.

“Asalvajados, como toca aquí”, dijo Lara de esos colgajos, porque piensa que los huevos de canales se visten con pieles, tienen lanza y cazan mamuts.

Vídeo del castigo: Marta tenía bichos para comer, pero no podía compartirlos con nadie, pero le dio a Olga. “No solo le he dado a Olga, le he dado a más gente y más gente ha dado y solo me castigan a mí”, dijo Marta. “Palito también le ha dado y Melyssa”, se quejaba Marta. ¿Y qué pasó después de que Marta se chivara? QUE CASTIGARON A TODO EL GRUPO.

Según estudios de la Universidad de Ginebra, en Europa hubo unos 110.000 procesos contra brujas entre 1580 y 1640. A 109.999 de ellas las denunció Marta.

“Parece injusto porque parece que siempre es culpa mía”, dijo Marta y sí: había sido culpa suya.

Directo. Marta se puso a hacer lo que más le gusta hacer en esta vida: meterse con Melyssa. “Yo ya la he cazado y no le puedo decir nada porque se pone a llorar. Ha sido egoísta y falsa”, alegó Marta de Melyssa. Sin ser Melyssa nada de eso.

Se pusieron a discutir. “Grita, grita, grita, grita”, le decía Melyssa y Marta le hacía caso y gritaba. De hecho, a Marta no hace falta que le digas que grite. Es como decirle a un galgo que corra, le sale natural. Es un don.

“Yo no he ido a por Melyssa, ha sido ella la que ha hablado de mí a mis espaldas“, dijo Marta. Sólo había como 897 vídeos que decían lo contrario: que Marta es la que se pasa el día hablando de Melyssa.

TOM FUE EL PRIMER SALVADO DE LA NOCHE y Marta intentaba no sonreír, pero se la veía contenta como Peppa Pig en el contenedor de un McDonald’s.

Vídeo: Carlos tratando de enseñar a hacer fuego. Lo que pasa es que la frase más repetida por Carlos era “eso no vale”. Qué forma de desalentar a sus alumnos.  El apodo de Carlos es Fracaso Escolar. Carlos le llega a dar clase de Física a Einstein y hoy en día no sabríamos quién es Einstein porque habría dejado los estudios y habría sido carterista.

Y SE FUE A LA CALLE… PALITO.

Vaya mierda. Palito me cae súper bien. La pobre se puso a llorar y en ese momento yo pensé: “Canales ya nos ha enseñado los cojones, ya no puede aportarnos más, que se vaya y se queden Palito y Lola en la playa destierro”.

Conectaron con la madre de Palito. Aquí la vemos apareciendo con su vegetación en la cabeza:

Interested Whats Going On GIF

Lucía Dominguín siempre va preparada por si tiene que esconderse en una rosaleda. El día que vengan los extraterrestres a Lucía Dominguín no le van a hacer nada. El jefe de los marcianos la verá con las flores en la cabeza y dirá “a esa dejadla en paz que bastante tiene”.

Para el juego de líder uno de ellos debía quedarse fuera, sin posibilidad de jugar. Acabó siendo Omar, por la decisión final de Tom. “Es muy bonito llorar, pero en el concurso hay que ser más fuerte”, le dijo Tom a Omar, pero todos sabemos que en realidad lo que pasaba es que Tom no quería vérselas con Omar en el juego.

Vídeo. Sajén poniendo a parir a alguien.

Vídeo. Sajén poniendo a parir a alguien.

Vídeo. Sajén poniendo a parir a alguien.

Vídeo. Sajén poniendo a parir a alguien.

No es un copia-pega, es lo que pasa en todas las galas. Más en concreto es Sajén poniendo a parir a Agustín Bravo.

“A veces me evado mucho, soy un poco lubina”, dijo Sylvia Pantoja en un momento dado. ¿Ein? ¿Lo qué? Sylvia piensa que la película de ‘La gran evasión’ es un documental sobre bancos de peces huyendo de Alcatraz.

Y juego de líder. Se trataba de tumbarse en unas tablas de madera que se iban inclinando y había que aguantar sin caerse. ¡Y LÍDER ALBALÁ! Es el que más aguantó colgado. Los jamones y Albalá comparten habilidades.

Poco después Palito llegó a playa destierro. Iba como de costumbre tapada por un saco, porque a alguien en este concurso tiene fantasías sexuales raras con secuestrar gente.

QUÉ LAMECULOS ES CANALES. Llegó Palito y se deshizo en elogios. En serio, que no he visto cosa igual. Si hubiera un oficio que fuera hidratador de nalgas, Canales sería millonario. El Elon Musk de las lamidas de pompis.

Palapa: ¿Crees que Marta siente algo especial por Tom? Preguntó JJV. “No”, dijo Melyssa. Sí, decimos todos.

“Al parecer son ellos los que hablan por detrás”, dijo Melyssa, después del vídeo número 2.345 en el que aparecía Marta y Tom poniéndola a parir. A mí me da que Marta le tiene a Melyssa una envidia que no puede con ella. No puede con esa envidia ni con una grúa y un camión.

Vídeo: Olga y Tom discutiendo. Olga, chillando a grito pelao, le reclamaba a Tom que no le chillara. EL CINISMO. Próximo estreno en los mejores cines donde Olga se monta sus películas.

En directo, Marta, oh, sorpresa, hablando de Melyssa. JJV le preguntó qué sentimiento le provocaba Melyssa y Marta dijo: “Pena, porque estamos viviendo una experiencia maravillosa y ella está amargada todo el día”. JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA A la gente le amarga el café y al café le amarga Marta.

– Tengo una amiga que está amargada…

Y EL PRIMER EXPULSADO DE VERDAD DE LA BUENA, DE SUPERVIVIENTES FUE… ¡¡CANALES!!

SIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII

No porque le odie, ni nada similar, simplemente porque prefiero mil veces a Palito y Lola.

Jorge, ¿por qué no te despides haciendo un Canales?”, dijo Lara para cerrar la gala y JJV… sí. Se bajó los pantalones y nos enseñó otro culo refulgente. El culo de JJV hay que mirarlo a través de una radiografía o unas gafas de soldador.

“Muchas sentadillas veo en ese culo”, dijo Lara, porque JJV estaba apretando el culo como para plegar chapa de metal. Y así se acabó la gala. Mañana lo hablo con el psicólogo…

Y se acabó lo que se daba. Gracias a Dios.

Oriana Marzoli sobra en los debates de ‘Supervivientes’ por machista: “Marta es una buscona” y “Valeria una salidorra”

Oriana, jugando adivinar las palabras, después de que le tocara imitar a un besugo. (TELECINCO)

Oriana Marzoli sobra en los debates como la pizza sobra en la piña. Es inaguantable. Hace unos comentarios que te dan ganas de ser como Voldemort: un ser sin orejas. Habría sido una gran colaboradora de debates en el siglo XVI, metiendo baza en juicios de quema de brujas y de adúlteras, pero ahora sobra.

Antes de seguir, por si queréis ponerme a parir y no me encontráis…

Twitter: @realityblogshow / Instagram: @GusHernandezGH

Empezamos.

Sobera iba… como siempre va Sobera, como un personaje de mediana edad de Médico de Familia. Sobera con la ropa arriesga lo mismo que Isabel II. La ropa de Sobera sale de un contenedor de Humana que hay fuera del plató.

Lara iba muy guapa. Lo que pasa es que le habían puesto un biquini de tela gorda, que eso lo mojas y te secas ya para el verano de 2045. Se te quedan los pezones arrugados como los dedos de los pies de un monitor de surf haciendo horas extra. El conjunto tenía hilos por todo el cuerpo y eso parecía un mapa de carreteras de los años 80 hecho de ganchillo.

Total, el juego de recompensa era tan complicado que las primeras dos horas de gala fueron para explicarlo, pero yo os lo resumo: tenían que llevarse en unas carretillas de forma que sólo el que iba subido veía y los que empujaban llevaban gafas opacas. Debían hacer un circuito de esa guisa.

Jugaron primero los de la playa y eso fue como coger el coche una mañana en hora punta con tu suegra dándote indicaciones. Marta López daba indicaciones al estilo Sálvame: dando gritos como un vikingo con los huevos en un cepo. Melyssa guiaba en plan didáctico, como una profesora para niños desfavorecidos. Y luego estaba Valeria, que guiaba con su perfecto español, que lo llega a oír Cervantes y escribe el Quijote en inglés.

“¿Seguimos? Yo no me he caído”, dijo en un momento dado Marta, muy solidaria, cuando Gianmarco y Olga, que le empujaban, se habían dado una hostia en las canillas contra un madero que ahora tienen una articulación extra entre la rodilla y el tobillo.

Al final del recorrido había un balancín con un caminito por el que había que hacer pasar una bola sin que se cayera. Eso era como pedirle a tres borrachos que hicieran un casting del Circo del Sol. Cogían las curvas del circuito peor que Fernando Alonso montando un burro ciego.

Ganaron Marta, Gianmarco y Olga y se llevaron unos colchones. Se los comen fijo. 

Vídeo: Les dejaron un pergamino que les hacía preguntas para que afianzaran su amistad, como por ejemplo ¿quién es el más egoísta de todos? Ya puestos podrían preguntar: ¿Quién es gilipollas? O ¿En caso de tener que aligerar peso en un avión, a quién arrojarías mientras le miras a los ojos y le escupes a la puta cara?

El caso es que salió Tom, que se sorprendió mucho por la decisión de sus compañeros y preguntó quién le había votado a él. “Seguramente yo, igual…”, dijo Albalá, que cuando hay elecciones para él todas las papeletas son iguales y nunca tiene muy claro a quién ha votado.

Vídeo: “Somos personas o nombres, la nacionalidad es aparte“, dijo Tom a Marta, porque Alejandro le llamó “francés” un día y Tom se cabreó porque eso le pareció racismo. Porque como todo el mundo sabe, los franceses son una raza. Negros, blancos, chinos, franceses e indios. Y poco más.

– ¡Atención central, el sospechoso huye por la cuarta hacia el norte, es de raza francesa!

Y así.

El caso es que Tom se pensó que Marta le estaba llamando racista, pero le dijo que no, pero salió Albalá y apareció Albalá diciendo ¿yo racista? Todo lo contrario, le dijeron. Allí había un racista y ni puta idea de quién era. Si siguen la conversación le cae el marrón del racismo a un cangrejo. Encima francesófobo.

En la ceremonia de salvación el primero en recibir diarrea de pterodáctilo fue Albalá. Su madre, por videoconferencia, miraba a su hijo lleno de barro con una cara de mamá osa viendo a su cachorro recibiendo una paliza. “Fenomenal todo”, dijo la señora, con un tono que te lo dice un mafioso y sabes que vas a conocer el fondo del mar mejor que Bob Esponja.

Vídeo del barco encallado. “Qué demonio, es un demonio”, decía Sylvia a Sajén. “¡NO HABLO CON LOS DEMONIOS!”, chillaba Sylvia, que vio El Exorcista y pensaba ¿pá qué coño le habla a la niña en lugar de chillarle?. A Sylvia se le aparece Satán y Satán se acaba yendo solo porque le hacen el vacío.

“Supera que no tienes la voz, ni la carrera de tu prima, te va mal y estás sola”, dijo por su parte Sajén.

Vídeo: A Valeria le gusta Gianmarco. Le mira y ve un pollo asado. Eso si los pollos asados tuvieran abdominales y pene. “No me ha sacado los ojos de encima”, dijo Valeria, que piensa que Gianmarco le corresponde. O eso o que está agradecida porque Gianmarco no le haya arrancado los ojos.

Valeria tiene una técnica poco sutil para ligar… ¿Sabéis eso que se dice de que los tíos no saben interpretar las señales? Pues Valeria se pone subtítulos para que Gianmarco las entienda.

“Me pone nerviosa lo salidorra que está esta señora”, dijo Oriana en el plató, que es más machista y retrógrada que mandar a tu señora a la cocina. Qué tipa más insoportable, ella, que salía en La casa fuerte fornicando como un conejo comiendo pienso de marca Viagra. Ya verás qué disgusto se lleva Oriana cuando le digan que ella también cumple años.

Jugaron el juego de recompensa los del barco. No hicieron lo de la carretilla, pero lo de pasar la pelota por la serpiente sí. Ganó Carlos, que tiene un pulso que te puede operar el cerebro subido en una lavadora centrifugando.

A mí me encantan los tíos interesantes”, dijo Oriana. Lo malo es que a los tíos interesantes no les encanta Oriana. Una vez Oriana vio a un señor lanzándose desde un puente que estaba cruzando ella y pensó que era un suicidio, pero no, era un señor interesante que la vio llegar.

Conexión con los de playa destierro. Canales sigue en su línea, lamiéndole el culo a Lola que se lo está manteniendo hidratado como si fuera una cría de ballena varada en una playa. Esa es la actividad número uno. La número dos es poner a parir al resto de compañeros. Canales se alimenta de la mala leche.

Antonio Canales llevaba unas mallas llenas de agujeros y encima un calzoncillo. Se lo había puesto porque, tal y como nos enseñó para nuestra desgracia, las mallas llenas de agujeros. Canales se tira un pedo y el gas es libre de inmediato. Con las mallas de Canales se pueden colar los espaguetis.

Canales enseñó su culo que se lo han roído los ratones, a medio centímetro de Lola, que se reía. A mí me hace eso y también sonrío. Así:

Esas mallas te las pones al revés y parece un vecindario de lombrices con una asomada a la ventana.

En la siguiente ronda de la ceremonia de salvación a Palito le echaron la mierda encima. “Voy a pensar que es chocolate, me quedo con eso“, dijo. Palito pisa un zurullo de perro en la calle y piensa que ya tiene nutella para las tostadas del desayuno.

¿Ya se os ha asentado el estómago después de vomitar? Pues seguimos.

Y se salvó de la expulsión… GIANMARCO.

A Sajén se le ha atragantado Carlos. “¿Un adulto se comporta como un niño de cinco años, apaga la luz y se va a dormir sin hablar?”, dijo Sajén, que piensa que así se comportan los niños de cinco años. Sí, se van a dormir así después de leer a Kant e invertir en bolsa, no te jode.

Sobera conectó con los de la playa y les dijo que tenían que votar a uno de ellos para que se fuera al barco encallado. Melyssa y Valeria pusieron cara de mucha sorpresa, con la mano en la boca. Eran tan expresivas que les van a hacer un emoji. Si entran en el salón de su casa y se encuentran a su abuela quitándose el traje de Spiderman no se sorprenden más.

El caso es que acabó por ser elegido para ir al barco Alejandro Albalá, al que le sentó el asunto muy bien. Estaba super feliz. Pones a un gorrino camino al matadero y a Albalá y no distingues sus felicidades.

La decisión final dependió de Melyssa, que decidió entre Tom y Albalá y dijo que no quería joder a Tom. Ella explicó que era porque en el fondo le tiene cariño por ser su pareja en el pasado. Melyssa es rencorosa pero al revés, te coge cariño para los restos. Un niño sonrió a Melyssa en parvulitos y ahora por la noche ella le corta el césped, le lava el coche y le deja magdalenas recién hechas en la puerta.

“Le va a venir bien tener a otra gente y otros conflictos”, opinó Chabelita en el plató del exilio de Albalá. Claro, porque cambiar de conflicto siempre viene bien. Estás en la guerra de Irak y te mandan a la de Afganistán y chico, qué respiro, qué bueno cambiar de aires.

Total, que Albalá llegó al barco encallado. Los habitantes de allí hacían como que estaban encantados y Albalá como que también, pero ahí estaba todo el mundo como en un funeral: no quiere ir ni el muerto ni los parientes.

Vídeo: Marta hablando con Tom y poniendo a parir a Melyssa. “Si te tiene que arrancar la cabeza te la arranca”, dijo, porque Marta piensa que la gente es como Vlad Tepes en un mal día.

Poco después Marta, que no bebe los vientos por Tom, se bebe los vientos, las tormentas, el granizo, la puta filomena del tirón en plan chupito, el cambio climático, y se bebe hasta la sequía por Tom, se fue a hablar con Melyssa, con Tom como espectador.

Marta le dijo en la puta cara a Melyssa que está donde está gracias a Tom, porque Tom la ha ensalzado. ¿PERO QUÉ COJONES ME ESTÁS CONTANDO? Melyssa está ahí porque tiene unos ovarios que no producen óvulos, producen huevos de dragón. Melyssa es líder y Tom un pringao.

“Se parte los huevos para que tú quedes bien”, le dijo Marta a Melyssa. Se parte los huevos porque son lo único que le hace tope cuando se zurra la sardina, no te jode. Que si no llega a tener huevos para marcar el fin de la vía acaba con el puño clavado en el abdomen.

Tom dijo que Melyssa no aprecia lo que hace por ella. VETE A LA MIERDA, TOM.

“A mí un hombre no me tiene que sacar las castañas del fuego y menos un hombre que en su día me destrozó“, les respondió a ambos Melyssa se piró dejándoles con caras de bobos.

LA REINA MELYSSA I DE ESPAÑA Y V DE ALEMANIA

Sol Mar GIF by Mediaset España

“Ahora parezco yo la mala”, dijo Marta poco después. Pues mujer, un poco sí. “¿Qué quieres que te trate como si tuvieras diez años?”, se preguntaba Marta. No, mujer, quiere que la trates como una mujer adulta, independiente y que se extirpó a Tom.

Bueno, vamos con la segunda y definitiva cagada de Oriana, que no sé por qué la llevan a los debates, porque sobra y tiene una forma de pensar que a los comentarios antiguos y pasados de Oriana sólo les da like el cura del primer capítulo de Cuéntame.

“Marta es muy buscona de los hombres”, dijo Oriana. Por ahí no, muchacha. Qué comentario más estúpido y machista. Oriana tiene comentarios de señor gañán de ochenta años en un bar.

Saltó hasta Rafa Mora: “Entre mujeres eso queda fatal”, dijo. Porque entre hombres está guay, al parecer, pero bueno.

No seáis ridículos, ¿qué tiene eso de malo?“, dijo Oriana, que de verdad no lo entiende, porque en feminismo tiene menos luces que la barca de un traficante.

“Buscona es la que busca a los hombres que tienen pareja“, aclaró, por si no la había cagado ya suficientemente y alegó que Marta “lo había dicho en alguna ocasión.

Carlos Sobera está encantado de tener a Oriana en el plató. Le dan a elegir entre tener a Oriana o tener un zombi con un machete y pide dos zombis.

Oriana aporta tanto que después de un vídeo le pidió su opinión a Oriana, que no supo darla porque no estaba mirando el vídeo, pensando en sus cosas machistas. “Yo vengo aquí cobrando”, aclaró ella, que es como si un albañil fuera a la obra a ponerse maquillaje y luego quisiera cobrar.

Volvemos al salseo en la isla.

Tom es la persona con la cara más dura de la historia de la humanidad. A la Esfinge de Giza le puedes pellizcar las mejillas al lado de la cara de Tom. Le dijo a la cara a Melyssa: “Yo jamás en mi vida he traicionado a nadie”.

Sí, sí, se lo dijo a Melyssa, a la que puso los cuernos en La isla de las tentaciones. “A mí”, le dijo Melyssa. “¿Cuándo?”, preguntó él.

JAJAJAJAJA

Y el premio, a la memoria selectiva, es para…

¡¡TOM!!

Lo que ve Tom todas las noches:

will smith memoria GIF

Y llegó la bronca de Marta a Melyssa, que no la bronca entre Marta y Melyssa.

“Me ha parecido de desagradecida que no has necesitado la ayuda de Tom para llegar aquí”, le reprochó Marta a Melyssa, que está empeñada en que Tom parió a Melyssa y le dio el pecho hasta los tres años. El oxígeno que respira Melyssa lo genera Tom. Una vez Tom se despistó y a Melyssa le dejó de latir el corazón.

“Yo he estado mal de la barriga y me habéis ayudado”, dijo Melyssa, la pobre, reconociendo eso, cuando daba igual lo que dijera, porque la que hablaba era la envidia de Marta, que es tan grande, tan densa, tan tangible, que la envidia de Marta tiene DNI propio y puede votar.

“Estás esparciendo dudas”, reprochó Melyssa, porque Marta va diciendo por ahí que Melyssa va a tener algo con Gianmarco, cuando tiene pareja fuera.

“Te pasas el día durmiendo con Tom”, espetó Marta, siendo una mentira gorda y llena de agujeros como el culo de Canales.

“A Tom no le toco ni con un palo”, dijo Melyssa. JEFAZA.

Y como Marta veía por momentos que perdía la discusión se le fue el tono. “Eres intocable, ya está bien de victimizarse, que estoY HABLANDO BIEN CONTIGO”, dijo mientras gritaba. Hablando bien… BIEN ALTO.

Y poniendo una voz que taladraba tímpanos, Marta se puso a decir: “Eres perfecta, eres preciosa, lo haces todo fenomenal, vas a ganar UUUUH, vas a ganar, jo tía, de verdad, todo lo tuyo mola”.

Exacto, Marta, y eso es lo que te jode.

Y se acabó lo que se daba.

Antonio Canales revienta una tarántula y revienta a sus compañeros a sus espaldas en Supervivientes | Resumen de la gala

Antonio Canales muestra a su víctima. (FOTO: TELECINCO)

Antonio Canales es de esos que a la cara es más pelota que un balón de Nivea, pero a las espaldas es más puñal que una navaja de Albacete. Lo demostró en la última gala, en la que a Lola le hace unos requiebros de padre y muy señor mío y de sus compañeros dijo tantas cosas malas como para ejecutarlos por criminales.

España fue la gran reserva espiritual de Occidente, el Serengueti es una reserva natural y Canales es una reserva de los insultos y los desprecios. Qué de vocabulario tiene el muchacho para poner a parir. Es un virtuoso del descalificativo. Despelleja mejor que un desollador.

Pero empecemos por el principio. ¿Y cuál es el principio?

¡Seguirme en redes! Instagran: @GusHernandezGH / Twitter: @RealityBlogShow

Jordi iba muy guapo, lo que pasa es que había salido al plató justo después de meter los dedos en un enchufe y llevaba el pelo como una escoba albina. Si hicieran un peluquín modelo Jordi González la materia prima sería un gato de angora erizando el lomo.

Estamos comiendo saltamontes, gusanos, avispas…“, le dijo a la audiencia Marta López, que está comiendo lo mismo que un camaleón con ansiedad.

“Eso no es hambre, querida, eso es apetito”, le dijo Jordi. Claro, comer alimañas rastreras es darse caprichitos que hay que concederse. Jordi en su casa patatas fritas no tiene, pero bichos los que quieras. Jordi González no hace piscolabis, hace bichoslabis. Jordi aún se pregunta por qué cuando era niño los compañeros del cole no querían compartir con él su merienda.

Por otro lado, Palito en la barriga se había apuntado el nombre de su novio. Se llama Harry. No sé si porque no se le olvidara, en plan chuleta. Ah, no, dijo que era porque le quiere mucho y le echa de menos. Se lo ha escrito en la barriga por no escribírselo en el papo, que era un mensaje más directo, pero menos enseñable.

A Tom le preguntó Jordi que por qué estaba nominado y por qué tenía broncas. “Soy el peor, el más egoísta, el que más le gusta traicionar, el más conflictivo, el peor superviviente…”, dijo él. Es como Canales, pero consigo mismo. No se empezó a pegar allí mismo porque había cámaras.

Así se siente Tom consigo mismo:

Sad The Lord Of The Rings GIF

Lara, a preguntas de Jordi, que no tiene un móvil para mirar el tiempo, nos dijo que en los Cayos Cochinos había 28 grados, con sensación térmica de 38 y humedad del 77%. Pones el horno en modo pizza y hace menos agobio.

El índice UV estaba en 11, que al parecer es un índice como para quemarte aunque te pongas de protección solar una capa de hormigón. Pones a un alemán al sol con un índice 11 y se quema como un vampiro.

Por cierto, Lara iba muy guapa. Me han jodido un poco porque sí, iba muy guapa, a secas. Joder, si no le ponen cosas raras no puedo trabajar. Pero a ver, así por poner pegas, la parte de arriba del biquini tenía como un saledizo para poder meterse debajo si llovía.

En el barco encallado estaban de peleas, como siempre, como dos clanes rivales en un pueblo, cuando Valeria oyó algo que no entendió y preguntó: “¿Qué significa la estoy liando?. “Que está alborotando el gallinero”; le explicó Sylvia. Ah, sí, Sylvia, ahora ya lo ha entendio bien.

– Perdón, mi ser italiana y no entienda qué significa ‘quemar’?

– Super fácil, es la oxidación rápidamente efectuada por acción del oxígeno sobre un elemento o sustancia, con desprendimiento de calor y luz.

Y así.

A Sylvia la nombran directora del Instituto Cervantes y la gente empieza a aprender árabe antiguo porque es más fácil.

Vídeo. Sajén quería explicaciones por alguna de las broncas. “Quiero hacerte una pregunta“, le dijo a Carlos.”Yo no respondo a nada”, dijo Carlos, que fue a la Selectividad y sacó un cero porque por sus cojones él no respondía a nada.

Por otro lado, se han estado comiendo erizos de mar. El holocausto de los erizos. Todo lo que tiene pinchos está en peligro. Los cactus veían eso y sudaban.

Directo con el barco encallado.

Valeria le dijo a Carlos de hacer fuego y Carlos le dijo que estaba obsesionada con el fuego, porque claro, empeñarse en cosas para sobrevivir es obsesionarse. Si Carlos llega a ser una ameba en el caldo primigenio nunca habrían surgido los mamíferos.

– Joder, con evolucionar, estás obsesionado con evolucionar, yo paso de mutaciones, qué obsesión con ser pluricelular, coño.

Y así.

Alguien tiene que decirles a Carlos y Agustín que no se compren bañadores más largos o que cierren un poco las piernas, porque hay veces que se les ve la sombra de un cojón y si quisiéramos ver cosas con el pelo rizado pondríamos un documental sobre ovejas.

“Carlos es una persona que está siempre dispuesto a ayudarnos, lo que pasa es que a veces se le hinchan las pelotas”, dijo Sylvia, que no acaba de entender el significado de “siempre”. El caso es que Carlos sufre una afección que en medicina se conoce como HTFP, o Hinchación Testicular por Falta de Paciencia.

Agustín Bravo aparecía en todos los vídeos, pero lo único que hace es mirar con cara de que le está pesando ya la vida. Si Agustín tuviera una máquina del tiempo no se iba a la Austria de 1889 a matar a Hitler de niño, él se iba a hace unas semanas a decirse a sí mismo

“Has matado una tarántula pensando que era un cangrejo”, nos contó Jordi que había hecho Canales, que mata cualquier cosa que le recuerde a un cangrejo. Canales le dio una paliza a Michael Jackson porque le vio haciendo el moonwalk andando hacia atrás, como los cangrejos.

Canales ha aprovechado que está con Lola para hablarle bien de sus excompañeros. “Allí están tan ricamente, como unos niños monos de boiscuts“, “son especialistas en realities“, “son vagos”, “ay que aguantar ninis porque quieren colacao”, “quieren hacerse famosos”, “aquí no sobrevive ni uno” “su padre echó un goteo”, “quieren tener más fallowers, dijo de sus compañeros de la playa. Piropazos.

“No es que critique a personas”, dijo en directo. Joder, pues lo parecía. “No he visto pedir un coco a Omar o a Albalá”, se explicó Canales que iba pidiendo que no le votaran ni hacer los juegos porque estaba inválido.

Juego. Tenían que meterse en el agua y con unos palos hacer travesaños para subir por una estructura vertical. “Allá van, corriendo como gacelas”, dijo Lara, porque las gacelas son muy de meterse al mar y subir escaleras. Eso son las cabras, Lara.

El caso es que Tom y Omar lo hicieron muy rápido. Mientras, Albalá iba subiendo al mismo ritmo con el que se mueven los continentes. Al final renunció y salió del agua quejándose, porque el mundo conspira contra él.

“Ya lo tengo, ya lo tengo”, dijo Tom del puzzle que tenían que montar después, pero su puzzle era como la versión Cuasimodo de la figura original. El puzzle de Tom era tan informe que tenía pinta de estar sufriendo. Suplicaba que alguien lo matara.

Omar usó la técnica de inflar a hostias a sus piezas para que se acojonaran y se montaran solas. Pero se hicieron las duras y no encajaban. ç

Lara trató de montar el puzzle para enseñarles, pero no fue capaz ni siguiendo instrucciones. La pobre se puso a sudar que empezó a brillar como si la hubieran barnizado.

Así que para demostrar que era posible hacer el puzzle tuvo que entrar un muchacho de la organización a montarlo él mismo. Eso sí, después de que Lara le dijera “sal, sal, ven” doscientas veces. Un poco más y va ella y lo arrastra hasta el puzzle.

El caso es que como Tom había sido el primero en conseguir llegar al puzzle le dieron como ganador.

El juego de las chicas era diferente: Debían llevar todos los listones para montar una escalera, en lugar de apañarse con dos listones, como los chicos. “Porque los chicos tiran de brazos y las chicas de piernas”, según explicó Lara.

Palito lo hacía guay, porque era una prueba de palitos. Palito fue la primera en ponerse a hacer el puzzle, pero eso ya no se le dio tan bien, porque no se llama Puzzlito. Y aun así Palito lo hizo la primera y ganó el plato de pasta de la recompensa.

A mí que Tom, que no fue capaz de montarlo coma igual que Palito me parece injusto tirando a caca de la vaca.

Carlos compitió contra Agustín Bravo, pero el único bravo era Carlos, porque Agustín salió del agua a duras penas. Carlos tiraba de los 2850 músculos tonificados que tiene por todo el cuerpo y llegó arriba que no lo hace más rápido un bombero. Agustín se movía despacio. Pones a una jubilada china haciendo taichi y se mueve más rápido.

Pero en un giro inesperado de los acontecimientos, Agustín acabó el puzzle antes, así que ganó.

Las chicas del barco hicieron el juego. Sylvia Pantoja es posible que empiece a montar la pieza para el año 2034, porque colocaba los travesaños como un mono perezoso con artrosis. Ganó Lara, que celebró su triunfo haciendo la croqueta, pero literalmente, porque se rebozó en la arena y acabó con rebozado doble que la podías freír y no se le salía la bechamel.

En Playa Destierro, en directo, tenían un juego de preguntas. Si las acertaban, tenían recompensa.

¿Qué famoso emperador francés de pequeña estatura fue desterrado a la isla de Elba?“, era la primera pregunta. Joder, si les dan más pistas les dicen que era “Napo y vivía en León”. Lola aun así ponía cara como de haberle preguntado por el nombre del sacerdote supremo del tercer faraón de la cuarta dinastía.

“¿Qué rey, abuelo de Juan Carlos I se desterró en Europa cuando fue acusado de alta traición?”, les preguntaron poco después. La respuesta de Lola fue “lo que digas tú”. Pero lo que dijo Canales estaba mal.

“¿Qué famoso pintor malagueño se autoexilió a Francia durante el franquismo?” PABLO PICASSO, dijo Lola en un segundo, porque ese día fue a clase.

El caso es que con preguntas así ganaron pollo frito, una esterilla premium y dos postres.

Llegó la ceremonia del timón por la que los del barco encallado deciden quiénes tienen posibilidades de subirse al helicóptero. Salieron Alexia y Valeria, que tenían un punto cada una. Sajén tenía menos dos votos, así que más que al helicóptero se podía subir a un sumergible.

Las dos elegidas tuvieron que hacer alegatos para ir a la isla. “Puedo aportar cosas a la isla, como salsa y vibraciones“, dijo Alexia, que es como una batidora, aporta vibraciones y salsa.

“Quiero que el público españolo vote por mí porque el españolo bueno concurso yo aquí”, dijo Valeria, que habla itañol.

Y LA NUEVA CONCURSANTE ES… ¡¡VALERIA!!

A la italiana le habían puesto el helicóptero a tomar por culo del agua. Ese helicóptero estaba tan arriba que había falta de oxígeno. Valeria no sabía si saltar al agua o a la Luna, porque estaba más cerca.

Valeria, ya puedes saltar:

video games falling GIF

“Le quiero decir a mis padres, a mis hermanos y a mis amigas que estoy bien, muy feliz”, dijo Alexia después de quedarse fuera del salto, pero claro, lo dijo llorando, lo que restaba credibilidad. Pero sí, está mucho mejor. “He remontado”, dijo.

Mientras Valeria nadaba sin el chaleco salvavidas, que se le cayó al entrar en el agua, porque era poco salvavidas y muy chaleco.

¡Y hasta aquí! ¡Se acabó lo que se daba!

Movida gorda: una bronca entre Alexia Rivas y Agustín Bravo saca los trapos sucios de ‘Supervivientes’ | Resumen de la gala

Este cuadro se llama ‘Alegoría de la alegría de la huerta’. (FOTO: TELECINCO)

No hay nada como una buena bronca para que la gente empiece a soltar por la boca lo más grande. Eso pasó con Alexia Rivas, Lara Sajén y Agustín Bravo, que se pusieron a discutir y empezaron a chivarse los unos de los otros acusándose hasta de provocar el cambio climático.

Alexia dijo que Agustín pone a parir a cierta gente en Telecinco y Agustín que Alexia se quería ir del concurso. Si les dejan media hora más descubrimos que Agustín mató a Kennedy y que Alexia extinguió a los dinosaurios.

Os cuanto casi todo lo que pasó en la gala, pero antes…

¡Seguidme en redes como yo os sigo en ellas (o no)! Instagram: @GusHernandezGH / Twitter: @realityblogshow.

La cosa comenzó con un juego de recompensa. La recompensa era una barbacoa que estaba haciendo un señor que probablemente será el cuñado de alguien y se le veía triste por no poder dar la turra a nadie.

Por esa barbacoa, que tenía una pinta loca, yo hacía una prueba sin problemas. Como ir al infierno y comerme al diablo por las patas. ¿Que me piden que entregue a mi hijo primogénito? Tengo gemelos y les doy los dos por si no llega.

Lara le pidió a JJV que si sabía lo que era el puzzle y él dijo que es que él no se hacía a la idea con esas cosas. Un novio de JJV le regaló una vez un colgante de medio corazoncito que encajaba con otro que se quedaba él y acabaron dejando la relación porque JJV no se aclaraba para montarlo.

LARA, YA LO HE PILLADO, YA LO HE PILLADO“, dijo después de un rato. ¡Mira, mamá, mira lo que hago! Que alguien acaricie un poco a JJV y le lleve al parque.

El caso es que Albalá, Omar y Gianmarco de cosas de maromos van bien, pero montando puzzles son medio malos. Si sus vidas dependieran de ello podrían darse por jodidos.

El caso es que las chicas tenían que guiarles. Marta, Olga y Palito, y sobre todo esta última. En 1912 el capitán Scott y todos sus hombres murieron en la Antártida tratando de volver a su base. Les guiaba palito.

Por si fuera poco rompieron una pieza. Cuando acabó el tiempo el número total de piezas colocadas era igual a dos. Y eran dos esquinas. Como les dieron pena les dieron tres piezas por colocadas. La tercera ni puta idea de cuál era.

Lara iba muy guapa, lo que pasa es que le habían puesto un top de estampado de animal y una faldita de otro estampado de animal distinto. Creo que los dos animales que usaron eran pequeños y no llegaban para un vestido entero. Ese conjunto lo compraron en una página web llamada www.Retal.es. Ah, y le habían puesto una trenza gorda con pinta de rasta de habérsela arrancado a un hippie. Con esa coleta podías amarrar un barco.

JJV en un momento dado se puso a hablar con Anabel Pantoja, que está en el plató igual de cómoda que en una cárcel tailandesa.

“¿Tú no sabes lo que es el Fair Play?”, le dijo JJV. “¿Yo, eso qué es?”, respondió Anabel como si le estuvieran preguntando por una práctica sexual rara. Anabel piensa que para hacer fair play necesitas lubricante, un calabacín, una cabra adulta, un cazo y tres gatos de los de cambiarle la rueda al coche.

Vídeos de superviviencia:

Carlos se pasó ocho horas creando un “tridente” que era básicamente un palo con pinchos, pero él se creía ya Aquaman. Se le cayó en el primer intento de pescar. Como mucho llegó a AnisDelMonoMan.

Vimos una noche a Canales recitándole versos de Lorca a Gianmarco mientras él hacía ejercicios de respiranción. El Yoga ha muerto.

Y jugaron los del barco. Carlos nadaba con ansia. Le pones un tiburón detrás y no nada más deprisa. En lugar de dar brazadas daba hostias. Carlos odia el mar y por eso estaba inflándolo a hostias. Por quedarse su tridente. Qué golpes, chaval, qué brazazos. Carlos una vez se puso a nadar deprisa en un arroyo de América Central y cuando acabó había hecho el Canal de Panamá.

Los del barco son masoquistas. Tenían el puzzle prácticamente hecho y lo desmontaron entero.

“SIGUE LA LLAMA, SIGUE LA LLAMA”, decía como un loco Agustín Bravo. “¿DÓNDE ESTÁ LA LLAMA?”, joder, parecía un pirómano montando una religión.

SAJÉN salió del agua con una teta fuera botando que no sabías si estaba saliendo del agua o botando un balón. Era como si llevara pegado al pecho un enano calvo diciendo que sí.

Veredicto del juego. Ambos equipos coincidieron en 3 piezas colocadas, pero como los del barco lo tenían más recogidito todo ganaron ellos.

El señor de la barbacoa les ponía los platos en la mesa con miedo de que le mordieran. “Me lo hago en las bragas”, dijo Sajén justo antes de pedir un poco de “alioli”. Ella es fina. La invitas a una cena con la reina Isabel II y acaba la reina metiéndose los candelabros de plata por las orejas.

Carlos se lanzó a la cerveza cosa mala. Parecía el sumidero del grifo de un bar.

Y conexión con Lola. La gran Lola. Mi adorada Lola. En su rincón abandonado hacía un poco de viento. Un poco que las ciclogénesis explosivas evitan esa zona porque hace mucho viento.

Lola habla mucho con el Horus de cartón que tiene. Lo mismo le lleva al veterinario y todo. Lola piensa que los leones del congreso son de verdad, pero están muy bien entrenados. Una vez le regalaron una pajarita de papel y estuvo dos años echándole alpiste.

Lola pescó un pez y lo soltó porque era pequeño. Luego pilló otro un poco más grande, según ella. Yo creo que era el mismo pez, que se quería suicidar y ya no sabía como. “Lo siento, pero tú si que vas a la saca, eres adolescente y lo siento”, le dijo Lola antes de matarlo, porque Lola piensa que una vez que pasas la pubertad eres asesinable. Lola tiene un vecino de 16 años que lleva cuatro años depilándose todo el cuerpo para que Lola piense que sigue siendo pequeño.

Palapa.

“Estoy bien aquí, quiero sufrir”, dijo Tom. El KGB detuvo a Tom una vez al confundirle con un espía y le torturaron. A los quince días de electrocuciones, quemaduras, cosas arrancadas y una colección de sopapos, le dijeron que se fuera y él se encadenó a la silla de interrogatorios porque le gusta sufrir. Si Tom llega a vivir en el siglo XV se denuncia él mismo a la inquisición.

Vídeo: Antonio Canales limpiándose un cojón junto al tanque del que beben. Se le había escocido y le pareció bien enseñarnos el culo mientras se refrescaba el testículo. Canales cuida a sus huevos como a un bebé con insolación. El culo de Canales tiene la canaleta apretada como la junta de un submarino. Es el típico culo carpeta, pero deforestado, porque lo tenía sin un pelo. El culo de Canales va a Turquía y no son capaces de poblárselo.

¿Eso se lo inventa él? Al momento, sí, dijo JJV.

Vídeo: Melyssa cortando un tronco con el machete. Joder con Melyssa, qué tajos le daba. Melyssa es la patrona del gremio de leñadores de Canadá. Le ponen velas y la veneran para poder ser como ella.

“Córtate de una puñetera vez”, le decía Melyssa al tronco, que era el primero en querer cortarse sólo para que esa tipa loca del machete se fuera. Es todo una estrategia. El resto de cocoteros vieron lo que le hacía a ese tronco y ahora cuando Melyssa les diga que se corten se van a hacer astillas ellos solos. Aquí vemos a Melyssa un día cualquiera paseando por el campo.

tree cutting GIF

La audiencia salvó a Melyssa y a ella le jodió. “Quiero agradecer a la gente igualmente que me haya salvado…“, dijo Melyssa con el mismo tono de felicidad con el que llegas al mostrador de un tanatorio a preguntar por un familiar.

Los del barco se enfadaron porque les dijeron que no hacían cosas. Y ese fue el gérmen de la bronca entre Bravo, Sajén y Alexia, porque Alexia sostenía que tenían razón y no hacen nada y Agustín Bravo piensa que ese barco parece HiperactityLand.

Bravo mandó callar a Sajén, que se indignó mucho. “A mí tú no me dices basta, me lo dice el presentador“, le replicó Sajén, que se lo dices tú y no, pero se lo dice un presentador y se arroja a un pozo o lo que le manden.

“Lara tiene un carácter especial, no se le puede decir nada, ella puede levantar la voz pero tú no…“, se quejaba Agustín.

Diccionario Español-Agustín /Agustín-Español:

Carácter especial. Dícese de un carácter de mierda que me tiene hasta la polla ya joder no se caerá del barco por la noche y se la comerán los putos peces.

Y así.

Alexia acusó a Agustín de intentar liderar un complot/huelga para no dar contenidos. Agustín lo negaba. “Ayer nos tiraron de las orejas ¡Y MUY BIEN HECHO!”, dijo él, que adora los tirones de orejas. Agustín cuando tenía diez años decía que cumplía 35 para que le tiraran más de las orejas.

Yo haría este programa mejor que los tres presentadores juntos“, dijo Alexia que había dicho Agustín. Ahí empezaban ya los trapos sucios. Pero sucios como el mono de un mecánico. Esos trapos más que lavarlos hay que quemarlos de la mierda que tienen.

Se pone el traje del presentador que fue…“, dejó caer Alexia, dejando claro el tiempo verbal del pasado. FUE Y NO ES, YA NO ES, NO, NUNCA, PASÓ, ANTES, ANTAÑO, BEFORE, NEVERMÁS.

Carlos dijo que lo de los presentadores era mentira y que todo lo contrario, que alababa a Jordi, Jorge y Sobera. Ahora tenemos que decidir si Agustín es un prepotente o un lameculos. Pobre hombre.

Valeria también apoyó a Agustín. O eso creo, porque habla español como yo hebreo antiguo.

Sajén y Alexia pasan sus días poniendo a parir a Agustín Bravo. Para ellas es Agustín Breva.

Agustín se ofendió porque Sajén le dijo que decía gilipolleces. “El que dice gilipolleces es gilipollas”, se quejó él. Y mi madre dice que tonto es el que dice tonterías. Agustín acaba en un banco esperando el bus con una caja de bombones.

“Es todo una confabulación”, dijo Agustín, conspiranoico. Sí, claro. Están los conciliábulos secretos de los grandes poderosos conspirando para dominar el mundo y para joder a Agustín Bravo.

El caso es que el expresentador también quiso sacar trapitos llenos de caca. “Alexia se abrazaba a mí llorando y me decía Agustín sácame de aquí, que no me graben, que no me graben más”, dijo Agustín. Alexia piensa que Agustín es como los zapatitos rojos de Dorothy en El Mago de Oz, que los golpeas y te llevan a casa. (NOTA: Ponía “que no me graven”, pero es porque Alexia no quería más impuestos).

Sajén entró en brote y se puso a despotricar: “No son tan hombres porque luego se hacen caquita cuando hay una cámara delante”, dijo de Carlos y Agustín, que cuando están estreñidos no toman ciruelas y kiwi, se ponen la cámara delantera del móvil y lo echan todo.

Y de bronca a bronca y tiro porque me toca.

Omar y Gianmarco han discutido. Para Gianmarco Omar no lidera bien, para Omar, él lidera “como le sale de los cojones”. Si Omar se presentara a las Elecciones Generales su programa electoral sería así:

1.- Lo que me salga de los cojones.

2.- Lo que me salga de los huevos.

3.- Las dos primeras.

Su eslogan sería: “TENGO LOS HUEVOS LLENOS DE LIDERAZGO”

Aquí tenemos a Omar, liderando a unos amigos.

Rotum GIF by South Park

“Si te jode mi sonrisa, es problema tuyo, no mío, yo sonrío porque soy un chico feliz”, le decía en la bronca Gianmarco a Omar. Lo de sonreír siempre es un problema, claro. Por ejemplo para esconderse por la noche. Gianmarco fue militar, pero se tuvo que quitar porque en las misiones nocturnas el enemigo siempre le disparaba a él porque le veían los dientes.

Lo que sí que tiene oscuros Gianmarco son las areolas. No tiene pezones, tiene tizones. La materia es absorbida por los agujeros negros y los agujeros negros son absorbidos por los pezones de Gianmarco.

“Omar tiene que ser más duro con nosotros”, opinó Tom, que está obesionado con que le maltraten. Lo mejor que le puedes regalar a Tom por su cumpleaños son cien latigazos.

Y se fue a la calle (desterrado) ¡CANALES! El bailaor estaba como unas castañuelas por irse. Pero no se va, ya sabéis.

JJV pidió en un momento dado en el plató que le llevaran a Anabel unos palitos integrales de chocolate para que cenara un poco. “¿Esto qué es del perro?”, dijo ella, que comiendo es desconfiada. Anabel nunca comulga porque no se fía del cura.

Luego JJV se puso a repartir palitos a todo cristo, cogiéndolos con las manos. Covid Friendly total.

JJV mendiga cariñito. A las doce y poco dijo que era Sant Jordi y que en el plató nadie le había felicitado. Le faltó un cartel de “FELICÍTAME”.

JJV se puso a anunciar en el plató un libro de Arturo Pérez Reverte. Qué cruce de caminos más de fantasía, de verdad. Me imagino a Perez Reverte en su casa viendo Supervivientes y súper fan de Melyssa.

Volvimos al rincón ventoso de Lola. Llegó la barca con Canales tapado como un saco de cebollas y a Lola la daba miedo.

Del saco salía una voz: “Pero a dónde me traéis, dónde estoy, esto qué rollo es”, decía Canales, que pensaba que había sido secuestrado por unos señores malos. Canales ve pasar una furgoneta blanca y se esconde.

El caso es que Lola y Canales estaban muy felices de estar juntos en el poblado marginal donde vive Lola.

Vídeo: Albalá pescó un pez que le cabía en el puño, pero a él le parecía que era una puta ballena azul. Y claro Tom y Gianmarco se pusieron a vacilarle. Pero la cosa acabó con Tom enfadado, lo que no es novedad, porque Tom siempre acaba enfadado. A Tom le toca la lotería, folla, come bien y acaba el día de mala leche.

Nominados del grupo: Tom, Gianmarco y Alejandro Albalá. Melyssa, como líder, tenía que nominar a otro: a Palito. Por descarte, dijo porque “con los demás llevo dos semanas”. Toda una puta vida, claro.

¡¡Y se acabó lo que se daba amigos!!

Hay que ganarse el sueldo: Bronca de Supervivientes a los concursantes por no ganarse el sueldo y no dar espectáculo | Resumen de la gala

Míralos, si es que son la alegría de la huerta. (FOTO: TELECINCO)

Hay jubilados con piso en Torrevieja que tienen más actividad diaria que los concursantes de Supervivientes. Los cámaras, además de grabarles les pinchan con un palo cada mañana a ver si se mueven y siguen vivos. Y claro, nadie le da sardinas a una foca si no da palmadas con las aletas.

Así que la organización, con Sobera como heraldo de las broncas suavitas, les llamó la atención a los del barco encallado para que movieran sus pompis famosos e hicieran cosas, porque van a tener que poner pinchos anti paloma por todo el barco para que no se puedan posar. ¿Las palomas? No, los concursantes.

Os cuanto casi todo lo que pasó en la gala, pero antes…

¡Seguidme en redes como yo os sigo en ellas (o no)! Instagram: @GusHernandezGH / Twitter: @realityblogshow.

¡Chorprecha!

Ir a Supervivientes no es ir a un resort de lujo y pasar hambre, dormir a la intemperie y cagar en un cubo te baja el ánimo. Quién lo iba a decir. Y claro, hay concursantes de bajón.

Las colaboradoras envían besitos aleteando con las manos delante de los labios por encima de sus posibilidades. Son como putas ametralladoras de los besos aéreos.

Tu esta noche te estrenas conmigo… en el programa quiero decir”, le dijo Sobera a Rocío Flores, que es como los focos: está en todos los platós. Se pasa la vida en Telecinco. El otro día iba el guardia de seguridad a hacer la ronda a las cuatro de la mañana y casi se caga del susto porque se la encontró sentada en el plató de Ana Rosa.

Alexia sonreía anoche. Pensaba que no tenía dientes, mira tú, porque tenía las comisuras de los labios apuntando al suelo. “Estoy empezando a comer un poquito mejor, despacio, pero mejor, estoy haciendo por estar mejor”, dijo la muchacha. De aquí a que acabe el concurso lo mismo remonta.

Vimos un vídeo suyo. Empezaba con ella tumbada. El agua para estar en horizontal toma como referencia a Alexia. Sajén la sacó de su zulo y la puso a tomar el sol y el viento. Resultó que cuando comes te sienta bien y tienes energía y mejoras. Revolución en el mundo de la medicina: los seres humanos no somos un hierbajo seco: necesitamos nutrientes.

Carlos es como la bruja de la casita de chocolate y se ha encargado de cebar a Alexia. Pilla Carlos a Hansel y Gretel y se pone a alimentarlos que a los dos días los tiene con problemas coronarios, colesterol y sobrepeso chungo.

Lara iba muy guapa, solo que llevaba un collar del que salían unas lianas que parecían la cortinilla contra las moscas del bar de mi pueblo.

Juego en directo. Se llamaba ‘El puente tembloroso’. ¿Iba de beberse catorce cañas y luego tratar de cruzar un puente de Calatrava? No, de poner unos peldaños sobre unos cables para llegar al otro extremo.

“Esto tiembla mucho”, dijo Sajén, que pensaba que lo de “puente tembloroso” era por ser de piedra, inamobible y estable.

Sylvia Pantoja se cayó y se pasó los cables por todo el cuerpo, raspándose. Se hizo una depilación por la vía de perder la epidermis. “Me he lastimado”, dijo. Ya se vio, ya, que se quedaron los cables con tanta piel que parecía un secadero de cuero.

Agustín Bravo ganó su ronda, pero como lo habría hecho un jubilado con la cadera rota, porque iba por el puente a diez centímetros por hora. A Agustín se le hacen largos hasta el puente de mayo y el de la Constitución.

Palito ganó a Albalá. Palito es una crack que me está gustando mucho. No como su tío, por otra parte.

Tom ganó su ronda, pero lo hizo saltando y dejándose los dientes y los cojones contra la plataforma. Pero no se hizo daño. Ahora anda así:

leg GIF

Pero no se hizo daño.

Canales se puso a jugar y se cayó a los diez segundos. Antonio Canales para la gala se había puesto unos pantalones largos con las perneras llenas de manchas marrones. Daban ganas de darle dos euros y un rollo de papel higiénico.

“No os tiréis de cabeza al agua que ahí no hay suficiente profundidad”, les dijo Lara al acabar las rondas, que es como una madre dominguera. Si comieran les diría que no se metan al agua hasta pasadas dos horas. El día menos pensado se chupa la mano y les peina con la baba. Lara cuando está fuera de cámaras cose calcetines.

Vimos un vídeo de Valeria discutiendo con Sajén. Bueno, discutiendo no, echándole una bronca. Sajén se quedaba igual, porque a Valeria cabreada le sale el italiano y se le entendía una palabra de cada siete.

“Tú no sabes lo que es el respeto”, es lo único que se le entendió y más que nada porque lo dijo medio millón de veces. Ahí estaba Sajén, mirando en Google a ver qué era el respeto y no le salía nada.

En plató Carlos Sobera estaba encantado de tener a Oriana de colaboradora. “Ya echaba de menos el tono de su voz”, dijo, como el que echa de menos el sonido de sus propios testículos metidos en una licuadora.

Gianmarco, que es tan adorable que te lo encuentras de dependiente en una protectora de animales y le adoptas a él en lugar de a un chucho, sigue enemistado con Albalá, que busca las broncas como un camello busca agua en el desierto.

“El que se ha liado con dos chicas para tener fama has sido tú, que has ido con personas más famosas que tú para tener fama“, le dijo Gianmarco a Albalá. Jo, que injusto fue el italiano. ¿Qué culpa tiene Albalá si solo se enamora de famosas? Una vez conoció a una chica anónima y pobre y casi le sale el amor. Pero no. Se le quedó dentro, como los mojones rebeldes.

“Gianmarco no es nadie”, dijo Oriana, que sí es alguien. ¿Quién? No lo sabemos, pero alguien será. Oriana entra en su casa y se le quedan mirando como diciendo “joder, me suena, pero no caigo”.

Llegó la ceremonia de salvación, que debería llamarse la ceremonia de la electrocución. Esa ceremonia de salvación la ve el alcaide de una prisión de Arkansas y le da angustia.

Y vimos a Lola. “Hoy estoy mejor”, dijo. Tampoco era difícil, porque llevaba días empadronada en la mierda. Lola hace llamadas a través de una caracola, porque la gente es gilipollas y paga megas para nada. Con una caracola llama y una vieira es capaz de mirar el Instagram.

Además, le habla a las iguanas y las llama como a los gatos y a las palomas. “Pitas, pitas, pitas”, le dijo a una iguana, que el bicho estaría pensando que qué cojones le decía esa humana.

El caso es que al rincón donde vive, que parece Harry Potter en el hueco de la escalera, llegó una barca con un bulto tapado por un saco.

Debajo del saco había un señor con un peinado como de llevar un calamar boca abajo en la cabeza. Era un garífuna que había ido para darle clases de pesca a Lola. “¿En serio? ¿Me vas a dar clases? Que sepas que ya he pescado un pez”; le dijo Lola orgullosa.

¡Hola Einstein! ¿Me vas a enseñar Física? Pero que sepas que yo ya he formulado una teoría que establece una relación entre masa, energía y velocidad. 

Y así.

Me imagino el momento en el que a ese pobre hombre le dicen “ey, Manolo, hoy vas a ponerte debajo de un saco y te va a ver como un fardo media España. Guay, ¿eh?”. Y el señor emocionado.

excited ralph wiggum GIF

Oriana también se metió con Lola, porque Oriana está más amargada que una endivia mojada en café. A Oriana solo le gusta Oriana y tampoco mucho.

Y llegó la regañina. Sobera conectó en un momento dado con el barco en-callado. “Nos está llamando la atención vuestra relajación y desidia en varios momentos del día”, les regañó Sobera, porque no hacen ni el huevo.

Piensan que este programa es Supermorenos y lo único que hacen es estar al sol. Los hay que están en Supertumbientes y solo se tumban. Hay más movimiento en una morgue.

A Sobera le faltó decir: “¡QUE OS ESTAMOS PAGANDO, COÑO, MOVEOS, HACED COSAS!”

“Estamos en un recinto cerradísimo, solo podemos salir en una excursión al día…“, dijo Agustín Bravo, que le parecía que no, que hacen muchas cosas. Parece ese barco Times Square en hora punta, no te jode.

Volvimos con Lola. Sobera le preguntó al chaval: “¿Qué le has enseñado hasta ahora?”, ojalá el muchacho hubiera dicho ¡LA POLLA HASTA LOS HUEVOS! pero no, dijo que le había enseñado a pescar.

Terminamos comentando la bronca entre Melyssa y Tom, que hasta ahora se habían llevado bien. Comenzó Tom echándole en cara a Melyssa que no discutiera con nadie. Ya, no discutir es un defecto horrible. El día que Tom tenga un hijo como al año no haya discutido ya con alguien lo lleva al médico a ver si está bien.

Melyssa le hablaba bien a Tom, pero él estaba más a la defensiva que un campamento romano con empalizada de pinchos. “Mira como sacas la mala parte”, le dijo Tom a Melyssa cuando consiguió cabrearla. Tom es así, te saca la mala parte. Es un laxante de la mala leche.

“No te voy a dar ni un minuto de gloria, discute con una piedra, que es más interesante que tú”, le dijo Melyssa antes de dejar la escena. Melyssa, destruyendo a Tom desde 2020.

Y de la expulsión se salvó… Albalá. ¿QUEEEEEEEEEEEEE? ¿Puede haber alguien más insoportable por el amor de Dios? Audiencia, qué disgustos me das.

Y se acabó lo que se daba…

Dos cosas terribles en ‘Supervivientes’: hacen comer a la fuerza a Alexia Rivas y Lola destrozada por los insectos

Alexia Rivas está haciendo un concurso en Supervivientes que parece un homenaje a la maja vestida de Goya. ¿Por lo hermoso? No, por lo tumbado. Esa mujer se marea más que un borracho en una noria y vomita más que un perro comiendo hierba.

Y claro, está debilucha y se pasa el día como alma en pena. Si quieres encontrar a Alexia en Supervivientes tienes que mirar al suelo o ya encontrarla al tacto con los pies. Alexia en Supervivientes no concursa, repta. Y aun así, creo que se han pasado con ella.

El problema es que Alexia, como ha vomitado mucho, ya no quiere comer casi nada. Si en lugar de las imágenes de Alexia pusieran un geranio sin regar que fuera languideciendo, solo notaríamos la diferencia por el color verde. A lo mejor ni por eso.

El caso es que Alexia dijo que después de 24 horas sin comer nada había comido garbanzos y que le habían sentado mal. Como a mi abuelo, que le sentaban mal a él y a cualquier ser que respirase en 10 metros a la redonda.

Total que en un momento dado conectaron en directo con el barco encallado, en el que estaba Alexia medio desmayada y le estaban dando aire. Era como una versión de baratillo de Cleopatra abanicada por un esclavo. Pero después de dejarse morder por el áspid.

Nos contó lo de que comió garbanzos, le sentaron “raro en el estómago” y los vomitó y ahora tiene pinchazos y se marea. Si toma arsénico disuelto en lejía le provoca menos efectos secundarios.

Dijo la muchacha que llevaba cuatro días sin comer, en los que “no bebo ni agua”. Joder Alexia, es como un cactus, la dejas al sol y te puedes despreocupar de ella. Alexia tiene menos mantenimiento que un banco de piedra.

Pero en Supervivientes piensan que es todo una estrategia para irse del concurso sin pagar la penalización que hay por abandonar.

Se lo dijo Jordi, que conectó con ella: “Vamos a dejar claro que estás siendo atendida en todo momento y que si te niegas a comer te provocas un problema de salud. No es un problema médico, es un problema tuyo y pensamos que es como querer tirar la toalla, como abandonar”, le dijo Jordi.

– Te ha pillado un tren y has perdido las dos piernas, pero no es un problema médico, es un problema tuyo y desangrarte es como tirar la toalla, que no te da la gana usar las plaquetas, coño.

Y así.

Nadie del equipo médico te da la espalda“, le dijo Jordi. Hombre, faltaría más que el equipo médico se dedicara a hacerse los suecos cuando alguien enferma.

“Abandonar tiene consecuencias…”, le advirtió Jordi y a continuación añadió “no te estoy regañando”. Hostia, pues tenía toda la pinta. A ver si ahora va a resultar que cuando tu madre te pega con la zapatilla en realidad te está haciendo cariñitos. Son caricias de alta intensidad. Tengo el cuaderno de caligrafía de Jordi González:

Alexia insistió en que había comido garbanzos, arroz y pescado y que no lo digiere, que lo vomita todo, pero pusieron un vídeo en el que sus compañeros le ofrecían comida que te ofrece menos el mostrador de un buffet libre. Y ella decía que no.

“Voy a mirar primero por mi salud. Mejor que nadie sé yo como me siento y me siento fatal”, replicó Alexia, explicando el por qué de no comer.

“El equipo médico te están haciendo un seguimiento que si lo consideras insuficiente dilo, dilo“, la retó Jordi, pero ella no dijo ni mu.

“Si el equipo de facultativos lo considera oportuno te separará provisionalmente de la convivencia, pero nunca te apartará del programa”, le advirtió Jordi. Eso es. Te apartan temporalmente, pero no te dejan irte de Supervivientes así lleves quieto seis días y empieces a oler. O hay rigor mortis o no te sacan de allí.

“Si tú te quieres apartar ya sabes lo que pasa”, amenazó Jordi. Lo que pasa, claro, es que la penalizan con una multa económica como estipulan los contratos de los concursantes.

“Ojalá fuera mentira todo esto y me encontrara genial, pero me mareo cada dos por tres, me dan pinchazos, vomito todo y tengo el estómago suelto“, alegó Alexia, que su lista de síntomas parece el libro de texto de tercero de Medicina.

“Alexia, saca fuerzas de donde no tienes porque esta crisis la vas a superar”, acabó por animarla Jordi… pero en cuanto cerraron los micrófonos dijo: “Si te estás abandonando, reconócelo… pero claro, hay que pagar una penalización”.

Ahí, ya fuera de la conexión, cuando Alexia no podía ya defenderse.

Y pusieron el vídeo de nuevo, en plan recreándose en la maldad de Alexia dejándose morir.

Al cabo de un rato llegó el turno del equipo del barco de hacer el juego de recompensa. Pero antes, Lara Álvarez se dirigió a Alexia Rivas: “Me dice el equipo médico que si quieres que te deje de doler el estómago tienes que comer“, le informó.

Y para obligar a comer a Alexia le hicieron un chantaje de los que crean afición. Si hubiera un museo de la chantajelogía este chantaje estaría en una urna en el centro de la exposición.

Le pusieron delante un trozo de pizza y le dijeron que se la tenía que comer. “Tienes siete minutos, pero lo que tardes en comer se descontará del tiempo que tiene tu equipo para hacer su prueba“, le dijeron. Ahí, sin presión.

Es la primera vez en la historia de Supervivientes que obligo a alguien a comer“, dijo Lara, que si no tiene suerte con la tele ya puede dedicarse a cebar gorrinos en una granja.

Alexia ponía cara de asco. “Se lo daría todo a ellos”, decía, pero se puso a comer. ¿Rápido? No, exactamente.

Alexia comía la pizza con una calma… Mordía un poco, masticaba 850 veces, bebía un poco de agua, miraba el paisaje, pensaba en sus cosas y mordía otro poquito. Alexia se empieza a comer un yogur y para cuando se lo acaba ha caducado.

Además, le hacía asquitos a la pizza, como una niña pequeña y le quitaba el bacon a la pizza, “porque me cuesta, tengo el estómago…”, decía.

Al final Lara le dijo que se podía dejar la masa y comerse solo lo de arriba. Lara Álvarez va a ser mamá blandita de las que apartas las espinacas en el plato y si apuras un poco te vas a la cama sin comértelas.

“Esto que lo mismo piensas que es un castigo, según el equipo médico te va a venir muy bien, tienes que comprometerte con la alimentación”, le dijo en un momento dado Lara.

La verdad, no sé qué pensar. Que la organización tenga tan claro que Alexia no come porque no quiere me pone la mosca detrás de la oreja contra ella, pero no puedo evitar ponerme de su parte al ver cómo se lo dicen y cómo la obligan a comer…

Total, que los demás veían acabarse el tiempo para su prueba y el tiempo que pasaba era proporcional a la manía que le iban cogiendo a Alexia.

Llegó un momento en el que ya quedaban pocos segundos y le decían “Alexia, ya tranquila, ya tranquila”, como si en algún momento ella hubiera comido rápido. Si alexia fuera un cocodrilo que cazara un impala tardaría años en comérselo. Se muere de viejo el impala antes que de ser devorado.

Se acabó el tiempo y Alexia se puso a llorar. Los demás la arroparon y abrazaron, pero creo que era por estar más cerca de la pizza que había sobrado.

“Alexia es que hay un problema… si no comes, mueres”, le hizo ver Jordi, porque Alexia seguramente no sabía eso. El día que se estudiaba lo de la digestión Alexia no fue al colegio porque estaba mala de la tripa y claro, no sabe lo de que comer es imprescindible para la vida.

Pero el caso es que los encallados sí hicieron el juego, pero por sorpresa, aunque lo perdieron y se quedaron sin comer igual.

Y de Alexia y su dudoso estado de salud pasamos a Lola y su obvio mal estado de salud.

Conectamos con Lola. Su cara era la cara que habría pintado Velázquez si hubiera querido pintar una menina muerta del asco.

“Me he intentado hacer amiga de las iguanas, pero son unas estrechas”, dijo Lola, sorprendida por no poder hablar de sus cosas con unos lagartos salvajes. Lola pensaba que iba a salir de allí con un grupo de Whatsapp llamado ‘Iguanis amiguis forever’.

Los primeros momentos de Lola en la playa abandonada se resumen con una frase suya: “qué mierda”. No le gusta nada. No ha podido hacer fuego, a pesar de tener un chisquero. A Lola le das un lanzallamas y un bosque seco y no te lo quema.

Y nos enseñó que tiene las tetas arrasadas. Los mosquitos se han cebado con sus pechos y ahora los tiene que parecen un Ferrero Rocher albino.

“Traspasan todo, son como biónicos”, dijo Lola de los mosquitos de la cala donde vive, que lo mismo te pican que hacen un butrón en la pared de una joyería. Esos mosquitos podrían picarle al David de Miguel Ángel.

Jordi habló con ella y fue al grano, nunca mejor dicho: “Qué bicho te ha picado, sigues teniendo el bulto?”. Jordi piensa que mientras los mosquitos picaban a Lola ella estaba ahí mirándolos con una lupa y buscando la especie que eran en su catálogo de mosquitos para poder decirle a Jordi el nombre en latín.

“No sé qué bicho es, pero me duele mucho que todos los vídeos sean llorando“, dijo la pobre, que está allí más sola que la one.

Y Jordi, que si hubiera nacido hace un par de siglos habría sido una curandera, le dijo un remedio muy limpio, higiénico y agradable: “Mezclar orina con tierra hace un barrito que puede bajar la hinchazón, porque la orina tiene amoníaco”.

Amoníaco del bueno. Jordi González no gasta nada en productos de limpieza. Mea en el cubo de la fregona y deja el suelo como los chorros del oro. Y con la caca puedes abrillantar la plata, seguro.

“No lo sabía….”, dijo Lola, poco convencida. “Pero yo con paciencia y no rascarme. La sal me lo cura un poco”, dijo ella, poco dispuesta a hacer barrito de pis.

Y así están las cosas…