Archivo de la categoría ‘Sin categoría’

Hay manzanas de plástico más maduras que algunos participantes de ‘La isla de las tentaciones’: resumen de la final

Alejandro, enfrentando sus problemas. (FOTO: TELECINCO)

Bueno, pues La isla de las tentaciones ha llegado a su final (aunque queda un reencuentro) y nos ha dejado muchas lecciones interesantes. O salseo a palo seco, una de dos. El caso es que hemos podido ver toda la gama de formas de tener una relación, de lo sano a lo insano. Pero insano de tener que amputar o se te gangrena la cosa.

Están Álvaro y Rosario, sobre todo ella, por ejemplo, que supieron dejarlo con dignidad y luego Alejandro, que con las prisas no echó de eso en la maleta. Se dejó en el aparador de casa la confianza. El amor propio lo llevaba, pero en un frasco de más de 50 ml y se lo quitaron en el control.

En fin, amigas y amigos, veamos qué pasó en… LAS HOGUERAS FINALES.

Hoguera final de Zoe y Josué.

Zoe estaba ya esperando en la hoguera. Su objetivo al llegar era «superar sus celos». Prueba no conseguida. «Tengo ganas de verle, pero también de hablar con él», decía la muchacha poniendo una cara de mala hostia que haría que un pitbull saliera corriendo y llorando llamando a su mamá.

«Hay cosas que no se tienen que decir«, repetía Zoe como en un mantra, porque para ella los comentarios de machito de Josué eran la peor afrenta que te pueden hacer. Zoe se encuentra a Josué robándole la pensión a su abuela y se ofende menos que con un comentario.

Josué tardó 15 segundos de más en llegar a la hoguera y Zoe, demostrando que es una mujer segura de sí misma e independiente, empezó a decir con angustia «pues no ha venido». No le gusta a ella un drama. ¡¡AAAY QUE ME LO HA MATAO UN TIGRE O ALGO!!

Josué se había puesto un traje azul con las mangas mal medidas como para que le quedaran cortas a un pitufo, pero a Zoe le pareció que venía muy guapo y muy delgado. Como si hiciera ocho años que no le veía. Zoe es como una madre colándote un tupper de croquetas en la mochila.

«Te has copiado», «te has copiado tú», se dijeron al ver sus respectivos atuendos azules, pero lo cierto es que lo habían pactado. ¡Capitán el indicador de falserío está a punto de explotar!

«No mientas, Josué, sabías que iba a ir de azul», le dijo Sandra Barneda. A ESTA PRESENTADORA LE PONGO UN ALTAR.

«Era por si nos íbamos de la mano. De momento la mano ya la tengo», dijo Josué como si fuera Jack el Destripador un día de niebla.

«Me tienes que dar muchas explicaciones y que te veas«, le dijo Zoe, que pasaba del amor al odio de un segundo a otro. Era como hacer una hoguera final con Gollum en una joyería.

«Antes que nada estoy yo«, dijo Zoe, que es muy de entregarse al prójimo. Zoe se antepone a todo, la primera, antes que nadie. Excepto en un tiroteo, ahí lo mismo prefiere estar detrás de algo o de alguien.

«Yo también he visto cosas que no me han gustado», dijo Josué, pero con poco convencimiento. «El tema de la bixexualidad, los jueguecito con Tania me han descolocado, tenía más miedo de que me fuera infiel con un chicha que con un chico», dijo Josué. Todo el mundo sabe que los cuernos con una persona de tu mismo sexo tienen bonus de cuernos.

«Yo con mis amigas soy así», dijo Zoe, porque ella con sus amigas puede ser así, pero que Josué no se acerque a nada con vagina, él no puede ser así. ¿Esa cucaracha es hembra? ¡No la pises que eso es contacto carnal! ¡Infiel, infiel, falta de respeto, dame explicaciones! Y así.

Zoe veía sus imágenes de loca apareciendo de la nada en la hoguera, cuando puso a prueba la resistencia al infarto de Sandra Barneda y también las que salía perreando y no le parecía mal, daba palmaditas y se reía.

«La persona que quiero en mi vida es más como tú que como la persona que tengo a mi lado», le decía Zoe a Miguel en un vídeo. Llega a decir eso Josué y se le aparece Zoe mientras duerme con una almohada entre las manos y ganas de apretar.

Y más vídeos de Zoe perreando y arrimándose a Tania, besos en el cuello… «A Tania la veo como una hermana, es como si le diera un beso a mi madre». El típico beso que le das a tu madre con un hielo por el cuello. Y a tu padre le abrazas por detrás, pegándole bien el pene al culo. Luego que si hay familias disfuncionales.

«Tania me ha dicho que si algún día tuviera que probar con una chica lo probaría conmigo», aseguró Zoe. Nos ha jodido, a Tania le daría acojone decir lo contrario.

«Me da miedo ver tus imágenes porque me puedo poner como un toro», advirtió Zoe mientras agitaba las manitas. Josué, que ha estudiado psicología, mediación en conflictos, control de la ansiedad y tratamiento de la ira, le dijo: «Pues relaja la raja».

– Sí, señor psiquiatra, tengo ganas de matar a la gente, de hecho mi vecino está descuartizado en la nevera, ¿qué puedo hacer?

– Relaja la raja. Son 90 euros.

Y así.

«Y esto? Y esto? Y esto? Puto asco, colega. ¿Aquí no hay nada? Sinvergüenza», eran los comentarios de Zoe a los vídeos de Josué. A Zoe de los vídeos de su novio le molestaban hasta los títulos de crédito.

– ¿QUÉ ES ESO QUE TE ESTÁ TOCANDO EN EL VÍDEO EH EH?

– Es el símbolo de play.

– Ah.

Para Zoe lo suyo era pasarlo bien sin más. Lo de Josué era todo malo, tonteo, delito, crimen. Todo lo que a Zoe le daban celos eran estupideces que ella misma había hecho en su villa. Pero eh, ser consecuente está muy sobrevalorado.

Y salió el tema de los vídeos que Josué le mando a Jennifer y el tema de que Josué tiene un lunar «ahí abajo». En cuanto llegue a España se lo quema con una plancha. Es que se habla mucho de los penes grandes, pero ¿qué me decís de las colas bonitas? ¿Acaso no cuentan unas facciones pollales agraciadas? ¿Eh, eh? Yo voy a hacer pis y vienen autobuses de japoneses a verme.

Y ZOE SE VINO ARRIBA y comenzó a levantar la voz. «Para seguir contigo necesito que tengas cojones para decirme si los vídeos se los mandaste cuando estabas conmigo o conociéndome», exigió a Josué.

«ANTES DE ESTAR CONTIGO 100% SEGURO», respondió Josué sudando como para regar un jardín. «Estás temblando», le dijo Zoe. Ya, bueno, es que si le chillas como un interrogador de la KGB normal que se acojone un poco.

«A mí me contaste que esas conversaciones las tuvisteis cuando ya estabas con Zoe«, le corrigió Sandra. JAJAJAJA BATACAZO A Sandra Barneda no le hace falta ni cambiar el gesto para darte una hostia con la mano abierta que te coloca la mandíbula.

Josué dijo que no, que se conocían pero no habían empezado, pero que si la alineación del sol con los planetas y la borrasca Filomena y que si las matemáticas son difíciles. Sorprendentemente Zoe se conformó con la explicación, que no tenía sentido.

«Te he defendido siempre», dijo Zoe, que se ha pasado la edición poniendo a parir a Josué. «Me está dando asco, puto asco, baboso, me da repugnancia, no quiero un hombre así a mi lado, lo voy a dejar con él, qué puto asco, maleducado, lamentable…», dijo Zoe de Josué para defenderle. La típica defensa de despiste.

«Sé que para querer a una persona tienes que aceptar su manera de ser, pero una cosa es aceptar su forma de ser y otra…», vamos, que a tomar por culo lo de aceptar nada.

Zoe se puso a preguntar que de quién eran las pulseras que llevaba Josué. «¡¡Como si le regalo un coche a la chavala!!«, dijo Josué, que es muy expléndido. Mi novia le regala a un chico una pulsera roñosa de cuero y me la suda, pero como le regale un coche me cojo un puteo que te cagas.

«Pero si no he dicho nada…», dijo Zoe, que pasaba del enfado a la sumisión en milésimas de segundo.

«Lo he dejado todo por ti, ¿cómo me va a sentar que lleves a una chica al armario para elegir un bañador?», le decía desesperada Zoe. JAJAJAJA Para Zoe el enemigo público número uno son las trabajadoras del Primark, que le ayudan a elegir ropa a Josué.

El señor del pelo azul le dijo a Zoe que no había tentación que valiera, que él con su Zoe. Y Zoe ponía cara de boba y sonreía dejando caer más baba que un mastín operado de las muelas del juicio. Pero al segundo siguiente le dijo que se había «decepcionado mucho con él».

Zoe ni una disculpa, ¿eh?

«Primero voy yo y luego nosotros», dijo Zoe, que es lo primero en este mundo. Dios el primer día, cuando hizo la luz, ya traía a Zoe hecha de casa. «Pues yo no tengo un pensamiento tan egoísta como tu», le dijo Josué, que se entrega con el pecho abierto.

Josué hizo el amago de irse solo, para hacer la gracia. Por un momento pensé que se iba de verdad y eso me habría hecho feliz. «Salimos de la isla con deberes para casa», dijo Josué. ¿Deberes? Se llevan todas suspensas para septiembre.

Josué se llevó a Zoe en brazos, una metáfora preciosa de lo que va a tener que cargar con ella.

Hoguera de nico Nico y Gal.la, o cómo llevarse el plantón de tu vida

«Tengo miedo de ver a Gal.la y que se me caigan los pantalones delante de ella», dijo Nico, que tiene el valor justo para pasar el día. Nico duerme con la luz encendida y mira debajo de la cama por si está Gal.la acechando.

Gal.la estaba ya esperando en la hoguera. «Espero que esta vez Nico aparezca», dijo ella, porque Nico no es muy de ir a los sitios donde le esperan con mala cara. Si lo piensas, tiene todo el sentido.

«Nico sigue siendo mi pareja», dijo Gal.la que no sé qué necesita para romper una pareja. Sí, Nico lleva diez años viviendo en otro país, está casado con otra mujer, tiene seis hijos y dos órdenes de alejamiento contra mí, pero sigue siendo mi pareja. Y así.

«Ha venido», dijo Gal.la a Sandra Barneda cuando vio a Nico, por si Sandra Barneda es ciega.

Gal.la no se levantó a saludar. Se dijeron ésto: «¿Te lo has pasado bien?», «La verdad es que sí», «¿Y tu?», «También». Pues los dos felices. Ah, no, que estaban de mal rollo.

«Te pedí una hoguera de confrontación porque no estaba bien», dijo Gal.la, contando una trola enorme. JAJAJA Se la pidió porque le había visto pillando cacho con otra y le quería meter en el redil.

«No estoy enfadada», dijo Gal.la, enfadada.

«No he venido a hacer las cosas por venganza», dijo Gal.la pero me da que sí. Llamadme loco, pero me da la sensación de que todo lo que ha hecho Gal.la en la isla ha sido por despecho.

Nico sacó el tema de que Gal.la y ella follaban menos que David el Gnomo y su mujer. Gal.la confesó que le pidió a Nico que no hablaran de sexo, pero fue ella la que sacó el tema, diciendo que Nico… bueno, que lo mismo no le llamaban para trabajar en la industria del porno.

«En un año no te apetecía? Te lloraba todos los días», dijo Nico, que piensa que la mejor manera de meter la sardina en la lata es llorar. El que no llora, no mama y el que no llora, no folla. Calimero se hinchaba a follar porque siempre andaba triste. Lo sabe todo el mundo. Yo una vez me di en un dedo con un martillo, se me saltaron las lágrimas y cuando me quise dar cuenta estaba follando. Ni de dónde había salido la chica sé a día de hoy.

«Nico dijo que follábamos cada dos meses y yo necesitaba aclararlo, porque me echaba a mí las culpas», alegó Gal.la, que no desmentía lo de que en su casa había poco pecado. Esa casa era pura.

«No me ponía de la forma en la que me ponía antes», confesó Gal.la, cosa de la que se ha dado cuenta ahora. «NO ME PONES, TE LO DIGO AHORA, QUE LO SÉ, EN LA CALLE NO ME DABA CUENTA», le dijo Gal.la a Nico en toda la cara. El hecho de que prefiriera tirarse a las vías del tren que tirarse a Nico no le daba pistas.

Nico trató de explicar la metáfora de Milka y de Nestlé. Pero fue jodido. No había por dónde cogerlo.

«Puedo decirte cosas buenas de Gal.la, pero me las tengo que pensar…», dijo Nico, que para echar piropos necesita una jornada de reflexión. Y eso de que podía… no, no podía. Mira que le preguntó Sandra Barneda, pero a Nico por «Gal.la» y «Bueno» no le aparecía nada en la base de datos.

Gal.la vio las escenas de sexo de Nico y se reía. «Qué vergüenza», decía Gal.la, que se ha tirado a Miguel como el que come mortadela porque no tiene jamón.

Y como Gal.la le reprochó que no se decidiera entre Miriam y Rosana le dijo Nico: «¿Tú no estabas conociendo a tres tíos la primera noche que me conociste?». ZASCAZO, HOSTIA QUE TE CRIÓ. SE OYÓ EL GOLPE HASTA EN FILIPINAS.

Lo de Gal.la no había por dónde defenderlo. Intentaba dejar a Nico de pringao, pero él estaba muy venido arriba.

Y llegaron las imágenes de Gal.la con Miguel. Decía la muchacha que con Miguel siente cosas que con Nico nunca ha sentido. E imágenes de Gal.la bajando al pilón de Miguel. A ella las imágenes de Nico follando le daban asco y vergüenza, pero las propias le hacían gracia. Ya, ya sé que no es raro.

La tesis de Nico era que Gal.la fue el último plato de Miguel. «Eras la única que quedaba. Tú eres su segundo plato, o tercero o cuarto», dijo Nico. EEEEXACTO Porque Miguel lo intentó con todo lo que se movía en la casa. En esa villa había una papaya medio pocha que se sintió incómoda porque Miguel intentó tirársela.

Pero Gal.la que no, que Miguel está prendado de ella, que ella lo nota. En la vida, nunca, un tío ha mentido a una mujer para follar. Jamás. Antes se pone el sol por Antequera. Nunca.

Y Nico a todo esto, que le volvieron a preguntar, sin saber decir nada bueno de Gal.la. Ya verás el día que se acuerde qué emoción. Nico va a ir el resto de su vida con una libretita por si le viene algo bueno de su novia, apuntarlo.

«Me quiero ir con Miguel», dijo Gal.la como decisión final. Despechadísima.

Al saber que su relación con Gal.la había terminado Nico dijo que vale, que muy bien, que si quiere bolsa, señora. Nico decidió irse solo, aunque «mencionó» a Miriam. Así como el que le da un diploma de consolación.

Se dieron un abracito final más frío que el fondo de una nevera y hala, cada mochuelo a su olivo.

Y se fue Nico y llegó Miguel. El maromo dijo que sentía «a día de hoy una atracción física por Gal.la». PALAZO para Gal.la. Miguel dijo que se quería IR SOLO. «No por nada, sino porque creo que tú necesitas estar sola, siento conexión, pero necesito saber si te voy a echar de menos o no». Excusa. Excusa barata. Excusa de las que están en la sección de oportunidades, al lado de los productos a punto de caducar.

«Me imaginaba que ibas a decir eso», dijo Gal.la. Unos ovarios se lo imaginaba. Hasta penita me dio la muchacha.

Y vamos oiga con la hoguera de Rosario-Álvaro.

Rosario dijo que estaba «más preparada que nunca» para esa hoguera, como si llevara entrenando cuatro años y se hubiera sacado las oposiciones a bombero.

Vio llegar a Álvaro y se puso de pie. «Qué serio vienes», le dijo Rosario. JAJAJA Si quieres vienes como unas pascuas, que os habéis tirado a lo más grande, tampoco va a llegar dando saltitos y gracias a la vida.

«Estoy muy decepcionado contigo, quiero explicaciones», dijo Álvaro, que venía de ser hacer un trío. JAJAJA PERO QUÉ EXPLICACIONES, MUCHACHO. Ahí Rosario estuvo muchísimo más elegante. Dejó a Álvaro a la altura del betún. «No se trata de quién ha hecho más o menos», le dijo ella. Olé.

Llegaron los vídeos de Rosario tonteando con Suso, que no sé qué le ha visto, la verdad. Y de Rosario tirándose a Suso, no sé qué le ha visto, la verdad. Y esta va a ser mi coletilla cada vez que se hable de Suso.

Y también pusieron las imágenes de su tonteo y morreo con Simone, pero Álvaro no le dejaba verlo porque le hablaba y Rosario le dijo «Shhh, ¿te puedes callar un momento?», como el que molesta en el cine. Rosario estaba jodida porque no tenía palomitas.

«Qué asco, Rosario, tía», dijo Álvaro, que no ha follado, ni ha hecho un trío. Ah, que sí lo ha hecho.

«Yo no soy la Rosario que entró», dijo Rosario, que ha sido sustituida por un clon.

«Yo pensaba que me iba a morir si no dormía con Álvaro, pero me he dado cuenta de que no», explicó Rosario, que pensaba que Álvaro es como la máquina de respirar de la abuela.

Cuando llegaron los vídeo de Álvaro él le advirtió cabizbajo de que «vas a ver cosas que no te van a gustar». «Pues con la cabeza bien alta, afróntalo», le respondió Rosario. OLÉ POR ESTA CHICA.

Rosario veía las imágenes y apartaba la carita de la tablet. Pero cuando llegó el folleteo señalaba las imágenes como si Álvaro no supiera dónde estaban.

Cuando llegó el trío Álvaro se excusó diciendo «yo no lo decidí». JAJAJAJA No, él se sentía incómodo, no te jode. Él no quería. Y le pusieron las imágenes con el volumen de los gemidos a tope. «¡¡¡QUÉ RICO, QUÉ RICO!!!», gritaba Rosana como si estuviera viendo a Arguiñano haciendo un estofado en la tele.

«¿Sabías que ese trío le iba a sentar mal a Rosario?», preguntó Sandra Barneda. JAJAJA No, qué va, Álvaro pensaba que Rosario le iba a dar una piruleta de premio por ser un Johnnie Fucker.

Luego pusieron vídeos de Álvaro llorando por Rosario, diciendo que la quería mucho, que era muy importante. «Es la única persona que me ha entendido sobre la faz de la tierra», decía el muchacho, que le habla a otra gente y no le entienden. Solo hablan Alvarés Rosario y él.

Ahí Rosario se enterneció, le cogió las manos y le dijo «me creo que me has querido mucho, nos queremos mucho, pero lo hemos hecho mal y nos lo hemos cargado y el amor no puede con todo», le dijo Rosario. ¡¡¿¿OYES ESO, PAZ PADILLA, EH, EH??!! El amor no puede con todo.

El caso es que se dieron un bonito abrazo de despedida llorando los dos que le tocó la patata a Sandra Barneda, que este año ha hecho un ejercicio para no llorar encomiable. Qué malos ratos pasa esta mujer tratando de no poner caras. Ahí lloraban Álvaro y Rosario, Sandra Barneda, los cámaras, las palmeras y hasta una señora de Albacete que no sabía por qué pero se puso triste de repente.

No se puede ser más maravillosa.

«Yo a Rosario no la quiero, yo la amo», acabó por decir Álvaro, que distingue entre esas dos cosas. Álvaro puede amarte sin quererte y quererte sin que le gustes y gustarle sin que te ame y cosas así.

Rosario, en una escena melodramática, se quitó el anillo que le había regalado Álvaro. No te lo quites, le dijo él y se lo volvió a poner. Le faltó pegárselo con superglue.

El caso es que Álvaro decidió irse solo de la isla. «Desde este momento, Rosario, Álvaro y tú ya no sois pareja«, dijo Sandra Barneda, que cuenta como un registro notarial. Sandra Barneda puede divorciarte cuando ella quiera.

Jo, a mí esta hoguera me tocó la patatita.

En cuanto Álvaro se fue Rosario se quitó el anillo, procuró que no se le viera tol papo con el vestido ese que llevaba que era como ponerse una gasa para cubrirse las vergüenzas, lo besó y lo tiró a la hoguera. Joder, esa hoguera es como el crematorio de un vertedero. El día que los arqueólogos excaven ahí van a flipar al encontrare a Rosito, pulseras, anillos… eso va a ser el Atapuerca del año 3.000.

Y llegó Suso, porque Rosario se quería ir con él. «Cada vez que la veo me pongo tonto«, dijo Suso. Cada vez que la veo. Total, que Suso, que no sé qué le ha visto, decidió irse con Rosario. Y se comieron los morritos.

Y llegó la hoguera drama, el acabose de la toxicidad, el summum del sufrir tonto: la hoguera de Tania y Alejandro.

«A la hoguera voy entre nervioso y tranquilo», dijo Alejandro, que lo mismo estaba más arrimado a lo nervioso que a lo tranquilo, porque iba en el coche sudando como un pollo en un asador y relinchando. Y eso que llevaba la camisa abierta hasta el ombligo, porque los chavales en esta isla piensan que los botones de las camisas están de adorno.

Sandra le preguntó a Alejandro que cómo quería ver a Tania y Alejandro en lugar de decir que la quería ver bien, tranquila o feliz, dijo que la quería ver «con moño y vestido azul eléctrico».

«Si le hubiera dado una cita a Stiven me habría faltado al respeto a mí», dijo Alejandro, al que es fácil faltarle al respeto. Una estatua

«Mira, ¿quieres tocar? Estoy que se me va a salir el corazón», le dijo Alejandro a Sandra y se fue a que le tocara de verdad. Sandra tuvo que ponerle la mano en el pecho sudado y depilado, que eso debía ser como tocar un lechón que viniera de hacer footing.

Y apareció Tania y lo primero que le preguntó Alejandro es si había tenido una cita de 24 horas. Sí. Y el muy despechado, el muy flipao, dijo «yo también la he tenido y el juego este se me ha escapado de las manos y he dormido con ella». DIOS, DIOS, PERO DE VERDAD.

«¿Qué sientes al perderme?», le dijo Alejandro, intentando por todos los medios hacer que Tania se sientiera mal. Lo normal que le haces a alguien a quien amas. Pero Tania estaba entera, impertérrita. Olé por ella.

«Te has pasado toda la experiencia preocupado porque otro hombre te quitara a tu mujer sin darte cuenta de que eras tú el que estaba estropeando nuestra relación», le dijo Tania y si pones el vídeo a cámara lenta se puede ver el momento exacto en el que a Alejandro le explota la cabeza. Levantó las cejas de la sorpresa. Las levantó que las cejas de Alejandro están ahora pegadas a un satélite ruso.

«Era un juego, yo lo veo bien, si tú lo ves mal, es tu problema», le dijo Tania sobre los juegos picarones en la villa. OLÉ TANIA DIOSA.

Y sin venir a cuento a Alejandro le salió la vena rara y dijo: «¡Ese es otro tema!, ¿Tú eres lesbiana, bisexual o algo?». O algo. Intenta tú explicarle a Alejandro lo de los no binarios, pansexuales y demás. Ya le da el telele pensando que Tania pueda responder a todas y cada una de las siglas del LGTBIQ+.

«¿Qué Tania eres tú?», le preguntó Alejandro, que le faltó pedirle el DNI para saber quién era.

Y Sandra Barneda le sacó a Alejandro la verdad sobre que no había tenido una cita 24 horas. Él puso cara de niño de 10 años al que le pillan en una mentira. Es tan maduro como un aguacate duro. Hay manzanas de plástico en los bazares chinos más maduras que Alejandro.

Alejandro vio a Stiven abrazando a Tania y lamiéndole la cara en un juego y decía «¿EN SERIO, EN SERIO?«, como si estuviera viendo una orgía hasta con cabras. El muchacho se pasaba las manos por la cara y decía que tenía «una decepción enorme». «Le ha comido la nariz», se quejaba. No era una metáfora, era la nariz. Todo el mundo sabe que comerle la nariz a otra persona es lo peor.

Porque Dios quería cuadrarlos a 1o, pero al pricipio los Mandamientos eran 11 y el último era: «No te comerás la nariz del prójimo».

«¡¡¿¿QUÉ JUEGO, QUÉ JUEGO CARAJO, TANTO JUEGO, QUÉ BOCHORNO??!!», se puso ya a levantar la voz Alejandro, más posesivo que un banquero. Este chaval es más inseguro que un puente colgante carcomido. Sentarte encima de una motosierra y tratar de arrancarla es más seguro que Alejandro.

«En algún momento he pensado en besar a Stiven pero no lo he hecho porque lo que siento por mi pareja va más allá de un beso o una noche», dijo Tania y eso a Alejandro le pareció «patético». DIOS, QUÉ CANSINO.

Para Alejandro todo era un bochorno. Menos sus vídeos. Porque llegaron los vídeos de Alejandro poniendo a parir a Tania y diciendo cosas como «como la follo yo no la va a follar nadie». «El notas le comió hasta el chocho también», se inventaba Alejandro, diciéndoselo a toda su villa.

Y después de ver eso dijo: «¿Qué? Ese es el Alex de siempre». PUES NO SÉ QUÉ HACE CON ÉL.

Todo lo que Alejandro sabía decir era: «No entiendo nada». Que alguien se lo explique con una pizarrita o unos guiñoles o algo.

«No me tienes respeto y lo peor es que piensas que yo no me lo tengo», le dijo Tania a Alejandro, que ha hablado mal de Tania y para él la excusa era que «estaba enfadado». «¿Tú sabes cuántas noches no he dormido y no he comido?«, preguntaba Alejandro, como el que habla con su dietista. No sabías si era un reproche o es que de verdad quería saberlo.

Y llegó el momento de decidir. Alejandro dijo que se quería ir con Tania. Y se puso a lloriquearle a Tania para que dijera lo mismo, pero Tania se mantuvo firme y dijo que se quería ir sola. «TANIA, POR FAVOR, POR FAVOR, PIENSALO, POR FAVOR, TE LO SUPLICO«, le decía Alejandro. El amor propio de este chico está en algún lugar del Triángulo de las Bermudas.

«¡¡EL AMOR DE MI VIDA, ¿CÓMO ME HACES ESTO?!!», Ahí Alejandro desplegó el chanje emocional como el que entra en una boda echando pétalos de rosa.

El caso es que Tania se fue sola. Olé por ella. Trató de irse de una forma cordial y elegante, dando un beso a Alejandro, pero él estaba con la rabieta y no quiso.

 

Y el premio a la relación tóxica (de matar peces en un río) en ‘La isla de las tentaciones’ es para…

Alejandro y Zoe, ojalá salieran juntos.

Si algo nos enseña La isla de las tentaciones es que hay gente que vive las relaciones como el que vive un calvario por puro deporte. Pero no una reunión de calvos, no, un calvario de los de ir con la cruz a cuestas y sufriendo a todo lo que dé. El BDSM del sentir. En esta edición las personas que más han logrado sufrir, reconcomerse, ponerse pesados, reiterativos, controladores, montarse películas, exagerar y dejar que tu inseguridad domine tu vida han sido Alejandro y Zoe.

Qué hartura de personas, que no les han hecho nada sus respectivas parejas y actúan como si les hubieran sido infieles en una orgía con sus padres. Y eso es muy tóxico. Cuando pides explicaciones todo el rato, cuando piensas que tu pareja es tuya y no alguien libre que decide estar contigo, cuando todo lo interpretas por lo malo… chungo chatungo.

Es que estos dos ven a alguien dándole un caramelo a un niño y piensan que se lo está robando. ¿Sabéis el rumor de que las calcomanías llevaban droga? Lo mismo lo inventaron ellos dos por sacarle peros a esas pegatinas. Pasarlo bien es caca.

Pero llegaremos y repasaremos esos momentos, pero vamos por orden a contar lo que pasó en la primera mitad de la final de La isla de las tentaciones.

Lo primero que vimos fue la última hoguera de confrontación entre solteros y los chicos. Llegó el soltero favorito de Tania, que es Stiven, más conocido como ‘El largo’. Alejandro estaba feliz. Ah, no, me informan por el pinganillo que para Alejandro las siete plagas de Egipto eran la conversión del agua en sangre, la invasión de ranas, los piojos, las moscas, la peste del ganado, las úlceras, la lluvia de fuego y granizo y Stiven.

«No quiero verte fuera de tus estribos», le dijo Álvaro, pero es que Alejandro pasa tanto tiempo fuera de sus estribos que está empadronado ahí. Alejandro tiene que ir a su centro de salud de referencia y tiene que salir de los estribos.

«Te agradezco que me vetaras porque así nos dimos cuenta de que ambos nos echamos de menos«, le dijo Stiven a Alejandro, que se hizo el ofendido y dijo que no había sido él, que lo decidieron los demás. Así, sin pensarlo. Lo primero que se les vino a la cabeza, no te jode.

«Eres una persona insegura, cobarde y tienes una falta de confianza en Tania y faltas de respeto que en una relación no son tolerables», le dijo Stiven. OLÉ, OLÉ Y OLÉ.

Preguntas de Alejandro a Stiven:

¿Has llegado con Tania a más de un beso en la boca o intimar? «No», dijo Stiven. Pero «a veces no hace falta hacer acciones para decirse las cosas». Hacer acciones. Hacer acciones de hacimiento de cosas hechas accionando acciones hechas.

«Yo sé lo que Tania siente por mí, me ama», dijo Alejandro. Para qué le vamos a preguntar.

Segunda pregunta: ¿Tania me ama? «Sí», dijo Stiven. «Pero». Stiven siempre tiene un pero. «Está abriendo los ojos», le dijo El Largo. Tania es como un bebé, que hasta pasado un tiempo no abre los ojos. Ahora mismo sólo ve manchas borrosas. Sólo le falta a Tania tener fontanelas.

Tercera: ¿Te gustaría ser yo para tener una novia como Tania?, «No», dijo Stiven. Ahí no hubo peros ni cojones en salmuera. No y ya.

«Tú no eres yo», dijo Stiven, por si habíamos pensado que él y Alejandro eran la misma persona. Stiven lleva siempre colgando el DNI para que sepáis que no sois él.

«Yo la hago reír mucho y tú no tienes cojones para eso», dijo Alejandro. Un eunuco no puede ser cómico. Si no tienes cojones no puedes hacer reír, todo el mundo lo sabe. Tiene una pinta Alejandro de ser la alegría de la huerta que flipas. Alejandro en una chirigota y acaba el público llorando y llamando a su psicólogo.

«El problema es que la cohibes», dijo Stiven. Noooo, qué vaaaaa, Alejandro es muy de dar libertad a su pareja. Para Alejandro una pareja abierta es una pareja que no está en prisión.

Alejandro intentó darle la mano para despedirse, pero se quedó con la mano como un mimo con un calambre, porque Stiven se piró. A Alejandro eso le sentó como una patada en el culo, así que en lugar de un hasta luego Alejandro le dijo: «Eres un mierda, eres un mierda, fuera, fuera».

Más tarde los maromos solteros volvieron a la casa con las chicas y se pusieron a poner a parir a los novios, diciendo burradas que supuestamente les habían dicho de ellas.

«Álvaro dijo que cada vez que salgo por Elche le pongo los cuernos a Rosario«, dijo Suso, inventándose el orden de los acontecimientos de cuando le intentó entregar la diadema de los cuernos.

«No sé qué haces tú con una persona como él», dijo Stiven a Tania. Y no les dijeron a las chicas que habían pillado a sus novios sacrificando bebés en nombre de Satán porque en la isla no hay bebés.

Los chicos regresaron con las solteras. Ellas hicieron lo propio, despellejando a las novias. Miriam y Rosana se cebaron con Gal.la y Sabela les contó todo lo que le habían dicho las novias malas en plan niña desvalida. Sabela se pone al lado de la cerillera congelándose y le dan la limosna a Sabela.

«Eres una bocazas de mierda y tienes que hablar cosas del pasado de cuando yo estaba soltero. Eso es ir de mala, jugar sucio», le dijo Josué a Jenifer, cuando le contó lo que había pasado en la hoguera y que se había chivado de los vídeos guarrindongos que se habían mandado Jeni y Josu. Y estaba Josué tan enfadado que se puso a cenar. Que los disgustos no te quiten el hambre. A Josué lo condenan a muerte y disfruta de la última cena como un gorrino. 

Alejandro se puso a interrogar a todo el mundo sobre Tania. Qué pesado es, Cristo Bendito. ¿Qué ha dicho, que ha hecho, qué, qué, qué? Me bajo de la vida.

«Me ha dado pena Sabela, me ha parecido buena chica«, dijo Rosario ya en su villa, después de que la pusieron a parir. No la enterraron en la playa para que los cangrejos le comieran la cara de milagro, pero qué buena chica.

«En personalidad la gano, en físico me puede ganar, es más guapa, vale, pero en personalidad ha quedado retratada», dijo por su parte Sabela de Rosario, porque Sabela se piensa que las personas son como los pokémon, que tienen puntuación en las habilidades.

– ¡Ataque de guapura!

– ¡Contrataco con personalidad guay!

– ¡Rayo de teta gorda!

– ¡Vendaval de pestañas!

Y así.

Llegó una ceremonia de últimas citas de los chicos, con las solteras en formación delante, que no sabías si iban a elegir o a fusilarlas. Ya sabéis que la última cita es de 24 horas en un hotel. Llámalo última cita, llámalo picadero.

Álvaro decidió tener una última cita VIP con Sabela. «Me gusta Sabela, me gusta lo que hace conmigo», dijo Álvaro. Nos ha jodido, porque lo que hace son tríos. Eso es como tener la casilla del Paseo de la Castellana en el Monopoly, te da muchas alegrías.

Josué declinó tener una cita final. CITA FINAL. Suena a película de Schwarzenegger.

Nico dijo, con sus santos cojones, que quería una última cita, pero que le seguían gustando las dos. Pero las dos estaban hasta el mismísimo papo de Nico, así que le pidieron que se decidiera, que pasaban de ir juntas. Nico se aferra a la posibilidad de hacer un trío como los demás nos aferramos a la vida. «¿Me tengo que decidir, no?», preguntó aún así Nico, que es de entendimiento lento.

Eligió a Miriam. Rosana se lo tomó con deportividad, aunque exclamó un «qué heavy todo». Y un «hace daño». Miriam se puso muy contenta.

Alejandro dijo muy ufano que no quería una última cita, como si esperara una galletita de premio por esa respuesta.

Sandra Barneda se descojonó de Alejandro diciéndole que iba a tener una cita final con Josué, pues ambos se quedaban solos en la villa. Compadezcamos a Josué. El resto de solteras se tuvo que ir ya para su santa casa.

Y turno de las chicas para elegir últimas citas.

«La Rosario de antes era más débil y más dependiente y la de ahora es un mujerón», dijo Rosario, que es como Hulk cuando se cabrea, se transforma en un mujerón. Rosario va por la vida sólo con unos pantaloncillos rotos y teñida de verde.

«La Zoe que sale es diferente a la que entró, he madurado mucho», dijo Zoe. Una mierda, sale igual de especialita que entró, con las mismas taritas controladoras. A mi entender, Zoe en las relaciones es tan tóxica que se baña en un río y salen los peces flotando boca arriba.

Rosario eligió tener una cita final con Suso. Cuando alguien elegía Sandra Barneda les decía: «Ve a por él», como en un self service. Era como adoptar un perrillo, elegías el que te daba más pena y te lo llevabas para casa.

Zoe decidió no tener una cita final. Por suerte para los solteros, porque 24 horas con Zoe deben ser duras como diez años en Guantánamo.

Gal.la eligió tener una cita final con Miguel. O con el despecho, vete tú a saber.

Tania quiso una cita final con Stiven. Cuando Alejandro lo vea le da un parraque gordo. «Al principio era solo atracción física, pero me he dado cuenta de que es algo más», dijo Tania. ¿Habéis oído eso? Era la cabeza de Alejandro haciendo PUM.

Cita de Nico con Miriam. Nico se dedicó a regalarle las orejas y a decirle que su primera mirada fue para ella. La segunda mirada fue para las tetas de Rosana. «Rosana me miraba y tienes que entender que convivir 24 horas con una mujer que te atrae…«, le explicó Nico. JAJAJA Si Nico pasa mucho tiempo contigo, te folla, ya seas Rosana o un gorrino criado, superadas las 24 horas es demasiado y quiere darte zanahoria.

Tuvieron una «cena romántica», que es cenar en la puta selva mientras te comen los mosquitos. Morir de fiebres tifoideas, lo más romántico que hay. Yo si no me cojo un buen parásito no siento que esté enamorado.

Gal.la se fue con Miguel, que es un flipao. Lo mismo soy yo, pero a él le gusta Gal.la lo justito tirando a poco. «He ido tantas veces a tu habitación que ahora es mía«, le dijo el machito.

Ellos también cenaron. «Se va a encontrar con un Miguel más abierto«, dijo el maromo. Se refería a la camisa, porque no sabe cómo abotonársela más arriba del ombligo. Miguel lleva más escote que Norma Duval en un cabaret.

Por la noche hubo metesaca. «Voy a hacerlo con todas mis ganas», dijo Gal.la, que hasta ahora lo había hecho con las ganas en un porcentaje inferior al 100%.

Álvaro y Sabela se fueron a su cita. «Lo que tiene dentro Sabela me gusta«, dijo Álvaro. Lo que tiene dentro. Bueno, pues nada, mi mente sucia se ha dado un festín con esa frase.

Su cena también fue al lado de una piscina. En República Dominicana es imposible cenar lejos del agua, no sé por qué. Debe ser por si la comida pica mucho que te puedar arrojar.

«Yo sé perfectamente que te quiero», le dijo Suso a Rosario, a la que se le hizo el culo pesicola. «Si sigo así con él puedo llegar a quererle», dijo ella, que no se lo dijo, porque me da que no lo tiene claro.

Mientras, en su villa, Josué pasaba el tiempo poniendo cara de macho intensito que mira al infinito entrecerrando los ojos tratando de parecer atractivo, pero dando sensación de tener sueño o estar cagándose fuerte. Zoe hacía lo propio en su villa, paseando por la orilla mientras se atusaba el pelo. Estos dos viven en un anuncio de desodorante.

«Necesito que Tania me explique muchas cosas«, dijo Alejandro sobre la hoguera final. Tania tiene que explicar tantas cosas que le van a convalidar la carrera de magisterio.

Al final de las citas el único que se quedó sin enterrar a la jirafita fue Stiven, porque Tania decidió que durmieran separados.

«Si Tania ha tenido la cita de las 24 horas me voy a enfadar, porque es una falta de respeto«, dijo Alejandro, porque para él todo lo que no sea que Tania ingrese en un convento de clausura es una falta de respeto. Y lo del convento lo ve medio mal, porque hay muchas mujeres y vete a saber si Tania es bisexual y se lía con alguna.

«Me he aferrado a la confianza«, dijo Alejandro. Alejandro, aferrándose a la confianza:

«Si ha tenido una cita de 24 horas seguramente ni la salude«, añadió. VENGA AHÍ LA CONFIANZA A TOPE, COÑO, QUE LE REZUMA LA CONFIANZA. Alejandro se tiene que poner fregonas al rededor para recogerse la confianza.

«Fallar no solo es una infidelidad carnal y Josué me ha fallado«, dijo en su villa Zoe. VAMOS YA. Para Zoe todo lo que no sea cortarse el pene y quemarlo en sacrificio al dios del la fidelidad rancia es fallarle. Ese dios no se llama Yahveh. Se llama YaNoVé. Para Zoe el novio ideal es el que va por la calle con unas anteojeras como las de los caballos y la cabeza gacha.

«Voy a hacerle muchas preguntas que no van a ser cómodas para él», advirtió Zoe sobre cómo iba a ser su hoguera final con Josué. Yo soy Josué y voy a la hoguera, pero para arrojarme dentro, que debe ser más cómodo que responderle cosas a Zoe. La inquisición no condenaba a responder a Zoe porque era pasarse.  «Espero que sepa pedirme disculpas», dijo Zoe. ¿PERO DE QUÉ, DE QUEEEEEE?

Sandra Barneda se fue a despedir de los chicos y de las chicas y les pidió un abrazo comunal que parecía un cumpleaños de Teletubbies.

Y fin por el momento, pero ojo a las hogueras finales porque eso promete ser un desparrame.

La cosa se va de madre en las hogueras de ‘La isla de las tentaciones’ con chulerías, insultos y despellejes

Sandra Barneda, viendo el meme de los spiderman que se señalan a sí mismos. (FOTO: TELECINCO)


Si Torquemada levantara la cabeza miraría con admiración a las chicas de La isla de las tentaciones por cómo despellejaron a las solteras en la hoguera de anoche. Bueno, es que a Torquemada veía una fogatilla y ya se ponía contento. Con los chicos pasó al revés, fueron los solteros los que llegaron con la chancla en la mano para soltar sopapos.

Vamos a ver… ¿por qué odiar al que se ha liado con tu pareja en lugar de odiar (si es que odiar cabe) a tu pareja? Vas a La isla de las tentaciones, donde sabes que va a haber 10 chicos o chicas cuya única misión es tentar y liarse con tu pareja y luego vas y te indignas con ellos porque se lían con tu pareja. Joder. Es como si te cabreas con el pescadero por haberte limpiado la merluza que le has pedido que te limpie.

Pero nada, oye, las chicas, despellejando a otras chicas solteras y libres y los chicos sacándose el pene para ver quién era más macho y quién supuraba más estosterona. Si las hormonas de macho fueran inflamables acababan explotando todos. Menos mal que Sandra Barneda ponía ley y orden porque la cosa se fue de madre en más de una ocasión.

Pero vamos por orden. Lo primero es seguirme en redes sociales, donde salgo haciéndome selfies en todas y cada una de las actividades diarias que realizo. Si pasas rápido mis publicaciones te sale una película animada. Instagram: @GusHernandezGH / Twitter: @realityblogshow. 

La cosa comenzó con el final de la hoguera de confrontación entre Darío y Sandra. Darío decidió irse solo de la isla, lo que viene siendo sinónimo de romper su relación.

– Paqui, he decidido salir solo de casa.

– Pues sal, Manolo, que ya eres mayorcito.

– No me has entendido…

Y así.

«Darnos un tiempo es lo mejor que nos puede pasar ahora mismo», dijo Sandra, que le toca el euromillones y le trae el dinero en una bolsa Chris Hemsworth con la chorra fuera y bueh, bien, pero no es lo mejor, como darse un tiempo con Darío.

Darío se fue por el pasillo de las hogueras cabizbajo. Pero tan cabizbajo que se fue cabienterrado. Darío iba más abatido que un soldado de la Primera Guerra Mundial.

Sandra decidió abandonar la isla sola. «Lo tengo muy claro», dijo, porque Rubo no era una opción ni aunque fuera el único hombre sobre la tierra. «Necesito disfrutarme», dijo Sandra, como si fuera ella un filete con patatas y se lo quisiera comer tranquila.

«Fuera de aquí vamos a tener amistad, pero no va a ir más allá«, dijo Sandra de Rubo. En serio, el dueño de un bar que compra 800 botellas de fanta a la fábrica es menos pagafantas que este pobre chico.

Fiesta: Comenzó el mamoneo. como el que mira un pollo asado. Hacía falta una palanca para separar los ojos de Rosana del culo de Sabela. Rosana miraba a Sabela

Nico estaba como loco por montarse una orgía. Al parecer la bisexualidad de Zoe y Tania es un problema, pero la de Rosana y Sabela no. Machitos, esos seres de pensamiento ilógico y contradictorio, lo que es completamente comprensible teniendo en cuenta que ese pensamiento se genera en los cuerpos cavernosos del pene.

Rosario volvió a tener movida con Simone, porque le comió la oreja por haberle gustado Tania y luego ella. «A Simone le da igual una que otra, la que caiga ha caído», se quejaba Rosario, que acaba de descubrir el funcionamiento básico de un varón. Los hombres, puestos a encontrar muchacha, funcionan como un hipopótamo del tragabolas. No se mira el color, si pasa cerca se estira el cuello y se abre la boca.

Darío llegó de la hoguera a su villa y estaban todos dando saltos de alegría y felices. Hasta que Darío les dijo que se iba. Bajona.

El conciábulo puso a parir a Sandra. A cada cosa que Darío decía hacían un comentario para ponerla a parir. Y les dijo que se iba y todos se pusieron tristes.

«Pase lo que pase, no os caigáis«, les dijo como consejo final, que no sabías si se estaba despidiendo de La isla de las tentaciones o de La isla de los funambulistas.

«Definiría mi paso por la isla de las tentaciones como aprendizaje«, dijo Darío. Yo lo definiría como un remake de la película de Mahatma Gandhi. Darío ha sido tan santo y tan bueno que lo de Jesucristo de salvar a la humanidad con su martirio fue un acto egoísta a su lado.

Volvemos a Nico. Estaba bailando con Miriam y luego se ponía a bailar son Rosana y con las dos hacía movimientos como de lombriz haciendo el pino.

«Me encantas tú y me gusta Rosana», le dijo como aclaración sobre sus sentimientos. Creo que en su cabeza significa que Rosana le gusta un pelín menos, pero vamos, que de foto finish y Var para comprobarlo.

Pero acabó en la habitación con Miriam. Y estaba ahí Nico intentando enterrar al teleñeco cuando Rosana se presentó y abrió la puerta.

Y con Miriam despatarrada y ofrecida en la cama y él en medio, frotándole la Oscar Mayer que parecía que estaba lijándole el parrús a Miriam, tuvo los SANTÍSIMOS COJONES de decirle a Rosana: «Estaba hablando con ella».

Nico se piensa que para hablar con una persona le tienes que enchufar el micro. A Nico le pillas en un bukake y te dice que estaba en una reunión de Zoom.

Rosana se cogió un disgusto gordo y acabó llorando en brazos de Sabela. Y ya conocéis el dicho (que me acabo de inventar): Cuando más consuelo, más te la cuelo.

Cuando pudo apartar la vista del culo de Miriam, Nico se percató de que Rosana lloraba y se fue a hablar con ella. «Escucha, por qué lloras, ¿porque se va Darío?», le dijo Nico. JAJAJAJAJAJA JAJAJAJAJA en serio. JAJAJAJAJA

Te ve Nico con un cuchillo clavado en el pulmón y te pregunta si lloras porque tienes que fregar el cuchillo.

Cuando Rosana le dijo que lloraba por él, Nico preguntó: «¿Pero me has visto haciendo algo?» JAJAJAJAJA NO, NICO, SÓLO TE HA VISTO TRATANDO DE METER EL HURÓN EN LA CONEJERA.

Qué cara más dura. En serio, que la policía ha dejado de usar escudos de kevlar en los asaltos y ahora los GEO entran a los sitios cubriéndose con la cara de Nico. Hasta misiles te para la jeta de este muchacho.

«Estoy debatiéndome, para mí cada noche es un partido nuevo, quien sabe si acabaré con Miriam o con Rosana«, dijo Nico en la rueda de prensa posterior al encuentro. Pobre Nico, de verdad, que vive atormentado por la duda. Hamlet después de matar a todo bicho viviente estaba menos torturado que Nico tratando de decidir si le gustan más las tetas de Miriam o de Rosana.

«Me apetece dormir con las dos, así que si queréis subir a dormir conmigo…», les dijo Nico ambas. Está obsesionado con lo de hacer un trío. Pero como era normal, las dos le mandaron a la mierda y se fueron a dormir cada mochuelo a su olivo.

Nico quería un dos contra uno y acabó en un cinco contra uno. Nico monta una orgía en una prisión de mujeres y por la noche se le fugan todas.

Y a la mañana siguiente lo llevaron a la playa y le dieron una caja con la letra de Gal.la, esa carta que escriben las parejas antes de empezar. Y Gal.la de decía en la carta que le quiere y Nico se puso a llorar. No sabemos si por Gal.la o porque se quedó sin trío la noche anterior.

En paralelo, Gal.la leyó la carta de Nico. Nico tiene letra de acabar de superar los cuadernillos Rubio. Me extrañó que no empezara la carta diciendo que su mamá le mima.

«Espero que estés orgullosa de mí», le decía en la carta Nico. Pues lo mismo no, Nico, lo mismo no. A Gal.la las palabras de Nico le sudaron el mejillón que flipas. Se enterneció menos que una piedra hervida.

«Nuestra perrita a partir de ahora sólo va a tener una madre», dijo Gal.la, que va a matar al perro que le dio la vida a su perrita para que se quede sin padre.

Alejandro leyó su carta. El intensito leyendo cosas. Tania le decía que quiere que tengan «hijos preciosos». Y si salen feos pues para eso inventó Dios los hospicios y los abandonos en las puertas de los conventos.

«Si esto es verdad, que lo demuestre«, dijo Alejandro, que no cree en la presunción de inocencia.

En su carta, Alejandro le decía a Tania que «el amor lo puede todo». Ochenta veces. Alejandro piensa que el amor le puede a Hulk. El amor puede inflar a hostias a Godzilla. Si en lugar de enviar al blando de Frodo a llevar el anillo mandan al amor El señor de los anillos se acaba en la segunda página.

«Respétate a tí misma», le decía Álvaro, por no decirle «soy un inseguro y no hagas nada que mi mente dramática pueda convertir en una grave afrenta».

Y Alejandro acabó diciendo lo que le dirías a Endesa: «Eres la luz que me ilumina». 

La carta de Zoe decía que ama a Josué y un montón de tópicos más. «Somos aventureros», le decía y añadía «confío en tí», pero no confía en él cero patatero.

Zoe leyó la carta de Josué y dijo «él nunca escribe». Si Josué hubiera sido médico te tenías que llevar las recetas de memoria, porque él no escribe. Menos mal que la carta la ponen en el programa con la voz del que la escribe, porque Zoe estaba gimoteando al leerla y si la pones a leer un dictado en clase de lengua y los niños escriben esto:

Jos… giñeeeeec buuuuaaaa, joooo, snirf, uuuuuuum.

«Tu bizcochito con tres chocolates, oreo y lacasitos», se despedía Josué. HOSTIA QUE LOS DIABÉTICOS NO PUEDEN SALIR CON JOSUÉ, que los mata. La mitad de de la producción mundial de azúcar la gasta Josué despidiéndose en una carta.

Álvaro leyó su misiva. No llegó a la tercera línea antes de llorar. Luego se puso a darle manotazos a la carta «la persona a la que más he querido, que más me ha apoyado y que venga y que me haga esto… la echo de menos pero no puedo perdonarle lo que me está haciendo», dijo Álvaro.

PERO CÓMO SE PUEDE TENER TANTA CARA, JODER. Lo que él le hace a ella no existe.

Rosario leyó la carta de Álvaro. Creo que la había copiado de la wikipedia. Al final le había dibujado un corazón como con un cordel, como si fuera un globito volando, pero como era un dibujo chuchurrío parecía un corazón con un anisaquis gigante comiéndoselo por dentro.

Rosario dijo que la carta llegaba cuatro años tarde. Cómo está Correos de mal, joder. Así que la rompió y la tiró al aire, pero lejos de quedar como algo poético, con el viento llevándose los pedazos, quedó como que se tuvo que poner a barrer después.

Rosario se puso a contarle a su cohorte de maromos lo de la carta de Álvaro. Cómo le gusta a esta muchacha tener audiencia.

«Miguel ha sido la persona que me ha dado luz, llegué muy apagada», dijo Gal.la. Miguel lo mismo te seduce que te pone un halógeno en el techo. En el caso de Miguel lo de que te pones las pilas es literal. Miguel sale contigo y no te compra flores, te compra paneles solares y un plafón de cocina. Para iluminarte.

A la mañana siguiente Nico y Rosana hablaron. Ella le dijo que se sintió incómoda y Nico aprovechó para besuquearla. Ella le pidió un abrazo y él se lo dio, previa advertencia de que estaba «pegajoso». Nico mata el romanticismo. Pero lo mata con saña. Nico es como un genocida de los momentos bonitos.

Y apareció Sandra Barneda en la villa de las chicas. Como ella va siempre monísima que parece que viene de la portada de Vogue, a las chicas les daba vergüenza bajar en chándal a verla.

Rubo, que es el logotipo de los Pagafantas, dijo que él se había enamorado de Sandra y que es una chica que vale oro. Así que le dijo a Sandra Barneda que si Sandra la rubia no estaba él no quería estar. Y se fue. Abandono voluntario. PERO TÍO, QUE ESTÁS A GASTOS PAGADOS EN UN PARAÍSO. Que le den a Sandra, que se ha ido sin tí, muchacho.

Barneda se fue a hablar con las chicas. Les preguntó por las cartas. A Tania le había gustado a medias y dijo que no está segura de que quiera estar con Alejandro. Las duda es por qué aún no lo tiene claro.

Rosario se quejó del retraso de Álvaro en mostrar sus sentimientos. «Del dicho al hecho hay un trecho«, dijo Rosario, que es muy de refrán antiguo y a partir de ahora el muerto al hoyo y el vivo al bollo, porque el que no llora no mama y donde come uno comen dos.

Gal.la dijo que la carta de Nico no le había hecho sentir nada. A Gal.la el día que dé a luz no le ponen la epidural, le ponen la carta de Nico y la insensibiliza.

Y mandaron a Rosario a una misión: Ver en directo a Álvaro durante 10 minutos. «ROSARIO, LO QUE VEAS CUÉNTAMELO«, le dijo Zoe para que mirara qué hacía Josué. Madre de Dios. Yo soy Josué y miro a ver si hay cámaras escondidas en mi casa.

A Rosario le pusieron una tele con todas las cámaras de la casa de los chicos y podía elegir una u otra según quisiera. Y oh, casualidad, estaba Álvaro hablando con Nico y hablando de Rosario. «Yo la miro por la mañana y el momento más bonito es cuando se despierta y se va a trabajar«, decía Álvaro. Pretendía ser bonito, pero sonó a «el momento más bonito es cuando la pierdo de vista».

Pero Rosario se la tomó a bien y se enterneció, porque Álvaro decía cosas bonitas de ella. «Quiero pensar que se acuerda de mí», decía el maromo, por si Rosario le ve y no cae en quién puede ser.

Ahí Sandra Barneda empezaba a apretar lo labios para que no se le notara la emocioncita. Qué grande es Sandra Barneda en este programa, de verdad. Es capaz de emocionarse y luego apagarle la tele a Rosario con el mando a distancia sin problema. No se puede combinar mejor la naturalidad con la profesionalidad.

«Yo me iría a mi casa con ella, tío», le decía Álvaro a su colega Nico. «Yo quiero un campo con ella y formar una familia«, decía Álvaro. Lo del campo no lo entendí. «La cojo, me voy en un avión a España y me encierro con ella», no te vas a ir a España cabalgando un delfín, muchacho.

«Siento ganas de cuidarle y de abrazarle en este momento», dijo Rosario al acabar su visionado. Cuidarle, ojo. Le ponen en ese momento a Álvaro delante y hasta lo amamanta.

Rosario volvió a la isla y les contó el panorama. Suso vio comprometido su romance con Rosario y se puso a criticar a Álvaro y sus intenciones. Pero le sirvió de poco porque Rosario dijo que su «burbuja» se había roto y que necesitaba «una cura de realidad» y que Suso tenía que ser «consciente» de que ella había ido en pareja. JAJAJAJAJA Qué tonto Suso de no caer en eso.

Cambiamos de momento: Fiesta nocturna.

Sabela le curó las penas a Álvaro comiéndole los morros. Se te muere la abuela comida por un hámster zombi y Sabela te cura la pena con un piquito.

Rosana le dijo a Nico: «hoy no te me escapas» y le agarró que no te abraza así ni el capitán Garfio.

Poco después hubo fiesta en el jacuzzi. Estaban Sabela, Rosana y Álvaro y Nico se metió como una trucha tratando de volver al agua. Y Rosana y Sabela empezaron a juguetear. «Me pone más Sabela», dijo Rosana sin problema alguno.

Nico se ha cagado y no quería mojarse.

Sabela y Rosana se pusieron a comerse los morros con Álvaro en el jacuzzi. ¿Y qué dijo Nico? «Yo me voy a dormir». Creo que Álvaro se baña siempre con su palo selfie en el bañador. Eso me pareció ver, así como una tienda de campaña en su ropa.

«Una parte de mí pensaba en Miriam y no quería herir sus sentimientos», explicó Nico. JAJAJAJAJAJAJA Ni de coña. Se cagó la pata abajo porque en la ecuación entraba en juego otro pene. Y Nico se creyó lo que decían en Cazafantasmas: No se deben cruzar los rayos. La verdad, en esto no le voy a condenar, porque en cuestiones de sexo cada uno que haga lo que le va bien y no lo que le incomoda.

El caso es que un poco más tarde estaban Álvaro y Sabela en la cama, haciendo lo que hacen los papás con las mamás y los chihuahuas con los peluches cuando apareció Rosana. «Aquí estoy dijo» y se metió en la cama. Como el que llega tarde a clase, con el mismo desparpajo.

«Rosana, tú aquí has venido a jugar, ¿verdad?«, le preguntó Álvaro, porque Rosana se quedó metida en la cama, pero sin hacer nada. A tiro de salpicadura, pero sin intervenir.

«No me había visto en estas en la vida«, dijo Álvaro. Y vosotros pensáis que Papá Noel os trajo regalos. Y vimos las imágenes del trío.

Eran poco aclaratorias respecto a las técnicas empleadas en el trío, porque claro, estaban debajo de las sábanas, pero ahí había bamboleo, bambolea, porque mi vida yo la he aprendido a vivir así.

Qué le hacía quién a quién es algo que nunca sabremos.

«Hay cosas que no las puedes controlar del todo y todo sale y sale…», dijo después Álvaro, que le salió todo y no se pudo controlar nada.

Y HOGUERA DE CHICAS. Hoguera de confrontación con las solteras.

La primera en entrar fue Sabela. La llamaban «la trapecista».

Le pusieron las manitas como garras. «Le hemos encontrado parecido con la dragona de Shrek«, dijo Rosario. Pero Sabela es dura y dijo que ella no tiene que dar explicaciones porque ella está soltera y Rosario, en pareja, se ha liado con dos. ZASCA.

«Tú no eres sor Sabela», dijo Rosario a la desesperada. «Vengo de tentación, no a ser Sor nadie», replicó Sabela. PÓKER DE ZASCAS.

Sabela negó haber dicho que Rosario era una barriobajera, pero sí que lo dijo. – 1 punto para Sabela.

Le podían hacer tres preguntas.

1.- Que si su relación con Álvaro iba a ir adelante. «Sí», dijo Sabela.

2.- ¿Consentirías estar con un hombre que le dice a sus amigos «la he reventado»? «No», dijo Sabela. Y las chicas dijeron que sí.

¿Álvaro alguna vez ha dicho algo bonito de mí contigo? «Sí»

Ahí las desmontó y por un fugaz momento pareció que Sabela las iba a caer bien, pero no. «¿Usted quién es? Señoritinga. Dragona», dijo Rosario de ella después. En realidad lo único que hicieron fue dejar bien a Sabela y mal a ellas mismas.

Turno de ZOE.

El descojone es que apareció Diriany, pero que venía con el mismo vestido de Zoe. JAJAJAJA. Si es que van todas al Breskjtwreska ese y claro, se repiten.

«Lo que pides, lo que te llega», dijo Zoe. No estoy de acuerdo en que Zoe sea lo que pides.

1.- ¿Crees que Josué está enamorado de mí? Porque la opinión de Diriany era muy importante. La muchacha dijo que sí, pero que Josué no era feliz al 100%.

2.- ¿Josué ha caído en la tentación? No. Pero dijo Diriany que por que ella no había querido.

3.- ¿Josué ha estado afectado por mí? «No». Joder, afectado por ella, que parece Zoe la candidiasis, afectando a la gente.

«El vestido me sigue quedando mejor a mí, pero no me parece ya tan prepotente», dijo Zoe.

Turno de Tania.

Apareció Jennifer. «A Alejandro no le gustan las chicas maleducadas y ella no ha saludado«, dijo Tania.

Jennifer le dijo que va «de recatada» pero que se da «refrotes» con otros y que ha puesto a parir a Alejandro. «Ah, por cierto, que te cuente lo de los vídeos, que tiene un lunar escondido, ¿eh?», le dijo a Zoe.

Y resulta que Jennifer y Josué se interambiaron vídeos sexuales cuando estaba ya con Zoe. Bueno, eso es por curiosidad, no por nada guarro, seguro.

Zoe se puso como una fiera. Las chicas habían ensayado coreografías y respuestas al unísono. Parecían el público de La ruleta de la Fortuna.

1.- ¿Alejandro ha hablado bien de mí? «No». «Le hace falta una mujer, no una niñata como tú«. No la creyeron.

2.- ¿Alejandro es consciente de que me hace daño con sus comentarios? «No».

3.- ¿Alejandro piensa que puedo sentir algo por Stiven? «No», respondió.

Turno de GAL.LA

Entraron Miriam y Rosana. JAJAJAJA

Las chicas estaban ofendidísimas porque las solteras no les saludaban. Te puedes tirar a su novio, pero no dejes de saludar que se cabrean.

«Todas las noches que no le ha dado Gal.la se las he dado yo y lo ha pasado muy rico», dijo Rosana a Gal.la y añadió: «Prefiero ser patética que no ser una amargavidas«, le dijo Rosana. Así, suavita que es ella.

Miriam estaba ahí como puesta por el Ayuntamiento. Lo mismo era un cartón con su foto pegada.

1.- ¿Nico en algún momento ha tenido miedo de perderme? Ambas dijeron que no. «Si quieres controlar alguien, te haces controladora aérea», le dijo Miriam, que había despertado.

2.- ¿Os véis un futuro con Nico? Miriam dijo que Sí. Rosana que No. Miriam les caía bien, Rosana, mal.

3.- ¿Habéis disfrutado? «Sí», dijeron las dos. «Pues que sepas que todo lo que ha hecho con vosotras se lo he enseñado yo», dijo Gala. JAJAJAJAJA Antes de salir con Gal.la Nico pensaba que a los niños los traía la cigüeña. Nacho Vidal cuando tiene dudas de sexo llama a Gal.la para pedirle consejo. Gal.la sabe tanto de sexo que es capaz de hacer que críe una lagartija con un oso.

Y antes de irse Rosana les soltó la bomba: «Tengo que decirle una cosa a Rosario, con Álvaro, genial, que ya te lo cuente él«, dijo Rosana antes de irse. ¡BOOM!

HOGUERA DE LOS CHICOS.

¿A que no sabéis qué? Alejandro iba nervioso. Vaya por Dios. Álvaro iba tranquilísimo, más relajado que un conejo después de follar. De hecho, como un conejo después de follar. Los conejos se desmayan tras eyacular. No digo más.

«Estoy expectante de ver qué nos tienes preparado, Sandra«, dijo Josué al llegar, como si Sandra Barneda se pasara las hogueras haciendo malabares. Josué se piensa que es jurado de Got Talent.

El primero en llegar fue Miguel, para Nico. Les molestó mucho los andares de Miguel, que la verdad es que anda como si tuviera los cojones escalfados. El pene y los testículos de Miguel están peleados y no pueden andar rozándoselos.

Miguel llegó todo chulo. «Por lo que tengo entendido de cortito no tienes solo la altura», dijo el flipado de Miguel, que mira su pene y piensa que puede tapar el sol.  «Yo meto mis goles», añadió. Nada más gañán que ir de macho haciendo metáforas con el fútbol. Es que eso te baja dos grados la escala evolutiva.

«Él ha metido goles también, ha metido dos goles», dijo Alejandro defendiendo a su amigo Nico. Madre de Dios, no se puede ser más básico.

Les faltó sacarse la polla y ponese a pegarse garrotazos con ellas. Qué espectáculo de testosterona más lamentable. UNGA, UNGA, MACHO, MACHO, YO HEMBRA MÍA URG URG.

Preguntas.

1.- ¿Gal.la estaba enamorada de mí cuando entró en la villa? «No», dijo Miguel. Qué iba a decir el chulo.

2.- ¿Elegiste tentar a Gal.la porque todas te dijeron que no? «No», dijo. JAJAJA A ver qué va a decir. «Fuiste a por Sandra, te dijo que no, Zoe también, a Sandra no le llegabas ni a la suela del zapato y Rosario ya estaba con otra».

3.- ¿Crees a Gal.la preparada para tener una relación contigo? «No», dijo Miguel.

«No la saciabas», le dijo Miguel a Nico antes de irse.

Turno de Álvaro.

El soltero que llegó fue Suso. «Yo vengo en son de paz, no a buscar problemas, porque bastante tienen ellos», dijo Suso, pero era mentira, una engañifa. «Me gustaría traer un detalle para Álvaro» y le intentó dar una diadema con cuernos. Menuda actitud cretina.

«Pregúntale qué tal sabe la boca de Simone», propuso Nico. JAJAJAJA Pero no, Álvaro prefirió preguntar otras cosas.

1.- ¿Entró Rosario enamorada de mí? «No», dijo Suso, que se reía. Qué solteros más gañanes.

2.- ¿Ha hablado alguna vez bien de mí en la villa? «No», dijo Suso. Otra mentira.

3.- ¿Crees que saldrás de aquí con Rosario de la mano? «Sí», dijo Suso. JAJAJA No se lo cree ni él.

Y llegó el turno de Josué.

Se presentó Simone. ¿Qué invento es este? Simone no es el tentador favorito de nadie. «Aquí ha llegado el huracán Simone», dijo Simone, pero le costó mucho decirlo. Tiene nivel de Español como yo de Suajili.

«Tu novia es la única que no ha disfrutado de la experiencia, lo ha pasado mal porque no confía en tí«, le dijo Simone, que es consejero del amor. Y como Josué no tenía preguntas, pues se tuvo que ir.

Así que le dieron sus preguntas a Álvaro. Bueno, una. ¿Os habéis llegado a acostar Rosario y tú? Preguntó. «No», dijo Simone, que en la isla de las tentaciones no se ha acostado ni con la almohada.

Y turno de Alejandro, que dijo que estaba nervioso por si «Tania ha hecho algo». Madre de dios, qué pesado, qué peliculero y qué hartura de muchacho.

Se presentó Stiven. Pero no lo vimos, porque lo dejaron para el debate.

Y se acabó lo que se daba, amigos.

Una cosa es cebar y otra estafar: la gran decepción de ‘La isla de las tentaciones’ con las imágenes del trío

El debate de anoche de La isla de las tentaciones parecía un criadero de gorrinos de todo lo que cebaba al personal. Ya sabéis que se llama cebar a anunciar un contenido en televisión y dejarlo para el final. Pues anoche no dejaron de darnos pizza y bollos. Tengo el hígado graso de ver el programa de anoche. Y para nada, porque nos timaron de mala manera.

La cosa con la que nos cebaban eran unas imágenes que se supone que vermos esta noche y que son revolucionarias y no habían pasado en la tele nunca jamás. ¿Sabéis lo de los multiversos que se habla en las pelis de ficción? Pues en ningún puto universo de todos los que existen ha pasado una cosa así en la tele.

Sandra Barneda apareció en plató con una tablet y le puso un cable para que los colaboradores pudieran ver un adelanto y reaccionar. Ese era el cebo.

Matamoros miraba los ariculares como el que mira un objeto extraterrestre y eso que eran de los de diadema y almohadilla gorda, que no eran ninguna cosa moderna. A Matamoros cualquier cosa que haga ruido y sea más pequeño que una gramola le parece brujería.

Tom Brusse fue el primero en verlas. No podía decir nada, no podía contar lo que veía. Se puso a mirar con tanta atención y una cara de guarrete que sólo le faltó sacarse el pito. Y luego se puso a gritar y a decir «¡¡QUIERO IR AHÍ!!». Lo mismo era 2 girls 1 cup. Referencia sólo para gente de cierta edad. No lo pongáis en Google. Advertido quedáis.

El siguiente era Kiko Matamoros, pero tuvo que esperar porque Sandra Barneda se apañaba con la tablet medio mal, se le apagaba, no le iba el vídeo… A Sandra Barneda le das unas castañuelas y le parecen alta tecnología.

Kiko Matamoros miraba las imágenes secretas y sonreía como un psicópata viendo una matanza de gorrinos. Luego dijo que iba a hacer como el emoticono sorprendido y se puso a hacer un gesto con la cara, pero le salió como un emoticomo que se pone a cagar en el campo y se sienta encima de una ortiga. Con todo, era la cara más amable que le he visto a Matamoros en toda su carrera.

Inciso: La suegra de Álvaro y madre de Rosario, pero primero suegra, salió al centro del plató a comentar jugadas. Lo primero que contó es que fue dura con Álvaro, pero porque iba despistada. «Me superó el viaje, porque no había viajado sola en mi vida», contó la señora, que se perdió en el aeropuerto.

«El único whatsapp que recibimos cuando estuvo perdida fue ‘socorro‘», contó Sandra Barneda. Me parto. Para qué va a dar la señora más datos.

– Socorro, estoy perdida.

– ¿Dónde?

– Entre el polo sur y el ecuador.

Y así.

Suso le dijo a la suegra de Álvaro que le «apretó demasiado» y que le «victimizó«. Sí, lo mismo contrata la KGB a esta mujer para sus interrogatorios. La suegra de Álvaro le pregunta a un marine de EE UU capturado y le cuenta lo que ella quiera.

La madre de Rosario y Suegra de Álvaro se echó a llorar porque la han «machacado mucho«. Demasiado hater, pobre mujer. Lo cierto es que la gente se pasa con los familiares, que no son más que bajas colaterales.

Imágenes: Álvaro hablando con Sabela y diciéndole con todo su cuajo que echaba de menos a Rosario y «cosas bonitas con ella». Sabela tiene unas tragaderas que flipas.

A la mañana siguiente del suegraencuentro Álvaro seguía rallado. Sabela le consoló echándose encima de él, que estaba tumbado boca abajo. Los de realización nos hicieron unos planos del culo de Sabela que parecía una clase de medicina en el tema de la colonoscopia.

«Espero que cuando salgamos de aquí tengamos una buena relación y que siga. Lo mío contigo va un poco más allá, no son sentimientos de verte una vez en Vigo», le dijo Álvaro con un convencimiento pobre. Pero pobre de inanición. Álvaro pasa de Sabela como de meter el pene en una licuadora.

Sabela sólo decía «Ya, ya, ya, ya, ya». A cualquier cosa que Álvaro dijera. «Ya».

– Voy a robarle la pensión a tu madre.

– Ya, ya.

Y así.

Luego Sabela le dio un masaje y a Álvaro se le pasaron los siete males. A Álvaro, porque a Sabela le quedaba aún un mal trago que pasar.

Las dos suegras, de Rosario y Álvaro, vieron el vídeo secreto cebado de la tablet. Las señoras no reaccionaron nada. Cero patatero. Les ponen en la tablet la carta de ajuste y reaccionan más. Joder, estas señoras deberían jugar al póker en Las Vegas. Lady Gaga se inspiró en ellas para la canción de Poker Face.

«Durante la publicidad se han producido sobornos, auténticos sobornos», dijo Sandra Barneda, porque los colaboradores que veían el vídeo tenían que elegir quién era el siguiente en verlo. Me pareció ver a Fani ofreciendo un riñón y parte del hígado.

Y le tocó ver el vídeo a Nagore. ¡¡QUÉ, QUÉ!! decía Nagore flipando mientras miraba la tablet. Y enmarronaron a una pobre muchacha del público llamada Selena, que como estaba muy escorada en la grada, podía ver la tablet. Esa muchacha tiene en sus manos el poder.

«A que eso da para pajas, Selena», le preguntó Nagore. Um… primera pista. Si da para paja es algo sexual. A no ser que salga un fontanero limpiando una fosa séptica y Nagore tenga gustos raros.

«Terelu me ha dicho, ‘puta, elígeme a mí'», reveló Nagore y por eso eligió que la siguiente fuera Terelu. Terelu preparaba los auriculares con nerviosismo. Pero aún no le tocaba.

Mientras vimos a Tania y Rosario haciendo una recostrucción de lo hechos de la entrada de la suegra. «Por el camino venía un ángel de la guarda así», contaba Rosario y se puso a desfilar como si su madre fuera Naomi Capbell.

Rosario destacaba que su madre nunca había salido de España. Joder, la primera vez que sales de España y es para ir a ver a tu yerno tirándose a una que no es tu hija. El IMSERSO debería aprender.

Momento machista:

Adelanto de hoguera: Sabela llegaba a la hoguera de las chicas. Las cuatro se pusieron a hacer con las manos como si fueran garras nada más ver a Sabela, que llegaba educada y callada.

«Hemos encontrado un parecido razonable todas», dijo Rosario, porque todas la llaman Amy Winehouse.

Y es verdad que Sabela dijo que Rosario era una barriobajera, pero no era para el machaque que le hicieron, porque sobre todo se metieron con su físico y dejaron claro Rosario y sus amigas que la odiaban por haberse liado con Álvaro.

«No tengo que darle explicaciones a una chica que tiene pareja y está con dos, yo estoy soltera», le dijo Sabela. ZASCA. ¡¡ZASCAZO!!

Y como no tenían otra cosa con qué meterse, comenzaron a meterse con el físico de Sabela. «No, porque mis pestañas son mías y no se me ha quedado el flequillo aquí», dijo Rosario riéndose de las pestañas de Sabela.

Pues injustísimo. Que odien a Álvaro, que las y los tentadores van a la isla para eso y los que tienen la culpa son los que ponen los cuernos.

Reacción de Terelu al vídeo. A ella le habían puesto La Matanza de Texas, porque se asustaba y se alejaba de la tablet horrizada. «Nunca había visto esto, con 56 años», dijo Terelu, que ha visto poco porno.

Turno se Suso. Casi mete la cabeza en la tablet. «¡¡DIOS, DIOS!!», dijo Suso. Sobreactuadísimo. Ahora va a venir Suso a asustarse de nada.

La psicóloga del programa reaccionó. La mujer lo único que hacía era asentir. Creo que le molaba. «Tenía mis sospechas y creo que alguno de vosotros lo sabéis porque lo he comentado antes del programa». Vale, supongo que no es un annilingus como de los que nos habla Duquesa Doslabios. A no ser que Arancha Coca sea la vidente de las comidas de culo.

«Me alegro de que se rompan tabúes, aunque despierte envidias», añadió. O sea, que sí, que es una guarrerida sexual o quizá es… ¿sexo homosexual en la La isla de las tentaciones?

«En persona no lo he visto, pero me lo han explicado muchas veces», dijo Arancha, que ha oído cosas que jamás creeríais. A Nacho Vidal le cuentas las cosas que ha oído la psicóloga y se sonroja.

Y vio las imágenes Marta Peñate. «Me cago en su puta madre… no, no, no o sí, sí, sí», dijo ella. «Es un no y un sí». «Es para excitarse… me voy al baño y ahora vuelvo», dijo ella, con la finura que le caracteriza. SÍ, ES UNA COSA SEXUAL.

«Tarde o temprano tenía que pasar esto en la isla, porque la isla es un reflejo de lo que pasa en la sensualidad y las relaciones», intervino de nuevo la psicóloga. ¿Será un trío de Nico? ¿Que Zoe se lia con Tania? ¿Que Nico se pasa por la piedra a Darío, que duerme con él?

Turno de imágenes para Fani. «¡¡NO ME LO CREO, NO ME LO PUEDO CREER ¿QUÉ DICES?!!», decía Fani. «Me he quedado a cuadros», añadió. «Yo no he hecho eso, jamás en la vida», aseguraba Fani, que tiene pinta de haber visto muchas cosas…

Las madres de Darío y Sandra también vieron las imágenes. Una ponía cara de asco y la otra sonreía. Ja ja ja ja una de las dos ha tenido más vidilla que la otra. «Tengo la boca seca», dijo una señora. «Me sorprende mucho», dijo la otra. Lo mismo es sexo con una cabra.

Las hermanas de Nico y Gal.la vieron el vídeo. Uno de sus hermanos salía en el vídeo. La hermana de Gal.la ponía cara de extrañeza y giraba la cabeza como los perros cuando no entienden algo. La hermana de Nico sonreía feliz.

«Lo que sucede, sucede en villa playa», que es la villa de los chicos, dijo Sandra Barneda.

Y LO VIMOS

Estaba Nico dándole lo suyo a Miriam cuando entró Rosana. Cortan ahí. Aparecen Sabela y Álvaro en el jacuzzi con Nico y Rosana y… nada más. Sólo un rótulo que pone «HAY UN TRÍO».

Eso no es cebar, es una estafa. Porque estoy seguro de que lo que vimos nosotros no era lo que vieron los colaboradores. O eso o actuaron mal, porque las imágenenes que nos pusieron a nosotros… YA LAS HABÍAMOS VISTO en los adelantos.

«Nos están poniendo a parir en las redes, hay que explicar que nosotros hemos visto bastante más«, explicaba después Nagore, porque la peña estaba cabreada y con razón.

Las vejaciones rancias a las chicas de ‘La isla de las tentaciones’: «Tu novia es una puta cerda, una cochambrosa»… y hay más

Hay que ser hipócrita para que tus compañeros estén siendo infieles y a tí te haga gracia y los jalees y luego insultar, vejar y condenar a las chicas por hacer lo mismo. Pues ahí tenéis a Alejandro. El ganador del Óscar por la película El señor de los insegurillos se dedica a censurarle a las chicas lo que hacen sus amigos.

El muchacho es más antiguo que los cimientos de las pirámides y lo demuestra cada vez que abre la boca, que la tiene tan llena de malas palabras que no entran las moscas para no escandalizarse. Mis amigos son infieles JA JA JA JA, una chica lo es, ¡A LA HOGUERA CON ELLA!. Eso tiene nombre y todos lo sabemos.

Antes de seguir, si queréis seguirme en redes, he hecho roscón y he subido una foto, porque iba a subir una imagen de mis abdominales, pero ni están ni se les espera: Instagram: @GusHerándezGh / Twitter: @realityblogshow.

La gala empezó con Álvaro encontrándose con la suegra, que iba con la vara de avellano dispuesta a darle gusto. «Además de los palos de mi novia me los llevo de mi suegra», dijo Álvaro, que ahora tiene leña para todo el invierno. Tiene menos palos un fabricante de bastones.

La señora estaba allí y no sabía muy bien por qué, yo creo que la llevaron a República Dominicana diciéndole que iban al cine. A la señora las diez horas de vuelo se le hicieron raras, pero como ahora los cines están en las afueras…

«Si ha sido ella la que ha fallado primero yo voy a estar a su lado, como madre«, dijo la señora, dispuesta a ponerse del lado de su hija pasara lo que pasara, así estuvieran lloviendo los tiros.

«Hemos tenido buen rollo… pero tampoco te pases», le dijo, porque Álvaro la miraba como si fueran los mejores panas. Si Álvaro se tiene que ir de juerga no llama a los amigos, llama a su suegra. Menudas raves se han hecho los dos.

Y llegaron las imágenes. «Tranquila si vas a ver cosas fuertes«, le advirtió Álvaro, porque las imágenes suyas y las de Rosario no se pueden emitir en horario infantil. Es más, hay salas X que no se atrevieron a emitir esas imágenes por si el público era sensible.

«Que no tengo diez años», le respondió  la suegra, que debe haber visto ya lo que no está escrito. A esa señora le pones sexo entre un señor y un hámster y ni parpadea.

Empezaron por poner las imágenes de Álvaro con Sabela, que eran de guarrindongueo máximo, con bailes cochineros, morreos, magreos y las escenas de debajo de las sábanas con todo lujo de detalles. A los del programa les faltó hacer zoom en las partes pudendas.

«Hala, ¿estás a gusto?», le dijo la suegra al acabar y solo le faltó darle un pitillo a Álvaro.

«Nunca se me ha dado bien pelearme con mi suegra», dijo Álvaro, como si eso se le diera bien a alguien. Hay academias de inglés y academias de esgrima, pero Álvaro quiere ir a una Discusuegraescuela.

«Mi hija estará echa polvo», dijo la señora y Álvaro le informó: «No está hecha polvo, está con dos en la villa«. JAJAJA Sí, lo más que puede tener echos polvo Rosario son los labios de ir besando gente.

«Pues ole ella», respondió la señora. La madre de Rosario sería capaz de justificarla si la viera matando bebés de foca en el Ártico. Algo habrán hecho los bebés de foca, que hubieran sido feos y con escamas, coño, que van provocando con esa pielecita suave las muy hijas de puta.

Y pusieron las imágenes de Rosario tonteando con Suso y comiéndole los morros. Y magreándose. Y trincándoselo. Y luego las imágenes con Simone. Y besándole. Y magreándose.

La señora no sabía dónde meterse, pero cuando Álvaro la miró dijo «¿Qué? ¡Qué disfrute!». JAJAJA Claro que sí, señora. «Hay alguna escena que no me ha gustado mucho», dijo la señora, como el que sale del teatro y ha visto partes flojillas.

Con el paso de los minutos Álvaro le fue cogiendo el punto a eso de discutir con su suegra y los dos se pusieron a echarse mierda con mucha soltura.

«¿Pero y tú qué hacías en las imágenes que hemos visto? ¿Rezando en misa?», preguntó la suegra. Pues o en misa se reza así como con espasmos de cadera o no, misa no era. A lo mejor una misa negra, que esas son un carajal y lo mismo se mata un pollo que se estrangula a la culebra albina de cabeza roja.

El caso es que la señora dijo que a ella le gustaría que Rosario dejara la isla sola, para aclararse las ideas. Y si es posible que se vaya de la isla sola y a un convento con las tapias altas, pues mejor que mejor.

Ahí Álvaro se echó a llorar porque está harto de ser «un chaval que es una roca» y ahora pues era sensible. La señora no se dejaba ablandar, porque la roca era ella. Esa señora o llora ni echándose colirio de limón. Los ojos de esa señora no se humedecen. Los lacrimales de la suegra secan. Cuando tiene que escurrir el aceite de las croquetas se las pone en los párpados y las deja light.

Hoguera de las chicas.

Sandra dijo que no se sentía orgullosa de «todo lo que estoy haciendo por aquí». ¿Está encontrando una cura para el cáncer? ¿Viendo el modo de conquistar otros planetas? ¿Luchando contra el cambio climático? No, se ha liado con Rubo. Pero eh, ella orgullosa. El que no tiene amor propio es porque no quiere.

«Me he dado cuenta de que mi pareja no me perdona lo que hice y eso no es sano para mí». Ella ni decía el nombre de Darío, que es malo y no la perdona y eso es insano para ella. Para Darío es como comer una manzana diaria: sanísimo.

«Me he liberado», dijo Sandra, que se piensa que es Houdini quitándose las esposas, qué obsesión con liberarse. La abuela de Sandra se fugó de Alcatraz, lo lleva en la sangre.

La primera en ver imágenes era Rosario. «Dudo que Álvaro me haya querido alguna vez en su vida», dijo Rosario, así sin exagerar ni nada.

Salía Álvaro diciendo que la relación la ha estropeado Rosario y que parece «una abeja que va de flor en flor» y criticando que se liara con dos. Sí, Álvaro, que a los quince minutos estaba con Sabela. ¿Pero cómo se puede tener esa doble vara de medir? Madre mía, qué facilidad para la hipocresía.

Y soltó la machistada hipócrita de turno, diciendo que Rosario «no sabía respetar su propia imagen». Porque que Rosario se líe con dos es malo y feo, pero que él se líe con Sabela es la cosa más bonita que hay. Velázquez pintaba meninas porque no conocía a Álvaro, que lo llega a conocer y le pinta a él con Sabela. Las cuerninas.

Y si pensábais que sólo los chicos vejan a las chicas, os equivocábais. «Es una puta barriobajera, perdón porque sea tu novia, pero le pierde la boca», le dijo Sabela a Álvaro de Rosario, sin venir mucho a cuento esa inquina.

Y le pusieron más imágenes de Álvaro y Sabela haciendo la caídita de Roma, la guarrerida sexuá. Zoe hacía como que tenía arcadas, pero no quitaba los ojos de la pantalla.

«Te pegaste el polvo de tu vida, ¿no?», «Una locura, fue una locura», decía al día siguiente Álvaro con sus compañeros. «Yo como mujer veo eso y se me cae la cara de vergüenza», se quejaba Rosario. «Estaba deseando desayunar y contárselo a todos», criticó la muchacha, que piensa que Álvaro es como un redactor del New York Times, está deseando dar exclusivas.

Pero Álvaro no dijo que le hubiera hecho o echado el polvo de su vida. Es más, diría que ahí la que estuvo bien fue Sabela, que ha hecho hombre a Álvaro.

Zoe fue la siguiente. Da igual que Josué no haga nada, Zoe necesita drama en su vida. Salía Josué diciendo que estaba de jugueteo con dos porque le gustaba sentirse deseado y que le gustaba ser picarón con Diriany. Pero vamos

«Vuelve a confirmar lo que digo desde el día uno, le encanta ser el macho men y se está olvidando de que tiene novia«, dijo Zoe, porque en su cabeza Josué anda con la polla fuera por toda la villa.

«Jueguecitos tenemos todas, tía«, le dijo Gal.la y Zoe no supo qué responer.

Y le pusieron más declaraciones de Josué en las que decía que no «quiere hacerse el chulo«, pero en las que hacía exactamente eso.

«Aquí estoy escuchando a mi pareja, me encanta», dijo Zoe, que no sabías bien si estaba complacida o cabreada. Al final lo que le cabreaba a Zoe era que a Josué le guste ver tonteando a dos de las solteras pero no a ella con otra.

Y luego se puso a llorar. «Este es el tío que me da rabia pero es al que amo con todas mis fuerzas, hay cosas que no me gustan pero que tienen aprendizaje». Madre mía, la cabeza de Zoe. Es tan contradictoria que ella sí que es capaz de cuadrar el círculo.

Vamos con Tania. Seguía emperrada en que Alejandro no la respeta. «No quiero una persona torpe a mi lado«, dijo Tania, porque ella es perfecta y no tolera la torpeza. Tania habría mandado fusilar a Pepe Viyuela después de verle tropezar con la silla.

Lo que sí hacía mal Alejandro es pensar que Tania es tonta y que un muchacho malo la va a seducir, usar y dejarla tirada. Como si Tania fuera tonta. Alejandro, que es más frágil como un huevo en una lavadora se piensa que Tania es igual. Y no.

Luego salía Alejandro diciendo que está decepcionado y que le va a tener que explicar muchas cosas y que «si no hay explicaciones» él la deja. Ojalá no haya explicaciones y Tania se libre, porque qué pelmazo.

«Estaba tirada en el suelo y un tipo lamiéndole desde el pie hasta el chocho, que lo va a ver su famila», se quejaba Alejandro, que es más tradicional que curar la peste con sanguijuelas. A él también le molestaba que Tania hable de sexo en público. Para Alejandro lo único que no es tabú es el precio del pan. Y solo el del pan de hogaza, que las barras parecen penes y de esas no se puede hablar.

«Hablo de sexo con mi familia, con mis amigos, con mis amigas, con él«, dijo Tania, que tiene a su entorno hasta los cojones de hablar de sexo. Con Tania el tema del día es el sexo. Da igual qué día sea. Ya no la invitan a los funerales porque incomoda a las viudas preguntándoles qué tal era el muerto en la cama.

El caso es que Tania se «desilusionó» de Alejandro y la verdad, con razón, porque Alejandro es un pestiño de tío más anticuado que las planchas de carbón. Un cura de pueblo del siglo XVI tenía la mente más abierta que Alejandro.

Y turno de Sandra. Ella dijo que había decidido pensar en ella. JAJAJAJA Antes pensaba en el cambio climático y se lió con los tíos para rebajar los acaloramientos. Por mentir estaba castigada y no podía ver las imágenes, solo sus compañeras, que después debían contarle qué habían visto.

Salía Darío hablando del daño que le hizo Sandra poniéndole los cuernos. «Puedes estar tranquila, está despechado y quiere que le pidas perdón», le dijo Zoe, que cómo no tenía que meter baza, porque a ella le encanta meter mierda en cualquier relación. Zoe es capaz de hacer que dos siameses se separen, aunque compartan corazón.

Luego salía Alejandro diciendo que Sandra es «una puta cerda, una cochambrosa«. Menudo gañán está hecho Alejandro. Espero que se disculpe ampliamente por haber dicho eso de Sandra y no de Nico, por ejemplo. Sandra vio eso y se puso a llorar porque ella lo quería ver, además de escuchar, que así sin verlo lo de «puta cerda» no debía darle suficientes pistas.

Gal.la vio a Nico quejarse de que ella no se quiere acostar nunca con él ha dejado de hablarse con su padre por culpa de Gal.la, que le dijo «o tu padre o yo». Y que ella lo decide siempre todo, incluído «en qué nos gastamos mi dinero».

Gal.la lo negó y le dijo que nunca le dio a elegir entre su padre o ella. De todo lo demás, de que lo elegía todo no dijo nada. JAJAJAJAJA

– Usted está acusado de asesinar a siete viejas, doce policías, violar a un gato y robar una piruleta.

– ¡Yo no he robado una piruleta!

Y así.

Y vieron cómo Nico y Miriam seguían con el tema de limar el palito del amor de él. Y justo después les pusieron las imágenes de Nico perreando con Rosana y yendo a la habitación de él y haciendo cosas de papás y mamás. Bueno, se las hacía Rosana a él. Y luego él le hacía a Rosana la máquina de coser. Es un modo de follar en el que lo único que importa son el número de puntadas por minuto. De aquí Nico acaba en Maestros de la Costura haciendo bordados.

Zoe no se había enterado de nada y pensaba que Rosana y Miriam eran la misma. Como para fiarse de los consejos de Zoe. Esta muchacha va a una rueda de reconocimiento y acaban en la cárcel todos.

«Creo que le pica el pepino«, dijo Gal.la de Nico. No es que le pique, es que Nico ha descubierto que tiene pepino y ahora quiere hacerse ensaladas todo el rato.

Los chicos volvieron a la villa y contaron lo que habían visto en la hoguera. «Nuestras hogueras son demoledoras, nos destrozan la vida», dijo Alejandro, que no había visto absolutamente nada y que nunca critica cuando sus compañeros se acuestan con las solteras. ¿Eso que huelo es hipocresía?

«Se ve a mi novia buscando a Zoe y comiéndose la boca», dijo Alejandro, que está obsesionado con que Tania pueda ser bisexual. Lo mejor que le podría pasar a Tania es comerle la boca a Zoe, de verdad, porque qué hartazgo de novio. Es como salir con Antonio Alcántara en el primer episodio de Cuéntame.

Las chicas volvieron cariacontecidas. Sobre todo Tania, que está más desengañada que un cliente de Aliexpress.

«Para quitarle hierro al asunto se ha tirado a la Miriam esta pero al ratiro se le ha olvidado y se ha tirado a otra», resumió Gal.la. Buena capacidad de síntesis, oye.

En la casa de los chicos volvió Álvaro y contó que había visto a su suegra. «Tenía a mi suegra al lado viendo mis imágenes», dijo Álvaro y Sabela se llevaba las manos a la cabeza flipando mucho.

«Mi mayor preocupación es que una vez que salgamos de aquí Álvaro se olvide de mí», dijo después en un aparte la muchacha, porque Álvaro no se corta en hablar casi en esos términos delante de ella.

Y llegó el momento tierra trágame de Simone, porque Rosario y Tania le dijeron que a las dos les habían dicho lo mismo. Simone es italiano, pero se hace el sueco súper bien. Al poco de las dos dándole a él hostias como panes empezó a echar de menos que en la villa no hubiera un agujero profundo al que arrojarse. De hecho, él, que sabe cómo enfrentarse a las cosas, se levantó y se fue.

Mientras, Sandra estaba de arrumacos con Rubo, pero no le dejaba darle un beso. «Gracias por escucharme», le dijo Sandra. ¿Sabéis cuando el hada madrina agita la varita y convierte la calabaza en carroza? Pues eso no fue nada en comparación de cómo Sandra convirtió a Rubo en un pagafantas con esa frase.

Después de la bronca con Simone a Rosario le vino de nuevo el amor por Suso y se fue a dormir con él. Donde dormir es una metáfora de darle de comer al mejillón barbudo. Y así fue, hubo folleteo.

Bajo las sábanas se intuía que Suso cuando folla aprieta las nalgas con fuerza. Pero no con fuerza de un poco para darle vivilla a los empujones, no, las aprieta que le metes en el culo acero y te saca una espada élfica. Suso trabajó en un desguace compriendo coches con los cachetes. Suso lleva el culo tan apretado, con tanta presión para su materia anal que sus pedos crean agujeros negros. Suso se folla un planeta y te pliega el espacio tiempo con el culo.

A la mañana siguiente Darío estaba un poco resentido con Sandra. Lo noté porque dijo «vaya hija de puta mi novia» y no sé, me dió pistas.

Rubo le hacía masajes a Sandra. Este chaval está ya empadronado en la friendzone.

Sandra reunió a las chicas y les dijo que tenía que hablar con ellas, pero en realidad quería hablar con Zoe, que es la metemierdé oficial. La respuesta de Zoe fue decir que ella no ataca a nadie ni pone a nadie en contra de nadie. Pero es exactamente lo que hizo, porque le dijo a Gal.la literalmente eso. JAJAJAJAJA

«Zoe ha manipulado a alguna de mis compañeras«, dijo Sandra y sí, a nada que tengas el culo un poco flexible Zoe te mete la mano y te mueve la boca por dentro.

En el otro lado está Josué, que hace lo mismo y se considera «el hermano mayor» de Nico y su «profesor». Josué es el hombre más hombre y lo sabe todo y lo ha vivido todo. El día que lleguen los astronautas a Marte se van a encontrar allí a Josué meando en una roca.

Sandra Barneda le puso a las chicas el encuentro de Álvaro con su suegra. «¿Qué tal está mi madre?», dijo Rosario al acabar de ver las imágenes, sudándole el papo todo lo demás.

«Es mentira que yo he sido la primera en dar el paso, hemos sido los dos a la vez«, dijo Rosario sobre lo de poner los cuernos. Luego que si como pareja no están sincronizados.

«¿Te gustaría ver a tu madre?», le dijo Sandra Barneda a Rosario. «¡SÍ, SÍ, SÍ!», dijo Rosario súper ilusionada. «Pues hemos decidido que no», le respondió Sandra Barneda.

JAJAJAJAJA JA JA JA JA JA JAJAJAJA ME AHOGO

Yo creo que Sandra Barneda en el colegio se acercaba al gordito de la clase y le decía «¿Quieres bocadillo?» y cuando el pobre muchacho asentía, Sandra le decía «pues no te voy a dar».

Y después Sandra Barneda se quedó a solas con Sandra la rubia y le puso las imágenes de Darío pidiendo la hoguera de confrontación.

Sandra la rubia dijo muy convencida que sí, que quería la hoguera y que Darío «no la entiende». «Se piensa que me he reído de él y que no le he querido, no valora..», dijo Sandra la rubia. JAJAJAJA La verdad es que Darío es la leche el tío, le ponen los cuernos dos veces y va él y no la entiende ni la valora. Este chaval…

Y llegó la hoguera. «Me ha dejado claro que no me quiere, que me ha utilizado, que no ha valido la pena nuestra relación», dijo Darío, que intentaba ir como de muy resentido y tío duro, pero era como si pintas un peluche de gris y tratas de hacerlo pasar por una roca.

«Entré enamorado hasta las trancas, pero me estoy empezando a desenamorar«, dijo, porque debía haber mirado el enamorómetro y había bajado la presión.

«No voy a seguir llorando por las esquinas, como he estado haciendo«, dijo Darío, que tiene las esquinas de la villa empapadas. Hasta moho está saliendo en los rincones. Tiene el gotelé desgastado del correr de las lágrimas. Hay aguadoras que van con el cántaro a las esquinas de la casa de Darío.

Y Sandra decidió sí ir a la hoguera, cosa que no puede decir Nico. Para la hoguera se había puesto un vestido blanco que paseando entre las antorchas parecía el fantasma de un castillo.

Los dos se abrazaron mucho cuando se vieron. «Lo he pasado muy mal», dijo Darío. «Yo también», dijo Sandra. Sí, la verdad es que se pasa mal haciendo lo que te sale del parrús.

En ese abrazo había fusión molecular de lo fuerte que era. Se apretaban tanto en el abrazo como Suso aprieta el culo.

«No esperaba que vinieras así, esperaba que vinieras hecha una loca«, dijo Darío, que se esperaba a Sandra despeinada, con la cara llena de sagre y machetes en las manos.

«Lo he pasado muy mal, muy mal», dijo Sandra y Darío se echó a llorar. Mucho. Mazo. Demasié.

«No te he fallado, no me han tocado ni el cuello», le dijo Darío, como si viniera de luchar con vampiros. Y venga a llorar. Darío no mea ya en un mes de todo lo que lloró.

«Quiero que me respondas con honestidad: ¿me merezco lo que ha pasado?», le preguntó Darío, pero no pudo escuchar la respuesta porque estaba llorando. Pero era que no, que no lo merecía. Sandra le veía llorar y resoplaba como un caballo con asma.

«No siento nada por Rubo, me ha entendido y ha tenido detalles conmigo», dijo ella. Al lado del término ‘pagafantas’ en el diccionario sale la cara de Rubo sonriendo.

Darío sacó la foto de un gato que se llama Luíto y con el que ha dormido todos los días. La foto estaba hecha una mierda, claro. Estaba el gato en la foto que parecía cubista. El caso es que dijeron que era su hijo. La matrona tuvo que flipar cuando parieron eso. No sabía la mujer si darle unos azotes en el culo o una lata de wiskas.

Les pusieron imágenes de Sandra poniendo a parir a Darío por jugar demasiado a la consola. «Hay momentos en los que mi actitud no era la que debía de ser, pero eso no es un motivo para lo que has hecho», le dijo Darío a Sandra, que estaba triste, pero poco.

«Tú conmigo no eres feliz, no te hago bien y tú a mi tampoco», le dijo Sandra llorando. Ah, pues sí que estaba triste. Pero Darío era inasequible al desaliento. A mí me dicen eso y firmo los papeles del divorcio y rompo la foto del gato.

«Yo he sido feliz con Darío, pero ahora mismo no», aclaró Sandra, por si no había quedado suficientemente claro. «¿NOOOO?», preguntó Darío, como si lo de que le haya puesto los cuernos dos veces y le ponga a parir no fueran suficientes pistas. Joder, si es que entiendo a Sandra, que para cortar va a tener que mandarle a Darío un burofax.

Luego Sandra dijo que en la isla se ha dado cuenta de que no pensaba en ella nunca, que siempre pensaba en Darío. JA JA JA. Un poco de morro sí que le echó ahí la rubia.

«Mis planes era estar contigo toda la vida», le dijo Darío, que hace planes como los del Equipo A, solo que los suyos no salen bien.

Y Darío vio cómo Sandra le comía el morro a Rubo. Sandra miraba las imágenes extasiada, creo que se veía bien en el vídeo y se estaba gustando. «Me dejé llevar al 100%, no pensé en las consecuencias ni en ti», explicó ella. Ya se notaba, ya.

Y Darío estaba empeñado en que si no estaba arrepentida. Y ella eludiendo la pregunta como el que le hace recortes a un toro. Qué cintura oiga. No, arrepentida cero.

«Me ha costado», dijo Sandra en un momento dado. «¿QUE QUEÉEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE?», respondió Darío hablando los ojos como platos de los que cabe un pavo de siete kilos. JAJAJAJA Había entendido «me he acostado».

«Que me ha costado», le repitió despacio y vocalizando Sandra. «AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH», dijo Darío desinflando el pecho desactivada ya la alarma de hiperventilación.

JAJAJA

«Estoy decepcionado porque lo he pasado muy mal, no levantaba cabeza, no sé qué he hecho en esta vida para merecer esto, no le he hecho daño a nadie», dijo él, que es como el Dalai Lama del amor, es pura bondad y bienhacer.

«Podría haber tomado el camino fácil, pero me habría engañado a mí misma», dijo Sandra. JAJAJA Ya ves, es una heroína que no toma el camino fácil, sino el difícil, que es tirarse a quien le apetezca. Ni los espartanos se atrevían a tanto.

Total, que Darío dijo que… nada, no dijo nada porque no nos dejaron saber qué eligió, se acabó allí.

La santa chorrada de la noche en ‘La isla de las tentaciones’: «Las consolas han roto muchas familias»

La madre de Sandra, que no tiene acciones de Microsoft, Sony ni Nintendo.

Vale que una madre es una madre y que puede querer defender a su hija con uñas y dientes, pero es que la madre de Sandra la defiende con uñas, dientes, hachas, balas, cañones de bola gorda, doscientos marines y quinientos soldados de los Tercios Viejos de Flandes y un cuchillo oxidado. Y sin razón.

Pero la señora iba encendida como nariz de reno Rudolph y trataba de justificar lo injustificable, haciendo ver que Darío es el culpable de todo lo que Sandra hace. El día que Sandra hace la caca blanda es porque Darío no ha hecho bien la digestión.

Pero antes, vamos a comentar todo lo sucedido en la gala, pasando por alto la chaqueta de terciopelo verde de Kiko Matamoros, que roba tapices de billar para hacerse la ropa. Ah, seguidme en redes, excepto si sois Kiko Matamoros. Instagram: @GusHernandezGH / Twitter: @RealityBlogShow.

La cosa comenzó con un recordatorio de cómo empezó la hoguera de la suegra, con Sandra Barneda preguntando: «¿Estás preparado, Álvaro?«. Y Álvaro dijo «No, sinceramente, NO«. «Pues adelante», respondió Sandra Barneda.

A La isla de las tentaciones le suda el geranio muchísimo si estás preparado o no. Pero les suda el papo tanto que eso parece el Iguazú en un día de lluvia. La isla de las tentaciones es el squirt de las empatías.

Charo, madre de Rosario, la suegra más famosa de España, estaba en directo en un sofá esperando para entrar en el plató. La señora llevaba en la mano un CD con las imágenes de su hoguera, porque no sabe que los pendrives o los wetransfer existen. Iba a llevarlo en disquettes de 3.5, pero eran como 18.500 y era un poco difícil llevarlos. Si has entendido el chiste estás entrado en años.

Vamos con el adelanto de la hoguera de Darío con Sandra.

Darío llegó como suele, con los pantalones del hermano pequeño de un pirata, que le quedaban cortos y estrechos. Hulk lleva los pantalones más holgados que Darío.

«Aquí no hemos venido para contar ese tipo de cosas», se quejaba Sandra de cuando salió a la luz que le había puesto a los cuernos a Darío una semana antes de ir La isla de las tentaciones, a la que no se va a hablar de cuernos, se va a hablar de filosofía finlandesa del siglo XV, no te jode.

En plató, la madre de Sandra justificó a su hija diciendo que «ni los buenos son tan buenos, ni los malos son tan malos», pero cuando le pidieron que dijera a qué se refería dijo «no hay más que decir». Argumento más pobre que una rata de Somalia.

«Sandra no le puso una pistola en la cabeza a Darío para ir a la Isla«, aseguró la madre. Ya, mujer, nos habíamos imaginado que Darío no se durmió un día en su cama y al día siguiente estaba atado en la bodega de un avión camino a la isla.

La señora estaba verbalmente agresivilla y quejándose de que a su hija le daban mucha caña. «Están tachando a mi hija de una cosa que no es», dijo la señora, que quiere que a su hija la tachen de algo que sí que sea. También podría ser que no la tacharan y la dejaran en paz, pero al parecer no era una opción que nadie contemplara.

La tesis de la mujer es que la culpa de que Sandra le ponga los cuernos a Darío en días alternos casi es que Darío no la hacía caso ni le daba cariño, porque está jugando a la consola. «Hay muchas familias rotas por una consola, que se tiran ocho horas jugando a la consola«, alegó la madre. Buah, ya ves, fumar crack une familias al lado de las consolas.

Cuando enciendes la XBOX pone claramente que puede causar ataques epilépticos y la ruptura de la relación. La PS5 es el nuevo voy a por tabaco para nunca volver. Si os engancháis a esnifar pegamento tendréis más posibilidades de encajar en la sociedad que si os compráis la Nintendo Switch.

Pero señora, de verdad, que el 95% de los que juegan 8 horas a la consola son vírgenes, qué familia van a romper si viven con sus padres y sus padres no lo saben porque no oyen ruidos en la habitación.

Esta señora con tal de justificar a Sandra es capaz de decir que los exprimidores de zumo son los causantes de los divorcios, porque lleva mucho exprimir una naranja y para cuando llenas un vaso la relación se ha enfriado.

Otros asuntos: En la isla Sandra y Gal.la acabaron enganchadas. Pero no enganchadas como de morrearse, más bien de tirarse de los pelos. «Me da la sensación de que a Sandra le gusta Miguel», dijo Gal.la, que es territorial como un perrete meando un poste, así que le sentó «como el puto culo».

«QUE TE LO HE DICHO DESDE EL MINUTO UNO JODER, HOSTIA, TE LO DIJE», le dijo Zoe agarrándole la cara a Gal.la que sólo faltó soltarle una hostia y dejarle las cervicales descontracturadas de por vida. Así es Zoe, nunca pierde ocasión de meter mierda en las relaciones de los demás.

Sandra y Gal.la acabaron teniendo una conversación en la que Sandra negaba la mayor, diciendo que si ella quisiera tener algo con Miguel lo tendría. Así, en plan chulo. Y luego dijo que Miguel le puso el collar y que si tuviera que elegir a alguien elegiría a Miguel, pero por descarte. O sea, que sí le gusta Miguel.

En otro orden de cosas, Sandra se siente dolida porque se le «está tachando» de algo que no es. Pero es que no sé de qué se le tacha, ni que fuera ella un día del calendario. «Soy una persona y me afecta», dijo Sandra, por si habíamos pensado que era un sacacorchos o alguna otra cosa.

«Sandra es una chica transparente«, dijo de ella su madre, que la parió y no veas qué lío que no encontraban en el paritorio a la niña, porque era transparente. El médico tuvo que dar manotazos al aire hasta que le acertó a Sandra y lloró.

«Lo que ha ocurrido ha sido por dejadez de Darío», reiteró la madre. A Darío por dejadez se le secan las plantas de no regarlas y le son infieles las novias de no regarlas.

El caso es que Sandra mandó todo a la mierda y ya que con Miguel no podía, pues se lió con Rubo, que estaba allí en el momento indicado y el lugar indicado, lo cual no era difícil, porque Rubo siempre estaba allí. Rubo estuvo a cinco minutos de estar pegado a Sandra para ser declarado oficialmente siamés y requerir al doctor Cavadas para separarles. Y se comieron los morros como cuando en Supervivientes les dan sólo un minuto para comer lasaña.

«Darío ha entrado con un papelón que te cagas, diciendo que Sandra lo iba a pagar con creces«, dijo la madre de Sandra, que quería hacer ver que Darío es un ser malvado que tramó un intrincado plan para dejarla mal, en el que estaba previsto que Sandra le pondría los cuernos con Rubo. Darío va a ser el nuevo héroe de los conspiracionistas.

«Sandra se ha portado muy bien», dijo la madre de la susodicha, que volvió a decir que la culpa de todo era de Darío, que tiene control mental remoto y empujó a Sandra a ponerle los cuernos todo el rato.

Vimos el vídeo de la reacción de Sandra al saber que Darío había pedido una hoguera de confrontación. «UUUH viene con la tablet«, dijeron todos al ver aparecer a Sandra Barneda. Porque aparece la parca con la guadaña y da menos canguelo.

La reacción de Sandra fue de llorar, porque no la dejan «tranquila». Pobre, ella, que no hace nada.

Vimos un avance de la hoguera de confrontación. Lo de avance es un decir, porque muestran tan poco que es un ava. No llega al «nce». Vimos a darío como digo con la ropa lavada a 80 grados y encogida como calzoncillos de lana y las muñecas, que las lleva llenas de pulseras que vive al borde de sufrir gangrena en las manos.

Sandra aceptó la hoguera y acudió con un vestido blanco vaporoso que es lo que se pone la niña de la curva cuando pilla cacho en Tinder y queda con alguien.

«Lo he pasado muy mal», le dijo Darío. «Yo también», le dijo Sandra, porque lo mismo tenía Rubo mal aliento o algo.

Y llegó el momento suegra de Álvaro. La señora se les perdió en el aeropuerto durante una hora y media, según contaron. Hora y media que pasaron buscando a alguien que se le pareciera por si acaso. Hubo una señora de Shanghái hora y media esperando allí por si tenía que teñirse de rubio o no para irse a República Dominicana.

Vimos a la señora llegar con Álvaro. «Yo siempre me alegro de verte a tí», le dijo Álvaro, con una cara de alegría como de haber perdido un cojón en un alambre de espino. Como la señora no había visto nada, lo que le dijo Álvaro que lo que iba a ver de Rosario era «muy fuerte». De que él se había pasado por el palito del amor a Sabela no dijo nada. Eso no es fuerte, es light.

A la suegra le preguntaron que si no sabía nada al llegar a la isla por qué iba tan a saco contra Álvaro. A ver, porque se pierde en los aeropuertos, pero gilipollas no es y habiendo tres ediciones antes debió pensar que si le llevaban a ver a Álvaro no era porque le estuviera escribiendo poemas a Rosario.

«Me llevo palos de mi novia y me llevo palos de mi suegra también», se quejaba Álvaro, que tiene complejo de alfombra sacudida. Y luego comenzó a descojonarse, porque el muchacho veía allí al lado a su suegra y empezó a pensar que se había tomado LSD caducado y estaba teniendo un mal viaje.

Vimos un vídeo de Rosario hablando con Simone diciéndole que quería «tener la oportunidad de estar loquísima, de hacer un día una cosa y luego otra». Así empezó el Joker. Veo a Rosario haciendo explotar hospitales y liderando una banda de gente pirada vestida de colores.

Nos pusieron otro vídeo de Suso y Rosario hablando la mañana siguiente a la que Rosario se lió con Simone. Rosario estaba a la defensiva, parecía un abogado negando la validez de un contrato, alegando que ella no había prometido nada a Suso. Y Suso diciendo que él no quería cortarle el rollo con Simone. No, qué va, casi les lleva condones y lubricante, no te jode. Suso el mamporrero.

«Estoy sacando un clavo, que era mi novio con otro clavo, que eres tú», le dijo a Suso. Y luego sacó el clavo de Suso con el clavo de Simone. Que alguien le diga a Rosario como se usan unas tenazas, porque va a acabar con las existencias de clavos del Leroy Merlín.

Vamos con la historia de Nico y Gal.la. Y Rosana. Y Miriam. Y Miguel. En esa historia hay más gente que en los extras de Ben Hur. Miriam se enamoriscó de Nico y Nico no se enamoró más que de su pene. Los cangrejos de La isla de las tentaciones andan hacia atrás para proteger sus vaginas de Nico, que no distingue. Si está vivo es follable. Y si está muerto pero aún está calentito, padentro.

Me descojono con la hermana de Nico, que habló de lo que había hecho su hermano como de «una etapa turbulenta». Es de esas turbulencias que te pueden dejar preñada. Vas en un avión y se mueve más de la cuenta y pierdes la virginidad. Hay gente que se ha subido en un avión y se ha bajado con tres hijos por culpa de las turbulencias. «Les habla el capitán, vamos a pasar una zona de turbulencias, rogamos se pongan el cinturón de seguridad y los profilácticos».

«A lo mejor acaba con la Amy Winehouse», dijo la hermana de Gal.la en referencia a Sabela. JAJAJAJA Pobre Sabela, joder, sólo porque use un maquillaje que pesa más que un delantal de plomo y se haga el rabillo del ojo que parece un cóndor negro con las alas abiertas.

«¿Podemos dejar de infantilizar a las mujeres como si fueren engañadas?, porque Rosana y Miriam se quieren comer a mi hermano tanto como él a ellas», dijo la hermana de Nico. JEFAZA. Quiero un altar para la hermana de Nico YA.

«Estamos viendo una transformación del ‘Niconiño’«, dijo la psicóloga del programa. JAJAJA Sí, ahora a Nico le va a cambiar la voz y le van a salir pelitos en los huevos. «Entre niño y adulto hay una fase de rebeldía», insistió la mujer, que piensa que Nico está en el instituto y se va a llenar de acné.

«Siempre me pasa lo mismo: cuando acabo pienso en mi novia», dijo un día Nico a sus amigos machotes. Cuando acaba, eh, ojo. El amor a Nico le viene cuando se le ha ido el semen. Él las dos cosas no las puede tener en el cuerpo.

«Me pone, ¿qué hago?», digo Nico, que no contempla la posibilidad de no follarse a alguien que le resulta atractiva. Aquella cabra me miró golosona, ¿qué hago?. Nunca, nunca hagáis nada que pueda resultarle sexy a Nico, porque os pone en la lista de follables echando leches. En esa lista están hasta los osos amorosos, porque dan muchos abrazos y eso a Nico le pone verraco.

Y vimos un avance de la hoguera de Tania. No podía haber una más aburrida, pero eligió la audiencia. Tania vio a Alejandro diciendo que Tania «se ha confundido y que si la caga es gilipollas y que si se lía con el chaval…».

Y Tania vino a decir que estaba cabreada y que no iba a permitir que Alejandro le dejara mal. Y es que claro, cada vídeo que le ponen sale Alejandro, que tiene la misma madurez que un aguacate duro, poniendo a parir a Tania, que es la única que tiene dos dedos de frente.

Y se acabó lo que se daba, amigas.

Cuándo está bien poner los cuernos y cuándo no: bienvenidos una semana más a ‘Viva la Hipocresía’

Sandra y Rubo, santificando a Darío. (Foto: TELECINCO)

Hola. Bienvenidos una semana más a Viva la Hipocresía. En el programa de hoy nos pasamos por el forro de las pelotas el sentido común y hacemos una alfombra con la coherencia. Acompáñenos a este maravilloso viaje a lo profundo del cinismo. Así debería empezar La isla de las tentaciones, porque sus participantes tienen un cuajo que flipas.

Y es que hoguera a hoguera vemos como unos y otras se quejan de que sus parejas se tiren a todo lo que se mueve, se coman más los morros que un banco de pirañas caníbales y se líen más que los cables de detrás de la tele. Pero luego se van a sus villas y hacen precisamente eso, pero eh, si lo hacen ellos es por buenas causas. Más que poner los cuernos parece que están fundando ONG’s. Pero si lo hacen sus parejas merecen ser fusilados al romper el alba.

Os lo voy contando según vaya pasando, porque en la emisión de anoche pasó de todo y todo de lo que pasó.

¡Seguidme en redes si os da la gana y me seguís enseñando vuestros viajes y yo encerrado! (eso que notáis es rencor). Instagram: @GusHernandezGH / Twitter: @realityblogshow.

La cosa comenzó donde la dejamos la última vez, con Darío en plena revelación de los cuernos que le había puesto Sandra una semana antes de ir a la isla. Ella lo único que quería era entrenarle para ir a la isla, yo creo. Como el que te hace salir a hacer running todos los días porque vas a ir a La isla de los Corredores.

Lejos de solidarizarse con él o empatizar, Sandra Barneda le dio una caña a Darío por ocultar que sabía lo de los cuernos que fue una cosa mala. Ha habido interrogatorios con sacacorchos en las rodillas y miembros amputados más suavitos que lo de Barneda haciéndole reproches a Darío.

«Si ella no quiere decirlo, qué voy a decirlo yo, no voy a hacerla daño», dijo él, que cada vez que habla se santifica un poco más. Hay iglesias de pueblo donde los curas están bajando santos de las capillas para hacerle sitio a los San Darío que han encargado.

«No has parado de decirme que confiabas en ella. Teníamos un pacto en la hoguera, decirme la verdad, ser honestos«, le echó la bronca Sandra. Le mientes a Sandra Barneda y acabas dentro de una bolsa en el fondo del río Hudson.

«Pero si estoy enamorado qué hago«, dijo Darío como si estar enamorado fuera una excusa válida para todo.

– Eh, sí, atraqué el banco, pero es que estoy enamorado, señoría.

– ¡Liberen a este hombre y devuélvanle el dinero!

Y así.

Y Alejandro, al que los sentimientos de los demás le importan como la mierda abandonada de un perro de Sudán del Sur, intervino para decirle a Sandra que él quería ver a Tania, «sé que no voy a soportarlo más«.

Y Darío se rompió a llorar y claro, al ver a flaquear a Alejandro, y a Sandra Barneda le dieron los siete males, estaba triste, pero consiguió no llorar. Esa mujer tiene unos lacrimales más fuertes que las compuertas de una presa.

Se fueron a llorar y consolarse al pasillo de arena por el que se llega a las hogueras, que este año es como el plató de Sálvame, ahí pasa de todo.

Las chicas volvieron de la hoguera.

«Vengo decepcionada, mi pareja no para de hablar mal de mí, poniéndome de lo peor», les decía a los chicos Sandra la rubida. Ni se entiende, Sandra, hija, que Darío esté un poco resentidillo. «Tú eres leal, eso es la lealtad», le dijo Rubo, que claro, no sabe nada de los cuernos. Bueno y que de saberlo le habría dado igual, porque con tal de pillar le habría perdonado a Sandra haber matado a Kennedy.

«Él siempre es el bueno y yo la mala, si tan mal le trato, ¿qué hace conmigo?«, se quejaba la rubia. Ya, eso no lo comprende ella y no lo comprendemos nosotros.

Gal.la decidió decir que pasaba palabra, que luego lo contaba. Pero tardó poco en contarlo. «Es que se ha pasado, me da una vergüenza… se ha tirado a una», dijo la muchacha. «Qué asco, qué dos años más perdidos», se quejó ella, que se había trincado a Miguel.

Ya empezamos. Lo de Nico le da asco, pero lo de ella con Miguel, no. ¿Por qué? Vete tú a saber.

Y volvieron los chicos a su villa.

Le preguntaron a Darío por qué traía cara de entierro y él les contó lo de los cuernos que le puso Sandra y se puso a llorar. Eso hizo que la mitad de las chicas de la casa se pillaran por él en ese mismo instante. La técnica para ligar del pollito desvalido: a la que vienen a consolarte, le das con lo de delante. No sé si rima, pero ya me entendéis.

¿Queréis otro ejemplo de hipocresía? «He visto a mi novia acostarse con el Miguelito este», dijo Nico y Miriam se llevaba las manos a la cabeza. JAJAJAJA Sí, Miriam es la chica con la que Nico le había puesto los toriles a Gal.la y a su vez la escandalizada porque Gal.la se los pusiera a Nico.

Ya otro día y después de una noche de sexo más aburrido que después de 20 años de matrimonio, Álvaro dijo: «Con Sabela en la cara me lo he pasado muy bien, he disfrutado muchísimo». Y habían hecho un misionero guarrindongo. El día que Álvaro descubra la postura del perrito se vuelve loco.

Y Sandra Barneda fue a verles. ¿Os habéis dado cuenta de que cada vez que Sandra Barneda aparece hay una brisa maravillosa que le mueve el vestido y el pelo como si estuviera anunciando desodorante? Sandra Barneda es como un hada de los vientos. Y no está mal, pero todo el mundo sabe que las mejores hadas son las tintineadoras.

Sandra les vino a decir lo de siempre, que no se están dejando llevar, que espabilen, que vivan la experiencia.

¡¡SACÁOS LA POLLA Y EMPEZAD A ARREARLE A TODO LO QUE TENGA PULSO!!

Una cosa así, pero más fina.

E inauguraron lo del espejo: uno de ellos podría ver a su novia. Decidieron por unanimidad que fuera Alejandro el que viera a Tania. Él dijo que estaba «como un flan», pero lo raro habría sido verle sereno y entero.

Sandra Barneda es como el maestro Yoda y le dijo: «Que no te venza la ira«. En un par de galas le regala un sable láser y lo nombra jedi.

Sandra también se fue a la villa de las chicas. Tania le dijo que tenía un mal presentimiento. Normal, joder, si es que Alejandro tiene que estar irradiando energías negativas que deben interferir hasta con el 5G. Las cosas desaparecen en el triángulo de las Bermudas porque Alejandro veranea allí.

Sandra Barneda le puso la trampa a Sandra la rubia, preguntando como por casualidad: «¿Hay algo por lo que Darío deba desconfiar?» y la rubia dijo que lo mismo porque la ve a gusto con Rubo. JAJAJAJA Que Darío se ponga una nariz roja y pueda hacer de reno Rudolph no tiene nada que ver.

Y le pusieron a Darío contando lo de los cuernos a los de su villa.

Sandra la rubia se puso muy digna y se echó el pelo para atrás. «Lo que dice es verdad, pero tiene su por qué, me sentí que no me quería y las necesidades básicas no me las daba y no dejé la relación porque me decía que si le dejaba no había vuelta atrás», dijo. Ningún puto sentido.

«Yo no le he juzgado y él a mí sí», dijo Sandra la rubia. JAJAJAJA ¿PERO SE PUEDE SER MÁS CíNICA?

– Señora, verá, que si puede dejar de apuñalarme el bazo…

– ¡Yo no te he juzgado a ti, deja de juzgarme!

– Eh, sí, perdone, señorita, siga, siga arrebatándome la vida y disculpe.

Y así.

«Está feo decirlo, pero yo no esperaba que él se enterara de eso», dijo Sandra. Nos ha jodido y el Dioni no esperaba que el juez se enterara de que se había ido a Brasil con la pasta del furgón.

«Soy una persona que soy muy mía», dijo la rubia, que encima estaba enfadada porque Darío lo hubiera contado. Me encantan las personas suyas muy suyas. Yo es que debo ser muy de otro.

Sandra la rubia dijo que lo ocultó porque no quería «que se la dejara de nada». Lo mismo si no quieres que se te llamen mataperros lo suyo es no matar perros.

Las chicas no lo tuvieron tan claro a la hora de elegir, pero acabaron por decidir que Sandra era la que iba a ver a su novio, pero después de preguntarles, Barneda les dijo que un cojón, que la decisión ya estaba tomada y que iba Tania.

– ¿Cariño, te gusta el pastel de chocolate?

– ¡Si!

– Pues hay lentejas rancias.

Y así.

Y llegó el espejo. Tenían 3 minutos para verse a través de un cristal y no podían hablar ni tocarse. Podían usar «la mirada o los gestos». El Pictionary de las emociones. Es como jugar a adivinar películas pero en plan cuernos.

Alejandro se había peinado como si llevara un casco de bicicleta. Tania se había puesto una camiseta que le estrangulaba las tetas y luego se enrollaba como para partirle la nuca como un garrote vil.

«Quiero decirle todo lo que la quiero», dijo Alejandro. «No puedes hablar con ella», le dijo Sandra Barneda. Alejandro abrió los ojos tanto que con esa cara no podía pasar por el túnel del canal de La Mancha porque no le daba el gálibo.

Alejandro tenía que correr hasta el cristal dentro de los tres minutos que tenían, así que hubo momento carrera por la playa de película de los años 80. Por eso no llevan gordos a la Isla de las tentaciones.

Hablando del cristal, era enorme. Me imagino a alguien del equipo del programa en una cristalería de República Dominicana.

– ¿Y para qué dice que quiere un cristal de 3 metros?

– Para que Alejandro no pueda tocar a Tania.

– Se lo doy blindado.

Y así.

Alejandro pegó la cara al cristal como para dar un beso, pero parecía una performance de Hannibal Lecter. Sacaba los dientes y se empañaba el cristal.

Aquí lo que Tania vio a través del cristal:

Y como había un cristal a Alejandro le dio complejo de escaparate y se quitó la camiseta y comenzó a vocalizar: «mírame, mírame». Alejandro se hermanó en ese momento con un trozo de falda de ternera del carnicero de mi barrio.

«Habla bien de mi», «me estás fallando», le decía a su vez Tania, pero él no hacía ni puto caso, él a lo suyo de los besos cristaleros.

Tanía pasaba de besar el cristal como de lamer el váter de un bar, pero el lado de Alejandro se quedó con más babas que el primer diente de un bebé. Ese crital no lo limpiaron, lo tuvieron que quemar.

«Sabía que me quería, se lo he visto en los ojos», dijo Alejandro que lee en los ojos como el que tiene un ebook. Y luego se echó a llorar en la arena. Barneda se sentó también y se llenó el vestido de arena que con lo que llevaba encima se podía llenar una hormigonera.

«Me ha dicho que me quiere y que se me va la boca», resumió Alejandro del encuentro.

Tania en la casa le dijo a sus compañeras: «me he sentido un poco atacada, no me escuchaba, me atacaba, no lo voy a permitir». Lo mismo Alejandro no lee tan bien en los ojos.

Alejandro volvió  su villa con una gran sonrisa. «Ha sido súper bonito, pero a la vez muy triste», dijo Alejandro, porque para qué va a haber algo bonito o alegre a secas si lo puedes aliñar con drama.

Por la noche hubo fiesta y Sandra se quedó en la cama, pero poco, porque a los diez minutos se animó y se bajó al perreo. «Estoy rota por dentro», dijo ella y bajó con una cara de funeral del carajo. «Me encanta verte bien«, le dijo Rubo nada más verla. Otro que sabe leer los ojos, joder.

En serio, tías, que no, que no lo pillamos, que somos inmunes e impermeables a las indirectas, los detalles y las sutilezas. Decidlo o no esperéis que lo pillemos. Y si lo acompañáis de un esquema o una explicación con marionetas, mejor.

Nico y Rosana siguieron perreando en la otra villa, para disgusto de Miriam. «Ella me gusta, pero es que tú me atraes un montón», le dijo Nico a Rosana, que estaba entregadísima. Y claro, se comieron los morros a la mínima de cambio y delante de todo el mundo, incluida Miriam.

Rosana besaba a Nico y luego le mordía el labio. ¿Un mordisquito? No, le agarraba el labio como un pitbull con hambre y tiraba de ahí que ahora Nico tiene el labio de abajo como el telón de un anfiteatro. Rosana no te besa, te canibaliza.

Antes de que te bese Rosana:

Boquiabiertos todos ante lo que se ha captado en 'La Isla de las Tentaciones' con Nico

Después:

Vamos con otra Rosa, en este caso, Rosario.

«Con Simone hay más picardía y con Suso hay tensión sexual pero no tanta ni tan directa con la de Simone», dijo Rosario. Bueno, Suso, gracias por participar. Deja tus cuchillos y abandona las cocinas de MasterHez.

Alejandro estaba desatado, le debían haber vacunado del coronavirus porque dijo que su chip había cambiado.

Stiven, en la fiesta, se empleó a fondo con Tania, desplegando sus dotes de macho, incluida la camisa abierta hasta el ombligo, como si no conociera el uso y disfrute de los botones.

Y volvemos a Nico y Rosana, qué cosa más trepidante este montaje. Se fueron al dormitorio. Rosana tomó la iniciativa y le hizo a Nico lo que las plataformas petrolíferas le hacen a Texas: sacar todo lo que llevan dentro. Debajo de las sábanas podía haber un polvo o un mono en una montaña rusa, el movimiento era el mismo.

Mientras, Rosario y Simone se arrimaban. Simone vio que iba a pillar cacho por primera vez en el programa y se lanzó con todo. Puso a Rosario contra una mesa y le apretó el pene tan fuerte que ahora la polla de Simone solo tiene dos dimensiones.

«Ya se besaron, tío, qué feo», decía Suso despechado. TRANQUILOOOO, TRANQUILOOOO, TRANQUILOOOO le decía Zoe haciendo de guardia de seguridad de Rosario, para que Suso no interrumpiera su ciclo de celo y reproducción.

A Nico, por otro lado, le llegó su San Martín porque Miriam le se lo llevó a hablar a un aparte. Nico no sabía dónde meterse. «Se me ha roto el corazón, porque lo que yo he hecho era importante», le dijo la muchacha, que estaba hecha una mierda. Nico le dijo «lo siento» ochenta veces y hala, arreglado para él.

Tania y Miguel también tuvieron sesioncita de mete-saca cochinero.

A la mañana siguiente Rosario reunió  las chicas porque está hecha un lío. «No sé en qué lugar estoy con Simone y en qué lugar estoy con Suso», les dijo. Lo que sí sabe es que solo se enrolla con gente cuyo nombre empiece por S.

Y cuando le dijeron que Suso sabía que había pillado cacho con Simone, preguntó: «¿Pero él lo ha visto?». Se había besado a cinco metros de Suso, pero Rosario pensaba que cuando te besas con Simone te vuelves invisible.

Quién nos iba a decir que esas villas tan grandes, tan pijas, tan lujosas, tenían problemas estructurales serios. Josué quería dormir, pero no podía porque Álvaro estaba con Sabela en la habitación de al lado y sonaba como una coreografía de pájaros carpinteros. He de decir que el ritmo era impecable. No sabías si Sabela se estaba follando a Álvaro o a un metrónomo.

Rosario dijo (sí, ya sé que salto mucho, pero es que montan el programa así) que es que con Suso se ha agobiado, que no quiere que la vuelvan a atar, que quiere comerse el mundo. El mundo es una metáfora de Simone.

Con unos cojonazos como si al caballo de Espartero le hubieran picado avispas en los cojones, Nico se llevó a las dos a la cita. «Siento que sea una situación incómoda», les dijo Nico, que no sabía cómo decirles que lo que quiere es un trío.

«Acababa de estar conmigo y te fuiste con él a ronearle», y Rosana dijo «yo eso no lo he hecho». JAJAJAJAJA Sí, Rosana, sí.

Nico se metió en un campo de minas y salió vivo. «Yo te voy a enseñar la Rosana más oculta» no te vas a arrepentir, le dijo una. «Voy a estar bien contigo», le prometió Miriam. Y él propuso un brindis.

«La cita me ha encantado, las he hecho sentir a gusto», dijo él con sus santos cojones vacíos, porque las dos habían estado más incómodas que en la consulta de un dentista loco.

En medio de la fiesta de las chicas apareció Sandra Barneda y les cortó el rollo. Si aparecen los antidisturbios lanzando gases lacrimógenos se les corta más el rollo.

«En cuanto a besos yo con Simone me lo pasé muy bien», Simone besa mejor que Suso, «me puso sobre la mesa y me plantó un beso, a ver quién se resiste a eso», dijo Rosario. Claro, joder, quién se va a resistir a que te traten como a un fardo. No sabéis la de sacos de cemento que se enamoran de los albañiles porque les hacen lo que Simone le hizo a Rosario.

Las chicas decidieron desactivar la luz de la tentación.

Sandra hizo la misma en la villa de los chicos, pero allí lejos de venirse abajo se vinieron arriba y Sandra acabó bailando. Un poco más y acaba piripi y pillando cacho con alguien. «No estamos acostumbrados a buenas noticias tuyas«, le dijo después Nico. Buen apunte.

«Estaba conociendo a Miriam y no sé qué me pasó que conocí a Rosana y tuvimos una noche de conversación y… de todo un poco. Y tengo un problema, que me gustan las dos», dijo Nico con una cara dura que flipas.

Como los chicos no se pusieron de acuerdo, la alarma de la tentación siguió activada en su villa.

Nico, para ver si se decidía, se fue a la fiesta y se puso a ronear con Rosana a muerte. «A mí me apetece darte un beso pero ¿y si dentro de dos horas me apetece darle un beso a ella?», le dijo a la muchacha. Y como ella puso morros, le reprochó: «Hala, ya te has cabreado». Ya Nico, tío, qué raras son, que no te dejan montártelo con las dos a la vez, incluso con dos más, con lo bien que estarían en tu puto harén.

«Si me gusta alguien no me resulta cómodo que esté otra persona encima», dijo Rosana, que no ha hecho tríos nunca o no sabe posturas para hacerlos.

Mientras, Miriam lloraba en otro lado, «rota por dentro». En cuestión de roturas por dentro está un jarrón de porcelana fina facturado en una maleta y luego Miriam.

Gal.la está celosa porque piensa que a Sandra la rubia le gusta su Miguel. Y acabó por encarar a Sandra, que aseguró que no le gusta nada Miguel. «A mí no me gusta Miguel, no tendría una noche loca con él», dijo Sandra, que se fue a llorar con Rubo, que aprovechó para darle consuelo comiéndole el cuello, porque eso es lo que más consuela y calma. Hay médicos de ambulancias que no ponen morfina, prefieren darle besitos en el cuello a los que se caen de un barranco.

Rubo le dijo a Sandra la rubia que le gusta mucho y se puso a lamerse los morrillos pretendiendo ser sensual, aunque parecía que se le había quedado un paluego. Pero funcionó, porque se pusieron a besarse como dos vacas lamiendo el mismo arbusto.

Simone se fue a hablar con Tania: «Yo se quién es la persona que más te gusta, yo. ¿tengo razón?», le dijo Tania y Simone guardó silencio prudentemente.

Peeeero Tania se fue a hablar con Rosario. «Yo sé que la chica que más le gusta soy yo y él me lo ha reconocido, que conmigo hay algo más». «A mí me ha dicho lo mismo», dijo Rosario. Dos mujeres adultas descubren que un hombre como Simone dice lo que sea con tal de pillar y de regalarles las orejas. Simone no se sale de su guion de ligar. No cambia ni las comas.

Hubo reunión de chicas y Sandra les contó que se había liado con Rubo. Todas se llevaron las manos a la cabeza. OTRA VEZ. Sí, las mismas que han puesto más cuernos que un taxidermista, alarmadas y sorprendidas.

«Siendo realista, creo que mi relación no va a ninguna parte», dijo Sandra. A Darío lo mata.

Y llegó la hoguera de los chicos.

Sandra Barneda les esperaba con un vestido de color topless porque era del color de su piel y si le pintas pezones encima del vestido parece que está en Ibiza en una playa liberal.

La cosa comenzó con Álvaro, que dijo que no quería ver imágenes porque le iban a «matar». CREO QUE ES EL MÁS HIPÓCRITA DE CUANTOS HAY

«Yo en ningún momento he sido débil. Me he dejado llevar porque es lo que siento. Me está fallando ella a mí…», dijo el jodío sin ponerse ni colorado. Sandra Barneda flipaba fuerte con la cara dura y preguntó: «¿Y tú a ella?»

«Yo es que no me voy a pasar la experiencia llorando», respondió Álvaro. JAJAJAJA El animal preferido de Álvaro es el hipopótamo, sólo porque empieza igual que hipocresía.

Lo primero que vio fue a Rosario diciendo que su relación era una mierda y que él no la miraba a la cara y que se quiere «comer el mundo». «Qué tonta que es, madre mía«, dijo Álvaro, que dijo que Rosario siempre ha tenido libertad, pero que elegía estar con él. Y ahora elige a Suso y a Simone, asúmelo, amor.

Alvaro ve la paja en el ojo ajeno pero no ve la viga de acero corrugado en el propio. Y le pudieron, seguidos, los besos con Suso y los de Simone. «¿Qué hace, tío?», se preguntaba Álvaro.

A ver, Álvaro, cuando papá y mamá se quieren… o sea, los pájaros y las abejas… y… que se LÍA CON QUIEN LE DA LA GANA.

«¡Es que no la he visto arrepentida en ningún momento!«, dijo Álvaro con toda su cara dura. ¿Por qué iba a arrepentirse Rosario y él que conejea con Sabela todo el rato no? Misterios.

«¿Tú no te dejas llevar?», le dijo Sandra Barneda, que estaba flipando again and again. «Tengo una carga en el pecho, no sé si quiero llorar», dijo Álvaro, muuuy dolido. «Para mí ella lo era todo», dijo él. Sabela es todo, pero otro todo. Álvaro es que tiene muchos todos.

Josué tenía imágenes.

Se sentó cerca de la tablet para ver mejor. Para cuándo una tele de 50» en La isla de las tentaciones. «Primero va él, es la diferencia entre él y yo, porque para mí él va primero y luego yo», dijo Zoe, que siempre deja pasar primero a Josué por las puertas.

Las imágenes eran para Josué, pero el que se ponía de los nervios era Alejandro, porque salían Zoe y Tania y en un juego y se daban un pico. Hala, a tomar por culo el buen rollo de Alejandro.

«Están con sus jueguecitos y me puede molestar, pero si la cosa no va a mal y no tienen intención de relaciones sexuales…«, dijo Josué sobre el tema de la bisexualidad. Tema que a Sandra Barneda le toca los ovarios sobremanera, claro.

«Con una chica no te molesta…», preguntó Sandra con un tono de reproche chungo tirando a malo. Y el que saltó fue, cómo no, Alejandro, que me da una pereza cosa mala.

«A mí me preocupa más mi novia que la de él», dijo Alejandro. «Le ha comido el culo, la boca… en plan buscándola«, añadió. ¡OH, TERRIBLE, TRAGEDIA, ACABÓSE, A LA HOGUERA!

«Ha sido mi novia la que la ha buscado y Zoe la que se ha echado para atrás», dijo Josué. «Tania la mira con deseo«, dijo escandalizado Alejandro.

Madre de Dios, qué dos personas. El día que salgan de la cueva qué sorpresa.

Turno de Nico.

Con sus cojonazos dijo que lo de Gal.la no lo llega a comprender, que no sabe por qué con Miguel sí y con él no.

Nico vio a Gal.la tonteando con Miguel y dijo que Miguel lo único que quiere es pillar cacho. No como él con Rosana, que es amor puro y la va a llamar a diario y a mandarle rosas a casa.

«Me crea inseguridades… ¿por qué con él sí le apetece?«, se preguntó Nico.

Y le pusieron las imágenes del polvo Gal.la con Miguel. La verdad es que entre sus compañeros no vi yo mucho desagrado. Más de uno se pensaba que estaba viendo una página web de vídeos para adultos. Les faltaba el papel higiénico cerca.

«Se ha acostado con este chico dos veces en una semana y yo me he tirado para acostarme con ella una vez en tres meses«, se quejaba amargamente Nico, despechado.

«Me voy a ir de aquí ahora mismo. No aguanto estar aquí. Me voy a ir y no voy a parar», dijo el niño rubio. Y salió corriendo que pones a Usain Bolt a perseguirle y no le coge.

«No entiendo por qué sí a él y a mí no», decía. Pues es fácil: porque con él quiere y contigo no. Tampoco tiene mucho misterio por más que cueste tragar con eso.

Le tocó a Alejandro. No había imágenes para él.

Pero para Darío… madre mía.

Le pusieron a Sandra diciendo que ella con Darío hace lo que quiere y que Darío le ha fallado y que ha sido un guarro y que piensa que ha hecho «cosas a sus espaldas» y que ha roto la confianza.

«¿PERO CÓMO DICE ESO LOCOOOOOOOOOOOOO?«, dijo Darío flipando mucho. Si en las imágenes le ponen a su abuela quitándose la máscara y resultando ser un lagarto gigante, flipa menos.

Y… las imágenes de la comida de morro con Rubo, que sonaba como cuando le das vueltas a una fuente de macarrones.

«Bueno, pues nada, se ha visto lo que hay», dijo Darío, que intentaba ser fuerte, pero estaba reventadísimo. «Estoy bien, estoy bien», decía, pero no. Y pidió una hoguera de confrontación. Olé.

Y llegó el momento suegra de Álvaro. «¿Qué hace mi suegra aquí?«, dijo al ver llegar a la señora, que a duras penas podía andar por la arena con los tacones que llevaba. Señora, chanclas, chanclas.

¿Iba la señora a llevarle croquetas?, no. La señora llegó combativa. «¿Te alegras de ver a la suegri?«, le dijo nada más verle.

Y no sabemos nada más porque lo dejaron para la próxima emisión. Mira tú.

Hay tres nuevas infidelidades en ‘La isla de las tentaciones’, donde se mezclan babas como en una licuadora

¿Oh, quién pueden ser los de la nueva infidelidad? Sorprecha.

En La isla de las tentaciones 4 si parpadeas te has perdido cuatro o cinco infidelidades. Ha habido y va a haber tantas que pusieron a un redactor del programa con un contador de aforo en la mano para no perder la cuenta. Es que no se enteran ni los o las propias infieles. ¿Paqui, cuántos cuernos has puesto hoy? ¿¿Y CÓMO QUIERES QUE LO SEPA, MARUJA??

Anoche vimos una nueva infidelidad, pero es que aún había otra que no emitieron y otra más de la que nos habló Sandra Barneda. Si las infidelidades se vendieran a granel, en La isla de las tentaciones tenían el mejor surtido. Ni la sección de polvorones del Mercadona, oye.

Pero vamos antes con otras cosas, como seguirme en redes (Instagram: @GusHernandezGH / Twitter: @RealityBlogShow) o el resto del resumen.

«Nico y Gala han cruzado todos los límites regalándonos momentos de alto voltaje», dijo Sandra Barneda. Sí, voltaje para el apagón. Tiene Nico un voltaje que como no tengas led en casa no se enciende ni la radio de pilas. Y luego está Gala, que tiene esa cara inexpresiva que no sabes si está cachonda o trabaja de cajera en un DIA.

Nico y Miriam son de copula adolescente. «Si no estás preparada no pasa nada», le dijo Nico a su churri antes de taparse con las sábanas y poner a prueba sus lumbares haciendo el gusano ondulón a velocidad x2. Nico no te penetra, te hace break dance espasmódico.

Gala por su parte pasa de decir que no la beses en la boca a conocerte en el sentido bíblico de la palabra sin que le tiemble la voz ni se le cambie la cara. Gala debería jugar al póker porque se le notan más las emociones en la cara al muñeco de un semáforo.

En la villa, al día siguiente al folleteo, Darío defendía a Nico diciendo, como si él hubiera estado allí, que Nico había dado muestras de sobra a Gal.la de que la cosa estaba mal y de que había hablado con ella de que necesitaba más cosas. Cuando hacéis algo os ve Dios, Papá Noel y Darío.

«No sé si mirarle a la cara o no», decía Nico sobre el día que tenga que ponerse delante de Ga.la. Nico está a co jo na do le tiene a Gal.la más miedo que a la muerte con la guadaña, una motosierra y un misil. Nico antes le confiesa a un banco de pirañas que lleva jamones en los bolsillos mientras se baña que a Gal.la lo de haber follado con otra.

Resulta que Miriam estaba celosilla porque Nico también roneaba con Rosana, que se le pegaba como una sanguijuela a un gorrino y la solución que le dio Josué fue que hicieran un trío. «Felices los tres», dijo el señor del pelo de color azafata. 

«Si quieres te lo gestiono», le dijo sobre el trío Josué a Nico, como el que tiene una correduría de seguros y te arregla los papeles. Josué es un flipao que no te gestiona ni entrar al estanco a por tabaco.

«Como lo hagas vas a ser el rey de La isla de las tentaciones», dijo Darío, porque son todos muy machitos. Lo mismo las reinas serían ellas, no te jode, por tirarse a Nico, que ha tenido menos iniciativa que un geranio.

Me solidarizo mucho con Nagore Robles, que la mujer dice cosas de lo más sutil y le llaman la atención y todos se llevan las manos a la cabeza.

«Una mierda», le dijo a Kiko Matamoros y todos saltando como si le hubiera dado tres mojás en el abdomen y tuviera el hombre las tripas fuera.

«Pedazo de pringao», dijo después de Josué y bueno, todos como si le hubiera echado una maldición egipcia de las que hacen llorar.

«Qué piel más fina tenéis, joder», dijo ella. REINA.

Mientras, en la otra villa Rosario y Suso siguen a lo suyo, que son conversaciones eternas sobre ellos mismos. Si queréis entrar a robar en un almacén sólo tenéis que hacer que Suso y Rosario hablen al lado del guardia de seguridad y a la que se duerma, entráis.

Suso se contaba los muchos celos que tuvo al ver a Rosario hablando con Simone, como si fuera una gran muestra de amor.

Vimos un adelanto. Oh, sorpresa, salía Alejandro llorando. Lo que pasa es que tú coges el metraje de La isla de las tentaciones, de todas, y coges un momento al azar cualquiera y hay un 99% de posibilidades de que salga Alejandro llorando.

La suegra de Álvaro estaba en plató y contó cómo fue su viaje a República Dominicana para dejar a Álvaro todo loco al verla aparecer después de la hoguera. Ese «¿pero qué hace mi suegra aquí?» va a pasar a la historia.

La señora describió la experiencia como «muy bonita». Claro, joder, ¿a quién no le gusta ir a ver in situ cómo a tu hija le ponen los cuernos como los de la madre de Bambi?

Nos pusieron los dos primeros minutos del programa del miércoles, que eran los dos últimos del anterior, casi, así que mucha novedad no había.

Sólo vimos a Darío diciendo que él sabía lo de los cuernos de Sandra, pero que ella le pidió que no contara nada. «Yo nunca he fallado a una persona, ¿qué he hecho yo para merecer esto?», decía el muchacho.

Y luego se vino abajo a llorar como un descosido, porque encima había mentido por ella diciendo que nunca le Sandra nunca le había fallado. Y claro, bastó que llorara Darío para que a Alejandro le diera la llorera también. Alejandro es como la dinamina, necesita poco para detonar.

La cosa fue que Sandra le mandó una foto en pijama a Darío y luego se fue con otro. Me parece una jugada maestra. Nunca salgáis de picos pardos sin llevar encima el pijama de franela: vuestra pareja pensará, «joder, cualquiera se lo/la tira. No me arrimaba ni yo«. No sospechará y tenéis coartada.

Después vimos a Sandra llegando a la villa de las chicas. Le preguntó a Sandra si confiaba en Darío y ella dijo que le costaba confiar en él. JAJAJAJA

Y les pusieron las imágenes de Darío hablando de que Sandra le puso los cuernos. Claro, no del soltero chivato, si no de Darío después de saber que era público y notorio, de forma que Sandra pensaría que Darío se había ido de la lengua.

¿Y quién estaba ahí para consolar a Sandra? Pues Rubo, que no tiene un nombre de verdad, pero sabe aprovechar las oportunidades y ahí estaba con su piel tostada y brillante regalándole la oreja a Sandra.

Le dijo a Sandra que cuando va hacia ella le entra «un nervio por dentro, un algo». Creo que se hace caca.

«Darío es un chico muy bueno, muy bueno, pero no saca el 100% de tí», le dijo después Gal.la a Sandra. Tócate los cojones. Es cosa de Darío sacar el 100 de Sandra y no de la propia Sandra. O sea, estás buenorro, eres bueno y no es suficiente. Lo mismo el problema es de Sandra y no de los novios. En general, es una postura cómoda y egoista.

¡SÁCAMELO, SACAMELO TODO, SACA EL 100% DE MÍIIII!

No sabes si tienes novia o a la niña del exorcista pidiendo que le saques al demonio. O a una novia estreñida que quiere laxante si bajas a la farmacia. Una de dos.

Darío tuvo cita con su tentadora, pero esa cita era más distante y correcta que una entrevista de trabajo para un tanatorio. «Si tienes novia hay que respetarla», dijo Darío y ella se quejaba porque Darío ni habla, ni baila, ni se arrima a ninguna tentadora. Le da las citas a la gente porque le obligan.

«Si tiene tentaciones y cae es que no es para tí, tú no vas a perder, vas a ganar», le dijo la muchacha, pero nada, no convenció a Darío I el Fiel.

«Aunque ella me haya hecho daño yo no se lo voy a hacer a ella», respondió Darío. PERO EH, ES QUE NO SACA EL 100 DE SANDRA, EL MUY CABRÓN.

En la próxima tanda de canonizaciones del Vaticano se cuela Darío entre una monja del siglo XVIII y un monje benedictino que murió en la hoguera. Es que Darío por no ser infiel no se hace ni gayolas.

En otro orden de cosas, Tania se puso a hablar con Suso, que le había comido la oreja a Rosario y se había quedado con hambre y quería otra ración. Hablaban de la carta de Stiven, ese texto que lo escribe Shakespeare y después de leerlo por segunda vez lo usa para encender la estufa.

También vimos a Zoe hablando. Antes recordemos que Zoe y Josué llevan saliendo seis meses. Seis meses, que te sale un grano y es posible que convivas tú más con él que Zoe con Josué.

«¿Qué hago aquí, no hago nada. Estoy en el paraíso, pero si no estoy con él, si no sé qué él está bien y no no estoy bien. Es que no solo es mi novio, es mi compañero de vida, mi amigo, mi mejor amigo, al que se lo cuento todo«, dijo Zoe, cuyas amigas ahora deben sentirse como unas segundonas que no valen para nada. Novio, amigo, confidente… A Josué sólo le falta ser el ginecólogo de Zoe.

«Me entiende con la mirada, es la única persona del mundo que lo hace», explicó Zoe, porque Josué debe saber leer los labios.

«Tengo tan claro que quiero acabar mis días con él…», dijo la muchacha. No sé si por viejos o por acabar los días a secas. A mí me dio miedo.

«Lo que siente por mi no lo ha sentido por nadie nunca, estoy tan segura...», dijo de Josué. Yo si fuera Zoe no ponía la mano en el fuego… para llevar seis meses a mí esto me parece muy exagerado, la verdad.

Y vimos una nueva infidelidad. Resulta que Rosario y Simone se besaron. Simone la puso contra una mesa mientras la ponía como una moto. He visto pavos asados encima de mesas con menos calor del que tenía Rosario en ese momento. Y los pavos tenían menos posibilidades de ser trinchados.

Y según Barneda, ¡aún hay dos infidelidades más!. Madre de dios, ahí hay más intercambio de babas que en una orgía de san bernardos.

La desfachatez, pasar de las cobras a los cuernos y los coitos que dan risa en ‘La isla de las tentaciones’

Gal.la y Nico, en La isla de las tentaciones. (FOTO: TELECINCO)

La isla de las tentaciones es un compendio de la hipocresía de sus gentes. Si yo pongo los cuernos, es amor. Si me los ponen a mí, es una cochinada fea y mala y te va a castigar dios, mal rayo te parta y te caguen las palomas que vayan más sueltas. Así está el programa, mejor que nunca, quién nos lo iba a decir. En la última emisión pasando de las cobras más espectaculares a unos cuernos de manual.

Y de ahí, a unas sesiones de enterrar la lombriz en la tierra, de que el mejillón se alimente, de que Óscar se acerque a Mayer, de que le de la contractura cervidal al de la cabecita púrpura, de que haya juego de anilla de calamar, que daban risión.

Pero eso llegará después. Antes de nada… ¡Seguidme en redes: Instagram: @GusHernandezGH / Twitter: @RealityBlogShow !

La emisión comenzó con una serie de excursiones de los concursantes. Unos se fueron a hacer snorkel pero acabaron haciendo el gilipollel. Había un montón de peces pero ellos y ellas se dedicaron a salpicarse y dar saltitos en el agua. Insoportables.

Luego fueron a hacer Padel Surf, pero hicieron Caerse Todo el Puto Rato Surf. Nunca nadie tuvo tan poco equilibrio. Esta gente para hacer padel surf necesitan cimientos.

Gal.la siguió tonteando con Miguel, que tiene una conversación profunda y madura. «Estás nerviosa? ¿Eh? ¿Nerviosita?», le decía él. ¿No voy a estar nerviosa si tienes toda la pinta de haber aprendido a controlar esfínteres ayer?

«Parece un chico malo pero en realidad es súper bueno», dijo una obnubilada Gal.la. Sí, parece  malísimo. Un tipo duro de verdad. Miguel va a la peor calle del peor barrio de Bogotá y ni le miran por miedo a los mate.

Nico con Miriam también estaban pelando la pava. «Me gusta cómo me miras… deja de mirarme», le dijo ella, Miriam, que es muy coherente. Me gustan los masajes, odio que me toquen». Y así.

Nico no se separa de la boca de Miriam. Está besándola 24 horas al día. Están pegados por la boca. El doctor Cavadas no sería capaz de separarles.

Rosario le dijo a Simone que es «muy peligroso» y que es «muy real» y es «sensualidad pura». Lo que más me gusta a Rosario de Simone es que sea real y no como otros seres imaginarios del tipo aparcar en el centro de Madrid en Navidades.

«¿Tú eres muy picante, verdad?», le preguntó Rosario, como si Simone fuera un bote de tabasco. Rosario habla con la cayena y le cuenta cosas.

Alvaro por su parte sigue adorando a Sabela como si la chica fuera hija de Zeus. «Tenía ganas de comerte todo el rato, pero te dejé dormir, pero que sepas que eso no va a pasar más», le dijo él a la muchacha. El apellido de Álvaro es Insomnio.

«Pues bueno», respondió Sabela como si le hubieran dado la hora un domingo después de comer. Emocionadísima estaba por la declaración picantona de su macho.

Stiven había dejado una carta para Tania, que no se lo creía. Se fue a la habitación para leerla ella sola, pero luego se la leyó a todas las demás. La carta era como una redacción sobre sus vacaciones de un niño de seis años. «Al final me ha puesto la frase que tengo con mi novio», dijo emocionada Tania. La frase es «todo pasa por algo». Es la frase que tiene con su novio y la que tienen todos los guiones de películas moñas desde los hermanos Lumière.

«No tengas miedo al cambio», le dijo Stiven en la carta, como le diría Primark a un cliente de Zara.

Hubo fiesta tropical. Los disfraces eran de bazar de todo a un euro, pero en rebajas. Tania piensa que los cocos deben ser libres y para reivindicarlo se puso como todo atuendo en la parte de arriba un sujetador de plástico tan pequeño que se lo pones a una nuez y va enseñando los pezones.

Rosario y Suso tuvieron una conversación profunda sobre su crisis, al haberse metido de por medio Simone. Rosario le expuso los motivos de su enfado: «Uno, estaba enfadada y dos…», nunca llegó el dos. Rosario argumenta medio mal.

Suso se hacía el duro, pero estaba sufriendo porque los músculos de sus ojos afrontaban la dura tarea de mirar a Rosario a la cara mientras simulaba que le da igual que ella esté pelando la pava con Simone.

Por su parte, Gal.la está más salida que el cabo de Hornos y Miguel no se lanza, algo que tenía extrañada a Gal.la, que no sabe que ella también puede besar a un homre sin que él lo haya hecho primero.

«Miguel quiere hacer las cosas bien», le dijo Suso. Hacer las cosas bien según los usos y costumbres del siglo XV, claro. Miguel no quiere besar a Gal.la sin hablar primero con su padre y fijar una dote.

En la villa de los chicos, Rosana está celosa porque Miriam le ha quitado la atención de Nico. ¿Quién podría querer la atención de Nico? No lo sé, pero el caso es que Rosana se echó a bailar con Nico de forma sensual. Sensual que por menos de eso hay gente que se ha quedado embarazada.

«Es que ahora me está poniendo cachondo Rosana tío», dijo Nico a su consultor espiritual, Josué, que le dijo que tenía que ser «listo en la jugada» y que a Miriam «la tenía segura». El chiringuito de ligones.

«Es un chaval que está muy verde», aseguró Josué de Nico, pero no dijo si verde de inexperto o verde de viejo verde.

El caso es que Nico acabó por subir a la habitación con Miriam y cuando ya estaban empezando el coito él dijo «estoy más caliente que un termómetro», lo que a Miriam le hizo mucha gracia. A mí me dice eso y se queda sin follar.

Y Nico se puso a dar empujones que parecía que estaba poniendo remaches en un tejado. Debajo de esas sábanas podía estar Nico o una máquina de coser con la tensión alta. Claro, el polvo fue fugaz como un parpadeo. Y se volvieron a la fiesta como habían subido. Sobre todo Miriam, que no tenía cara de haber echado el polvo de su vida.

Josué vio a Miriam saliendo de la habitación y dedujeron la cópula, así que los machitos e pusieron a mantear a Nico, como si hubiera hecho algo meritorio o fuera un campeón por algo. A Miriam no la manteó nadie, no sé por qué, si también estuvo allí.

Y fue salir Nico a la casa de nuevo y Rosana se puso a bailar con él a refrotarse, a morderse los labios… pero claro, Nico estaba ya ordeñado y le llegaba algo de sangre al cerebro. Y NICO LE HIZO LA COBRA A ROSANA.

«He estado con Miriam ahora, vale, y tengo novia y te la pela, ¿no?», preguntó Nico a su pretendienta. «Sí», dijo Rosana. JAJAJAJAJA

– Y tengo el pene con la forma de Papá Pitufo. Y azul. Y me he acostado con una cabra hace 5 minutos. Y he masticado la mierda de un perro con lepra. Y llevo dientes falsos robados a mi abuelo muerto.

– Me da igual.

Y así.

Mientras, Zoe se ha puesto a darle clases de twerking a Gal.la. «Tiene movilidad», dijo Zoe como algo destacable. Para Zoe si tienes más movilidad que un clic de playmóbil puedes perrear.

Y llegó la COBRAZA COBRA. COBRA GIGANTESCA. COBRA PITÓN. Una cobra tan grande que no la puedes hacer en Andorra porque se sale del país.

Miguel trató de besar a Gal.la y ella le dijo «¿A dónde vas?», «¿Cómo, como?», «Con calma, que hay muchas noches». Miguel llevaba el calentón como para hacer potaje poniendo la olla en sus pantalones.

Inciso: Simone se pone una creama hidratante que huele a coco. Luego que por qué no liga.

Suso oyó a Rosario decir «me voy a dormir» y tratando de ser gracioso le respondió: «¿Conmigo?». «¿Eh?», dijo Rosario. Y se fue. OTRA COBRA GRANDE COMO EL PENE DEL GIGANTE VERDE.

«Me he dado cuenta de que con Simone era solo atracción sexual y que como con Suso no estoy con nadie en la villa», dijo después Rosario, que tiene las cosas claras. Claras como el culo de un grillo en un agujero negro. Así de claras.

Luego se fue a hablar con Suso. «¿Te quieres venir arriba a hablar conmigo?». Hablar. Hablaron poco. A ver como lo explico… hablaron, pero como nunca le hablarías a tu tía la monja.

Tania preguntó a la mañana siguiente si Suso estaba bien dotado. Insistió como si fuera la cosa más importante del mundo. Tania acabó por decir que si.

El tamaño no importa, ¿vale? Los unicornios existen. La luz es barata y proviene solo de renovables. El Atleti ganó sin sufrir. ¿Gus, qué haces? Nada, decir cosas fantasiosas.

«Nos estábamos besando y tocándonos…», ¿Eso hace sonar la alarma en la otra villa?«, se preguntó Rosario, que piensa que la alarma de la tentación solo suena cuando montas una sesión de sado masoquismo con cuerdas, orgía, tres cabras, dos enanos y un expendedor de lubricante.

Gal.la por su parte le contó a Zoe que había hecho tocamientos con Miguel, pero que nada más porque hay que ir poco a poco. Para cuando tengan 80 años se verán en ropa interior. Si Miguel llega a los 102 años, folla.

Nico: «Antes de follarme a Miriam, pensaba en Gal.la«, dijo. Porque él piensa que se ha follado a Miriam, cuando ha sido claramente Miriam el que se lo ha tirado a él. Pobre inocente.

Stiven regresó a la villa de las chicas. Tania fue la última en bajar, en plan casual, no me importa… pero si hubiera hecho falta Tania habría bajado las escaleras rodando.

Mientras, Suso le preparó a Rosario una cita. La cita eran unos cojines ensuciándose en el césped. Cómo se nota que no los lava él. Todas las citas de Suso acaban con jabón de Marsella.

HOGUERAS

«Me gustaría ver a un Nico un poco más relajado», dijo Gal.la antes de la hoguera. JAJAJAJA Sí, más relajado está, si.

Llegaron a la hoguera como el que llega a dar de comer a los cocodrilos, acojonadas.

La primera fue Rosario. «Con mis compañeras, SIEMPRE«, dijo que quería ver las imágenes. Casi todos añaden eso de «Siempre». Creo que están hasta el coño de que Sandra Barneda les pregunte.

CON MIS COMPAÑERAS JODER, QUE LAS QUIERO VER CON ELLAS, HOSTIAPUTADELOSCOJONESYA.

Rosario vio a Álvaro comiéndole los morros a Sabela y diciéndole que Rosario si tiene a un tío detrás, cae y que él sabía que no iba a ser capaz de aguantar la tentación. Y LO DICE ÉL. Con las babas de Sabela aún en la boca. Qué cojonazos.

«Si no quieres mirar no mires, pero que se entere España de quién es este pedazo de… tú vales mucho», le dijo Zoe a su amiga que también es infiel, pero menos, no sabemos porqué. Zoe es la Manolo Lama de la isla, lo comenta todo. Vieron a Álvaro toqueteándose con Sabela debajo de las sábanas y Zoe decía «qué asco». No para.

«Es que vienes aquí pensando que esta experiencia te va a reforzar…», dijo Rosario, que no ha visto las tres ediciones anteriores, de donde salieron muuuuchíiiiisimaaaaaaas parejas reforzadas.

«Lo suyo no va más allá de un calentón, lo mío no lo es», dijo ella, porque sus cuernos con Suso son puros, son verdad, son amor espiritual profundo, son la esencia destilada del cariño, son una conexión de la que hablarán los poetas y… casi se tira a Simone.

Turno de Zoe. Como se había plantado en la hoguera de Josué, la dejaron sin ver imágenes de Josué hasta la hoguera final. Peeeero, sí podía oír lo que sucediera.

«Quítatela ya, que estás sudando, tío», «Nuestra relación no iba estupendamente», «mi relación me suda la polla», «con estas podría tener más tentación…» oyó Zoe, además de a Sandra Barneda diciéndo a Josué que la cita iba a ser Jennifer.

«Me estoy planteando mi relación», dijo Zoe. Su relación de tres meses. El caso es que Zoe se cogió un cabreo enorme. «No me importa una mierda mi relación, ¿qué significa eso?«, se preguntó Zoe, que no entiende frases sencillas.

La teoría de Zoe es que Josué actúa para ser el «machito de la villa». Y de ahí no la sacas.

Tania’s turn.

Dijo que echa de menos a Alejandro y Sandra Barneda casi se pone a llorar. No había imágenes para ella, porque Alejandro se comporta como un santo. Pero ella se puso a llorar porque intuye que Alejandro está muy mal. Y luego dijo que ella es como Paladín a la taza: tiene un cacao.

Turno de Sandra.

Darío hacer cosas con otras mujeres, no, pero rajar de su relación y poner a parir a Sandra en cada comentario, sí. Darío salía bailando como si estuviera cerrando cajones con el pene. A Sandra sólo le molestó lo de los comentarios.

Darío siguió echándole la culpa de todo a Sandra en el vídeo, que si tiene el carácter fuerte, que si le habla mal… «está intentando excusarse», dijo ella, pero no dijo de qué.

«Yo no le he fallado en ningún momento», dijo Sandra, que no sabe que un maromo la ha acusado de haberle puesto los toriles a Darío una semana antes de entrar al programa. Ya verás.

Y le tocó a Gal.la.

Salía Nico diciendo que Gal.la y Nico son una pareja que no pega. Y se puso a decir cosas malas de Gal.la que parecía la lista de la compra de David Muñoz. Y cuando le preguntaron si tenía algo bueno no se acordó de nada. Frodo podía decir más cosas buenas de Sauron que Nico de Gal.la.

«Si él considera que yo no bajo será porque con él no me apetece, lo siento mucho«, dijo Gal.la. Y  no se refería a coger cosas del cajón de abajo, sino a hacer cata de culebrilla albina.

«El machirulismo es contagioso», dijo Zoe. Sí, las grandes plagas de la humanidad han sido la peste negra, el machirulismo y las riñoneras.

Y pusieron imágenes del primer beso de Nico con Miriam. Lo que más le molestó a Gal.la fue que el resto de la casa coreaba.

«Perderme va a ser lo más duro que le ha pasado en la vida», dijo Gal.la, porque a nico lo atropella un tren oxidado y le duele menos que eso.

«Aunque no lo quiera reconocer, me debe la vida«, dijo después la rubida, desvelando que Gal.la es además la madre de Nico. Con razón iba mal esa relación.

Llegaron las imágenes del magreo de Nico y Miriam en la cama y las chicas se pusieron a reír. Se les acabó la risa cuando la cosa pasó a folleteo. Ah, no, que Zoe siguió riéndose. «Es que no sabe», dijo Zoe, a la que los sentimientos de Gal.la le importan una mierda.

Se folla Josué a una y te ríes delante de Zoe y te arranca el pellejo con un cortauñas.

¿ZOE POR QUÉ TIENE QUE METERSE SIEMPRE DONDE NO LA LLAMAN?

«Se está creyendo alguien que no es», dijo Gal.la y Zoe apostilló: «es que con Josué al lado…». Para Zoe el mundo gira en torno a ella y a Josué.

El hielo se derrite en los polos por culpa de Josué, que lo sepáis. Kennedy se murió porque habló 5 minutos con Josué y después de las comilonas de navidad los vaqueros os aprietan porque los ha achicado Josué.

HOGUERA DE LOS CHICOS

Alejandro iba ya llorando en el coche. JAJAJAJA No había visto nada y ya estaba diciendo deshecho «NO PUEDO MÁS, NO PUEDO MÁS, POR QUÉ, POR QUÉ«. La capacidad de aguante de Alejandro cabe en un vaso de chupito.

El conductor tuvo que parar el coche para que bajara y tomara aire. Paras menos en un viaje llevando a un niño con cistitis bebiendo té en el coche que con Alejandro preocupado por Tania.

«Tengo ganas de coger el toro por los cuernos», dijo después Alejandro. Sí, para cogerlo y que no se escape mientras Alejandro le llora. El pobre animal tratando de volver a chiqueros para huir del drama y Alejandro cogiéndole por los cuernos y hablándole de Tania.

Josué tenía imágenes. Y también quería verlas con sus compañeros. SIEMPRE.

Le pusieron imágenes de Zoe hablando de que una chica le puede poner muchísimo y después, bailando con Tania. No hacían NADA. NADA. Pero a Alejandro le daban los siete males.

«Me estoy quedando loco. ¿Que se está planteando qué?», decía y hala, a agobiarse otra vez. Alejandro tiene sofocos de la agobiopausia.

«Tania es una chica muy liberal y la veo capaz de tener algo con Zoe», decía Alejandro, que es más antiguo que cazar mamuts. Sí, sí, seguimos en la hoguera de Josué, pero es que Alejandro sufre en todas las hogueras.

Luego salía Zoe diciendo que la forma de hablar de Josué era de «asqueroso y de qué puto asco». Y hablando con Simone, que es ese tipo con el que todas picotean pero que ninguna se come. Ese chaval tiene una lista larguísima de fracasos.

Turno de Nico.

Gal.la salía diciendo que Nico es un niño. La verdad es que Nico se afeita y se pone de rodillas y no le dejan subir en las montañas rusas. Nico puede colarse en una excursión de niños de 10 años a la fábrica de Fontaneda.

«Me dijo Gal.la antes de entrar aquí que el sexo era tabú y ella un día estaba mala, otra el trabajo… si iba mal el sexo era por ella«, dijo Nico todo ofendido porque se pusiera en duda que es un macho empotrador creador de orgasmos.

Le pusieron imágenes de Miguel roneándo a Gal.la y comiéndole el cuellito en la piscina como una vaca bebiendo en un abrevadero. Y luego besitos y morreos.

«Como me pase a mi eso me voy a morir, chaval», dijo Alejandro afectado. Ya sufre él por todos.

Nico se vino un poco abajo. «Si los dos lo hemos hecho es porque ahí había de todo menos amor, pasión o deseo», dijo Nico. «Es su lado vengativo, rencoroso, de mala persona», dijo Nico. Otro que tal baila. Lo suyo es bueno y bonito, pero si lo hace Gal.la es por rencor.

«Como se lo folle, verás», dijo Nico. COMO SI ÉL NO LO HUBIERA HECHO.

E imágenes de Gal.la durmiendo con Miguel y haciendo lo que los ciervos les hacen a las ciervas en la berrea. Pero sin el berreo. Y Gal.la cabalgando a Miguel como Wonder Woman montando a caballo bajando un barranco.

«O sea que el problema no era que estaba cansada… si no te gusto, si no te atraigo, dímelo«, dijo Nico. «Yo lo he hecho con Miriam, pero yo sí tengo ganas de acostarme con Gal.la todos los días», dijo Nico antes de llorar.

Vamos con Álvaro.

Vio a Rosario olisqueando una camiseta de Suso como si fuera una maleta del aeropuerto y ella trabajara buscando droga.

«Sinceramente… ya lo estoy haciendo eso con Sabela, de hecho creo que con lo que ha visto ella aún le estoy haciendo daño yo», dijo Álvaro, más sensato que sus compañeros.

Luego vio imágenes de magreo máximo y dijo que se lo «esperaba». Pero aún así se sentía mal y dijo que no se sentía a gusto viendo esas imágenes. Normal, si les ponen unas banquetas de madera, en lugar de una silla con respaldo, como para estar a gusto. Tú vas a cinco hogueras y acabas con problemas de espalda.

Rosario salía diciendo que «una conexión sexual», la de Álvaro, no se puede comparar con «una conexión real», que es la suya. La buena. La fetén. Lo de Álvaro es solo que es un salido y un guarro, pero lo de Rosario es amor. No te jode.

Y TURNO DE ALEJANDRO. El plato fuerte. La guinda del pastel. La madre del cordero.

«Me da pena haber pasado dos años con alguien que ahora es así«, decía Tania en el vídeo y Alejandro se quejaba porque él «siempre» ha sido así. JAJAJAJA Él no lo niega, él amplía el plazo.

«Pero si me he desvivido por ella, llorando y sufriendo por ella«, dijo Alejandro, como si eso fuera un mérito o diera puntos. Ahora me pongo yo a llorar por Billie Eilish y nos acabamos casando si sufro lo suficiente por ella.

Alejandro veía a Tania chupando un poco a Stiven en un juego y se ponía histérico. No es una metáfora. «Tania de mi vida, tú te crees que es normal, Tania?«, decía llevándose las manos a la cabeza Alejandro, que es el Camacho de las relaciones.

Hay dos tipos de posesión mala: la que le pasó a la niña del exorcista y la de Alejandro.

«Dice que no le he escrito cartas… sí se las he hecho. De amor, de amor sincero«, decía quejándose Alejandro, que porque no quiere, pero él se pone y destrona a Pablo Neruda.

A todo esto, Darío había estado callado, mirando lo de los demás y claro, estaba acojonado. Sandra Barneda le preguntó si Sandra le había fallado alguna vez. Ya sólo con esa pregunta yo voy y me acojono.

Le pusieron imágenes de Sandra en las que le acusaba de ser un vago y de pasarse el día jugando a la Play Station.

«¿Qué he hecho yo para que diga eso?», pues jugar a la Play, muchacho, que lo ha dicho. «Yo no he hecho nada», siguió Darío. Pues eso, que no haces nada, de eso se queja.

Y le pusieron al soltero expulsado chivándose de los supuestos cuernos de Sandra a Darío la semana antes de ir a la isla. Lo cortaron ahí, sin enseñar la reacción. El adelanto fue de aúpa. Se viene una próxima emisión de cagarse la pata abajo. Con una suegra incluida.

Se desatan las cópulas en La isla de las tentaciones, que parece un criadero de conejos

El fantasma de los fornicios pasados, presentes y futuros. (FOTO: TELECINCO)

En La isla de las tentaciones siempre llega el momento «bah, a la mierda todo», que es cuando ellos y ellas dan por perdida a su pareja y se lían con otro u otra, como el que deja la dieta y ya que está se entrega ofrecido a las palmeras de chocolate. Ese momento ha llegado amigas y amigos. Se ha desatado la bacanal, la orgía, el fornicio indiscriminado, han subido las acciones de Control y Durex en República Dominicana.

Lo pudimos ver en el adelanto de la próxima gala, y nos pusieron imágenes de infrarrojos en los que salía gente… a ver como os lo explico… Imaginad que un camión lleva sacos de pienso para conejos. Otro lleva sacos de viagra. Chocan y se desparrama la carga. Los conductores, aturdidos, confunden los sacos. Lo que pasaría en la granja de conejos es lo que ha pasado en La isla de las tentaciones.

Pero antes, veamos qué pasó en la última emisión, que no fue moco de pavo. Lo primero es que unos y otras tenían que elegir a quién le ponían el collar de veto. O sea, a quién de los y las solteras lo echaban de la isla 24 horas. 

El collar del veto. Empezaron las chicas. Ojalá lo usaran para vetar el drama de Alejandro, pero no, votaron vetar a Stiven, que tiene apodo de café: El largo. Podría haber sido «El cortado» o «el manchado». 

También vimos el final de la hoguera de los chicos. Se les vio a todos los maromos irse por el camino y entre que se ponen unos pantalones que parece la tripa de un cerdo apretando un embutido y que van petados de músculos que ningún humano debería trabajar, andaban todos como si tuvieran las nalgas pegadas entre sí. ¿Queréis andar como los chicos de La isla? Ponéos una moneda en el culo y tratad de que no se caiga.

Las chicas volvieron a la villa y Gal.la contaba lo que había visto de Nico como el que cuenta el ataque de un oso pardo en una asociación de afectados por los osos. Recibió mucho apoyo y mucha ayuda.

«El mío se ha liado con una y la ha empotrado por todas las zonas de la casa«, dijo Rosario, exagerando un poquito. Está la casa llena de marcas de la cara de Sabela, que se maquilla tanto porque claro, la empotran y va dejando retratos por la casa. El único sitio donde no pueden empotrarse es en los cristales, porque los raya con las pestañas.

Cuando volvieron a su villa los chicos también se contó la jugada. «El principal tema es que mi chaval se ha derrumbado total«, dijo Nico de Alejandro. Si queréis que un secreto se sepa, decídselo a Nico. De hecho, lo de Ricky Martin y la mermelada lo contó Nico.

«Igual que aquí estamos muy cerrados allí están muy abiertas», dijo Darío con sus santos cojones. Darío no se debe haber enterado de lo de su compañero Álvaro o Nico. Nada, ellos están cerradísimos. Les van a canonizar por lo puros que son, no te jode. Son tan inocentes que les sobra hasta al bautismo porque nacieron sin pecado original.

Sabela fue a visitar a Álvaro por la noche para que le «contara». Alvaro criticaba que Rosario «cayera». No como él, que es fuerte y fiel. Sabela se iba a quedar a dormir y Álvaro le dejó una camiseta, pero al final no se quedó, pero se llevó la camiseta. Ese robo no lo planean ni en La Casa de Papel.

«He visto a Alejandro hundido, en mi vida he visto a alguien tan mal», dijo Josué, que estuvo en un bombardeo de la Primera Guerra Mundial y vio a gente saltar por los aires y les vio mejor que a Alejandro.

Alvaro fue por la mañana a buscar a Alejandro, que estaba en la cama en calzoncillos. «Tienes que levantarte«, le dijo mientras le ponía la mano en el muslo. Eso parecía el principio de una película porno gay.

Luego Alejandro se metió a la ducha a llorar. Se oía el agua correr, pero tenía el grifo cerrado. Alejandro es capaz de ducharse con sus propias lágrimas.

¿Sabéis que las lágrimas son saladas? ¿Sabéis que el mar muerto es el mar más salado del mundo? Pues era un lago de agua dulce hasta que Alejandro lloró allí.

Gal.la dijo que Nico no había tomado ni una decisión en su vida, que su padre le decía siempre lo que hacer... «hasta que aparecí yo». JAJAJA Y ahí ya se lo decía ella. Nico es como Siri, solo funciona si le dices qué hacer.

Mientras, Nico le ponía crema a Miriam sin que nadie se lo dijera. Él tiene sus pequeñas iniciativas. El sitio donde más crema le echó fue entre las tetas, porque todo el mundo sabe que el entreteto se quema mucho. Lo que más. Pones el prepucio en un horno de fundir hierro y se quema menos que el canalillo.

Sandra Barneda fue a verles por la mañana y Alejandro seguía llorando. Año 3590, la humanidad ha mutado a seres incorpóreos de mente hiperdesarrollada y… Alejandro sigue llorando.

«Te hago pasar mal rato, yo sé que tú eres persona», le dijo a Sandra, que se puso a llorar también al ver el drama de Alejandro. Y se fue a consolarlo, porque Sandra Barneda no es de piedra y Alejandro es capaz de enternecer al Grinch. 

«¿Te puedo dar un beso?», le dijo Alejandro a Sandra, que le consolaba. Qué bonita escena lacrimógena.

Luego se puso a llorar Álvaro, porque hablando de Rosario dijo: «pienso que la he fallado», pero eh, no lo tiene seguro. Lo de empotrar a Sabela le hace dudar, pero no es definitivo.

Josué ha decidido no hacer nada más con ninguna chica después de la aparición de Zoe en la hoguera. Normal, porque pensará que si Zoe logró encontrarle en mitad de la noche en medio de la selva, si le pone los cuernos es capaz de encontrarle en cualquier lado y con un picador de hielo.

Nico supo que la hoguera de confrontación era para él y se puso a hablar con Sandra sin mirarla a los ojos y moviéndose de alante a atrás como un niño pequeño que confiesa no haber hecho los deberes.

En la casa de las chicas Zoe estaba maquillando a Gal.la y la dejó como un mapache albino.

Conectaron con la otra villa y estaba Alejandro llorando. Creo que los realizadores juegan a eso, pinchan la villa de los chicos a ver si pillan a Alejandro sin llorar. El que lo consigue gana. El premio está desierto.

Stiven dijo que el año que viene por estas fechas quiere hablar ya tres idiomas. JAJAJAJA Claro. Chiquitistanés, Grijandés y Portuñol. 

«Tengo miedo de que Alejandro lo esté pasando mal», dijo Tania. No, qué va, está bien. Llora las 24 horas del día por desatascar lacrimales, pero nada más. Que las ganas de vivir de Alejandro estén en paradero desconocido también es casualidad. Que Alejandro mire un amanecer y le parezca el comienzo de otro periodo de sufrimiento y desesperación tampoco es porque lo pase mal.

Y llegó la hoguera de confrontación. «Buenas noches Gal.la», le dijo Sandra. Ojalá Gal.la yendo a una Gala. Jajaja. La Gala de Gal.la vestida de Gala con la musa de Dalí.

«Sigo pensando que de quien desconfío es de mí, porque él lo que hace es por influencias, por ser el machito», dijo Gal.la de Nico. «Estás hablando de un Nico influenciable, sin personalidad…», dijo Sandra. Joder, a Nico le tenían que estar pitando los oídos que pensaba que sonaba la alarma de la tentación pero solo la oía él.

«No es que no tenga personalidad, es que se deja llevar por lo que dicen los demás», aclaró Gal.la. «Dices que Nico no tiene voluntad propia», apuntó Sandra Barneda. Joder Nico, es como un teleñeco. Nico tiene hecha la maldición Imperius de serie. Nico es programable. A Nico se lo encuentra José Luis Moreno y ve un novio para Doña Rogelia.

El caso es que Nico… NO FUE A LA HOGUERA. Ahí, innovando.

«Es un cobarde, porque si viene aquí sabe que se le caen los pantalones», dijo Gal.la. Hay que tener mucho valor para no ir a una hoguera, creo yo. «Ahora va a empezar la experiencia para mí, ahora va a temer por lo que puede pasar, me voy a divertir», dijo Gal.la, con un tono para nada despechado.

«Estás muy enfadada», le dijo Sandra, que es observadora y el hecho de que Gal.la estuviera afilando un hacha y sacando cajas de condones le hizo sospechar que estaba de ánimo encendido.

«Me lo voy a pasar bien y él lo va a pasar mal«, añadió Gal.la. La bruja de la Bella Durmiente lanzando un maleficio da menos miedo que Gal.la prediciendo el futuro.

«Pero Gal.la, eres su novia», le dijo Sandra. «Díselo a él», respondió Gal.la. JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA 1.000 puntos.

La hoguera de Gal.la duró lo mismo que tardaron los guionistas en pensar el final de Los Serrano. Decidió quedarse en la isla a vivir la experiencia.

«Estoy con un niño de 10 años que no sabe lo que quiere», se quejaba Gal.la Los niños de 10 años saben lo que quieren: Fornite.

«Va a ver imágenes de mí y va a llorar, porque voy a hacer que llore, porque se lo merece», acabó por decir Gal.la. Joder. A Nico en ese momento se le pasó un escalofrío por la espalda.

Gal.la volvió a la villa como una reina. «Si él se lo está pasando bien, pues yo el triple», dijo y todos los solteros se pusieron contentos.

Rosario le dijo a Simone que «no le baile así». Y le dijo que ya hacía mucho calor para subir el ambiente. Simone se puso a bailar como si estuviera dando codazos para abrir se paso en las rebajas, cosa que a Rosario le subía el termostato como con calefacción central en un edificio viejo.

Se pusieron a jugar al hielo y los besitos con los ojos vendados, pero encima de una plataforma de madera, que no sabías si el juego iba de besitos o de ahorcar a la gente. Sólo faltaba una multitud al rededor lanzando verduras podridas.

En la villa de los chicos Álvaro y Sabela estaban bailando. Él iba vestido con una falda de hojas que le hacía parecer muy sexy. Como una puta ensalada de sexy.

Nico sintió una perturbación en la fuerza y sintió algo malo. Para conjurar su miedo, se fue con Miriam al jacuzzi. Claro, así se te pasa el miedo aunque te esté persiguiendo un señor con un machete.

«¿Ahora en serio, te gusto, tendrías conmigo algo fuera?», le preguntó a Miriam. Casi le hace firmar una declaración jurada.

Y acabaron por besarse en el jacuzzi de los cuernos. En serio, que en ese agua metes a la Madre Teresa y al Dalai Lama y acaban enrollados. Joder, que la fuente de la eterna juventud tiene menos poder.

Hubo fiesta nocturna. Alejandro estaba llorando en la cama. Pero nada, se vistió y se bajó a la fiesta. Cuando Jesús resucitó al tercer día le hicieron menos fiesta que a Alejandro.

Simone estaba a saco por Tania. Y por Rosario. Y no empezó a arrimarle a otros solteros porque no se acercaban. Simone es una ametralladora del amor. Rosario se puso celosilla de Tania. Sí, mientras Suso miraba contrariado porque había otro macho en el corral.

«Si tu me atraes sexualmente no significa nada, no te sientas incómodo», le dijo Rosario. Simone no parecía nada incómodo. No te jode. Es como si te dicen «te voy a dar un cupón euromillones premiado, no te sientas incómodo». «Me pones nerviosa», le dijo Rosario a Simone. Lo que pasa es que a Rosario todo lo que la mira la pone nerviosa. Rosario mira un anuncio de Colgate y se pone nerviosa porque hay un señor sonriendo que la mira.

Mientras a Suso se le iban poniendo los años encima y decidió actuar. Suso se metió para cortar la conversación y Rosario se cogió un cabreo que te cagas. Para mí que era una excusa para montarle el pollo e irse con Simone.

Suso se enfadó y se fue a dormir temprano, supongo que esperando que Rosario le siguiera. Pero Rosario pasó como de comer mierda de ir tras él, porque ella «no tiene diez novios».

De hecho Rosario se quedó en la piscina con Simone, que no pierde ocasión de mostrar su torso tatuado, que parece el cómic de un loco. Rosario no hizo más que decirle todo el rato lo mucho que le pone Simone. Se hizo ya pesado el tema. Yo soy Simone y le digo «QUE SI COÑO, QUE TE PONGO PERRA, YA LO SÉ, JODER«. Y se pusieron a hacerse arrumacos cochineros, pero apareció Suso, que tiró en el lavabo un vaso. Cortada de rollo. Suso con un vaso y un fregadero evita embarazos no deseados.

Por su parte, Gal.la y Miguel bailaban tan agarrados que parecían un mejillón y una cuerda en una ría. Y hala, a la piscina. Miguel se puso a comerle el cuellecito y Gal.la ponía cara de pasar del tema.

«He dicho que la boca no», le dijo Gal.la cuando él le lamió la cara. Así es Miguel, no te besa, te babea. Su técnica del beso es la del caracol de carreras. Te pasa fugaz por la cara y te la deja con un rastro resbaladizo.

Luego en el sofá se pusieron a hacerse arrumaquitos y Gal.la le hizo un no hay huevos, diciéndole que «tenía miedo, que tenía miedo». Así que Miguel le tiró el bocado y se puso a besarla. Él solo, porque durante muchos segundos Gal.la se quedó quieta, así que era como si Miguel estuviera besando a un maniquí. Pero Gal.la acabó por caer y se morrearon como el que intenta coger una manzana colgada de un hilo.

En otro orden de cosas, Álvaro dijo que «despertarse con la chica que le gusta» le pone «a cien». Se levanta empalmado pero sólo por dormir.

El caso es que en una y otra villa empezaron a sonar las alarmas y a encenderse la luz que van a pagar de factura lo que no está escrito. Se frota las manos Endesa. Este programa no lo pueden poner en un parque de Bomberos porque se pasan la noche haciendo salidas falsas y con el corazón en un puño.

Llegó el día de elección de citas. Sandra le preguntó antes de nada a Alejandro que qué tal estaba. Creo que Sandra Barneda está tan preocupada que llama a Alejandro más que su madre. A las tres de la mañana suena el teléfono y es Sandra Barneda a ver cómo está.

Sandra les anunció que la vetada era Jennifer, la supuesta roneadora de Josué. «Él se escabulle mucho cuando yo le busco porque sabe la repercusión que puede tener», dijo Jennifer. Nos ha jodido, es que Josué visualiza a Zoe enfadada y se le mete el pene para adentro como una tortuga asustada.

«Las consecuencias es que Jennifer me devuelva el collar y que vais a tener la cita juntos«, les dijo Sandra como castigo a Zoe. Que claro, Zoe va a ver eso pero sin saber que es por castigo y se va a poner como una moto. Pero como una moto con pinchos en las ruedas y ametralladoras.

«No me apetece, la verdad», dijo Josué, que pasa de Jennifer. Joder. Hay gente que queda con su agente de la condicional y hay mejor rollo que en la cita de estos dos. Quedas con la parca para que te lleve al más allá y hay más buen rollo.

Nico eligió a Miriam. Álvaro a Sabela. Oh, sorpresas.

«Cuando Sabela me mira me hace sentir fuego en la sangre», dijo Álvaro. Eso es por las pestañas que se pone Sabela, que son como el toldo de una panadería. Sabela parpadea y hace subir la energía eólica. Tó sexy la mirada. Te araña la cara como estés cerca, pero tó sexy.

Darío eligió a Vanessa. Alejandro eligió a Claudia. Creo que un poco por elegir a alguien.

Y día de doble eliminación. Echaron a Sheila, que no sabía ni que estaba ahí y a Carol, cuya marcha sólo sintió Sabela. «Que vuestros caminos estén llenos de luz», dijo. Normal que no tiente a nadie, si habla como Paulo Coelho.

Sandra se fue también a la villa de las chicas.

Lo primero fue echarle la peta a Zoe por transgredir las normas. Ella dijo que el detonante es «que no puedo estar sin él». Josué es como un marcapasos, no se si lo tienes no puedes vivir sin él.

«Se me está tachando a mí de que estoy loca», dijo Zoe al final. Porque en su cabeza si quiere ver a Josué pues le ve. Y le suda el papo todo lo demás. Si Josué está de misión en Marte y Zoe quiere verle, le ve. La NASA flipa viéndola aparecer montada a horcajadas en un rober y pegando alaridos.

«No todas echan de menos a sus parejas«, dijo Zoe lanzando una clara puñalada a Rosario. JAJAJA Movidón entre las chicas. Junto a Zoe había un banco de mosquitos. Creo que olían a cadáver.

«Se han tomado la libertad de decir que desconfío de mi pareja«, dijo Zoe indignada. JAJAJAJA Sin haberles dado tú ningún motivo ni nada.

A las chicas les dijeron que el vetado era Stiven. Antes de irse le dejó a Tania una pulsera para que tuviera algo suyo. Anda que le da cincuenta euros. A mí si queréis que os recuerde para siempre dejadme un piso en el centro, no baratijas.

Gal.la le dio su cita a Miguel. Rosario le dio su cita a Simone. Suso y su peinado de primera comunión hizo como que le daba igual, pero estaba reventadísimo. Tania como no tenía a Stiven dijo que su cita se la daba a Suso, pero por no irse con ninguno otro. Friendzone de manual. Zoe le dio la cita a… quedaba poco para elegir y escogió a Alberto. A los que quedaban se les vio menos que a los billetes de 500 euros. Sandra se la dio a Rubo.

Ellas eliminaron a Álvaro, que es un niño de quince años que fue de tentador con la autorización de sus padres y a Sergio, un maromo rubiales que no ha tenido ni feeling ni amistad.

Pero se fue en plan reventado, diciendo que conocía un secreto de Sandra que a Darío le iba a partir el corazón. Chivato.

Y llegó el avance. Fue una sucesión de sábanas con bultos moviéndose. Esas imágenes parecían de la cámara de seguridad de un castillo encantado, con tanta sábana moviéndose y tanto alarido.

Y lo veremos la semana que viene, amigas!