Entradas etiquetadas como ‘expulsión’

Resumen de la gala en que echaron a Trapote

Si te paras a pensarlo, es lo más normal del mundo. En la mayoría de ediciones, (excepto en un par de ocasiones y con dos toreros, uno de ellos precisamente Víctor Janeiro) ha ganado la menos famosa de los concursantes. Ejemplos más recientes, Maite Zúñiga o Miriam Sánchez.

Así, no es raro encontrarse con que los anónimos han desbancado por completo a los famosos y que haya tres de ellos en la final de Supervivientes: Parri, María José y Deborah la traidora.

Supongo que a la gente le gusta alinearse con la gente más sencilla o con la que más se identifica. O a lo mejor es todo un cúmulo de casualidades y mi teoría es un fiasco, vosotros diréis.

Pero entremos en el resumen de la gala.

Como siempre, Jesús Vázquez llevaba una camisa tan hortera y chillona que hasta una drag queen se sentiría incómoda con ella.

La cosa comenzó con Trapote diciendo que no estaba nerviosa por la nominación, en plan chulita, diciendo que ya había estado nominada siete veces. Claramente se le olvidó que las primeras cinco lloraba y suplicaba que la echasen, porque no soportaba estar en la isla. Sin embargo, Parri dijo que estaba “cagadita”.

También pudimos ver cómo María José ha dejado la isla tiesa, seca y pelada, que no se ha llevado la arena y las palmeras porque daba exceso de equipaje. Y es que la mujer se ha liado a recoger souvenirs y se ha quedado sola. Se lleva, entre otras cosas: un collar con las piedras que ha usado, la cazuela, un montón de caracolas, los pergaminos de la organización y un trozo de caparazón de tortuga.

Llegado el momento de la expulsión, la cosa no estaba nada clara, al menos para mi. Si hubiera tenido que apostar habría sudado más que Camacho en una sauna, pero se impuso la justicia: TRAPOTE SE FUE A LA CALLE.

Mira que yo tenía esperanzas en esta mujer, en que fuera la heroína que derrocara a Belén Esteban de su trono zafiochoni, pero nada, la ha cagado. Las últimas semanas se creció demasiado, cuando vio que no la echaban semana a semana y ha acabado expulsada a las puertas de la final, por detrás de Malena Gracia.

Sin embargo, quedaban tres concursantes, y dos puestos en la final, así que comenzaron las pruebas de finalista. Se trataba de tres retos y el que acumulara mejores tiempos pasaría a la final.

Competían Parri, María José y Malena, con lo que condenaron a Malena, que oye, es muy maja, pero lo de correr y las pruebas físicas no se le dan muy bien.

Como en la organización debe haber más de un sádico o más de un aficionado a las parrillas, o incluso algún admirador de San Lorenzo, recuperaron la prueba de la brocheta de concursante. Les subieron a la plataforma que avanza hacia el fuego. María José hizo el mejor tiempo.

Sonia Arenas llegó al plató bastante más guapa de como estaba en la isla, aunque la verdad, eso no era difícil. El caso es que me pareció una mujer bastante cabal. Contó, entre otras cosas, que en la isla todo el mundo pensaba que va a ganar María José.

La segunda parte de la prueba consistió en pasar por un circuito lleno de cuerdas enmarañadas, para coger una especie de zanahoria gigante, que debían colgar de una anilla. Todo muy últil y muy lógico. Parri hizo el mejor tiempo. Malena un poco más y se empadrona allí.

La tercera prueba era como el examen de fin de curso de los supervivientes: debían abrir un coco, hacer una tortita sin que se rompiera y cortar un tronco, todo a machetazos. De nuevo ganó Parri, con lo que se convirtió en el segundo finalista.

El único vídeo destacable es el que pudimos ver con Trapote, Malena y Deborah imitando a Charles Darwin y descubriendo una nueva especie: el pez pene.

Las dos que quedaban por conocer su destino, María José y Malena, tuvieron la ocasión de rogar por su paso a la final y en esa última alocución descubrimos el mandamiento de la familia de María José: “El dinero y los cojones, son para las ocasiones”. Toma ya.

El caso es que la audiencia debía decidir y lo hizo, pero por un margen ajustadísimo: María José se convertía en la tercera finalista con un 50,7% de los votos, mientras que Malena era la última expulsada del concurso con un 49,3%.

Ya han salido todos para España y a estas horas deben estar en algún lugar sobre el océano.

COMO SABÉIS, LA FINAL ES ÉSTE DOMINGO.

Ya en Madrid y en plató (además de un montón de broncas, seguro) veremos quién es el ganador de esta edición.

Yo sigo apostando por Parri, ¿y vosotros?

Jesús los manda para España y se acabó lo que se daba

Ahora, Jesús les dice que nada de dormir esta noche en la isla. En un rato, literalmente, estarán en un avión camino de España, porque el camino hasta España es largo y el domingo, que es la final, deben estar en el plató.

Bueno, pues al final tres anónimos finalistas: Parri, María José y Deborah.

Mientras María José da las gracias por ser finalista, Deborah se busca paluegos en la boca.

Los tres están con lo típico de “con llegar aquí hemos llegado”… pero claro, sólo uno se lleva los 200.000 euros.

Jesús les dice que se suban a la barca que se van y se ponen a gritar de contentos, pero antes se llevan toda la comida que pueden y sus trastos.

Ja ja ja ja ja ja Parri está ya sentado en la barca con su comida y ni se entera. Y claro, se tiene que bajar de nuevo para coger su saco y sus cosas.

Y así, de esa forma atropellada dejan la isla en la que han vivido 79 días (bueno, entre esa y la otra).

Mañana, resumencito, como siempre, y el domingo… ¡¡¡LA FINAL DE SUPERVIVIENTES!!!

Y la tercera finalista es… ¡¡MARÍA JOSÉ!!

¡¡Madre mía!!

La cosa ha quedado super ajustada: 50,7% – 49,3%.

Mira, me molaría que fuera Malena la tercera finalista. Me cae bien la chica, y al parecer, también al resto de la gente…

Bueno, pues no ha podido ser, expulsan a Malena, y María José es la tercera finalista. Malena se despide dando gracias a la productora y a Telecinco, al equipo y a sus compañeros. Mira, con elegancia y estilo.

Ja ja ja ja ja ja ja ja Van a hacer que Macoy la acompañe en su salida. A Malena se la ve ya un poco reticente… ja ja ja

Jesús conecta con la fiesta de despedida

Macoy ha montado una barra de bar con cócteles y sándwiches, vamos, que falta la piñata para que sea un cumpleaños.

Jesús conecta con Eva para despedirse de ella, porque se acaba el concurso y la muchacha se emociona. Das las gracias a su equipo y dice que ha crecido mucho profesional y personalmente.

Llegan los concursantes al chiringuito de despedida.

Ahora Jesús conecta con ellos y les da la enhorabuena por llegar hasta ahí.

Os recuerdo que hoy mismo se los llevan a la isla y que el domingo es la final en Madrid.

¡¡¡SE CIERRAN LAS LÍNEAS!!!

Que pinta de fresquitos tienen esos cócteles de sandía. Y en la playita, qué envidia…

Ja ja ja ja ja Parri está comiendo a dos manos. En cada una lleva un sándwich y no los suelta ni para hablar.

Joe, qué maleducados, han dejado a Macoy de lado y se han puesto a hablar entre ellos y el pobre hombre currando y sirviéndoles… Con el cariño que le ha puesto él a la fiesta.

Al final, Macoy se acopla y se pone a charlar con ellos. Mira qué curioso, los sándwiches están hechos con pan de coco.

El sexo en la isla… de boquilla

Las tres brujas encontraron una especie de pepino de mar con la forma de un pene, pero vamos, que yo no descarto que sea el auténtico (no seguri leyendo si eres menor) pez polla del que hablan las leyendas.

Como siempre, sobró el comentario de Trapote de “a lo mejor si se lo damos a Parri le gusta”.

La tercera parte de la prueba ¡¡Y Parri finalista!!

En primer lugar deben abrir cocos hasta llenar un bote, luego, una tortita y por fin cortar un tronco, todo con unos machetes que dan miedo.

Espero que nadie se de un tajo… Mira que Macoy les enseñó, pero ninguno aplica sus enseñanzas. La primera en conseguir líquido es María José, seguida al poco de Parri.

María José ha acabado su tortita. Malena sigue dale que te pego al coco.

Parri y María José luchan ahora para cortar el tronco. Malena, dale que dale al coco, y no al de pensar, precisamente.

¡¡Gana Parri!! O sea, que PARRI ES EL SEGUNDO FINALISTA

Ahora el público es el que decide quién se va, o sea, quién se queda fuera de la final: María José o Malena.

Mira que a mi me haría gracia que llegara a la final Malena…

Sonia Arenas llega al plató

Lloros en el recibimiento por parte de sus familiares.

Esta mujer no me cae ni bien ni mal. Supongo que Supervivientes le ha servido para revitalizar su presencia en la tele, que estaba un poco de capa caída.

Nos ponen un vídeo del paso de Sonia por la isla. Le ha traído una pulsera a Jesús, pero no le entra en la muñeca, porque él, según dice, es “de muñeca gorda”.

Vemos que en muy poco tiempo Malena y Sonia se han hecho unas amigas súper chupis.

Sonia aclara lo del centollo: en la isla le ponen nombres a las cosas y no sabe si cuando le dijeron lo del centollo se referían a un centollo o a una cosa a la que le hubieran puesto mote.

Sonia revela que todos en la isla piensan que va a ganar María José.

Ahora se pone a hablar de Malena, a la que dedica mil y un piropos.

Sonia dice que Parri es el mayor estratega de este año y que si se junta con María José es porque piensa que le conviene.

Sonia dice que Deborah necesita el premio y se pone a decir que ha tenido una vida complicada y que ha sufrido mucho… en fin, cosas lacrimógenas fuera del concurso.

La prueba de paso a la final

Jesús conecta con Macoy y le dice que si le mola una de las concursantes, y pone cara de loco, hasta que Jesús nombra a la de “los flotadores” momento en que se le ilumina la cara, picarón él.

La Legionaria, que al parecer sigue igual de salida, le pide a Macoy, que tiene sesenta años, que se quite la camiseta, para verle el físico.

Parri hace un tiempo de 1.57. No es por nada, pero juraría que en el caso de Parri, la plataforma se ha movido más rápido.

Y justo después de hablar, por enésima vez de los pechos de Malena, Jesús se pone a anunciar melones.

Y estamos a punto de comenzar la prueba que nos dará a otro finalista.

No se han comido la cabeza y van a repetir una prueba. La de la plataforma y el fuego. ¡¡¡CÓMO SE PUEDE SER TAN SÁDICO!!!

Os recuerdo como va: se tienen que subir a una plataforma de metal que los acerca a una pared en llamas. ¡¡¡Muy lógico!!!

Ya que hablamos de Malena, me parece una prueba injusta para ella, que llegará a la pared unos 20 cm antes que los demás…

María José hace un tiempo de descuento de 1.50 minutos.

Jesús interviene y detiene la prueba para decirle a Parri que se quite los pantalones largos, porque las chicas van en pantalón corto y no es justo.

Le toca a Malena. 2.05 para Malena. Macoy puede estar tranquilo, su amada está a salvo. Jesús apoya mi teoría: Malena estaba más cerca del fuego.

Y se va a la calle… ¡¡¡TRAPOTE!!!

jA JA JA JA JA JA JA AJ

A la calle Trapote.

Se pone a soltar un discursito sobre lo orgullosa que se siente de llegar hasta ahí.

Su amiguita Deborah no la salvó y ahora está en la calle.

Ahora se emociona un poco y termina el discurso con “¡Viva España y la tortilla de patata!”. Lo único que puedo suscribir.

Después de esto, Deborah ya debe saber que ni de coña gana el concurso.

Deborah tiene cara de pena, pero claro, como siempre la tiene, no sabemos si eso quiere decir algo…

Ahora, los tres que quedan (Deborah está excluida porque ya está en la final) deben luchar por un puesto en la final.

Trapote ha salido por un 70% de los votos, o sea, que la gente lo tenía meridianamente claro. ¿La habrán echado por los líos de las últimas semanas o de verdad la gente la ha mantenido ahí para jorobarla y la echa en el último momento?

Jesús habla de nuevo con ella, que está ya lagrimilla en el ojo. Creo que empieza a asumir que se va.

Jesús, en un acto ruin, le dice a Trapote que le dedique un saludo a Víctor Janeiro, su novio, cuando sabe que ha habido un gran escándalo con él y con Carolina de GH, porque dicen que se han liado. Que morbo más asqueroso.

La salida de pesca con Macoy

Las tres brujas se fueron con Macoy a pescar en su barca.

El tema de conversación más recurrente fueron las tetas de Malena. Ya ves.

Pescaron desde la barca y luego se dedicaron a cantar, a bañarse… vamos a no hacer nada, que es lo que hacen siempre.

Malena se ha quedado prendada de Macoy, del que no debemos olvidar que tiene sesenta años. Desde luego, a él le encantó Malena, una mujer capaz de mantener una larga conversación sobre sus pechos.