Hay manzanas de plástico más maduras que algunos participantes de ‘La isla de las tentaciones’: resumen de la final

Alejandro, enfrentando sus problemas. (FOTO: TELECINCO)

Bueno, pues La isla de las tentaciones ha llegado a su final (aunque queda un reencuentro) y nos ha dejado muchas lecciones interesantes. O salseo a palo seco, una de dos. El caso es que hemos podido ver toda la gama de formas de tener una relación, de lo sano a lo insano. Pero insano de tener que amputar o se te gangrena la cosa.

Están Álvaro y Rosario, sobre todo ella, por ejemplo, que supieron dejarlo con dignidad y luego Alejandro, que con las prisas no echó de eso en la maleta. Se dejó en el aparador de casa la confianza. El amor propio lo llevaba, pero en un frasco de más de 50 ml y se lo quitaron en el control.

En fin, amigas y amigos, veamos qué pasó en… LAS HOGUERAS FINALES.

Hoguera final de Zoe y Josué.

Zoe estaba ya esperando en la hoguera. Su objetivo al llegar era “superar sus celos”. Prueba no conseguida. “Tengo ganas de verle, pero también de hablar con él”, decía la muchacha poniendo una cara de mala hostia que haría que un pitbull saliera corriendo y llorando llamando a su mamá.

Hay cosas que no se tienen que decir“, repetía Zoe como en un mantra, porque para ella los comentarios de machito de Josué eran la peor afrenta que te pueden hacer. Zoe se encuentra a Josué robándole la pensión a su abuela y se ofende menos que con un comentario.

Josué tardó 15 segundos de más en llegar a la hoguera y Zoe, demostrando que es una mujer segura de sí misma e independiente, empezó a decir con angustia “pues no ha venido”. No le gusta a ella un drama. ¡¡AAAY QUE ME LO HA MATAO UN TIGRE O ALGO!!

Josué se había puesto un traje azul con las mangas mal medidas como para que le quedaran cortas a un pitufo, pero a Zoe le pareció que venía muy guapo y muy delgado. Como si hiciera ocho años que no le veía. Zoe es como una madre colándote un tupper de croquetas en la mochila.

“Te has copiado”, “te has copiado tú”, se dijeron al ver sus respectivos atuendos azules, pero lo cierto es que lo habían pactado. ¡Capitán el indicador de falserío está a punto de explotar!

“No mientas, Josué, sabías que iba a ir de azul”, le dijo Sandra Barneda. A ESTA PRESENTADORA LE PONGO UN ALTAR.

“Era por si nos íbamos de la mano. De momento la mano ya la tengo”, dijo Josué como si fuera Jack el Destripador un día de niebla.

“Me tienes que dar muchas explicaciones y que te veas“, le dijo Zoe, que pasaba del amor al odio de un segundo a otro. Era como hacer una hoguera final con Gollum en una joyería.

“Antes que nada estoy yo“, dijo Zoe, que es muy de entregarse al prójimo. Zoe se antepone a todo, la primera, antes que nadie. Excepto en un tiroteo, ahí lo mismo prefiere estar detrás de algo o de alguien.

“Yo también he visto cosas que no me han gustado”, dijo Josué, pero con poco convencimiento. “El tema de la bixexualidad, los jueguecito con Tania me han descolocado, tenía más miedo de que me fuera infiel con un chicha que con un chico”, dijo Josué. Todo el mundo sabe que los cuernos con una persona de tu mismo sexo tienen bonus de cuernos.

“Yo con mis amigas soy así”, dijo Zoe, porque ella con sus amigas puede ser así, pero que Josué no se acerque a nada con vagina, él no puede ser así. ¿Esa cucaracha es hembra? ¡No la pises que eso es contacto carnal! ¡Infiel, infiel, falta de respeto, dame explicaciones! Y así.

Zoe veía sus imágenes de loca apareciendo de la nada en la hoguera, cuando puso a prueba la resistencia al infarto de Sandra Barneda y también las que salía perreando y no le parecía mal, daba palmaditas y se reía.

“La persona que quiero en mi vida es más como tú que como la persona que tengo a mi lado”, le decía Zoe a Miguel en un vídeo. Llega a decir eso Josué y se le aparece Zoe mientras duerme con una almohada entre las manos y ganas de apretar.

Y más vídeos de Zoe perreando y arrimándose a Tania, besos en el cuello… “A Tania la veo como una hermana, es como si le diera un beso a mi madre”. El típico beso que le das a tu madre con un hielo por el cuello. Y a tu padre le abrazas por detrás, pegándole bien el pene al culo. Luego que si hay familias disfuncionales.

“Tania me ha dicho que si algún día tuviera que probar con una chica lo probaría conmigo”, aseguró Zoe. Nos ha jodido, a Tania le daría acojone decir lo contrario.

“Me da miedo ver tus imágenes porque me puedo poner como un toro”, advirtió Zoe mientras agitaba las manitas. Josué, que ha estudiado psicología, mediación en conflictos, control de la ansiedad y tratamiento de la ira, le dijo: “Pues relaja la raja”.

– Sí, señor psiquiatra, tengo ganas de matar a la gente, de hecho mi vecino está descuartizado en la nevera, ¿qué puedo hacer?

– Relaja la raja. Son 90 euros.

Y así.

“Y esto? Y esto? Y esto? Puto asco, colega. ¿Aquí no hay nada? Sinvergüenza”, eran los comentarios de Zoe a los vídeos de Josué. A Zoe de los vídeos de su novio le molestaban hasta los títulos de crédito.

– ¿QUÉ ES ESO QUE TE ESTÁ TOCANDO EN EL VÍDEO EH EH?

– Es el símbolo de play.

– Ah.

Para Zoe lo suyo era pasarlo bien sin más. Lo de Josué era todo malo, tonteo, delito, crimen. Todo lo que a Zoe le daban celos eran estupideces que ella misma había hecho en su villa. Pero eh, ser consecuente está muy sobrevalorado.

Y salió el tema de los vídeos que Josué le mando a Jennifer y el tema de que Josué tiene un lunar “ahí abajo”. En cuanto llegue a España se lo quema con una plancha. Es que se habla mucho de los penes grandes, pero ¿qué me decís de las colas bonitas? ¿Acaso no cuentan unas facciones pollales agraciadas? ¿Eh, eh? Yo voy a hacer pis y vienen autobuses de japoneses a verme.

Y ZOE SE VINO ARRIBA y comenzó a levantar la voz. “Para seguir contigo necesito que tengas cojones para decirme si los vídeos se los mandaste cuando estabas conmigo o conociéndome”, exigió a Josué.

“ANTES DE ESTAR CONTIGO 100% SEGURO”, respondió Josué sudando como para regar un jardín. “Estás temblando”, le dijo Zoe. Ya, bueno, es que si le chillas como un interrogador de la KGB normal que se acojone un poco.

A mí me contaste que esas conversaciones las tuvisteis cuando ya estabas con Zoe“, le corrigió Sandra. JAJAJAJA BATACAZO A Sandra Barneda no le hace falta ni cambiar el gesto para darte una hostia con la mano abierta que te coloca la mandíbula.

Josué dijo que no, que se conocían pero no habían empezado, pero que si la alineación del sol con los planetas y la borrasca Filomena y que si las matemáticas son difíciles. Sorprendentemente Zoe se conformó con la explicación, que no tenía sentido.

“Te he defendido siempre”, dijo Zoe, que se ha pasado la edición poniendo a parir a Josué. “Me está dando asco, puto asco, baboso, me da repugnancia, no quiero un hombre así a mi lado, lo voy a dejar con él, qué puto asco, maleducado, lamentable…”, dijo Zoe de Josué para defenderle. La típica defensa de despiste.

“Sé que para querer a una persona tienes que aceptar su manera de ser, pero una cosa es aceptar su forma de ser y otra…”, vamos, que a tomar por culo lo de aceptar nada.

Zoe se puso a preguntar que de quién eran las pulseras que llevaba Josué. “¡¡Como si le regalo un coche a la chavala!!“, dijo Josué, que es muy expléndido. Mi novia le regala a un chico una pulsera roñosa de cuero y me la suda, pero como le regale un coche me cojo un puteo que te cagas.

“Pero si no he dicho nada…”, dijo Zoe, que pasaba del enfado a la sumisión en milésimas de segundo.

“Lo he dejado todo por ti, ¿cómo me va a sentar que lleves a una chica al armario para elegir un bañador?”, le decía desesperada Zoe. JAJAJAJA Para Zoe el enemigo público número uno son las trabajadoras del Primark, que le ayudan a elegir ropa a Josué.

El señor del pelo azul le dijo a Zoe que no había tentación que valiera, que él con su Zoe. Y Zoe ponía cara de boba y sonreía dejando caer más baba que un mastín operado de las muelas del juicio. Pero al segundo siguiente le dijo que se había “decepcionado mucho con él”.

Zoe ni una disculpa, ¿eh?

“Primero voy yo y luego nosotros”, dijo Zoe, que es lo primero en este mundo. Dios el primer día, cuando hizo la luz, ya traía a Zoe hecha de casa. “Pues yo no tengo un pensamiento tan egoísta como tu”, le dijo Josué, que se entrega con el pecho abierto.

Josué hizo el amago de irse solo, para hacer la gracia. Por un momento pensé que se iba de verdad y eso me habría hecho feliz. “Salimos de la isla con deberes para casa”, dijo Josué. ¿Deberes? Se llevan todas suspensas para septiembre.

Josué se llevó a Zoe en brazos, una metáfora preciosa de lo que va a tener que cargar con ella.

Hoguera de nico Nico y Gal.la, o cómo llevarse el plantón de tu vida

“Tengo miedo de ver a Gal.la y que se me caigan los pantalones delante de ella”, dijo Nico, que tiene el valor justo para pasar el día. Nico duerme con la luz encendida y mira debajo de la cama por si está Gal.la acechando.

Gal.la estaba ya esperando en la hoguera. “Espero que esta vez Nico aparezca”, dijo ella, porque Nico no es muy de ir a los sitios donde le esperan con mala cara. Si lo piensas, tiene todo el sentido.

“Nico sigue siendo mi pareja”, dijo Gal.la que no sé qué necesita para romper una pareja. Sí, Nico lleva diez años viviendo en otro país, está casado con otra mujer, tiene seis hijos y dos órdenes de alejamiento contra mí, pero sigue siendo mi pareja. Y así.

“Ha venido”, dijo Gal.la a Sandra Barneda cuando vio a Nico, por si Sandra Barneda es ciega.

Gal.la no se levantó a saludar. Se dijeron ésto: “¿Te lo has pasado bien?”, “La verdad es que sí”, “¿Y tu?”, “También”. Pues los dos felices. Ah, no, que estaban de mal rollo.

“Te pedí una hoguera de confrontación porque no estaba bien”, dijo Gal.la, contando una trola enorme. JAJAJA Se la pidió porque le había visto pillando cacho con otra y le quería meter en el redil.

“No estoy enfadada”, dijo Gal.la, enfadada.

“No he venido a hacer las cosas por venganza”, dijo Gal.la pero me da que sí. Llamadme loco, pero me da la sensación de que todo lo que ha hecho Gal.la en la isla ha sido por despecho.

Nico sacó el tema de que Gal.la y ella follaban menos que David el Gnomo y su mujer. Gal.la confesó que le pidió a Nico que no hablaran de sexo, pero fue ella la que sacó el tema, diciendo que Nico… bueno, que lo mismo no le llamaban para trabajar en la industria del porno.

“En un año no te apetecía? Te lloraba todos los días”, dijo Nico, que piensa que la mejor manera de meter la sardina en la lata es llorar. El que no llora, no mama y el que no llora, no folla. Calimero se hinchaba a follar porque siempre andaba triste. Lo sabe todo el mundo. Yo una vez me di en un dedo con un martillo, se me saltaron las lágrimas y cuando me quise dar cuenta estaba follando. Ni de dónde había salido la chica sé a día de hoy.

“Nico dijo que follábamos cada dos meses y yo necesitaba aclararlo, porque me echaba a mí las culpas”, alegó Gal.la, que no desmentía lo de que en su casa había poco pecado. Esa casa era pura.

“No me ponía de la forma en la que me ponía antes”, confesó Gal.la, cosa de la que se ha dado cuenta ahora. “NO ME PONES, TE LO DIGO AHORA, QUE LO SÉ, EN LA CALLE NO ME DABA CUENTA”, le dijo Gal.la a Nico en toda la cara. El hecho de que prefiriera tirarse a las vías del tren que tirarse a Nico no le daba pistas.

Nico trató de explicar la metáfora de Milka y de Nestlé. Pero fue jodido. No había por dónde cogerlo.

“Puedo decirte cosas buenas de Gal.la, pero me las tengo que pensar…”, dijo Nico, que para echar piropos necesita una jornada de reflexión. Y eso de que podía… no, no podía. Mira que le preguntó Sandra Barneda, pero a Nico por “Gal.la” y “Bueno” no le aparecía nada en la base de datos.

Gal.la vio las escenas de sexo de Nico y se reía. “Qué vergüenza”, decía Gal.la, que se ha tirado a Miguel como el que come mortadela porque no tiene jamón.

Y como Gal.la le reprochó que no se decidiera entre Miriam y Rosana le dijo Nico: “¿Tú no estabas conociendo a tres tíos la primera noche que me conociste?”. ZASCAZO, HOSTIA QUE TE CRIÓ. SE OYÓ EL GOLPE HASTA EN FILIPINAS.

Lo de Gal.la no había por dónde defenderlo. Intentaba dejar a Nico de pringao, pero él estaba muy venido arriba.

Y llegaron las imágenes de Gal.la con Miguel. Decía la muchacha que con Miguel siente cosas que con Nico nunca ha sentido. E imágenes de Gal.la bajando al pilón de Miguel. A ella las imágenes de Nico follando le daban asco y vergüenza, pero las propias le hacían gracia. Ya, ya sé que no es raro.

La tesis de Nico era que Gal.la fue el último plato de Miguel. “Eras la única que quedaba. Tú eres su segundo plato, o tercero o cuarto”, dijo Nico. EEEEXACTO Porque Miguel lo intentó con todo lo que se movía en la casa. En esa villa había una papaya medio pocha que se sintió incómoda porque Miguel intentó tirársela.

Pero Gal.la que no, que Miguel está prendado de ella, que ella lo nota. En la vida, nunca, un tío ha mentido a una mujer para follar. Jamás. Antes se pone el sol por Antequera. Nunca.

Y Nico a todo esto, que le volvieron a preguntar, sin saber decir nada bueno de Gal.la. Ya verás el día que se acuerde qué emoción. Nico va a ir el resto de su vida con una libretita por si le viene algo bueno de su novia, apuntarlo.

“Me quiero ir con Miguel”, dijo Gal.la como decisión final. Despechadísima.

Al saber que su relación con Gal.la había terminado Nico dijo que vale, que muy bien, que si quiere bolsa, señora. Nico decidió irse solo, aunque “mencionó” a Miriam. Así como el que le da un diploma de consolación.

Se dieron un abracito final más frío que el fondo de una nevera y hala, cada mochuelo a su olivo.

Y se fue Nico y llegó Miguel. El maromo dijo que sentía “a día de hoy una atracción física por Gal.la”. PALAZO para Gal.la. Miguel dijo que se quería IR SOLO. “No por nada, sino porque creo que tú necesitas estar sola, siento conexión, pero necesito saber si te voy a echar de menos o no”. Excusa. Excusa barata. Excusa de las que están en la sección de oportunidades, al lado de los productos a punto de caducar.

“Me imaginaba que ibas a decir eso”, dijo Gal.la. Unos ovarios se lo imaginaba. Hasta penita me dio la muchacha.

Y vamos oiga con la hoguera de Rosario-Álvaro.

Rosario dijo que estaba “más preparada que nunca” para esa hoguera, como si llevara entrenando cuatro años y se hubiera sacado las oposiciones a bombero.

Vio llegar a Álvaro y se puso de pie. “Qué serio vienes”, le dijo Rosario. JAJAJA Si quieres vienes como unas pascuas, que os habéis tirado a lo más grande, tampoco va a llegar dando saltitos y gracias a la vida.

“Estoy muy decepcionado contigo, quiero explicaciones”, dijo Álvaro, que venía de ser hacer un trío. JAJAJA PERO QUÉ EXPLICACIONES, MUCHACHO. Ahí Rosario estuvo muchísimo más elegante. Dejó a Álvaro a la altura del betún. “No se trata de quién ha hecho más o menos”, le dijo ella. Olé.

Llegaron los vídeos de Rosario tonteando con Suso, que no sé qué le ha visto, la verdad. Y de Rosario tirándose a Suso, no sé qué le ha visto, la verdad. Y esta va a ser mi coletilla cada vez que se hable de Suso.

Y también pusieron las imágenes de su tonteo y morreo con Simone, pero Álvaro no le dejaba verlo porque le hablaba y Rosario le dijo “Shhh, ¿te puedes callar un momento?”, como el que molesta en el cine. Rosario estaba jodida porque no tenía palomitas.

“Qué asco, Rosario, tía”, dijo Álvaro, que no ha follado, ni ha hecho un trío. Ah, que sí lo ha hecho.

“Yo no soy la Rosario que entró”, dijo Rosario, que ha sido sustituida por un clon.

“Yo pensaba que me iba a morir si no dormía con Álvaro, pero me he dado cuenta de que no”, explicó Rosario, que pensaba que Álvaro es como la máquina de respirar de la abuela.

Cuando llegaron los vídeo de Álvaro él le advirtió cabizbajo de que “vas a ver cosas que no te van a gustar”. “Pues con la cabeza bien alta, afróntalo”, le respondió Rosario. OLÉ POR ESTA CHICA.

Rosario veía las imágenes y apartaba la carita de la tablet. Pero cuando llegó el folleteo señalaba las imágenes como si Álvaro no supiera dónde estaban.

Cuando llegó el trío Álvaro se excusó diciendo “yo no lo decidí”. JAJAJAJA No, él se sentía incómodo, no te jode. Él no quería. Y le pusieron las imágenes con el volumen de los gemidos a tope. “¡¡¡QUÉ RICO, QUÉ RICO!!!”, gritaba Rosana como si estuviera viendo a Arguiñano haciendo un estofado en la tele.

“¿Sabías que ese trío le iba a sentar mal a Rosario?”, preguntó Sandra Barneda. JAJAJA No, qué va, Álvaro pensaba que Rosario le iba a dar una piruleta de premio por ser un Johnnie Fucker.

Luego pusieron vídeos de Álvaro llorando por Rosario, diciendo que la quería mucho, que era muy importante. “Es la única persona que me ha entendido sobre la faz de la tierra”, decía el muchacho, que le habla a otra gente y no le entienden. Solo hablan Alvarés Rosario y él.

Ahí Rosario se enterneció, le cogió las manos y le dijo “me creo que me has querido mucho, nos queremos mucho, pero lo hemos hecho mal y nos lo hemos cargado y el amor no puede con todo”, le dijo Rosario. ¡¡¿¿OYES ESO, PAZ PADILLA, EH, EH??!! El amor no puede con todo.

El caso es que se dieron un bonito abrazo de despedida llorando los dos que le tocó la patata a Sandra Barneda, que este año ha hecho un ejercicio para no llorar encomiable. Qué malos ratos pasa esta mujer tratando de no poner caras. Ahí lloraban Álvaro y Rosario, Sandra Barneda, los cámaras, las palmeras y hasta una señora de Albacete que no sabía por qué pero se puso triste de repente.

No se puede ser más maravillosa.

“Yo a Rosario no la quiero, yo la amo”, acabó por decir Álvaro, que distingue entre esas dos cosas. Álvaro puede amarte sin quererte y quererte sin que le gustes y gustarle sin que te ame y cosas así.

Rosario, en una escena melodramática, se quitó el anillo que le había regalado Álvaro. No te lo quites, le dijo él y se lo volvió a poner. Le faltó pegárselo con superglue.

El caso es que Álvaro decidió irse solo de la isla. “Desde este momento, Rosario, Álvaro y tú ya no sois pareja“, dijo Sandra Barneda, que cuenta como un registro notarial. Sandra Barneda puede divorciarte cuando ella quiera.

Jo, a mí esta hoguera me tocó la patatita.

En cuanto Álvaro se fue Rosario se quitó el anillo, procuró que no se le viera tol papo con el vestido ese que llevaba que era como ponerse una gasa para cubrirse las vergüenzas, lo besó y lo tiró a la hoguera. Joder, esa hoguera es como el crematorio de un vertedero. El día que los arqueólogos excaven ahí van a flipar al encontrare a Rosito, pulseras, anillos… eso va a ser el Atapuerca del año 3.000.

Y llegó Suso, porque Rosario se quería ir con él. “Cada vez que la veo me pongo tonto“, dijo Suso. Cada vez que la veo. Total, que Suso, que no sé qué le ha visto, decidió irse con Rosario. Y se comieron los morritos.

Y llegó la hoguera drama, el acabose de la toxicidad, el summum del sufrir tonto: la hoguera de Tania y Alejandro.

“A la hoguera voy entre nervioso y tranquilo”, dijo Alejandro, que lo mismo estaba más arrimado a lo nervioso que a lo tranquilo, porque iba en el coche sudando como un pollo en un asador y relinchando. Y eso que llevaba la camisa abierta hasta el ombligo, porque los chavales en esta isla piensan que los botones de las camisas están de adorno.

Sandra le preguntó a Alejandro que cómo quería ver a Tania y Alejandro en lugar de decir que la quería ver bien, tranquila o feliz, dijo que la quería ver “con moño y vestido azul eléctrico”.

“Si le hubiera dado una cita a Stiven me habría faltado al respeto a mí”, dijo Alejandro, al que es fácil faltarle al respeto. Una estatua

“Mira, ¿quieres tocar? Estoy que se me va a salir el corazón”, le dijo Alejandro a Sandra y se fue a que le tocara de verdad. Sandra tuvo que ponerle la mano en el pecho sudado y depilado, que eso debía ser como tocar un lechón que viniera de hacer footing.

Y apareció Tania y lo primero que le preguntó Alejandro es si había tenido una cita de 24 horas. Sí. Y el muy despechado, el muy flipao, dijo “yo también la he tenido y el juego este se me ha escapado de las manos y he dormido con ella”. DIOS, DIOS, PERO DE VERDAD.

“¿Qué sientes al perderme?”, le dijo Alejandro, intentando por todos los medios hacer que Tania se sientiera mal. Lo normal que le haces a alguien a quien amas. Pero Tania estaba entera, impertérrita. Olé por ella.

“Te has pasado toda la experiencia preocupado porque otro hombre te quitara a tu mujer sin darte cuenta de que eras tú el que estaba estropeando nuestra relación”, le dijo Tania y si pones el vídeo a cámara lenta se puede ver el momento exacto en el que a Alejandro le explota la cabeza. Levantó las cejas de la sorpresa. Las levantó que las cejas de Alejandro están ahora pegadas a un satélite ruso.

“Era un juego, yo lo veo bien, si tú lo ves mal, es tu problema”, le dijo Tania sobre los juegos picarones en la villa. OLÉ TANIA DIOSA.

Y sin venir a cuento a Alejandro le salió la vena rara y dijo: “¡Ese es otro tema!, ¿Tú eres lesbiana, bisexual o algo?”. O algo. Intenta tú explicarle a Alejandro lo de los no binarios, pansexuales y demás. Ya le da el telele pensando que Tania pueda responder a todas y cada una de las siglas del LGTBIQ+.

“¿Qué Tania eres tú?”, le preguntó Alejandro, que le faltó pedirle el DNI para saber quién era.

Y Sandra Barneda le sacó a Alejandro la verdad sobre que no había tenido una cita 24 horas. Él puso cara de niño de 10 años al que le pillan en una mentira. Es tan maduro como un aguacate duro. Hay manzanas de plástico en los bazares chinos más maduras que Alejandro.

Alejandro vio a Stiven abrazando a Tania y lamiéndole la cara en un juego y decía “¿EN SERIO, EN SERIO?“, como si estuviera viendo una orgía hasta con cabras. El muchacho se pasaba las manos por la cara y decía que tenía “una decepción enorme”. “Le ha comido la nariz”, se quejaba. No era una metáfora, era la nariz. Todo el mundo sabe que comerle la nariz a otra persona es lo peor.

Porque Dios quería cuadrarlos a 1o, pero al pricipio los Mandamientos eran 11 y el último era: “No te comerás la nariz del prójimo”.

“¡¡¿¿QUÉ JUEGO, QUÉ JUEGO CARAJO, TANTO JUEGO, QUÉ BOCHORNO??!!”, se puso ya a levantar la voz Alejandro, más posesivo que un banquero. Este chaval es más inseguro que un puente colgante carcomido. Sentarte encima de una motosierra y tratar de arrancarla es más seguro que Alejandro.

“En algún momento he pensado en besar a Stiven pero no lo he hecho porque lo que siento por mi pareja va más allá de un beso o una noche”, dijo Tania y eso a Alejandro le pareció “patético”. DIOS, QUÉ CANSINO.

Para Alejandro todo era un bochorno. Menos sus vídeos. Porque llegaron los vídeos de Alejandro poniendo a parir a Tania y diciendo cosas como “como la follo yo no la va a follar nadie”. “El notas le comió hasta el chocho también”, se inventaba Alejandro, diciéndoselo a toda su villa.

Y después de ver eso dijo: “¿Qué? Ese es el Alex de siempre”. PUES NO SÉ QUÉ HACE CON ÉL.

Todo lo que Alejandro sabía decir era: “No entiendo nada”. Que alguien se lo explique con una pizarrita o unos guiñoles o algo.

“No me tienes respeto y lo peor es que piensas que yo no me lo tengo”, le dijo Tania a Alejandro, que ha hablado mal de Tania y para él la excusa era que “estaba enfadado”. “¿Tú sabes cuántas noches no he dormido y no he comido?“, preguntaba Alejandro, como el que habla con su dietista. No sabías si era un reproche o es que de verdad quería saberlo.

Y llegó el momento de decidir. Alejandro dijo que se quería ir con Tania. Y se puso a lloriquearle a Tania para que dijera lo mismo, pero Tania se mantuvo firme y dijo que se quería ir sola. “TANIA, POR FAVOR, POR FAVOR, PIENSALO, POR FAVOR, TE LO SUPLICO“, le decía Alejandro. El amor propio de este chico está en algún lugar del Triángulo de las Bermudas.

“¡¡EL AMOR DE MI VIDA, ¿CÓMO ME HACES ESTO?!!”, Ahí Alejandro desplegó el chanje emocional como el que entra en una boda echando pétalos de rosa.

El caso es que Tania se fue sola. Olé por ella. Trató de irse de una forma cordial y elegante, dando un beso a Alejandro, pero él estaba con la rabieta y no quiso.

 

2 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser pepe

    Ahora la princesita se zumbará a stiven 4 o 5 veces y no será cuernos “porque ella y alejandro ya no están juntos”, una ruptura programada y oportunista en toda regla.
    Y dentro de unas semanas, cuando se canse de fornicar con el largo (que es más soso que una señal de ceda el paso) volverá con alejandro que es de quién está enamorada.
    Lo de siempre

    13 enero 2022 | 14:17

  2. Dice ser Makore

    Pepe, querido, si quiere follarse a Stiven haciendo el pino puente hasta q la estalle el conejo, está su derecho q para eso está soltera, y si quiere volver con Alejandro, pues q te digo, q más tonta es ella, porque ser más patético, más débil, más blandengue, tóxico y manipulador no ha pasado por la isla.

    13 enero 2022 | 16:16

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.