Archivo de mayo, 2021

El disgusto de Carlos Sobera en ‘Supervivientes’: se tuvo que sentar en directo

Carlos Sobera, el hombre del corazón de oro blandito. (FOTO: TELECINCO)

Carlos Sobera es un genio y además tiene un corazón blandito como un peluche de Mimosín. Si por él fuera, la madre de Bambi no habría muerto y la peli trataría de una familia feliz de ciervos que come hierba y vive muchos años en el bosque dejándose acariciar por los humanos. Y claro, el pobre sufre cuando pasan cosas malas y la gente llora.

Y eso es lo que le pasó en Supervivientes, que se tuvo que sentar de la impresión que le dio ver a Tom llorando cuando Sadra le dejó en directo. Es que el hombre lleva años viendo citas y haciendo de cerdito trufero del amor, buscando emparejar a la gente, que ha hecho más Carlos Sobera por que la gente pille cacho que Tinder.

Pero volveremos sobre eso. Lo primero antes del resumen de la gala… ¡Seguidme en redes si os da la gana y queréis hacer feliz a un bloguero! Instagram: @GusHernandezGH / Twitter: @realityblogshow

A los concursantes de Supervivientes los coge la KGB y les interroga en plan bruto y no les saca ni el teléfono de su madre. La Inquisición los pilla y les suelta con una carta de disculpas por santos, porque no confesarían ni haber faltado a misa un día. Y es que después de superar las pruebas que pasan, no hay tortura que te haga ni cosquillas. Y ahí la reina es… Melyssa. En eso y en otras muchas cosas.

La gala comenzó con la semifinal de la prueba de líder. Sobera se los encontró ya subidos a una plataforma en el mar y con el culo hacia poniente.

“Nunca les puedo saludar de una forma normal, siempre les encuentro en una postura rara“, dijo Carlos Sobera, como el que está casado con una contorsionista ninfómana y al llegar a casa del trabajo no hay manera de decirle hola.

Lara iba muy guapa, solo que le habían puesto un biquini de arriba de color amarillo chillón y parecía un anuncio de limones cibernéticos. Por otro lado, este año le ponen unos collares de palos tan grandes que los puedes echar al río y descender el Sella.

Total, que la prueba estaba inspirada en una de las técnicas de la Inquisición para sacarle blasfemias a la basca. Se tenían que subir en unos palos con punta con los pies descalzos y a la vez sostener a pulso unos sacos atados a unas cuerdas. Los primeros pedestales tenían poca punta, con los últimos se podía poner la vacuna de AstraZeneca.

Antes del juego tuvieron que parar porque Valeria tenía sus cuerdas enredadas. Es la Steve Urkel de Honduras. Aguantó 3 segundos. Si Miguel Ángel hubiera hecho una escultura de la torpeza, la modelo habría sido la buena de Valeria.

“El esfuerzo es titánico”, dijo Lara, lo mismo por Valeria, que se hundió como el Titanic, nada más empezar.

En las posturas para aguantar había de todos los tipos. Por ejemplo, Carlos Alba estaba como en una mala diarrea y Melyssa como imitando la entrada del túnel de La Mancha.

¡GIANMARCO Y MELYSSA FINALISTAS!

MELYSSA ES UNA QUEEN

Hay que acordarse de una cosa: Melyssa con sus santos ovarios se cruzó la selva de noche, sola, sin conocer el camino, para llegar a la villa de Tom a cantarle las cuarenta. Si llegan a mandar a Melyssa encuentra El Dorado a los cinco minutos y ni selva, ni serpientes, ni malaria, ni hostias.

Cuando acabó la prueba Gianmarco tenía el pie como para echárselo de comer a los cerdos. Ya verás que prótesis más chula le ponen.

Sandra Pica, Sandra Deja, Sandra Haciendo Cosas, estaba ya en Honduras para decirle a Tom que pasa de su cara como de comer mierda y que le deja. “Estoy tan nerviosa que no soy capaz de sentir los nervios”, afirmó. Claro, lo normal. En términos médicos eso se llama Parraquitis por Acojonación de los Ovarios.

“Te veo muy tranquila y relajada para ir a hacer lo que vas a hacer, que es muy trascendente”, le dijo Sobera, añadiendo presión. Sobera te da ánimos antes de la Selectividad y suspendes todas del acojone que te entra. A ver, trascendente… que iba a dejar a Tom, no a salvar a la humanidad sacrificando su vida en un volcán.

Un detalle sobre vestimentas y maquillajes: ¿puede alguien dejar de vestir a Rocío Flores como si fuera una señora de 50 años en una comunión del siglo pasado?

Vídeo: Olga es un sargento de la Legión con el día torcido. “Déjate de rollos que lo estoy haciendo para activaros, que jefa no hay”, les dijo  a los Supervivientes mientras repartía tareas como un capataz egipcio en construcción de las pirámides.

Y después de decir que ella no era jefa se puso a dar órdenes como Rambo daba ráfagas de tiros. Olga se pone a dar latigazos a los remeros de una galera y les dice que es para activarles, que ella no es jefa, pero ZAS!! Paco, que no me remas con ganas.

A Valeria le tienen muchas ganas y se dedican a machacarla. Todo lo que hace está mal. Olga, Sajén y Sylvia son el trío criticador. Su vida gira en torno a comentar lo que Valeria hace. Son el Chiringuiro de Jugones de la liga Valeria. 

“¿Pero cómo puede mear tan seguido? Si acaba de mear en esta esquina”, se quejaba Sylvia. A lo mejor es porque Valeria es como los perrillos, va marcando territorio.

Sobera sigue cambiando de Telecinco a Cuatro con el mando a distancia. Él es así, un hombre de costumbres. A mí me jode, porque tengo la tele rota y cambio como en los ochenta: con el dedo, pero en la tele.

Directo. A Melyssa se la habían llevado aparte, porque hoy es su cumpleaños, cumple 30 y querían darle una sorpresa. Le pusieron el cumpleaños feliz, pero en una versión cantada por una señora que estaba desganada.

Y de sorpresa le hicieron pasar a una carpa donde estaba Sandra. “Ostras”, dijo Melyssa, flipando. Peeeero además de Sandra había una tarta. Una tarta que llevaba al sol mucho tiempo. Una tarta que se estaba derritiendo como el núcleo terrestre. Esa tarta estaba rogando que alguien le pegara un tiro para dejar de sufrir.

Total, que Melyssa tenía que mandarle a Tom el mensaje de Sandra de que le deja. QUÉ PEDAZO DE MARRÓN. Había menos mierda en la deposición de un diplodocus.

“Que quiero mucho a Tom, pero que no estoy enamorada de él”, le dijo Sandra. Melyssa se llevó las manos a la cabeza. La miraba como diciendo “ay, amiga, qué me estás contando”.

Melyssa lo único que quería es que quedara claro que ella y Tom sólo son amigos y que no quiere nada con él y que no ha intervenido para nada en la decisión de Sandra. En las tablas de Moisés había diez mandamientos y una posdata con lo de que Melyssa y Tom no tienen nada que ver.

“El mensaje está claro, Carlos”, dijo Melyssa. Sí, es : TOM, A TOMAR POR CULO.

El caso es que como la dejaron sola con la tarta, Melyssa se puso a comer con una pachorra y una templanza digna de una mujer con nervios de acero. A Melyssa le toca comunicar a unos familiares que su abuela ha muerto en una orgía y lo dice mientras se come un sándwich de atún.

Luego vimos a Tom en un aparte. Le dijeron que entrara en la carpa. Melyssa, que es más lista que los ratones colorados, había tapado la tarta con la caja. JAJAJAJAJA

“ESTO NO LO TOQUES QUE ES MÍO”, le dijo nada más entrar. MELYSSA ES UNA JEFA.

Y Melyssa se puso a darle el mensaje: “Lo siento mucho porque lo que te voy a decir te va a doler. He estado con Sandra y quería decirte que se ha dado cuenta de que ya no sigue enamorada y que no quiere seguir con la relación y que es más feliz”.

Rafa Gorgory broken heart | Personajes de los simpsons, Simpsons divertidos, Los simpson

Tom se puso a llorar. Mucho. Melyssa le abrazó y le consoló. Es que esta chica tiene un corazón que se lo puedes trasplantar a un elefante.

Tom siguió llorando. Pero a los dos minutos se enfadó. Este chico es como una montaña rusa de emociones. Una montaña rusa de las de acabar con el estómago del revés.

“No le eches la culpa a alguien por no estar enamorado”, le aconsejó Melyssa. Necesito a Melyssa de coach de la vida, por favor.

“Si es la mujer de tu vida cuando salgas la buscas y si se puede se puede, y si no, pues nada”, añadió la muchacha, que oye, se lo toma todo con filosofía.

– ¡Dios, Melyssa, estoy sangrando porque me he cortado con la motosierra!

– Pues intentas contener la hemorragia y si no, pues nada, te mueres y ya está, hijo, qué dramas.

Y así.

“Sandra estaba aquí conmigo”, le aclaró Melyssa y Tom flipó. “¿Y no me quiere ver?”, dijo él mirando a todos lados como un ratón desconfiado saliendo a comer.

“Es el día de mi cumpleaños y estoy aquí apoyándote en tu ruptura, lo sé, es surrealista”, dijo Melyssa, que habría preferido un Happy Meal en el McDonald’s para su cumpleaños.

“Sandra se ha ido por allí, ve a buscarla, si te dejan ir…”, dijo Melyssa, que le encanta escapar en busca de la gente. Melyssa es como el puto Sherlock Holmes, si quiere encontrar a alguien, le encuentra.

Melyssa fue la que habló con Marco para que fuera a buscar a su madre, que el chaval estaba desganado y pasaba de ir y al final Melyssa convenció hasta al mono.

“Me quiero ir”, dijo Tom y se puso a llorar de nuevo. Y en ese momento le metieron a Sandra en la carpa. Imágenes de Melyssa cuando vio a Sandra entrar:

Luego Melyssa intentó ponerse en el medio y a un lado y dijo “¿dónde me pongo?” y se buscó un hueco en un rinconcito, siempre abrazando la caja de la tarta.

La pobre no sabía qué hacer, si mirar o no. Acabó intentando hacerse la roca y no se movía. Melyssa sabe técnicas de camuflaje ninja. Sólo sabes que está porque hay una caja con una tarta.

– Hola, bienvenidos al examen de dibujo de Bellas Artes. Hoy tienen que definir en una imagen el concepto “fuera de lugar”.

Melyssa quería estar como el nombre de la playa.

“No es lo que has hecho tú, es lo que he hecho yo”, le dijo Sandra a Tom como excusa. Uy, mira, se te ha caído un cliché.

“Yo soñaba con estar contigo cada día”, le dijo Tom. Unos cojones, soñabas con un chuletón con patatas, que lo sabemos. Lo mismo estaba Sandra de fondo en el sueño, pero de secundaria.

Tom se puso a declararse y a tratar de dar pena. “Estoy loco por tí lo único que quiero es estar contigo“, le dijo. Yo la verdad, en estos casos en los que el pescado está ya vendido, creo que es mejor no insistir. Antes le sacas dos puntos para aprobar a un profesor que un “vale volvemos” a una ex que te está dejando.

El caso es que Tom y Sandra pasaron de las confidencias dulces y amables a chillarse en cero coma. Y Tom se fue de la carpa a llorar a una piedra cercana.

“Si se calma hablo con él, si no, no, que no quiero chillar”, dijo Sandra, pero se fue a buscarle como una madre a un niño que no se quiere ir del parque y se lo llevó de nuevo a la carpa cogido de la muñeca.

La muchacha estaba destrozando a Tom que solo faltaba que le diera con un palo al grito de TE DEJOOOOO, TE DEJOOOOOOO.

El caso es que Sobera les dio la posibilidad de que pasaran la noche juntos, “pero no como una cita romántica”, dijo Sobera, porque claro, no les iban a dejar condones y lubricante encima.

“Es la primera vez en tres años que me tengo que sentar… y he pedido una silla porque me estaba quedando… soy empático y…“, dijo Sobera, que es muy tierno. El pobre no soporta ver un amor roto. Sobera está estudiando cardiología solo para saber cómo recomponer un corazón roto.

¿Sabéis qué paso con Cupido cuando creció y dejó de ser un bebé? Que se puso pantalón de pinzas y chaqueta y se hizo presentador.

En otro orden de cosas…

En la ceremonia de salvación a Agustín Bravo le cayó moco encima. “¿Pero es vómito?”, preguntó. Sí, Agustín, hijo, tienen a tres miembros del equipo comiendo otras en mal estado todo el día para que regurgiten para tener provisiones para echarte a ti encima el vómito.

Valeria sigue poniéndose una redecilla negra en el pelo para estas cosas y entre eso y que está en una silla de madera como de tortura de un miedo de cojones. Valeria se puede sentar al lado de la alcantarilla del payaso de IT y no le pasa nada. El payaso no sale.

Y la salvada fue… ¡¡VALERIA!!

Hostia en la boca para Olga y su cuadrilla de criticadoras.

Y llegó el momento piñata. No era una piñata, era un contenedor de barco. Ahí cabían caramelos como para hacer niños diabéticos. También había pergaminos. Se podían coger chucherías y un pergamino cada uno.

Las tres cumpleañeras, Melyssa, Valeria y Sylvia tenían que intentar romper la piñata con los ojos vendados. Qué hostias se vieron. Pero para nada, porque Melyssa, por ejemplo, le daba unos golpes que le abrían abierto la cabeza a un caballero con yelmo y armadura, pero la piñata no sufrió nada.

Si hay una guerra nuclear yo quiero estar dentro de esa piñata.

– Hola, ¿esta es la oficina de producción?

– Sí.

– Soy Manolo, de construcción. Necesitamos unas placas de acero blindado para una cosa de una piñata.

Total, que le encargaron a Gianmarco que rompiera la piñata. Joder, qué palos le daba. No solo la rompió es que además la remató en el suelo. Joder, qué ensañamiento. Van a poner una queja los de la APP. Asociación Protectora de Piñatas.

Y a este cuadro le llamaremos: ‘La Rabia’.

El caso es que los pergaminos además incluían beneficios. A Melyssa le tocó un pincho de tortilla. ¡BIEEEEEEEEEN!

A Olga le tocó ser lacaya hasta el jueves. ¡BIEEEEEEEEEEEEN!

JAJAJAJAJAJA

Alexia podía intercambiar dos pergaminos de sus compañeros. Se veía en un aprieto pero en lugar de intercambiar el “sigue jugando” que tenían Valeria y Agustín le dio a Agustín el ‘que no podía comer caliente’ que tenía Albalá.

Gianmarco podía quedarse con el pergamino que quisiera. Eligió quedarse con las gafas y el tubo que le habían tocado a Carlos. Gianmarco, el santo.

“Sé buena, Lara, sé buena, Lara”, decía Sobera a Lara cuando esta tenía que decidir sobre si habría fiesta o no. Este hombre es que no aguanta ver sufrir a la gente. A Sobera le llega a tocar ser el que juzgaba a las brujas y no se enciende ni una hoguera. 

“Las tres tendréis fiesta, eso sí, retorcida”, les dijo Lara…

Y ahí se acabó lo que se daba. Bueno más o menos.

Oriana, y es raro de narices, nos representa y planta cara a la ‘Salvamización’ de ‘Supervivientes’: “Me tenéis podrida”

Oriana Marzoli, en Supervivientes, divertidísima, se lo pasa teta piruleta.

El tema de Rocío Flores y Olga Moreno estará muy bien en Sálvame, en El Programa de Ana Rosa, en Socialité, en Sábado Deluxe, en Viva la vida y hasta en el menú de la cafetería de Telecinco, pero en Supervivientes a mí me sobra, porque le resta tiempo a lo que pasa en la isla y a los concursantes e incluso a Olga, que no la vemos como concursante, sino como a ‘esposa de’.

Y Oriana, y esto me da un poco de miedo, se ha convertido en la voz de todos nosotros, una voz capaz de taladrar tímpanos blindados, al decirle a Jorge Javier en su cara: “Me tenéis podrida con el tema de esta señora. Supervivientes es algo más que Olga y Rocío Carrasco”.

[Aplauso lento que va aumentando de velocidad, intensidad y número de personas aplaudiendo]

Todo empezó porque JJV pilló a Oriana mirando el móvil en lugar de atender a los vídeos que ponían en el programa, porque para qué, si Oriana solo cobra precisamente por eso. Ella es de distraerse fácil. Menos mal que no es neurocirujana.

¿Y qué estaba mirando en el móvil? Unas fotos suyas. Pues claro, porque el tema preferido de Oriana es Oriana. Ella es la única de su clase del instituto que forraba la carpeta con fotos de ella misma.

¿Sabes qué podrías hacer? Cuando te llamen, decir que no vienes“, le dijo JJV en su tono amable y conciliador habitual, que cuando hicieron el logo de la paz estuvieron a punto de hacer que fuera JJV el que saliera con la ramita de olivo en la boca en lugar de la rata del aire esa.

“Digo que sí que vengo para comentar sobre otra gente. Lo digo como espectadora, sinceramente“, dijo Oriana, que no es espectadora ni el plató. Solo es espectadora de ella misma.

“¿Entonces para qué me preguntas? Me conoces y me conoce la directora, de sobra me conoce. Me conoce desde que empecé a los 18 en ‘Mujeres y hombres’. La cara y todo y sabe lo que pienso”, alegó Oriana. Bueno, la cara exactamente no, porque ha cambiado que no se parece al DNI, pero vamos a dejarlo estar.

Como la han visto crecer desde que era pequeña pues es como cuando crece un niño, que si le ves de Pascuas a Ramos sí que le notas cambiado, pero si te lo tragas todos los días, no.

El caso, la cuestión, es que en el fondo Oriana tiene razón. A mí me sobra mucho el tema asunto Carrasco-Flores en Supervivientes y es muy injusto incluso con Olga, porque la eclipsa y la prejuzga y todo lo que dice se pasa por el filtro del doble sentido.

Agustín Bravo parece estar en las últimas en ‘Supervivientes’, es el retrato del sufrimiento | Resumen de la gala

Agustín Bravo, en su postura de sufrir mucho. (FOTO: TELECINCO)

En los exámenes de Bellas Artes a veces les piden que dibujen una emoción. El día que caiga el sufrimiento, el alumno que dibuje a Agustín Bravo saca matrícula de honor. Y es que el presentador puso unas caras en la última gala que eran el vivo reflejo de padecimiento. Echaba la cabecita para atrás, la boca abierta tratando de coger aire, los ojos de besugo en hielo… Agustín Bravo se pone así en la Gran Vía y le atienden los servicios sociales del Ayuntamiento.

Pero vamos por partes, que las cosas hay que hacerlas en orden. ¡SEGUIDME EN REDES! Instagram: @GusHernandezGH / Twitter: @realityblogshow.

La cosa comenzó con Lara Álvarez presentando desde lo alto de una peña, como si fuera un aguilucho en época de cría. Lara iba muy guapa. A secas. Lo único es que le habían puesto un micro blanco y peludo, que parecía la cabeza decapitada del Yeti.

“¿Temperatura y humedad?”, le preguntó Jordi González, que debe ser que no tiene móvil y no sabe mirar el tiempo que hace. Ya verás cuando alguien le enseñe el Google Maps y sepa que puede ir a algún sitio sin mirar el mapa en un pergamino viejo.

Hablando aún del tiempo, en un momento dado Lara sufrió las inclemencias del tiempo: “Madre mía, el viento que está corriendo y la arena”, dijo la muchacha poniendo la mano para evitar quedar ciega, porque le estaba haciendo la naturaleza un peeling natural que eso parecía una limpieza con chorro de arena. Lara no tiene células muertas en la piel porque no les da tiempo a morirse, se las mata la arena cuando aún son jóvenes.

Animated GIF

Los patronos se han venido arriba esta semana. Ya sabéis que ellos pueden mandar a los lacayos, y se lo han tomado como si cuando les dijeron “tenéis que ser patrones” ellos oyeran “tenéis que ser esclavistas”.

“Quiero que cuentes cada granito, que esté perfecto”, le dijo Albalá a los de la cocina, que solo le faltó meter la cara de Sylvia en aceite hirviendo para que escarmentara.

“Estamos aquí para trabajar, yo no te he dado tiempo libre. No puedes trabajar sentada, ponte de pie“, le decía Tom a Sylvia, que si llega a haber un campo de algodón cerca la pone a recogerlo también.

Olga daba instrucciones detalladísimas, algo que le jodió a Sajén, que se puso a llorar, porque dijo que se había sentido “esclava”. Eso sí, después de hacerles un baile agarrándose a un tronco, de hacerles un banco y de colocar la leña por colores. Más que una esclava parecía una decoradora de interiores.

Alexia sufrió a Omar exigiendo pesca y más pesca y más pesca. Alexia estuvo a punto de pescar con dinamita sólo por satisfacer el ansia de pescado de Omar, joder, que parece japonés.

Y llegaron los alegatos para salvarse.

Albalá: “Audiencia, por favor, me encantaría que me salvarais porque estoy muy feliz”, dijo, así, dirigiéndose a la audiencia como un ser vivo único. Albalá se piensa que la audiencia tiene DNI y pueblo natal. “Voy a seguir dándolo todo”, añadió. Todos dicen lo mismo. ¿Pero qué cojones es lo que dan? Parecen un repartidor de propaganda a la puerta del metro. ¡Voy a darlo todo, todo! ¡Todos sabrán que tengo un asador de pollos y hago ofertas los domingos MUA HA HA HA HA!.

Valeria: “Con amor me pido de salvarme, porque esto es un sueño, es un sueño, sueño, (lo siguiente no se entendía ni en español ni en italiano)”, dijo Valeria, que claro, se sabe una palabra y la usa para todo. Valeria una vez se fue a dormir en lugar de a mear solo porque sueño sabe decirlo y mear no.

Pero no acabó ahí. También dijo que quiere “hacer un récord de apnea”, como de una hora y media sin respirar o así, debe ser.

– ¿Valeria y tú cuándo sales del agua?

– Cuando estoy morada y en muerte cerebral.

– Ah.

Y así.

“Es mi cumpleaños la noche del jueves”, siguió dando argumentos, porque claro, si matas a una familia se ocho miembros envenenándolos y luego les disparas y se los das de comer a tus cerdos, el juez no te dice nada si cae en tu cumpleaños.

Si la audiencia me salva yo voy a hacer un show striptease“, dijo Valeria y parecía una amenaza.

“Vamos con Lara, que para mí encarna la paz y el equilibrio“, dijo poco más tarde Jordi González, que tiene posters de Lara Álvarez calva, en la postura del loto y con barriga. Jordi piensa que Lara Álvarez le enseñó a Buda todo lo que sabe.

Lara se había sentado en el risco desde el que presentaba. No le salía ni un puto michelín. Esto es agravio comparativo. El 99% de las personas se sienta y la barriga le hace feo. Lara se sienta y eso parece un arco de medio punto forrado de seda.

Total, que a Sajén, Olga y Gianmarco les llevaron su recompensa de queso. Mucho queso. Agustín les miraba comer queso como un ave de presa. Se les puso al lado a mirar fijamente que sólo le faltaba echar monedas como en la cabina de un sexshop. Una cosa que yo sé que existe porque me lo ha contado un amigo.

Luego apareció Tom cual hiena y se quedó como esperando a que una mamá búfalo tuviera un despiste para robarle a su bebé.

“Lo siento de verdad, lo prometo”, dijo Olga, pero sonó como “lorh sihentro dre verdá o progmetoh“, porque tenía la boca llena. Atenea era la hija de Zeus y Olga es la hija de Educancio.

Melyssa se vino abajo viendo a los demás comer. Se puso a llorar porque “otros comen queso y yo no“. Melyssa una vez vio una intoxicación alimentaria masiva en una boda y se echó a llorar porque los otros tenían diarrea y ella no.

Se podían haber puesto a comer en otro lado“, se quejó Omar. Sí, en otra isla, no te jode.

Gianmarco se puso melodramático: “En cuanto salga de aquí no quiero volver a pasar hambre”, afirmó. Solo le faltaba una esclava que le apretara el corpiño.

Tom fue de chivato a decir que la comida tenía que hacerla Sylvia, porque los del queso se estaban derritiendo un poco. Ahora resulta que Tom es el súmmum de la honradez. Tom pretendía que Sylvia, que no podía comer, encima tuviera que cocinarles el queso. Así es Tom, siempre pensando en los sentimientos de los demás.

Le preguntaron en directo a Sajén cómo había llevado lo de ser lacaya. “Yo las he llevado súper bien, he hecho mucho esfuerzo físico, mis patronas son maravillosas pero me han hecho trabajar mucho y me he sentido como una mula“, tan bien no lo había llevado.

– Lo he llevado súper bien, lloro por las noches y la vida me sobra, pero lo llevo súper bien.

Jordi le dio “una pequeña regañina por parte de la organización” a Agustín Bravo. “No se puede usar el agua potable para mojarse el cabello”, le dijo al presentador de cabello níveo, que ahora será Agustín Repeinado. Y es que Agustín es así, prefiere dar bien en cámara que estar hidratado. Muerte de células desecadas, pero el lado bueno que no se lo toquen.

Jordi no ha cogido lo de que hay retardo con el sonido, que desde que él habla hasta que le oyen en la isla pasa un tiempo, por la distancia, así que él dice “tiempo” para que dejen de hablar en un alegato, pero claro, allí no lo oyen hasta los cinco o seis segundos y él viniéndose arriba: “tiempo… TIEMPO… ¡¡¡¡¡TIEMPOOOOOOOOOOO, TIEMPOOOOOOOOOOOOOOOO, TIEMPO HOSTIAAAAAAAAAAAAAAAAAS, ES TU PUTO FIN, ACABA, TE REVIENTO, TE ARRANCO LA LENGUA, ME LA COMO Y LA CAGO, TIEMPOOOOOOOOOOOO, CALLAAAAAAAAAAAA!!!!!!”

En un momento dado Jordi le dio a una camarógrafa un colgante de promoción de una a peli y bajando las escaleras de la grada casi se rompe la crisma. Jordi González baja las escaleras con la elegancia de un coche viejo lanzado por un acantilado.

Y llegó el alegato de Agustín Bravo: “Vais a ver un Agustín superviviente de verdad”, nos prometió, porque hasta ahora ha sido un superviviente de mentirijillas. “Vamos a echarle sociabilización“, añadió. HOSTIA QUÉ PASOTE, QUE LE VA A ECHAR SOCIABILIZACIÓN. Entonces sí.

Sajén alegó: “Hace tiempo que vengo persiguiendo el sueño de ir a Supervivientes“, dijo ella, que la metieron en el concurso porque seguía a la gente de Telecinco. Los directivos de la cadena miraban por el retrovisor del coche y estaba siempre Sajén. Una noche Paolo Vasile abrió los ojos y estaba Lara Sajén a los pies de su cama mirándole fijamente.

Juego de recompensa:

Se trataba de tirar de unas gomas ancladas a un palo y conseguir piezas de puzzle para montarlos después. El equipo que lo consiguiera en menos tiempo, ganaba.

Carlos Alba jugaba con Melyssa, Albalá y Omar… y a Melyssa la arrastraban por la arena como las latas del parachoques de unos recién casados. Tengo imágenes del momento:

Jugaron Olga, Gianmarco, Valeria y Tom. Olga iba en cabeza y sólo decía “tirad más, tirad más” y “aaaaay, me dueleeeee, ayyyy la caderaaaaa”, parecía una señora mayor montando en patinete por un empedrado.

Breve apunte de Palito y Lola:

Se les incendió la tapa del cofre, que habían dejado para proteger el fuego del viento. ¿Quién iba a pensar que una tapa de madera podría prender en el fuego? A Lola y Palito las mandas a Marte y son capaces de prenderle fuego. No hay nada combustible y no hay oxígeno, pero ellas pueden.

Deberíamos meternos agua, bucear y no salir más“, dijo Lola, que es muy de afrontar los problemas con optimismo.

Prueba de los lacayos, Sajén, Agustín, Alexia y Sylvia. Lo malo de esa cuádriga es que tiraba poco. Si ellos hubieran sido los caballos de Ben Hur la carrera habría sido a cámara lenta.

Lara Sajén pegaba unos berridos de esfuerzo que si tienes la tele puesta y estás en la cocina, piensas que en el salón están unos mayas sacrificando gente.

Al final dejaron que uno de los demás ayudara y fue Carlos Alba que se puso a tirar como un buey criado con anabolizantes. Levantó a Alexia para que colocara la pieza con una facilidad que si Carlos quiere la cambia de continente con un solo brazo.

A todo esto, la recompensa era un jamón cocido colgado de una cuerda. Lo ganaron Carlos, Melyssa, Albalá y Tom. Se tenían que comer el jamón sin manos y en dos minutos. Qué espectáculo dantesco. Se lo enseñas a una manada de leones y empiezan los leones a comerse a los impalas con cuchillo y tenedor.

Carlos Alba daba unos bocados que daban miedo. A los cocodrilos bebé les ponen vídeos de Carlos comiendo para que aprendan a desgarrar a sus presas. Era como una pitón desencajándose las mandíbulas para que entrara más. Carlos una vez estaba nadando en el Pacífico cuando un tiburón le atacó. Aquella noche Carlos cenó pescado.

Vimos que había seis sillas de salvación. Los carpinteros del concurso han tenido esta semana un plus de productividad.

Y llegó el momento cumbre: en la ceremonia de salvación Agustín esperaba en la silla poniendo cara de Ecce Homo de Borja. Qué cara de estar en las últimas.

El hombre decía que lo iba a dar todo, creo que se refería a dar hasta el alma, porque se le escapaba por la boca abierta. He visto peces fuera del agua que tenían menos pinta de agonizar. Agustín Bravo con esa cara y esa postura se pinta de blanco y se queda quieto en un pasillo del Vaticano y los turistas le hacen fotos pensando que es una escultura de Bernini.

No sabías si darle algo de comer o los santos óleos. Le dejas a los pies un cartel que ponga “UNA AYUDA, POR FAVOR” y se saca 200 euros diarios en limosnas.

Lola y Palito también tuvieron prueba: Tenían que adivinar animales. Lola los imitaba y Palito adivinaba y al revés. El primer animal era una manta raya. Palito lo adivinó a los tres segundos. Joder. Una puta manta raya, que es la cosa menos imitable del puto reino animal.

Ganaron un par de donuts. La segunda recompensa era un brócoli. Soy yo y se meten el brócoli por el culo. Pillo al de la organización que esté más cerca y se lo introduzco por vía rectal mientras le pregunto, ¿es sano, es sano, te gusta, cabrón, te gusta?

El caso es que Palito y Lola acertaban echando leches. Deberían ir a Las Vegas a hacer un número de mentalismo.

Albalá fue el salvado de la nominación, lo que dejó a los lacayos siendo lacayos y sin ser concursantes de pleno derecho.

Olga discutió con Valeria, que me está empezando a caer un poco pesada, pero lo único que destacaré es que a Olga le salen unas venas en la sien cuando discute que parecen las bajantes de un edificio viejo. Por esas venas puede pasar el metro. Madre de dios, son como un anuncio de hipertensión.

Vídeo: Broncón por el arroz. Tom se puso a probar el arroz y dijo que no estaba hecho. Yo creo que probaba para ir comiendo de más. Tom dijo que le faltaban cinco minutos al arroz, porque cuando era pequeño perdió la lengua y le pusieron el chip de una Thermomix.

“Cada uno a su tarrea, tarrea, tarrea”, decía Tom, que tiene erres de sobra y las va colocando donde puede para que no se le acumulen.

El caso es que entre lo que probaron y lo que rebañaron al final hubo dos o tres listos que cogieron peso comiendo arroz.

Agustín es lacayo de Carlos y eso les ha traído dificultades en ese matrimonio perfecto que ambos formaban. El problema está en que a Carlos nunca se le acaban las instrucciones. Trabaja menos el burro de un molino que Agustín Bravo.

Agustín, vas a trabajar lo que no has trabajado en la vida“, le decía Carlos Alba, que estaba empeñado en hacer de Agustín una máquina de trabajar. Aquí tenemos a Agustín Bravo cuando acabe esta semana:

Animated GIF

“Esto es peor que ir de compras con mi mujer“, dijo Agustín, que cuando va de compras acaba como la mula de Juan Valdés. Todo es padecimiento para este hombre en el concurso, mare de Deu. En todas las iglesias del mundo, a la estatua de San Agustín le van a poner un letrerito añadido que ponga: “San Agustín Bravo Sufridor”.

Expulsión express: La mala leche de Marta López hace a Melyssa ganadora de Supervivientes | Resumen de la gala

Melyssa y Marta, cada loca con su tema. (FOTO: TELECINCO)

La historia se repite. Y no hablo de que Aníbal se haya liado otra vez a cruzar sitios altos con paquidermos, sino a que una concursante la toma con otra y se dedica a darle palos y con cada palo la hace un poco más ganadora. Hablamos, bueno, hablo yo, de Marta López en el papel de Cruella de Vil y Melyssa en el papel de cachorro de dálmata.

Pero antes de seguir con una gala que dio mucho juego y salseo…

¡Seguidme y/o crucificadme en redes! Instagram: @GusHernandezGH / Twitter: @realityblogshow

Empezamos con el resumen de la gala:

JJV iba… bueno, iba. Se había puesto una chaqueta negra con brillo y una camisa blanca con pedrería de antracita. Es el look de gala con el que se casan los mineros del carbón rusos.

En la isla del Pirata Morgan, que es un pirata que tiene islas y más pasta que Bill Gates vendiendo propiedades, hubo un desalojo. Les obligaron a recoger corriendo y meterse en la barca. Esta gente se muda más deprisa que un fugitivo.

JJV intentó hablar con ellos, pero no le oían. Excepto Marta López, que les repitió lo que había dicho el presentador. Joder qué oído tiene Marta. Ella se entera cuando un matrimonio discute al lado. En la ciudad de al lado. Así sea una ciudad Cádiz y la otra Tánger. Ella les oye.

El caso es que les dieron unas pulseras para que se ataran de dos en dos. Eso era como una BDSM. Este concurso lo ve el señor Grey y se pone encendido. En la próxima gala les van a dar también unas bolas rojas para metérselas en la boca y unas fustas.

Tenían que desalojar corriendo, como digo. Se pusieron a coger cosas y a llevarlas a la barca que no sabías si eran concursantes o aluniceros desvalijando una tienda de móviles.

Como tenían la lona atada Valeria cogió un cuchillo más grande que la espada del Cid y se lió a dar tajos a la cuerda, pero con tan poca precisión que es un milagro que nadie acabara con el cuerpo lleno de tajos. A Valeria la despidieron de un matadero donde trabajaba porque los animales salían ilesos y no paraba de matar compañeros.

JJV les animó a bailar y cantar la canción de Madonna La isla bonita. Y la cantaron, pero así:

Na na na ning
güil, frí
nana, lalaa, bí
¡¡LA ISLAAAAAA BONIIIITAAAAA!!

La oye Madonna y ni la reconoce.

Lara Álvarez se puso a bailar. ME CASO CON ELLA. El caso es que iba muy guapa, solo que le habían puesto unas correas en los brazos que parecían las patas de un romano. En el cuello llevaba un collar de palos con los que se podía hacer el cercado de un rancho de Texas.

Sylvia Pantoja dijo que ella no podía hacer la prueba de recompensa: “No puedo jugar cuando me tapan los ojos o me atan“, dijo. Pues qué aburrida, ni atarse, ni ponerse una venda… Lo mismo le propones hacerlo a lo perrito y tampoco.

La recompensa era una cata de quesos.

“Lara, ¿tú jugarías a un juego en el que te ataran?”, preguntó JJV. “Es lo que yo esperaría siempre“, respondió Lara. Bueno, voy a tragar saliva, me meto en la bañera llena de hielo como si me acabaran de quitar un riñón y sigo con el resumen.

En la prueba iban con las manos atadas a la espalda. Con la boca tenían que soltar unas cuerdas para abrir una puerta y luego hacer un circuito y coger unos cocos. Lara y Alexia abrieron la jaula echando leches. Agustín Bravo tardó más. Este hombre, qué poca habilidad con la boca. Este hombre no sabe ni cómo se escribe la palabra cunnilingus.

Agustín nos enseñó la hucha de la canaleta del culo. Daban ganas de ahorrar. Tenía una ranura que podías pagar con tarjeta de crédito metiéndola por el lado del chip. Yo creo que te cobra con que se la acerques a una nalga.

Ganó Sajén.

En plató la madre de Palito se había puesto de nuevo flores como si en lugar de cabeza tuviera un parterre. En la isla, Palito había hecho lo mismo y llevaba en la cabeza un tocado como si se lavara la cabeza con abono especial para floración.

Y JJV habló con Lola, que pasó la noche con su novio e hicieron lo que los papás hacen con las mamás (siempre que las mamás estén de humor y pasen por alto que su marido es un inútil y ha echado barriga y lo único que hace es estar en chándal y ver el fútbol).

Vaya, vaya, vaya, menudo polvazo“, dijo JJV, que yo creo que pasa tanta hambre que cualquier cópula mal echada le parece un despliegue sexual.

Jorge, qué vergüenza“, dijo Lola, que como nunca ha tenido sexo en ningún reality pensaba que estas cosas no se graban. Es como si le da corte a Nacho Vidal que le pongan un vídeo suyo.

“El caribe, mi chico después de un mes, somos jóvenes…“, se excusó Lola por haber follado. Joder con lo de ser joven. Es que a partir de los 40 se te cae la polla al suelo y se te cierra el chichi y te quedas con los Ken y las Barbies.

Palito: “Ya no soy Palito, ahora soy un candelabro”, dijo la pobre, porque claro, estaba ahí al lado, oliendo las feromonas de los otros dos, que estaban como los ciervos en la Berrea.

“Hicimos el amor, fue bonito, nos dijimos te amo y todo”, dijo Lola, que piensa que si te follas a una cabra pero le dices ‘te quiero’ es hacer el amor.

– ¿Violentó usted el cadáver de aquel señor en la morgue?

– Sí, señoría, pero le dije ‘te quiero’.

– Ah, entonces nada, fue bonito e hicieron el amor, es usted libre.

Vídeo: “Tú aquí me haces un hijo, aquí me fecundas“, le dijo Lola a su novio. A mí me dice eso y se me mete el pene para adentro como una tortuga con miedo.

Se pusieron a follar a 20 centímetros de Palito, que o dormía o se hacía la dormida. Yo creo que era porque le daba miedo abrir los ojos por si acaso. Soy yo y me alejo sin darles la espalda ni mirarles a los ojos.

“Fue modo cucharita”, dijo después Lola, pero si eso es lo que hacen las cucharitas me meto a dormir en el cajón de los cubiertos. Los tenedores follan más que yo. Por eso se llaman tenedores, porque tienen sexo.

Si me quedo embarazada le puedo enseñar al niño de dónde salió”, dijo Lola. NIÑO TRAUMATIZADO.

– Mira, Manolito, mira el vídeo, aquí es donde tu padre me ponía mirando a Teruel mientras me tiraba del pelo y así naciste tú, porque a tu padre le da morbo eso y…

– Mamá, voy un momento a mirar por la ventana.

i'm out game of thrones GIF by Amanda

Y así.

Juego de los de la isla. Lara les dio un poco de queso y pan para que probaran y ahí hubo hostias. Era como en las catas de un supermercado. Si es gratis es bueno. Lo único de inglés que tenéis que saber es FREE.

Olga, Melyssa, Marta y Valeria compitieron primero. Valeria iba como una gallina sin cabeza. Es como un teleñeco despistado. Dadle un peluche a un doberman. Así se mueve Valeria, como desmanejada.

Como se metían en el barro y luego en el mar, dejaban un rastro marrón que el juego parecía consistir en tener diarrea en el agua.

Ganó Olga.

Lucía Dominguín le había llevado a JJV una corona de flores también para él. Se acercó a ponérselo y le dijo “no hables que me echas todo encima”, refiriéndose al coronavirus. Joder, en esa familia, cómo se toman lo de la covid, no tienen término medio.

Jugaron los chicos. Carlos Alba abrió su puerta mirando fijo a la puerta, que se cagó del miedo  y se abrió sola. Salieron todos los chicos y Omar seguía tratando de desatar las cuerdas. La boca la usa medio mal. Hay veces que se lía masticando.

Los chicos no podían subir por la pasarela en el agua, la misma por la que habían pasado las chicas sin ningún problema. Esa gente tiene menos equilibrio que el soldadito de plomo en un terremoto.

Ganó Albalá.

Nota: Gianmarco se está quedando muy delgado, pero los pectorales no se le encogen. Ahora parece que lleva en el pecho dos piezas de jamón de york con pezones.

“En cada gala que hablo contigo se me pone una sonrisa que no puedo“, le dijo Tom a JJV, en una de las mayores lamidas de culo que se recuerdan. Si chupar el culo se estudiara en la escuela, Tom tendría un tema para él solo.

– Y recordad, niños, repasad la técnica Tom para optimizar el área de nalga lamida en cada pasada.

Y así.

Vídeo de Marta: La muchacha está súper positiva. Los habitantes de Pompeya viendo llegar la lava eran más optimistas que ella. Salir no le da miedo, porque dijo que ella trabaja en la tele y que si la echan “no se va a la guerra”. Yo he visto emisiones de Sálvame que no las aguantaba un Marine de los EE UU.

Los encallados pasan a la playa general, pero vivirán en un corralito y sólo podrán salir para hacer todas las tareas, como cocinar, recoger comida, pescar… y además estarán todos nominados. Qué chollo lo de unificarse. Hay nazarenos que en lugar de andar dándose azotes en la espalda hacen la penitencia unificándose en Supervivientes.

En directo se lió, porque Gianmarco le recriminó a Omar una cosa que le había dicho a Valeria. “Le dijo que hablar contigo es como hablar con un baño y eso no se le dice a una chica porque es de mala educación“, afirmó Gianmarco. Eso. A un chico no. Si le dices a un varón que hablar con él es como charlar con el cagadero de un bar es un piropazo.

Vídeo.

Como no tenían leña la única opción que parecía quedar era cargarse la cabaña, que estaba llena de madera. Así que sin contar con el grupo Marta y Tom se pusieron a romper la cabaña como si fueran Godzilla de turismo por Tokio. Llegan a ir Tom y Marta con Sebastián el Cano y no dan la vuelta al mundo porque desmantelan el puto barco para tener leña.

Luego resultó que sí había leña. Es que Marta se precipita. Una vez fue al médico y le dijo que lo mismo había que operarla del hígado y no había acabado de hablar el doctor y ya estaba Marta con un cúter en la mano pensando por donde abrirse el torso.

Malyssa y Marta han discutido esta semana mucho. “Si tuviera que elegir alguien con quien no convivir sería Marta”, dijo Melyssa en directo. Una forma sutil de decir que si viera a Marta ahogándose se pensaría si lanzarle un salvavidas o lanzarle una pedrada para que no sufriera.

Omar tiene en el pecho un tatuaje que pone ‘Think Positive’ (piensa en positivo) y se pasó la gala de bajón y pesimista. Creo que es un tatuaje irónico.

Vídeo: Marta, que llevaba toda la mañana bañándose y mirando cómo pescaban los demás, se fue a abroncar a los demás por estar tumbadas sin pescar. Marta se va a las obras a echarle la bronca a los jubilados por estar mirando obras.

“Solo vas de presumida”, acabó por decirle Gianmarco. “¿Yo presumida? Si soy lo más humilde que hay”, le respondió Marta.

LO MÁS HUMILDE QUE HAY. LO PUTO MÁS HUMILDE. EN TODA LA HISTORIA DESDE QUE ÉRAMOS MONOS NO HA HABIDO MÁS HUMILDAD QUE LA MÍA. LA JODIDA HUMILDAD ES UNA CREÍA A MI LADO. SOY LA MÁAAAAAAAAAAAAAAS HUMILDEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE JODEEEEEEEEEEEEEEER.

“Eres una palmera, has venido aquí a ser de palmera”, le dijo Marta a Melyssa. Eso parecía el reparto de papeles del belén viviente del colegio.

“Seré una palmera, pero me han salvado a mí y no a tí”, dijo Melyssa. ¡ZASCA QUE TE CRIÓ!

“Soy mala, me han parido mala”, dijo Marta López. Sí, cuando el médico la cogió por los tobillos y la puso boca abajo el que lloró fue el médico.

¿Es niña o niño? Es mala.

“Prefiero ser mala a ser una palmera”, insistió Marta, que tiene algún encono raro contra las palmeras. Un olmo o un abedul vale, pero una palmera por encima de su cadáver.

En el registro civil están ya cambiando el nombre de Marta López por el de Mala López.

“Cuando tengas el currículum que tengo yo, me lo dices“, dijo Marta, que tiene el currículum encuadernado de lo largo que es. Marta no envía el CV por email, lo envía por WeTransfer. El doctor Cavadas mira el currículum de Marta y le da envidia.

En directo, Marta dijo que Melyssa tenía mucha cara porque en el concurso “no lo da todo”.

Parece mentira que Marta haya estado en otros realities y que lleve en la tele mil años, porque lo único que hace es ponerle a Melyssa en bandeja el premio. Cada vez que Marta le suelta un reproche a Melyssa le sube un punto el porcentaje para galar.

“Marta tiene una vendetta contra mí, intenta rebajarme todo el rato, está obsesionada con mi persona”, dijo Melyssa. Contra mi persona. Melyssa está empezando a hablar como la Pantoja.

“Yo con una persona que dice que le encantaría vivir con Doraemon no tengo nada que decir“, dijo Marta, porque eso dijo Melyssa.

POR AHÍ NO, MARTA, POR AHÍ NO. NO TE METAS CON DORAEMON QUE ES EL MEJOR PUTO GATO CÓSMICO DEL MUNDO

Lo que Melyssa había dicho es que ella quería comer dorayakis. PUES CLARO JODER. Los dorayakis es lo que se come en el paraíso. Todo el mundo quiere estar a la diestra del Señor porque ahí es donde está la bandeja de los dorayakis.

Al final parece que la persona que discute y levanta la voz es la mala“, se quejaba Marta. Ya ves. Es que así no se puede.

– ¿Y atracó usted a aquella anciana que llevaba el dinero de su pensión para dar de comer a los huérfanos tullidos de un orfanato?

– Sí, señor juez, pero es que al final parece que la que atraca, mata y estafa es la mala…

– Pues también es verdad, joder, hala, absuelta.

Y así.

Cambio de tercio. Tom versus Albalá. “Llevo tres semanas detrás de él diciéndole que es un perdedor y así se motiva y ahora ha ganado dos pruebas, es lo que yo quería”, dijo en directo Tom de Albalá. Joder con Tom. Te entrena y pueden pasar dos cosas: que ganes o que tengas la autoestima como una mierda pinchada en un palo.

En la Palapa Lara bailó otra vez. Quedaos con quien os mire como Gianmarco mira a Lara.

Vídeo de Valeria. No la soporta ninguno.

A su actitud de urraca, que se queda todo lo que pilla, se une el hecho de que se lava el chirri con el agua de beber. Fuensanta es buena para la garganta, Lanjarón es buena para el corazón y S. Pellegrino es buena para el chumino.

Valeria mea en la puerta de la letrina, en lugar de hacerlo dentro y deja meadas que si se juega 10 euros con una vaca a ver quién mea más, acaba pagando la vaca. Valeria una vez meó en el desierto y se fue de allí y había un vergel. Ahora en el Sáhara hay un sitio que se llama Oasis Pipí.

Valeria tiene herpes en la boca y usa los utensilios de sus compañeros, porque a Valeria le gusta compartir. Comparte los peines, el jabón, el agua de beber, los herpes… Valeria pilla la lepra y te abraza para compartirla contigo, no sea que te dé envidia.

Y LA EXPULSADA FUE… ¡¡MARTA!!

Olga lloraba mucho. “Se va una superviviente 10, que ha luchado por este programa como no podéis imaginar”, dijo Olga. Ya ves, ahí, Marta, disparando y lanzando granadas para entrar al concurso. Marta tuvo que derrotar a Bruce Lee para poder ir a Supervivientes. Las Doce Pruebas de Hércules son una puta mierda al lado de lo que Marta hizo para concursar.

Marta y Alexia se despidieron de forma cordial. Bien por ellas, muy elegantes.

“El recado se lo doy a ella. Sé que ella tenía muchas ganas de estar aquí, lo ha demostrado y lo siento muchísimo. Ha sido una gran concursante”, dijo Alexia al despedirse. Así, sí. Ambas querían convivir juntas. Probablemente para poner a parir al tipo aquel.

Total, que Marta llegó a la playa de las desterradas, a la espera de televoto.

Llegó la final de la prueba de líder, con Olga y Melyssa en la noria infernal. Es un aparato en el que les dan vueltas a los concursantes como si fueran mojones de carne en un kebab. Había veces que giraban a una velocidad que ni mi lavadora centrifugando un edredón. Toda la sangre se les iba al cráneo. Las pilla Drácula y en lugar de morderles en el cuello les muerde en la cabeza.

Yo lo de la Noria no lo sé. Para mi que era Rocío Flores la que le daba vueltas. Si Olga se agarra más al palo central se clava los pies. Ganó Olga, que fue líder.

Otra cosa, mariposa:

No me quiero ir porque estoy creciendo, no voy a parar de crecer aquí”, dijo Palito en su alegato. Joder, pues como siga creciendo va a ser tan alta como la Luna y va a poder ver a los soldados de Cataluña, de Ca Ta Lu Ña.

Palito, tras un mes en Supervivientes:

Bronca Sajén-Sylvia

Sajén le reprochó a Sylvia que cortaba la leña con poco énfasis. Señalándose el hombro, Sylvia dijo: “estoy así porque tengo tendinitis, bursitis, tengo de todo”. Joder, Sylvia tiene el hombro para darle ya los santos óleos. El hombro de Sylvia parece un libro de medicina.

Olga, como líder (me da hasta rabia decirlo) repartió las tareas. A Agustín el fuego, la comida a Sylvia, pesca a Alexia y cortar leña a Sajén.

Esta semana hay seis nominados: Agustín, Albalá, Alexia, Sajén, Sylvia y Valeria. Hay donde elegir.

Y SE FUE A LA CALLE… ¡¡MARTA!!

Expulsión express. Ha salido echando leches, dos veces el mismo día. Marta debe ser una crack en los scape room.

“Parece ser que no caigo bien o no gusto y lo tengo que asumir, por más que lo intento no gusto”, dijo Marta en su despedida. Ay, que al final me va a dar hasta penita. Lo mismo lo intenta mucho, pero lo intenta mal, claro.

¡Y se acabó lo que se daba!

Hay sospechas de que están flirteando Olga, la mujer de Antonio David Flores y Gianmarco en ‘Supervivientes’ | Resumen de la gala

Olga, pelando a Gianmarco para echarlo a un cocido. (FOTO: TELECINCO)

Carlos Sobera lo ve, los colaboradores lo ven, lo ve hasta un perro ciego: Olga y Gianmarco se gustan. Confidencias, risitas, masajes, caricias, abrazos… he visto telenovelas donde había menos señales de amor.

Pero ya llegaremos a ese tema jugoso, porque las cosas en orden son mejores. Y lo primero siempre es… ¡Seguirme en redes! Instagram: @GusHernandezGH / Twitter: @realityblogshow.

Lo primero que vimos fue la semifinal de la prueba de líder. Se trataba de agarrarse con las manos a la espalda a una cuerda que se iba estirando, inclinando al individuo sobre el mar. El que más aguantara, ganaba.

El resultado eran diez personas con el culo en posición de ‘voy al médico a por una cosa de no sé qué tacto rectal’.

Hacían unos planos con cámara acuática como si les estuviera espiando un tiburón pervertido. Comérselos no se los come, pero les mira mientras se duchan. La próxima película que hagan se llamará Tibumirón.

Lara iba muy guapa, solo que le habían puesto un collar de prismas de madera que pesaba ocho kilos. Ese collar lo pones pegado al mar y te montas un rompeolas. De momento era un rompecervicales. Te pones eso más de media hora y acabas moviendo la cabeza como las palomas.

“Qué silencio, nadie dice nada”, dijo Sobera en medio de la prueba, porque lo normal cuando te estás descoyuntando los brazos es recitar monólogos y él se esperaba ambiente de bar.

Olga y Melyssa fueron las finalistas. Son como mejillones en una batea: se agarran a una cuerda y solo se sueltan hervidas.

“Yo quería que alguien se cayera porque los brazos me dolían, Jordi”, dijo Melyssa, que le da ya igual un presentador que otro. Si es que hay tantas galas que es imposible saber quién cojones está presentando. Los presentadores de Telecinco rotan más que los gogós en una discoteca.

Albalá está en el centro del huracán, lo que pasa es que es un huracán que se mueve poco. Una brisilla como mucho, porque él es de poco estrés. Cuando se hace análisis médicos le sale el pulso en negativo.

“¿En la vida de fuera eres una persona activa?”, le preguntó Tom, para cachondearse de él, porque le tiene entre ceja y ceja.

“Me levanto a las siete, saco al perro, miro un poco mi empresa de reparto, después de comer me voy al gimnasio, ayudo a mi madre que es podóloga”, explicó Albalá. Lo contó con una pachorra que se lo pone un ejecutivo de Wall Street y le baja el estrés. Lo contaba como si pudiera dejar de hacer cualquiera de esas cosas y el único que lo iba a notar era el perro que se queda sin salir.

“Yo empecé a trabajar con 14 años”, dijo Gianmarco, porque eso era ya una competición a ver quién la tenía más larga. La carrera, no la polla, que eso no se lo sacaron por si perdían.

“Yo duermo todo el día”, dijo Tom y luego, ya en serio, añadió: “trabajo… tengo muchas cosas…”. Lo de dormir le salió más creíble. Lo único que hace que la familia sepa que Tom no se ha muerto mientras dormía es que pasan los días y no huele.

Se volvió a liar entre Tom y Albalá. “Hago lo que quiero, si quiero molestarte 24 horas al día, lo haré“, acabó por decir Tom sobre pinchar a Albalá. Así es Tom, pone todo su empeño en cosas importantes. Si llega a querer curar la lepra la erradica en dos días.

“Te lo digo porque te tengo cariño”, dijo Tom después de decirle a Albalá que es muy vago. Cariño del bueno. Cariño de pensar “ay, que tiene las venas muy cerradas, pobre, se las voy a ventilar un poco con esta navaja oxidada que tengo aquí”.

“Yo ayudo a la gente”, dijo Tom, que ayuda mazo. Hace poco sin ir más lejos, vio a un señor en la barandilla de un puente y le empujó para abajo porque el pobre no se atrevía a tirarse. Era un tío del Ayuntamiento pintando la barandilla, pero Tom ayuda a la gente.

Vimos a los exencallados en su nueva playa. “Ellos piensan que han llegado al paraíso, pero no, ya llegarán los bichos y las picaduras de mosquito”, dijo Lara de los encallados. Joder Lara, es como una amazona del apocalipsis. Cómo disfruta anunciando desgracias y plagas. A Lara lo único que le molestó de Filomena fue no poder anunciarla ella.

A partir del jueves se mudan todos a Playa cabeza de León y los encallados serán los lacayos de los supervivientes oficiales. Además, los cuatro encallados de ahora estarán nominados. Qué escabechina. No les obligan a cavar su propia tumba porque no hay sitio para todos.

Me imagino la reunión de guionistas: ¡Serán Lacayos! ¡Y nominados! ¡Y cien latigazos! ¡Y que nos coman los huevos por debajo del culo! Y así.

“La arena está un poco dura para dormir”, se quejaba Alexia, que quería arena viscolástica. Alexia es que normalmente va a playas donde la arena es como pisar peluches.

Ceremonia de salvación. Tom estaba sentado, como siempre, porque a esa silla le van a poner su nombre por detrás. “Es mi cuarta vez y estoy muy estresado, me sube el estrés cuando me siento aquí”, dijo Tom en la silla de tortura. Este tío se estresa hasta sentado. A Tom los masajes de pies le generan ansiedad.

A Valeria y Melyssa se les apagó el fuego por la noche. Pusieron dos palitos y se fueron a dormir, pensando que el fuego no se acaba nunca. Valeria y Melyssa piensan que las hogueras de San Juan se guardan de un año para otro. Para ellas lo de que en el infierno haya fuego eterno no tiene mérito.

“Cuando nos hemos levantado estaba caliente, pero no había brasa”, dijo Melyssa. Suele pasar. Otras cosas que le llaman la atención a Melysa: Que la arena se moja con las olas, que los ventiladores hacen viento y que si comes, cagas.

Ese descuido que te pasa en el paleolítico y muere todo tu clan, fue la excusa perfecta para Marta López para montar una buena bronca. Es la Isabel Preysler de las broncas, una anfitriona ejemplar. Solo le falta repartir Ferreros Roché caducados.

“No sé si se ha apagado u os habéis dormido y no lo habéis querido mantener”, le dijo por la mañana temprano Marta a Valeria. Porque así es Marta, te da los buenos días en forma de reproche. Para las buenas noches te arranca una oreja de un bocado.

Y como Valeria no se tomó a bien las amables palabras de Marta y se puso a chillar en italiañol Marta también se vino arriba.

“Relájate que me acabo de despertar, relájate que me acabo de despertar, relájate que me acabo de despertar, relájate que me acabo de despertar, relájate que me acabo de despertar, relájate que me acabo de despertar, relájate que me acabo de despertar, relájate que me acabo de despertar”, dijo Marta. Tal cual.

Qué mala leche gastaba Marta, ni que se acabara de despertar.

Mientras Valeria abría un coco a machetazos. En quién estaría pensando. Le dan a Valeria un machete y cinco minutos de charla con Marta y mata a Thanos en los cinco primeros minutos de película de Los Vengadores.

Otra cosa que le gusta a Valeria es quedarse con todo lo que pilla. Es como una urraca: todo lo que brilla y está suelto acaba en su saco. El Triángulo de las Bermudas era Valeria con una bolsa grande del Mercadona. Los barcos desaparecidos los tiene ella.

En un momento dado Sobera entró en bucle y a cada afirmación que hacía Lara él decía: CLAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAARO, CLAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAARO, CLAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAARO.

Normal que este hombre tenga 245 programas a la vez. Si es que le proponen las cosas y dice “Claaaaaaro”.

– Sobera, ¿quieres otros doce programas y consumirte la vida metido en Telecinco hasta que desarrolles alergia al sol?

– Claaaaaaaaaaaaaaaaaaaaro.

Y así.

¿Hay tonteo entre Olga y Gianmarco?

Olga se puso un día a darle un masaje a Gianmarco con puta arena de la playa. Le quitó las células muertas y las vivas y las que le quedaron pegadas al cuerpo tenían pronóstico reservado.

“Maravilla, top”, dijo Gianmarco, que disfruta mucho de ser despellejado vivo. Gianmarco ve cómo le quitan las escamas a los salmones y le da envidia.

¿Tendrías una noche loca con Gianmarco si estuvieras soltera?”, le preguntaron a Olga. “Si tuviera 24, sí”, respondió ella. Y 42. Y si lo pilla con 98 se rompe la cadera, pero le da un meneo.

“Le he hecho un regalo a Gianmarco, lo he hecho con cariño y tiene su significado“, dijo Olga, que está en la isla como los hippies en Ibiza, no para de hacer manualidades.

“Olga le pone ojitos a Gianmarco”, dijo Sobera. Y SI SOBERA LO DICE, LO ES. Que sobera lleva años currando en First Dates y ha visto mucha cita y mucho tonteo.

Sabiendo las cosas del padre tampoco podría enfadarse él… de tu papá dicen muchas cosas”, dijo Oriana a Rocío Flores sobre unos posibles cuernos y Antonio David. Joder Oriana, siempre tiene un comentario hiriente para cada persona. Es la Papá Noel de las ofensas.

Vídeo de Carlos llegando a la isla. Qué salero el suyo. Lo primero que hizo fue quejarse de lo que pasaba en el barco y de las peleas. Estaba contándolo y parecía el argumento de El club de la Lucha.

El caso es que ha llegado on fire proponiendo cosas que hacer. No para de tener ideas, es como Elon Musk chupando un hongo alucinógeno. Si le hacen caso pone en la playa hasta tuberías y aire acondicionado.

Breve apunte: a Marta le preguntaron por Alexia Rivas. “Yo no la conozco de nada, solo se folló a mi novio, pero nada más”, dijo Marta. Con lo que eso une.

La mierda de la silla de salvación le cayó también a Omar, pero está tan moreno que no se notó que le había caído barro.

En playa destierro Lola y Palito están mejor que quieren. Están muy felices por la playa en la que están. Ya verás qué disgusto cuando les digan que la playa no es suya, que solo están ahí durante el concurso.

“Hay cucarachas, cangrejos…”, dijeron las dos muchachas. Joder, esa playa es como pedir por Glovo, te vienen las proteínas solas.

Esta nueva playa es un lugar inóspito, pero también contiene insospechados tesoros. Lola tenía que abrir una caja y dentro había una carta que le había escrito su novio. A la que la leía, su novio desembarcaba en la playa sin que ella se diera cuenta. Joder con Lola, qué avispada es. Llega a estar ella protegiendo Normandía y los aliados desembarcan sin que les dispare nadie.

El muchacho la sorprendió y ella se puso a chillarle mientras le abrazaba. Ahora ese chaval mira con interés los anuncios de GAES.

“¡Se me había olvidado lo guapo que eras!”, dijo Lola, que a estas alturas pensaba ya que estaba saliendo con un cayo malayo.

“He soñado que me pedías matrimonio aquí”, dijo Lola, así, como insinuación sutil. Claro, Lola. Y que te hacía la cena todas las noches y bajaba la basura siempre él. Eso también lo has soñado.

Palito se alejó mucho, por si salpicaba algo.

El novio se podía quedar a dormir, pero con Palito de carabina. Palito se llevaba las manos a la cara pensando en que los sonidos de la selva no iban a ser los peores de esa noche. Con Lola y el maromo los que van a oír aullidos son los monos y no al revés. Veo a las madres monos abrazando a sus bebés atemorizadas.

¡Y SE SALVÓ DE LA EXPULSIÓN MELYSSA!

“Yo sé que a veces parezco un poco desequilibrada por mis bajones y subidones, pero el hambre que paso con vuestro apoyo merece la pena”, dijo como discurso de agradecimiento Melyssa. Ella a lo suyo.

En un momento dado, y no me meto en el porqué por purita pereza, Rocío Flores se puso a llorar en plató. Se secaba las lágrimas con los dedos… y con unas uñas que son el terror de cualquier oftalmólogo. Con esas garras vas a quitarte una legaña y te haces una brocheta de córnea.

¡Y se acabó lo que se daba!

Demasiado: las obscenas palabras de Steisy y Manuel en ‘Solos’ sobre María Teresa Campos y Jordi González

Steisy y Manuel, en Solos/Solas.

No es que sea yo un santurrón, pero hay cosas que decirlas en un programa de televisión son pasarse tres pueblos y, además, buscarse un lío.

La exconcursante de Supervivientes Steisy y Manuel, de La isla de las tentaciones, viven estos días un encierro en el pequeño apartamento de Solos/Solas, el programa de MitelePlus donde son grabados 24 horas al día. Eso deberían saberlo, claro.

El caso es que no es un reality de aislamiento, sino que cuentan con la posibilidad de hacer llamadas de teléfono. Fue en uno de esos momentos en el que los dos participantes se olvidaron de que estaban siendo grabados.

​Hablaban con un amigo por teléfono cuando comenzaron a jugar a tener que elegir entre dos cosas supuestamente desagradables y la cosa se les fue de las manos en pleno directo. Más que nada, porque empezaron a citar a grandes personajes de la televisión a los que seguro que todo esto les hace mucha gracia.

​”¿Qué prefieres comerle el c… a María Teresa Campos o la p… a Noel?”, era la pregunta que hacía Steisy a su compañero Manuel. Steisy es así de fina y de prudente.

Manuel no se quedaba corto con la respuesta: “A María Teresa Campos le hago yo una limpieza de bajante que se le cambia hasta el semblante”, decía, creyéndose el colmo de la poesía.

“​Pero la cosa no quedaba ahí, porque a continuación su interlocutor al teléfono le daba a elegir a Manuel entre practicar sexo oral a Jordi González o Jimmy Jiménez Arnau.

​”A ninguno, me hago el harakiri”, respondía Manuel entre las risas de los tres contertulios. ¿Se liará parda en Mediaset por estos comentarios?

Broncón en Supervivientes entre Oriana, que tiene gerontofobia, y Pilar Yuste, que la puso en su sitio: “Siempre te estás metiendo con el físico y con la edad”

Oriana y Pilar, enfrentadas. (FOTO: TELECINCO)

Oriana debería hacerse mirar lo de su repulsa por las personas mayores que no se visten como una viuda del siglo XVII. Oriana tiene una obsesión por los cuerpos normativos que el día menos pensado sale por la noche a destruir esculturas de Botero.

Oriana, que se piensa que es guapa pero es un clon de otras 154.056 mujeres que se dejan la cara y el cuerpo igual, se dedica a meterse con todo el que no sea perfecto según su criterio, que es un criterio de mierda. Pero no de mierda dura y con buen color, no, de caca blandurria.

Y claro, como además parece pensar que toda mujer mayor debe vestir de vieja, pues acabó por tener bronca con Pilar Yuste, que tiene más tablas que un aserradero y que le dio cada sopapo que Oriana acabó mirando en todas direcciones buscando el norte.

Yo le caigo bien a todo el mundo a la hora de la verdad“, le dijo Oriana a JJV. Oriana basa esa afirmación en que eso es lo que le dicen sus “followers”. El cariño Oriana lo mide el likes.

¿Sabéis esas madres que tienen un niño feo que no juega con él ni el perro y cortito que no se encuentra ni ojete con un mapa y aun así le dicen que es el mejor niño del mundo? Pues eso. Los followers pueden ser muy maternales.

Cuando Pilar Yuste estaba ya acorralando a Oriana, que previamente se había metido con Valeria por ser mayor e ir “de jovencita”. Como deben ir las mujeres a partir de los 30 según Oriana:

Para esta mujer si llegas a los 40 sin menopausia y sin romperte la cadera, es que te estás haciendo la joven.

Yuste acusó a Oriana de pecar de lo mismo que le achacaba a Valeria, o sea, ir de víctima, pero claro, eso Oriana se lo tomó muy mal, porque Oriana es fan de Cruella de Vil.

“Yo no me hago la víctima, al revés, yo peco de villana, ubícate y léete un poco las cosas”, dijo Oriana, como si ella saliera en los periódicos y hubiera que documentarse sobre sus tropelías. Gru tiene posters de Oriana en su habitación. Que no aparezca Oriana en el próximo debate rodeada de minions. 

“Tú sí que tienes que leer”, le respondió Pilar Yuste y no sé por qué, porque Oriana siempre está leyendo los prospectos del maquillaje.

“Simplemente para levar el pelo como lo llevas…”, le dijo Oriana a Pilar. “Lo lleva espantoso y con colorines rosas… desubicada para su edad”, añadió. Oriana piensa que las viejas son en blanco y negro. Qué obsesión tiene Oriana con la ubicación, joder, es como Dora la Exploradora con el puto mapa ese que canta.

¿Y si te despertaras convertida en Oriana?“, le preguntó JJV a Pilar Yuste, que se metió mucho en el papel y dijo que lo primero que haría sería comprarse un pintalabios, porque Oriana lo lleva siempre en la mano. JAJAJAJA Genia.

Convertirse en mí es lo mejor que le podría pasar…“, dijo Oriana, que se tiene en muy alta estima. Pero muy alta. Dios, cuando le llaman el Altísimo, es bajito al lado de la estima de Oriana.

“¿Estás diciendo que Oriana es tonta?”, intervino Kiko Matamoros, que es muy de conciliar. Si le mandan a mediar en una paz entre los pitufos y el oso de Mimosín, acaban los pitufos cazando al oso con cepo y lanzas.

“Sí”, dijo Yuste, piensa que Oriana es tonta.

Siempre te estás metiendo con el físico de las personas y con la edad“, dijo Pilar. EXACTO. No soy yo psicólogo ni psiquiatra, pero ahí veo yo algún complejo raro.

Voy adecuada a la edad que tengo“, afirmó Oriana, que tiene en casa una tabla que te va diciendo cómo ir vestida y peinada en función de la edad.

– 29: Sexy, enseñando chicha, morros gordos como con reacción alérgica, tacones de perder los tobillos, tetas de medio punto.

– 35: Luto, semblante triste, sin maquillar, zapatillas de esparto.

– 45: ¿Aún estás viva? Si tendrás arrugas, desgraciada. No mires a los demás a la cara, ten algo de amor propio.

Y así.

“Tengo 29 y voy para vieja”, dijo Oriana. BINGO. El año que viene, Oriana va a ir a los debates así:

 

En un momento dado, Kiko Matamoros afirmó que Oriana tiene gerontofobia, o miedo y odio a las personas mayores. Oriana no te creas que entendió mucho el término y no lo desmintió. Sólo dijo “no me vaciles”.

Señor…

 

Cómo destruir a un italiano: Marta López y Tom Brusse roban comida a Gianmarco en ‘Supervivientes’ | Resumen de la gala

Marta y Tom, amigos de lo ajeno .

No había visto una cara más triste, desconsolada y rota desde el anuncio del perro abandonado de “él nunca lo haría”. A Gianmarco se le ha roto el corazón mucho, ahora no tiene ventrículos y aurículas, tiene rotículos y rompículas. Y todo, por su hamburguesa.

Gianmarco quería ponerle sus apellidos a esa hamburguesa de lo mucho que la quería. A los Faraones los enterraban con sus esposas y Gianmarco quería ser enterrado con esa hamburguesa. O incinerado, para que oliera a parrilla una vez más. 

Pero como no podía ser, pues se la comió, para que fuera parte de él, así como Saturno devorando a sus hijos, pero con ketchup. Pero no se la pudo comer entera. Le robaron. Marta y Tom, con infinito desprecio por el amor de un hombre a su hamburguesa, se la royeron.

Pero llegaremos a eso más tarde… ahora lo que toca es… ¡QUE ME SIGÁIS EN REDES! Vamos, si os da la gana, claro. Instagram: @GusHernandezGH / Twitter: @realityblogshow.

Empecemos por destacar que Lara iba muy guapa, lo que pasa es que le habían puesto unos brazaletes de plumas que parecía una gallina a medio pelar. Con eso te lanzas de un acantilado y puedes planear. Esos complementos lo mismo sirven para hacer bonito que para hacer de cebo para cazar cocodrilos.

En fin. Vimos vídeos de la otra Lara, Sajén, que está ya la muchacha un poquito insoportable. En un momento dado salía dándole la chapa a Alexia, que tenía cara de fantasear con la idea de saltar por la borda del barco.

“¿Tengo razón o no tengo razón?”, le decía Sajén, exigente. España quiere saber, Sajén quiere saber.

“Luego te la doy”, le dijo Alexia, como si tuviera la razón guardada en un cajón de la bodega y le diera pereza ir a por ella en ese momento. Alexia tiene la razón en un bote, al lado de otras cosas que se pueden dar, como una caja llena de consentimiento y un cofre con beneplácito.

Total, que ahí estaba Sajén poniendo a parir a Carlos y Agustín, porque para ella es como un deporte. Hay quien sale a caminar, quien corre, quien va al gimnasio y luego está Sajén que entrena del desolle ajeno.

“Se están dejando una característica muy importante de los supervivientes, que es el compañerismo”, aseguraba Sajén mientras, como buena compañerista, les hacía un traje por la espalda. Otra característica importante de los supervivientes debe ser el despelleje.

Y cuando se aburrió de meterse con los dos maromos, se puso a darle cera a Alexia, que estaba por allí sin comerlo ni beberlo y se empezó a llevar hostias y zarpazos como el que va al zoo y se cae en la jaula de los osos. 

“Abrir una lata no es cocinar”, dijo Sajén a Alexia, que se puso a mezclar una lata con arroz. Y ahí Sajén criticando todo. TODO.

“Deja de meter porquería”; “remueve”; “ten cuidado”; “de verdad”, “eso es muy sucio”, y cosas así agradables le decía Sajén a Alexia, con un tono que le habría parecido severo a la Señorita Rottenmeier.

“Me lo puedes decir de otra manera”, pedía Alexia de buenos modos, pero Sajén ya estaba en un plan agradable como Jack el Destripador en día de niebla. 

“Por aquí pasan las cucarachas”, dijo de la mesa donde se habían caído unos granos de arroz. En esa mesa al parecer pasan las cucarachas como si fuera la Gran Vía. Hasta desfiles hacen ahí los bichos el Día de las Fuerzas Cucarachadas. Si quieres cazar una cucaracha le pones en esa mesa un cepo pequeñito y caen fijo.

Cuando Alexia se quejó del tono y de las impertinencias, Sajén reconoció que se había pasado y… ah, no, perdón, que encima le echó la culpa a Alexia. “Igual eres tú, que estás muy susceptible. Analízalo, analízalo”, decía Sajén a la muchacha. Sajén como psiquiatra no tendría precio.

Igual te gusta el sexo con gallinas porque estás muy susceptible. Analízalo…

Pero doctora Sajén, si es que le pago para que lo analice usted y… 

ANALÍZALO QUE POR ESE DIVÁN PASAN LAS CUCARACHAS.

Y así.

En la gala daba vergüenza ajena el nivel de peloteo de Cristina Tárrega con Jordi González.

“Nunca digo bien el apellido, disculpadme”, dijo Jordi, porque se equivocó al decir Sajén y se oye de fondo decir a Cristina Tárrega: “No tienes por qué”. NO, COJONES, NO TIENE POR QUÉ DECIR BIEN EL APELLIDO. Total, SOLO ES EL PUTO PRESENTADOR.

Es más, Jordi no tiene ni por qué saber el nombre del programa, ni de qué va, ni quién es esa gente que le apunta con las cámaras, ni que es una puta cámara ni nada.

Directo: Los del barco... ¡LO HAN ABANDONADO! Les dijeron en la gala que les daban una nueva localización. Les dio mucha alegría, porque, después de 24 días, van a vivir en tierra firme. Lo que pasa es que exteriorizaban la alegría mal, tirando a “me la suda lo que me la estás diciendo que parece que tengo la polla en un asador de salchicas de puesto callejero”.

“En el barco te cansa todo el doble”, dijo Alexia. Mujer, eso lo sabe todo el mundo. Dwayne Johnson no es capaz de entrenar en un bote. Lo embarcas seis meses y cuando se baja es un tirillas de 45 kilos.

Agustín Bravo tenía las piernas llenas de tiritas. Tenía más venda que pierna. Un tiburón se encuentra a Agustín Bravo nadando y no le muerde porque ya está mordisqueado.

Tenían que elegir qué cosas llevarse y oh, sorpresa, Sajén estaba en desacuerdo. La mayoría decide que Sajén herede la fortuna de Amancio Ortega y a Sajén le parecería mal. Se llevaron un machete, los elementos de pesca y la comida que les quedaba.

Y vimos a Palito y Lola, desterradas. ¿Queréis mandar un mensaje por el día de la madre? “Que la queremos y la echamos de menos”, dijeron. Nos ha jodido no van a decir de mensaje que venden un Opel Corsa.

“Hay unos bichos en las cuevas donde pesco que me dan mucho miedo”, dijo Lola, que explicó que eran “ASí” y abrió los brazos que casi se descoyunta los hombros. En las cuevas donde pesca Lola se crían los krakens.

Hicieron pescado a la brasa. “Qué pinta”, dijo Lola, pero ese pescado estaba carbonizado. Tenía buena pinta si te gusta la comida como turba recién extraída de la mina. No hicieron pescado a la brasa, hicieron del pescado una brasa.

Palito se puso cursi y le dijo muchas cosas bonitas a su novio, Harry. Mola tener una novia que se llame Palito y decirle que tienes una erección. “Palito, yo palote”.

A ellas también las cambiaban de sitio. Les dieron minuto y medio para llevarse todo. Las cosas las lanzaban a la barca directamente. Menos mal que no tenían vajilla. Por el lanzamiento de objetos los pobres de la organización y el barquero, que esperaban en el cayuco, corrían más peligro que Abascal dando un mitin en la Rusia comunista de los 60.

“Este año hay muy buenos concursantes”, decía Jordi poco después. “Muy buenos”, decía Tárrega por detrás.

Aquí vemos a Cristina Tárrega y el culo de Jodi González:

lick GIF

“A ver si vas a tener piojos”, dijo Jordi González en un momento dado de broma a Lydia Lozano, pero Lara, en la isla, se pensó que iba por ella. La cara que puso era un poema, pero no un poema de amor, un poema tipo:

Oh, Lara, tienes la cabeza
como un tarro de despojos
te rascas como un chucho
y acaricias tus piojos.

Juego de recompensa de los del barco. Tenían que desenrollar unas cuerdas que estaban haciendo zig zag en un palo clavado en la arena. La recompensa era una ensaladilla rusa que tenían ahí a pleno sol. La fiesta de la salmonela. Estaba la mahonesa de esa ensaladilla que le echas veneno y se muere el veneno de la intoxicación.

El caso es que lo hicieron bastante bien, aunque Alexia tuvo problemas para liberar del fondo del mar las piezas que necesitaban, porque trataba de sumergirse y no había manera. Si Alexia llega a ir en el Titanic, se abraza al barco y no se hunde. Las veces que se metía debajo del mar aguantaba dos segundos la respiración. Te tiras un pedo al lado de Alexia y se lo come entero porque no es capaz de dejar de respirar.

Enfrente estaba Carlos, que nadaba como un torpedo dopado. Las aguas las han abierto Moisés y Carlos Alba, el primero con un bastón, y el segundo a hostia limpia.

Agustín Bravo adora complicarse la vida. Para liberar las piezas había un tirador hermosísimo, con forma de tirador, de colores, con una asa ancha, con la forma exacta de una mano humana… y él tiraba de todos lados menos de ahí.

Vídeo de bronca: A Sajén le jode que Carlos y Agustín se lleven bien. “Las rodilleras que te has comprado son buenísimas”, le dijo en un momento dado Sajén a Agustín. Sí, Sajén, tú sutil. O eso o piensa que Agustín quiere acuchillarle el parquet a Carlos y con las rodilleras no se hace daño.

“A la gente pelota y chula los metería en una licuadora y haría chiiiiiiuuuuuuuuuuuuuuu”, dijo Sajén, que es muy de resolver los problemas hablando. Sajén tiene en casa facturas del Leroy Merlin de haber comprado bidones de plástico, ácido y palas.

“Me sabe muy mal cortaros”, dijo Jordi en un momento dado del debate. “Haz lo que quieras”, respondió Tárrega. Madre de dios.

Awkward Dogs GIF

En la ceremonia de ir al helicóptero Sajén seguía a lo suyo, que es meterse con Carlos y Agustín. “No puedo con los hombres de esta calaña”, dijo Sajén, muy sutil y moderada, como es ella.

Salió elegido Agustín, con gran regocijo para Sajén, que puso cara como de estar sufriendo un infarto estomacal. Luego como había empate, los de la playa votaron quién iba en la segunda plaza y salió Carlos. Sajén ya tenía un tic en el ojo del reventamiento.

En directo, le dieron a Marta unos dibujos de sus hijos, por el día de la madre. Fue muy tierno todo. Uno de ellos le decía en la carta que quería regalarle una estrella. Joe, qué poderío económico, regalando astros. Marta a sus hijos les da más paga que Bill Gates a los suyos.

A las desterradas se las han llevado a otra playa, una más soleada, en una playa, con una plataforma. Lola le hizo la trece catorce a Palito. Abrió un arcón que había para guardar cosas y gritó: “TÍA HAY CENAAAAAAAAAAAA”. Palito feliz. Era mentira. Palito triste.

Agustín y Carlos ya en el helicóptero parecían un comando especial a punto de ejecutar una difícil misión. Los dos ponían cara de intensitos y de mucho temple. A Carlos solo le faltaba estar disparando una ametralladora contra los vietamitas. Bueno, contra los osos polares, porque tienen el pelo tan blanco que les mandarían siempre a misiones a Siberia. El nombre en clave del comando es Copito de Nieve.

Lo que pasa es que antes de saber quién tenía que saltar se cogieron de la manita, que a ver, muy bien por mostrar sus sentimientos, pero eso lo ven los enemigos y no les toman en serio.

Y saltó del helicóptero… ¡¡CARLOS!!

Estaba más contento Agustín que el propio interesado. Agustín habla de Carlos como de una moto que quieres vender. Se pone Agustín a vender bragas con la cara de Carlos y se queda sin existencias del empeño que le pone.

Saltó Carlos y desde el helicóptero se puso Agustín a chillarle: “¡BRAVO, CARLOS, BRAVO, QUÉ GRANDE!”. JAJAJA Agustín se va a tatuar la cara de Carlos en una teta. Si Agustín fuera al instituto tendría la carpeta forrada con fotos de Carlos.

La nueva localización de los encallados era Playa Cabeza de León. Estaban felices por tener por fin una playa y no una cosa flotando en el mar.

Y llegó el robo.

Gianmarco estaba feliz con su hamburguesa. La miraba como se mira a tu primer amor. Y la tenía guardadita en una bolsa dentro de su saco, en unas condiciones de conservación que lo ve un inspector de Sanidad y muerte del infarto.

Y a Marta, en su infinita bondad, se le ocurrió robar. “Yo te digo donde hay una hamburguesa y nos comemos un trozo“, le dijo a Olga, enmarronando a los demás.

“Yo no se la puedo quitar a Gianmarco”, dijo Olga. “Yo sí”, dijo Marta, que tiene menos remordimientos que un ciervo disecado.

“Yo me levanto, le pego tres bocados a la hamburguesa y no se entera... ve para allí y le distraes, le lloras”, dijo Marta a Olga, que allá se fue, a darle palique al italiano.

“Yo se la como y no digo ni mu”, dijo Marta. “Yo se la como”. UUUY, picarona, que me pongo colorao. 

Tom, que para corromperle hace falta poco empeño, que él con un empujoncillo ya está en el mal camino, dijo: “Vamos y ya está, da igual” .

“Yo no le robo a un compañero si tiene una hamburguesa pequeña, pero si es grande qué más da que le de tres bocados”, dijo Marta, que es muy de la redistribución de la pobreza. Es la Robin Hood de la comida ajena. Sólo que no roba para dárselo a los pobres, si no para ponerse morada.

“Te pido disculpas porque te he robado dos sushis”, dijo Tárrega en el plató a Jordi.

tongue licking GIF

Y llegó la ejecución del robo. Ella y Tom se fueron para el saco y empezaron a comerse la hamburguersa. “Aprovecha y disfruta de cada momento”, le animaba Tom.

“¿Pena? Pero si se ha comido una hamburguesa así…”, dijo Marta cuando Albalá y Omar, escandalizados, le preguntaron sobre el asunto.

Y de hecho, les daba tan poca pena que cogieron dos veces, pan, queso, carne... Me llevo yo menos comida de casa de mi madre un domingo que estos dos del saco de Gianmarco.

“No digáis nada. Juradme que no vais a decir nada”, le decía Marta a Albalá y Omar, que presenciaron el crimen. No tienen cojones a chivarse.

Y claro, llegó el momento en el que Gianmarco fue a echar mano de su hamburguesita. “Joder, pensaba que tenía más”, dijo esa tarde el pobre Gianmarco, con la carita de pena y decepción que si pudiera le mandaba un Glovo con un menú del Burriquín.

¡Y sanseacabó por hoy!