Entradas etiquetadas como ‘carme’

Lo pasará peor la madre que el bebé

La ministra Chacón, la única ministra madre reciente que conocemos hasta la fecha, ha terminado hoy ya su escasa baja maternal de seis semanas.

Un compañero, redactor de actualidad, ha venido a preguntarme como madre reciente que soy cómo puede afectar a su bebé de mes y medio verse privado tan pronto de la compañía de su mamá a todas horas.

Y realmente me he visto obligada a confesar que lo único que puede perjudicarle es si esta situación hace que cese la lactancia materna.

A esa edad maman cada muy poco tiempo. Y pronto llegará la llamada “crisis de los tres meses”, en la que el bebé pega un estirón que se traduce en más necesidad de alimento y en estar pegado a la teta como una garrapata durante un tiempo hasta que consigue que se incremente la producción de leche.

Pero eso será así sólo si es que Chacón le está dando la teta, que no hemos conseguido averiguarlo.

Pero si el niño está a biberones o su madre se apaña para extraerse la leche entre la jura de bandera y la reunión con los generales y así mantener la lactancia, lo cierto es que el niño estará perfectamente cuidado por su padre o la persona que hayan decidido que lo atienda.

Más que el bebé, la que estoy convencida que lo va a pasar mal es la mamá.

Espero equivocarme, pero creo que anímicamente va a ser muy duro para ella separarse tan pronto tantas horas al día de su hijo.

Incorporarse al trabajo a las seis semanas, apenas superada la cuarentena, dejando a tu hijo en manos ajenas, es algo que hace fosfatina a cualquier madre reciente.

Algo en las tripas nos dice a todas que somos nosotras las que tenemos que cuidar a nuestro bebé.

Por eso precisamente hoy se ha sabido también que apenas el 1,46% de las mujeres comparten el permiso de maternidad con el padre.

Yo me reincorporé al trabajo cuando a mi peque le faltaba apenas una semana para cumplir los seis meses. Y no tuve el más mínimo problema. De haberlo hecho cuando tenía 46 días, se me hubiera partido el alma.

Espero que el sacrificio merezca la pena. Espero que no desarrolle sentimientos de culpabilidad. Espero que no se arrepienta pasado un tiempo al ver todo lo que se ha perdido.

Y espero que cuando, como en un caso que conozco, el bebé prefiera estar en brazos de su padre o de su cuidador antes que en los de su madre, sepa ser consecuente con su decisión y tirar pa’lante.