Entradas etiquetadas como ‘apellidos’

El orden de los apellidos no altera el producto

Leo en portada una noticia sobre el cambio en la imposición en el orden de los apellidos en los bebés que me llama la atención.

La cosa queda en que a menos que los padres estipulen un orden concreto para los apellidos, se utilizará pore defecto el orden alfabético.

La pego entera, que es cortita:

El orden tradicional de los apellidos en España, donde prevalece el paterno sobre el materno, puede estar próximo a su fin. Todo depende de el Congreso da el visto bueno al Proyecto de Ley del Registro Civil aprobado por el Consejo de Ministros en julio, donde se estipula que el orden vendrá marcado por un acuerdo entre los padres.

De no existir tal acuerdo o si no se especifica en la inscripción del bebé, “el Encargado del Registro Civil determinará el orden de los apellidos según su orden alfabético”, según el artículo 49 del documento.

Apellidos como Zamora, Zambrano, Zorrilla, Zurbarán, Zamarreño, Zubiaurre o Zapatero podrían verse damnificados en caso de desacuerdo paterno. Los más pesimistas temen que lleguen a desaparecer a medio plazo, en favor de otros apellidos como Álvarez, Ansón, Alcántara, Arévalo, Antón, Abad o Aznar.

El proyecto es el mismo que pretende sustituir el conocido libro de familia por un registro único y electrónico y que busca “cambiar de arriba a abajo” el actual modelo vigente desde 1957.

¿Qué os parece la cosa?

A mí, sinceramente, no me hace especial ilusión. No creo que sea un paso importante en ningún sentido. El sistema que existía ya era razonablemente bueno a mi parecer.

Tal y como están las cosas, los padres pueden elegir libremente si poner primero el apellido de la madre o el del padre.

Si no hay consenso o no se especifica nada, primero se pone el del padre y después el de la madre.

Y sinceramente me parece algo más lógico que el orden alfabético, que como bien apuntan en la noticia es posible que relegue a la extinción a todos los apellidos que empiezan por las últimas letras del alfabeto.

Además dos padres recientes que lleguen a pelearse por no ponerse de acuerdo en este punto (y algún caso conozco) no sé si se verán beneficiados por esta medida alfabético-salomónica.

Por otro lado, desde siempre en España se conservan ambos apellidos, algo que no sucede en tantos países y que siempre me agradó de este país.

Por supuesto las mujeres no pierden el apellido al casarse, como pasa en otros países. Lo único que no me gusta un pelo en todo este asunto “apellidesco”.