Entradas etiquetadas como ‘adopcion’

España y las adopciones

Otra vez hablando de adopción. Y la culpa la tiene nuestra portada, con la adopción de unas trillizas chinas y que nada menos que 3.000 familias madrileñas están a la espera de adoptar un niño en el extranjero.

España es uno de los países que más adopta. Y es agradable saber que los españoles somos de los primeros en algo así. Igual de agradable que saber que lo somos en donación de órganos por ejemplo.

Mejor eso que ser los primeros en los mundiales de fútbol. ¿No creéis?

Y eso que la adopción no es un camino de rosas: supone de media 12.000 euros y dos años de espera.

Y no creo que sea una moda como apuntan muchos. Tener un hijo nunca lo es. Y el dinero y el tiempo son trabas suficientes para evitar impulsos equivocados.

Y recuerdo otra noticia algo más vetusta: El 76% de los adoptados en el extranjero llegan con problemas de malnutrición

El 76 por ciento de los niños adoptados en el extranjero llega a España con algún tipo de malnutrición, según un estudio realizado por el Servicio de Pediatría el Hospital Carlos III de Madrid. “El 16 por ciento sufría una malnutrición severa”.

Respecto a la tasa de vacunación, la doctora aseveró que los niños que mejor vienen son los de Europa del Este, seguidos de los de India, Latinoamérica y China. Asimismo, indicó que con una baja protección vacunal figuran los niños procedentes de países africanos, Nepal y Haití.

Yo no me siento tentada a adoptar. Aunque vete a saber, pocas cosas me atrevo a decir en firme que no haré en la vida.

Pero conozco bastante gente que sí juega con la idea, pese poder tener hijos biológicos.

¿Tú has adoptado en el extranjero? ¿Lo harías?

Historias de adopción en People+Arts

Hay un canal de televisión llamado People+Arts lleno de realities y programas de lo más variopinto: desde los cambios radicales originales (de fisonomía y casa), hasta los reyes del cocktail, pasando por organizadores de bodas italianas, tatuadores y creadores de motos.

Uno de los programas, de lo más yanqui y que según he leído fue ganador de un Emmy en 2005, es “Historias de adopción” (Adoption Stories ). Allí muestran casos de familias que han adoptado niños.

Y si me llama la atención, es por lo variopinto de los casos: hay parejas enfermas, parejas de gays, parejas mayores cuyos hijos naturales ya se han ido de casa…

También hay niños de toda condición: con graves enfermedades, en lotes de tres o cuatro, recién nacidos y adolescentes, de EE UU o de otros países como Jamaica, China o Colombia.

Uno de los casos que más me conmovió fue el de una pareja de homosexuales blancos luchando por la adopción de dos niños afroamericanos con graves problemas, uno de ellos hijo de una drogodependiente y el otro maltratado desde su nacimiento.

Y uno de los que más me indignó fue el de otra pareja que adoptó un hermoso niño jamaicano, al que se veía feliz y saludable. Su joven madre ya tenía más hijos y no podía mantenerle, y partía el alma ver cómo ese hijo y esa madre, que se veía que se amaban, se despedían.

La solución en ese segundo caso, y estoy convencida de que se dan a millares, no es convencer a la madre de dar a su hijo en adopción. Es procurar a esa madre de los medios económicos suficientes para que no tenga que hacerlo.

Hay adopciones que son pura generosidad y benefician a todas las partes implicadas.

Hay otras que, directamente, no deberían ser. Que son otra forma de abuso del primer mundo, por muchas buenas intenciones que haya detrás.

Abandonan a un bebé en la puerta de una iglesia

Con esa noticia he desayunado hace un ratito.

Ha sucedido en Pinto. Y el bebé tenía pocos días.

Y hay tres conclusiones evidentes, dos buenas y una mala:

La primera buena, como bien dicen en los comentarios, es que no la han arrojado a un contenedor, como por desgracia leemos tres o cuatro veces al año. Algo terrible.

La segunda buena es que sea algo tan inusual. Hace unos cuantos años, no demasiados, no hubiera sido noticia en absoluto. En cambio hoy ocupa el tercer lugar en nuestra portada.

La mala es que el acto de abandonar un bebé en una iglesia pone de nuevo de manifiesto la falta de información, la ignorancia, de muchos. Peligrosa, para empezar, para ellos mismos.

Hoy día es muy fácil no tener que verse en la situación de entregar un hijo. Pero si hay que hacerlo, lo suyo es tener un embarazo y un parto controlado por los médicos y entregar el bebé en adopción por los cauces oficiales.

El bebé ha tenido mucha suerte. Y a partir de ahora tendrá aún más.

La madre también ha sido afortunada. Un parto no es algo para tomarse a la ligera. Pero dudo que lo que ha hecho no la persiga el resto de su vida.

De momento, durante varias semanas, su propio cuerpo le va a recordar todos los días que ha tenido un hijo y que ya no lo tiene.

Dado que es Navidad, creo que me quedaré con la lectura positiva.

——-

La imagen es un fotograma de la película Oliver Twist de Roman Polanski.