Entradas etiquetadas como ‘acondroplasia’

Mis enanos

Me escribe Ana. Me manda un vídeo y cuenta lo siguiente:

Me gustaria que vieras este video sobre Lara, una chica “con enanismo” que ha sufrido mucho para crecer 8 cms. No te lo mando con acritud, sino simplemente para que conozcamos que el enanismo es tambien una discapacidad, en la que se sufre bastante, tanto las personas que la padecen como sus familiares. Todo esto te lo envío, querida desconocida, porque me ha dolido ver cómo se llama tu blog, más cuando creo que estás en mi mismo barco de la discapacidad. Espero no haberte molestado con este comentario, ya que en ningún momento quise hacerlo. Mi deseo es que conozcamos más esta enfermedad y vayamos borrando estereotipos. Gracias

No es la primera vez que, públicamente en los comentarios o en privado, alguien afectado de acondroplasia o que quiere a alguna persona que la padece, me escribe recriminándome el nombre que puse a mi blog.

Un nombre que puse con todo el cariño cuando mi hijo apenas pasaba del año refiriéndome a él y a los otros hijos que pudiera tener, que no tiene las referencias negativas del refrán del que procede y sin querer causar dolor a nadie.

Muchas veces me refiero a ellos, con todo el amor de una madre, como enanos. Y me consta que es una práctica muy frecuente entre muchos adultos. De hecho creo que raro es el padre reciente que no ha llamado “enano” a su hijo en alguna ocasión.

No sé si emprender una guerra contra el uso cariñoso de esa palabra merezca la pena. Hay muchas otras guerras en las que batallar y dejarse el pellejo.

Y en todas las demás te aseguro Ana, os aseguro a todos los demás, que me tenéis como aliada. Mi blog está a vuestra disposición como altavoz.

Por eso, desde aquí recomiendo a todo el mundo el artículo acondroplasia, entre el desconocimiento y la segregación social.

Pero por favor, dejadme seguir llamando con cariño alguna que otra vez a mis hijos mis pequeños enanos.

Unos enanos que, por suerte, siguen creciendo.