El regalito

El miércoles por la tarde Julia y yo estuvimos la mar de atareadas. Primero fuimos a la peluquería, costó que fuera a arreglarse el flequillo y un poco el corte porque quiere dejarse el pelo largo (como Rapunzel, ya os adelanto que con una melenita corta o medianita se va a tener que conformar, su pelillo liso y fino no da para más). Luego me acompañó a la tintorería y de ahí a hacerse las fotos para el colegio, que ya iba siendo hora de entregarlas.

Justo de camino a casa pasamos por una tienda de la familia de mi santo, la típica papelería de barrio que tiene juguetitos, cuentos… “Vamos a entrar y, si quieres, te compro un cuento para leerlo esta noche”.

Una vez dentro me di cuenta de que, en lugar de los cuentos, andaba mirando una vitrina con decenas de muñequitos de plástico con personajes de Disney y de los dibujos animados de televisión.

“¿Mamá, puedes comprarme un muñequito en lugar de un cuento?”

“Claro, elige el que más te guste. Mira, tienen a Tiana, a Pascal, a Rapunzel…” dije señalándole a sus personajes favoritos.

arielSorprendentemente eligió una figura de Ariel, la sirenita. Me extrañó porque no hace ni caso a su película y es una princesa que ni fu ni fa para ella. Le di los tres euros para que pagara, que le encanta, y salió feliz con ella.

La sorpresa vino casi llegando a casa: “seguro que a Nora le encanta, mamá”.

“¿A Nora?”. Todo encajó entonces. Todas las semanas vienen a casa a jugar una tarde dos niños hijos de unos amigos nuestros, amigos desde el instituto. La niña, un año más pequeña que Julia, es hooligan de Ariel.

“Sí, se la voy a dar de regalito cuando venga mañana a jugar a casa”.

Lleva ya tiempo trayendo desde el colegio dibujos que hacen sus amiguitos y que le regalan y ella m consta que hace lo mismo. Peo esto es diferente. Toda una tienda para ti, para elegir el cuento o el juguetito que quieras, y decides renunciar para hacer feliz a otro. Y tiene apenas cuatro años, no está tan lejos la etapa del “mío mío“, aunque ella no la pasó de forma intensa.

Os aseguro que comportamientos así me ilusionan mucho más que cualquier logro académico o avance en autonomía. Y le hice saber lo orgullosa que estaba de ella. Que aprenda a atárselo los zapatos o a reconocer todas las letras no importa que llegue antes o después, pero la buena pasta de la que estamos hechos debería cuidarse aún más tanto en casa como en el colegio.

Por eso también me gustó tanto que en la reunión con sus maestros hicieran hincapié e cosas como que es importante es enseñarles a respetar los dibujos que hacen los demás.

Ya le recordaré cuando sea mayor que el primer regalo que decidió hacer de manera espontánea a alguien, sin que hubiera un día especial para hacerlo, fue a su amiguita Nora.

6 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser maribel

    bonita historia

    11 octubre 2013 | 14:11

  2. Dice ser Cris

    Me parece algo precioso y llevas toda la razón del mundo: hay que cuidarlo para que no lo pierdan. A mi hija de cinco años también le encanta hacer dibujos, para sus amigos, para su padre, su hermano o para mi… Esta mañana, sin ir más lejos, ha sacado uno de sus cuentos y me ha dicho que se lo iba a regalar a su amigo Mario (que este año ya no va al cole con ella y llevaban juntos desde la guarde) al que veremos este fin de semana, porque sabe que le encanta Cars. Me encanta.

    11 octubre 2013 | 14:27

  3. Dice ser MARJOSE

    Es maravilloso!

    11 octubre 2013 | 14:39

  4. Dice ser El hijo de Jenny McCarthy

    Pero no era tu hijo el niño con un trastorno, parece por tu relato que tu hija lo tiene también porque dices Os aseguro que comportamientos así me ilusionan mucho más que cualquier logro académico o avance en autonomía. Y le hice saber lo orgullosa que estaba de ella.
    No me aclaro, el regalo lo compra tu hija o tu hijo para su amiga? porque si lo compra tu hijo eso significa que se ha echado novia.

    11 octubre 2013 | 19:38

  5. Dice ser Madre Reciente

    Esta vez la protagonista es Julia 🙂

    11 octubre 2013 | 21:33

  6. Dice ser vivian

    A mi hijo le encanta compartir sus chuches con sus amigos en el parque. A veces le llevo galletas, sugus o cualquier otra cosilla y por repartir a veces se queda sin ello, pero no le importa. Yo le fomento este tipo de actitudes. Hasta entre las madres reparte sus golosinas. Y ha llegado a enfadarse (disgustarse) con otro niño porque se empeña en que le coja una galleta que al otro no le apetece.

    4 años. MR, esto no es educación, esto es que venían así de fábrica. Nuestro único mérito es que les dejamos ser como son.

    14 octubre 2013 | 12:15

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.