BLOGS
Madre Reciente Madre Reciente

La maternidad es tan cambiante que siempre eres una recién llegada a ella

Las trastadas de los peques

Tocaré madera digital, mi peque tal vez por ser aún demasiado peque (ayer cumplió 22 meses), aún no ha protagonizado ninguna travesura.

Pero no me cabe la menor duda que algo hará antes o después.

Entre los dos y los tres años yo cometí mi primera y única fechoría: me apropié en un descuido del sobre que encerraba el sueldo semanal de mi padre (entonces se pagaba en muchos sitios en efectivo y por semanas) y lo colé billete a billete por el hueco del radiador.

Después de un buen rato buscando infructuosamente, mi padre tuvo la iluminación de mostrarme un billete y preguntarme si había visto otros parecidos.

Y siempre cuenta que le agarré del dedito y le conduje al radiador. Hubo que desmontarlo. Pero se recuperó el dinero.

Mi santo hizo tres muy buenas: vertió una garrafa entera de aceite desde la terraza al patio y tiró la alianza de su madre desde la terraza a la calle. Tanto el aceite como la alianza fueron irrecuperables. Por lo que he oído, a muchos niños les da por tirar cosas por la ventana o el balcón.

Pero la peor fue pegar fuego a las cortinas de la habitación en la que dormía mi cuñado, que aún era un bebé. Y allí se quedó en silencio. Menos mal que mis suegros estaban pendientes y acudieron a comprobar porqué estaba todo tan tranquilo.

Una de las más divertidas que recuerdo la cuenta una amiga: ella se ausentó con su madre dejando a su hermana pequeña al cuidado del padre. El padre se medio adormiló en el sofá y la niña, que se había hecho caca, se metió la mano en el pañal, descubrió que con aquello se podían hacer unas pinturas rupestres preciosas y a ello se dedicó con alegría por todo el pasillo. Al padre le despertó la peste. Por supuesto, hubo que volver a pintar.

¿Tú bebé hizo alguna tratada divertida? ¿La hiciste tú?

¿Y a qué edad crees que se empieza con las travesuras? Para estar preparada…

12 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Glo

    No sé si es una travesura pero… mi mamá es peluquera y cuando yo era pequeña, me hizo un peinado… bueno, un corte de pelo: media melena con su flequillo. Cuando subí a mi cuarto, me dio por cortarme más el flequillo con mis tijeras de colegio. No veas el susto que se pegó mi madre viendo tales trasquilones en mi pelo después de haberme peinado ella!!

    30 noviembre -0001 | 00:00

  2. Dice ser yo

    Con mi hijo tengo para escribir un libro, madre mia… desde redecorar las paredes de su cuarto por la noche a rotulador hasta esconder cosas de las que nunca mas hemos sabido de ellas, ni siquiera el mismo. Todo ello pasando por tirar cosas desde el balcon (hasta un martillo) cortar ropa con unas tijeras que se supone que no cortaban, despertar a su hermana tirandola un vaso de agua por la cabeza, ponerse a hacer pis en la CPU, pintar la television con rotulador imborrable, sacar el relleno de los peluches, sacar toda la ropa de su armario, meter a un gato que teniamos en el acuario y cerrar la tapa… incontables…Mi hija todavia no ha hecho ninguna memorable, sera que como ya hay experiencia previa en que las trastadas se hacen a la velocidad de la luz no les quitamos ojo.Una de las que hice yo y mi padre siempre me lo recuerda es que con cuatro años me enseño la importancia del dinero y de ahorrar para comprar algo de valor, pues bien, buscando caramelos en su chaqueta me encontre el sobre de su sueldo del mes y paga extra y lo escondi tanto que a pesar de que mis padres lo buscaron a conciencia por toda la casa durante dos semanas tardo cuatro meses en aparecer detras del armario. El misterio que hasta hoy dura es como lo pude meter ahi ya era un sitio de dificil acceso para mi.

    13 junio 2008 | 15:30

  3. Dice ser Alicia

    Yo no tengo muchas anécdotas, pero mi sobrino el pequeño que tiene 14 meses, ha ido rompiendo la cuerda del parque poquito a poco para luego salirse. Se ha “tirado”, si si tirado, para romperse la clavícula, y la última que ha hecho ha sido empujar a su hermano de 4 años cuando estaba haciendo caca, meter las manos en el WC sin haber tirado de la cadena obviamente, y restregarse la caca a él a su hermano y por todo el aseo.Y eso que tiene 14 meses……

    13 junio 2008 | 16:12

  4. Dice ser gemma.a

    Pues yo tengo que hacer memoria, porque el pitufete la verdad es que ha sido y es un santo.Hace unos meses, que yo recuerde como “trastada” y viniendo de él quizá se sale de lo habitual, ué que se metió en el armario empotrado de la entrada y se escondió allí. El tío aguantó sin decir ni mú a pesar de estar llamándole a voz en grito… Hasta que abrió un poco la puerta corredera, y a través de la rendija dijo: “que era una broma tíos!!!”Y lo otro que sí es algo más habitual es que desde tuvo la oportunidad de desarrollar su faceta artística, cada vez que se topa con alguna pintura, boli, lápiz, etc tenemos la mayoría de las paredes con alegres caritas sonrientes de tamaño natural.:)

    13 junio 2008 | 19:34

  5. Dice ser ios

    Cuando yo era pequeña era muy muy presumida, entonces cuando mi madre “se despitaba” o dormia la siesta o cualquier cosa, yo aprovechaba para coger sus joyas, y jugar con ellas. Lo que más me gustaban eran los anillos, así que tuve la feliz idea de ponermelos, y como me quedaban grandes, los mordia de tal forma que le deformé 3 anillos de oro, imposible de ponerlos bien… total que tuvo que llevarlos al joyero para que los fundiera y con als piedras de lso anillo hacer colgantitos (y eso era una pasta..) En otro ocasion, mi hermano y yo subimos al baño, y mi madre extraña porque no nos escuchaba subio a ver que haciamos… nos encontró a mi envadurnada en polvo de talco y aceite de bebé, y a mi hermano echandomelo por encima, pro el suelo, y yo mientras diciendo “guapa, guapa”. tendríamos 2.5 años y 3 años mi hermano. En otro ocasion, con 2 años y pico también, desperté a mi padre a las 3 de la mañana para que me pintase los labios xD. y bueno ya lo tipico de pintar las paredes, los muebles…tambien ya en casa de mis abuelos, mi abuelo tenia una colecciond e periodicos antiquisimos, tendrian como que mas de un siglo algunos, incluso… pues les prendí fuego. y tambien lavé el coche con agua y arena. ^^ ya no recuerdo mas que m hayan contado..

    13 junio 2008 | 23:53

  6. Dice ser Juegos

    Jajaja menudas trsatadas, yo lo maximo que hice fue comerme colillas!

    14 junio 2008 | 02:35

  7. Dice ser Superwoman

    Lo de prender fuego al cuarto tambien lo hice yo… que alivio, pensaba que era la unica (por cierto fue mi primera y unica trastada tambien… era una santa).Los mios se quedan en traviesillos: les encanta sacar agua para jugar con sus cacharritos y ponerme el pasillo perdido, pintan en cualquier lado… pero vamos, cosas menores en comparación con el incendio que monté yo (tal vez porque en casa las cerillas las tengo a muy buen recaudo)…Un supersaludo

    15 junio 2008 | 22:12

  8. Dice ser Zaragozana

    Pues yo, por lo que me han dicho, era muy tranquila…Y mi peque, bueno, alguna pequeña trastada hace, pero más bien pocas: se dedica a hacer pinturas rupestres en donde pilla, con las pinturas, y luego las enseña orgullosa..me ha costado convencerla que sólo se pinta en el cuaderno, y cosas así.Saludos!

    16 junio 2008 | 08:42

  9. Dice ser Elektroperra

    A mi me da miedo cuando nazca mi niña, que como salga como yo vamos a tener que estar con mil ojos…Mi madre me cuenta mil historias de las trastadas que hacía de pequeña. Las más típicas eran las de tirar todo por la ventana, hasta un bote de guisantes que casi le cae a un vecino encima y le abre la cabeza.También me comía las colillas cuando íbamos al parque. Mira que mi madre buscaba todas antes de dejarme sentar a jugar y las tiraba, pero las acababa encontrando.De las que más se acuerdan mis padres es de dos de ellas. Una fue estando en El Corte Inglés, fue ver las televisiones y sentarme como tonta a verlas. Mis padres se volvieron locos buscándome, hasta por megafonía me llamaron, y yo enbobada con las teles.Y la otra fue cuando mis padres por fin amueblaron el salón de casa a su gusto, llegaban de trabajar y se asomaban a ver lo bonito que les había quedado, pero hacían vida en la cocina. Un día, hice cacota y no me limpié, entré en el salón y planté mi culito en el sofá, dejando una mancha con su pegote alucinante…

    16 junio 2008 | 10:01

  10. Dice ser Carlos

    Pues como salgan a mi, que de “ñajo” me monté unos escalones con los cajones del armario y me subí, cogí el matapulgón (que estaba bien alto) y monté botellón en casa… (ofrecí a mi hermano, pero el muy soso no bebió). Lavado de estómago al canto. En el hospital después me dejaron como Dios me trajo al mundo en una cama y con la borrachera que llevaba encima no paraba de decirle a las enfermeras que pasaban, a voz en grito… “Señoraaaaaaaaaa!!!”.

    18 junio 2008 | 14:06

  11. Dice ser Síndria

    Yo no hice grandes trastadas, pero hay una que recuerdo con gran cariño. Una vez que cogí un huevo de la nevera y lo puse en mi cama, convencida que si le daba suficiente calor, saldría un pollito…SANTA INOCENCIA!!

    26 junio 2008 | 10:03

  12. Dice ser Fer

    Parece que lo de las pinturas rupestres y murales es bastante común…Mi hija pintaba en todas partes y luego corría a contárnoslo. A la 2ª o 3ª vez ya se aprendía el diálogo y lo decía ella sola. “¿Qué te he dicho? ¡Al rincón a pensar por portarte mal! ¿Te crees que eso que has hecho está bien, pintar en el armario?”Una vez en la guardería cogió un rotulador indeleble de punta muy gruesa y pintó (a escondidas, eso sí) su uniforme, el de otros cuatro niños, las manos de todos, el suelo y alguna pared.

    15 julio 2008 | 11:06

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Normas para enviar su comentario e información sobre el tratamiento de sus datos de carácter personal

    Antes de enviar su comentario lea atentamente las normas para comentar en 20minutos.es. La opinión de los autores y de los usuarios que realizan comentarios no es responsabilidad de 20 Minutos Editora, SL. No está permitido realizar comentarios contrarios a la normativa española y europea ni injuriante. 20 Minutos Editora, SL se reserva el derecho a administrar y eliminar los comentarios que consideremos puedan atentar contra las normas, resultar injuriosos, resulten spam o sencillamente no estar relacionados con la temática a comentar.

    Le informamos que, de conformidad con lo establecido en la normativa nacional y europea vigente en materia de protección de datos personales y de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico, al enviarnos el presente formulario Ud. está dando expresamente su consentimiento a 20 MINUTOS EDITORA, SL para que trate los datos recogidos en este formulario con la finalidad de gestionar el servicio de recepción de su comentario, así como para enviarle comunicaciones electrónicas informativas o comerciales o dirigirle publicidad electrónica de productos y servicios propios o de terceros. No está permitido el registro de menores de 13 años.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies

    Para la finalidad anteriormente indicada 20 Minutos Editora, SL puede ceder estos datos a otras empresas de Grupo Henneo o a terceros proveedores de servicios para la gestión de comunicaciones electrónicas y otros servicios de gestión comercial o publicitaria, incluso aunque se hallen fuera del territorio de la Unión Europea en aquellos casos que legalmente garanticen un nivel adecuado de protección que exige la normativa europea.

    Los datos personales solicitados deben ser exactos para que puedan tratarse con las finalidades indicadas. En el caso de dichos datos dejen de ser exactos, necesarios o pertinentes para las finalidades para las que han sido autorizados (por ejemplo, en caso de comunicaciones electrónicas devueltas por error o cancelación de dirección electrónica), 20 Minutos Editora, SL procederá a su bloqueo, conservándose los datos únicamente a disposición de las Administraciones Públicas, Jueces y Tribunales durante el plazo de 4 años, transcurridos los cuales 20 Minutos Editora, SL procederá a su supresión. Sus datos se conservarán por 20 Minutos Editora, SL mientras sean exactos y Ud. no retire el consentimiento que explícitamente emite con el envío de este formulario o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales.

    En cualquier momento Ud. puede retirar el consentimiento prestado y ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión, portabilidad de sus datos y limitación u oposición a su tratamiento dirigiéndose a 20 Minutos Editora, SL enviando un correo electrónico a dpo@20minutos.es o mediante comunicación escrita al domicilio en Pº Independencia, 29. 50001 Zaragoza, indicando en cualquiera de ambos casos la Ref. Datos personales y el derecho que ejercita así como adjuntando copia de su DNI o documento identificativo sustitutorio.