BLOGS
La energía como derecho La energía como derecho

Las claves de un tema que nos afecta a todos

Las eléctricas contaminan, tú pagas

Por José Luis García – Área de Energía y Cambio Climático de Greenpeace

Ellos contaminan tu pagas

Escribo esto cuando las noticias nos abruman con las centenares de víctimas que las lluvias torrenciales están causando en Colombia y en Perú. Vidas humanas inocentes que sufren por un fenómeno, El Niño, que se hace cada vez más intenso en medio de un clima cambiante. Esas personas nos recuerdan que el cambio climático es más que un conjunto de datos amenazadores, porque catástrofes naturales ha habido siempre, pero cada vez son más y más fuertes. Cuando los científicos confirmen que esta catástrofe también es consecuencia del cambio climático, las víctimas habrán sido olvidadas y los responsables seguirán haciendo lo de siempre – la expresión en inglés es muy elocuente: “business as usual”, que literalmente significaría “negocio como siempre”.

Pero las víctimas están despertando, la sociedad se está levantando ante la evidencia de que los responsables de que tengamos un cambio climático que rompe todos los registros son los mismos que provocan que el aire de nuestras ciudades sea irrespirable, los mismos que provocan que cada vez más personas no puedan calentar o iluminar sus hogares por las insoportables subidas de la luz o el gas, los mismos que dejan sus residuos radiactivos para que las generaciones futuras se hagan cargo de ellos y, más indignante si cabe, los que tratan de frenar el desarrollo de las soluciones renovables apoyando medidas como el “impuesto al sol”. Y es así porque no solo se les permite sino que se les premia, pues paradójicamente “el que contamina, cobra”, y lo pagas tú.

A principios de marzo anunciamos que se estaba formando un movimiento social, bajo el lema “Break Free” para liberarnos de las energías sucias que están detrás de todos esos problemas. Los resultados han superado las mejores expectativas: bloqueo a la construcción de térmica de carbón en Indonesia, ocupación de refinería de Total en Bélgica con protesta simultánea en su central de París, cadena humana contra la minería de carbón a cielo abierto en Polonia, protestas en Tailandia, Argentina, Eslovenia, República Checa, Brasil, India… y así hasta 15 países solo en la última semana.

En España, las compañías eléctricas han estado en el punto de mira. Por todas partes, tanto físicamente como en las redes sociales, las mayores eléctricas del país han visto sus sedes o sus imágenes señaladas por la protesta social. La escalada de protestas alcanzó su máxima intensidad cuando Greenpeace realizó una acción simultánea en la sede central de Endesa en Madrid, Iberdrola en Bilbao y Gas Natural en Barcelona para denunciar que “ellas contaminan, tú pagas” y pedirles que se liberen de las energías sucias. Para que nos podamos liberar todos.

Ellos contaminan, tu pagas

Estas tres empresas no solo están en el “top 10” de las que producen mayores emisiones de CO2 en España, es que de sus chimeneas sale una de cada tres toneladas de CO2 que se emiten en España desde fábricas e industrias. Según el último informe del Observatorio de la Sostenibilidad, solo en 2015 emitieron entre las tres empresas cerca de 49 Millones de toneladas de CO2 equivalente. Tan solo Endesa emite el 10% de todas las emisiones del país (fijas + difusas) y concentra la cuarta parte de todo lo emitido por los sectores fijos, por ser una empresa eminentemente carbonera. Entre las 10 mayores instalaciones emisoras de gases de efecto invernadero de toda España, 9 son térmicas de carbón. Y en cuanto a la generación nuclear, también está casi totalmente en manos del mismo trío.

La respuesta de Endesa a las protestas fue bastante surrealista, porque por un lado saben que van a ir abandonando progresivamente el carbón y la energía nuclear, entre otras cosas porque así lo ha decidido su matriz italiana Enel, pero al mismo tiempo están siguiendo una táctica de “catenaccio” (la claśica estrategia del fútbol italiano de defensa a ultranza y esperar antes de lanzar cualquier ataque) por la que no quieren decir cuándo lo van a hacer.

Al día siguiente a la triple protesta, el presidente de Iberdrola, Ignacio S. Galán, respondió con claridad en su junta de accionistas a la pregunta de Greenpeace, que pudo asistir gracias a la colaboración de la asociación de consumidores ADICAE y a los accionistas que cedieron su representación. Según el Sr. Galán, la central nuclear de Garoña está en pérdidas y han pedido a su socio (Endesa) que desista de volver a ponerla en marcha. Tampoco es rentable el resto del parque nuclear. Aunque Iberdrola sigue sin concretar en qué fecha cerrará las dos térmicas de carbón que le quedan.

La respuesta de Iberdrola sobre Garoña es un tiro a puerta que hace inviable el “catenaccio” de Endesa. Llegados a este punto, este partido solo puede terminar con pasos muy concretos por parte de estas empresas:

  • Confirmar qué centrales térmicas de carbón van a cerrar antes del 30 de junio de 2020.
  • Confirmar que no se va a reabrir la central nuclear de Garoña y, en consecuencia, retirar la solicitud de reapertura que presentaron.
  • Dialogar para determinar cuáles serán los plazos de un abandono gradual, urgente y completo del carbón y la energía nuclear en España.

Pero que no nos engañen, el partido no es entre una y otra eléctrica, es entre ellas y la sociedad. Y hay que exigir al árbitro, el Gobierno, que deje de transitar por las puertas giratorias y de usar el dinero de todos para subvencionar el negocio eléctrico de siempre. Díselo con tu firma.

1 comentario · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser internauta

    Greenpace no me inspira confianza, por lo tanto no me creo nada, absolutamente nada.

    03 Abril 2017 | 23:57

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.