El pueblo donde la sonrisa no es señal de alegría

Asumimos que hay expresiones faciales de emociones básicas que son genéticas y universales. Los estudios de Paul Ekman y David Matsumoto (entre otros muchos posteriormente) lo han demostrado. La alegría, la ira, la tristeza, el asco, el miedo y la sorpresa se filtran a través de nuestro rostro de idéntica forma aquí o en Pekín, independientemente del género, raza, cultura, o edad.

Las dos pruebas que son más demostativas de ello son las investigaciones realizadas con personas ciegas de nacimiento y con las imágenes de bebés aún en el vientre materno, en ambos casos no pueden aprender las expresiones por imitación, y sin embargo mostraban configuraciones faciales idénticas de las emociones antes mencionadas que el resto de personas.

Aunque según los estudios de los últimos años puede que alguna herencia cultural haya modificado esta genética de las expresiones emocionales y su significado universal. Las Islas Trobriand están en Papúa Nueva Guinea y sus habitantes no conocen la electricidad ni el agua corriente, viven de un modo muy rudimentario y se alimentan de lo que les da la tierra y el mar. Se trata de una cultura muy particular a todos los niveles, lo cuál llamó la atención del psicólogo Carlos Crivelli y del antropólogo Sergio Jarillo, del Museo de Historia Natural de Nueva York, quienes quisieron comprobar si en esta población apartada de la civilización y con sus propias reglas, expresarían y reconocerían las emociones de igual forma que el resto de las culturas.

Les mostraron a 68 niños y adolescentes de las islas seis fotografías con las expresiones faciales prototípicas de alegría, tristeza, enfado, miedo y asco, más un rostro neutro. Hicieron lo mismo con 113 jóvenes de la ciudad de Madrid. Resultó que en Trobriand, solo el 58% de los chicos asoció la sonrisa a la alegría. El 46% acertó con la tristeza. El 31%, con el miedo. El 25%, con el asco. Y solo el 7% vinculó un rostro con el ceño fruncido al enfado. En Matemo, una isla perdida de Mozambique, los investigadores obtuvieron resultados similares. En Madrid, los participantes agruparon todas las emociones básicas con sus supuestas expresiones faciales universales con un éxito que rondaba el 100%.

Parece ser que en esta cultura en concreto asocian más la sonrisa con el atractivo que con la felicidad, pero también muestran dificultades a la hora de asociar el resto de emociones básicas, especialmente la ira, habrá que profundizar ahora el porqué de estos resultados, qué significan para ellos esas caras, cuándo las expresan, si es que tuvieron problemas para reconocer los rostros, confusión o simplemente, para ellos, estas emociones se expresan de otras formas. Los porcentajes de reconocimiento no dejan de ser curiosos y solo despiertan la inquietud por seguir conociendo más de esta extravagante cultura.

 

8 comentarios

  1. Dice ser Yo mismo

    Sorprende realmente saber que hay personas que en pleno siglo XXI viven en esas condiciones, lo que me lleva a pensar en la dificultad de hacer un estudio serio con ellos y a la fragilidad de los resultados obtenidos…aún así, no deja de ser curioso!

    03 enero 2019 | 10:53 am

  2. Dice ser ignotis parentibus

    Jesucristo (el profeta adivino) dijo que habrá personas viviendo en esas condiciones hasta el ultimo día del ultimo siglo. Para adivinar eso no es necesario ser hijo de dios.

    03 enero 2019 | 2:58 pm

  3. Dice ser deww

    Me pregunto donde compran estos señores los adornos en forma de bolitas pequeñas de colores que estan encima de sus ojos, (cuatro bolitas rojas otras blancas, amarillas y negras) bolitas pequeñas que aquí las compraba en mercerias para hacerme collares, y pulseras. y que son muy coloridas … No lo entiendo, pues me parece que no tienen tecnologia para hacerlas…. son como de plastico, pequeño y tienen por dentro un agujero para pasar el collar….

    Es muy raro…. de donde las sacan si estan en una selva apartados del mundo y no tienen la tecnologia para fabricarlas….

    alguien lo sabe?

    03 enero 2019 | 3:11 pm

  4. Dice ser María

    Para Deww.
    Muy interesante su observación. Se me ocurre que el nervio de las plumas es hueco y que una vez bien raspado y limpio sea teñido con esos magníficos pigmentos naturales que usan para la cara y el cuerpo, después cortados en lonchas muy finas y …voilá … ya tiene sus diminutos adornos. Un saludo.

    03 enero 2019 | 3:33 pm

  5. Dice ser Jordi

    Son semillas. Existen multitud de abalorios similares hallados en tumbas de más de tres mil años de antigüedad.

    03 enero 2019 | 4:31 pm

  6. Dice ser Davinia

    No obstante cabe recordar que muchas tribus viven en sus hábitat naturales pero no están ausentes del mundo moderno ni alejados. Recuerdo una tribu africana que vivia en casas hechas de excrementos y piedras, pero iba a la ciudad a comprar ropa a cambio de sus manualidades y pinturas. Puede ser el caso.

    03 enero 2019 | 8:46 pm

  7. Dice ser kalyonte

    ¿El jefe de esa gente va a los conciertos cercanos en avión oficial y luego sonríe para reírse de todos?

    03 enero 2019 | 9:34 pm

  8. Dice ser Jenofonte

    No, coño, no son semillas, las compran en un chino.
    El que vivan de una manera primitiva no significa que sean tontos, todo lo contrario, seguro que alguno tiene escondido un movil para emergencias y los “turistas” de turno no lo saben.

    04 enero 2019 | 9:58 am

Los comentarios están cerrados.