BLOGS
Lo que no nos cuentan Lo que no nos cuentan

"Cerré mi boca y te hablé de mil maneras silenciosas". Rumi

Descubre el autoengaño (y otra forma de detectar a un mentiroso)

Seguro que piensas que nadie te conoce tanto como tú a ti mismo. No es real. La visión de otras personas cercanas a nosotros pueden tener una imagen más objetiva y completa sobre cómo somos y, en determinadas situaciones, pueden comprendernos y acosejarnos mejor de lo que lo harías tú. Todos tenemos que soportar la carga del sesgo del propio Yo, necesitamos del autoengaño para preservar nuestra autoimagen y lo hacemos de un modo automático. El autoengaño no es en sí mismo patológico. Todos lo utilizamos para interrelacionarnos en nuestro día a día.

Uno de los conceptos más conocidos en el ámbito de la psicología es el de la Disonancia Cognitiva, que se define como la tensión o incomodidad que percibimos cuando mantenemos dos ideas contradictorias o incompatibles, o cuando nuestras creencias no están en armonía con lo que hacemos. Es una sensación muy desagradable causada por sostener dos ideas contradictorias al mismo tiempo.

El psicólogo Leon Festinger (pionero en el estudio de esta teoría de la disonancia cognitiva) junto a su colega James Merrill Carlsmith, realizaron un estudio en el que demostraron que la mente de los mentirosos resuelve la disonancia cognitiva “aceptando la mentira como una verdad”. En este sentido, el psicólogo Anastasio Ovejero concluyó en sus experimentos que cuando se presenta la disonancia cognitiva, además de hacer intentos activos para reducirla, el individuo suele evitar las situaciones e informaciones que podrían causarle malestar. 

“Es necesario entender que los sujetos, por lo general, viven en consonancia entre su pensar y actuar y si por algún motivo no pueden ser congruentes, intentarán no hablar sobre los hechos que generan la disonancia, evitando así aumentar ésta y buscarán reacomodar sus ideas, valores y/o principios para así poder autojustificarse, logrando de esta manera que su conjunto de ideas encajen entre sí y se reduzca la tensión”.

Algunos, al ser conscientes de la contradicción sienten ansiedad, culpa, vergüenza, ira, estrés y otros estados emocionales negativos y el reajuste será necesario para poder ‘seguir viviendo en paz’. Veámoslo con dos ejemplos muy sencillos que recoge el blog ‘Psicología y Mente‘:

El clásico ejemplo de los fumadores:

Saber que fumar es muy perjudicial para la salud pero continuar fumando produce un estado de disonancia entre dos ideas: “debo estar sano” y “fumar perjudica mi salud”. Pero en vez de dejar el tabaco o sentirse mal porque fuman, los fumadores buscan autojustificaciones como “de qué sirve vivir mucho si no se puede disfrutar de la vida”.

Este ejemplo muestra que a menudo reducimos la disonancia cognitiva distorsionando la información que recibimos. Si somos fumadores, no prestamos tanta atención a las pruebas sobre la relación tabaco-cáncer. Las personas no quieren oír cosas que les pongan en conflicto con sus más profundas creencias y deseos, a pesar de que en el mismo paquete de tabaco haya una advertencia sobre la seriedad del tema.

La infidelidad y la disonancia cognitiva:

Otro ejemplo claro de disonancia cognitiva es lo que le ocurre a una persona que ha sido infiel. La mayoría de individuos afirman que no serían infieles y saben que no les gustaría sufrirlo en sus carnes, aun así, en muchas ocasiones, pueden llegar a serlo. Al cometer el acto de infidelidad suelen justificarse diciéndose a sí mismos que la culpa es del otro miembro de la pareja (ya no le trata igual, pasa más tiempo con sus amigos, etc.), pues soportar el peso de haber sido infiel (pensando que la infidelidad es de malas personas) puede causar mucho sufrimiento.

De hecho, después de un tiempo, la disonancia cognitiva puede llegar a empeorar, y ver constantemente a su pareja puede obligarle a confesar, pues cada vez puede llegar a sentirse peor. La lucha interna puede llegar a ser tan desesperante que los intentos de justificarse ante esta situación pueden causar serios problemas de salud emocional. La disonancia cognitiva, en estos casos, puede afectar a distintas áreas de la vida, como pueden ser el trabajo, las amistades en común, etc. Confesar puede llegar a ser la única manera de librarse del sufrimiento.

Cuando ocurre la disonancia cognitiva debido a una infidelidad, el sujeto se ve motivado a reducirla, pues le produce un enorme malestar o ansiedad. Pero cuando por distintos motivos, no es posible cambiar la situación (por ejemplo al no poder actuar sobre el pasado), entonces el individuo tratará de cambiar sus cogniciones o la valoración de lo que ha hecho. El problema surge porque al convivir con esa persona (su pareja) y verla diariamente, el sentimiento de culpa puede acabar por “matarle por dentro”.

Por útlimo, un ejemplo sobre el uso de la disonancia cognitiva para detectar a un mentiroso:

Una de las maneras de pillar a un mentiroso es provocando un aumento de la disonancia cognitiva para de esta manera detectar las señales que le delaten. Por ejemplo, un individuo llamado Carlos, que llevaba dos años sin trabajo, empieza a trabajar como comercial para una compañía eléctrica. Carlos es una persona honesta y con valores pero no tiene más remedio que llevar dinero a casa a final de mes. Cuando Carlos acude a visitar a sus clientes, tiene que venderles un producto que sabe que a la larga acarreará una pérdida de dinero para el comprador, por lo que esto entra en conflicto con sus creencias y valores, provocándole disonancia cognitiva.

Carlos tendrá que justificarse internamente y generar nuevas ideas dirigidas a reducir el malestar que puede sentir. El cliente, por su parte, podría observar una serie de señales contradictorias si presiona lo suficiente a Carlos para lograr que aumente la disonancia cognitiva, pues esta situación tendría un efecto en sus gestos, su tono de voz o sus afirmaciones. En palabras del propio Festinger, “Las personas nos sentimos incómodas cuando mantenemos simultáneamente creencias contradictorias o cuando nuestras creencias no están en armonía con lo que hacemos”.

 

 

13 comentarios

  1. Dice ser madrugador

    No hay nada peor que hacer cosas que están en contra de nuestras creencias…a corto y a medio plazo, es una tortura!!

    Interesante artículo!

    03 enero 2018 | 9:37 am

  2. Dice ser no por mucho madrugar...

    Pues aquí en España, no funciona muy allá esos metodos….. no hay mas que fijarse en el congreso, senado, parlamentos regionales, campañas electorales.

    03 enero 2018 | 11:33 am

  3. Dice ser Para dice ser no por mucho madrugar...

    Claro… porque los políticos no tienen disonancia cognitiva! No has leído el concepto?

    03 enero 2018 | 11:35 am

  4. Dice ser no por mucho madrugar...

    para dice ser no por mucho madrugar.

    Pero mienten, engañan, roban, engatusan igualmente, eso es peor todavía.

    03 enero 2018 | 11:47 am

  5. Dice ser Yo mismo

    como van a tener disonancia cognitiva los políticos…ayyyyy otro que se cree que trabajan por “el pueblo”

    03 enero 2018 | 12:05 pm

  6. Dice ser no por mucho madrugar...

    Para el nº3: Es que los políticos mienten, engañan, manipulan, roban, desvalijan, con su palabrería por un lado, mientras con la mano desvian por otro

    03 enero 2018 | 12:59 pm

  7. Dice ser sí, sí, pobrecicos y pobrecicas cómo sufren....

    Nada. Antes de morirse por dentro se van a un psicólogo y ya les aliviará la pena….

    03 enero 2018 | 1:19 pm

  8. Dice ser no por mucho madrugar...

    no por mucho madrugar…

    Para el nº3: Es que los políticos mienten, engañan, manipulan, roban, desvalijan, con su palabrería por un lado, mientras con la mano desvian por otro

    03 enero 2018 | 1:19 pm

  9. Dice ser Pepín

    jajajajajaja disonancia los políticos??? Dame todo el dinero que se han quedado algunos y verás que rápido se me quita a mi la disonancia… de verdad que aún me sorprendo de los que no quieren ver la realidad de TODOS los políticos

    03 enero 2018 | 1:27 pm

  10. Dice ser Sabu

    Es más fácil descubrir a mentiroso que a un cojo.

    03 enero 2018 | 3:51 pm

  11. Dice ser politicos sois

    Que pesados sois relacionando todo con los politicos. Dejad el temita ya

    03 enero 2018 | 4:18 pm

  12. Dice ser perfumes

    Los hay muy buenos y son muy dificiles de pillar

    04 enero 2018 | 10:06 am

  13. Dice ser infoshow

    7
    Dice ser sí, sí, pobrecicos y pobrecicas cómo sufren….

    lo que les aliviará será el bolsillo.

    04 enero 2018 | 1:37 pm

Los comentarios están cerrados.