¡Que paren las máquinas! ¡Que paren las máquinas!

¡Que paren las máquinas! El director de 20 minutos y de 20minutos.es cuenta, entre otras cosas, algunas interioridades del diario

Entradas etiquetadas como ‘solbes’

Solbes habla el jueves

Desde su salida del Congreso, el mes pasado, apenas ha hablado Pedro Solbes pese a que muchos periodistas han querido conocer su opinión sobre los Presupuestos del Estado, sobre el debate entre Elena Salgado y Mariano Rajoy acerca de las cuentas públicas o sobre la política económica de Zapatero.

Quizás Solbes diga algo sobre todo esto pasado mañana jueves, en Málaga. El presidente andaluz, José Antonio Griñán, inaugura allí con una conferencia el Fórum Europa Tribuna Andalucía, organizado por Nueva Economía Fórum. Se esperaba que la presentación del conferenciante la hiciera su antecesor en el cargo, Manuel Chaves, hoy vicepresidente tercero del Gobierno de Zapatero. Pero no, será Pedro Solbes quien presente al conferenciante. Probablemente, no con unas breves palabras de cortesía, sino con algo más.

Solbes y Griñán tienen una vieja amistad, de cuando ambos eran ministros de Felipe González. El primero fue el titular de Agricultura, Pesca y Alimentación entre 1991 y 1993, y de Economía y Hacienda del 93 al 96. El segundo fue ministro de Sanidad y Consumo de 1992 a 1993 y ministro de Trabajo y Seguridad Social del 93 al 96. Coincidieron, por tanto, en el área económica del Ejecutivo en los últimos años de Felipe, cuando parece que los ministros no eran tratados como secretarios, como dice Carlos Solchaga que hace Zapatero con los suyos.

El PP blinda a Solbes

No está aún claro si realmente estuvo barajando hace mes y medio Zapatero cambiar a Solbes o si lo que hubo fue un pequeño desencuentro entre ambos porque el presidente puentea a su vicepresidente y pide papeles, informes y opiniones sobre materia económica a otros ministros o altos cargos.

Lo que sí parece claro es que la campaña que ha emprendido la oposición para que Solbes caiga (el domingo fue Rajoy quien le recomendó que lo dejara, hoy es Cospedal) ha blindado al vicepresidente económico del Gobierno. Nunca se deja caer a un ministro cuando lo pide el rival político, y eso bien deberían saberlo en el PP a estas alturas, cuando ya les ha pasado otras veces con la titular de Fomento, Magdalena Álvarez.

Don Óptimo, frente al pesimismo económico

Llega el horrible año económico a su final y, a medida que se conocen balances, cuentas de resultados, indicadores adelantados y prospectivas, aumenta el pesimismo.

Nadie habla ya de que se vaya a producir una recuperación en forma de V, con la que algunos aún soñaban hace apenas cuatro meses (caída muy fuerte y muy pronunciada y rebote también brusco y pujante), son menos los que todavía sostienen que hacia mediados de 2009 veremos señales alentadoras (sólo Don Óptimo Rodríguez Zapatero, que cree que esas señales las veremos en marzo) y hoy mismo una autoridad económica, Miguel Ángel Fernández Ordóñez (MAFO), gobernador del Banco de España, teme que sigamos cayendo incluso hasta 2010.

Entrevistado en El País, MAFO hace una frase redonda y muy certera: “El mercado interbancario no funciona y se generan círculos viciosos: los consumidores no consumen, los empresarios no contratan, los inversores no invierten y los bancos no prestan… Hay paralización casi total de la que no se escapa nadie”.

Así es. Hace diez días estuve en la asamblea general de la CEOE, como presidente de AEEPP, la única asociación de editores de prensa que forma parte de la confederación de empresarios. En los pasillos, entre la intervención de Gerardo Díaz Ferrán y la de Zapatero, algunos empresarios hablaban de caídas de ventas de hasta el 50%, de cierre de líneas de producción, de ajustes de costes, de dificultades enormes con la tesorería y el circulante y, sobre todo, de mucho menos empleo. Pese al optimismo de Zapatero, los cuatro millones de parados pueden adelantarse, bastante, a las previsiones más negras.

¿Hará algo más el Gobierno de lo que ya ha anunciado? En medidas concretas, probablemente poco o nada, pues no le quedan ni más recursos ni más palos que tocar. Confía en que las que ha puesto en marcha den frutos en breve, sobre todo el fondo entregado a los ayuntamientos, que obliga a una ejecución inmediata.

¿Y en estrategia política? Hay varios indicios que apuntan a que, en efecto, Zapatero ha estado barajando la sustitución de su vicepresidente económico, el propio Pedro Solbes hizo una alambicada alusión a ello, y hay otros que indicarían que la decisión se aplaza al próximo verano. ¿Por qué a verano? Por un lado, porque antes hay tres citas electorales -gallegas, vascas y europeas- y Zapatero quiere ver cuánta erosión real ha sufrido su Gobierno entre los ciudadanos, antes de retocarlo. Y por otro lado, porque, pese a su optimismo recalcitrante de puertas afuera, el presidente no quiere nombrar a un nuevo máximo responsable de la economía que se le queme en pocos meses si la crisis se agrava. Lo nombrará, me cuentan, cuando esté seguro de que el nuevo titular de Economía vaya a pasar pocos meses malos y pueda apuntarse pronto el éxito de la recuperación.

Si esto fuera cierto, el cambio de ministro en Economía sería un indicador adelantado de que Zapatero ha visto, de verdad, una luz al final del túnel.

Solbes abona el rumor de su caída

Una semana después de que comenzaran las especulaciones sobre una inminente salida de Pedro Solbes del Gobierno, el propio vicepresidente económico ha reforzado hoy el rumor:

“Mi futuro político es el de alguien que ha tenido que estar en este tipo de trabajo y de actuaciones durante toda su vida profesional, pero hay momentos en los que a ciertas edades uno piensa qué tiene que hacer en la vida también”, ha dicho hoy en un acto público, rodeado de periodistas.

P.D. Horas después de las palabras de Solbes, fuentes cercanas al vicepresidente interpretaban que éste no se está despidiendo, sino dando un recado de su disgusto.

– ¿A quién?

– A David [Vegara, su número dos en Economía] y al jefe [Zapatero].

Según estas fuentes, el vicepresidente cree que Vegara le puentea y le envía papeles y propuestas al presidente sin pasar por él.

– Me sorprendería que Solbes salga antes del verano…. Aunque me puedo equivocar, porque Zapatero es tan hermético…

Rumores de reajuste de Gobierno

Hay rumores de reajuste de Gobierno, de que Zapatero podría dedicar el parón institucional de las Navidades a perfilar y concretar algunos cambios, sólo dos o tres carteras (para no darle a la oposición el argumento de que es una grave crisis de Gobierno a los pocos meses de haberse formado), pero carteras muy relevantes: Economía, quizá Exteriores…

A Pedro Solbes (66 años) le ven quemado -abrasado por la crisis y la recesión y en onda menos keynesiana que a su jefe- incluso algunos compañeros de Gabinete. Hay quien ya habla de sus posibles sustitutos y hace quinielas: que si David Vegara (42 años), secretario de Estado de Economía y actual número 2 de Solbes, por tanto; que si Octavio Granado (49 años), secretario de Estado de la Seguridad Social y máxima autoridad económica ahora en el PSOE, como miembro de su Comisión Ejecutiva y secretario del Área de Política Económica y Empleo; que si Miguel Sebastián (51 años), actual ministro de Industria.

Los tres son cercanos a Zapatero. El más antiguo en la cercanía, Granado, uno de los dirigentes socialistas de Burgos y uno de los pocos que apoyó en 2000 al de León cuando éste dio la batalla a José Bono por la secretaría general del PSOE y la ganó. Sebastián es consejero áulico del presidente en temas económicos desde hace ya unos cuantos años, primero en la sombra, luego con despacho en Moncloa. Vegara es el más reciente en la proximidad a ZP, la ha estrechado en los últimos meses. Sebastián y Vegara son viejos conocidos, casi amigos, trabajaron juntos hace década y media en un broker financiero, InterMoney.

Los rumores son tan fuertes, que quizás no tengan ningún fundamento. Le mandé el domingo un sms a una persona muy cercana a Zapatero y me contestó así de lacónica: “Imposible”.

Solbes no se irá en plena crisis

Cuando en abril pasado Zapatero formó el nuevo Gobierno, corrió la especie de que Pedro Solbes, que ya está en edad jubilable (tiene más de 65 años), se había comprometido con el presidente sólo para la mitad de legislatura, de modo que dejaría el cargo en 2010. Se especuló incluso entonces, y os lo conté aquí, con que su sucesor sería Miguel Sebastián, 50 años, que ya se perfilaba como un peso pesado del nuevo Ejecutivo.

Ahora, con los horrorosos datos de la economía que se suceden día tras día y con el horizonte de la recuperación cada vez más lejano, gente cercana a Solbes dice que el vicepresidente no se iría en ningún modo en 2010 si la economía sigue para entonces así de floja. No querrá retirarse, dicen, como un perdedor, como si hubiera fracasado, con los peores indicadores (PIB, IPC, euríbor, paro…) de todo su mandato. Salvo que el presidente considere en algún momento de la tormenta, claro está, que las habilidades de Solbes no sirven y que hay que darle el timón de la economía a otro, sea o no sea Sebastián.

No cambies aún de coche

Desde hace ya más de un mes, el ministro de Industria, Miguel Sebastián, y el vicepresidente económico del Gobierno, Pedro Solbes, están negociando, a propuesta del primero, ayudas al sector del automóvil, que ha visto cómo sus ventas se desplomaban. Sería un nuevo Plan Renove o Plan Prever para subvencionar el cambio de un coche viejo por otro nuevo. Los detalles del plan podrían anunciarse en breve, y entrar en vigor en algunas semanas. Si estás a punto de cambiar de coche, te recomiendo que esperes un poquito: quizás te ahorres algún dinero.

Éste sería el tercer plan oficial en 14 años para renovar el parque automovilístico español, uno de los más envejecidos de Europa. Del Renove hubo dos fases, una en 1994 con deducción de 100.000 pesetas para la baja de vehículos de más de 10 años, y otro, entre 1994 y 1995, con deducción de 80.000 pesetas para bajas de turismos de más de 7 años de antigüedad. En total se acogieron a ellos 306.386 coches.

El Plan Prever ha estado en vigor más de 10 años, desde el 11 de abril de 1997 hasta el 1 de enero de 2008. Consistía inicialmente en una deducción lineal de 480 euros del impuesto de matriculación cuando se adquiría un automóvil nuevo y se daba de baja para el achatarramiento un coche de más de diez años. En el caso de las furgonetas y los vehículos industriales la antigüedad exigida era de siete años. El 1 de enero de 2001, el Gobierno amplió este programa con una subvención de 721 euros en los casos de sustitución de un vehículo de gasolina con plomo por otro que consumiera combustible sin plomo, y en 2004 incluyó los vehículos de segunda mano con una antigüedad menor de cinco años con el objetivo de favorecer a los consumidores de bajo poder adquisitivo.

En 2006 el Ejecutivo estimó que el programa había cumplido su función de fomentar la compra de nuevos modelos menos contaminantes y aprobó un Real Decreto-Ley que fijó su fecha de desaparición definitiva para el día 1 de enero de 2008. En total, 3.340.290 vehículos se acogieron al Plan Prever.

No sé si el nuevo plan tiene ya nombre. Los que están elaborándolo lo llaman internamente “Miniprever”.

Actualizado a las 12 h. El ministro Miguel Sebastián acaba de anunciar en el Congreso el Plan Vive para la adquisición de coches ecológicos.

Sebastián, sucesor de Solbes

Hace apenas diez meses, derrotado por goleada por Gallardón en las elecciones municipales, Miguel Sebastián dimitía como concejal electo del Ayuntamiento de Madrid y anunciaba su retirada de la política y su refugio en la universidad.

No fue real la retirada: Sebastián ha seguido asesorando a Zapatero, que incluso le encargó algunos trabajos para la configuración del nuevo Gobierno. Entre ellos, un organigrama para el nuevo Ministerio de Ciencia e Innovación. Sebastián no sólo aconsejó al presidente en el diseño del nuevo departamento sino que incluso le sugirió un nombre para el cargo: Cristina Garmendia. También le sugirió otro nombre para otro ministerio, el de Vivienda: Beatriz Corredor, que hace un año fue fichada por Sebastián para que le acompañara en su candidatura municipal de Madrid.

El nombramiento de Garmendia y Corredor como nuevas ministras y el del propio Sebastián como titular de Industria, Comercio y Turismo certifican que Zapatero apuesta mucho por él. Máxime cuando es conocido que, en los dos años largos en que fue director de la Oficina Económica del Presidente del Gobierno, Sebastián fue un contrapeso al poder de Pedro Solbes. Nunca acabaron de entenderse. El vicepresidente, además, parecía celoso por la mayor cercanía personal de Sebastián con Zapatero.

No sé si hemos de interpretar todo esto como que Solbes tiene menos poder económico, quizás no. Pero si es cierta la especie que corre desde hace días en Madrid de que Solbes (que ahora tiene 65 años) sólo se ha comprometido con Zapatero para media legislatura, Sebastián (50 años) se perfila como principal candidato a vicepresidente económico del Gobierno para 2010.

Solbes pide a ZP más poder

Corre la especie, entre algunos dirigentes socialistas, de que se sabe poco del nuevo Gobierno de Zapatero porque se está produciendo un pequeño pulso en la Moncloa: ante lo negras que se ponen las nubes económicas, el vicepresidente Pedro Solbes habría pedido al presidente ampliar sus competencias, o su poder, lo que afectaría a las de la vicepresidenta Fernández de la Vega y a alguno de los nuevos departamentos que parece que creará ZP, y por tanto a los que serán sus titulares.

Los medios de comunicación nos fijamos mucho y contamos pormenorizadamente todo lo que pasa en el Consejo de Ministros de los viernes y hacemos poco caso o ninguno (quizás porque no hay referencias oficiales de lo tratado) a otro órgano del Gobierno: la Comisión Delegada para Asuntos Económicos.

La Comisión se celebra los jueves, la preside Pedro Solbes como vicepresidente económico y ministro de Economía y asisten a ella diez ministros, más de medio Gobierno (los de Industria, Trabajo y Asuntos Sociales, Vivienda, Fomento, Medio Ambiente, Educación, Administraciones Públicas, Sanidad y Agricultura, más el propio Solbes), y los secretarios de Estado de Economía, de Hacienda y para la Unión Europea y el director de la Oficina Económica del Gobierno. Los ministros no puede delegar en nadie: si no asisten, su Ministerio no está representado.

Es, en fin, un órgano con mucho poder (sólo faltan Zapatero, la vicepresidenta Fernández de la Vega y cinco ministros: los de Asuntos Exteriores, Justicia, Defensa, Interior y Cultura), y en el que realmente se deciden muchos de los asuntos que al día siguiente, el viernes, serán refrendados por el Consejo. Sobre la composición y las competencias de este órgano sería donde Solbes, según algunas fuentes, está hablando con Zapatero.

“Quien diga eso conoce poco a Zapatero -me cuenta, sin embargo, una persona cercana al jefe del Ejecutivo a la que llamo para confirmar la especie-. Y Solbes lo conoce bien, nunca le echaría ese pulso”. Y añade: “Además, creo que en los últimos meses varias reuniones de los jueves de la Comisión Delegada no se celebraron porque las desconvocó el propio Solbes”. “¿Por problemas suyos de agenda?”, pregunto. “O por desidia”, me contesta.

La derrota de Pizarro, un revés para Rajoy

Sólo pude ver a ratos el debate entre Solbes y Pizarro, pero parece que hay unanimidad sobre quién fue el ganador: el vicepresidente del Gobierno de Zapatero. Lo dice hasta la encuesta de Antena 3, cadena poco sospechosa de filosocialista.

La derrota de Pizarro, fichaje estrella de Rajoy y de Aznar para las elecciones, es un grave contratiempo para el PP. Quizás el más grave desde el lío del 15 de enero, cuando Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz-Gallardón se echaban pulsos entre sí y echaban órdagos a Mariano Rajoy para situarse en la carrera de la sucesión del propio Rajoy. El PP ha puesto mucho foco en su estrategia de campaña electoral en trasladar a los votantes que la economía española se está hundiendo por la mala cabeza de los socialistas y que sólo ellos pueden salvarla, pero parece que Pizarro no logró trasmitir en el debate ni una idea ni la otra.

Ayer y hoy, en las crónicas y comentarios sobre el debate del jueves, muchos colegas hablan de Pizarro como el seguro vicepresidente económico o ministro de Economía del Gobierno del PP si gana Rajoy. Cuando el 8 de febrero pasado tres periodistas de 20 minutos entrevistamos a Mariano Rajoy, no nos dio la impresión de que vaya a ser así. Hablamos largo rato del asunto, el diálogo fue así:

¿Sería Pizarro su responsable de economía?

Bueno, eso me va a permitir usted que no se lo diga ahora.

Eso contribuye a la incertidumbre. Todo el mundo sabe que si el PSOE gana las elecciones Solbes volvería a ser ministro de Economía.

Pues yo no lo tengo tan claro, pero, la verdad, es un asunto que no me lo planteo. Yo me tengo que ocupar de lo mío. Yo tengo equipo económico. Tengo a Manolo Pizarro, tengo a Cristóbal Montoro, que fue un excelente ministro de Hacienda, tengo a Juan Costa, tengo a Miguel Arias, tengo a Fátima Báñez, tengo a Álvaro Nadal. Si algo tengo es equipo económico.

Eso quiere decir que no necesita al señor Pizarro como ministro de Economía.

No, eso yo no lo he dicho.

¿No tiene el señor Pizarro muchas incompatibilidades para ocupar ese ministerio?

No, no tiene ninguna. Las incompatibilidades las tiene quien esté en lo público y se va a lo privado. El que está en lo privado y se va a lo público ¿qué incompatibilidades va a tener?

Legales, quizás no, pero probablemente sí de opinión pública y de ética si tiene que opinar y decidir sobre eléctricas, sobre telefónicas, sobre banca…

En absoluto. ¿Qué tiene que ver él con las eléctricas?

¿Usted cree que un ministro de Economía recién salido de la presidencia de una empresa eléctrica puede tomar una decisión que afecte notoriamente a las eléctricas?

Las incompatibilidades que pueda tener son las incompatibilidades que establece la ley, pero es que las hemos estudiado. Yo he asistido a muchos consejos de ministros, y también lo hemos visto en esta legislatura, donde hay gente que se abstiene en determinados temas.

Entonces tendría que estar absteniéndose continuamente.

Incompatibilidades legales no hemos visto ninguna.

El señor Pizarro ha estado en los últimos años en el sector eléctrico, en el sector de telecomunicaciones, en el sector bancario; es decir, hay muchos campos de la economía donde tendría que estar absteniéndose continuamente.

A Pizarro lo conozco desde hace más de 20 años. Ha sido presidente de una caja de ahorros y ya no lo es. Ya no tiene nada que ver con la caja de ahorros. Oiga, Endesa es una sociedad que, en este momento, su dueño es el estado italiano. Por tanto, si tiene alguna incompatibilidad la tendrá, pero yo creo que Pizarro ha sido una incorporación muy brillante y sobre todo una persona con capacidad acreditada a lo largo de su vida. Ya me gustaría a mí que todos los políticos españoles hubieran demostrado en su vida profesional lo que ha demostrado el señor Pizarro y luego dieran el salto a lo más duro. El señor Pizarro podría ganar muchísimo más dinero en la vida privada que en la vida pública. Aquí, a lo que viene es a servir, y yo le digo que estoy enormemente orgulloso. Ha sido una de las grandes satisfacciones que me ha dado esta procelosa legislatura”.

Rajoy quizás esté ahora un poco menos satisfecho. Tras el debate de anteayer, él tiene unas pocas menos posibilidades de ser presidente del Gobierno y Pizarro muchísimas menos de ser ministro de Economía.