¡Que paren las máquinas! ¡Que paren las máquinas!

¡Que paren las máquinas! El director de 20 minutos y de 20minutos.es cuenta, entre otras cosas, algunas interioridades del diario

Entradas etiquetadas como ‘el pais’

ZP sale de un desfiladero peligrosísimo

Pese a las maniobras de Prisa / El País, el Congreso de los Diputados ha refrendado con holgura abrir el mercado de la TDT de pago. “Es un día para estar de enhorabuena porque se ha resuelto una asignatura pendiente que era la liberalización de la televisión de pago y se ha terminado con 20 años de monopolio. Por tanto, los ciudadanos están de enhorabuena y la industria también”, ha dicho el ministro de Industria, Miguel Sebastián.

Ayer le envié un sms a una personalidad socialista. “¿Teméis por la votación mañana del rdl de la tdt? ¿Está Prisa intentando que se rompa vuestra disciplina de voto?”. La respuesta fue: “Lo primero, en absoluto. Lo segundo, totalmente”.

El Gobierno, y especialmente su presidente, Zapatero, han pasado por un desfiladero peligrosísimo donde se arriesgaban a sufrir un enorme daño. Pero seguramente les vienen más peligros de la misma naturaleza.

‘El País’, a la caza de Zapatero

Ya no hay duda, no era sólo un amago. Irritado porque el Gobierno ha abierto a otro grupo de comunicación una gran puerta para el negocio del fútbol de pago en televisión (hasta ahora, casi exclusiva de Prisa, por decisión de otros Gobiernos socialistas), Juan Luis Cebrián ha ordenado la caza de Zapatero, y El País se ha puesto a ello con denuedo. Primero, fue el propio Cebrián con el artículo “Un desatino”, el 21 de agosto. Luego, el pasado 6 de septiembre, con un durísimo reportaje sobre la gestión económica de la crisis, ilustrado con una caricatura de Zapatero tan dura que no se recuerdan así ni siquiera sobre Aznar, y en domingo, y en primera página. Después, este lunes, con la principal información de portada, titulada “La gestión de Zapatero de la crisis siembra el desconcierto en el PSOE”. Hoy miércoles, con un editorial muy crítico contra el presidente del Gobierno, titulado “En la pendiente”, arrancado en la primera página (cosa que en El País se ha hecho muy pocas veces en 33 años de historia) y por entregas: lleva un antetítulo ‘El rumbo del Gobierno / 1’, luego mañana tendremos una segunda parte, no sabemos si pidiendo expresamente al PSOE que prescinda de Zapatero.

Mañana, por cierto, el Congreso de los Diputados tiene que ratificar (o no) el real decreto ley de la TDT de pago que tanto ha irritado a Prisa, y algún malvado podría pensar que el despliegue de estos días está encaminado también a que haya fugas de votos en las filas socialistas…

En el PP están encantados. Que el Gobierno socialista y el principal grupo de comunicación de centroizquierda se peleen es una excelente noticia para Mariano Rajoy. El último Barómetro del CIS, a finales de julio, puso al PP por delante del PSOE en intención de voto. No crecían ni el PP ni Rajoy, decrecían el PSOE y Zapatero. Politólogos de uno y otro partido coinciden en que Rajoy tiene más posibilidades de ser presidente del Gobierno cuanto antes se celebren las elecciones, cuanto más metidos en la crisis económica estemos. Si la legislatura llega a su término y la crisis económica ha escampado para entonces, las posibilidades de Rajoy decrecen.

La hipótesis de que el acoso de Prisa y de El País debilite a Zapatero dentro del PSOE y le lleve a adelantar elecciones ha llenado de contento a los estrategas de la calle Génova. Si además el candidato socialista no es ZP -piensan-, tanto mejor.

La prensa proxeneta suma y sigue

Despejada la duda que reconcomía al mundillo periodístico durante la semana pasada: no, El País no suprime por ahora los anuncios de prostitución.

La Defensora del Lector del diario de Prisa, Milagros Pérez Oliva, escribió ayer un largo artículo, de título significativo (“Prostitución, una esclavitud no tan invisible”) y subtítulo revelador (“Un trabajo de investigación sobre el auge de las mafias que trafican con mujeres abre un intenso debate sobre la legitimidad de publicar anuncios de contactos”) donde, después de muchas vueltas y revueltas, concluía con dos frases contundentes:

-“Esta Defensora considera que esos anuncios no deberían publicarse en este diario”.

-“Los tiempos de crisis que vivimos no son los más propicios para tomar una decisión de esta naturaleza”.

y una frase enigmática:

“Pero teniendo en cuenta que la vicepresidenta del Gobierno se ha mostrado dispuesta a intervenir para que la prensa deje de publicar anuncios de contactos, tal vez fuera buena idea acelerar el debate”.

No sé cómo entenderlo. ¿Le está pidiendo al Gobierno que, en el plan de ayudas a la prensa que el Ejecutivo está preparando, le dé a El País dinero público para reconvertirse, para dejar el oficio de proxeneta?

P.D. Eché en falta un dato importante en el artículo de Pérez Oliva, que ayudaría mucho a centrar ese debate que pide: ¿Cuánto dinero ingresa El País con estos anuncios?

Putas y marketing

El País y elpais.com comenzaron el domingo una serie de denuncia sobre la explotación sexual en España, sobre la prostitución, sobre “la esclavitud invisible”, como los propios diarios impreso y on line del Grupo Prisa la califican.

La serie es interesante y valiente: está muy documentada, los reporteros han contado con medios y con tiempo para hacerla, lo relatan muy bien. “Si rompo las reglas, mi ‘madame’ tiene derecho a matarme”, se titulaba el texto principal de la primera entrega. La segunda entrega, ayer, Aisladas en el club de carretera. En la tercera parte, publicada hoy, sin embargo, creo que el titular se queda cojo: Dice Unos trafican, otros ponen el burdel. Yo creo que hubiera sido más correcto éste: “Unos trafican, otros ponen el burdel y nosotros hacemos el marketing”, porque El País es el diario español que más se lucra con los anuncios de prostitución. La prostitución es su principal anunciante, le genera más de 5 millones de euros al año, según cálculos fiables.

En el mundillo periodístico hay cierta expectación sobre la última entrega de la serie, en breves días. Hay quien dice que en esa fecha se reeditará un editorial sobre la prostitución que El País publicó el pasado 30 de diciembre y que remataba así:

“La erradicación de este tentacular mercado ilegal, que proporciona a sus cabecillas pingües beneficios, es compleja y dilatada en el tiempo. Exige, sin duda, perseguir sin tregua a las mafias; pero el negocio obviamente no funcionaría sin clientes. Tal vez sea necesario ampliar el foco y considerar la posibilidad de sancionar a quienes se benefician de esas ilegalidades de forma consciente ,como sucede en otros países europeos. Porque no es lo mismo tener relaciones sexuales con una mujer que ejerce libremente la prostitución -aunque el hecho de que medie un precio pueda considerarse un atentado a su dignidad- que mantenerlas con una persona aterrorizada y sometida en régimen de esclavitud, por una red criminal.

Las negritas son mías.

Pero hay quien confía en que, además, El País anuncie en esa última entrega de la serie que abandona su profesión de proxeneta, que renuncia a seguir en la esquina (“con su bolso de piel marrón, meneando el abanico”, como dijo uno de sus columnistas) y suprime de un plumazo los anuncios de prostitución, como hicimos otros diarios cuando nos lo pidió el Congreso de los Diputados.

Los salarios en El País

No sé qué me sorprende más. Si la pormenorizada información que da hoy El País sobre la huelga que han convocado sus trabajadores para el viernes y el sábado próximos o lo que revela este párrafo, hacia la mitad del texto:

“El coste salarial medio actual de la plantilla de EL PAÍS, sin incluir a los directivos, es de 79.472 euros anuales. En el caso de los periodistas, esta cifra se eleva a 94.592 euros anuales; 69.775 euros para los trabajadores del área de producción y 70.159 el de otras áreas como publicidad y administración. El 95% de la plantilla de EL PAÍS es fija”.

Has leído bien. Cada periodista cuesta salarialmente, de media, casi 16 millones de pesetas al año, según asegura la propia empresa.

El País y El Mundo, pinochos del mes

Lección de periodismo manipulador y mentiroso la que han dado hoy algunos diarios de pago al informar del EGM, el Estudio General de Medios.

El EGM investiga desde hace 40 años cuánta gente lee qué diarios o revistas, o cuántos escuchan qué emisoras de radio y qué programas. En el caso de los diarios, los encuestadores del EGM preguntan por todos, gratuitos y de pago. Hay una sola encuesta, y en ella interrogan a los encuestados (unos 80.000 al año) sobre qué leyeron el día anterior, no si compraron o no compraron un diario. Los resultados de ayer son muy contundentes. El diario más leído en España, según EGM, es 20 minutos (2.889.000 lectores de media al día), seguido de Marca, con casi 300.000 menos; de Qué, con 634.000 menos; de El País, con 671.000 menos; de Metro y Adn, con más de un millón de lectores menos que nosotros; y de El Mundo, con millón y medio de lectores menos que 20 minutos.

Si hoy habéis leído El País o El Mundo, no os habréis enterado de nada. El País no dice que ha perdido 56.000 lectores respecto a la medición anterior y tampoco dice que le acaba de superar Qué. A los gratuitos directamente nos borra de sus tablas. La información que hace hoy El País incumple las normas de medio Libro de Estilo del propio diario, habría que darle el premio Pinocho del Mes, o el Pinocho del Trimestre, porque contar verdades a medias es directamente mentir.

El País tendría en El Mundo un duro competidor por el Pinocho del Mes (o del Trimestre). La información de El Mundo es un completo delirio, todo un florilegio de la mentira. Alardea en el primer párrafo de ser el segundo diario más leído de España, cuando en realidad es el séptimo; habla de su “liderazgo” respecto a los que están detrás (curioso liderazgo, quitas a los primeros y así eres líder. ¡Que lo haga el Numancia en Primera!), y de los gratutios dice esto: “Tampoco los gratuitos se libran de los efectos de la crisis. Todos caen en audiencia, especialmente 20 minutos (22.000 lectores menos) y Adn que resta 25.000″, pero no dice, claro, cuántos lectores tenemos, oculta que 20 minutos más que duplica en lectores a El Mundo, que les sacamos más de millón y medio de lectores de ventaja. Tampoco dicen que Adn les supera en más de 400.000.

Con la manipulación que muestran El País y El Mundo y lo sectarios que son ambos, ¿serán igual de fiables cuando hablan de política, o de eléctricas, o del paro? ¿La tabla que publican los lunes de la clasificación de la Liga de fútbol estará completa o habrán quitado a los equipos que les caigan mal a sus directores?

¿Y ésta era la prensa de calidad? ¡De calidad ínfima!

Caen los lectores de prensa

En los diarios deportivos lo saben bien: con las buenas noticias se venden más diarios, y con la malas menos: pocos van al quiosco el lunes a comprar un periódico con una crónica donde se cuenta que el equipo del que uno es aficionado jugó fatal el domingo y cayó goleado. Los deportivos son prensa ‘exitista’. Si hay éxitos deportivos, les va bien; si hay fracasos, fatal.

En la prensa económica pasa algo parecido. Con la Bolsa en alza, se venden más ejemplares. Con la Bolsa a la baja, pocos quieren ver lo mal que va la cotización de las empresas en las que tienen acciones.

¿Está pasando ya algo parecido en la prensa generalista? Los nuevos datos del Estudio General de Medios (EGM), divulgados hoy, dicen que los nueve diarios más leídos (gratuitos y de pago) hemos perdido algunos lectores en los últimos meses. ¿Por la crisis? ¿Porque casi nadie quiere leer lo mal que va la economía mundial y el empleo? ¿Porque algunos compradores de diarios se han ajustado el bolsillo y compran ahora menos? ¿Porque los gratuitos, con la caída de la publicidad, hemos reducido un poco nuestras tiradas? ¿Por todo ello junto?

(El EGM, ya os lo he explicado otras veces, es una encuesta, una encuesta gigantesca, en la que desde hace 40 años se pregunta a docenas de miles de personas cada año qué diarios y revistas leen y qué radios y qué programas escuchan).

Por lo demás, 20 minutos ha refrendado de nuevo que es el periódico impreso más leído de España, con 2.889.000 lectores diarios de media. Sacamos casi 300.000 lectores a Marca, 634.000 a Qué, 671.000 a El País, más de un millón a Metro y a Adn, más de millón y medio a El Mundo…

El País se proclama taurino entusiasta

Desde hace ya largos meses, El País incluye todos los días en sus páginas de opinión una pieza inclasificable, una especie de minisección titulada genéricamente ‘El acento’. No es un artículo firmado, no es una viñeta, no son cartas de los lectores… Como no tiene firma y no sabemos quién opina, habrá que atribuirle lo que dice -como los editoriales, que van en la misma página, también sin firma- al diario como tal y a sus principales responsables. ‘El acento’ está justo encima de la mancheta con sus nombres: “Presidente, Ignacio Polanco. Consejero Delegado, Juan Luis Cebrián. Director, Javier Moreno…”.

‘El acento’ de hoy glosa una presunta hazaña de un matador de toros y es digno del Diario Oficial para la Apoyo Entusiasta a las Corridas de Toros, si tal cosa existiera. Siento no poderlo enlazar aquí, pero no lo publican (o al menos yo no lo he encontrado) en elpais.com. Se titula ‘J.T. entra en el Olimpo’, y arranca así: “Matar o morir. Así las gasta José Tomas”. ¡Ole los arranques recios, las entradillas vibrantes! Luego habla de “la liturgia de una fiesta de glorias y tragedias” (¡toma ya, también apunta a religión!) y dice que José Tomás es “delicatessen del toreo” (aquí se les ha ido la mano, ¿están diciéndonos que los otros son simples matarifes?), que “peleó sin ventajas con su oponente” (sic) y que para relatar sus hazañas “hay que acudir al repertorio poético: música callada, soledad sonora” (otro sic).

“José Tomás -redondea El País en su página noble- ha entrado en el Olimpo de los dioses. Los aficionados cantarán esta gesta de generación en generación. La fiesta necesitaba un Mesías. Y ya lo tiene”.

Parece que, cada día más cuestionados por una gran parte de la opinión pública, los taurinos y las corridas de toros necesitan también su Mesías, su diario de referencia, su órgano oficial, su abanderado, y que El País se ofrece con entusiasmo indescriptible.

Que dimita Álvarez del Manzano

El incondicional y sempiterno apoyo de El País (y, en menor medida, de otros medios de Prisa) a Alberto Ruiz-Gallardón tiene desde el siglo pasado tan mosqueados a la mayoría de los lectores del diario (por lo general, filosocialistas) como a la mayoría de los dirigentes y de los votantes del PP (por lo general, antiprisas).

Hoy El País escribe otro capítulo de esta historia con la publicación de un curioso editorial sobre la trama de corrupción en el Ayuntamiento de Madrid, trama que al parecer alcanza al menos a 17 de los 21 distritos de la ciudad. Lo titula ‘Guateque en Madrid’, menciona al PP, no menciona en ningún momento a Gallardón (alcalde desde hace cuatro años y medio) y lo subtitula, atención, “El Ayuntamiento debe asumir responsabilidades por tantos años de corrupción” (las negritas son mías).

¿Qué quieren decir, qué están pidiendo? ¿Que dimita Álvarez del Manzano?