BLOGS
¡Que paren las máquinas! ¡Que paren las máquinas!

¡Que paren las máquinas! El director de 20 minutos y de 20minutos.es cuenta, entre otras cosas, algunas interioridades del diario

Archivo de la categoría ‘Sin categoría’

No echen más gasolina al incendio

Salidas de tono, exabruptos, impostaciones, verdades a medias, falsedades flagrantes. En demasiadas declaraciones de los dirigentes políticos de los diferentes partidos, tras agravarse hoy la crisis catalana, se ve más tacticismo, marrullería y estrategia para lograr ventajas para sí o para sus respectivas formaciones que ideas o propuestas para afrontar la crisis institucional más grave de las cuatro últimas décadas en España. Algunos no están echando más leña al fuego. Están echándole directamente gasolina.

Desde hace ya varias semanas, lo más descorazonador de todo lo que estamos escuchando sobre Cataluña es que casi todos tienen razón… en lo que dicen del contrario. Descorazonador porque revela que todos -aunque no en la misma medida- han cometido errores flagrantes, cuando no temeridades de una irresponsabilidad supina. Si cada partido y/o cada dirigente supiera admitir al menos algunos de los propios, aún tendríamos los ciudadanos alguna esperanza de que va a cortarse la espiral de acción / reacción y de declaración intempestiva / réplica aún más incendiaria en la que el conflicto ha entrado desde que los días 6 y 7 de septiembre comenzó el anunciado choque de trenes, o la embestida del tren desbocado del soberanismo catalán al tren cinco años parado del Gobierno de Rajoy.

Los últimos episodios han llevado ya el conflicto a la calle. Si aún les queda a los dirigentes políticos algún atisbo de responsabilidad, deberían abstenerse de echarle al incendio más madera, más gasolina. La calle, y más con el fuerte viento emocional que sopla, es muy inflamable.

Villar, la Roja y nuestra ceguera

El forofismo futbolístico extremo es una pasión descerebrada (y quizás inútil), una de las grandes enajenaciones mentales colectivas contemporáneas. Es, además, una cadena casi irrompible. “En su vida, un hombre puede cambiar de mujer, de partido político o de religión, pero no puede cambiar de equipo de fútbol”, escribió Eduardo Galeano. ¡Y tanto!

El forofismo balompédico puede llegar a ser una enajenación mental incluso permanente, no pasajera, de modo que toda aquella realidad contrastable y contrastada que disloque nuestra pasión será tomada como un acto de agresión inadmisible. El forofismo, en fin, obnubila la visión, oscurece el entendimiento y mengua en demasía el raciocinio y el espíritu crítico, hasta el punto de llevarnos a estados emocionales tan extremos que reducen hasta la nada o la casi nada nuestros estados racionales. Yo, que soy del Valencia CF desde niño -no me digáis por qué, uno de Burgos, ¿será el atavismo del Cid, leyenda de las dos ciudades?-, repaso nuestra trayectoria -ejem, la trayectoria del club- en los últimos años y en vez de llegar a la conclusión de que demasiado poco nos ha pasado dadas las manos de propiedad y de gestión en que hemos caído, me enajeno y echo la culpa a los árbitros, a los postes, a los rivales, al centralismo, al pavés y al sursum corda.

Al igual que la enajenación mental del forofismo nos impide ver las golferías de los clubes de nuestros amores o las de sus estrellas ladronas fiscales (“detrás de esto están el Barça y el separatismo”, dice mucho merengue si el sorprendido sisando es del Madrid; “detrás de esto están el Madrid, Florentino y el centralismo”, dice mucho culé si la estrella ladrona es del Barça), los éxitos de los últimos años de la Roja nos volvieron ciegos a casi todos. Los títulos y el buen juego de la selección española de fútbol, y el correspondiente orgullo de camiseta que nos ha atacado a tantos, nos impedía ver, o nos hacía mirar hacia otro lado, las actividades irregulares -por ser blandos- del máximo dirigente de nuestro fútbol, Ángel María Villar, presidente de la Federación desde muy atrás del siglo pasado y exjugador medio centro rompedor en su época de futbolista.

Rompía la Roja maleficios eternos y jugaba divinamente y encadenaba grandes títulos… y se nos rompían a los aficionados las entendederas y ni nos preguntábamos qué hacía la Federación llevando a nuestros héroes a docenas de bolos remotos donde no había ninguna gloria deportiva que ganar. Vibrábamos los futboleros con nuestras pasiones y vibraban Villar y compañía con sus comisiones.

Un auto de 44 folios del juez Santiago Pedraz los manda ahora a prisión sin dudarlo ni un poco y sin fianza. ¿Será la intensa semana futbolística de detenciones, interrogatorios y cárcel el reactivo por el que, sin dejar de disfrutar del espectáculo del fútbol, empecemos a mirar con unos ojos más críticos todo lo que pasa alrededor y detrás del escenario, aunque este sea el de nuestros colores?

Cuando Rajoy despierta, el dinosaurio de la corrupción sigue ahí

Estaban a punto la pasada semana Rajoy y Cospedal de abrir el Congreso del PP… y se desayunaban con que nueve empresarios confesaban a la Fiscalía que habían financiado ilegalmente al partido y por otro lado con que el TSJ valenciano dictaba las primeras condenas -entre ellas a algún ex alto cargo del PP- de una de las ramas valencianas del caso Gürtel.

Se daba golpes de pecho el viernes pasado Cospedal en el Congreso del PP sobre lo lentos que estuvieron en atajar la corrupción dentro del partido. Hablaba en pasado, como si ahora el problema no existiera.

Estaban hoy de gira de televisiones Rajoy y Cospedal, presumiendo de su congreso de la unidad y la unanimidad, y se han desayunado con las imágenes de Ana Mato -exvicesecretaria general del PP, exministra, ex directora de las campañas electorales de Rajoy…- y de un representante legal del propio PP, citados ambos como partícipes a título lucrativo en uno de los juicios de la Gürtel, aquella trama que, según el hoy presidente del Gobierno, no era una trama del Partido Popular sino una trama contra el Partido Popular. Y se han desayunado también con que el juez del caso Púnica atribuye a Pedro Antonio Sánchez, presidente de la Región de Murcia, y a la exalcaldesa de Cartagena y ahora senadora Pilar Barreiro, ambos del PP, graves delitos de corrupción.

Cuando Rajoy despierta de sus mejores sueños -la explosión interna del PSOE, la nueva investidura, el congreso de la aclamación…-, el dinosaurio de la corrupción sigue ahí. Y así seguirá siendo mucho tiempo, según parece.

 

En EE UU, se habló español antes que inglés

En la actual Estados Unidos se habló español mucho antes que inglés. A comienzos del siglo XVI, en 1513, el vallisoletano Juan Ponce de León exploraba la costa este de lo que aún no se llamaba EE UU y ponía nombre a Florida. En 1565, el asturiano Pedro Menendez de Avilés acababa con una colonia francesa de la zona -también los franceses habían llegado ya a aquel nuevo mundo- y fundaba San Agustín, considerada hoy como la ciudad más antigua hoy habitada de los Estados Unidos.

Por esos mismos años, hacia 1533, exploradores como Diego de Becerra y Fortún Jiménez, enviados por Hernán Cortés, desembarcaban en las costas del oeste y bautizaban como California a California.

Desde aquellas expediciones, faltaban aún muchos años para que la reina Isabel I de Inglaterra otorgara licencia, en 1583, al pirata Sir Walter Raleigh para fundar una colonia al Norte de Florida, a la que llamaría Virginia, y aún muchos años más para que que en 1607 los ingleses fundaran Jamestown, su primer asentamiento permanente en el territorio actual de los EstadosUnidos y para que el Mayflower, el legendario barco de los puritanos ingleses, llegara a la costa y fundara Plymouth, en 1620.

El español es hoy la segunda lengua más hablada en Estados Unidos, solo superada por el inglés. Hay allí unos 53 millones de personas que la tienen como lengua materna, lo que hace de EE UU el segundo país del mundo en número de hispanohablantes, solo superado por México, con unos 120 millones, y bastante por delante de Colombia -48 millones- y de España -46-. Los hispanohablantes y el español forman parte relevante del patrimonio económico, social y cultural de los Estados Unidos.

El cierre de las cuentas en español de la Casa Blanca no es solo una ofensa gratuita de Donald Trump y su equipo al 17% de su población y a los más de 500 millones de hispanohablantes en el mundo. Es también un error monumental, una gran metedura de pata. A ver si la sacan.

Mis mejores fotos de campo de 2016

Como os he contado otras veces, una de mis actividades de ocio favoritas es dar largas caminatas por el campo en mi pueblo de Burgos o en mi pueblo de Guadalajara. A menudo, haciendo fotos con el móvil y tuiteándolas desde el terreno. ¡Casi un directo desde la bellísima naturaleza castellana!

Recojo ahora aquí una selección de mis fotos de campo de este año 2016 que mañana acaba, para que las disfrutéis también quienes aún no me seguís en Twitter.

Muchos más, en mi cuenta de Twitter. Y en unos meses un nuevo resumen aquí.

Ética de la convicción y ética de la irresponsabilidad en el PSOE

Algunos de los autores intelectuales del golpe en el PSOE -los más leídos, los menos iletrados- apalean y pastorean estos días a los derrotados para que, en su comportamiento (Comité Federal de mañana domingo, votación de la investidura en unos días, recogida o no de firmas para que se celebre el Congreso Federal que marcan los Estatutos, reuniones con los militantes en las agrupaciones, etc.), prime en ellos la llamada ética de la responsabilidad sobre la ética de la convicción.

El partido está en una situación delicadísima, les dicen a los derrotados los principales responsables de la delicadísima situación. Dividido, fragmentado, fracturado, incluso en riesgo de escisión. No echéis más leña al fuego -prosiguen-, no hagáis olas, someteos a la disciplina interna, rendíos del todo… por responsabilidad.

Dicho de otro modo: Con la ética de su convicción y la ética de su irresponsabilidad mataron al secretario general elegido por los militantes e incendiaron y dañaron tanto el partido que lo han convertido casi en un solar menguante y ahora apelan a la ética de la responsabilidad de los derrotados para que el incendio y la ruina no vayan a más y se le dé la manguera apagafuegos del Gobierno a Rajoy y la manguera apagafuegos de la oposición a Podemos.

¡Pirómanos bomberos!

La crisis del PSOE, en nueve tuits

La crisis del PSOE, en nueve tuits desde el bochornoso Comité Federal del sábado pasado. Están ordenados de más antiguo a más reciente:

 

 

 

Rajoy deambula por un campo de minas

Si Mariano Rajoy Brey fuera sometido a una auditoría independiente, el informe final estaría lleno de salvedades por incertidumbres, la inmensa mayoría por corrupción o corruptelas.

Hace tres semanas, el caso Soria 2. Hace dos semanas, De Guindos. Esta última semana, Rita Barberá, a la que el presidente en funciones debe de deberle tanto que no se atreve a hacerle ni la más leve crítica; más el levantamiento del secreto sumarial en el caso Taula, con hediondas novedades; más Jaume Matas, que está pactando con la Fiscalía una confesión que puede salpicar a la dirección nacional del PP; más Luis Bárcenas y su extraña maniobra en el caso de sus ordenadores. La próxima semana, el comienzo del juicio por las tarjetas black. La siguiente, el juicio de la Gürtel

El presidente del Gobierno en funciones deambula por un campo de minas, y es muy probable que antes o después alguna de ellas le cause destrozos irreparables. Lo sabe Pedro Sánchez, y por eso insiste en su no a Rajoy; lo sabe Albert Rivera, y por eso pone distancia cada vez que salta una señal de alarma; lo sabe el PNV, y por eso no quiere ni oír hablar de negociar con el PP tras el 25-S; lo saben en el PP los recién llegados a la primera línea de mando, y por eso ponen distancia con la vieja guardia y critican con dureza a Barberá y le exigen que devuelva el escaño. Lo sabe incluso el IBEX 35, y especialmente la llamada “banda de los cuatro”, los más poderosos, y por eso le dan vueltas a si habría que cambiar de caballo.

Probablemente lo sabe incluso Mariano Rajoy, y por eso está ya rezando porque en los próximos tres meses no estalle ninguna mina y fiándolo todo a que unas terceras elecciones lo indulten de nuevo.

 

Asegurar las pensiones, tarea urgente

Los últimos datos del sistema público de pensiones, publicados ayer por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, confirman que se agrava el problema que saltó al debate público en julio pasado, cuando el Gobierno echó mano, por dos veces, de la hucha de las pensiones para poder pagar a los jubilados: sacó 8.700 millones de euros a primeros de julio, con nocturnidad, veranidad y alevosía, y 1.000 millones más el día 20.

En junio, el número de pensiones que pagaba el sistema aumentaba al ritmo del 1,17% anual y sumaba un total de 9.402.148. De ellas, 5,7 millones eran por jubilación, 2,3 millones por viudedad, 0,94 millones por incapacidad permanente, 0,34 millones por orfandad y 0,04 millones de pensiones a favor de familiares. La prestación media del total del sistema se situaba en 903,14 euros mensuales por cada pensión, tras subir el 1,88% desde junio de 2015 a junio de 2016, y la nómina mensual de pensiones contributivas que tenía  que pagar la Seguridad Social alcanzaba los 8.491,48 millones de euros, un 3,08% más que un año antes.

Apenas dos meses después, en agosto, los datos son estos: el número de pensiones aumenta al ritmo de 1,29% anual y alcanzan ya un total de 9.427.785 (o sea, 25.637 más en solo dos meses, a un ritmo de unas 427 pensiones nuevas más al día), la prestación media sube un poquito, a 905,30 euros al mes, y la nómina total ya alcanza los 8.534,97 millones, un 3,20% más que hace un año.

Los ritmos de crecimiento, en conclusión, están aumentando, se están acelerando. ¿Y los de ingresos del sistema? Esos no, no crecen a un ritmo parejo. Por una sencilla razón: los cotizantes nuevos de la Seguridad Social tienen en su inmensa mayoría contratos precarios y malpagados y cotizan por bases bajas, insuficientes para compensar las pensiones nuevas, casi todas muy altas pues corresponden a trabajadores que cotizaron muchos años y con salarios medios superiores a los nuevos contratos actuales. De ahí que, cada mes, el sistema ingresa y gasta casi lo mismo, en torno a 8.500 millones ahora, pero cada vez que hay que pagar una extra en las pensiones al Gobierno no le queda otra que acudir a la hucha, que se está quedando escuálida. Zapatero se la dejó en 2011 a Rajoy en 66.815 millones, y Rajoy ya la ha ordeñado tanto que está en solo 24.207 millones. Le quedan para dos pagas extras, la de la Navidad próxima y la de verano de 2017, y no mucho más.

Este de la sostenibilidad del sistema de pensiones sí es un problema que hay que afrontar con urgencia. Los partidos, por responsabilidad, deberían acometer en el Congreso de los Diputados cuanto antes una reforma de la financiación de la Seguridad Social, sin esperar a que haya Gobierno. Y han de pensar que el esfuerzo no puede caer una vez más, como en la últimas reformas del PSOE y del PP, en los más débiles, los jubilados y los que van a serlo en breve. Nuevas ideas y nuevas fórmulas no faltan. Lo único que falta es voluntad política y reconocer el PP y el Gobierno de Rajoy que la recuperación del empleo de la que tanto alardean es insuficiente para mantener uno de las grandes pilares de nuestro Estado del bienestar: el sistema de pensiones. No les tengan mucho más tiempo a los pensionistas con la incertidumbre de si van a cobrar la extra de Navidad del próximo año y de si el sistema es sostenible a medio plazo, señores diputados.

¿Desde cuándo no veis unas mariposas blancas?

-Cuando éramos chicos, había miles… ¿Desde cuándo no veis unas mariposas blancas?

En el bar del pueblo, como tantas otras veces antes, se hablaba de la despoblación del campo. Esta vez no de la despoblación humana, sino de la despoblación animal. Todo, porque yo había comentado que apenas veía pájaros en mis paseos matutinos.

-Y cada día verás menos. Ni urracas, ni gorriones, ni perdices, ni codornices, ni moñudas…

-… ni alondras, y mira que había alondras en los aguanales, que íbamos por la noche con un cencerro y un candil y se confiaban y dejaban que nos acercáramos y las cogíamos por docenas.

-No sólo pájaros. En el campo ya no quedan tampoco ni saltamontes, ni vinagreras, ni aquellas mariposas blancas… Cuando éramos chicos, había miles… ¿Desde cuándo no veis unas mariposas blancas?

-Ni lagartos, ni culebras… Ni lagartijas en las solanas.

Casi unanimidad en las causas de la despoblación animal:

-Es por los insecticidas, por la manía de echarlo cada vez más y en todos los lados, hasta en las cunetas, en los cirates y en las regueras.

-Bueno… -replicó alguien, quizás agricultor-. También por los zorros y por las aguilas, que acaban con todo.

-¡Pero qué dices! Zorros y águilas ha habido siempre. Son los insecticidas los que están acabando con el campo. No van a quedar… ni zorras ni águilas, ya lo veréis.