¡Que paren las máquinas! ¡Que paren las máquinas!

¡Que paren las máquinas! El director de 20 minutos y de 20minutos.es cuenta, entre otras cosas, algunas interioridades del diario

Entradas etiquetadas como ‘paro’

Malos y buenos datos de paro

El próximo viernes, día 30, se conocerá la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre del año. Las previsiones son malas. En el Gobierno se temen que va a decir que el paro subió entre enero y marzo en algo más de 200.000 personas, que la cifra total de parados supere con creces los 4,5 millones y que la tasa de paro se acerque muy peligrosamente al 20% de la población activa.

Hace exactamente dos años, en la EPA del primer trimestre de 2008, teníamos 2.174.200 parados. En dos años, por tanto, los hemos más que duplicado. El primer trimestre del año siempre suele ser malo en la EPA. Es invierno, muchos sectores ralentizan su ritmo de producción. En el primer trimestre de 2009, el paro EPA subió en 802.800 personas, una barbaridad. El segundo y el tercer trimestre suelen ser mejores: la construcción, el turismo y otros sectores relevantes de nuestra economía entran en temporada alta y necesitan más empleados que en invierno. En el Gobierno creen que la EPA del viernes será el último gran mal dato económico de la crisis. Están convencidos de que después todo irá mejorando, lentamente, pero mejorando con claridad.

El paro se mide en España de dos maneras. La EPA es una encuesta trimestral, una encuesta en la que se le pregunta a la gente si está activa, si está empleada, si está desempleada… Es, por tanto, un cálculo sobre el total de la población que se hace entrevistando a una muestra representativa. La otra manera de medir el paro es contar uno a uno, cada fin de mes, cuánta gente está inscrita en los servicios públicos de empleo en busca de un trabajo. Es el llamado “paro registrado”. La EPA es una encuesta, el “paro registrado” es un recuento. Pues bien, la próxima semana conoceremos el paro registrado de abril. En el Gobierno dicen que el dato no será malo, que el paro habrá subido muy muy poco respecto a marzo, incluso que puede haber bajado. Están convencidos, además, de que la afiliación a la Seguridad Social habrá subido. Se plasmarían, así, los primeros efectos de la entrada en temporada alta de algunos sectores. No olvidemos que los primeros días de este mes fueron, precisamente, los de Semana Santa. Y empezaría, en fin, (o al menos eso espera el Gobierno), a iniciarse la recuperación en el empleo, o al menos acabaría el empeoramiento mes a mes en el paro registrado y trimestre a trimestre en la EPA.

El paro, mal; la Seguridad Social, peor

‘Miedo a enero’, titulé un comentario aquí en diciembre pasado sobre las previsiones de empleo y de paro que hacían algunos expertos. Tenía fundamento aquel miedo: los datos de enero del paro registrado (el dato de paro registrado es el recuento de aquellas personas que están inscritas en oficinas públicas de empleo en busca de trabajo) han sido malos, casi nefastos: El 31 de enero había en esas oficinas 124.890 parados más que un mes antes.

El Gobierno se consuela diciendo que fueron peores en enero de 2009 (el paro creció en 198.838 personas) y en enero de 2008 (132.378). Es cierto, pero es muy alarmante que la economía española, después de todo el empleo que ya ha destruido en los últimos dos años, sea aún capaz de generar hoy 4.100 desempleados más de media al día.

Hay otra dato que debería inquietar incluso más que el del paro a los responsables políticos y económicos. En enero, la Seguridad Social registró 17.546.011 afiliados de media, 257.828 menos que el mes anterior. Es un muy mal indicio sobre la evolución del empleo y del paro en los próximos meses y una alarma añadida sobre el sistema de pensiones.

Miedo a enero

Enero de 2009 ha sido, hasta ahora, el peor mes en pérdida de empleos de todo el periodo que llevamos de crisis económica. El número de parados registrados en los servicios públicos de empleo se incrementó en casi 200.000. Diciembre de 2008 había sido terrible (casi 140.000 parados más), pero enero aún lo empeoró.

¿Qué pasará ahora, un año después, en estos dos meses tan delicados? ¿Las pérdidas de puestos de trabajo serán ya mucho más moderadas (como noviembre pasado, cuando se esperaban unos 100.000 parados más y hubo sólo unos 60.000) o volveremos a datos horrorosos?

Se lo he preguntado a un experto que trabaja en un banco y que tiene contacto diario con la economía real. Me ha hecho unos pronósticos muy pesimistas, sobre todo para enero. Dice este experto que hay muchos miles de pequeñas empresas, de autónomos y de comercios que han afrontado la campaña de navidad como el test definitivo para seguir o no seguir en el negocio, para echar o no echar la persiana de cierre. Aquellos que hayan logrado vender bien en estas fiestas sus productos y servicios acopiarán fuerzas y tesorería para seguir adelante. Los que no la hayan conseguido, cerrarán y cebarán más las listas del paro.

A 30 de noviembre, en los registros de toda España había 3.868.946 parados. Es probable que al cabo de los dos meses superemos oficialmente la cifra de los 4 millones de parados registrados.

Unos 100.000 parados más en noviembre

Decía Zapatero la noche del domingo pasado en La Sexta que el paro en España está ya en sus peores momentos, pero parece que no, que seguirá empeorando, que la realidad le va a estropear de nuevo el discurso a Don Óptimo. Ayer lunes, el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, admitió que en los próximos meses el desempleo seguirá creciendo, y que los datos del paro registrado del mes de noviembre, que se publican mañana miércoles, serán malos.

Noviembre es tradicionalmente un mal mes en el empleo, por factores estacionales. En los años de bonanza económica, de 2001 a 2007, el paro creció en noviembre en unas 44.000 personas de media. En los años de crisis económica se dispara: en noviembre de 2008 la cifra fue espeluznante, el desempleo subió en 171.243 personas.

¿Qué sabremos mañana? Probablemente, que el número de personas inscritas como parados en las oficinas públicas de empleo creció en torno a 100.000 durante noviembre, y que el total de parados se pone en unos 3,9 millones, nuevo récord.

Cuando se publique el dato, en torno a las 9 de la mañana, previsiblemente estará Zapatero en el Congreso hablando de la Ley de Economía Sostenible…

¿Cuántos parados hay realmente en España?

¿Cuántos parados hay realmente en España? Según la última Encuesta de Población Activa (EPA), en el segundo trimestre de este año eran 4.137.500. Según los últimos datos del Inem y de otros servicios públicos de empleo, los parados al finalizar el mes de agosto eran 3.629.080. Pero, según sospechan tanto el Gobierno como los empresarios, son bastantes menos, incluso muchos menos.

El pasado sábado, ante el Comité Federal del PSOE, Zapatero se preguntaba en voz alta por qué sólo 28.000 personas han solicitado la ayuda de 420 euros mensuales prevista para parados sin derecho a subsidio y sin otros ingresos, cuando los supuestos afectados por la medida eran diez veces más.

Tres días antes, el miércoles 16, en el otro ladro de la trinchera y del debate, el presidente de los empresarios andaluces, Santiago Herrero, contaba estupefacto ante la Junta Directiva de la CEOE que en la provincia de Cádiz, la de mayor índice de paro de España (el 28% de la población activa no tiene empleo, según las estadísticas oficiales), sólo han pedido la ayuda de los 420 euros unos 170 trabajadores, cuando los que en teoría tienen derecho a ella son unos 15.000.

Distintos estudios oficiales calcularon que, el pasado año, 2008, el 23% del PIB español estaba sumergido: producción en negro, compraventas en negro y empleo en negro, sin pagar impuestos. Y ayer mismo, el presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, sostenía que el fenómeno va a más, que la crisis ha hecho que aumente aún más la economía sumergida, hasta el punto de que el número de trabajadores que están siendo remunerados en negro se ha casi triplicado en los últimos cinco años. El propio Amor calcula que en España “hoy hay millón y medio de trabajadores ‘fantasmas’ sin tributar impuestos o cotizar a la Seguridad Social”.

¿Cuántos parados hay realmente en España? Si a los datos de la EPA o del paro registrado se les resta los que dice Amor, los parados reales serían entre 2,1 y 2,6 millones.

Menos activos, más desengañados

El pronóstico de la EPA del segundo trimestre que os aventuraba aquí anteayer era demasiado pesimista. El paro ha crecido, sí, pero menos de esos 200.000 nuevos parados que me auguraba un experto, y la tasa se ha acercado mucho al 18% (se pone en el 17,92%), pero sin rebasarlo, según los datos hechos públicos por el INE esta mañana.

Hay un dato en la EPA que llama mucho la atención. Por primera vez en 8 años disminuye la población activa española, es decir la población mayor de 16 años que está trabajando o en disposición de hacerlo: la suma de ocupados (18.945.000 personas) y parados (4.137.500) da una población activa total de 23.082.500 personas, 19.100 menos que en la EPA del primer trimestre. Probablemente estas casi dos docenas de miles de personas se declaran ahora en la encuesta como inactivos porque, hartos y desengañados de buscar empleo y no encontrarlo, ya ni siquiera se consideran parados. Sus expectativas de entrar en el mercado laboral se han extinguido, lo que es un mal indicador de la salud de nuestra economía.

El paro crecerá el viernes

Los datos de paro fueron alentadores, positivos, en mayo y junio en los servicios públicos de empleo. Por primera vez en muchos meses, bajaban los parados, al menos el número de personas registradas en esos servicios públicos como demandantes de empleo. Pero pasado mañana, viernes, la racha previsiblemente se va a romper con los otros datos que miden a los ocupados y a los parados en España, los de la Encuesta de Población Activa (EPA).

La EPA es una investigación trimestral que hace el Instituto Nacional de Estadística (INE) desde 1964. “Su finalidad principal es obtener datos de la fuerza de trabajo y de sus diversas categorías (ocupados, parados), así como de la población ajena al mercado laboral (inactivos)”, dice el propio INE sobre la EPA. La muestra de la encuesta es muy grande, unas 60.000 familias al trimestre, en torno a 180.000 personas.

La última EPA conocida, la del primer trimestre de este año, arrojó unos datos terribles: el número de parados crecía en unos 800.000 en un solo trimestre y se iba a un total de 4.010.700. El total de ocupados se cifraba en 19.090.800 personas. La tasa de paro, el porcentaje de parados sobre el total de la población activa (23.101.500), se ponía en un escandaloso 17,36%.

¿Qué pasará este viernes, en la EPA del segundo trimestre? Por lo que pesco en diferentes instancias, el número de parados seguirá creciendo, pero menos que en el trimestre anterior, el número de ocupados seguirá decreciendo y la tasa de paro superará el 18%. Un experto que lleva muchos años analizando la EPA se atreve a concretar más, a hacer esta quiniela: el número de parados crecerá en unos 200.000; y de ellos, unos 100.000 serán ocupados que han perdido el empleo entre abril y junio y otros 100.000 serán nuevos demandantes de empleo, gente hasta ahora inactiva (estudiantes, amas de casa, etc.) que ha decidido ponerse ahora a buscar un empleo.

El Gobierno espera buenos datos de paro en junio

Los datos de paro y de afiliación a Seguridad Social del mes de junio, que conoceremos oficialmente en breve plazo, parece que van a ser buenos. Al menos eso esperan distintos altos cargos del Gobierno. Puede incluso que la cifra de parados se reduzca aún más que en mayo, mes en el que el desempleo cayó en 24.741 personas, en la primera bajada del paro en 14 meses.

Pero si se confirma, no hay que echar las campanas al vuelo porque no habrá llegado aún la recuperación económica, ni mucho menos. He mandado un SMS a distintos altos cargos preguntando sobre esos previsibles buenos datos: “¿Plan E [el plan de inversión local de Zapatero] o de verdad brotes verdes?”. Un miembro del Gobierno contesta: “Creo que es Plan E”.

Mucho paro en enero, más paro en febrero… y quizás aún más en marzo

Cuando ayer el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, insistió en anunciar que el Consejo de Ministros estudiará el viernes nuevas medidas contra el paro, aun sin el acuerdo con los agentes sociales, nos temimos lo que ha pasado hoy: que las cifras de desempleo en febrero eran, de nuevo, catastróficas. Lo hemos apuntado en nuestra ediciones impresas que hicimos ayer.

El dato de febrero es malo, muy malo. Cada mes, desde hace ya unos cuantos, se llega a la peor de las hipótesis del Gobierno.

Hasta hace pocas semanas, el Ejecutivo decía que en marzo se pararía la sangría, que el Plan Estatal de Inversión Local, el famoso Plan Zapatero, surtiría efecto en marzo. Hace unos minutos he visto que ya no se habla de marzo, sino de abril. ¿Porque el Plan ZP se está ejecutando en los ayuntamientos de manera más lenta de la prevista, porque se ha visto desde Moncloa que no tendrá tanto efecto real como calculaban?

Cada dato de desempleo es un mazazo al conjunto de la economía española. No sólo afecta a los que se han quedado en el paro y a sus familias, afecta a la confianza de los consumidores, de los empresarios, de los banqueros… al sistema en su conjunto. Muchos consumidores, aunque tengan empleo y crean que es sólido y estable, reaccionan a los datos de desempleo consumiendo aún menos, por si un día se ven necesitados ellos mismos de echar mano de los ahorros. Y muchos empresarios reaccionan aplazando cualquier decisión de lanzamiento de nuevos productos o servicios, temerosos de que el pesimismo del consumidor les lleve al fracaso. Y muchos financieros deciden no financiar los proyectos, sea comprar una casa o poner en marcha un negocio, también por miedo. El conjunto de esas reacciones frena la sociedad de consumo y genera a su vez más paro.

Más paro: Corbacho se lo temía

Aventuré aquí el 15 de enero que el mes nos dejaría unos 200.000 parados más. Han sido 198.838, según acaba de anunciar el Ministerio de Trabajo. El ministro Celestino Corbacho se lo esperaba, se lo temía. Y creo que se teme que la fatídica cifra de los 4 millones de parados la alcancemos incluso mucho antes de lo que dicen los más pesimistas. Esta misma mañana he oído en la radio a Maravillas Rojo, la secretaria general de Empleo, admitiéndolo, preparándonos.

La próxima semana, el martes 10, comparece Zapatero en el Congreso para hablar de este asunto. ¿Llevará alguna medida nueva? En el Gobierno hay quien piensa que sí, que hay que poner en marcha más estímulos públicos (aunque se oponga Solbes a aumentar el déficit), y hay otros que creen que no hay que ponerse tan nerviosos, que hay que esperar a que las medidas adoptadas (las más de 80, ya hemos perdido la cuenta) vayan dando fruto. Especialmente, el Fondo Estatal de Inversión Local, que los Ayuntamientos van a comenzar a ejecutar en pocas semanas.

“El Gobierno no se resigna”, enfatizan en Moncloa. Pero se desespera.