BLOGS
Ya está el listo que todo lo sabe Ya está el listo que todo lo sabe

Curiosidades, anécdotas e historias sorprendentes para ser cada día un poco más listos.

Archivo de la categoría ‘Curiosidades Deportivas’

El hombre que logró popularizar el uso del casco entre los motociclistas

El hombre que logró popularizar el uso del casco entre los motociclistas

Thomas Edward Lawrence ha pasado a la Historia por su destacadísimo papel en la Primera Guerra Mundial, sobre todo durante la revuelta árabe contra el Imperio Otomano.

Más conocido con el sobrenombre de Lawrence de Arabia, este intrépido escritor, militar y arqueólogo que vivió docenas de aventuras, encontró la muerte de la manera más absurda, debido a que tuvo un accidente de moto cuando iba conduciendo tranquilamente de camino a su casa y se le cruzaron dos niños en bicicleta. Con el fin de no atropellarlos intentó esquivarlos, saliendo despedido de la motocicleta y cayendo al suelo, donde se dio un fatal golpe en la cabeza. Tras seis días en coma falleció el 19 de mayo de 1935.

Hugh Cairns fue uno de los neurocirujanos que atendió a Lawrence en el hospital y quedó enormemente afectado por el fallecimiento de ese admirable aventurero. Era consciente de que éste hubiese podido salvar su vida de haber llevado la cabeza protegida, por lo que se puso a trabajar en concienciar a los motociclistas para que usasen un casco. Para ello recurrió al invento de Eric Gardner, quien había diseñado un casco específico para motociclista y presentado en una carrera celebrada en la Isla de Man en 1914.

Cairns puso todo su empeño para popularizar el uso del casco entre los motociclistas, logrando que en la Segunda Guerra Mundial la mayoría de soldados motorizados del Ejército Británico lo llevasen. Poco a poco fue extendiéndose la costumbre, aunque no fue llevada por todos los motociclistas hasta que su uso fue obligatorio.

 

 

Lee y descubre en este blog otros post sobre curiosos inventos

 

Portada Vuelve el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Vuelve el listo que todo lo sabe” de Alfred López publicado por Editorial Léeme Libros.
Compra el libro online y recíbelo a través de un mensajero en tan solo 24 horas y sin pagar gastos de envío: http://latiendadeleemelibros.bigcartel.com/product/vuelve-el-listo-que-todo-lo-sabe

 

Fuente de la imagen: pixabay

El día que se popularizó la acción de chocar los cinco [Give me five!]

El día que se popularizó la acción de chocar los cinco [Give me five!]

Ya puede ser dentro de una competición deportiva profesional, en una pachanga entre amigos o durante una sencilla partida de cartas, pero la acción de chocar los cinco es algo que se hace habitualmente como acto de triunfo y celebración. Esta acción es conocida y llamada en el mundo anglosajón con el término ‘High-five!’ (aunque a nosotros nos ha llegado en a forma de ‘Give me five!’) y nació -más bien se popularizó- de una manera totalmente casual el 2 de octubre de 1977.

Ese día se disputaba un decisivo partido de béisbol que daba pase a las eliminatorias por el título y que enfrentaba a los equipos de Los Ángeles Dodgers y los Houston Astros. Cuando ya se estaban acercando hacia el final, el jugador de los Dodgers, Dusty Baker completó una carrera, llegando exhausto a la última base. Su compañero de equipo Glenn Burke, a quien le tocaba batear, se acercó hasta él con el brazo extendido con la intención de ayudarlo a levantarse, entendiendo Baker que lo que quería era celebrar con él aquella agotadora carrera y dándose un impuso extendió su brazo con la mano abierta, haciendo que ambas palmas chocasen.

El público presente (en el estadio se encontraban alrededor de 42.000 personas) celebró el gesto jaleando ese acto de compañerismo. Burke, tras batear, completó su carrera y llevado por la euforia lo hizo con el brazo extendido, chocando la mano con todos sus compañeros de equipo con los que se cruzó.

Ahí nació esta acción que desde entonces está muy presente en cualquier evento deportivo e incluso de nuestra vida cotidiana y que en los últimos años se ha escuchado muchas veces en boca («¡choca esos cinco!») del personaje Barney Stinson en la serie ‘Cómo conocí a vuestra madre’.

 

Te puede interesar leer: ¿Por qué para saludar nos estrechamos la mano derecha?

 

Portada Vuelve el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Vuelve el listo que todo lo sabe” de Alfred López publicado por Editorial Léeme Libros.
Compra el libro online y recíbelo a través de un mensajero en tan solo 24 horas y sin pagar gastos de envío: http://latiendadeleemelibros.bigcartel.com/product/vuelve-el-listo-que-todo-lo-sabe

 

 

Fuente de la imagen: campaignbootcamp (Flickr)

¿Por qué en los Juegos Paralímpicos no participan deportistas sordos?

¿Por qué en los Juegos Paralímpicos no participan deportistas sordos?

Acaba de iniciarse los Juegos Paralímpicos, un evento deportivo que reemplaza a los Juegos Olímpicos y en el que los deportistas que en ellos participan tienen algún tipo de discapacidad física, mental o sensorial, pero llama la atención que entre todos los participantes (del amplio abanico de diferentes discapacidades que existen) no haya ni un solo participante que sea sordo o tenga algún tipo de deficiencia auditiva (en los Juegos Paralímpicos que se están celebrando actualmente ni en ediciones anteriores).

Varios son los motivos por los que, a lo largo del tiempo, no se hayan integrado en las Olimpiadas para discapacitados a aquellos deportistas que padecían de alguna deficiencia auditiva…

Por un lado nos encontramos que muchos son los representantes de otras federaciones de discapacitados que opinan que un atleta con deficiencia auditiva competiría con ventaja sobre otros deportistas en la mayoría de disciplinas deportivas ya que la sordera no les impediría correr, nadar, jugar al fútbol, tenis, etc, y lo harían al cien por cien.

También nos encontramos con el hecho de que las federaciones deportivas que agrupan a personas con deficiencia auditiva están organizadas desde hace muchísimos años y que desde 1924 tienen su propio evento internacional de competición deportiva llamada en español Sordolimpiadas (cuya denominación internacional oficial es Deaflympics, pero también son conocidos como los ‘Juegos Silenciosos’) siendo éste el primer evento deportivo internacional de la Historia para atletas con discapacidad.

Las Sordolimpiadas tienen carácter oficial, está reglado por el COI y se celebran cada 4 años, pero con la salvedad que no coinciden en el mismo año que los Juegos Olímpicos o los Juegos Paralímpicos, sino al año siguiente (se cambió a un año impar a partir de 1931). La próxima edición de los Deaflympics de verano se celebrará en Samsun (Turquía) del 18 al 30 de julio de 2017.

Cabe destacar que en la década de 1990 se intentó incorporar a las federaciones de deportistas con deficiencia auditiva a los Juegos Paralímpicos, pero una serie de disconformidades por ambas partes en las formas y costes que ello supondría provocaron que no se  alcanzase ningún acuerdo.

 

 

 

 

Fuentes de consulta: deaflympics / notimerica / dichodeotraforma / sports.yahoo / bbc
Fuente de la imagen: Marie-Lan Nguyen (Wikimedia Commons)

¿Sabías que la ‘antorcha olímpica’ fue un invento nazi?

¿Sabías que la ‘antorcha olímpica’ fue un invento nazi?Cada cuatro años, los días previos a dar inicio unos Juegos Olímpicos, uno de las tradiciones que se realizan y más expectación genera es el hecho de portar la antorcha con la ‘llama olímpica’ desde Olimpia (ciudad de la Antigua Grecia donde se celebraban los antiguos JJOO) hasta la población encargada de albergar las Olimpiadas.

Así como la llama olímpica es un símbolo ya utilizado desde los juegos celebrados en la antigüedad no lo es el hecho de realizar el mencionado recorrido, ya que el mismo se llevó a cabo por primera vez en 1936, con motivo de los JJOO de Berlín.

En los primeros Juegos Olímpicos de la Era moderna (como fueron conocidos inicialmente) promovidos por el barón Pierre de Coubertain no hubo pebetero ni llama olímpica y así ocurrió en los siguientes juegos. No fue hasta la novena olimpiada celebrada en Ámsterdam en 1928 cuando se recuperó la antigua tradición de colocar un pebetero que mantuvo la llama encendida durante todo el tiempo que duraron los juegos, pero este fuego no fue llevado desde Olimpia sino que fue encendido allí mismo.

Lo mismo sucedió en la siguiente cita olímpica de Los Ángeles 1932, pero en los JJOO que iban a celebrarse en la Alemania nazi de Adolf Hitler algo cambió: se introdujo el recorrido por relevos de la llama olímpica desde Grecia (Olimpia) hasta el estadio olímpico de Berlín. La idea surgió de Carl Diem, uno de los responsables en la organización de aquellos juegos.

¿Sabías que la ‘antorcha olímpica’ fue un invento nazi?

A lo largo de 3.187 kilómetros (la distancia que separa Olimpia de Berlín) 3.331 voluntarios portaron la antorcha olímpica, relevándose aproximadamente cada mil metros. Fue un recorrido que se realizó durante doce días y filmado por las cámaras de la cineasta Leni Riefenstahl, quien tenía el encargo de rodar una película documental sobre los juegos que encumbrasen al Führer y al Tercer Reich.

Desde entonces los siguientes juegos fueron adoptando esta costumbre iniciada por los nazis y que ha acabado convirtiéndose en toda una tradición.

 

También te puede interesar leer: El curioso origen nazi del refresco Fanta

 

 

Fuentes de consulta: olympic.org (pdf) / BBC / ushmm
Fuentes de las imágenes: publicdomainpictures / Wikipedia

Dos curiosas anécdotas (cara y cruz) en la historia de la esgrima olímpica

Dos curiosas anécdotas (cara y cruz) en la historia de la esgrima olímpica

En todos los eventos deportivos (ya sean unos Juegos Olímpicos, los campeonatos mundiales o un certamen local) suceden infinidad de anécdotas entre los participantes, pasando unas casi desapercibidas y otras a la posteridad.

En el post de hoy, y coincidiendo que se están disputando estos días los JJOO de Río 2016, he decidido rescatar dos pequeñas historias que ocurrieron en un mismo deporte: la esgrima (pero en juegos de diferentes años) pero que son la cara y cruz de lo que puede llegar a ser un deportista honesto de otro que no lo es.

Empezaré con la cara o anécdota positiva. Sucedió en los JJOO de Los Ángeles 1932. Aquella era la primera ocasión en el que en la modalidad de esgrima se permitía la participación de mujeres (como deporte es uno de los pocos que lleva desde los primeros Juegos Olímpicos de Atenas 1896).

En la categoría de Florete individual femenino disputaron la final Ellen Preis (representante de Austria) y Heather Seymour Guinness (por Gran Bretaña y conocida familiarmente como ‘Judy’). Durante el duelo decisivo los jueces otorgaron la victoria a Judy Guinness y por tanto la medalla de oro era para ella, pero en un gesto de deportividad advirtió a los jueces que su contrincante le había tocado dos veces en lugar de una, motivo por el que el oro pasó a ser para la austriaca y a la británica le correspondió finalmente la plata.

Ese gesto de ‘fair play’ hizo que Judy Guinness pasase a la historia del olimpismo como una de las deportistas más nobles.

Pero en el lado contrario se encuentra Boris Onischenko quien representó a la Unión Soviética en los Juegos Olímpicos de Montreal 1976 en la modalidad de ‘Pentatlón moderno’, una competición por equipos que constaba de cinco deportes: tiro deportivo (pistola), esgrima, natación, salto ecuestre y carrera a pie campo a través.

Para Boris Onischenko aquellos eran sus terceros JJOO, anteriormente había participado en México 1968 (donde ganó la medalla de plata por equipos) y Múnich 1972 (en la que ganó el oro por equipos y la plata individual). Era considerado como uno de los grandes deportistas de su nación.

En Montreal 1976, cuando llegó el turno de la esgrima (en el equipo de Pentatlón moderno) Onischenko fue el encargado de representarlos y quien tenía más posibilidades de ganar algún metal. Se enfrentó contra los representantes del equipo británico y uno tras otros cayeron fácil y rápidamente.

Tras imponer la delegación de Gran Bretaña una reclamación, ante la sospechosa rapidez con la que se registraban los toques que había dado el soviético a sus adversarios (por un sistema eléctrico por el que las espadas registran al entrar en contacto con el cuerpo) los jueces de la competición decidieron requisar la espada a Onischenko para examinarla con detenimiento, descubriendo que había sido modificada para marcar los toques sin haber ni tan siquiera rozado al contrario.

Boris Onischenko fue expulsado de los Juegos Olímpicos y se convirtió en la vergüenza de los deportistas soviéticos, siendo expulsado del equipo nacional e inhabilitándolo de por vida a practicar cualquier deporte profesional.

Para la posteridad quedó el mote ‘Boris, el tramposo’ con el que fue recordado a partir de aquel momento.

 

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿Desde cuándo se utiliza el podio para entregar las medallas en un evento deportivo?

¿Desde cuándo se utiliza el podio para entregar las medallas en un evento deportivo?

Ya sea en unos Juegos Olímpicos como en cualquier otro evento de carácter deportivo, es habitual ver la imagen de los tres primeros clasificados de una competición subidos sobre una tarima de diferentes niveles, conocido como podio, donde reciben sus trofeos o medallas.

Pero a pesar de que en algunas películas o series históricas nos han hecho creer erróneamente que en la antigüedad ya se utilizaban los podios para agasajar a los triunfadores, en realidad su uso para tal menester es mucho más reciente.

La primera vez que se usó un podio para que se subiera en él el ganador de una competición, al que había que entregar un trofeo, fue en los ‘British Empire Games’ (un evento deportivo organizado por y para los países pertenecientes a la Commonwealth) y que se celebró entre el 16 y el 23 de agosto de 1930 en la ciudad de Hamilton (en la provincia canadiense de Ontario).

Su primer uso en unos JJOO fue dos años después, durante los III Juegos Olímpicos de invierno celebrados del 4 al 15 de febrero de 1932 en Lake Placid (Estado de Nueva York) y en los X Juegos Olímpicos de verano disputados entre el 30 de julio y el 14 de agosto de aquel mismo año en Los Ángeles.

A partir de ahí ya no hubo evento o competición deportiva en la que faltase el correspondiente podio.

 

 

 

Fuentes de consulta: The International Journal of Olympic Studies (de Robert K. Barney, Universidad de Western) / commonwealthgames / Tmh General Knowledge Manual
Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿Cuál ha sido la mayor goleada de la historia de la liga de fútbol española?

¿Cuál ha sido la mayor goleada de la historia de la liga de fútbol española?

La temporada 2015-16 del campeonato de la Liga Nacional de Fútbol Profesional (LFP) en España llega a su fin. Durante toda la competición hemos podido disfrutar de grandes y emocionantes encuentros, no decidiéndose hasta el último partido el equipo campeón de este año, que ha recaído en el equipo culé. Se han marcado un buen número de goles, disputándose entre Luis Suárez (Barça) y Cristiano Ronaldo (Real Madrid) el ser bota de oro al mayor goleador y alzarse con el Trofeo Pichichi.

Tiempo atrás os traía al blog un post sobre la que había sido la mayor goleada en un partido oficial de fútbol (a nivel mundial) y en esta ocasión os traigo el récord sobre la mayor goleada de la historia en un encuentro de la liga de Primera División del fútbol español (hasta el momento de publicarse este post) el cual lo ostenta el Athletic Club de Bilbao que endosó un contundente 12 a 1 al Fútbol Club Barcelona.

Fue durante un partido disputado el 8 de febrero de 1931 en el antiguo estadio de San Mamés y desde entonces no se ha vuelto a repetir ni superar esa marca en las más de ocho décadas que han pasado desde entonces.

El protagonista absoluto del partido fue el jugador natural de Baracaldo, Agustín Sauto ‘Bata’, quien marcó siete de los doce goles de los leones.

 

Te puede interesar leer:

 

Portada Vuelve el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Vuelve el listo que todo lo sabe” de Alfred López publicado por Editorial Léeme Libros.
Compra el libro online y recíbelo a través de un mensajero en tan solo 24 horas y sin pagar gastos de envío: http://latiendadeleemelibros.bigcartel.com/product/vuelve-el-listo-que-todo-lo-sabe

 

 

Fuente de la imagen: pixabay

¿Cuál es el origen de las bebidas isotónicas?

¿Cuál es el origen de las bebidas isotónicas?

En 1965, Dewayne Douglas, asistente del entrenador del equipo universitario de fútbol americano ‘Florida Gators’ (más conocidos como ‘the Gators’), se dio cuenta que la mayoría de sus jugadores acababan exhaustos tras cada partido, algunos incluso ya mostraban signos de fatiga en la media parte del encuentro en días de calor intenso (no olvidemos las altas temperaturas de Florida) y además observó que apenas podían orinar tras la finalización debido a la pérdida de una gran cantidad de líquido a través de la sudoración.

Decidió realizar una consulta a James Robert Cade, uno de los profesores de la Universidad de Florida y doctor en nefrología, por si éste podía darle alguna explicación lógica y científica sobre qué era lo que le pasaba a sus jugadores.

El Dr. Cade investigó y comprobó que tras la disputa de cada partido, y debido al gran esfuerzo físico que realizaban, los deportistas perdían una gran cantidad de carbohidratos, sales minerales y componentes químicos vitales para el organismo y el buen rendimiento durante del mismo.

Junto a su equipo médico se puso a trabajar en una bebida que aportase todos los componentes necesarios para recuperarse de inmediato. Tras las primeras pruebas comprobaron que el resultado era óptimo, pero aquella bebida sabía a mil demonios, motivo por el que la Dra. Dana L. Shires propuso añadirle zumo de limón con el fin de que tuviera un sabor más agradable.

El invento fue todo un éxito y muchos los partidos que a partir de entonces, y fuera de toda expectativa, ganó el equipo de los Gators gracias a que sus jugadores recuperaban fuerzas sorprendentemente de una manera casi inmediata.

La compañía Stokely-Van Camp, Inc., de Indianápolis, no tardó en interesarse en este producto y llegó a un acuerdo con el Dr. Cade y sus socios para comercializar la bebida isotónica bajo el nombre de Gatorade en honor al equipo universitario.

 

Lee y descubre en este blog otros post sobre curiosos inventos

 

 

Post escrito como colaboración para Naukas
Fuente de la imagen: pixabay

Johan Cruyff y el dorsal número 14

Johan Cruyff y el dorsal número 14

El reciente fallecimiento de Johan Cruyff, considerado por muchos (entre los que me encuentro) como el mejor jugador y entrenador que ha pasado por el Fútbol Club Barcelona, ha hecho que mucho se hable y se publique sobre este inolvidable genio del fútbol.

A través de este post quiero rendirle un pequeño homenaje con una curiosidad relacionada con algo que caracterizó a Johan Cruyff  a lo largo de su carrera como futbolista y fue el hecho de llevar el número 14 a la espalda en un tiempo en el que los jugadores titulares portaban el número de dorsal sino por su situación en el terreno de juego (del 1 al 11) y no personificado. Cruyff era delantero centro y, por tanto, sus primeros años de carrera en el Ajax (donde debutó en 1964) fue jugando con el 9 a la espalda.

Pero todo cambió el 30 de octubre de 1970, día que reapareció tras una lesión inguinal que lo había mantenido alejado de los terrenos de juego durante un tiempo, en el que saltó al campo portando el número 14 en su espalda. Ese detalle hizo sonar las alarmas entre todos los aficionados del Ajax quienes intuyeron que algo no marchaba bien entre la estrella y los responsables del equipo (por esa época ya se especulaba sobre el interés y el posible fichaje del jugador por parte de otro equipo). A partir de aquel día ese sería el dorsal que luciría en la espalda tanto en el equipo holandés como en la selección nacional, así como en otros equipos que jugó y aunque no lo llevó siempre, ya que no en todos los equipos se lo permitieron, sí que posaba con una camiseta con ese número a la hora de tomarse una fotografía o hacer algún tipo de campaña publicitaria.

Johan Cruyff y el dorsal número 14Lo que no ha quedado demasiado claro a lo largo de todos los años que han pasado desde entonces es el verdadero motivo sobre el porqué a partir de aquella fecha el 14 se convirtió en su número de dorsal.

Se ha especulado mucho y entre lo que se ha publicado al respecto hay quien apunta que durante el tiempo en que estuvo lesionado Cruyff la camiseta con el 9 le fue otorgada, por el entrenador Rinus Michels, a Gerrie Mühren quien lo había sustituido.  Parece ser que a su  vuelta y mientras volvía a organizar el equipo y los dorsales Michels dijo a Cruyff que llevase el número 14, algo que no le sentó demasiado bien, y a modo de rebeldía decidió llevar siempre esa (aunque, como explico unos párrafos más arriba, no era costumbre en ese tiempo llevar un dorsal que no fuera posicional).

Sin embargo otras fuentes apuntan que, momentos previos a la disputa del partido que debía enfrentar ese 30 de octubre al Ajax contra el PSV, Gerrie Mühren no encontraba su camiseta habitual con el número 7, por lo que fue el propio Johan Cruyff, que se acababa de incorporar al equipo tras la lesión, quien le ofreció que llevara el 9 (como había llevado en las jornadas anteriores) y él cogió al azar una del cesto de los suplentes y ésta fue la que llevaba el dorsal número 14. Como el partido marchó bien y Cruyff era un tanto supersticioso, decidió que a partir de aquel momento ese sería su dorsal.

Cuando Cruyff fichó en 1973 por el Barça la liga española solo permitía llevar los dorsales del 1 al 11 a los titulares, motivo por el que la mayoría de los partidos que disputó con el club azulgrana fue con el 9 a la espalda, pero siempre que tuvo la oportunidad de vestir la camiseta con el 14 lo hacía (ya fuera un encuentro no oficial o amistoso).

Durante el Mundial de Fútbol que se disputó en Alemania Occidental en 1974, el seleccionador de los Países Bajos decidió otorgar los dorsales a los jugadores por orden alfabético y así fue para todos los componentes de la Selección Holandesa excepto para Cruyff que se empeñó en vestir la zamarra con el dorsal 14 y así lo hizo.

Como dato curioso también cabe destacar que su hijo, Jordi Cruyff, sí que pudo jugar con el dorsal 14 los años que vistió como culé.

En 2007, y como reconocimiento a la gran carrera como jugador de Johan Cruyff, el Ajax decidió retirar de su equipación la camiseta con el dorsal número 14, no siendo así en el F.C. Barcelona donde dicha camiseta la han vestido jugadores tan diversos como Amunike, Ezquerro, Gerard López, Thierry Henry (quien ya lo lucía en el Arsenal) o actualmente Mascherano.

Johan Cruyff y el dorsal número 14

 

Te puede interesar leer: ¿Cuál es el origen de los dorsales en las camisetas de fútbol?

 

Fuentes de consulta: fcbarcelona / fcbarcelonanoticias / sport / elperiodico / cruijff.com
Fuentes de las imágenes: fcbarcelona / Premsa VNG (Flickr) / Wikimedia commons

¿Quién fue la primera mujer en correr una maratón?

¿Quién fue la primera mujer en correr una maratón? (Roberta Gibb)La Historia, a menudo, suele ser injusta con algunos personajes que acaban pasando desapercibidos cuando en realidad han protagonizado alguna importante gesta. Numerosas son las personas que quedan en el olvido sin haber destacado por lo que lograron. Uno de esos casos es el que se refiere a Roberta Gibb, la primera mujer que corrió en una maratón en 1966, un año en el que a las mujeres no se les permitía inscribirse en ese tipo de eventos deportivos. Durante tres años consecutivos Roberta participó en el maratón de Boston, pero su nombre no ha quedado enmarcado en ninguna vitrina debido a un hecho que ocurrió en 1967 con Kathrine Virginia Switzer, otra mujer que también participó y quien se llevó todos los méritos y honores debido a un incidente ocurrido durante la carrera.

Roberta se escondía bajo una capucha de su sudadera entre unos arbustos junto a la línea salida y una vez que se daba el pistoletazo se unía al grupo de corredores ante el follón que había en el momento, algo que hacía que pasase totalmente desapercibida. Así lo hizo los tres años y pudo completar la carrera sin problema alguno. Lo único que la diferenciaba de los demás corredores era que no portaba dorsal alguno, algo que era frecuente en algunos espontáneos que se unían a la carrera sin haberse inscrito previamente. Los comisarios de la carrera hacían la vista gorda y no daban importancia al hecho de que participasen extraoficialmente corredores no inscritos e incluso sabían (o al menos imaginaban) que alguna mujer podría haber entre tantísima gente. Lo que no permitirían es que fuese oficialmente.

A pesar de la prohibición de inscribirse a las mujeres, en la maratón de 1967, Kathrine V. Switzer, una joven estudiante de 20 años de edad, participó y además llevando colocado sobre su sudadera un dorsal con el número 261. ¿El motivo? A la hora de inscribirse lo hizo con el siguiente nombre KV Switzer (las iniciales de sus nombres y su apellido) por lo que la persona que tomó los datos se dejó llevar por la confusión, creyendo que era el nombre de un hombre, y permitió tal inscripción. Cabe destacar que las inscripciones no se hacían de forma presencial, sino que se enviaban desde los diferentes clubes de atletismo un listado con los nombres de los participantes de cada asociación deportiva. Kathrine iba incluida en el del club Syracuse Harriers, de ahí la confusión. Kathrine tomó la salida rodeada de un grupo de compañeros y su propio novio Tom, quienes ayudaron a que no fuese vista en el momento del inicio por ningún inspector de los muchos que había en la carrera.

Pero tras estar un rato corriendo, Jock Semple, uno de los comisarios de la carrera, se percató de la presencia de Kathrine, se abalanzó hacia ella, intentó agarrarla y le gritó “¡Sal de mi maldita carrera y devuélveme esos dorsales!“, momento que fue inmortalizado fotográficamente, dando la instantánea la vuelta al mundo.

¿Quién fue la primera mujer en correr una maratón? (Kathrine Virginia Switzer)

Afortunadamente para la joven, su novio Tom Miller iba corriendo muy cerca de ella y pudo ayudarla dando un empujón a Jock Semple, al que envió varios metros más allá. Kathrine V. Switzer consiguió terminar la maratón tras un tiempo de 4 horas 20 minutos. Por delante de ella, con 3:27:17, quedó Roberta Gibb.

Así pues, hay que darle el honor que se merece a Kathrine V. Switzer por haber sido la primera mujer que participó en una maratón portando un dorsal. Pero el mérito de haber sido la primera en correr la maratón debemos concedérselo a, la injustamente olvidada, Roberta Gibb.

En los siguientes años otras mujeres siguieron corriendo el maratón de Boston, aunque de manera extraoficial, como hasta entonces lo había hecho Roberta que, por cierto, también ganó en 1968. Hasta 1972 no se autorizó oficialmente la inscripción de mujeres, pudiendo hacerlo a partir de aquel momento portando un dorsal.

 

Lee y descubre en este blog otras curiosidades deportivas

 

 

Post escrito como colaboración ocasional realizada para el blog Historias de la Historia en marzo de 2015.
Fuente de las imágenes: Historias de la Historia