Entradas etiquetadas como ‘ira’

¿De dónde surge la expresión ‘Ponerse hecho una furia’?

Cuando una persona tiene un gran enfado y éste viene acompañado de exaltación e incluso violencia suele decirse que ‘se ha puesto hecho una furia’.

¿De dónde surge la expresión ‘Ponerse hecho una furia’?

Aunque se sabe que el término ‘furia’ proviene de un vocablo homónimo en latín y etimológicamente éste de ‘furor’ (de ahí palabras como ‘enfurecerse’, ‘enfurecido’…) el adjetivo a ese estado de violencia e ira se lo dieron tres personajes de la Mitología Romana conocidas como las ‘Furias’ (Furiae) y que a su vez provenían de la Mitología Griega (las ‘Erinias’).

Las Erinias (Furias para los romanos) eran tres jóvenes diosas menores surgidas de las gotas de sangre derramadas por el dios Urano tras ser castrado por su propio hijo Cronos. Estas divinidades venían para representar la violencia, discordia y venganza.

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: Craig Sunter (Flickr)

¿Por qué se llama ‘cólera’ al ataque de ira? ¿tiene algo que ver con la enfermedad del mismo nombre?

¿Por qué se llama ‘cólera’ al ataque de ira? ¿tiene algo que ver con la enfermedad del mismo nombre?

Se conoce como ‘cólera’ a una enfermedad intestinal infecciosa que provoca fuertes diarreas, vómitos y deshidratación. Desde la antigüedad se tenía el convencimiento que dicha dolencia estaba estrechamente relacionada con la ‘bilis’ (secreción amarillenta o verdosa, altamente amarga, y que es producida por el hígado de los vertebrados). De ahí su nombre ‘cólera’ que etimológicamente nos llega del latín ‘cholĕra’ y a éste del griego ‘cholḗ’ (χολή) que significaba literalmente ‘bilis’.

Por otro lado nos encontramos al médico griego Hipócrates de Cos (que vivió entre el 460 a.C y el 370 a.C) a quien se le atribuye una teoría (altamente defendida por los filósofos y expertos de la época) que catalogaba la personalidad de los individuos en cuatro estados (Teoría de los humores) y en la cual destacaba que esos estados (valiente, enojado, depresivo y calmado) eran producidos por cuatro fluidos (humores) que recorrían por el interior del organismo de cualquier persona.

Los líquidos que provocaban esas condiciones en el carácter de los individuos eran: la sangre (producida por el corazón) la cual proporcionaba valentía y coraje; la bilis amarilla (producida en el hígado) que daba exacerbación y mal carácter;  la bilis negra (que se producía en el bazo) responsable del decaimiento y la depresión; la flema (que se producía en los pulmones) que convertía a la persona en indiferente y aplacada.

Y fue precisamente la relación de esa ‘bilis amarilla’ con la ira y el enojo lo que le dio al término cólera (que, como unos párrafos más arriba he explicado, significa literalmente bilis) la acepción de exasperación, rabia, enfado o furia (entre otras) y dando origen a expresiones como ‘tener un ataque de cólera’, ‘entrar en cólera’ o ‘montar en cólera’.

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Post realizado a raíz de una consulta realizada por Karla Lorente a través de la página en Facebook de este blog.
Fuente de la imagen: Craig Sunter (Flickr)

¿Por qué cuando tenemos hambre nos ponemos de mal humor?

Como ya os he explicado en otros post, nuestro organismo es sabio y sabe en cada momento qué es lo que necesita para seguir en condiciones óptimas. Si tenemos frío se contraen y relajan, rápida y repetidamente, algunos de nuestros músculos para producirnos tiritera y así poder mantener nuestros órganos internos a una temperatura óptima. Pues cuando tenemos hambre pasa algo parecido… nuestro cuerpo se pone en marcha para autoalimentarse.

Esto hace que vaya echando mano de las reservas energéticas que tenemos (glucógeno), pudiendo provocar que el nivel de glucosa en nuestra sangre descienda  y ello nos provoque el  típico enfado y mal humor tan común en muchas personas  cuando tienen hambre.

Quienes más lo padecen son los niños, cuyas reservas son menores y necesitan ingerir alimentos en periodos más cortos de tiempo, llegando a ponerse insoportables y/o con un buen berrinche.

Pero hay otro elemento que puede provocar que nos enojemos con más facilidad cuando tenemos hambre y éste es la serotonina. Cuando sus niveles son bajos es uno de los causantes de nuestra irritación. La serotonina es una hormona encargada de controlar nuestros diferentes estados, como la ira, ansiedad, apetito, excitación, sueño, angustia, etc…

También debemos tener en cuenta que el ayuno prolongado y posterior descenso de glucosa en sangre (hipoglucemia) puede venir acompañado de algún mareo y malestar; algo que comúnmente muchas personas describen como “un bajón de azúcar”, el cual suele pasarse tras tomar algún alimento o bebida dulce.

 

Portada Vuelve el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Vuelve el listo que todo lo sabe” de Alfred López.
Compra el libro online y recíbelo cómodamente a través de Amazón: http://amzn.to/2CbI1Cw

 

 

Fuentes de consulta: fisterra / nbcnews
Fuente de la imagen: somospacientes

Las 10 “cosas malas” que son “buenas” para la salud

De todos es conocido que existen una serie de cosas las cuales, según el uso que hagamos de ellas pueden ser perjudiciales para nuestra salud, pero que utilizándolas de un modo correcto y moderado nos pueden aportar grandes beneficios.

Live Science publicó una lista con las 10 “cosas malas” que son “buenas” para nuestra salud; siempre y cuando se usen con moderación:
Evidentemente el término “cosas malas” no es porque lo sean, sino porque en muchos ámbitos de la sociedad, tanto moral, médica o religiosa están considerados así.


CERVEZA
La ingesta moderada de cerveza puede mejorar la función cardiovascular.


IRA
Los estudios demuestran que un ataque de ira en alguna ocasión es bueno para la salud.
Permanecer enojado durante largos periodos de tiempo sin hacer saltar la ira puede tener consecuencias negativas para nuestra salud, llegando a sufrir alteraciones en la presión arterial, trastornos del sueño y daño pulmonar. Eso sí, los ataques de ira deben ser sólo de tanto en tanto y sin abusar de ellos.

CAFÉ
El café es una fuente importante de antioxidantes en nuestra dieta y puede ayudar a reducir el riesgo de diabetes. Se cree que hay algo en los granos del café que contriibuye a retardar la aparición de la cirrosis y la pancreatitis.


LSD
Sin querer fomentar el uso o consumo de estupefacientes, Live Science, se hace eco de un estudio con 36 voluntarios en el que se ha demostrado que pequeñas dosis de LSD han ayudado a eludir algunas etapas de alcoholismo y evitar recaídas.

SOL
La prolongada exposición al sol puede provocar severas enfermedades en la piel y ser causante de cáncer, pero bien demostrado está que la luz solar ayuda en los procesos de desánimo e incluso en aquellos lugares donde se prolonga las jornadas laborales hasta bien entrada la tarde. Si las oficinas o comercios están bien acondicionados para que entre la luz del sol, éste ayuda a los trabajadores a evitar la somnolencia y el bajo rendimiento.

GUSANOS
Son asquerosos y espeluznantes, pero pueden salvar vidas. Desde el año 2003 la FDA dio el visto bueno para su uso medicinal. Unas larvas son colocadas sobre las heridas y los gusanos imitan su modo de vivir salvaje “comiéndose” las bacteria y el tejido muerto, estimulando la cicatrización y ayudando a prevenir infecciones.

MARIHUANA
De forma terapéutica y bajo control facultativo, la marihuana está recomendada para mejorar los síntomas de la quimioterapia en el tratamiento de ciertos cánceres e incluso para evitar la forma definitiva de la pérdida de memoria como la enfermedad de Alzheimer (según estudios realizados hasta el momento sólo con ratones).

VINO TINTO
Un ingrediente esencial en las mejores dietas del mundo, entre ellas una de las más saludables que es la dieta mediterránea. Formidable vasodilatador, el vino tinto ha sido desde hace mucho tiempo un potente preventivo contra el cáncer. Algunos estudios indican que es debido a un antioxidante encontrado específicamente en la piel de las uvas del vino tinto, llamado resveratrol.

CHOCOLATE
Estudio tras estudio todos favorecen y hablan de los cuantiosos beneficios del chocolate. Éste está repleto de antioxidantes que previenen ciertos tipos de cáncer y ayudan a evitar la obstrucción de las arterias. Estas potentes sustancias químicas pueden incluso aumentar el flujo de sangre al cerebro y alejar la demencia. Eso sí, el chocolate que hemos de tomar debe tener un alto contenido de cacao, ya que el chocolate repleto de azucares no ayuda para nada a la salud.


SEXO
Procreación aparte, todos podemos disfrutar de la noticia de que tener relaciones sexuales es una manera fácil de reducir la tensión, el colesterol y mejorar la circulación en todo el cuerpo. Una excusa más para practicarlo más frecuentemente.