Entradas etiquetadas como ‘IGM’

Cuando la Familia Real Británica decidió cambiar su apellido alemán por uno inglés

Cuando la Familia Real Británica decidió cambiar su apellido alemán por uno inglés

Desde que la reina Victoria I del Reino Unido contrajo matrimonio en 1840 con el germano Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha a todos sus descendientes y herederos al trono se les aplicó el título de Casa de Sajonia-Coburgo-Gotha, sustituyendo al de la Casa Real de Hannover que era el que se había portado hasta entonces desde el siglo XVII.

Pero el título tan solo permaneció en la familia dos generaciones más hasta que, el 17 de julio de 1917, el rey Jorge V, nieto de Victoria I, proclamaba por ley que a partir de aquel instante todos los miembros y descendientes de la Familia Real Británica dejarían de llevar el apellido Sajonia-Coburgo-Gotha y pasarían a pertenecer a la Casa de Windsor, recién creada por él a tal efecto. También sería de obligatorio uso el llevar el apellido Windsor tras el nombre.

El motivo para esa drástica decisión era la profunda enemistad que había con el Imperio Alemán a causa de la Primera Guerra Mundial. A pesar de que era primo del Kaiser Guillermo II (también nieto de la reina Victoria I) la confrontación entre ambas naciones era irremediable y, en vista de la contundente determinación de Jorge V, parecía irreconciliable.

El nombre de Windsor lo tomó de uno de los castillos que tenían como residencia oficial y que estaba situado en la pequeña población de mismo nombre, en el condado de Berkshire. Así pues, desde entonces todos los miembros de la Familia Real Británica portan como apellido Windsor.

 

 

Otros posts que te puede interesar leer:

 

 

Portada Vuelve el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Vuelve el listo que todo lo sabe” de Alfred López .
Compra el libro online en Amazon

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿Cuál fue el primer trasatlántico hecho de hierro?

¿Cuál fue el primer trasatlántico hecho de hierro?

El SS Great Britain consta como el primer trasatlántico que tenía el casco de hierro y cuya botadura tuvo lugar en el puerto de Bristol (suroeste de Inglaterra) el 19 de julio de 1843. Hasta entonces los barcos se construían principalmente con madera, pero tras la finalización de la Revolución Industrial se había modernizado la producción y forma de trabajar en el Reino Unido y gran parte de Europa.

Además de poseer el honroso mérito de ser el primer trasatlántico con el casco totalmente de hierro, también era el primer barco de pasajeros a vapor que era propulsado por una hélice. Además otro récord se sumaba a este gran buque, ya que en aquellos momentos se convertía en el barco más grande del mundo y que mayor número de pasajeros podía transportar.

Su viaje inaugural no se realizó hasta dos años después, saliendo el 26 de julio de 1845 desde Liverpool en dirección a Nueva York, en una travesía que duró dos semanas exactas.

Pero en la historia del SS Great Britain no todo fueron hechos positivos debido a que también tuvo sus problemas. Entre ellos el quedarse encallado nueve largos meses (entre noviembre de 1846 y agosto de 1847) en las arenas de la bahía de Dundrum (Irlanda). Algunas fuentes apuntan que muchos de esos problemas que surgieron fueron a causa de tener el casco de hierro, algo que provocaba con frecuencia que la brújula del capitán fallase.

Durante la Primera Guerra Mundial fue utilizado como barco carbonero para abastecer a los barcos de la Marina Británica, pero sus años de gloria ya habían pasado, quedando este barco en el semiolvido durante las siguientes décadas hasta ser dado de baja en 1937. Parte de su hierro todavía fue de utilidad durante la Segunda Guerra Mundial cuando se empleó en la reparación de otros barcos.

 

 

Lee y descubre en este blog otros post con curiosidades históricas

 

Portada Vuelve el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Vuelve el listo que todo lo sabe” de Alfred López publicado por Editorial Léeme Libros.
Compra el libro online y recíbelo a través de un mensajero en tan solo 24 horas y sin pagar gastos de envío: http://latiendadeleemelibros.bigcartel.com/product/vuelve-el-listo-que-todo-lo-sabe

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿Por qué cada 11 de noviembre algunas personas lucen una amapola en la solapa?

¿Por qué cada 11 de noviembre algunas personas lucen una amapola en la solapa?

John McCrae fue un médico de origen canariense que sirvió como cirujano en un hospital de campaña durante la Primera Guerra Mundial. Además de su vocación por la medicina, McCrae era un gran amante de la poesía y siempre que podía (o era visitado por las musas de la inspiración) escribía algún poema.

¿Por qué cada 11 de noviembre algunas personas lucen una amapola en la solapa? (En los campos de Flandes)Esto le pasó el 3 de mayo de 1915, cuando tras acudir al funeral de su compañero Alexis Helmer, fallecido en el campo de batalla, el acto fúnebre le inspiró para escribir un poema que tituló «En los campos de Flandes» y en el que hacía mención a las amapolas que brotaban de las tumbas de los soldados que habían muerto en aquella guerra.

El poema fue publicado poco tiempo después en la revista británica Punch (muy de moda en aquel tiempo gracias a la feroz crítica que hacía del conflicto bélico). Meses después, Moina Michael, una de las secretarias de la oficina de la YMCA en Nueva York quedó emocionada por las letras escritas por John McCrae y el 9 de noviembre de 1918 (dos días antes del armisticio de la Primera Guerra Mundial) decidió comprar unas amapolas y repartirlas entre los asistentes en la conferencia que celebró la YMCA.

¿Por qué cada 11 de noviembre algunas personas lucen una amapola en la solapa? La francesa Anna Guérin (también voluntaria de la organización) quedó conmovida por el gesto de su compañera Moina y cuando volvió a Europa decidió hacer lo mismo en su país, coincidiendo con el final de la Gran Guerra el 11 de noviembre. Desde entonces, coincidiendo con el aniversario y todas las conmemoraciones que se realizan durante el mes de noviembre, son infinidad las personas que cada año lucen una amapola (colocada en la solapa o en el pelo) como homenaje a los soldados caídos.

Este día es conocido internacionalmente como el ‘Poppy Day’ (Día de la Amapola o Día del Recuerdo).

El poema «En los campos de Flandes» dice así:

«En los campos de Flandes
crecen las amapolas.
Fila tras fila
entre las cruces que señalan nuestras tumbas.
Y en el cielo aún vuela y canta la valiente alondra,
escasamente oída por el ruido de los cañones.
Somos los muertos.
Hace pocos días vivíamos,
cantábamos, amábamos y éramos amados.
Ahora yacemos en los campos de Flandes.
Contra el enemigo continuad nuestra lucha,
tomad la antorcha que os arrojan nuestras manos agotadas.
Mantenerla en alto.
Si faltáis a la fe de nosotros muertos,
jamás descansaremos,
aunque florezcan
en los campos de Flandes,
las amapolas».

Cabe destacar que el hecho de lucir una amapola en la solapa (u otras partes del cuerpo) se realiza practicamente durante todo el mes de noviembre, siendo el día álgido de esta tradición el 11 de noviembre (Poppy Day), al ser la efeméride del Día del Armisticio que puso fin a la Primera Guerra Mundial.

 

Lee y descubre en este blog otros post con curiosidades históricas

 

Portada Vuelve el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Vuelve el listo que todo lo sabe” de Alfred López.
Compra el libro online y recíbelo cómodamente a través de Amazón: https://www.amazon.es/Vuelve-listo-que-todo-sabe/dp/8415589379
 

 

 

Fuentes de las imágenes: Wikimedia commons / mountpleasantgranary  / Wikimedia commons

Cuando en las zapaterías había unas curiosas máquinas de rayos X

Cuando en las zapaterías había unas curiosas máquinas de rayos X

A inicios de la década de 1930 muchas fueron las zapaterías que disponían de un fluoroscópio, una máquina de rayos X con la que el zapatero podía analizar la forma del pie de los clientes y así confeccionárselo a medida.

El inventor del dispositivo fluoroscópico fue el doctor Jacob Lowe, quien lo había creado en un principio para visualizar los pies de los soldados heridos durante la Primera Guerra Mundial. Una vez acabada la Gran Guerra modificó el invento y quiso darle una nueva utilidad, diseñando el aparato que posteriormente se colocó en un gran número de zapaterías.

En ese tiempo el calzado todavía no solía fabricarse industrialmente en serie y era realizado individualmente para cada persona, adaptándose a cada necesidad.

Evidentemente era una época en la que se desconocía totalmente los efectos nocivos de exponerse demasiado tiempo a los rayos X y por tal motivo, cuando empezaron a salir los primeros estudios al respecto (en la década de 1950), comenzaron a desaparecer estos aparatos.

 

 

Lee y descubre en este blog otros post sobre curiosos inventos

 

Portada Vuelve el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Vuelve el listo que todo lo sabe” de Alfred López publicado por Editorial Léeme Libros.
Compra el libro online y recíbelo a través de un mensajero en tan solo 24 horas y sin pagar gastos de envío: http://latiendadeleemelibros.bigcartel.com/product/vuelve-el-listo-que-todo-lo-sabe

 

 

Fuente de las imágenes: Wikimedia commons

La tregua de Navidad de 1914 [Cuando la IGM se paró para celebrar la Nochebuena]

La tregua de Navidad de 1914 [Cuando la IGM se paró para celebrar la Nochebuena]

Se cumplen cien años desde que, en la noche del 24 de diciembre de 1914, miembros de los ejércitos del Imperio Alemán y Británico decidieron de una manera espontanea parar durante unas horas el intercambio de tiros entre ambas trincheras en plena Primer Guerra Mundial. Este acto (declarado como ‘no oficial’) ha pasado a la Historia como ‘la tregua de Navidad de 1914’.

Según las crónicas, parece ser que en los prolegómenos de esa fría Nochebuena empezó a florecer un sentimiento de nostalgia y añoranza entre los soldados que se encontraban atrincherados cerca de la población belga de Ypres. Los alemanes comenzaron a adornar un árbol cercano y encendieron unas velas alrededor de él, seguidamente cantaron alguna que otra típica canción de Navidad germana, acompañándola de unas oraciones. Esto hizo que los soldados británicos se animasen a cantar villancicos populares y se estableciese un emotivo vínculo cuando ambos bandos aunaron sus voces para cantar al unísono.

Ningún mando dio permiso ni la orden de poner en marcha una tregua, pero de forma espontanea comenzaron a salir de sus trincheras los de uno y otro bando y a juntarse en ‘tierra de nadie’ (la franja de terreno entre ambas trincheras).

A partir de aquí son centenares las historias que han surgido respecto a lo que realmente pasó, existiendo muchas de ellas que son pura invención. La mayoría de fuentes fiables indican que hubo un intercambio de saludos y regalos (chocolatinas, cigarrillos…) , se mostraron los unos a los otros fotos de sus respectivas familias, bromearon e hicieron chistes (sobre los franceses) y espontáneamente alguien sacó un balón con el que se jugó un partidillo de fútbol.

Hasta hace poco se había tenido el convencimiento de que dicha tregua y el partido disputado entre ambos bandos era algo que había surgido espontáneamente tras esa confraternización con motivo de la Navidad, pero la aparición de una carta escrita por un soldado británico llamado Willie Loasby, y que envió a su madre el 27 de diciembre de ese mismo año,  parece ser que cambia las cosas, ya que en la misma explica cómo organizó y planeó ese fraternal encuentro futbolístico con varios días de antelación.

La tregua de Navidad de 1914 [Cuando la IGM se paró para celebrar la Nochebuena]

 

Aprovecho este post para desear todos los lectores del blog “Ya está el listo que todo lo sabe” unas muy Felices fiestas

 

Lee y descubre en este blog otras Curiosidades Navideñas

 

Fuentes de consulta: dailymail /  Cuaderno de Historias / historicaleye
Fuente de las imágenes: Wikimedia commons 1 / Wikimedia commons 2