Entradas etiquetadas como ‘supervivientes 2011’

Aída llega al plató y el (segundo) expulsado es…

Lo primero que hace es disculparse con Amador Mohedano, Ortega Cano y la familia Parra.

Y luego, va la jodía y se compara con Rupert Murdoch, ese gran hombre al que está juzgando por hacer escuchas ilegales con el News of the World…

El caso es que se salvan de la segunda expulsión… Tatiana, esta mujer trabajando de plañidera se ganaría la vida requetebién. Llora por haberse salvado como si la hubieran mandado a fusilar.

También se libran Rosa y Sonia.

¡¡Y se va a la calle Jeyko!! Si es que mira que nominar a Rosa Benito…

El caso es que nadie se acerca a consolar a Jeyko, todas van a abrazarse a Rosi.

Al final tendremos una final de mujeres. Espero que no salgan con lo de la lucha de sexos, porque nadie está ahí, independientemente de su sexo por ser buena superviviente, sino por caer bien o mal.

“Voy a ir a todos los platós y antes no me llamaban de ninguno”, dice Tony Genil después de echarse un cante.

Comienza la prueba de líder.

La van a hacer indivudualmente, con crono. Deben coger unas antorchas venciendo la resistencia de una goma.

Rosa Benito no se separa ni tres metros.

Rosi ha cogido 3 antorchas en 4 minutos exactos.

 La toca a Sonia Monroy. Va muy rápido. Acaba en 1,06. ¡¡EN ESTAS COSAS SE VE QUIÉN ES LA MEJOR SUPERVIVIENTE!!

Tatiana también va como un tiro, porque es una bigarda que no veas. ¡¡Y GANA, CON 48 SEGUNDOS!!

Es la líder y la primera finalista. Sonia se puede dar por nominada.

Y comienzan las nominaciones.

Rosi nomina a Rosa. No, no es una redundancia. Dice que es porque Rosa es menos fuerte que Sonia.

Rosa nomina a Rosi. Joder, esto parece un trabalenguas. Madre mía, ahora Rosa se arranca con un discurso populachero insoportable.

Sonia nomina a Rosi.

O sea, Rosi nominada por el grupo.

Y Tatiana salva a Rosa Benito, que se convierte en la segunda finalista de Supervivientes. Sonia, nominada, por lo tanto.

Rosa se arrodilla con mucha penalegría. O sea, mezcla de pena y alegría.

J. J. V. Insiste con el tema de contarle a Rosa lo de Ortega Cano, pero Amador les decepciona diciendo que no, que no se lo dice.

Ven la caja y piensan que es Aída. Pero Chiqui se pone a ladrar y piensan que es un chihuahua.

Abren la caja y sale Chiqui con una botella de champán. Esto es surrealista. Abren el champán y se ponen a darle unos viajes que eso parece un botellón.

Que gracioso es J. J. V. burlándose todo el rato de la estatura de Chiqui.

¡¡LE DICEN A CHIQUI QUE ES CONCURSANTE DE LA PRÓXIMA EDICIÓN DE SUPERVIVIENTES!!

Se ha puesto a dar unos berridos como si la fueran a abandonar ahí mismo y para siempre.

 Ahora nos ponen el vídeo que más mola de todo el concurso, que es el cómo se hizo, con el equipo currando.

Y ahora se marcan un final de GH, con Raquel paseando por la palapa mientras se apagan las luces. Y nos sacan un directo de la sala de control de Honduras.

Y se acabó lo que se daba. Mañana, como siempre, resumencito.

Y llega al plató Tony Genil

Ahí tenemos al terror rubio.

El jodío llega al plató en pantalón corto, deportivas y los calcetines blancos hasta los sobacos. Con dos cojones, que le den a la moda y a todos los diseñadores horteras.

J. J. V. Se las va a ver y desear para entrevistar a este tipo, que no se calla ni debajo del agua.

¡¡Es su cumpleaños!! El plató se viene abajo cantándole, porque no hay nada que le guste más a la gente que cantar el cumpleaños feliz.

Tony dice que tuvo una premonición de que se iba Jessica. Joe, que visionario. Le comunican que el actor de Colombo se ha muerto y se queda ídem.

Ahora el hombre se pone a hablar con sus compañeros y se emociona. Se pone a llorar mientras les dice que cuando comía, se acordaba de ellos. JA JA J AJA JA

Y todos le dicen que ellos también, que le quieren. Ya verás cuando les pongan el vídeo en el que les pone a parir.

Efectivamente, les ponen el vídeo y todos flipan. Sobre todo Tatiana, con la que ha sido más duro, diciendo que tiene “el chocho feliz” y que se pasa el día exhibiéndose.

Decepcionante que no nos hayan puesto el vídeo de su cagada. Y no me refiero a una metedura de pata, sino a que se cagó encima, así, a lo natural.

Ahora resulta que van a celebrar una subasta. Les han dado 500 lempiras a cada uno, que son unos 20 euros. Hay cajas, en las que no saben lo que hay y deben pujar por ellas.

 La primer caja es para Sonia, por 150 lempiras. ¡Era un perrito caliente con patatas! Rosi, que era la otra pujadora, se está tirando de los pelos.

Rosi paga 200 lempiras por el lote (la caja) 2, pero le dan la oportunidad de elegir el lote 3. Se queda con el 2.

Rosi paga 200 lempiras por el lote (la caja) 2, pero le dan la oportunidad de elegir el lote 3. Se queda con el 2. En la caja 2 hay una rata estofada, pero entera, la jodía, con cola y todo. Rosi no le hace ascos y se pone a zampar, compartiendo con Raquel Sánchez Silva.

Rosa Benito paga 500 lempiras por un cuenco… de nada. Y se pone a comerse la cola de la rata, que le ha dado Rosi.

Jeyko se compra por 400 lempiras una botella con un mensaje en su interior. El mensaje da el poder de quitarle el dinero a otro concursante y encima darle un voto para las nominaciones.

Le quita el dinero a Sonia.

Tatiana dice con voz lastimera que le dejen alguna caja… ¡Puja, coño, tía rata! ja ja ja ja. Al final se compra por 45o lempiras… ¡Leche con galletas!

Jeyko se compra por 350 lempiras… ¡¡Una ensalada de cucarachas!! Rosi dice que le pica la garganta… Normal, se acaba de comer una rata. Rosi dice ¡¡Para mi!! Esta chavala no le hace ascos a nada.

Jeyko se pone a comerse las cucarachas y dice que no las quiere. Los demás se echan encima de las cucarachas como buitres.

Y el expulsado es… Jessica

Veremos quien se va.

Ahora nos enteramos de que Sonia Monroy lleva intentando entrar en Supervivientes desde que empezó, pero que le decían que no daba el perfil.

Jessica dice que ha cumplido estando en Supervivientes. Sí, ha tenido una participación que no veas. Que no veas, porque no se le ha visto.

Bueno, no era una sorpresa: se va a la calle Jessica.

Jessica dice que gracias a sus compañeros ha llegado hasta aquí. Nos ha jodío, como que ha comido de lo que ellos han conseguido y ha dormido donde ellos han limpiado, etc.

Sí, amigos, Jessica ha pasado a engrosar la lista de concursantes mueble de reality. Supongo que en los casting ya cuentan con un porcentanje de error mobiliario…

Ahora van a abrir las líneas durante 10 minutos, para que se decida quién abandona el concurso, o sea, el expulsado express, y quienes cuatro llegan a la final, que será el jueves que viene ya en Madrid.

Tatiana y Rosi se ponen a llorar y a decir que no se quieren ir. Nos ha jodío, son las que más papeletas tienen para largarse…

Han rellenado el tiempo con entrevistas a los familiares y a los ex concursantes. Parecer ser que Jeyko es el que peor cae…

Y venga hablar. Ahora interrogan a los supervivientes sobre cómo se sienten y nos ponen vídeos de Rosa Benito fuera de sí y diciendo “¡Coño!”.  Casualmente han puesto ese vídeo cuando ya no se podía votar…

 Ahora conectan con Jessica, que tiene puesta la postura del florero. Eso sí se le da bien: decorar. El caso es que dice un montón de obviedades sobre lo mucho que se ha esforzado y tal.

Nuevo hilo.

Comienza la gala de Supervivientes…

Ya estamos.

Lo primero que vemos es cómo les colocan un micro a cada uno. Que cosa más rara.

J. J. V. interroga a los nominados y Jessica ya habla como si estuviera en la calle. Sonia dice que ya se siente ganadora (al llegar tan lejos) y Rosa Benito, con la que no hay favoritismos, noooooooo, que vaaaaa, dice que ha sido una experiencia maravillosa. Dice que se ha enriquecido a sí misma. Con Avecrem, lo mismo.

 Resulta que hoy habrá dos expulsados, uno por sorpresa y por decisión del público y además, Aída ya está en España. La han dejado entrar otra vez.

Además, alguien va a ir a la isla, porque nos han enseñado una caja muy sospechosa…

Como son muy de propiciar el buen rollo, ahora nos ponen un vídeo en el que Sonia se pelea con el resto de concursantes, que la acusan de comer arroz cuando se ha llevado la recompensa. Y es que claro, hay que ponerle la zancadilla a Sonia, no sea que gane ella y no Rosa Benito.

Ahora nos enseñan la prueba de recompensa de esta semana, en la que les pusieron unas piedrecitas en el fondo del mar con números y luego se los cambiaban por premios. Vamos, como en la feria.

Ahora nos enseñan los vídeos de la semana de los nominados. Jessica Bueno piensa que es una buena “supervivienta”. Sí, amigos, no sabe ni como se dice.

Ahora nos dice J. J. V. Que le ofrecieron a Amador Mohedano el contarle a Rosa lo que había pasado con Ortega Cano sin emitir la conversación. J. J. V. explica que no se hace para favorecer a Rosa, sino porque es difícil que Rosa no se entere por el camino cuando vuelva a España.

Ja ja ja ja

Vamos, encuesta: ¿quién se lo cree?

Pero no, no le van a decir nada, porque a Amador le ha molestado que se especulara que estaba pactado con la organización para favorecer a Rosa en la final. Que mala es la gente, mira que pensar eso…

Si véis que esto se actualiza un poco a trancas y barrancas, es que me está dando problemas el blog…

Volvemos con el hombre del pelo peinado a lametones de vaca. Dice que va a correr el riesgo y que no va a decir nada para que la gente no piense que ha tenido ventajas. Va a dejar que Dios decida. Eso, porque Dios ve Supervivientes.

Volvemos con el hombre del pelo peinado a lametones de vaca. Dice que va a correr el riesgo y que no va a decir nada para que la gente no piense que ha tenido ventajas. Va a dejar que Dios decida. Eso, porque Dios ve Supervivientes.

Ahora nos ponen el vídeo de la prueba de recompensa. O deberíamos decir la tortura de recompensa. El tema era atar a Rosi por las extremidades, así, como para descoyuntarla e ir izándola para quitarle unos candados. Maravilloso.

Y se salva de la expulsión Rosa.

Ahora interrogan a Tatiana, que se ha puesto a llorar porque estaba de bajón. La muchacha dice que le da miedo que la gente no le haya visto como es, lo cual es difícil, teniendo en cuenta que es la que usa menos ropa…

Cambiamos de hilo.

Llorar para ganar Supervivientes

Dar pena. Esa es la estrategia que ha elegido Rosa Benito para ganar Supervivientes. Supongo que también pensó usar una estrategia mofetera, pero claro, es arriesgado porque nunca sabes cómo se va a tomar la audiencia que te tires pedos constantemente.

Sin embargo, hay buenos precedentes, como el de Tony Genil, que se cagó encima los primeros días y ha llegado casi hasta la final.

El caso es que Benito está explotando el rollo “he sido una mujer de mi casa y ahora me abro al mundo” y lo sazona con lloros varios y con obviedades sobre los sexos.

Resulta que ahora se ha dado cuenta Rosa Benito que los hombres no le hacen falta. Eso es porque no conoció antes los conejitos rampantes. Esos chismes del infierno acabarán extinguiendo la raza humana…

Por lo demás, la cosa está más o menos tranquila. Por un lado, porque todos dan por hecho (yo el primero) que este jueves se va expulsada Jessica. Más que nada porque la muchacha es más sosa que lamer un ladrillo y porque no ha hecho nada. Pero nada de nada. Es igual de trepidante que limpiarse el culo con papel de una sola capa.

Y por otro lado, la calma está en la isla porque no está Sonia (que es una bendita, pero a la que todos le tienen manía) y porque a estas alturas del concurso es mejor no destacar ni tener broncas, no vaya a ser…

Y a estas alturas ya toca comenzar a hacer apuestas sobre el ganador. O mejor dicho, sobre la ganadora, porque de lo que no hay duda es que será Sonia Monroy o Rosa Benito.

Yo me decanto por Sonia Monroy. Porque ha sido la que más ha trabajado, la más sincera, la más moderada y la menos rencorosa.

Ya veremos…

Sadismo propio o el placer de hacerse sufrir

A los perros les encanta olisquearse el culo y zamparse cacas del suelo como si fueran caviar recién puestecito. No, nosotros no lo entendemos, pero a ellos les encanta.

Pues algo parecido le pasa a Sonia Monroy, que se ha ido encantada a pasar una semanita con Aída Nízar. Sólo debo apuntar que cuando la CIA captura un prisionero le da a elegir entre Aída Nízar o Guantánamo y Guantánamo ha estado a rebosar…

Pero no, Sonia, esa mujer que acumula amigos en la isla como Carpanta millones en el banco, está en la gloria, porque según dice, se libra de la falsedad de la isla.

Y Aída, que a Jeyko que era anónimo lo torturó, pero a los famosos los trata como a marajás, ha recibido a Sonia con los brazos abiertos y con una comilona de caracolas de esas que cualquier médico en su sano juicio te diría que es la mejor forma de acabar sentado en el trono por el resto de tus días.

Pero para Sonia aguantar a la mujer que habla con Dios y que habla de sí misma en tercera persona es poco sufrimiento, así que además, quiere perder algún miembro.

El caso es que Sonia ha visto un tiburón y, ¿ha salido corriendo? ¿se ha acojonado? No, qué va, quiere acercarse a él cuanto antes y cuanto más mejor. Venga, alegría, sólo tienen varias filas de dientes como cuchillas.

Sólo una cosa añade nubarrones al cielo azul del sufrimiento de Sonia: el fuego. Y es que la superiviente quiere hacer fuego con un par de bambúes. Sí, amigos, lo mismo inicia un incendio forestal…

Tratamientos, chivatas y Arturo llega al plató

Y dale la burra al carro. Loli Álvarez insiste en lo de ponerle una calle a Tony.

A Sonia le han puesto una mascarilla que le sienta como a un Cristo dos pistolas. Se parece mucho a la niña del exorcista, pero en un mal día.

 Pues sí, muchos piensan que Jessica es una chivata. Yo estoy entre esos muchos. Uuuh, la pobre ve como su imagen se empaña. Lo mismo así no consigue marido.

Sí, claro, ahora nadie dice haberla llamado chivata. Donde dije digo dije Diego. Y ahora confiesa Tony Genil que él la utilizaba para hacerle llegar mensajes a Rosa Benito.

“Yo es como si no existiese entre ellos”, dice Jessica. ¡¡QUÉ GRAN VERDAD!! Es como si no existiese.

Toca el tratamiento de Tony Genil. Las pobres esteticienes no saben por dónde cogerle. “Por el culo no se puede quedar embarazado nadie”, dice Tony Genil y se pone a discutir de chichis con Tamara mientras la pobre esteticiene intenta recortarle la barba.

 Creo que la pobre mujer se está planteando usar una motosierra para rasurar la zona del cuello.

Y Arturo llega al plató. Le reciben un puñado de selectos colegas/familiares.

Dice que ha sido una putada llegar tan avanzado el concurso porque no ha podido demostrar nada. Y dice que al final, el mejor compañero ha sido Tony.

Conecta con la palapa. Les dice que el concurso es suyo, que se queden con lo bueno que han visto de él.

Y justo después de eso, les ponen el vídeo en el que les pone a parir a todos. Veeenga. Les llama vagos. Y dice que la que más se lo merece es Sonia Monroy. Que Jeyko es una bicha, que Rosa Benito es una perra vieja y que ha tenido mucha trama y conspiración.

Dice que Toni es un hacha, que es un superviviente de una manera “gitanilla”.

En la palapa se revelan: dicen que no son vagos. No, son los siete enanitos, no te digo. Vamos, que han dejado la isla que parece Manhattan, de todo lo que han construido.

A Tatiana le dice que tiene una cuenta pendiente con ella. Seguramente se trata de una conversación sobre Dostoevsky.

Nuevo hilo.

El juego de recompensa y comer como los gochos

El juego, como siempre, es de mucho desarrollo intelectual: tienen que hacer un circuito recuperando tablones con las sílabas de supervivientes. Si consiguen el reto se llevan una fondue de chocolate.

Ségún se van juntando, se tienen que ir atando. No les queda mucho tiempo. Han llegado a una prueba de escarbar como perrillos para pasar por debajo de un tronco.

Han estado a punto de asfixiar a Toni Genil, porque el hombre se ha metido en una tinaja de barro y para “ayudarle” le han levantado las piernas, con lo que el hombre no podía respirar.

¡Lo han conseguido!

Toni Genil se cagó encima en una de las pruebas, pero lejos de avergonzarse, no duda en recordarlo una y otra vez, como motivo de orgullo.

Lo voy a poner en mi currículum: “Otras habilidades: me cago encima siempre que puedo”.

Les dan dos minutos para comer y se ponen como los gochos en la pocilga, solo que más cerdos. Están ahí, rebozándose en el chocolate que se me está quitando el hambre.

Jorge Javier consigue que Jeyko eche la papilla y se descojona como lo haría la bruja mala del norte viendo hacer un monólogo a Belcebú.

Raquel Sánchez Silva se atreve a darle un pico a Toni Genil, con la cara de él llena de chocolate y barro. Que valiente es esta mujer. Después de ver ésto recupero las esperanzas de ligarme a Raquel. Besarme a mi no puede ser peor que eso…

Ahora nos ponen, otra vez, no sabemos muy bien porqué, el encuentro entre Rosa Benito y Amador Mohedano. Sí, ese encuentro romántico como salir a cenar al Burguer.

En serio, amigos de Telecinco: No quiero conocer la vida sexual de esta pareja.

Volvemos a la palapa, donde las pobres esteticienes han tenido que ver cómo Rosa ha metido la mano recién manicurada en un tonel de barro y después, en chocolate caliente. Deben estar encantadas con el trato que se le da a su trabajo.

Raquel Sánchez Silva contraataca: quiere que J. J. V. le de un piquito a la madre de Aída. Lo hace. Ay, dios. Esto parece una partida al Beso, atrevimiento o verdad.

Y nos ponen un vídeo del acercamiento entre Sonia y Rosa. Ahora, después de haberse puesto a parir, son las mejores amigas del mundo. Sí, amigos, que se haga la paz, aunque sea más falsa que el Rambo del Mediamarkt.

Es el turno del tratamiento de Rosi: una depilación de piernas. “Sí, que parece Macario”, dice Jeyko.

A Sonia la llevan a la zona de nominaciones. J. J. V. buscando la lágrima fácil, le pregunta a Sonia por su hermano muerto y por su trauma porque se siente culpable al haber ido a verla a ella.

Y nos ponen el vídeo en el que ella confiesa su trauma y en que pensó en suicidarse. Vamos, alegría.

En Supervivientes no le hacen ascos a nada, oiga.

El caso es que le han dado una carta de su familia, en la que la ponen en un altar. Ella se pone a leerla en voz alta como si fuera una redacción de clase.

Veeenga alegrías. J. J. V. Insiste y Sonia nos cuenta que se intentó quitar la vida en dos ocasiones y que su padre murió de cáncer en sus brazos y que su madre tiene depresión.

Y J. J. V. con esa habilidad que tiene para pasarse por el forro lo trágico, pregunta a la madre de Sonia que qué le parecería Tony Genil como marido para Sonia.

 Y sin cortes ni nada, vemos cómo esquilan a Rosi, dándole tirones con una cinta de cera. La rubia chilla como un gorrino en San Martín.

La siguiente en hacerse el tratamiento es Sonia. Sí, porque contar en televisión tus penas no está reñido con hacerse el tinte.

E insisten en que Tony Genil quiere una calle en su pueblo, Puente Genil. ¿Por qué? Pues porque le hace más promoción al pueblo que la junta de Andalucía.

Los demás han iniciado una campaña para apoyarle y que se la pongan. No sabemos si con la intención de que se vaya allí.

Sonia dice que no quiere teñirse, porque es alérgica al tinte y no tienen el tono que le gusta.

Y mientras, Tony recibe una carta del alcalde de su pueblo, en la que le agradecen la promoción que hace del pueblo. Pero no dicen nada de lo de la calle…

Nuevo hilo.

Comienza la gala de Supervivientes

Ya estamos.

Lo primero que dice J. J. V. es que los puñales han empezado a volar en la isla. O sea, galita de broncas y encontronazos.

Sí, de hecho, hemos visto una maravillosa escena de Sonia Monroy rompiendo una camisa de Toni…

Vemos a Aída y a Jeiko, que están como si uno de los dos se hubiera tirado un pedo en el ascensor.

J. J. V. conecta con la isla. Allí están los nominados, todos muy sonrientes. Sonia dice que está nerviosa, Toni Genil que su nazareno es infalible y Rosa Benito dice que está con dos concursantes difíciles.

J. J. V. ha vuelto a salir de entre las llamas. Nunca arde. Para mi que es un ciborg del estilo de Terminator, pero modelo canijo, para que quepa en cualquier lado.

 “Empaqueto un millón de besos y te los mando, Jorge Javier”, dice Raquel Sánchez Silva. Mira que me cae bien esta mujer, pero eso le ha quedado un poco cursi…

Ahora Jeiko nos cuenta que Aída le ha apagado el fuego y le ha robado azúcar. Que raro, teniendo en cuenta que estaba en huelga de hambre… Aída ha dicho que ha sido la producción. Toma ya.

Y J. J. V. saca al centro del plató a la madre de Aída. Se dan dos besos “de corazón”. Hala, ya está arreglado todo. Bueno, aunque se están tirando unas indirectas que en mi barrio las sueltan y te apuñalan.

Ahora J. J. V. conecta con Aída. Le dice que su madre y él se han reconciliado. Aída llora y da las gracias y se pone en plan lameculos diciendo que se queda todo lo bueno y que si J. J. V. es un gran profesional, y esas cosas que se dicen para que te sigan llamando a la tele.

 Ahora habla su madre con ella y le dice que la conversación no fue lo correcto. Le dice que no la interrumpa, en plan cariñoso y que se disculpe por la charla con Rosa Benito.

 Aída se disculpa entre lágrimas y le da las gracias a gente de la organización por haberla dejado dentro de la isla. Y lo de siempre, que es una gran superviviente y que no la dejan demostrar que es una buena persona.

Ahora dice la jodía que apaga el fuego porque es fuente de discusiones. Tocate los huevos. Voy a tirar por la ventana mi vitrocerámica.

Y volvemos a la palapa.

 Dice J. J. V. que le da pena ver sitios vacíos en la palapa. Sí, claro, si es que es un sentimental. Y a mi me da rabia tener la cuenta bancaria llena de euros, no te jode.

Y sorpresa, meten a Keren y Brenda, que son ni más ni menos que unas chavalas vestidas de negro. Se trata de dos estilistas que van a poner bonitas y bonitos a los concursantes.

Más que nada porque parecen unos adefesios venidos a menos. Así que les van a regalar unos tratamientos de belleza. Pobres muchachas, se las van a ver negras para poner guapa a esta panda.

Yo los quemaba en una hoguera para purificarlos y luego si eso, los peinaba.

Han cogido número como en la cola del pescado. Rosa Benito ha sido la primera y le van a hacer la manicura.

Keren, que es la esteticién, dice que Rosa tiene las manos mal, pero que se ponen a ello. Sin embargo, Rosa dice que pasa de uñas y que si le hacen la depilación.

Ahora, como de costumbre, nos enteramos de cosas que nunca quisimos saber: que a Amador Mohedano le gustan los pubis a lo salvaje y que Rosa Benito le enseñó “los bigotes”, a Tony Genil.

Ahora vemos la semana de Jeiko con Aída. Se trata de una sucesión de locuras y marcianadas por parte de la muchacha.

A Rosa Benito, mientras, le están sacando la mierda de debajo de las uñas y creo que están pensando en usar un tractor con pala.

Lo que peor llevó Jeiko es que se dejó comida en la isla y sus compañeros no tardaron ni diez minutos en comersela, así, como si el chaval hubiera palmado y estuvieran saqueando el cadáver.

Ahora dice Tatiana que Jeyko obró mal, supongo que por haber nominado a su líder, a su culo preferido: Rosa Benito.

Así que todos se han puesto en contra de Jeyko y cuando volvió a la isla, nadie le recibió. Sí, amigos, esta gente es como una panda de hienas, como te vean más débil, se te echan encima.

Imágenes surrealistas: Rosa Benito acusando a Jeyko de manipulador mientras le hacen las uñas. Que dos personas se acusen mutuamente de manipuladores delante de los supuestos manipulados es una forma sutil de decirles: “Sois una panda de lerdos a los que se manipula como si tuvierais un mando a distancia metido en el culo”.

Y nos toca un vídeo de Tony y Sonia: broncas y amores.

Sonia se cabrea porque Tony porque le rompe su tendedero así que va y se carga una camisa de Tony. Que la verdad, con lo fea que era ha hecho un favor a la humanidad.

Eso sí, luego Sonia cerró la boca y no confesó hasta que no tuvo más remedio. Y claro al final hubo bronca con la “hemorroide”.

Cambiamos de hilo.

Sálvese quien pueda en Supervivientes

La veda se ha abierto, amigos, a unos pocos días de que se acabe Supervivientes. Ya no hay bandos ni lealtades ni leches en vinagre.

Por lo pronto, Rosa Benito, la mami, la más guay, la líder, ha tenido que meterse el rabo entre las piernas ante la traición de sus acólitos y se ha refugiado en los brazos de Sonia y Toni, sus archienemigos de antaño.

Sí, es como quejarse de que los gremblins molestan y luego irse a cenar en nochevieja con ellos.

Pero no es la única que se ha quedado sola. También le ha pasado, al menos en el fondo, al amigo Jeyko, que con su valiente gesto de nominar a Rosa Benito se ha ganado que le maldiga toda la isla. Le miran mal hasta los cocos.

Sobre todo Tatiana y Rosi han corrido a desligarse del traidor, y han redoblado sus esfuerzos en lamer el culo de Rosa Benito, no vaya a ser que se queden sin su ansiado empleo en televisión.

El Guinness ya se ha trasladado a Honduras para certificar que el culo de la Benito es el más limpio y lustroso de la historia de la humanidad.

El único que sigue a lo suyo es Toni Genil, que ahora dice que quiere una calle en su pueblo. Seguramente porque piensa que si le ponen tu nombre a la calle es tuya. ¿Os imagináis tener que vivir en la calle Toni Genil, esquina Baile del pañuelo?

A Jessica, a la que he llamado mueble, ya no le podemos llamar así. Once semanas después, ha abierto un coco por primera vez. No, no es un mueble, es un cascanueces.

Hay quien piensa además que es una chivata, y por “quien” me refiero a Sonia y Rosa. Y debe ser verdad, porque la muchacha parece un agente doble soso de la KGB. Cosa que oye, cosa que transmite.

Por otro lado, verles cogiendo cangrejos es un espectáculo. Gritan y se ponen como si estuvieran capturando tigres de Bengala expertos en artes marciales.

El coco es el alimento principal en la isla. Aunque es curioso, porque todos, por separado, dicen que ellos no han comido coco y que los demás se han puesto ciegos. Pero luego ves las imágenes y ves a todo el mundo comiendo coco…

Un dato: Toni Genil ha reconocido que está enamorado de Sonia Monroy, a la que ha llamado la “hemorroide”. Sí, el amor es lo que tiene, que te lleva a ponerle motes cariñosos a la churri.

Por último, Aída. Sigue sola en su playa, porque no han vuelto a llevarle a nadie. Ha apagado su fuego, porque dice que quiere hacerlo ella sola y se pasa el día decorando su chabola y hablando con la cabeza esa que se ha hecho. Todo muy de cordura.