Entradas etiquetadas como ‘anticonceptivos’

¿Es la vasectomía el mejor método anticonceptivo en una pareja que no quiere más hijos?

Más vasectomías que ligaduras de trompas, así evoluciona la anticoncepción en España, es un reportaje de mi compañera Amaya Larrañeta que os recomiendo.

En él recoge un cambio de tendencia que tal vez sorprende pero que alegra, porque supone que los varones están implicándose cada vez más en la anticoncepción. En la ultima década el número de vasectomías supera a las ligaduras de trompa. Desde 2004 las primeras, una intervención mucho más sencilla, han subido casi diez puntos mientras que las segundas han caído aproximadamente en la misma proporción.

image

¿Vasectomía o ligadura de trompas? No es algo que uno se plantee con veinte años, pero a cierta edad y con la prole que se deseaba ya presente plantearse un método definitivo, con el que despreocuparse, tiene todo el sentido.

Es curioso. Nosotros no hemos optado ni por lo uno ni lo otro. Y eso que tenemos claro que no queremos más hijos y ambos acabamos a cumplir los cuarenta y aquello de que nos vemos aún jóvenes para buscar métodos definitivos empieza a oler a rancio. Sinceramente, es una conversación que ni siquiera hemos tenido y que deberíamos plantearnos.

No obstante, aunque no hayamos puesto el tema encima de la mesa para tomar una decisión, ambos sabemos que yo no quiero una ligadura de trompas habiendo una alternativa mucho más sencilla. Tampoco quiero el DIU, que obliga a revisiones y cambios con los que recuerdo a mi madre pasándolo bastante mal y que sé de algún caso en que ha fallado. Los métodos hormonales los usé muchos años y sé bien los efectos secundarios que tienen y que no quiero volver a ver aparecer, sobre todo el de disminución de la libido.

Así que no quedan muchas opciones, los métodos de barrera y la vasectomía. O ninguno (ejem), como un 11% de mujeres en edad fértil con pareja que están en riesgo de tener un embarazo no planificado.

Pensándolo fríamente, cuando ya has tenido todos los hijos que querías tener y empiezas a tener una edad tirando a respetable, de entre todos los posibles métodos anticonceptivos, la vasectomía parece el mejor, el más cómodo, el más barato, sin efectos secundarios, sin revisiones, ideal para disfrutar y despreocuparse. Su único inconveniente es que no sirve para frenar las enfermedades de transmisión sexual, la pareja tiene que tener la seguridad de que por ese lado no hay riesgos.

En una pareja la planificación familiar es cosa de los dos, la pelota no debe estar siempre en el tejado femenino salvo que se tire de preservativo. Si los motivos para negarse son únicamente conservar intactas las joyas de la corona, ahí hay algún bloqueo psicológico de los de hacerse mirar. Si la mujer tiene que hormonarse, implantarse un DIU y acudir a las revisiones o pasar por una operación más compleja solo porque al hombre “le da cosa”, algo importante falla.

Pasar por una intervención nunca es plato de gusto, pero una tan pequeña que es comparativamente tan ventajosa tiene todo el sentido que esté ganando adeptos.

GTRES

GTRES

El control de natalidad de los antiguos egipcios

Extraído de una vieja revista Historia de National Geographic.

Es parte de un artículo de la historiadora Bárbara Ramírez García que quería compartir con vosotros.

Los conocimientos ginecológicos de los antiguos egipcios recogidos en los papiros médicos atestiguan el uso de métodos anticonceptivos exclusivsamente femeninos.

El Papiro Ebers recoge un remedio para que una mujer deje de concebir durante uno, dos o tres años: “moler una medida de puntas de acacia y dátiles. Mezclarlo con miel. Impregnar un tampón e introducir en la vagina”.

El Papiro de Kahun aporta otro: “mezclar leche agria con excremento de cocodrilo o natrón y miel”.

Aunque a nuestros ojos estos métodos puedan parecer poco efectivos e higiénicos, lo cierto es que las hojas de acacia contienen goma arábiga, que actúa como espermicida.

Del mismo modo, los excrementos de animal o la miel pueden haber constituido métodos de barrera del esperma.

También se usan métodos naturales y menos agresivos, como la prolongación de la lactancia durante dos o tres años para, de este modo, evitar o espaciar los embarazos.

¡Qué suerte vivir en la época del DIU, la píldora y el condón!

Y qué no habrán hecho las mujeres de todos los países y tiempos pasados para evitar embarazos.

Por cierto, espero que nadie apunte estas recetas egipcias y se proponga aplicarlas…