Entradas etiquetadas como ‘Organización Mundial de la Salud’

Transición energética: en juego nuestra salud y la del planeta

Por Begoña María Tomé – Gil – Responsable de Cambio Climático en ISTAS

thumb

El cambio climático es un problema presente, y muestra de ello es que en el año 2015 se batieron varios récords históricos de concentración de dióxido de carbono en la atmósfera (400 ppm), de aumento de temperatura mundial de más de un grado por encima de los niveles preindustriales, de reducción drástica del hielo del Ártico (un 40% menor que en los 80) y de aumento del nivel del mar. Las zonas afectadas por sequía ya representan un 30% de la superficie del planeta, con un 14% en sequía grave o extrema, así que hemos comprometido la capacidad natural del planeta de fijar CO2 de las regiones tropicales, de nuestros bosques y océanos, que absorben alrededor de la mitad de lo que emitimos. La tendencia continúa en 2016. Nos dirigimos a un territorio desconocido.

El cambio climático nos enferma, nos mata. El cambio climático influye negativamente en los factores sociales y ambientales que determinan la salud, como el aire limpio, el agua potable, los alimentos suficientes y la vivienda segura. La Organización Mundial de la Salud estima que el calentamiento global causará más de 250.000 muertes al año entre 2030-2050 (95.000 muertes por desnutrición infantil). Entre los impactos en la salud más importantes se encuentran  aquellos por efecto de la subida de las temperaturas y las olas de calor, por los eventos meteorológicos extremos, por su incidencia en el incremento de ciertos contaminantes atmosféricos, por la proliferación de alergias y por el aumento de las enfermedades transmitidas por vectores infecciosos, por alimentos o por el agua.

El cambio climático afecta a la productividad laboral y a las condiciones de trabajo, poniendo en riesgo especial la salud de quienes desarrollan su actividad en el exterior.

Las estimaciones disponibles sobre las consecuencias económicas de la reducción de la productividad del trabajo debido al cambio climático, proyectan una pérdida de 2 billones de dólares por año para 2030 y una pérdida del 23% del PIB mundial en 2100.

En los entornos rurales, las ocupaciones de agricultura, gestión forestal, ganadería, o pesca se ven muy afectadas por el cambio climático debido al aumento de la frecuencia de las olas de calor, las sequías y plagas, así como el uso creciente de plaguicidas, fertilizantes y otros químicos. Por otro lado, se pueden ver más expuestos a infecciones transmitidas por vectores como mosquitos o garrapatas.

Lee el resto de la entrada »

El voto del carbón: ¿el interés general o el de los lobbies industriales?

Por José Luis Garcia – Responsable de Energía y CC de Greenpeace

Poca gente sabe que una parte de la electricidad que consumimos se obtiene quemando carbón. Menos gente aún sabe que al quemar carbón se produce cáncer. No es una afirmación sensacionalista: un nuevo estudio científico ha encontrado un vínculo entre la exposición a las micropartículas que se liberan en la quema del carbón y múltiples tipos de cáncer, además del más obvio, el cáncer de pulmón.

Silueta de mineros

Es una conclusión muy preocupante, puesto que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya había declarado la contaminación atmosférica como cancerígena y “causa ambiental principal” de las muertes por cáncer, con las evidencias que se tenían antes del citado estudio. La exposición a las micropartículas supone la mayor amenaza ambiental para la salud del mundo y a ella se atribuyen más de un millón de muertos al año en China, 600.000 en India y unos 100.000 en Europa. La mayor fuente de emisión de esas micropartículas es la quema de carbón y petróleo, con lo que los nuevos datos solo pueden reforzar la necesidad de abandonar estos combustibles fósiles lo antes posible. Algo que sobre todo beneficiaría a las personas que viven más cerca de las centrales térmicas.

Y no solo por eso, es que también el carbón es el que más responsabilidad tiene en el calentamiento global que provoca el cambio climático. Una de las consecuencias de esto es el blanqueo y muerte de coral. Este año se está produciendo un blanqueo nunca visto en la Gran Barrera de Coral de Australia, el mayor arrecife coralino del mundo, con un 93% de blanqueo, del cual un 50-90% está muriendo en la parte norte. Y paradójicamente, el gobierno planea construir, en mitad del arrecife, un enorme puerto para facilitar la exportación de la producción australiana de… carbón.

En nuestro país, el carbón ha sido tradicionalmente un tema “tabú” en la política: todos saben que su continuidad es inviable económica y ambientalmente, pero nadie se atreve a comprometerse a proporcionar una transición justa a las comarcas que durante décadas han soportado la actividad de extracción y quema de carbón. En las pasadas elecciones vimos, por primera vez, que una de las formaciones más votadas, la coalición encabezada por Podemos, incluyó en su programa el compromiso de llevar a cabo “el cierre progresivo de las centrales de carbón”, añadiendo que “el abandono progresivo de fuentes de energía vinculadas a las centrales de ciclo combinado, nucleares o de carbón, se efectuará en el marco de una transición justa para los trabajadores de estas industrias, de manera que se garantice su progresiva recolocación en sectores limpios en igualdad de condiciones.” Compromiso que mereció la mejor calificación en la evaluación de los programas electorales que hizo Greenpeace. En el reciente documento programático presentado por la coalición formada por Podemos, Izquierda Unida y Equo, se recoge la “sustitución progresiva del uso de energías fósiles por energías renovables, garantizando en todo caso una transición juntas de los empleos hacia nuevos sectores no contaminantes”, por lo que será imprescindible que se desarrollen políticas que garanticen un futuro sostenible y sin carbón para las cuencas mineras a partir de 2018.

Lee el resto de la entrada »