BLOGS
La energía como derecho La energía como derecho

Las claves de un tema que nos afecta a todos

Transición energética: en juego nuestra salud y la del planeta

Por Begoña María Tomé – Gil – Responsable de Cambio Climático en ISTAS

thumb

El cambio climático es un problema presente, y muestra de ello es que en el año 2015 se batieron varios récords históricos de concentración de dióxido de carbono en la atmósfera (400 ppm), de aumento de temperatura mundial de más de un grado por encima de los niveles preindustriales, de reducción drástica del hielo del Ártico (un 40% menor que en los 80) y de aumento del nivel del mar. Las zonas afectadas por sequía ya representan un 30% de la superficie del planeta, con un 14% en sequía grave o extrema, así que hemos comprometido la capacidad natural del planeta de fijar CO2 de las regiones tropicales, de nuestros bosques y océanos, que absorben alrededor de la mitad de lo que emitimos. La tendencia continúa en 2016. Nos dirigimos a un territorio desconocido.

El cambio climático nos enferma, nos mata. El cambio climático influye negativamente en los factores sociales y ambientales que determinan la salud, como el aire limpio, el agua potable, los alimentos suficientes y la vivienda segura. La Organización Mundial de la Salud estima que el calentamiento global causará más de 250.000 muertes al año entre 2030-2050 (95.000 muertes por desnutrición infantil). Entre los impactos en la salud más importantes se encuentran  aquellos por efecto de la subida de las temperaturas y las olas de calor, por los eventos meteorológicos extremos, por su incidencia en el incremento de ciertos contaminantes atmosféricos, por la proliferación de alergias y por el aumento de las enfermedades transmitidas por vectores infecciosos, por alimentos o por el agua.

El cambio climático afecta a la productividad laboral y a las condiciones de trabajo, poniendo en riesgo especial la salud de quienes desarrollan su actividad en el exterior.

Las estimaciones disponibles sobre las consecuencias económicas de la reducción de la productividad del trabajo debido al cambio climático, proyectan una pérdida de 2 billones de dólares por año para 2030 y una pérdida del 23% del PIB mundial en 2100.

En los entornos rurales, las ocupaciones de agricultura, gestión forestal, ganadería, o pesca se ven muy afectadas por el cambio climático debido al aumento de la frecuencia de las olas de calor, las sequías y plagas, así como el uso creciente de plaguicidas, fertilizantes y otros químicos. Por otro lado, se pueden ver más expuestos a infecciones transmitidas por vectores como mosquitos o garrapatas.

El calentamiento global y la actividad económica y productiva en las sociedades actuales de “24 horas” exponen a cada vez más trabajadores al estrés térmico en lugares de trabajo al aire libre o en sitios cerrados sin climatizar. En el medio urbano están más expuestos quienes trabajan en la construcción, servicios de limpieza y jardinería, agentes de movilidad, guías y agentes turísticos, encargados de equipajes, etc.

Es de vital importancia contar con políticas ambiciosas de adaptación al cambio climático y enfocarlas en los grupos y comunidades más vulnerables. La adaptación en el sector sanitario deberá implementar medidas de vigilancia, información, alerta e intervención, se basará en el conocimiento de la población local y se desarrollará con perspectiva de género.

Tenemos que garantizar un umbral de seguridad climática. El clima de la atmósfera ya está comprometido. Aunque hoy mismo parásemos la emisión de CO2, los gases de efecto invernadero que venimos emitiendo desde la revolución industrial por el uso de combustibles fósiles ya condicionan el clima del futuro por decenios de miles de años. Lo que está en juego es evitar un cambio climático catastrófico (por debajo de 1,5ºC) para mediados y finales de siglo, es decir, un clima al que podamos adaptarnos. Por eso las políticas de mitigación y de adaptación del cambio climático han de ser las dos caras de la misma moneda. No será posible adaptarnos a un nuevo clima sino cambiamos radicalmente la forma de producir y consumir energía en un planeta donde todavía abunda la pobreza energética.

Los co-beneficios de un nuevo modelo energético en la salud humana. La buena noticia es que las medidas y acciones necesarias para la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero tienen importantes co-beneficios para la salud y bienestar de las poblaciones que lleven a cabo tales esfuerzos.

Las políticas de transporte sostenible, la generación de energía a partir de fuentes renovables, la promoción de la agricultura ecológica menos dependiente de los combustibles fósiles o la promoción de una dieta con menor consumo de carne tendrán una incidencia positiva en la salud, reduciendo la contaminación del agua, del aire y del suelo, disminuyendo la vida sedentaria y las enfermedades derivadas. En muchos casos esos beneficios podrían ayudar a resolver algunos de los problemas sanitarios mundiales más importantes, como afirma la OMS, como las infecciones respiratorias agudas, las enfermedades cardiovasculares, la obesidad, el cáncer o la diabetes. La mala calidad del aire producida por el uso de combustibles fósiles en centrales térmicas o en los vehículos mata a 6 millones de personas cada año en todo el mundo.

Además los beneficios sanitarios de una nueva cultura de la energía son locales e inmediatos, lo cual resulta más atrayente para los políticos y la población. También la rehabilitación y el diseño inteligente de viviendas y ciudades serán un factor de influencia positiva en las relaciones sociales y en la cohesión de la comunidad. ¿Entonces a qué esperamos para invertir en políticas públicas sostenibles y más saludables? ¿Para cuándo una transición energética que mejore la salud del planeta y sus habitantes?

  • Imagen: WU HONG/ EFE

1 comentario · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Kofi Annan

    La solución es consumir menos, casi me da la risa por la solución en si misma. O podemos optar por consumir más y rematar la faena.

    24 noviembre 2016 | 23:27

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Normas para enviar su comentario e información sobre el tratamiento de sus datos de carácter personal

    Antes de enviar su comentario lea atentamente las normas para comentar en 20minutos.es. La opinión de los autores y de los usuarios que realizan comentarios no es responsabilidad de 20 Minutos Editora, SL. No está permitido realizar comentarios contrarios a la normativa española y europea ni injuriante. 20 Minutos Editora, SL se reserva el derecho a administrar y eliminar los comentarios que consideremos puedan atentar contra las normas, resultar injuriosos, resulten spam o sencillamente no estar relacionados con la temática a comentar.

    Le informamos que, de conformidad con lo establecido en la normativa nacional y europea vigente en materia de protección de datos personales y de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico, al enviarnos el presente formulario Ud. está dando expresamente su consentimiento a 20 MINUTOS EDITORA, SL para que trate los datos recogidos en este formulario con la finalidad de gestionar el servicio de recepción de su comentario, así como para enviarle comunicaciones electrónicas informativas o comerciales o dirigirle publicidad electrónica de productos y servicios propios o de terceros. No está permitido el registro de menores de 13 años.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies

    Para la finalidad anteriormente indicada 20 Minutos Editora, SL puede ceder estos datos a otras empresas de Grupo Henneo o a terceros proveedores de servicios para la gestión de comunicaciones electrónicas y otros servicios de gestión comercial o publicitaria, incluso aunque se hallen fuera del territorio de la Unión Europea en aquellos casos que legalmente garanticen un nivel adecuado de protección que exige la normativa europea.

    Los datos personales solicitados deben ser exactos para que puedan tratarse con las finalidades indicadas. En el caso de dichos datos dejen de ser exactos, necesarios o pertinentes para las finalidades para las que han sido autorizados (por ejemplo, en caso de comunicaciones electrónicas devueltas por error o cancelación de dirección electrónica), 20 Minutos Editora, SL procederá a su bloqueo, conservándose los datos únicamente a disposición de las Administraciones Públicas, Jueces y Tribunales durante el plazo de 4 años, transcurridos los cuales 20 Minutos Editora, SL procederá a su supresión. Sus datos se conservarán por 20 Minutos Editora, SL mientras sean exactos y Ud. no retire el consentimiento que explícitamente emite con el envío de este formulario o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales.

    En cualquier momento Ud. puede retirar el consentimiento prestado y ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión, portabilidad de sus datos y limitación u oposición a su tratamiento dirigiéndose a 20 Minutos Editora, SL enviando un correo electrónico a dpo@20minutos.es o mediante comunicación escrita al domicilio en Pº Independencia, 29. 50001 Zaragoza, indicando en cualquiera de ambos casos la Ref. Datos personales y el derecho que ejercita así como adjuntando copia de su DNI o documento identificativo sustitutorio.