BLOGS
La energía como derecho La energía como derecho

Las claves de un tema que nos afecta a todos

Fracking en Estados Unidos: más dura será la caída

Por Manuel Peinado Lorca – Catedrático de la Universidad de Alcalá 

«EEUU está produciendo mucho petróleo. Según vaticinan los analistas del banco alemán Commerzbank, EEUU producirá de media unos 10,6 millones de barriles al día en 2018, lo que supone un incremento de 1,3 millones de barriles por día. Este espectacular incremento es producto de la revolución del shale oil que está llevando a formaciones como la Cuenca Pérmica (entre Texas y Nuevo México) a producir casi el doble de crudo que Venezuela. Esta situación, junto con las sanciones impuestas a Qatar por parte de la comunidad árabe, está permitiendo que el petróleo de EEUU conquiste Oriente Próximo» (elEconomista.es, 7/2/2018).

Como en la novela de Budd Schulberg The Harder They Fall, llevada al cine por Mark Robson en una película homónima, más dura será la caída. Aunque la producción de petróleo de Estados Unidos alcanzó este año un nuevo récord de 10,25 millones de barriles diarios (Mbd), cuanto más suba, más impresionante será su inevitable colapso. A medida que los medios de comunicación, cuyos ingresos publicitarios dependen en gran medida de la industria petrolíferapregonan el glorioso nuevo récord productivo estadounidense, que ha sobrepasado su máximo anterior de 1970 y la producción actual de Arabia Saudita, ocultan o no son conscientes de varios factores. De algunos de ellos me he ocupado en artículos anteriores (1, 2, 3), en los que he subrayado que el gran problema no es la producción, sino sus costes, que superan los ingresos obtenidos por las ventas de crudo. Se trata, en definitiva, de ocultar la realidad de un inevitable declive y de mantener la ilusión en los inversores de que un negocio ruinoso es una inversión rentable.

El gran problema no es la producción, sino sus costes, que superan los ingresos obtenidos por las ventas de crudo

Pero tratado ya el fiasco financiero, me ocupo ahora de otras razones fundamentales por las cuales el actual récord productivo de petróleo de Estados Unidos no durará y se desmoronará como un castillo de naipes. En primer lugar, las curvas de producción de petróleo tienden a ser gaussianas, es decir, simétricas. Se levantan y caen de la misma manera, algo que ya pronosticó el ingeniero geólogo de la Shell, Marion King Hubbert, en una ponencia presentada en un congreso del American Petroleum Institute celebrado en San Antonio, Texas. Sus cálculos sobre las reservas de petróleo, que había esbozado años antes en un breve artículo en Scientific American , le daban la típica imagen de la campana de Gauss: ascenso imparable en los inicios y luego una pequeña meseta a la que seguía un declive tan imparable como el ascenso (Figura 1).

Figura 1. Producción anual de petróleo estadounidense entre 1860 y 2009 comparada con las previsiones de Hubbert. Fuente: Peinado, M. 2015. Fracking. El espectro que sobrevuela Europa. Icaria.

Hubbert observó que, en cualquier yacimiento, por importante y productivo que fuera, tras bombear a buen ritmo el crudo más accesible y barato, la explotación se hacía cada vez técnicamente más difícil y costosa hasta que, inevitablemente, decaía y se agotaba. Tras analizar la producción de muchos yacimientos, concluyó que la historia de la extracción se ajusta a una curva en forma de campana cuyo punto de inflexión (al que llamó peak oil) coincide aproximadamente con el momento en que la mitad del crudo recuperable ha sido ya extraído.

Hubbert observó que, en cualquier yacimiento, por importante y productivo que fuera, tras bombear a buen ritmo el crudo más accesible y barato, la explotación se hacía cada vez técnicamente más difícil y costosa hasta que, inevitablemente, decaía y se agotaba

 

Figura 2. Curvas de producción de petróleo de Argentina y Noruega. Los datos en miles de barriles/día. Fuente: BP 2017 Statistical Review.

En todos los campos petrolíferos se producen patrones similares. En la Figura 2 aparecen los perfiles de Argentina y Noruega, por poner dos ejemplos, en los que se puede ver que en ambos casos la producción de petróleo aumentó, alcanzó su punto máximo y disminuyó siguiendo en un patrón similar. Estados Unidos experimentó un perfil simétrico de producción de petróleo entre 1930 y 2007 (Figura 3). Como podemos ver en la figura, la producción de petróleo de Estados Unidos entre 1930 y 2007 aumentó y luego decayó de la misma manera. La nueva tendencia productiva mediante fractura hidráulica es muy diferente. Mientras pasaron unos 23 años para que la producción convencional de petróleo de Estados Unidos se duplicara desde 5 Mbd en 1947 a un máximo de casi 10 en 1970, la nueva industria del fracking lo ha logrado en menos de una década: la producción total de petróleo en Estados Unidos se duplicó desde 5 Mbd en 2009 a más de 10 en la actualidad.

Figura 3. Producción petrolífera estadounidense y estimación de la tendencia futura. La producción de petróleo creció desde 1930, alcanzó su pico en 1970 y desde entonces comenzó un declive simétrico. Lo mismo ocurrirá con el rápido crecimiento de la producción por fracking iniciada la pasada década. Datos obtenidos de los informes anuales de la Agencia Energética de Estados Unidos (EIA).

Quienes creen que la industria de Estados Unidos podrá seguir produciendo un volumen récord durante las próximas décadas, no tienen idea del desastre financiero que está teniendo lugar con el fracking en Estados Unidos. Esto me lleva a la segunda razón. La industria estadounidense del fracking no ha ganado dinero produciendo petróleo desde que despegó en 2008. Y no solo no ha ganado dinero, sino que también ha gastado una gran cantidad de los inversores y han agregado una gran deuda a sus balances. Como apunté más arriba, ya me he ocupado del asunto financiero con anterioridad, pero vuelvo sobre ello apoyándome en un artículo del Financial Times, que lleva como significativo título “En gráficas: ¿ha llegado a su punto máximo la revolución de la perforación de lutitas de Estados Unidos?” En el artículo ofrecen una tabla sobre el flujo de caja libre negativo de la industria estadounidense de exploración y producción por fracking (Figura 4).

Figura 4. Gráfica del artículo del Financial Times. Leyendas: “El sector estadounidense de exploración y producción ha sido un gran lugar para quemar efectivo. Efectivo obtenido por operaciones menos capital gastado en ellas referido a 48 compañías estadounidenses de exploración y producción (miles de millones de dólares).

Debido a que la industria del fracking opera desde sus inicios como un esquema Ponzi, algo de lo que me ocupé en 2013 en mi libro El fracking ¡vaya timo! (Laetoli), las compañías petroleras tuvieron que diseñar estrategias inteligentes para desconcertar, engatusar y embaucar a los inversores. ¡Funcionó! A pesar de que dos tercios de las empresas de fracking de los Estados Unidos siguen perdiendo dinero, los inversores continúan inundando el sector con enormes cantidades de dólares. Sin esos fondos, la industria se arruinaría.

A pesar de que dos tercios de las empresas de fracking de los Estados Unidos siguen perdiendo dinero, los inversores continúan inundando el sector con enormes cantidades de dólares. Sin esos fondos, la industria se arruinaría.

Permítanme que introduzca ahora un nuevo factor de índole técnico que explica el incremento de las exportaciones de crudo estadounidense tan alabada en algunos medios. El grado de ligereza y fluidez del crudo se mide en grados API (siglas del American Petroleum Institute): cuanto más alto es el índice API más ligero es el crudo. Los diez grados API marcan el límite de flotabilidad de un crudo: cualquier petróleo con más de diez grados flota sobre el agua. Los crudos ligeros generalmente exceden los 38 grados API, mientras que se llaman crudos pesados a todos aquellos que tienen un grado 22 o menor. Los intermedios tienen una gradación entre 22 y 38. La ligereza del petróleo obtenido por fracking es una desventaja más para su uso doméstico en Estados Unidos.

Debido a que la industria del fracking está produciendo un petróleo que tiene una gravedad API muy alta (petróleo muy ligero), tiene que exportar más y más porque las refinerías estadounidenses, preparadas tradicionalmente para refinar crudos pesados, no pueden usarlo todo. La idea de que Estados Unidos decidió comenzar a exportar petróleo porque el país se ha convertido en líder de la producción de petróleo es pura propaganda. La verdadera razón por la cual el Gobierno de los Estados Unidos levantó en 2015 la prohibición a la exportación de petróleo que regía desde los años 40 del siglo pasado, fue que sus refinerías no podían usarlo todo.

Figura 5. Producción estadounidense de líquidos del petróleo distribuida por grados API. Según la Agencia de Información Energética de Estados Unidos (EIA), la mayoría del crecimiento en la producción de petróleo norteamericano se basa en los aceites gravimétricos muy ligeros (API por encima de 40). Fuente: Heinrich Leopold, PeakOilBarrel.com blogspot.

¿Por qué tendría Estados Unidos que exportar petróleo si pudiera usarlo evitando así las importaciones que continúa realizando para satisfacer su demanda doméstica? La respuesta es que no pueden usar todo su petróleo ligero obtenido por fractura hidráulica. La Figura 5 muestra una gráfica demostrativa de los que estoy diciendo. No es un problema exclusivo de los Estados Unidos, porque se presenta en todo el mundo. En un artículo de Petroleum Economist, titulado U.S. Tight Oil: Too Light, Too Sweet, se decía lo siguiente:

«Mientras que los Estados Unidos utilizan productos ligeros y la gasolina representa casi el 48% de la demanda, el resto del mundo tiene una preferencia mayor por los destilados intermedios. El barril de demanda global tiene una composición del 36% de destilados medios y solo un 32% de gasolina. La demanda europea y eurasiática de destilados medios es del 49,3% por barril, según la última entrega BP Statistical Review. Se espera que la demanda de destilados medios crezca a medida que aumenten los flujos de transporte por carretera en todo el mundo y los combustibles marítimos comiencen un cambio importante hacia el gasóleo marino abandonando progresivamente el fueloil pesado para cumplir con los nuevos límites de emisiones de azufre. Los patrones de consumo fuera de Estados Unidos apoyan el procesamiento de crudos de gravedad media como los Arab Light, Iranian Light y Russian Urals, en lugar de barriles extraligeros como los producidos en Eagle Ford [parte de la Cuenca Pérmica de fracking], cuyo API es de 48°. El promedio API de las importaciones de crudo de la UE en 2016 fue de 35,2 °, según Eurostat. Las entradas en las refinerías son similares: actualmente, la gravedad API promedio del crudo que ingresa a las refinerías estadounidenses es de aproximadamente 32,3°, un valor que prácticamente no ha cambiado en los últimos 30 años, a pesar del reciente aumento en la producción de petróleo ligero».

Se espera que la demanda de destilados medios crezca a medida que aumenten los flujos de transporte por carretera en todo el mundo y los combustibles marítimos comiencen un cambio importante hacia el gasóleo marino abandonando progresivamente el fueloil pesado para cumplir con los nuevos límites de emisiones de azufre.

Como dice el artículo, el resto del mundo exige más combustibles que provienen de reservas de petróleo de grado medio. Además, la gravedad API promedio ponderada de las importaciones de petróleo crudo de la UE en 2016 fue de 35,2°, mientras que los valores API de la mayoría del crudo producido por fractura hidráulica en Estados Unidos es de 40-50° o más.

Así las cosas, a medida que la industria del petróleo de lutitas (shale oil) en Estados Unidos continúe produciendo más petróleo ligero, las exportaciones probablemente aumenten a pesar de que las importaciones prosigan. Las importaciones netas de petróleo de Estados Unidos aumentaron de 2 Mbd en octubre de 2017 a 4,4 Mbd actualmente. Es interesante comprobar como Estados Unidos importa más petróleo a pesar de que haya alcanzado un récord productivo de 10,25Mbd. En conclusión, la producción futura de petróleo de los Estados Unidos colapsará tan rápido como ha aumentado. Es difícil pronosticar cuándo la producción llegará definitivamente a su punto máximo porque hay mucho apalancamiento y mucha deuda apuntalando el sistema. Pero, cuando finalmente aflore el esquema financiero Ponzi, la producción de petróleo de Estados Unidos colapsará mucho más rápido de lo que se piensa y los inversores, como en tantos otros casos de estafas piramidales, nunca recuperarán su dinero.

2 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Javier

    Llevaba tiempo sin leer un artículo tan interesante e ilustrativo.
    Este tipo de artículos te hacen entender las cosas que pasan, han pasado o que pueden ocurrir.
    Interesantísimo.

    05 marzo 2018 | 11:26

  2. Dice ser MATRIX3.0

    bajo mi opinion personal sin ser una persona licenciada, creo a simple vista que puede ser una maniobra de los eeuu para rebajar el precio del petroleo, ademas con los beneficios que optiene por su venta, incluso beneficiaria a china por su exportacion de este recurso pero ademas dejaria mermadas los beneficios de oriente proximo donde tambien rusia seria un dato a tener en cuenta, pero mas inverosimil pero no real es una acumulacion de reservas de petroleo lista para una posible accion que colapsaria el suministro de este recurso en el mundo, podria ser una accion muy peligrosa pero que devilitaria mucho y mermaria cualquier accion para estar en marcha y formar una gran crisis mundial con consecuencias propias de las mismas.

    el nuevo orden mundial abre las puertas del caos para dar paso a un destino de exclavitud y sometimiento

    05 marzo 2018 | 20:06

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Normas para enviar su comentario e información sobre el tratamiento de sus datos de carácter personal

    Antes de enviar su comentario lea atentamente las normas para comentar en 20minutos.es. La opinión de los autores y de los usuarios que realizan comentarios no es responsabilidad de 20 Minutos Editora, SL. No está permitido realizar comentarios contrarios a la normativa española y europea ni injuriante. 20 Minutos Editora, SL se reserva el derecho a administrar y eliminar los comentarios que consideremos puedan atentar contra las normas, resultar injuriosos, resulten spam o sencillamente no estar relacionados con la temática a comentar.

    Le informamos que, de conformidad con lo establecido en la normativa nacional y europea vigente en materia de protección de datos personales y de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico, al enviarnos el presente formulario Ud. está dando expresamente su consentimiento a 20 MINUTOS EDITORA, SL para que trate los datos recogidos en este formulario con la finalidad de gestionar el servicio de recepción de su comentario, así como para enviarle comunicaciones electrónicas informativas o comerciales o dirigirle publicidad electrónica de productos y servicios propios o de terceros. No está permitido el registro de menores de 13 años.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies

    Para la finalidad anteriormente indicada 20 Minutos Editora, SL puede ceder estos datos a otras empresas de Grupo Henneo o a terceros proveedores de servicios para la gestión de comunicaciones electrónicas y otros servicios de gestión comercial o publicitaria, incluso aunque se hallen fuera del territorio de la Unión Europea en aquellos casos que legalmente garanticen un nivel adecuado de protección que exige la normativa europea.

    Los datos personales solicitados deben ser exactos para que puedan tratarse con las finalidades indicadas. En el caso de dichos datos dejen de ser exactos, necesarios o pertinentes para las finalidades para las que han sido autorizados (por ejemplo, en caso de comunicaciones electrónicas devueltas por error o cancelación de dirección electrónica), 20 Minutos Editora, SL procederá a su bloqueo, conservándose los datos únicamente a disposición de las Administraciones Públicas, Jueces y Tribunales durante el plazo de 4 años, transcurridos los cuales 20 Minutos Editora, SL procederá a su supresión. Sus datos se conservarán por 20 Minutos Editora, SL mientras sean exactos y Ud. no retire el consentimiento que explícitamente emite con el envío de este formulario o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales.

    En cualquier momento Ud. puede retirar el consentimiento prestado y ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión, portabilidad de sus datos y limitación u oposición a su tratamiento dirigiéndose a 20 Minutos Editora, SL enviando un correo electrónico a dpo@20minutos.es o mediante comunicación escrita al domicilio en Pº Independencia, 29. 50001 Zaragoza, indicando en cualquiera de ambos casos la Ref. Datos personales y el derecho que ejercita así como adjuntando copia de su DNI o documento identificativo sustitutorio.