La energía como derecho La energía como derecho

Las claves de un tema que nos afecta a todos

Acordar una política climática valiente es posible

José Luis García – Área de energía y cambio climático de Greenpeace

Francia en el mapa

Celso Flores / Flickr

No es ciencia ficción. Es posible llegar a un acuerdo entre fuerzas políticas en principio antagónicas para decidir acabar con el uso del carbón, forzar a las empresas a reducir sus emisiones e incluso exigirles responsabilidades por su papel en el cambio climático.

El ejemplo nos viene de Alemania, donde hace justo un mes (miércoles 7 de febrero) se cerró el acuerdo entre el partido de Angela Merkel (el conservador CDU), su socio bávaro CSU y el partido socialista SPD, para formar un gobierno de coalición, acuerdo que han ratificado las bases socialistas este mismo fin de semana. No debe haber sido tarea fácil, dado que las elecciones fueron en septiembre, pero la voluntad política ha sido capaz de sobreponerse a las dificultades.

El caso es que tan trabajado acuerdo incluye compromisos clave en materia de medio ambiente, clima y energía. Entre las medidas acordadas destacan:

  • El compromiso y confirmación formal con el objetivo climático de no superar un calentamiento global de 1,5ºC y de los objetivos nacionales de Alemania para 2020 (reducción de emisiones de CO2 del 40% respecto a 1990), 2030 (-55%) y 2050 (-80-95%). Aunque admiten que el objetivo para 2020 no se alcanzará a tiempo, se mantiene en vigor.
  • La creación de una comisión nacional sobre el carbón, que deberá proponer un programa de acción climático para lograr los objetivos sectoriales para 2030, medidas a corto plazo para alcanzar el objetivo de 2020 “lo antes posible” y, atención, proponer un plan de salida del carbón que incluya una fecha de fin del carbón y un programa de acompañamiento socio-económico.
  • Un procedimiento paralelo para el logro de los objetivos climáticos en calefacción y transporte.
  • Un nuevo objetivo de energía renovable para el sector eléctrico del 65% en 2030 y una subasta adicional de 5 GW de eólica y 4 GW de fotovoltaica hasta 2020.

El acuerdo incluye más medidas climáticas, aunque desafortunadamente no son tan concretas. Por ejemplo, se echan en falta acciones claras para incrementar las tasas o precios del CO2 o para acabar con el motor de combustión interna e incrementar el uso de vehículos eléctricos.

Se echan en falta acciones claras para incrementar las tasas o precios del CO2 o para acabar con el motor de combustión interna e incrementar el uso de vehículos eléctricos.

Desde Alemania, Greenpeace ha destacado el avance de los nuevos objetivos para 2030 y el verdadero hito que supone el inicio del abandono del carbón, sin ocultar la decepción por la falta de medidas de corto plazo para el cierre temprano de térmicas de carbón que permitirían reducir las emisiones en un par de años y hacer mucho más viable cumplir el objetivo de 2020.

Pero visto desde España, el acuerdo alemán suena a ciencia ficción. ¿Alguien se imagina que aquí un acuerdo de gobierno pivote, o simplemente incluya, compromisos tan claros en materia de clima y energía? ¿Que el partido del gobierno se comprometa a poner fin al carbón? ¿Y que los de la oposición se lo exijan?

No, aquí seguimos siendo el único país de Europa occidental donde acabar con el carbón no está ni en la mesa de debate. El único en que el gobierno va más lento incluso que las compañías eléctricas, y que cuando éstas quieren cerrar centrales lo que hace es proponer un decreto para impedir los cierres. El único en que cuando se habla de carbón los partidos políticos se pelean por demostrar quién es el más carbonero.

No, aquí seguimos siendo el único país de Europa occidental donde acabar con el carbón no está ni en la mesa de debate.

Pero hay otro detalle muy importante a tener en cuenta del acuerdo de Alemania para acabar con el carbón. Y es que lo hace sin el menoscabo de su compromiso de cerrar las centrales nucleares, origen de la transición energética que está ejecutando. Así que aquellos que criticaban a Alemania por haber decidido cerrar sus nucleares y olvidarse del carbón se han quedado sin argumento.

Y eso de que la política energética la decidan los partidos políticos que gobiernan y no las compañías no es cosa solo de Alemania. Otro ejemplo reciente nos viene de la ciudad de París. Allí, el ayuntamiento ha decidido, a propuesta del partido Verde, estudiar las formas en que la ciudad pueda exigir responsabilidades a las empresas de combustibles fósiles por el daño causado por el cambio climático. Concretamente, el acuerdo municipal incluye:

  • La desinversión del sector de los combustibles fósiles.
  • Su apoyo a las instituciones que deciden desinvertir en los sectores que contribuyen al cambio climático y el impulso del movimiento desinversor.
  • Su solidaridad expresa con la ciudad de Nueva York por su política de desinversión en combustibles fósiles.
  • Y la decisión de seguir a Nueva York en el estudio de opciones para demandar judicialmente a las compañías petroleras.

Cada vez hay más ejemplos de acción decidida de las instituciones públicas, de ámbito tanto nacional como municipal, que se toman en serio la lucha contra el cambio climático sin doblegarse a los intereses o presiones de las grandes empresas energéticas. La pregunta que nuestros representantes políticos debería responder es ¿en qué espejo se miran?

2 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Domingo Castaño

    Igual antes de ponerse a criticar hay que hacer un estudio de la composición del mercado eléctrico alemán y el español. Alemania genera el 40% de su energía con carbón, mientras que España genera el 17%…

    07 marzo 2018 | 15:53

  2. Dice ser cambio inteligente es hacerlo antes de fracaso mayor

    Lo qu se espera es que el cambio a mejor venga de la mano de una concienciación cierta y no de una imposición por no poder mantener un sistema caótico que genera má sprejuicio que beneficio. Esperar a la queibra para hacer cambios noes buena cosa. Se pierde el tempo pasado, se pierde el presente y se prorroga la pérdida de tiempo hasta conseguir lo que debió ser hace tiempo parte de la realidad energética humana.

    07 marzo 2018 | 19:57

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Normas para enviar su comentario e información sobre el tratamiento de sus datos de carácter personal

    Antes de enviar su comentario lea atentamente las normas para comentar en 20minutos.es. La opinión de los autores y de los usuarios que realizan comentarios no es responsabilidad de 20 Minutos Editora, SL. No está permitido realizar comentarios contrarios a la normativa española y europea ni injuriante. 20 Minutos Editora, SL se reserva el derecho a administrar y eliminar los comentarios que consideremos puedan atentar contra las normas, resultar injuriosos, resulten spam o sencillamente no estar relacionados con la temática a comentar.

    Le informamos que, de conformidad con lo establecido en la normativa nacional y europea vigente en materia de protección de datos personales y de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico, al enviarnos el presente formulario Ud. está dando expresamente su consentimiento a 20 MINUTOS EDITORA, SL para que trate los datos recogidos en este formulario con la finalidad de gestionar el servicio de recepción de su comentario, así como para enviarle comunicaciones electrónicas informativas o comerciales o dirigirle publicidad electrónica de productos y servicios propios o de terceros. No está permitido el registro de menores de 13 años.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies

    Para la finalidad anteriormente indicada 20 Minutos Editora, SL puede ceder estos datos a otras empresas de Grupo Henneo o a terceros proveedores de servicios para la gestión de comunicaciones electrónicas y otros servicios de gestión comercial o publicitaria, incluso aunque se hallen fuera del territorio de la Unión Europea en aquellos casos que legalmente garanticen un nivel adecuado de protección que exige la normativa europea.

    Los datos personales solicitados deben ser exactos para que puedan tratarse con las finalidades indicadas. En el caso de dichos datos dejen de ser exactos, necesarios o pertinentes para las finalidades para las que han sido autorizados (por ejemplo, en caso de comunicaciones electrónicas devueltas por error o cancelación de dirección electrónica), 20 Minutos Editora, SL procederá a su bloqueo, conservándose los datos únicamente a disposición de las Administraciones Públicas, Jueces y Tribunales durante el plazo de 4 años, transcurridos los cuales 20 Minutos Editora, SL procederá a su supresión. Sus datos se conservarán por 20 Minutos Editora, SL mientras sean exactos y Ud. no retire el consentimiento que explícitamente emite con el envío de este formulario o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales.

    En cualquier momento Ud. puede retirar el consentimiento prestado y ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión, portabilidad de sus datos y limitación u oposición a su tratamiento dirigiéndose a 20 Minutos Editora, SL enviando un correo electrónico a dpo@20minutos.es o mediante comunicación escrita al domicilio en Pº Independencia, 29. 50001 Zaragoza, indicando en cualquiera de ambos casos la Ref. Datos personales y el derecho que ejercita así como adjuntando copia de su DNI o documento identificativo sustitutorio.