BLOGS
La energía como derecho La energía como derecho

Las claves de un tema que nos afecta a todos

Tú y tu factura energética

Por Sergio de Otto – Periodista especializado en energía

factura eléctrica

Este blog nació para sensibilizar a los lectores de este medio sobre todo lo relacionado con la energía partiendo de una premisa fundamental: esto, lo de la energía, no es el negocio de unos pocos sino un derecho, el nuestro, el de los ciudadanos. Desde aquí intentamos compartir con vosotros una visión de la energía que, como dice nuestro ideario, “en el fondo está más ligada a la ética que a la economía, al futuro que al presente, a la urgencia que a la complacencia”.

Detrás de estas palabras, de estas buenas intenciones, de nuestros posicionamientos, de los análisis geoestratégicos (que también los hay) o de la crítica a nuestra deficiente regulación existe una realidad palpable y medible: tu factura energética. Sí, hablo de tu factura energética y no solo de la del suministro eléctrico (“la de luz” para entendernos) que es la que nos preocupa casi exclusivamente a la mayor parte de la gente.

En tu presupuesto personal, familiar o en el de tu pyme existe una partida muy importante (más cuantiosa proporcionalmente cuanto menos sean tus recursos) para acceder a esa energía que en la Fundación Renovables defendemos como un derecho. Pagas por tener electricidad en tu casa o en tu negocio, pagas por llenar el depósito de carburante de tu coche y pagas por calentar tu casa y el agua caliente.

Reconocer como derecho el acceso a la energía no quiere decir que deberían regalárnosla, no, no eso, el debate es otro. Lo que debemos reclamar los ciudadanos es que la regulación del sector energético en su conjunto tenga entre sus objetivos (además del prioritario de la sostenibilidad medioambiental si nos creemos la obligación de luchar contra el cambio climático) beneficiar a los consumidores y no a la cuenta de resultados de las grandes corporaciones energéticas como ha sucedido hasta ahora.

Llamando la atención sobre este capítulo importante entre todos tus gastos, lo que pretendo es que tomes conciencia de que esta condición de “pagador” de tus facturas energéticas es también tu herramienta para que cambien las cosas. Es muy probable que formes parte de esa inmensa mayoría de españoles que ni siquiera ha considerado la posibilidad de cambiar de comercializadora de electricidad (salvo que una de las grandes haya llamado a tu puerta y te haya “liado”, por no decir engañado) buscando un mejor precio o comportamiento ético de la compañía; seguramente no has pensado en bajar la potencia contratada, término fijo que se subió para garantizar y proteger ingresos de las eléctricas; es muy probable que no tuviste en cuenta como decisivos los gastos de calefacción o refrigeración de la nueva casa que compraste o alquilaste;  y es bastante probable que no priorizaste el consumo del coche por el que te decidiste en tu última compra. Estas son decisiones ocasionales, coyunturales, pero también hay muchos gestos y usos cotidianos que si fueran en una determinada dirección de forma masiva contribuirán decisivamente a que ese derecho al acceso a la energía fuera menos gravoso para tu economía.

No te conformes con pagar tu factura energética, no seas solo un consumidor ciego y cautivo de   esas grandes corporaciones. Tú pagas: ejerce como ciudadano tu derecho a elegir, envía con tus decisiones señales que cambien el rumbo de la política energética, conviértete en un agente activo. Hablamos de energía, algo esencial en tu día a día. Piénsalo.

4 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Juan

    “beneficiar a los consumidores y no a la cuenta de resultados de las grandes corporaciones energéticas como ha sucedido hasta ahora.”

    Eso es muy fácil: que sean los propios consumidores los que construyan sus propias centrales nucleares, hidroeléctricas, de carbón, de fuel, de ciclo combinado, solares… que carguen con los gastos de explotación, amortización, etc… y si quieren, que regalen la energía. Son libres.

    Luego que construyan también su propia red eléctrica: tendidos de alta, media y baja tensión, transformadores, subestaciones, estaciones transformadoras de distribución… con sus gastos de explotación y manteniemientos también, claro está.

    Precisamente el que las eléctricas tengan beneficios es lo que permite que puedan construir las centrales, y en definitiva, que podamos tener energía en nuestras casas. Si las eléctricas no ganaran dinero (objetivo de toda empresa, crear riqueza) no les interesaría invertir ni un euro, con lo cual no habría nada de eso: ni centrales, ni una red eléctrica… ni energía en las casas. Por no hablar de los cientos de miles de familias a las que dan trabajo (no, la riqueza creada no es sólo para los directivos), que de otra forma estarían en el paro.

    De verdad, el discurso de los mundos de Yuppie… es muy bonito, pero no es cierto.

    19 Diciembre 2016 | 09:29

  2. Dice ser frikinternet

    Lamentablemente pasamos por el aro con todo, como en la velocidad de internet. En oriente ya tienen por el mismo precio de nuestro 30MG, 1G de velocidad

    19 Diciembre 2016 | 09:29

  3. Dice ser viviana

    Además de lo antedicho, lo que me alucina es que paguemos IVA sobre un IMPUESTO y nadie dice nada!

    19 Diciembre 2016 | 09:33

  4. Dice ser Dios ha muerto y yo no me siento muy bien

    No sabemos si Dios existe, pero suponiendo que exista en la jerarquía divina en el 1° puesto hay “Las Eléctricas”, en el 2° “Los Arquitectos” (esto porque ellos prevén y proyectan todo con antelación) y finalmente solo en tercera posición hay Dios. Reflexionen gente, reflexionen.

    19 Diciembre 2016 | 10:04

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.