BLOGS
La energía como derecho La energía como derecho

Las claves de un tema que nos afecta a todos

La pobreza energética: una dura realidad que ya nadie discute…

Por Ana Isabel Ceballo Sierra – #CoopSumidores

candles

Me hubiera gustado elegir cualquier otro tema sobre energía y consumidores pero la actualidad, tristemente, se impone.

Todos compartimos que en pleno sXXI, los suministros de energía son un derecho básico para la vida de las personas y su desarrollo como ciudadanos.

En 2014, el 11% de los hogares se consideraban incapaces de hacer frente a las facturas energéticas. En concreto, actualmente 5,1 millones de personas son vulnerables a la pobreza energética en España, unos 22% en dos años.

La capacidad que poseen las empresas del mercado energético de interrumpir el servicio en caso de impago sin ninguna supervisión a priori del regulador, se convierte en un elemento coercitivo desproporcionado que no se ve equilibrado por ningún derecho de similares características de sus clientes, y tampoco lo es por las competencias del regulador o de los organismos de control. Este desequilibrio en favor del más fuerte condiciona absolutamente la posición de los consumidores españoles y es su principal fuente de sufrimiento. Sufrimiento que como sabemos puede llegar hasta las últimas consecuencias.

Ninguna entidad privada, con ánimo de lucro, puede tener un poder semejante, capaz de privar a los ciudadanos de los medios necesarios no solo para su supervivencia sino incluso para poder ejercer sus derechos civiles, sin ningún control administrativo o judicial previo.

Además toda una serie de factores agravan la situación de desamparo de los consumidores en materia energética, entre otros:

  • El 66% de la factura eléctrica son “impuestos”.
  • No existe una auditoría real e independiente de los costes del sistema. Se sigue apostando por las energías fósiles y ya se prevé que España incumpla los objetivos de EUROPA 2020 al respecto.
  • Los contadores inteligentes no ayudan a que el consumidor pueda mejorar su eficiencia energética.

Por otro lado, la regulación del bono social resulta del todo insuficiente e inadecuada:

  • Muchos de los consumidores que lo solicitan no llegan a beneficiarse del bono social. Ni son 2.5 millones cuando podrían ser más de 3.
  • Así mismo requiere una potencia contratada lo suficientemente baja que impide que muchos consumidores pueda acogerse.
  • Baremos económicos inadecuados y alejados de la realidad de las familias españolas y excluyendo a sectores de población con grave riesgo de exclusión social.
  • La normativa nacional es inexistente.
  • Deficiente definición del consumidor vulnerable”.

Dado que estamos hablando de un derecho fundamental, además es imprescindible acometer medidas de urgencia como:

  • Prohibición de corte de suministro a cualquier cliente sin autorización administrativa o judicial.
  • Obligación de las empresas de evaluar la situación de vulnerabilidad de sus clientes morosos debiendo solicitar informes negativos a los Servicios Sociales competentes en cada caso. Estando obligadas a tramitar los expedientes para solicitar las ayudas públicas.
  • Moratoria invernal.
  • Garantizar el suministro a determinados colectivos más allá del periodo invernal.
  • Mejora del sistema de alerta de los servicios sociales en caso de corte (obligación para la comercializadora).
  • Suministro mínimo garantizado a todos los consumidores.

Insisto, resulta fundamental invertir la posición de privilegio de las empresas respecto de sus clientes para que sean los derechos de estos últimos los que prevalezcan sobre los derechos de las empresas, haciendo a estas responsables de dar cuenta a la sociedad sobre el uso y destino que se le están dando a los fondos públicos y a los recursos naturales que se les ha permitido aprovechar.

Involucrar a los consumidores de forma central al principio de la cadena es la mejor forma de mirar al futuro, para ello:

  • Incentivar las fórmulas cooperativas de consumo energético. Promover las ofertas y la creación de cooperativas de consumo y/o producción de energías renovables que buscan un precio más justo, fomentan la información, el ahorro y la eficiencia, y tienen sus propias medidas de lucha contra la pobreza energética.
  • Promover el autoconsumo y eliminar definitivamente el “impuesto al sol”.
  • Promover todas las iniciativas de eficiencia energética con subvención públicas o privadas de cualquier importe (100%, microreformas, etc.).
  • Incorporar a las asociaciones de consumidores en los planes de Servicios Sociales públicos.
  • Planes de rehabilitación que contemple mecanismos de financiación de las actuaciones de eficiencia y ahorro energético.
  • Creación de un Observatorio de la Pobreza Energética.
  • Educación y generación de una nueva cultura energética: promoción de un uso racional de la energía, eficiencia, ahorro, etc.

En definitiva, si como decía, todos compartimos que en pleno sXXI, los suministros de energía son un derecho básico para la vida de las personas y su desarrollo como ciudadanos, es hasta “inmoral” que desde las normas se esté impidiendo que los ciudadanos sean los protagonistas de su producción y consumo, y de otro lado las empresas con ánimo de lucro tengan el poder de acabar con la dignidad de los ciudadanos simplemente porque se produzca un impago en un recibo que por otra parte es injusto, desequilibrado, opaco y pernicioso.

 

 

5 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser jose

    ¿Qué tal si, por nuestra parte, damos alguna muestra de sobriedad?
    Más de 1.000 Retuits hablando de SOBRIEDAD en 3 días. ¿Por qué? https://dametresminutos.wordpress.com/2016/11/20/mas-de-1-000-retuits-hablando-de-sobriedad-en-3-dias-por-que/

    29 Noviembre 2016 | 09:44

  2. Dice ser idolop

    Este que tu colocas en último lugar : “Educación y generación de una nueva cultura energética: promoción de un uso racional de la energía, eficiencia, ahorro, etc.”

    debería ir el primero de la lista, y es posible que no se hubiera llegado a algunos de los siguientes.

    29 Noviembre 2016 | 10:03

  3. Dice ser Sociólogo Astral

    También existe otra pobreza de la que no se habla: LA POBREZA REPRODUCTIVA. no poder permitirse tener hijos. los que tienen pobreza energética apagan las estufas. los que tienen pobreza reproductiva apagan a sus hijos, los tiran a la basura o no los pueden tener simplemente. ¿no os podeis permitir tener hijos con vuestro sueldo? TENEIS POBREZA REPRODUCTIVA.
    SIGUE EN EL PODER EL PARTIDO QUE AGRAVA LAS DIFERENCIAS SOCIALES, LA POBREZA ENERGÉTICA Y LA POBREZA REPRODUCTIVA.

    29 Noviembre 2016 | 11:09

  4. Dice ser José

    ¿Por qué ese empeño en poner adjetivos a la pobreza? Pobreza infantil, pobreza energética, probreza reproductiva…
    Todo ello es, sencillamente, probreza. No poder pagar la luz o el gas, no es más que pobreza.
    Los niños no son pobres si no lo es su familia.
    Hay que tratar de erradicar la pobreza, sin etiquetarla.

    29 Noviembre 2016 | 12:35

  5. Una pena la manera de gestionar la energía en España. El país con el mayor número de horas de sol de europa no es capaz de aprovecharlas para generar electricidad de una manera que favorezca a su población.

    29 Noviembre 2016 | 14:58

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.