BLOGS
La energía como derecho La energía como derecho

Las claves de un tema que nos afecta a todos

Democraticemos (ya) la energía

Por José Luis García – Área de Energía y Cambio Climático de Greenpeace

 chico energia eolica aeromotor muchacho chicos muchachos energias eolias generador motor de viento mayor hermano joven adulto niño hombre 8-9 años 18-19 años dos personas caucasico hombre joven ecologia desarrollo sustentable medio ambiente energias renovables concepto idea cielo exterior dia molino de viento mirar de pie mostrar señalar con el dedo mirar por encima del hombro dos contrapicado cabeza y hombros espacio libre montaje digital imagen a color esperanza porvenir montaje desarrollo perdurable mirando niños infantes nene parado hombres hermanos ecologico desarrollos sustentables muestrando señalando con el dedo ideas desarrollo sostenible desarrollos perdurables energia renobable futuro montajes desarrollos sustentavles

Durante mucho tiempo nos han hecho creer que la energía y la democracia no tienen nada que ver. Nos han hecho creer que generar electricidad es una actividad muy compleja y costosa, y que servir la electricidad con la calidad de suministro que los consumidores y  consumidoras demandan está solo al alcance de grandes compañías eléctricas. Tan complicada es la cosa que las personas y entidades consumidoras solo podemos comprar y callar.

Pero el avance de las nuevas tecnologías ha hecho saltar por los aires esas falsas creencias. Ahora es posible, y más económico, que el sufrido consumidor sea al mismo tiempo productor de su propia energía. Que esa energía se pueda compartir entre distintos usuarios. Que se pueda decidir qué cantidad de energía consumir en cada momento para adecuarse al precio instantáneo y para facilitar el mejor aprovechamiento de las energías renovables.

Podemos ser “ciudadanía energética”: individuos u hogares que producen energía o administran su demanda de modo flexible, de manera tanto individual como colectiva. Un concepto también aplicable a los barrios, pueblos, ciudades, edificios municipales, escuelas, hospitales o edificios públicos, así como a pequeñas empresas.

Todo eso es ahora técnicamente posible… solo falta que sea legal. No esperemos que el cambio legal lo promuevan espontáneamente unos gobernantes que históricamente han estado sometidos a los intereses de las grandes compañías energéticas. Como en tantos otros temas, el cambio legal empieza en la Unión Europea, donde en estos momentos se prepara una normativa que podría (o no) dar el impulso que necesita la ciudadanía energética, mediante la revisión de la Directiva de Energía Renovable y de la Iniciativa de Diseño de Mercado.

Si esas normativas lo facilitan, la mitad de la ciudadanía de la Unión Europea podría producir su propia electricidad en 2050 y con ello cubrir el 45% de la demanda eléctrica de la UE. En el caso de España, uno de cada tres ciudadanos y ciudadanas podríamos producir nuestra  propia energía en 2050 gracias a las energías renovables y estaríamos generando hasta la mitad de la electricidad necesitada por todo el país.

Son datos de un estudio encargado por Amigos de la Tierra Europa, la Federación Europea de Energías Renovables, Greenpeace y REScoop.eu.

energia07

El informe también muestra el potencial de los diferentes tipos de ciudadanía energética. En 2050, los proyectos colectivos y las cooperativas podrían contribuir con el 37% de la electricidad aportada por la ciudadanía energética, mientras que las microempresas y las pequeñas empresas podrían hacerlo con el 39%, los hogares con el 23% y las entidades públicas con el 1%. El informe también tiene en cuenta la contribución de la ciudadanía energética en el campo de la gestión de la demanda, mediante el empleo de baterías estacionarias, vehículos eléctricos y bombas de calor o calderas inteligentes que usan la energía cuando hay gran cantidad de ella en lugar de hacerlo en las horas de demanda máxima. Muestra que en el año 2050, siete de cada diez personas europeas podrían participar en mecanismos de gestión de la demanda.

Para alcanzar este potencial, la Comisión Europea debería crear un marco para proteger el derecho ciudadano a producir y consumir energía autogenerada y recibir un pago justo por verter el exceso de electricidad a la red, almacenar energía y participar en la gestión de la demanda. La legislación debería proteger, apoyar y favorecer a la ciudadanía energética como el elemento central de la Unión de la Energía, tanto en la Unión Europea como en España, ese país que tiene tanto sol que el Gobierno decidió penalizarlo con un “impuesto al sol”.

Si la democracia es el sistema por el que la ciudadanía puede decidir su propio destino, ya es hora de que la democracia llegue también a la energía.

  • Imagen 1: GTRES

 

6 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Patriota

    En un País semi feudal como éste eso es tanto como pedir listas abiertas o modificar de la Ley Electoral. Los “señioritos” se tienen que seguir ganando el sustento, a costa del diezmo o como sea…como sea pero sin trabajar.

    18 Octubre 2016 | 10:09

  2. Dice ser AL

    Creía que tenía suficiente con oír hablar a los políticos de forma redundante con expresiones “ciudadanos y ciudadanas”. Ahora lo tengo que leer también en prensa.

    18 Octubre 2016 | 10:14

  3. Dice ser el lobo hombre para el hombre puede llegar

    Loa artistas vienen liberando el cuerpo de ropas desde hace años como acostumbrando al cerebro a perder los miedos del pasado y mirar más al presente y adelante. El calor está aumentando, las épocas estivales se prolongan. Se reqiuere más agua, más servicios, allí donde hay turismo, pero también se requiere de lo básico para sobrevivir en otros lugares del planeta. Internet nos une, aún a pesar de que quedan rastrojos de dictaduras bestias que niegan ese derecho de libertad global. Ese mismo mecanismo que controla lo poco para tener mucho, mucha miseria… A cada dí aque pasa no sacercamos, inevitablemente, a un acontecimiento que pondrá en riesgo todo nuestro avance, no sólo en lugares menos civilizados. La propia civilización humana se pondrá en jaque. Puede ser el Sol en actividad inusitada, puede ser una actividad volcánica elevada… La energía no puede estar tan dependizada, tan monopolizada. Hay que buscar fuentes de energía más autónomas y medios de comunicación diferentes, menos sujetos a esos sucesos externos que pueden proocar el caos global. NO todo está inventado. Hay que seguir buscando. Estamos demasiado expuestos a un suceso puntual.

    18 Octubre 2016 | 11:42

  4. Dice ser ramsanje

    “Nos han hecho creer que generar electricidad es una actividad muy compleja y costosa”

    ¿Realmente crees que es así, o al gente común lo único que le importaba era dar al interruptor y que se encendiera la luz.?

    18 Octubre 2016 | 13:03

  5. Dice ser ramsanje

    “Para alcanzar este potencial, la Comisión Europea debería crear un marco para proteger el derecho ciudadano a producir y consumir energía autogenerada y recibir un pago justo por verter el exceso de electricidad a la red”

    ¿A la red de quien?¿Quien va a controlar, mantener, etc, … dicha red?

    18 Octubre 2016 | 13:07

  6. Dice ser twoblueeggs

    ¡¡Que manía con el 2050!!. ¿En 34 años solo ambicionan que el 50% de la población genere su propia energía?. Todos conocemos lo que los científicos nos están documentando. Para esas fechas, si no cambiamos nuestros hábitos de dependencia de los hidrocarburos, habremos cruzado ese punto de no retorno en el deterioro del planeta. Lo que la humanidad realmente necesita es una revolución energética y no una mera transición paulatina que resultaría incompatible con nuestra propia supervivencia.

    18 Octubre 2016 | 20:50

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.