BLOGS
La energía como derecho La energía como derecho

Las claves de un tema que nos afecta a todos

La prueba del carbón…. ¡perdón!, del algodón

Por Sergio de Otto – Periodista especializado en energía

carbón

Sobre el papel, es decir, por los compromisos de los programas electorales o por el discurso de los líderes de todos los grupos de la “oposición en funciones”, podríamos pensar que tenemos un Congreso de los Diputados en el que existe una amplia mayoría que quiere avanzar decididamente hacia un modelo energético más sostenible. ¿Decididamente? ¿Seguro?

Por contraposición a lo que ha sido la nefasta “no política” energética del PP, desde Bildu hasta Ciudadanos todos coinciden, con más o menos entusiasmo, con más o menos convicción (inequívoca en el caso de Equo) en señalar que tenemos que ocuparnos de “eso del Cambio Climático” empezando por cambiar el modelo energético. “Transición energética”, “apuesta por las renovables”, “movilidad sostenible”, “reducción de emisiones”, son términos, conceptos que manejan con frecuencia cuando hablan de energía. Incluso Ciudadanos logró arrancar al PP una ligera renuncia al tema del vergonzante “impuesto al sol” aunque fuera con una ambigua, muy ambigua, redacción en su infructuoso pacto de investidura.

El problema es que una cosa es hablar con un vocabulario distinto del que ha empleado el Gobierno estos últimos cuatro, ¡no, ya casi cinco años!, y otra es llevar a cabo una política “decidida” para cambiar el modelo energético, por decir en tres palabras la tarea que tenemos por delante, tan necesaria como viable, tan viable como oportuna.

El problema es que en casi todas las fuerzas políticas hay una pequeña grieta en esa posición por la que se puede resquebrajar todo el planteamiento. Es el tema del carbón. ¿De qué estamos hablando? Si asumimos que tenemos que ir hacia la sostenibilidad energética, si asumimos la lucha contra el cambio climático como una prioridad no se puede reivindicar seguir quemando carbón en nuestras centrales de generación.

Los partidos de izquierda confunden la defensa de los legítimos derechos sociales de los mineros con la continuidad de una actividad nociva, muy nociva para el medio ambiente y además muy cara. ¿Y el carbón importado que es más barato? Tampoco. No debemos seguir quemando carbón. Hemos aumentado las emisiones de gases de efecto invernadero en este país por el incremento de la subvencionada actividad de esas centrales.

Ahora el PP y el PSOE se culpan mutuamente de haber acabado con el sector de la minería (lo que no es cierto) cuando lo que deberían a estas alturas es estar presumiendo de haber reconvertido las cuencas mineras, tarea que podría haberse hecho perfectamente con los cientos de millones de euros del erario público que han ido a parar a la cuenta de resultados de media docena de empresas.

En la anterior, breve y frustrada legislatura, Podemos y PSOE no superaron la prueba del algodón de sus convicciones en sostenibilidad energética al aprobar una moción en la que se reclamaba prolongar las ayudas al sector para seguir quemando carbón. Bien podrían haber promovido una iniciativa para la reconversión de las comarcas mineras partiendo de algunas de las ideas que, por ejemplo, plantea la Fundación Renovables en sus propuestas de política energética “La energía como vector de cambio para una nueva sociedad y una nueva economía”.

En ese equivocado apoyo a la actividad de quemar carbón influyen también los equilibrios de poder en el mundo sindical que ha presenciado casi en silencio la desaparición de 70.000 puestos de trabajo en el sector renovable pero que considera intocables los 5.000 de la minería.

Viene todo esto a cuento de que en la formación esta semana de la Comisión de Industria, Energía y Turismo, Podemos pretendía colocar como Presidente de la misma (la más importante que les ha sido adjudicada) al más activo de los representantes de esta errónea postura de la izquierda en este ámbito. Es, me temo, el anuncio de que la “oposición en funciones” (si incluimos recientes posicionamientos de otros partidos) va a iniciar la nueva legislatura con un borrón muy evidente en el camino de la sostenibilidad energética. No, lamentablemente no superan la prueba del carbón,… ¡perdón, del algodón!

 

2 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser bathmate

    Es que el gobierno tiene una espina muy grande con las eléctricas, por eso no evoluciona las renovables.

    15 Septiembre 2016 | 21:25

  2. Dice ser J. Jaume

    La industria minera del carbón podria haberse reconvertido evolucionando hacia el sector de la energía geotérmica, que es una energía con mucho más futuro.
    Por otra parte, además de dejar de votar a los partidos que ya han gobernado España (defendiendo intereses del lobby del petróleo y en contra del interés común) para votar a otras fuerzas emergente, podemos hacer mucho más: darnos de baja de las grandes compañías de energía eléctrica que compran energía nuclear o energía procedente de combustibles fósiles, y darnos de alta en las nuevas compañías que ofrecen producción de electricidad basada en energías renovables. También podemos rechazar comprar vehículos con alta emisión de CO2 o viviendas con deficiente aislamiento térmico que obligan a abusar de la calefacción o del aire acondicionado, y no valen ni mucho menos el precio que nos piden cuando se entra a valorar los consumos!

    15 Septiembre 2016 | 22:30

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.