Entradas etiquetadas como ‘edad’

La creatividad no tiene edad

Dicen que ‘pensar es el enemigo de la creatividad’, quizás por esto tradicionalmente se ha asociado la creatividad a la juventud, porque es la etapa en la que somos más emocionales, más impulsivos, atrevidos y arriesgados. Pero un reciente estudio de la Universidad de Ohio desmiente la teoría, hay esperanza para la creatividad más allá de los 50 años de vida, y vaya si la hay.

Los autores del estudio investigaron a los ganadores del Premio Nobel de Economía (31 galardonados), encontrando que existen dos ciclos de vida diferentes de creatividad, uno que afecta a algunas personas al principio de su carrera y otro que más a menudo afecta en una etapa más tardía de la vida. En este estudio, el pico inicial se encontró para los laureados en torno a los 20 años y el pico posterior para las personas con 50 años. La investigación apoya el trabajo previo de los autores que encontraron patrones similares en las artes y otras ciencias.

En el estudio, los ganadores del Premio Nobel que hicieron su trabajo más innovador al principio de su carrera tendían a ser innovadores “conceptuales”. Este tipo de innovadores son los que “sacan los pies del tiesto”, desafiando la sabiduría convencional y con tendencia a generar ideas nuevas de forma repentina.

Pero hay otro tipo de creatividad, los innovadores “experimentales”. Estos innovadores acumulan conocimiento a través de sus carreras y encuentran formas revolucionarias de analizar, interpretar y sintetizar esa información en nuevas formas de comprensión. Los largos períodos de prueba y error requeridos por importantes innovaciones experimentales hacen que se produzcan tarde en la carrera profesional de un premio Nobel.

En este sentido se podría decir que a unos les beneficia el hecho de ser nuevos en su campo, mientras que a los otros les beneficia la experiencia. Podríamos deducir entonces que no hay realmente una edad específica en la que seamos más creativos o menos, sino que siempre lo somos pero depende de muchos otros factores para alcanzar los picos más altos de creatividad. Para ser creativos no debemos parar de crear, el mejor momento para hacerlo es hoy sin importar la edad que tengamos.

 

¿Existe realmente la crisis de los 40?

Un lector del blog me planteaba esta pregunta para tratarla desde el punto de vista de la psicología; porque es cierto que todos la hemos escuchado alguna vez, pero ¿tiene sustentación que cuando cumplimos 40 años nos revolucionamos y nos replanteamos nuestra existencia?

Realmente es una teoría extendida a través del cine, la literatura…. pero sí, tiene que ver con la psicología porque al parecer fue un psicólogo, Elliot Jacques, quién en 1965 determinó el concepto de ‘midlife crisis(crisis de la mitad de la vida) para referirse a “artistas y compositores que se aferraban a una imagen juvenil y huían de la idea siquiera de la edad y la muerte, pero el término se fue popularizando y una encuesta en 1994 indicaba que el 86% de los adultos jóvenes cree en estas crisis. Algo que pocos años antes ni siquiera tenía un nombre, es ahora una realidad que afecta -supuestamente- a casi todo el mundo.” Según afirma el neurobiólogo José R. Alonso.

Fotografía Pixabay Free License

Fotografía Pixabay Free License

Esta ‘supuesta crisis’ a nivel psicológico y emocional se da cuando a una determinada edad tienes la percepción de que te han pasado muy rápido los años vividos, que ya dejas de ser ‘joven’ y te planteas un balance vital para contrastar las expectativas que tenías de tu yo adulto cuando eras adolescente y valorar lo que has cumplido y lo que no. Si el resultado de este contraste te parece negativo, puede generar estrés y ansiedad y la impulsiva necesidad de realizar cambios drásticos para compensar este declive vital.

Este proceso es real y seguramente a todos nos pase en algún punto de la vida, pero en mi opinión no va ligado a una edad determinada, sí que puede ir asociado a una situación específica relativamente traumática que nos haga parar y pensar. Esto puede ser una pérdida del trabajo a los 42 años, un divorcio a los 35, la salida de los hijos del hogar a los 58 años o una enfermedad a los 47. Podemos achacarlo a la edad, pero es algo totalmente ajeno a ello en realidad.

Todos sentimos pánico conforme cumplimos años y nos alejamos de la divina juventud, porque al final, la juventud es algo vanagloriado a nivel físico y mental. Pero según el neurobiólogo antes citado: “En realidad, nadie puede negar que la edad va produciendo, lentamente, cierto deterioro físico, pero la neurociencia muestra que el cerebro maduro es más flexible y adaptable que lo que se pensaba no hace mucho tiempo. Con los años, los hemisferios izquierdo y derecho del cerebro muestran mayores niveles de integración, lo que es una puerta abierta a una mayor creatividad.

La edad también atempera los sentimientos negativos, las emociones descontroladas y mejora el juego social, sabemos gestionar mejor las situaciones en las que interactuamos con personas de distintos tipos y distintas edades. Los cerebros de más años tienen codificados millones de memorias y conocimientos, una ventaja impresionante e imposible de compensar. Es posible que se pierda algo de velocidad de procesamiento en nuestros circuitos neuronales, pero nuestros datos almacenados son mucho más ricos y están mucho mejor conectados entre sí. Por lo tanto, lo que nos dicen los estudios científicos es que en la edad madura, el cerebro está dispuesto para afrontar nuevos retos, con un desarrollo máximo de su capacidad, con el refuerzo positivo de la experiencia y con todo el potencial para afrontar nuevos objetivos y conseguir alcanzarlos.”

Para quién quiera saber más desde el punto de vista biológico os dejo aquí el artículo de este experto, José R. Alonso: El mito de la crisis de los 40. Es de lo mejor que he encontrado en la red, coherente, bien documentado y además cita algunas otras fuentes adicionales muy interesantes.

La crisis está en ti y tus circunstancias (a lo Ortega y Gasset), y no en tu edad.