Los rasgos más oscuros de la personalidad

Seguro que te has preguntado alguna vez cómo alguien puede cometer tal crimen o por los límites a los que puede llegar la maldad humana. El comportamiento cuestionable desde el punto de vista ético, moral y social forma parte de la vida cotidiana, en la historia y en todas las culturas se pueden encontrar fácilmente comportamientos implacables, egoístas, sin escrúpulos o incluso francamente malvados.

En psicología se utiliza el término de “rasgos oscuros” o “factor D” (la D proviene de la palabra inglesa Dark – oscuro)  para agrupar los rasgos de personalidad que están vinculados a esta clase de conductas, principalmente: maquiavelismo, narcisismo y  psicopatía.

Fotografía Pixabay License

Fotografía Pixabay Free License

Este Factor D se define comoLa tendencia general a maximizar la utilidad individual de uno, ignorando, aceptando o provocando maliciosamente la inutilidad de los demás, acompañada de creencias que sirven como justificaciones.  En pocas palabras, D, describe la tendencia a perseguir despiadadamente los propios intereses, incluso cuando esto perjudica a otros (o incluso por dañar a otros), mientras que tiene creencias que justifican estos comportamientos.

Ahora, una reciente investigación llevada a cabo por un equipo de psicólogos de Alemania y Dinamarca sugiere que características como el egoísmo, el rencor o el sadismo comparten un mismo denominador común. Y aunque nos parezca mucho más habitual que una persona pueda ser egoísta antes que psicópata, lo cierto es que el estudio demuestra que todos los aspectos oscuros de la personalidad humana están estrechamente relacionados y se basan en una misma tendencia.

En otras palabras: si tienes uno de estos rasgos, es muy probable que puedas desarrollar alguno de los otros. Según los investigadores, si una persona exhibe un comportamiento malévolo específico (como el gusto por humillar a otros) tendrá una mayor probabilidad de participar también en otras actividades malévolas como hacer trampa, mentir o robar.

“Los rasgos oscuros tienen mucho más en común que lo que los diferencia. Y el conocimiento sobre este ‘núcleo oscuro’ puede jugar un papel crucial para los terapeutas que trabajan con personas con estos rasgos específicos. Lo vemos, por ejemplo, en casos de violencia extrema, incumplimiento de normas, mentira y engaño en los sectores corporativos o públicos. Aquí, el conocimiento sobre el factor D de una persona puede ser una herramienta útil para evaluar la probabilidad de que la persona vuelva a delinquir o participe en conductas más dañinas“, afirma Ingo Zettler, uno de los investigadores y profesor de psicología en la Universidad de Copenhague, Dinamarca.

Según los expertos, su investigación demuestra cómo este factor D está presente en nueve de los rasgos oscuros de la personalidad más estudiados:

  • Egoísmo: preocupación excesiva sobre la propia ventaja a expensas de la de los demás.
  • Maquiavelismo: actitud manipuladora e insensible y la creencia de que los fines justifican los medios.
  • Desconexión moral: estilo de procesamiento cognitivo que permite comportarse sin ética y sin sentir angustia.
  • Narcisismo: excesivo ensimismamiento, sentido de superioridad y una extrema necesidad de recibir atención de los demás.
  • Derecho psicológico: creencia recurrente de que uno es mejor que los demás y merece un mejor trato.
  • Psicopatía: falta de empatía y autocontrol, combinada con un comportamiento impulsivo.
  • Sadismo: deseo de causar daño mental o físico a otros para el propio placer o para beneficiarse a sí mismo.
  • Interés propio: deseo de promover y resaltar el propio estado social y financiero.
  • Rencor: disposición para causar daño o destruir a otros, incluso si uno mismo se daña en el proceso.

 

*Referencias:

Moshagen, M., Hilbig, BE y Zettler, I. (2018). El núcleo oscuro de la personalidad. Revisión psicológica, 125 , 656–688. ( doi: 10.1037 / rev0000111 )

https://www.bbc.com/mundo/noticias

http://www.darkfactor.org/

 

5 comentarios

  1. Dice ser ignotis parentibus

    Cada loco con su tema.

    22 febrero 2019 | 11:27 am

  2. Dice ser Manolin

    Efectivamente, este rasgo se ve en los demás….disfrutar de dolor ajeno o la humillación no puede ser aislado del resto de esos comportamientos

    22 febrero 2019 | 12:17 pm

  3. Buenos dias,

    Primero muy buen articulo, muy interesante.

    Tengo dos questiones

    Supongo que no es psiquiatra pero pregunto, si hay una persona cercana enamorada, de una persona egolatra y narcisista, que ya deslumbra el “Maquiavelismo” hay alguna forma para que esta persona se de cuenta, o tiene que ser la propia persona quien se de cuenta?

    Y ya por curiosidad, estos compartamientos son geneticos o suelen ser transmitidos por la educacion (o la falta de la misma)?

    Gracias y muy buen articulo.

    22 febrero 2019 | 12:54 pm

  4. Buenos dias,

    Primero muy buen articulo, muy interesante.

    Tengo dos preguntas

    Supongo que no es psiquiatra pero pregunto:

    Si hay una persona cercana enamorada, de una persona egolatra y narcisista, que ya deslumbra el “Maquiavelismo” hay alguna forma para que esta persona se de cuenta, o tiene que ser la propia persona quien se de cuenta?

    Y ya por curiosidad, estos compartamientos son geneticos o suelen ser transmitidos por la educacion (o la falta de la misma)?

    Gracias y muy buen articulo.

    22 febrero 2019 | 1:02 pm

  5. Dice ser Alineaciones

    Bonito artículo Alicia , me ha hecho pensar

    23 febrero 2019 | 10:39 am

Los comentarios están cerrados.