Entradas etiquetadas como ‘trabajo’

¿De dónde proviene decir ‘Ponerse al tajo’ para referirse a la acción de trabajar?

¿De dónde proviene decir ‘Ponerse al tajo’ para referirse a la acción de trabajar?

Son muchas las personas que utilizan el término ‘tajo’ para referirse tanto al trabajo como al lugar donde se realiza dicha ocupación laboral (Me voy al tajo, Deja de hacer el vago y ponte al tajo…).

El vocablo tajo (como referencia al trabajo) nada tiene que ver con el río homónimo que nace en la Sierra de Albarracín (Teruel) y desemboca en Lisboa (Portugal) ni con ningún tipo de trabajo que se realizase a lo largo de su cauce, tal y como indica erróneamente alguna fuente. Etimológicamente, tajo proviene del verbo ‘tajar’ (dividir algo en dos o más partes con un instrumento cortante) que llegó hasta el castellano desde el latín vulgar ‘taleāre’ cuyo significado era ‘cortar’ o ‘rajar’.

Desde hace varios siglos muchos eran los trabajos en los que no se cumplía un horario sino que debía alcanzarse un objetivo y la jornada laboral terminaba cuando, avanzando sobre un terreno en el que se realizaba la faena (cosechar, segar, sembrar, pintar, talar, picar en una mina…) se llegaba hasta determinado punto que previamente se había marcado con un corte que se hacía, normalmente, en el suelo y que era conocido como ‘tajo’.

De ahí que expresiones como ‘ponerse al tajo’ o ‘ir al tajo’ significasen ponerse o ir a trabajar.

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Post realizado a raíz de una consulta que me llegó a través de twitter por Celia @pahacertesufri_
Fuente de la imagen: kheelcenter (Flickr)

¿De dónde surge la expresión ‘tener mucho trajín’?

¿De dónde surge la expresión ‘tener mucho trajín’?

Se utiliza la expresión ‘tener mucho trajín’ para referirnos a algo que nos tiene muy ocupados y nos ocasiona mucho trabajo/ajetreo.

El término ‘trajín’ provine de la acción de ‘trajinar’, de la que el diccionario de la RAE nos da las acepciones de acarrear o llevar géneros de un lugar a otro e ir de un lado a otro con cualquier ocupación o actividad.

Trajinar llegó al castellano desde el latín ‘tragināre’ que a su vez derivaba de ‘trahĕre‘, cuyo significado era ‘arrastrar’ o ‘tirar de’.

De ahí que a la acción de tener una actividad continua de ir y venir arrastrando o acarreando cosas se le conociera como ‘tener trajín’, ‘trajinar’, ‘andar trajinando’, ‘estar ajetreado’

Pero también se puede utilizar para hacer referencia a cuando muchas personas entran y salen de un lugar: ‘trajín de gente’; estar algo excesivamente usado: ‘está trajinado‘; como alusión directa a los vaivenes y viajes de los trenes: el ‘trajín del tren’; para decir que alguna casa está muy usada: ‘estar muy trajinado’; o como una manera vulgar de indicar que se mantiene una relación sexual: ‘trajinarse a alguien‘.

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Post realizado a raíz de una consulta realizada por Eli Calvo a través de la página en Facebook de este blog.
Fuentes de consulta: RAE / dirae / diccionario usual / etimologias.dechile
Fuente de la imagen: ryantron (Flickr)

¿De dónde surge llamar ‘obra maestra’ a la creación más relevante de un artista?

¿De dónde surge llamar ‘obra maestra’ a la creación más relevante de un artista?

Cuando se quiere hacer referencia al mejor y más relevante trabajo que ha realizado alguna persona suele utilizarse el término ‘obra maestra’. Importantes creaciones artísticas, musicales, literarias o del séptimo arte son catalogadas bajo esa locución.

Ya en la antigüedad se utilizaba el término en latín ‘magnum opus’, cuya traducción literal venía significar ‘gran/importante/ilustre trabajo’ y se utilizaba para destacar aquellas obras más importantes.

Pero también nos encontramos que en la Edad Media comenzó a utilizarse el término ‘obra maestra’ para referirse a la pieza maestra o magistral que realizaba aquel que aspiraba al grado de ‘maestro’ de un gremio (carpintero, herrero, panadero, joyero, etc). Éste debía demostrar su experiencia y habilidad en el oficio ejecutando un trabajo perfecto que después era valorado por los grandes maestros artesanos del oficio.

Si pasaba la prueba, a partir de ese momento era considerado como maestro del oficio y ya podía establecerse su propio taller o negocio. De lo contrario debería seguir trabajando como asalariado para otro.

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

Post realizado a raíz de una consulta de Judith Núñez enviada a través del apartado de contacto.
Fuente de la imagen: pixabay

La antigua y sufrida tortura que dio origen al término ‘trabajar’

La antigua y sufrida tortura que dio origen al término ‘trabajar’

Múltiples fueron en la antigüedad los dolorosos métodos de tortura que se utilizaban con el fin de hacer pasar un suplicio a los reos y condenados. Entre la extensa variedad existía uno, de frecuente uso, que estaba compuesto por tres estacas (dos en forma de equis y otra que las cruzaba verticalmente por en medio) clavadas en el suelo y a las que se ataba al ajusticiado. Después de afligirle una serie de dolorosos golpes o latigazos se le prendía fuego.

La antigua y sufrida tortura que dio origen al término ‘trabajar’- TripaliumEste método de tortura era llamado en latín ‘tripalium’ (tri-tres – palium-palos) y con el tiempo el vocablo (por la relación con la tortura) se convirtió en sinónimo de sufrimiento, penalidad, padecimiento, desgracia…

No se sabe cómo pero el término tripalium acabó teniendo una extraña evolución metonímica (designar una cosa con el nombre de otra con la que guarda una relación de causa/efecto) que la convirtió en el vocablo tripaliāre, llegando hasta nosotros como ‘trabajar’.

Así pues, ya los antiguos pensaron que eso del trabajo era un suplicio y una penalidad; pero debemos tener muy en cuenta que, en la época en la que se originó, la inmensa mayoría de los que podríamos calificar como trabajadores lo hacían en condiciones infrahumanas o de esclavitud.

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuentes de las imágenes: Wikimedia commons / lebruitetlafureur

¿Cuál es el origen del término ‘virguería’ para referirse a algo realizado con gran habilidad?

¿Cuál es el origen del término ‘virguería’ para referirse a algo realizado con gran habilidad?El término ‘virguería’ suele utilizarse a menudo para destacar aquellos trabajos o cosas que se han hecho de una manera eficaz, con gran habilidad y destreza y cuyo excelente resultado roza la perfección, usándose habitualmente expresiones como fulano ha hecho una virguería’, ‘menuda virguerías hace mengano con la moto’

El origen del término viene de muy atrás, de la época en el que la virginidad en una mujer era un bien muy preciado e imprescindible a la hora de entregarla en matrimonio. Como es de imaginar, algunas eran las muchachas que por algún tipo de desliz perdían la virginidad con algún muchacho por el que suspiraban, antes de ser prometidas por sus padres con otro hombre que la pretendía como esposa. Solía ser común que los progenitores recibiesen un pago por parte del prometido, pero esa gratificación/retribución se perdía en caso de que, llegada la noche de bodas, la muchacha no fuese virgen (aparte de correr el riesgo de ser repudiada).

Esto propició que surgieran una serie de profesionales que se dedicaban a ‘recomponer el virgo’ con el fin de que la joven se presentase pura y casta ante el esposo. Como es de suponer, ese trabajo de reconstrucción del himen (himenoplastia) solía realizarse de una manera delicada y fina, motivo por el que esa ‘virguería’  (reconstrucción de la virginidad) pasó a ser sinónimo de todo aquello que se hace de una manera delicada, exquisita, con refinamiento y hábilmente.

En la actualidad, gracias a los avances médicos y científicos, la reconstrucción del himen o himenoplastía, es un procedimiento realmente sencillo y que se realiza en múltiples clínicas.

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

Portada Vuelve el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Vuelve el listo que todo lo sabe” de Alfred López.
Compra el libro online y recíbelo cómodamente a través de Amazón: http://amzn.to/2CbI1Cw

 

 

Fuentes de consulta: cvc.cervantes / 1de3 / doveandamio / chabimba
Fuente de la imagen: vidasaludynegocios