Ya está el listo que todo lo sabe Ya está el listo que todo lo sabe

Curiosidades, anécdotas e historias sorprendentes para ser cada día un poco más listos.

Entradas etiquetadas como ‘sembrar’

¿De dónde proviene la expresión ‘arrimar el hombro’?

A través de twitter he recibido un mensaje de Laura Zamanillo (@AbuelaSimpson) en el que me consulta sobre el origen de la expresión ‘arrimar el hombro’.

¿De dónde proviene la expresión ‘arrimar el hombro’?

La locución ‘arrimar el hombro’ suele ser utilizada cuando se quiere señalar que alguien presta su ayuda o colaboración a otra persona o grupo para conseguir un fin o para que éste se logre de una manera más fácil y colectiva: ‘venga, todos a arrimar el hombro para ganar el partido’, ‘si entre todos arrimamos el hombro terminaremos el trabajo mucho antes’

Esta expresión nace en los ambientes rurales en los que los jornaleros que trabajaban el campo se ayudaban unos a otros a la hora de sembrar o cosechar.

La propia postura de ir medio encorvado siguiendo las hileras o surcos y unos junto a otros hacía que los hombros de estos trabajadores estuviesen a menudo tocándose el uno con el otro (algo muy similar ocurre con expresiones como ‘trabajar codo con codo’ o ‘luchar codo con codo’).

A ese acto de colaboración, para facilitar que el trabajo se realizara más rápidamente fue lo que dio origen a la expresión ‘arrimar el hombro’.

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿De dónde proviene decir ‘Ponerse al tajo’ para referirse a la acción de trabajar?

¿De dónde proviene decir ‘Ponerse al tajo’ para referirse a la acción de trabajar?

Son muchas las personas que utilizan el término ‘tajo’ para referirse tanto al trabajo como al lugar donde se realiza dicha ocupación laboral (Me voy al tajo, Deja de hacer el vago y ponte al tajo…).

El vocablo tajo (como referencia al trabajo) nada tiene que ver con el río homónimo que nace en la Sierra de Albarracín (Teruel) y desemboca en Lisboa (Portugal) ni con ningún tipo de trabajo que se realizase a lo largo de su cauce, tal y como indica erróneamente alguna fuente. Etimológicamente, tajo proviene del verbo ‘tajar’ (dividir algo en dos o más partes con un instrumento cortante) que llegó hasta el castellano desde el latín vulgar ‘taleāre’ cuyo significado era ‘cortar’ o ‘rajar’.

Desde hace varios siglos muchos eran los trabajos en los que no se cumplía un horario sino que debía alcanzarse un objetivo y la jornada laboral terminaba cuando, avanzando sobre un terreno en el que se realizaba la faena (cosechar, segar, sembrar, pintar, talar, picar en una mina…) se llegaba hasta determinado punto que previamente se había marcado con un corte que se hacía, normalmente, en el suelo y que era conocido como ‘tajo’.

De ahí que expresiones como ‘ponerse al tajo’ o ‘ir al tajo’ significasen ponerse o ir a trabajar.

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Post realizado a raíz de una consulta que me llegó a través de twitter por Celia @pahacertesufri_
Fuente de la imagen: kheelcenter (Flickr)