Entradas etiquetadas como ‘abrir’

¿Cuál es el origen del término ‘estreno’?

A través de mi cuenta @curiosisimo en la red social TikTok, un usuario me pregunta de dónde surge llamar ‘estreno’ a la primera representación de una obra que realiza una compañía de teatro o al primer pase de una película.

¿Cuál es el origen del término ‘estreno’?

El término ‘estreno’ deriva del verbo ‘estrenar’ el cual, en su origen, hacía referencia a un regalo que se ofrecía (sobre todo a los más pequeños de la casa) con motivo de la llegada del Año Nuevo.

Esta tradición nació en la Antigua Roma y era denominada en latín como ‘strena’, que venía a significar ‘deseo de buena suerte o augurio’ y a su vez éste provenía del adjetivo ‘strenus’ (buen augurio).

El regalo o estreno que se ofrecía solía ser en forma de monedas, dátiles y algunas frutas, transformándose con el tiempo en abalorios, joyas, complementos y ropa (de ahí que el vestir algo nuevo también se conozca como ‘ir de estreno’).

Con el paso de los siglos el término estreno quedó vinculado con aquello que era nuevo, que se inauguraba, usaba o producía por primera vez, denominándose de ese modo a las primeras representaciones teatrales, óperas o proyecciones cinematográficas.

Cabe destacar que todavía hay lugares e idiomas en los que se utiliza el término estreno (o algún variante similar) para referirse al regalo o  propina que se recibe por Año Nuevo (por ejemplo en catalán se conoce como ‘estrenas’).

 

 Te puede interesar leer también:

 

 

 

Fuente de la imagen: rdb466 (Flickr)

¿De dónde proviene decir ‘Ponerse al tajo’ para referirse a la acción de trabajar?

¿De dónde proviene decir ‘Ponerse al tajo’ para referirse a la acción de trabajar?

Son muchas las personas que utilizan el término ‘tajo’ para referirse tanto al trabajo como al lugar donde se realiza dicha ocupación laboral (Me voy al tajo, Deja de hacer el vago y ponte al tajo…).

El vocablo tajo (como referencia al trabajo) nada tiene que ver con el río homónimo que nace en la Sierra de Albarracín (Teruel) y desemboca en Lisboa (Portugal) ni con ningún tipo de trabajo que se realizase a lo largo de su cauce, tal y como indica erróneamente alguna fuente. Etimológicamente, tajo proviene del verbo ‘tajar’ (dividir algo en dos o más partes con un instrumento cortante) que llegó hasta el castellano desde el latín vulgar ‘taleāre’ cuyo significado era ‘cortar’ o ‘rajar’.

Desde hace varios siglos muchos eran los trabajos en los que no se cumplía un horario sino que debía alcanzarse un objetivo y la jornada laboral terminaba cuando, avanzando sobre un terreno en el que se realizaba la faena (cosechar, segar, sembrar, pintar, talar, picar en una mina…) se llegaba hasta determinado punto que previamente se había marcado con un corte que se hacía, normalmente, en el suelo y que era conocido como ‘tajo’.

De ahí que expresiones como ‘ponerse al tajo’ o ‘ir al tajo’ significasen ponerse o ir a trabajar.

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Post realizado a raíz de una consulta que me llegó a través de twitter por Celia @pahacertesufri_
Fuente de la imagen: kheelcenter (Flickr)