Archivo de la categoría ‘Curiosidades del Mundo’

¿Sabías que el Día de la Independencia inicialmente se celebró el 2 de julio en muchos lugares de EEUU?

No fue hasta 1785 cuando se decidió instaurar el 4 de julio como fecha oficial para la celebración y conmemoración del Día de la Independencia de los Estados Unidos, a pesar de que el documento con el que se declaraba que las Trece Colonias norteamericanas se independizaban del Imperio Británico fue firmado y aprobado por unanimidad nueve años antes (1776).

¿Sabías que el Día de la Independencia de EE. UU. inicialmente se celebraba el 2 de julio?

Los libros de Historia nos han explicado que el 4 de julio de 1776 tuvo lugar en Filadelfia el ‘Segundo Congreso Continental’ en el que se reunieron los representantes de las Trece Colonias con el propósito de firmar el texto de una Declaración de Independencia que los desvinculaba del dominio británico y que a partir de aquel momento formarían una nueva nación a la que bautizarían como ‘Estados Unidos de América’.

Firma de la Declaración de Independencia los Estados Unidos de 1776Pero, en realidad, aquel 4 de julio lo que se llevó a cabo no fue declarar la independencia y romper cualquier tipo de vínculo con Gran Bretaña sino refrendar lo que ya se había acordado, escrito y aprobado en aquel mismo congreso dos días antes, o sea, el 2 de julio.

John Adams, uno de los Padres de la Nación, presente en el mencionado congreso continental de Filadelfia (y que en 1789 sería el primer vicepresidente del país, bajo la presidencia de George Washington y en 1797 escogido segundo presidente de los Estados Unidos), escribía el 3 de julio de 1776 una emocionada carta a su esposa en la que le explicaba con total emoción lo especial que había sido aquella jornada, bautizándola como el ‘día de la liberación que será recordado y conmemorado por las generaciones venideras’.

Durante casi una década fue la del segundo día de julio la fecha en la que se estuvo conmemorando el Día de la Independencia en la mayoría de poblaciones de los nuevos Estados Unidos. Evidentemente, teniendo en cuenta que, en aquellos momentos, no era una fastuosa celebración debido a que el país se encontraba inmerso en la Guerra de Independencia que duró hasta septiembre de 1783.

Pero también hubo, durante aquellos años, un buen número de lugares en los que dicha conmemoración se realizó el día 4. El motivo de ello era porque esa fecha fue en la que, en muchas poblaciones de las Trece Colonias, llegó la noticia de la Declaración de Independencia, debido a que algunos de los representantes se marcharon de Filadelfia, tras la reunión del día 2, con el fin de anunciar cuanto antes a sus conciudadanos la  aprobación del mencionado documento.

Fue a partir de 1785 cuando se decidió que la celebración del Día de la Independencia de los Estados Unidos debía celebrarse el 4 de julio, coincidiendo con la fecha en la que fue firmado el documento y no en el día en el que se realizó y aprobó la Declaración de Independencia (2 de julio).

Cabe destacar que a la reunión que tuvo lugar el 4 de julio de 1776, para firmar la declaración, no acudieron todos los representantes (que ya habían salido de viaje hacia sus respectivas colonias, tal y como te explico un par de párrafos más arriba). Por tal motivo se programó un nuevo encuentro, para el 2 de agosto de aquel mismo año, en el que firmaron los ausentes.

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuentes de las imágenes: pixabay / Wikimedia commons

Cinco curiosidades sobre el saludo que quizá te gustaría conocer

Cinco curiosidades sobre el saludo que quizá te gustaría conocer

1) El termino saludo o saludar proviene etimológicamente del latín salutare y significa literalmente ‘desear salud’.

2) El motivo de estrecharnos la mano para saludar proviene de un gesto de buena voluntad que se hacía en la antigüedad para mostrar al rival que se iba desarmado y sin empuñar un arma (espada, puñal…)

3) Uno de los saludos más internacionales es decir ‘ciao’ (en España decimos chao para despedirnos y los italianos como hola y adiós). Proviene del dialecto véneto s’ciavo que acabó en el italianizado ciao que significaba esclavo y era lo que decían los sirvientes a sus amos para indicar que estaban a su servicio o para lo que ellos mandasen.

4) La tribu de los maoríes se saluda con el ‘hongi’, un saludo tradicional que consiste en frotar sus narices.

5) El saludo militar, que consiste en llevarse la mano derecha inclinada sobre la frente y la palma hacia abajo proviene del acto medieval de levantarse la visera protectora del casco para saludar al contrincante mirándose a los ojos y a las autoridades antes de cada torneo.

 

También puedes visionar esta curiosidad publicada en mi canal de Youtube https://www.youtube.com/c/AlfredLopez
Te invito a visitarlo, suscribirte, darle a ‘me gusta’ y compartir en tus redes sociales.

 

Te puede interesar leer también:

 

Fuente de la imagen: Yoel (morguefile)

 

 

Este texto formó parte de mi colaboración con el podcast de divulgación Ondas Elementales, una producción de Laboratorio de Radio y Penélope Saray.

El curioso origen español de la cultura de los ‘cowboys’

No hay nada que identifique más la esencia del prototipo de estadounidense que su imagen vaquera, en la que los denominados ‘cowboys’ eran unos aguerridos personajes que dominaban el arte de montar y domar a caballos, portaban unos vistosos sombreros de ala ancha y espuelas en sus botas y eran experimentados en el manejo del ganado.

El curioso origen español de la cultura de los ‘cowboys’

Un incalculable número de películas, series y novelas se han encargado a través del último siglo de mostrarnos a estos personajes como el arquetipo de hombre que vivía en las llanuras y desiertos de los Estados Unidos.

Pero, toda esa imagen y complementos que acompañaba la figura del cowboy, en realidad no fue algo que surgió de la nada sino que fue la herencia que la presencia española de los primero colonos dejó en Norteamérica.

Tras el descubrimiento de América por parte de Cristóbal Colón en 1492 (en aquel tiempo bautizado el continente como Nuevo Mundo o Indias Occidentales) los viajes que se realizaron desde España hacía allí fueron numerosos.

Entre las muchas cosas que se exportó fueron los caballos (a partir de finales del siglo XV y principios del XVI) y un par de siglos después numerosos fueron los equinos que ya habían nacido, criado y dispersado por todo el continente.

De hecho, existe el término ‘mustang’ con el que conoce a los caballos salvajes de Norteamérica y dicha denominación anglosajona no deja de ser la adaptación al inglés del vocablo español ‘mesteño’ (caballo o res libro o que no está domado).

Otra de las características de los vaqueros norteamericanos era su vestimenta: sombrero de ala ancha, piezas de cuero acopladas a la ropa o las botas con espuelas fueron exportadas desde España por los aventureros que hasta el Nuevo Mundo viajaron.  Éstos llevaron sus conocimientos de la doma de caballo, que con el paso de los siglos se convirtió en los famosos rodeos. Y, evidentemente, junto a los mencionados caballos hasta allí llevaron las sillas de montar.

Todos aquellos conocimientos aportados desde España en los inicios de la conquista de América fue lo que originó, ya en el siglo XIX, la aparición de los cowboys que se ocuparon del transporte de ganado de un punto a otro de los Estados Unidos y que tanto hemos podido ver sobre ellos en las célebres películas del Oeste.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de consulta: The Hispanic Council
Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿Por qué en algunos países de Latinoamérica se conoce como ‘taconeras’ a las prostitutas?

Los términos con los que referirse a las personas que ejercen la prostitución son numerosísimos y cada país y lengua tiene sus propios vocablos para aludirlas. Uno de ellos es ‘taconeras’, el cual es usado en algunos países latinoamericanos y hace referencia a aquellas que ejercen en la calle.

¿Por qué en algunos países de Latinoamérica se conoce como ‘taconeras’ a las prostitutas?

Se sabe que dicha alusión surgió durante el siglo XX, pero los expertos en etimología no terminan de ponerse de acuerdo en cuál es el verdadero motivo que originó dicho mote, aunque en una cosa sí que coinciden: en que proviene de los zapatos de tacón usado por las meretrices.

Algunos defienden que se les empezó a llamar así debido a que los zapatos de tacón era el calzado que habitualmente llevaban las prostitutas callejeras, quienes paseaban calle arriba y abajo dejando un curioso sonido en el ambiente provocado por sus tacones.

Otros indican que tiene mucho que ver ese ruido de los tacones, pero que no era hecho al andar de un lado al otro de la acera, sino cuando esperaban la llegada de clientes apoyadas contra la pared y comenzaban a dar con el tacón en el suelo con el fin de llamar la atención de los hombres que por allí transitaban. Incluso hay algunos míticos lugares donde se situaban las prostitutas donde todavía perduran los huecos hechos en la acera por el golpeteo de tacón de las chicas que allí se colocaban.

Una tercera hipótesis (muy poco defendida y apenas referenciada) es la que indica que hubo un tiempo en el que a las prostitutas callejeras se les obligaba a calzar zapatos de tacón para advertir de su presencia y así evitar cruzarse con según qué tipo de personas (al igual que en la antigüedad a los leprosos se les obligaba a llevar unos cascabeles para avisar de su proximidad).

Cabe destacar que en algunos países, como México y Ecuador, también se encuentra la forma ‘talonear’ (de talón) para referirse a la prostitución callejera.

 

 

Te puede interesar leer también los post relacionados:

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

¿Te ha gustado esta curiosidad relacionada con el sexo? Pues esta es una de las 240 que podrás encontrar en mi nuevo libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”. De venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

 

 

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿Sabías que el ‘wasabi’ que sirven en el 95% de los restaurantes del planeta es un sucedáneo?

El ‘wasabi’ es una pasta de color verde que se obtiene de la ralladura del tallo de la planta conocida como wasabia japonica (o eutrema japonicum), cuya característica es el picante de su sabor (que apenas dura en el paladar y que se nota, sobre todo, de forma nasal) y que se sirve para acompañar un amplio surtido número de platos de la cocina asiática (especialmente japonesa) entre ellos pescado y algunas carnes, poníendose enormemente de moda en los últimos años al servirse junto al ‘sushi’.

¿Sabías que el ‘wasabi’ que sirven en el 95% de los restaurantes japoneses del planeta es un sucedáneo?

No a todo el mundo le gusta el sabor que deja en el paladar y muchas son las personas que, a la hora de hacer su comanda, piden que no se les sirva acompañada de wasabi, para evitar que el contacto de este potente condimento dejé su peculiar sabor a los alimentos que deben ingerir.

Pero, en realidad, se calcula que tan solo un 5% del wasabi que se sirve en los restaurantes japoneses (o de comida asiática) de todo el planeta proviene realmente de la raíz de la planta wasabia japónica. El 95% restante es un sucedáneo, el cual está realizado con rábano picante y granos de mostaza rallados y a los que se les añade un colorante alimentario (o polvo de hojas de espinacas) que proporciona a la mezcla el característico color verde (que en el wasabi verdadero es de un tono menos intenso)

Además de la diferencia en la apariencia, un experto en este condimento podría detectar rápidamente la diferencia entre el verdadero y el sucedáneo, debido a que el picor del wasabi auténtico es más nasal y dura poco tiempo en el paladar y, sin embargo, el de imitación puede repartir el picante por toda la boca y llegar a provocar incluso sudores fríos.

¿Sabías que el ‘wasabi’ que sirven en el 95% de los restaurantes japoneses del planeta es un sucedáneo?Otra de las diferencias entre el wasabi y el sucedáneo que nos sirven es que el característico sabor del verdadero tan solo tiene una vida de unos diez minutos (máximo un cuarto de hora) y pasado ese tiempo ya no sabe igual. Por tal motivo, en la inmensa mayoría de restaurantes japoneses en los que sirven el original la raíz es rallada en el mismo momento de ir a servir al comensal. La pasta se consigue realizando un movimiento circular en el sentido de las agujas del reloj sobre un rallador de piel de tiburón, el cual tiene una rugosidad especial idónea para rallar la raíz y que permite conservar las propiedades gustativas y olfativas.

La planta wasabia japónica es originaria de Japón, necesita una gran cantidad de agua y es muy difícil que su cultivo se encuentre fuera del país asiático debido al alto coste que tiene. Un kilogramo de esta raíz puede rondar en el mercado un precio superior a los 150 euros, de ahí que la inmensa mayoría de restaurantes opten por servir un sucedáneo.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

 

Fuentes de consulta: bbc / mentalfloss / cityfarmer / washingtonpost
Fuentes de las imágenes: maxpixel / Wikimedia commons

¿Cuál es el origen del popular ‘pan de gambas’ que sirven en los restaurantes chinos?

Raro es el restaurante chino en el que, al sentarte en la mesa y hacer la comanda, no te sirvan como aperitivo, mientras esperas la comida, una cesta conteniendo unas sabrosas cortezas blancas (o de algún color pastel como el rosa o azul celeste) y que son conocidas como ‘pan de gambas’.

¿Cuál es el origen del popular ‘pan de gambas’ que sirven en los restaurantes chinos?

Pero este snack, al igual que otros muchísimos platos que sirven en este tipo de restaurantes, no es originario de la cocina china, sino que son préstamos gastronómicos que los orientales hacen de otras cocinas de países de su entorno, sobre todo del sureste asiático.

Por ejemplo, es muy común encontrar en la carta de los restaurantes chino que sirvan sushi, cuyo origen es japonés, e incluso las famosas ‘galletas de la suerte’, tan vinculadas a los chinos, que, en realidad, son un invento que tiene poco más de un siglo (1909) y que se ideó en un restaurante japonés de San Francisco, tal y como os expliqué tiempo atrás en otro post: https://blogs.20minutos.es/yaestaellistoquetodolosabe/sabias-que-las-galletas-de-la-fortuna-chinas-no-se-inventaron-en-china

Con el pan de gambas ocurre prácticamente lo mismo y la popularización de los restaurantes chinos en occidente, en las últimas décadas, ha hecho que ese aperitivo haya quedado vinculado a su cocina.

Pero en realidad este snack es de origen sudasiático y varios son los países que se disputan ser los creadores del mismo, entre ellos Indonesia, Vietnam o Malasia, siendo los indonesios quienes, con mayor probabilidad, sean sus verdaderos creadores.

Allí se conoce como ‘krupuk’ y el origen de este término es onomatopéyico, ya que hace referencia al sonido crujiente que hace esas cortezas al ser mordidas.

En China, al igual que Malasia y otros países del entorno, es llamado ‘keropok’ e incluso podemos encontrar que son muy populares en los Países Bajos (donde es conocido como ‘kroepoek’) debido a las colonias que tuvieron los neerlandeses en el sureste asiático.

Aquí lo conocemos como ‘pan de gambas’ aunque, a decir verdad, los que nos sirven y comemos, poco o nada de gambas llevan.

Su composición es a base de una masa que se realiza con almidón de patata o tapioca, a la que se le mezcla una pasta realizada con restos de pescado o marisco, muy similar a la usada para hacer los ‘palitos de surimi’ o las conocidas como ‘gulas’ y de la que ya os hable tiempo atrás en otro post: https://blogs.20minutos.es/yaestaellistoquetodolosabe/conoces-el-origen-de-los-famosos-palitos-de-surimi. También suele añadirse algún tipo de sazonador o potenciador de sabor (como el glutamato monosódico) e incluso colorante. Todo ello, bien mezclado, sirve para hacer unos cilindros que, tras cocerse al vapor, son cortados en finos discos para posteriormente ser introducidos en una freidora con abundante aceite hirviendo y en donde cogen la característica forma ondulada y crujiente.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: dragonoriental

¿De dónde surge llamar ‘la dolorosa’ a la cuenta que se pide en un establecimiento?

A través del perfil de Instagram de este blog (@yaestaellistoquetodolosabe2) Mari Cruz Sancho me pregunta de dónde surge llamar ‘la dolorosa’ a la cuenta que se pide en un establecimiento.

¿De dónde surge decir ‘la dolorosa’ cuando se pide la cuenta en un establecimiento?

Se conoce como ‘Pedir la dolorosa’ al acto de requerir que se lleve la minuta de lo consumido, por ejemplo, en un restaurante.

Esta forma de llamar a la cuenta proviene de una referencia directa a Nuestra Señora de los Dolores, también conocida como la Virgen Dolorosa y cuya imagen o estampa era la de la Virgen María en el momento de dolor (doliéndose) tras la muerte de su hijo Jesús en la cruz.

La analogía de comparar una factura con la madre de Cristo surgió en el castizo Madrid de los Austrias (a partir del siglo XVI) en el que en la Corte y Villa empezaron a abrirse tabernas al trasladarse hasta la ciudad la capital del reino (se calcula que hacia finales de aquel siglo se habían abierto alrededor de 140 establecimientos).

El hecho de ser capital de la Corte llevaba hacia allí a numerosas personas, ya fuera para trabajar como funcionarios o para realizar negocios. Esto hizo que muchos fuesen los taberneros que inflaban los precios, por lo que al presentar la cuenta a los comensales a éstos se les quedaba la cara desencajada, surgiendo la comparativa con el rostro de dolor de la Virgen (la Dolorosa).

De ahí que se popularizase llamar dolorosa a la cuenta que se pide en un establecimiento de hostelería.

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿De dónde proviene decir ‘ir maqueado’ para referirse a que alguien va bien vestido o arreglado?

A través del perfil en Instagram de este blog (@yaestaellistoquetodolosabe2) me preguntan cuál es el origen de decir que alguien va ‘maqueado’ para referirse a que va bien vestido o arreglado.

¿De dónde proviene decir ‘ir maqueado’ para referirse a que alguien va bien vestido o arreglado?

Contrariamente a lo que muchas personas piensan (y algunas fuentes señalan erróneamente) la expresión ‘ir maqueado’ para referirse de manera coloquial a que alguien se ha vestido de forma elegante o adecuada para una ocasión especial, no proviene de la jerga o habla juvenil y su origen se encuentra varios siglos atrás, cuando se usaba el término ‘maquear’ para referirse a la acción de embellecer o adornar algo (normalmente un mueble, utensilios u otros enseres).

Para ello se utilizaba una laca (o tipo de barniz) llamado ‘maque’, por lo que la acción de aplicarla para embellecer algo –barnizar– era conocida como maquear.

El maque consistía en una laca que se obtenía de la resina de ciertos árboles y que servía para barnizar y embellecer numerosos utensilios, joyas o muebles, proporcionándoles un reluciente acabado.

Esta técnica a su vez provenía de otra muy similar que se lleva realizando en Japón, desde hace más de diez siglos, conocida como ‘makie’ (también escrito ‘maki-e’ y de ahí llegó hasta nosotros el término ‘maque’)  y cuya traducción literal es ‘imagen salpicada’.

El maki-e era una elaboradísima técnica de lacado que consistía (consiste, porque aún sigue realizándose) en aplicar laca (normalmente negra) a la superficie que se quiere maquear y posteriormente (cuando todavía está húmeda) ir incorporándole polvo de oro o plata con el que se realizaba algún tipo de dibujo. Un trabajo meticuloso y preciso cuyo resultado eran unas valiosísimas piezas decoradas.

La evolución en el lacado (maqueado) fue lo que dio origen con el paso de los siglos a que el término ‘maquear’ se convirtiese en sinónimo de ir bien arreglado y vestido elegantemente.

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿Por qué el 13 de febrero se celebra el ‘Día Mundial de la Radio’? [#DíaMundialDeLaRadio]

Si cogemos un calendario podríamos ir tachando uno por uno todos los días en los que nos encontramos que, en esa jornada, se celebra o conmemora algún hecho o está dedicado a alguna causa: solo en el mes de febrero encontramos un buen puñado… el primer viernes de ese mes es un día dedicado a ‘Vestir de Rojo’, el día 2 es la Candelaria o como se conoce en el mundo anglosajón ‘el Día de la marmota’, el 4 el Día contra el Cáncer, el 6 es el ‘Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina’, el 13 ‘Día Mundial de la Radio’, al día siguiente (14) es San Valentín ‘el Día de los Enamorados’ y el último día de este mes se dedica a las ‘Enfermedades raras’. Otros días destacados pueden ser el dedicado a la Mantequilla de Cacahuete (1 de marzo), a los padres (19 de marzo), los besos (13 de abril), los libros (23 de abril), a las madres (primer domingo de mayo), a los frikis y las toallas (25 de mayo)los perros sin raza (28 de mayo), Día Mundial sin tabaco (31 de mayo), a los donuts (primer viernes de junio),  los abuelos (26 de julio), a besar con pintalabios (25 de agosto), al dulce de leche (11 de octubre), al retrete (19 de noviembre), al tango (11 de diciembre), la flor de Pascua (12 de diciembre)…

¿Por qué el 13 de febrero se celebra el ‘Día Mundial de la Radio’?

En esta ocasión quiero explicaros cuál es la razón por la que el 13 de febrero se celebra el ‘Día Mundial de la Radio’.

El instaurar un día dedicado a la radio fue una decisión que se tomó y aprobó en la Asamblea de las Naciones Unidas que se celebró el 18 diciembre de 2012, por lo que esta jornada en homenaje a las ondas hertzianas es relativamente nueva.

Cabe destacar que suele ser la ONU el órgano encargado de designar este tipo de efemérides, aunque muchas surgen por tradición popular.

El motivo por el que se escogió el 13 de febrero para celebrar el ‘Día Mundial de la Radio’ es porque coincidía con la efeméride del inicio de las emisiones radiofónicas, en 1946, de la emisora desde la cual la ONU comenzó a retransmitir las noticias a todos los países miembros (que en aquellos momentos, pocos meses después de finalizar la IIGM era aproximadamente de una veintena de naciones).

A través de su emisora de radio, la Organización de las Naciones Unidas hacía llegar cualquier noticia relacionada con los derechos humanos y los países socios.

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

 

El motivo nada romántico que dio origen al nombre del ‘Puente de los suspiros’ de Venecia

Venecia está considerada como una de las ciudades más románticas del planeta. Miles de parejas eligen esta población como destino de su viaje de Luna de Miel o como escapada romántica.

El estar conformada por infinidad de canales y navegar por ellos en góndola le proporciona un extra de romanticismo a la estancia (aparte de que la mayoría de hospedajes y restaurantes están diseñados para proporcionar una maravillosa estancia a las parejas que visitan la ciudad).

El motivo nada romántico que dio origen al nombre del ‘Puente de los suspiros’ de Venecia

Uno de los lugares más famosos es el llamado ‘Puente de los suspiros’ (Ponte dei Sospiri), un lugar que, llevados por la emoción del viaje, se ha convertido en uno de los preferidos para pasar bajo él en góndola, fotografiarse e incluso llevarse a cabo alguna petición de matrimonio.

Muchos son quienes están convencidos de que el nombre de dicho puente se debe a los suspiros de los novios y novias en el momento de declararse su amor eterno bajo el arco.

Pero en realidad el motivo real de llamarlo de ese modo es muy anterior en el tiempo a cuando se convirtió Venecia en un destino turístico y, además, está muy lejos de cualquier razón romántica.

Este puente fue construido en el siglo XVII, durante el periodo en el que la ciudad fue capital del próspero Estado conocido como Serenísima República de Venecia, y unía dos edificios gubernamentales: por un lado el Palacio Ducal, donde se encontraban los calabozos y en el otro las salas de interrogatorios del juzgado.

Parece ser que el pasillo interior del puente, de 11 metros de longitud, que unía la sala de interrogatorios con la prisión (conocida como Piombi) era por donde transitaban los presos tras ser interrogados y juzgados y se paraban frente a una de sus ventanas desde donde veían por última vez el canal. En ese momento solían soltar un melancólico suspiro al contemplar tal bello paisaje y ser conscientes de que no volverían a verlo en muchísimo tiempo (posiblemente nunca más).

El poeta inglés Lord Byron, que residió en su juventud en Venecia, menciona este hecho en su obra ‘Las peregrinaciones de Childe Harold’, un largo poema narrativo que escribió y publicó entre 1812 y 1818.

 

Te puede interesar leer también:

 

Fuente de la imagen: franganillo (Flickr)