Archivo de octubre, 2019

¿De dónde surge la expresión ‘No dar el brazo a torcer’?

Se utiliza la expresión ‘No dar el brazo a torcer’ para indicar la negativa de alguien a realizar alguna cosa, también durante una discusión o debate no querer cambiar su opinión en algún asunto (a pesar de que pueda estar equivocado) e incluso, a pesar de encontrarse en minoría en una votación, seguir empeñado en que tiene razón y que no le van a hacer cambiar de opinión (otra expresión análoga, de similar significado, aunque diferente origen es ‘estar en sus trece’).

¿De dónde surge la expresión ‘No dar el brazo a torcer’?

El origen de la expresión ‘No dar el brazo a torcer’ la encontramos en la tradicional competición de ‘pulsos’ (pulsear), en el que dos contrincantes se colocan frente al frente, se agarran de una mano, apoyando únicamente el codo sobre la superficie (sin moverlo ni levantarlo), y que a base de hacer palanca y fuerza hay que conseguir que el dorso del rival toque en la superficie de la mesa.

La resistencia realizada por los dos contrincantes, que evidentemente quieren ganar, y el evitar que el brazo se tuerza y, por tanto, perder la competición, es lo que originó la expresión.

Pero los pulsos es algo que se ha practicado desde la antigüedad (hay evidencias de que antiguas civilizaciones como la egipcia, romana, griega e incluso en la América precolombina, lo realizaban). De ahí que haya otras expresiones que también ha surgido del mismo: ‘A brazo partido’, ‘Luchar a brazo partido’ (como referencia a valentía) o ‘Echarle a alguien un pulso’, ‘Echar un pulsito’ (desafiar a alguien).

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuente de la imagen: maxpixel

¿Cuál es el origen de la expresión ‘Mucho ruido y pocas nueces’?

A través de Twitter recibo un mensaje de @ruben_rubn que, tras visionar una de las versiones cinematográficas de la obra de William Shakespeare ‘Mucho ruido y pocas nueces’, me consulta cuándo comenzó a usarse esta famosa expresión.

¿Cuál es el origen de la expresión ‘Mucho ruido y pocas nueces’?

Muchos son quienes tienen el convencimiento de que la expresión ‘Mucho ruido y pocas nueces’ proviene directamente del título del mencionado libro del célebre autor inglés, pero en realidad esta es la traducción que se le dio en España al título original de la obra, publicada a finales del siglo XVI, ‘Much ado about Nothing’, cuya traducción literal vendría a ser ‘Mucho preámbulo sobre nada’.

Cabe destacar que existen algunas constancias del uso de la expresión en español (o sus referencias a las nueces y el ruido) un par de siglos antes de publicarse la obra de Shakespeare. Por ejemplo en ‘Libro de Buen Amor’ de Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita (1330) o ‘La Celestina’ de Fernando de Rojas (1499) donde aparece en la forma de ‘más es el ruydo que las nuezes’.

Según apuntan un gran número de historiadores, la analogía entre las nueces y el ruido nace (muy posiblemente) de que este fruto seco era muy utilizado en la antigüedad para ser lanzado contra el suelo y provocar estridentes sonidos (como si de petardos se tratara y, de hecho, en algunas celebraciones se lanzaban nueces al paso de los recién casados que al chocar contra el suelo hacían un gran estruendo).

También hay quien indica que la expresión podría haberse originado a raíz del ‘asedio de Amiens’ de 1597, en el que los hombres al mando de Hernán Tello de Portocarrero, disfrazados de campesinos, lanzaron unas nueces contra el suelo para que el ruido despistase a los soldados que estaban de guardia en la entrada de la población francesa e hiciera que éstos se agacharan a recogerlas, mientras aprovechaban los soldado españoles para entrar en la población. Pero es prácticamente imposible que de ese acto surgiera la expresión, ya que (como he comentado en párrafo anteriores) ya era conocida y usada mucho tiempo antes, aunque no se descarta que a raíz de dicho asedio se popularizara.

 

 

Te puede interesar leer también: ¿Sabías que en la escena del monólogo ‘Ser o no ser’ Hamlet no aparece con una calavera en la mano?

 

 

Fuente de la imagen: maxpixel

¿Cuál es el origen de la expresión ‘Pasar por el aro’?

No se conoce a ciencia cierta el origen de la expresión ‘Pasar por el aro’, aunque la mayoría de fuentes apuntan que, muy posiblemente, provenga del mundo circense.

¿Cuál es el origen de la expresión ‘Pasar por el aro’?

Muchos eran los circos en los que, uno de los números estrella de la función, era hacer pasar a uno de los artistas a través de un aro envuelto en llamas y que era sujetado por otra persona o estaba suspendido en el aire. Pero muchas las ocasiones en las que un domador obligaba a pasar por el aro a sus animales (leones, tigres…). Las fieras se resistían a hacerlo, por el peligro que ello comportaba, además de que el fuego es uno de los elementos que más teme cualquier animal.

La dificultad que comportaba dicha acción fue, probablemente, la que originó que con el tiempo se utilizara la expresión ‘Pasar por el aro’ (o sus variantes ‘Hacer pasar por el aro’, ‘Tener que pasar por el aro’) para hacer referencia al hecho de tener que hacer algo que no es del agrado ni voluntad.

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Post realizado a petición de Loli Bernado de Cospilates
Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿De dónde surge decir que algo fácil de conseguir está ‘a huevo’?

Muchos son quienes utilizan expresiones del tipo ‘se lo han puesto a huevo’ o ‘venga, que lo tienes a huevo’ para indicar la poca dificultad que hay en conseguir alguna cosa.

¿De dónde surge decir que algo fácil de conseguir está ‘a huevo’?

Esta analogía entre un huevo y la facilidad para obtener algo proviene de los tiempos de carestía y hambruna, en los que uno de los alimentos más accesibles eran los huevos. Muchas eran las familias que disponían de alguna gallina que diariamente los ponía, sirviéndoles de sustento, tanto para alimentarse como para vender o cambiar (a través del trueque) por otros productos de primera necesidad.

Los huevos también eran uno de los productos que menos coste tenían para los compradores, convirtiéndose en un símil para indicar que algo era barato y, por tanto, fácil de conseguir.

Durante el Siglo de Oro (siglos XVI y XVII) varias son las alusiones literarias que se hicieron a la forma ‘a huevo’ como clara a alusión a aquello que es barato o fácil de conseguir.

Cabe destacar que existe otra expresión (‘costar un huevo’) que significa todo lo contrario: algo muy costoso, dificultoso o caro. Pero en esa ocasión el huevo al que hace referencia no es el que es puesto por las gallinas (u otra ave) sino como clara alusión al testículo masculino.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: pe5pe (Flickr)
Fuentes de consulta: El porqué de los dichos de José Mª Iribarren / Dichos y frases hechas de José Calles y Belén Bermejo

Cuando los amigos tienen derecho a roce

Se conoce como ‘amigo o amiga con derecho a roce’ a la relación consentida y consensuada entre dos personas que tienen sexo ocasional y a las que les une una importante amistad, aunque no hay entre ellos un vínculo emocional y mucho menos una relación de noviazgo o compromiso sentimental alguno.

Cuando los amigos tienen derecho a roce

Aunque no hay una constancia exacta sobre cuándo se inició específicamente sí se sabe que uno de los momentos que podría haber dado pie a ese tipo de relaciones sexuales entre amigos sin compromiso fue durante los años de mayor esplendor del movimiento hippie (entre mediados de la década de 1960 y finales de 1970) en el que se abogó por el amor libre y sin ataduras.

Desde inicios del siglo XXI ha aumentado el número de personas que, antes de encontrar su pareja ideal y para siempre, prefieren mantener ese tipo de relaciones sin ataduras con alguna persona cercana y a la que les une una fuerte amistad.

Actualmente la expresión ‘amigos con derecho a roce’ suena algo anticuada, por lo que suele utilizarse el neologismo ‘follamigos’ que describe perfectamente el carácter de ese tipo de relaciones.

Cabe destacar que el diccionario de la RAE ha querido añadir el concepto a su diccionario (pero no el vocablo ‘follamigos’ que es popularmente utilizado) incluyéndolo con el término ‘amigovio’, a partir de la fusión de ‘amigo y novio’, dándole la acepción: Persona que mantiene con otra una relación de menor compromiso formal que un noviazgo. Este término ha sido ampliamente criticado, debido a que no es de uso común.

En la literatura, ficción televisiva y cinematográfica o música se han hecho múltiples referencias al concepto de la amistad con beneficios sexuales.

 

 

Lee en este blog otras curiosidades relacionadas con el sexo

 

 

Fuente de la imagen: needpix

¿De dónde surge la expresión ‘Armarse un toletole’?

‘Armarse un toletole’ significa tumulto, confusión o griterío popular y se trata de una expresión que tiende a estar en desuso, siendo etiquetada como ‘viejuna’ (al tratarse de una locución muy antigua y que tan solo pronuncian las personas de más edad. En este blog he explicado el origen de unas cuantas y al pie de este post encontrarás los enlaces).

¿De dónde surge la expresión 'Armarse un toletole'?

Puede encontrarse escrita en la forma ‘toletole’ o ‘tole-tole’ y el diccionario de la Rae la incorpora como ‘tole’, dándole como acepción: ‘Confusión y griterío popular’ y ‘ Rumor de desaprobación, que va cundiendo entre las gentes, contra alguien o algo’.

Su primera aparición en el diccionario de la Academia fue en 1843 en la forma ‘tole, tole’, con el siguiente significado: ‘Voces tomadas del latín, que en nuestro castellano se usan para significar confusión y griterio popular. Clamor popularis’. En la edición del diccionario publicado en 1869 aparece la entrada con una sola ‘tole’ y se le añade a la acepción lo siguiente: ‘rumor de desaprobación que va cundiendo entre las gentes, contra alguna persona o cosa’.

El origen etimológico de ‘tole’ lo encontramos en el latín ‘tolle’ cuyo significado es ‘quita’, ‘fuera’, ‘aparta’.

Y es que la expresión surge de un pasaje de la Biblia (concretamente en Juan 19:15), donde se explica el momento en el que Poncio Pilatos presentó frente a los judíos a Jesús y estos contestaron ‘¡Fuera, fuera, crucifícale!, que en la forma latina era: ‘Tolle, tolle, crucifige eum’.

Fue a partir de la lectura que se hacía de este pasaje bíblico en las misas dominicales (cuando éstas eran realizadas en latín) lo que originó que, con el tiempo, los feligreses asociaran la declamación ‘tole, tole’ (tolle, tolle) que hacía el sacerdote como un sinónimo de griterío, confusión, alboroto, bulla o jaleo, de ahí que surgiese la expresión ‘Armarse un toletole’ para indicar el griterío popular.

 

 

Te puede interesar leer también el origen de estas otras expresiones viejunas:

 

 

Fuente de la imagen: fibonacciblue (Flickr)

Marketing olfativo: cuando las empresas nos venden sus productos a través de nuestro olfato

Una de las sensaciones más agradables que existen es meterse en un coche y notar su inconfundible olor a nuevo.

Y es que el olfato es un gran y potente generador de emociones, gracias al cual muchas veces vinculamos nuestras decisiones a la hora de comprar o consumir.

Marketing olfativo: cuando las empresas nos venden sus productos a través de nuestro olfato

Los expertos en ventas saben que el olor a coche nuevo incidirá plenamente en el comprador para que decida realizar la compra, pero sobre todo ese olor ayudará a otras personas que monten en él a decidirse en cambiar de coche, todo porque esa fragancia le ha invitado a ello.

Por tal motivo existe una amplia gama de perfumes y olores característicos que las empresas utilizan para vender más. Por ejemplo, un concesionario de coches de segunda mano aplicará el perfume de olor a coche nuevo o también es característico el olor que puede apreciarse al pasar por delante de algún negocio concreto; el cual, al respirarlo, hace que sin mirar el rótulo sepamos de qué establecimiento se trata y, además, nos incite a entrar, aunque en ese momento no teníamos intención de hacerlo.

Por poner un par de ejemplos,  famosos y muy identificables son los olores o fragancias que podemos percibir, varios metros antes de situarnos en la entrada, de negocios como los restaurantes McDonalds o la cadena de perfumerías Sephora.

Los expertos juegan con la ventaja de saber que cada persona, gracias a nuestra ‘memoria olfativa’, somos capaces de recordar y almacenar alrededor de 50.000 olores diferentes, sabiendo distinguir perfectamente a qué pertenece cada uno de ellos (de los cuales, aproximadamente, diez mil aromas corresponden a marcas comerciales).

Jody Jean Dreyer (quien trabajó durante tres décadas para Disney), explicó en su libro de memorias, titulado ‘Beyond the Castle’, que esta compañía fue la primera en utilizar perfume de un característico olor en todos sus parques temáticos. A través de unos aparatos (conocidos como ‘smellitzer’) desprende, por los respiraderos repartidos por las calles de Disneyland, fragancias con olor a palomitas de maíz recién hechas.

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: pixabay

La curiosa y extensa biblioteca erótica de Luis García Berlanga

Considerado como uno de los directores de cine españoles más importantes del siglo XX, Luis García Berlanga destacó por una fina ironía que supo plasmar conveniente y magistralmente en todas sus películas.

Fallecido en 2010, a los 89 años de edad, sus herederos hicieron un sorprendente hallazgo en la biblioteca privada del cineasta, encontrando alrededor de tres mil libros dedicados al erotismo y la pornografía; algunos de ellos antiquísimos y de un valor histórico.

La curiosa y extensa biblioteca erótica de Luis García Berlanga

La colección de Berlanga estaba compuesta por revistas, libros, cuadernos, manuscritos inéditos, estampas y algunas primeras ediciones que eran auténticas joyas para cualquier amante de la literatura erótica.

A lo largo de su vida, Luis García Berlanga se había dedicado a viajar por todo el mundo y allá donde encontraba una de esas rarezas dignas de coleccionar era adquirida y se la llevaba de vuelta a España para incorporarla a su biblioteca privada, de la que no tenían constancia ni tan siquiera sus propios hijos.

El 18 de enero de 2018 fue subastada esta colección a través de la sala de subastas El Remate, con un precio de salida de 27.000 euros, aunque no hubo ninguna puja por tan curioso lote.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

 

Fuente de la imagen: pxhere

Destripando bulos: la expresión ‘salvado por la campana’ proviene del boxeo y no de ataúdes que llevaban una campana

La expresión ‘salvado por la campana’ suele utilizarse para indicar que alguien ha conseguido librarse de un peligro en el último instante.

La locución se hico muy famosa hace tres décadas al ser el título de una serie juvenil de televisión (en inglés ‘Saved by the Bell’) emitida entre 1989 y 1993.

Pero la ficción televisiva no fue el origen de la expresión, sino que la misma es mucho más antigua y se data en el último cuarto del siglo XIX en los ambientes pugilísticos de la Inglaterra Victoriana.

Destripando bulos: la expresión ‘salvado por la campana’ proviene del boxeo y no de ataúdes que llevaban una campana

Fue por aquella época en el momento en el que al boxeo, que hasta entonces había sido un deporte practicado por caballeros, empezó a practicarlo también fornidos hombres de clase baja con el fin de animar algunas veladas pugilísticas, a la vez que se apostaban grandes sumas de dinero.

Con el fin de evitar la brutalidad en las peleas, se añadieron una serie de reglas a seguir en cada combate y entre ellas se incorporó una campana con la que, a través de su sonido, se avisaba a los contrincantes en el momento en que cada asalto empezaba o finalizaba.

La dureza con la que algunos púgiles golpeaban provocaba que en más de una ocasión su contrincante quedase malherido durante el combate y el hecho de sonar la campana, para avisar que el asalto había finalizado, proporcionaba un pequeño tiempo de descanso con el que recuperar fuerzas.

Muchos han sido quienes, estando a punto de perder un combate y caer noqueados, se salvaron al sonar la campana y, una vez reanudada la pelea, consiguieron remontar y acabar ganando.

Esta es la explicación, sobre el origen de la expresión ‘salvado por la campana’ que dan la inmensa mayoría de expertos y etimólogos, pero a pesar de ello, corre por la red (desde hace mucho tiempo) otra explicación que, aunque tiene su lógica, no es la verdadera (es uno de los tantísimos bulos que se comparten).

Destripando bulos: la expresión ‘salvado por la campana’ proviene del boxeo y no de ataúdes que llevaban una campanaDicha explicación (que se ha hecho viral en más de una ocasión) es la que da como origen a un tipo de ataúdes que llevaban incorporada una campana y que podía ser tocada desde el interior, en caso de que la persona enterrada no estuviera realmente muerta.

Esas explicaciones virales indican que dichos ataúdes se realizaron en la Edad Media, lo que es un dato totalmente erróneo, ya que sí que existieron pero fue hacia mediados del siglo XIX, coincidiendo con la publicación del famoso su cuento de terror ‘El entierro prematuro’, de Edgar Allan Poe, y a una serie de casos de catalepsia que se dieron por la época. Con el propósito de no ser enterrados vivos (en caso de ser catalépticos) muchas fueron las personas que encargaron que, si morían, se les enterrase en un ataúd con campana.

No se sabe a ciencia cierta si se dio algún caso en el que alguien logró ser desenterrado tras tocar la campana (aunque sí hay muchos relatos de ficción publicados en aquella época), pero en ningún momento se vinculó la expresión ‘salvado por la campana’ con ese hecho.

 

Te puede interesar leer también: Curiosidades de la ‘no muerte’: Tapefobia, Catalepsia y el Delirio Nihilista

 

 

 

Fuente de la imágenes: aibaboxing (Flickr) / Redes Sociales

Libro recomendado: ‘Orgas(mitos)’ de Laura Morán

Alrededor de la salud hay infinidad de mitos y bulos, siendo todo lo relacionado con la sexualidad lo que quizás más se ha difundido y dado como cierto al haberlo recibido durante muchísimo tiempo a través de la transmisión oral (de una generación a otra) y en los últimos años mediante las redes sociales. Muchísimas son las personas que creen a pies juntillas todo lo que reciben o dicen, sin cuestionarse la veracidad de dicha información y compartiéndolo con sus contactos, por lo que la desinformación cada vez se vuelve más grande.

Y es que estamos en un tiempo en el que a pesar de haber muchísima información sexual a nuestra disposición, también carecemos de una buena formación al respecto (por la gran cantidad de bulos y mitos que se comparten y mezclan, como si de datos correctos se tratara). Lamentablemente los mitos sobre la sexualidad son muy difíciles de distinguir y, sobre todo, de extinguir.

Libro recomendado: ‘Orgas(mitos)’ de Laura MoránAfortunadamente de vez en cuando se publican libros de divulgación que pueden ser de gran ayuda para aclarar tanta desinformación  la que estamos expuestos. Uno de ellos es el que os traigo hoy a este blog: ‘Orgas(mitos)’ de Laura Morán Fernández (síguela en twitter: @veneciana1981 y en Instagram: @lauramoranfdez) y publicado por la editorial NextDoor Publishers, dentro de su colección ‘El café Cajal’.

Un acertado título con el que la autora hace un extenso repaso a la sexualidad (de la que es una experta divulgadora gracias a su trabajo como psicóloga, sexóloga y terapeuta familiar), aclarando un gran número de conceptos y, sobre todo, explicándolo de un modo muy cercano y sencillo.

Laura Morán (a la que admiro muchísimo) se ha convertido en los últimos dos años en una de las divulgadoras sobre sexualidad más presente en eventos y programas de divulgación (en televisión ha participado en ‘Orbita Laika’, hace radio y ha participado en un buen número de charlas, por ejemplo para Naukas o Jot Down ciencia). También debo destacar que la autora es una de las fuentes de consulta que aparecen citadas en mi libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”.

A través del libro ‘Orgas(mitos)’, Laura hace un repaso a todos los aspectos del sexo, aclarando numerosas dudas que cualquier persona pueda haber tenido a lo largo de su vida respecto a la sexualidad.

Un libro respetuoso con cualquier opción sexual y género, independientemente de los genitales de aquellas personas que tengan el libro entre sus manos.

Libro recomendado: ‘Orgas(mitos)’ de Laura Morán

A destacar el capítulo dedicado exclusivamente al clítoris (la parte de la anatomía más ignorada en los libros de ciencia y anatomía de toda la Historia) o en el que destripa mitos sobre los preliminares o sobre el orgasmo.

Desde aquí también debo felicitar por el trabajo realizado (aparte de la autora) al equipo de NextDoor Publishers: Laura Morrón como directora de la colección ‘El café Cajal’ y directora editorial y a Oihan Iturbide, fundador e impulsor de este sello editorial dedicado a la publicación de libros de divulgación de un diseño, contenido y gusto exquisito.

 

‘Orgas(mitos)’ de Laura Morán
Editorial: NextDoor Publishers
ISBN: 9788412068504
http://www.nextdoorpublishers.com/libros/orgasmitos/
https://www.amazon.es/Orgas-mitos-sexualidad-disfrutarla-cumplirla/dp/8412068505/
https://lauramoranpsicologa.es/2019/09/orgasmitos/