Entradas etiquetadas como ‘horas canónicas’

¿De dónde surge la antiquísima expresión ‘Eres como el reloj de Pamplona’?

Esta es otra de aquellas expresiones que están prácticamente en desuso (catalogadas como ‘expresiones viejunas’) y que, de tanto en tanto, os traigo a este blog para explicaros su origen.

¿De dónde surge la antiquísima expresión ‘Eres como el reloj de Pamplona’?

En esta ocasión se trata de la expresión que dice ‘Eres como el reloj de pamplona’ y que era utilizada para hacer referencia a aquella persona que no cumple las promesas e incluso a quienes empiezan algo (un trabajo, una conversación…) y no lo terminan.

En realidad la frase está acortada y originalmente se decía en la forma ‘Eres como el reloj de Pamplona, que apunta pero no da’ (también dirigido a una tercera persona –‘Es como el reloj de…’– e incluso sin alusión personal –‘Como el reloj de…’).

Esta locución se originó como clara referencia al reloj de sol que se instaló en la fachada de la torre sur de la Catedral de Pamplona (a la derecha de la imagen) a inicios del siglo XVI, pero las campanas (que debían de ser tocadas manualmente) no fueron instaladas hasta el último cuarto de aquel mismo siglo, por lo que aunque el reloj apuntaba la hora no la daba (o sea, no tocaba la campana).

En aquel tiempo era imprescindible ese toque de campana para ir recordando a los feligreses las ‘horas canónicas’, las cuales consistían en la división de la jornada en varias partes y que servía para señalar, sobre todo, las horas o momentos destinados a los rezos religiosos.

El hecho de que se instalara el reloj de sol, pero no hubiese sido terminada la instalación de las campanas hasta muchas décadas después, es lo que hizo que sugieran este tipo de expresiones para hacer referencia a aquello que está o queda inacabado.

 

Quizá te interese leer en este blog otros posts con más ‘expresiones viejunas’

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons
Fuentes y más info: catedraldepamplona.comcampanersrelojesdesol.info

¿Por qué en español utilizamos el plural para dar los ‘buenos días’ y no el singular ‘buen día’?

En la práctica totalidad de idiomas se utiliza la forma en singular para desear un buen día (‘bon dia’ en catalán, ‘Good Morning’ en inglés, ‘Bonjour’ en francés, ‘Buongiorno’ en italiano o ‘Bom dia’ en portugués, por poner unos pocos ejemplos).

Pero para saber el porqué en español se utiliza la forma de saludo en plural no existe un total acuerdo entre lingüistas sobre cómo se originó, encontrando tres hipótesis que han hecho que cada experto se decante por una.

¿Por qué en español utilizamos el plural para dar los 'buenos días' y no el singular 'buen día'?Por un lado nos encontramos con la respaldada por la Real Academia de la Lengua (aunque no por una inmensa mayoría de lingüistas) que indica que proviene del antiguo saludo que se realizaba en la forma de ‘buenos días nos dé Dios’ (extensivo al ‘buenas tardes nos dé Dios’ o ‘buenas noches nos dé Dios’), el cual no era para desear un buen día en una jornada concreta, sino a nivel general y para todos los momentos y días. Con el tiempo dicho saludo se redujo al simple ‘Buenos días’ (buenas tardes y buenas noches) sin mención a Dios.

Otra teoría apunta a que los saludos en español se usan en forma de ‘plural expresivo’ el cual no se utiliza para denotar una ‘cantidad’ sino la ‘intensidad’ y que tiene ejemplos tan habituales como dar las ‘gracias’ o ‘condolencias’, mandar ‘saludos’ y desear ‘felicidades’ o nos referimos a eventos como los ‘mundiales de fútbol’,  las ‘olimpiadas’ o ‘bodas de oro’. Este aumentativo del plural expresivo también es el que origina expresiones tan comúnmente utilizadas como ‘¿qué horas son estas de llegar?’.

Una tercera hipótesis apunta a que los saludos en español se construyeron por analogía con las conocidas como horas canónicas, que era la forma de división del tiempo en la Edad Media y que marcaba el horario de las oraciones a los religiosos. Las horas canónicas eran los maitines, laudes o vísperas, y se indicaban en plural. Esta forma podría haber sido las que originase el saludo en plural que realizamos en la actualidad.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

 

Post realizado a partir de una consulta recibida a través de la cuenta en Instagram de este blog (@yaestaellistoquetodolosabe) en la que @anniie.carpediem me pregunta por el motivo por el que decimos ‘buenos días’ y ‘buenas noches’ en plural aunque sea para un día en concreto.
Fuentes de consulta: ortografiaygramatica / gonzoo / bbc / eluniverso
Fuente de la imagen: pixabay

¿De dónde surge que el mediodía fuese conocido como ‘nona’ o ‘novena hora’?

Durante muchísimo tiempo (siglos) cuando se quería hacer referencia al momento del día en el que se situaba el mediodía se utilizaban (habitualmente) los términos ‘nona’ o ‘novena hora’.

¿De dónde surge que el mediodía fuese conocido como ‘nona’ o ‘novena hora’?

Eso se debía a lo que era conocido como ‘horas canónicas’, las cuales consistían en la división de la jornada en varias partes y que servía para señalar, sobre todo, las horas o momentos destinados a los rezos religiosos.

El mediodía no se situaba entre las 12 y la 1, como actualmente hacemos, sino que marcaba las tres (hoy en día de  la tarde) debido a que, según las horas canónicas, el día empezaba a las 6 de la mañana y, por tanto, la ‘novena hora’ era a las 3. ‘Nona’ procede del latín ‘nonus’ y significa noveno.

A la ‘hora nona’, en la Iglesia Católica, se llevaba a cabo una oración conocida como de ‘Misericordia’.

Las ‘horas canónicas’ fueron estipuladas en el siglo VI por San Benito de Nursia, religioso italiano fundador de la orden Benedictina y las dispuso del siguiente modo:

‘Maitines’ (antes del amanecer), ‘Laudes’ (amanecer), ‘Prima’ (primera hora después del amanecer), ‘Tercia’ (tercera hora después de amanecer), ‘Sexta’ (las 12, hora del rezo del ‘Ángelus’ en tiempo ordinario o el Regina Coeli durante la ‘Pascua’), ‘Nona’ (la hora de la Misericordia), ‘Vísperas’ (tras la puesta del sol) y ‘Completas’ (antes del descanso nocturno).

Cabe destacar que también fue el propio San Benito quien marcó la norma de guardar reposo y silencio después de la “sexta hora”, que fue lo que dio origen a lo que hoy conocemos como ‘siesta’ (inicialmente se conocía como sextear’ o ‘guardar la sexta’, derivó en ‘sestear’ y acabó en ‘siesta’).

Como dato curioso también añadir que en inglés el mediodía es conocido como ‘noon’, el cual proviene de nona y motivo por el que podemos encontrar términos como ‘afternoon’ utilizado para referirse a  ‘tarde’ y literalmente significa ‘después del mediodía’.

 

 

 

Te puede interesar leer también los posts:

 

 

 

Fuente de la imagen: publicdomainpictures