BLOGS
La energía como derecho La energía como derecho

Las claves de un tema que nos afecta a todos

Engañados por la aleatoriedad

Piet Holtrop – Abogado

energía eólica

Estoy en una habitación del Hotel Intercontinental en Madrid, y me pregunto si estoy engañado por los mercados o por la regulación. Ayer por la noche compartimos una cena en este mismo hotel en motivo de la celebración del 30 aniversario de APPA, la Asociación de Empresas de Energías Renovables. Esto se hizo en el marco del primer Congreso de Energías Renovables de APPA, en el que hoy mismo haré una presentación sobre los Power Purchase Agreements (PPA’s).

Los PPA’s son contratos bilaterales de compraventa de energía, en el caso que me interesa a mí se trata de electricidad procedente de fuentes de energías renovables. Hay una multitud de variaciones en ello, van desde contratos bilaterales con entrega física vía línea directa o bilaterales con entrega física con entrega vía la red de distribución en un lado del espectro, hasta contratos virtuales o sintéticos, sin entrega física, donde se liquidan simplemente las diferencias del precio mayorista del mercado, y se garantiza la procedencia de la energía con certificados de origen renovable. Estos últimos realmente son productos financieros de hedging y los puedes cubrir en los mercados organizados y no organizados de derivados financieros con subyacente eléctrico.

Hay quién dice que la coincidencia no existe, luego hay otro quién dice que justamente nos dejamos engañar por la coincidencia. Hace poco me compré un libro sobre este tema, escrito por Nassim Nicholas Taleb, con el título “Fooled by Randomness”, que quiere decir algo como “engañados por la aleatoriedad”. Su subtítulo es “The hidden role of chance in life and in the markets”, que traduciría como el papel escondido de la casualidad en la vida y en los mercados.

Es interesante conjugar en esta óptica la formación en España de los precios de la energía eléctrica en los mercados liberalizados, como ocurre en un PPA de electricidad procedente de fuentes renovables con entrega física, y la formación de los precios mediante un sistema de retribución reglada, que es tanto el caso de todas aquellas instalaciones del antiguo régimen especial a las que forzosamente se les metió en un nuevo sistema retributivo inventado por las personas que actualmente componen nuestro gobierno, como el de todas aquellas instalaciones de energías renovables que habrían entrado en este sistema por haberse adjudicado potencia retribuida vía distintas subastas celebradas recientemente.

El sentido del humor es un mecanismo necesario para comprender el mundo, y con este afán os explico que la gracia de todo lo anterior está en lo inverso del funcionamiento de estos dos mercados: el liberalizado y el intervenido por el ministro de energía. Este último debe sentirse atraído de forma irresistible por esta fuerza escondida de la casualidad, y lo traduce a nuestra práctica diaria de una forma impresionante. Así, consigue mimetizar este engaño de la aleatoriedad hasta la perfección, promoviendo por ejemplo la actualización de los parámetros, para el precio que él tiene que regular, sin ningún método ni base científica, contradiciéndose además con sus propias predicciones de mercado para otras finalidades.

Ya sé que todo eso os sonará un poco a chino, pero la esencia de esta historia es que en temas de precios de energías renovables estamos más engañados por la aleatoriedad de nuestro propio ministro, que por los mercados en sí. A mi entender, la idea del ejercicio de entender los mercados tiene la finalidad de predictibilidad, y el ministro debería racionalizar su intervención y eliminar toda aleatoriedad intencional de ello. No hace falta que lo añada, por mucho que le guste jugar con estas cosas, los mercados de por sí ya tienen suficiente volatilidad.

Voy a terminar este artículo con una buena noticia sobre imprevisibilidad de los mercados. Durante la rueda de prensa posterior a su intervención en la inauguración de la jornada de ayer, el Comisario Europeo de Acción para el Clima y Energía, Miguel Arias Cañete, señaló que por la bajada de costes actuales de instalación de energías renovables, tampoco sería una aberración ajustar las previsiones económicas de la Unión Europea al respecto, conduciendo a unos objetivos más ambiciosos que el 27% de renovables para el año 2030, aproximándose más al 35% pretendido por el Parlamento Europeo.    

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.