BLOGS
La energía como derecho La energía como derecho

Las claves de un tema que nos afecta a todos

Energía nuclear, una hipoteca de por vida

Por Joan Herrera – Abogado

torres de refrigeración

¿Qué significa que no haya habido cambio en España? Entre otras cosas, la posibilidad que en lo energético se consoliden escenarios que nos hipotecan de por vida.

Hablo del debate energético, del caso concreto de la energía nuclear. En esta ocasión, quien se ha encargado de pulsar el botón para consolidar e incluso cristalizar la situación ha sido, ya no el Gobierno, sino el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN).

Una vez más, el CSN ha hecho gala de su tradición de órgano regulador captado por el regulado y, en una decisión sin precedente alguno, ha concedido a Garoña, la central nuclear más antigua y con la tecnología más obsoleta, la posibilidad de continuar operando. Pero no sólo eso, lo ha hecho con una extraordinaria originalidad tratándose de una central nuclear. Por primera vez lo hace sin límite temporal (hasta ahora los permisos se concedían por un periodo de 10 años) y jugando, lo que es a mi entender, un claro rol político – económico. El papel del CSN consiste en blindar jurídicamente a los titulares de la central, de tal manera que si hay un Gobierno que quiera cerrar la planta, esta decisión tenga que dar pie a una extraordinaria indemnización por lucro cesante. La decisión ha contado con un voto en contra, el de Cristina Narbona, como excepción a un CSN acostumbrado a tener entre sus miembros a expertos que siempre coincidían en su posición claramente pronuclear.

En julio del 2009 me atreví a escribir sobre la necesidad de cerrar la central nuclear de Garoña en un artículo titulado “la indecisión de Garoña”. No tenía sentido que prolongásemos la vida de la central, como finalmente haría el Gobierno Zapatero, dado que aportaba una escasa potencia al mix eléctrico y en cambio “gozaba” de la tecnología más obsoleta. Pero el Gobierno con un presidente –epidérmicamente- antinuclear así lo hizo, dio dos años más a la central de Garoña, traspasó el tema al siguiente Gobierno y volvió a no exigir nada a un parque nuclear que, tras amortizarse, continuaba vendiendo la electricidad a un precio muy superior a su coste de generación.

Hoy, la decisión del CSN abre la puerta al Gobierno para que este prorrogue la vida de la central nuclear de Garoña. Lo hace a las puertas de la renovación, o no, de la operatividad de la central de Almaraz. Y lo hace en un contexto en que, de mantenerse la potencia nuclear instalada, más los ciclos combinados, apenas quedará espacio para que aquellas tecnologías que nos hacen más independientes energéticamente y reducen más el precio de la electricidad, las renovables, puedan irrumpir al haber un exceso de potencia instalada.

La energía nuclear, siempre ha gozado de una querida y buscada opacidad, como también se ha expresado en diferentes ocasiones por númerosos articulistas, yo mismo lo hice en otro artículo publicado en 2005.

Y es que hoy, cuando hablamos de prolongar la vida útil de las centrales, o peor aún, cuando el debate no emerge, y estas continúan operando, lo que hacemos es ponernos la soga al cuello. Hablamos de centrales que ya han cumplido su vida útil o que están a punto de cumplirla, sobradamente amortizadas, y que sin embargo venden el precio de la energía que generan al mismo que lo hace la tecnología más cara que entra en el pool eléctrico (normalmente las centrales de ciclo combinado). Mientras, esta tecnología nos hace tener una potencia instalada excesiva, que no se puede encender ni apagar, que no puede hacer de tecnología de apoyo a las renovables, y que a la vez, en nada nos obliga a la hora de cambiar el modelo energético o de desarrollar el autoconsumo, las renovables o incrementar el ahorro y la eficiencia.

Por ello es urgente, no sólo fiscalizar a un órgano regulador, el CSN, que va más allá de sus funciones cuando concede una prórroga sin límite temporal alguno, sino plantear un horizonte en que el cierre de las centrales sirva para el cambio de modelo.

Con toda la modestia, en el año 2007, ahora hace ya 10 años, un pequeño grupo parlamentario presentó un plan puente que planteaba no sólo el cierre de las centrales, sino que en los últimos años de funcionamiento de las plantas, una vez amortizadas, el dinero que ganan de más sirviese para financiar alternativas económicas en el entorno de las centrales, y a su vez nutriese un fondo para invertir en el cambio de modelo. Es sabido que un 70% del coste medio de Kwh producido por las centrales nucleares corresponde a costes de amortización de la inversión inicial (incluidos los costes financieros), costes que en España se habían calculado para un periodo de 30 años que de aquí a bien poco va a cumplir todo el parque nuclear español. El destino de este fondo podría tener el reparto siguiente: 20% destinado al mantenimiento y seguridad de las centrales; 15% al gestor de la central correspondiente; 15% destinado a la dinamización social y económica de las zonas directamente afectadas por el futuro cierre de las centrales y un 50% para el impulso y la inversión en planes de energías renovables y de mejora del ahorro y la eficiencia energética.

  • Imagen: Flickr/ Lennart Tange

6 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Sociólogo Astral

    La energia nuclear da mucho miedo aunque es la mas barata a corto plazo. mi favorita es la hidroeléctrica que es una energia renovable que da energia las 24 horas del dia porque hay agua en los rios cada dia.

    27 Febrero 2017 | 11:28

  2. Dice ser Francisco José

    Ya estoy cansado que la típica imagen que aparce para describir a una central nuclear sean las torres de refrigeración (el humo es solo vapor de agua limpio).
    Además, si los controles son buenos y serios, no existe peligro. el peligro está en las personas (como siempre) que por intereses económicos pueden llegar a cerrar los ojos al tener que actuar por alguna alarma.
    Mientras Francia con sus centrales nucleares (que nosostros no podemos controlar), vendiéndonos energía.
    Y lo peor cada vez más cara.
    La energía nuclear es peligrosa igual que muchas cosas cotidianas que producen cancer, como el tabaco, seguro que hay muchos personas contra la energía nuclear que fuman un paquete diario. ¡Alucino!
    Estoy de acuerdo con quitar las centrales nucleares, pero hasta que no salgan aternativas de verdad, o estemos dispuestos a prescindir de comodidades… Y porque no hacerle frente de verdad a las compañías eléctricas y al gobierno que las protege.
    Uffffff

    27 Febrero 2017 | 12:52

  3. Dice ser idolop

    Dice ser Sociólogo Astral

    El grueso de la potencia hidroelectrica instalada, está en las entrales de agua embalsada, no en las fluyentes. Esto es, que como se dediquen a generar las 24 h., no dan abasto a llenar los embalses y funcionar a plena y en condiciones óptimas.

    27 Febrero 2017 | 14:27

  4. Dice ser Pepin Calabacin

    Efectivamente las torres de refrigeración de la central solo expulsan vapor del agua.

    Lo siniestro está dentro de la central, los residuos. Y eso sí que es una bomba en tu casa. Está claro que mientras no salgan de ahí no hay problema. Aunque estos no cesan su actividad, están calientes y tienen que estar sumergidos las 24 h del día en una piscina de agua helada, una especie de nevera que si dejara de recibir electricidad los residuos harían hervir y explotar el almacén. Claro mientras no haya guerras, bombardeos, terrorismo, crisis económicas graves, accidentes etc… siempre haya gente trabajando ahí dentro (y que no huya nunca a su vez por ninguna de las circunstancias anteriores) y en resumen, vivamos una eterna paz y tranquilidad en los próximos 100 mil años no hay ningún problema por supuesto. El problema es que eso nadie se lo cree, es incompatible con la naturaleza humana. Con solo que exploten 2 o 3 centrales en Europa, el continente queda inhabitable durante miles de años. Y cómo decís solo en Francia hay 50 y pico.

    27 Febrero 2017 | 15:03

  5. Dice ser uno que sabe de esto

    El señor Joan Herrera, con su vena de independentista verde progre guay, intenta infundir cosas que no son ciertas y, de paso, meter un de miedo a quien esto.
    Las centrales nucleares son seguras, siempre y cuando las personas que trabajan en estas centrales actuen de acuerdo a las normas establecidas. Las cuales se cuales se cumplen a rajatabla.
    La energia nuclear es barata y no contamina con CO2, que ese si es principal problema de nuestro mundo.
    Es una utopia vivir del aire y del agua en España. Habra dias que si se pueda pero, pero la mayoria no. Y tampoco podemos vivir de los ciclos combinados, la luz resultaria realmente cara y a la gente se la suda si algo es peligroso o no, es si a fin de mes puede comer o no. Es asi.
    Para opinar sobre el estado de una central nuclear primero hay que verla por dentro y saber lo que hay y no hay.

    PD: el “humo” de las torres es AGUAAAAAA!!!!!!!!

    28 Febrero 2017 | 09:15

  6. Dice ser yu huo

    Esa herencia es a largo plazo, y seguramente incrementa el riesgo por cancer como lo muestra esta investigación https://youtu.be/8oTsmUJE9jM
    Chernovil y Three mile island son pocos casos pero los efectos son devastadores. No se necesitan muchos arroces para ahogar a una persona.
    Contra los desperdicios nucleares es necesario que usemos el conocimiento para mejorar nuestra calidad de vida. El daño es por cientos de años.

    28 Febrero 2017 | 11:11

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.