BLOGS
La energía como derecho La energía como derecho

Las claves de un tema que nos afecta a todos

Isaac Peral, España y la energía

Por Juan Castro – Gil – Abogado y Secretario de ANPIER

Isaac Peral

Isaac Peral

Isaac Peral es una de esos personajes cuya historia muestra lo difícil que le resulta a España ser un referente mundial en algo que no sea la tortilla de patatas.

Su vida no es suficientemente conocida. Se le recuerda como uno de nuestros grandes inventores, por invenciones como el acumulador de energía o el submarino, y otros menos, como el ascensor eléctrico o el proyector de luz.

Pero sin duda, una de las evidencias más grandiosas que mostró la figura de Isaac Peral fue la absoluta incapacidad de su país de asumir como propios desarrollos tecnológicos de sus nacionales. Este grandioso personaje inventó para España el primer submarino en su concepción moderna, pero lejos de ser aprovechado para dar sus frutos en nuestro país, los poderes fácticos de la época, en aquel momento encabezados por los Ministros de la Marina -según los historiadores de la época intrigantes caciques con intereses en el trust industrial convencional de entonces-, terminaron por acabar con aquella figura emergente,  volando los beneficios de aquella tecnología a Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos.

Pero aún hubo más. Una vez abandonada la vida militar, Isaac Peral inventó el acumulador eléctrico, vamos, lo que después se conoció como las pilas. Pues lejos de defender la administración española de la época la pervivencia de dicho desarrollo industrial, a la prematura muerte del inventor, fue la empresa belga Tudor la que se llevó la patente más allá de los Pirineos, donde como todo el mundo sabe, tuvo bastante éxito.

Por desgracia, el caso de Peral se repite demasiadas veces.

Hace tan solo unos días recordaba un discurso de Barack Obama en 2009 preguntándose por qué España era una potencia en energía solar y Estados Unidos ni se le acercaba. Hoy, sin embargo, tras el penúltimo hachazo renovable, el parón legal a estas instalaciones y el impuesto al sol, España es una sombra de lo que fue. En vez de aprovechar aquellos esfuerzos continuando siendo líderes en algo que ya habíamos alcanzado, en vez de aprovechar el abaratamiento de la tecnología que habíamos conseguido, nuevos intrigantes caciques amigos del trust industrial convencional han decidido que los frutos de la modernidad no pueden ser para los españolitos de a pie, ¿quién se creen que son? Ciento cincuenta mil empleos perdidos, decenas de miles de familias con la soga al cuello de los bancos por las inversiones que han tenido que hacer y la credibilidad de nuestro país a la altura del betún, son prueba de que la energía en España tiene que volver a producirse por los mecanismos contaminantes de siempre.

Y lo anecdótico de todo esto, es que nuestros políticos seguirán hablando de lo necesario del emprendimiento y lo imprescindible de la Marca España. ¿Qué diría Isaac Peral de todo esto? Seguramente nada, pues habría tenido que coger su pequeño submarino y hacer lo que están teniendo que hacer todos los que se dedican a lo suyo: emigrar.

4 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Sociólogo Astral

    El submarino no lo inventó el Peral este sino Monturiol y la energia solar la aborrezco profundamente porque las subvenciones a la energia solar que les regaló Zapatero a sus amigos corruptos que vendian energia solar producida por la noche nos subió la factura un 400% durante su doloroso mandato de paro, de encarecimiento de energias y de pisos. descanse en paz ese cafre en su retiro.

    11 Noviembre 2016 | 12:19

  2. Dice ser Casandra

    Una prueba que las conspiraciones existen esta historia y que con la cual se podria hacer una pelicula y es que en España tenemos el dudoso honor de ser uno de los países que ha perdido los restos de un imperio por la codicia de los responsables políticos de la época pues el submarino de Isaac Peral podria haber sido el arma que hubira decantado la victoria a España sobre los EEUU en la Guerra de Cuba y haver cambiado el curso de la historia en favor de España

    11 Noviembre 2016 | 13:03

  3. Dice ser Casandra

    03.05.2013

    El sabotaje submarino a Isaac Peral

    Una oscura historia de amoríos, tráfico de armas y corrupción, explicaría que la Armada Española no comprara a Isaac Peral su ‘torpedero submarino’. Con él, tal vez, se hubiera ganado la guerra del 98.

    ¿Por qué el Ministerio de Marina español descartó la compra del submarino de Isaac Peral en 1890 si la mayoría de las pruebas a las que se lo sometió durante dos años habían resultado positivas? La respuesta a este enigma tiene un nombre, Basil Zaharoff, un hombre a la vez famoso y misterioso en su época y hoy casi olvidado. Otras imágenes Isaac Peral 4 Fotos Conocido como uno de los mercaderes de la muerte (ignominiosa categoría en la que se codea con Alfred Krupp, Du Pont de Nemours o Remington, entre otros), Zaharoff amasó durante su vida (1849-1936) una de las mayores fortunas del mundo dedicándose a un ‘oficio’ en el que fue maestro y creó escuela: la venta internacional de armas. Lo que más tarde se conocería como Sistema Zaharoff consistía en boicotear a los competidores, corromper políticos para hacerles incluso declarar una guerra, y vender sus armas a los Ejércitos de ambos bandos. Manejando con habilidad (y mucho dinero) los entresijos de la comunicación, Zaharoff gozó toda su vida de gran fama y excelente reputación, hasta el punto de que fue honrado con 298 medallas y títulos por no menos de 31 países. Inglaterra lo nombró sir. Zaharoff viajó a España en varias ocasiones entre 1886 y 1889. Lo movían tres objetivos: boicotear el submarino de Peral, vender armas al Ejército español y comprar una fábrica de armas. Le interesaba, sobre todo, el ‘torpedero submarino’ de Isaac Peral. Aumentaría su catálogo de armas… y sus beneficios. Un año antes había logrado vender a Grecia, Turquía y Rusia unos submarinos… ¡con propulsión a vapor! Ni siquiera podían sumergirse del todo. El submarino de Peral era otra cosa. En las exigentes pruebas que el Ministerio de Marina le obligó a pasar entre 1888 y 1890, navegó sumergido, tuvo un buen gobierno y disparó torpedos en superficie y sumergido sin problemas. Funcionaba con propulsión eléctrica (gracias a una batería inventada por el mismo Peral) y, entre otra tecnología punta del momento, tenía periscopio, aparato de punterías, giroscopio, tubo lanzatorpedos y servomotor para mantener la estabilidad. Era un arma de guerra excepcional. Zaharoff había conocido con sospechosa rapidez los trabajos de PeralZaharoff había conocido con sospechosa rapidez los trabajos de Peral. Había inspeccionado los planos confidenciales que este había entregado al Ministerio de Marina español –¡en el propio Ministerio!– e incluso había tratado de comprar las patentes al mismo Peral durante un encuentro ‘fortuito’ en Londres. Peral había rechazado las ofertas. Zaharoff aplicó su ‘sistema’. El submarino sufrió cuatro sabotajes durante las pruebas (celebradas en agosto, septiembre y noviembre de 1888 y en junio de 1890), aunque Peral logró salir airoso de todo, seguramente porque conocía los retorcidos métodos de su competidor. Pero al final, Zaharoff consiguió lo que quería. Pese a lo satisfactorio de las numerosas pruebas, sobre todo en el simulacro de ataque con torpedo al crucero Colón, la junta técnica señaló que el submarino precisaba de mayor estabilidad, debía duplicar su velocidad y radio de actuación y que no se sumergía con la prontitud deseada; por lo tanto, no servía. El ministro de Marina, Berenguer, desaconsejó dotar al país de un arma sin parangón en ese momento, y que, ocho años después, en la guerra contra EE UU (que ya se dejaba entrever) pudo haber significado la diferencia entre derrota y victoria. La influencia de Zaharoff en los despachos más importantes de la política española se debió al dinero y al amor. En su primer viaje había conocido a M.ª del Pilar Muguiro y Beruete, hija de un banquero cercano a los conservadores y sobrina de un líder del Partido Liberal. La habían casado muy joven con Francisco de Borbón y Borbón, primo de Alfonso XII, débil mental, con acceso directo a Palacio al ser duque de Marchena y Grande de España. Durante los siguientes 35 años, Pilar fue la amante de Zaharoff le dio tres hijas y lo ayudó a organizar un poderoso núcleo de políticos, periodistas y altos funcionarios militares que le sirvieron, interesadamente, en sus poco escrupulosos propósitos. Al morir Francisco en un manicomio en París, Pilar y Basil se casaron por fin, pero la felicidad duró poco. Apenas 18 meses después (1926), ella murió. Un duro golpe para Zaharoff. Liquidó todos sus bienes y se retiró. Escribió unas memorias, se las robaron, se las devolvieron y las quemó. Murió en 1936, en total soledad, junto a su recuerdo. Isaac Peral: marino y genio Isaac Peral (Cartagena, 1851 – Berlín, 1895) no sólo creó el ‘torpedero submarino’. Durante su corta vida, inventó también una ametralladora eléctrica, un ascensor así mismo eléctrico y un varadero móvil. Estando en Berlín para operarse de cáncer, un descuido médico le produjo una meningitis que acabó con su vida. Tenía 44 años.

    11 Noviembre 2016 | 13:05

  4. Dice ser Placas solares

    Es curioso las similitudes de la España contemporanea de Isaac Peral y la España de hoy verdad?. Y lo bueno del caso es que algunos políticos se llenan la boca presumiendo de las Renovables en España, cuando llevamos de parón ya 6 años. Esperemos que 2017 traiga algo de sensatez y dejen de poner puertas al mar con el autoconsumo solar.

    11 Noviembre 2016 | 13:12

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.