BLOGS
La energía como derecho La energía como derecho

Las claves de un tema que nos afecta a todos

La energía: un derecho y una responsabilidad

Mariano Sidrach de Cardona

Mariano Sidrach de Cardona – Catedrático de la Universidad de Málaga

Nadie duda de la importancia de la energía para el desarrollo humano. Vivimos en una sociedad que llamamos “tecnológica” donde la transformación y el uso de la energía están en el centro de todas las actividades humanas. Desde que el hombre aprendió a transformar calor en trabajo, lo que supuso el comienzo de la revolución industrial, el consumo global de energía ha crecido exponencialmente, posibilitando un sustancial desarrollo y bienestar para una parte importante del planeta. Este mismo desarrollo ha tenido como consecuencia una fuerte degradación ambiental, que ha sido consecuencia del uso masivo de combustibles fósiles para hacer funcionar nuestras máquinas térmicas.

Juan Manuel Maroto

El aumento de la población mundial, que demanda su justo derecho a consumir energía para su desarrollo, la limitada disponibilidad de recursos energéticos fósiles y la degradación del medio ambiente presentan una encrucijada que deberíamos ser capaces de resolver. Todo parece indicar que de la solución que demos a este problema va a depender el futuro de nuestro planeta. Se hace inevitable abandonar el uso de los combustibles fósiles y sustituirlos por otras fuentes de energía.

Todas las transformaciones de energía tienen impacto sobre el medioambiente, como se encarga de recordarnos el segundo principio de la termodinámica, que también nos dice que cuanto más eficiente sea un proceso menos contaminaremos. Se precisan, por tanto, sistemas energéticos que solucionen los problemas planteados a nivel global. Por suerte los sistemas renovables permiten una alternativa a la situación actual.

Los datos de 2015 permiten ser optimistas. La inversión global mundial en energías renovables, sobre todo solar y eólica, alcanzó 286.000 millones de dólares, siendo la inversión acumulada en energías renovables en los últimos 12 años de 2,3 billones de dólares. Esta inversión se ha producido mayormente en los países en vías de desarrollo, pero también en Estados Unidos. Se han instalado 134 GW de nueva potencia renovable, de los que 22 GW corresponden a grandes infraestructuras hidráulicas. Aún sin contar esta potencia, por primera vez, se ha instalado en el mundo más potencia en renovables que de tecnologías tradicionales, gas, carbón y nuclear.

Estamos ante un cambio de paradigma en la generación de energía mundial. Una nueva revolución energética que no ha hecho más que empezar, ya que la aportación global de las energías renovables sólo representa el 16,2% del total. Todo esto ha ocurrido a pesar de las grandes bajadas que han experimentado los precios de los combustibles fósiles.

Los sistemas renovables permiten, además, la democratización de la producción de energía, mediante la implementación de sistemas de autoconsumo, y abren la puerta a la generación distribuida, facilitando la producción de energía eléctrica en las áreas urbanas. Un cambio de modelo que debe representar también una oportunidad de desarrollo económico y social.

Sin embargo, para acelerar esta revolución tecnológica hacen falta varias condiciones: disponer de una tecnología madura con costes competitivos respecto a las tecnologías que se van a sustituir, una legislación que cree los incentivos adecuados y una fuerte demanda y aceptación social.

Las tecnologías renovables son tecnologías maduras y han demostrado su competitividad económica respecto a las tecnologías tradicionales. Sin embargo, no existe una legislación adecuada que marque unas reglas de juego claras y en igualdad de condiciones, no existen incentivos sociales, todo lo contrario, se legisla para limitar y entorpecer su desarrollo y como consecuencia tampoco hay un clamor popular que reclame el uso de estas tecnologías.

¿Por qué la generación y uso de la energía no se percibe en nuestra sociedad como un problema grave asociado al cambio climático?

Si los ciudadanos no asumimos nuestra responsabilidad en el consumo de energía, ¿cabe extrañarse que no sea una prioridad en la agenda de nuestros políticos?

El acceso a la energía es un derecho, ya que facilita nuestro desarrollo y bienestar, pero como todo derecho conlleva obligaciones. En este caso, hacer un uso responsable de la misma, consumiendo energía de forma racional, eficiente y generada mediante tecnologías limpias.

Necesitamos un cambio de mentalidad. Asumir nuestra responsabilidad y actuar en consecuencia, cambiando nuestros hábitos de consumo energético, debe ser el primer y fundamental paso para mitigar el cambio climático.

No podemos permanecer dormidos, paralizados frente a esta nueva revolución tecnológica que ya se está produciendo y que en España no estamos aprovechando a pesar de tener todas las condiciones climáticas y tecnológicas a nuestro favor, mientras contemplamos impasables las consecuencias del cambio climático.

Es tiempo de que cada uno asuma su responsabilidad, es tiempo de actuar.

 

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.