BLOGS
La energía como derecho La energía como derecho

Las claves de un tema que nos afecta a todos

Ni “pedos” en el metro ni carbón en el mix energético

juancastromini

Juan Castro -Gil – Secretario de ANPIER 

¿Aceptaríamos que la gente se tirase constantemente pedos en el metro? Sí, ya sé que la evacuación de los gases de nuestro intestino es imprescindible, pero ¿te parecería bien que no existiesen normas de buen comportamiento que nos hiciesen mantener cierta disciplina en nuestros esfínteres evitando una catarsis masiva de detonaciones repletas de oloroso metano mientras vas leyendo este irreverente artículo entre parada y parada? Evidentemente no.

Hubo un tiempo en que se dejaba fumar en los medios de transporte públicos. Recuerdo perfectamente cómo de las últimas diez filas de asientos de los autobuses salía una humareda increíble que por supuesto, se extendía a la parte delantera, sucumbiendo a la nube tóxica el resto de pasajeros, niños incluidos.

La sociedad ha ido evolucionando hacia comportamientos menos agresivos con nuestro entorno directo. El problema es que únicamente reaccionamos cuando los efectos se despliegan de forma inmediata en nuestras narices. Sin embargo, cuando las incidencias son menos visibles y, además, afectan de algún modo a nuestros hábitos cotidianos o incluso a nuestra cartera, parece como que nuestro nivel de permisibilidad asciende hasta el infinito.

El planeta entero es un medio de transporte mucho más pequeño de lo que pensamos. Nuestro sistema de generación energética, en manos de muy pocas personas, está basado fundamentalmente en tecnologías muy contaminantes y, sin embargo, una enorme mayoría de personas mira hacia otro lado. En algunas ocasiones, por desconocimiento –seguramente inducido–, en otras por intereses más sucios que los residuos que provocan.

Me sorprende como algunos justifican la perpetuación de políticas contaminantes con argumentos sociales y de derechos de los trabajadores de algunos territorios. ¿Es que tan poco hemos aprendido de comportamientos anteriores? ¿Es que no somos capaces de ver que la transición hacia la descarbonización de la generación eléctrica tiene que ser una oportunidad de cambio real para las zonas que siempre han vivido vinculadas al carbón y que es preciso darles expectativas reales y limpias de futuro y no mantenerlos siempre en el mismo bucle imposible?

Es evidente que el camino no será fácil, pero si no empezamos a exigir que los políticos, nuevos y viejos, dejen de permitir las flatulencias en el metro, es mejor que empecemos a acostumbrarnos a que nuestro viaje vital sea mucho más desagradable de lo que imaginamos.

Josefa Celestín

  • Imagen: Josefa Celestín

 

2 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Luis

    Muy ilustrativo símil, Juan, entre fenómenos inmediatamente percibibles y otros frente a los que estamos sordos, “sin olfato” o medio “colgados” por muy diversas razones (publicitarias, empresariales, de confort, etc.)

    22 Abril 2016 | 09:02

  2. Dice ser Sociólogo Astral

    No me gusta el pedo porque conlleva dolor de barriga.

    22 Abril 2016 | 10:24

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.