BLOGS
Reflexiones de una librera Reflexiones de una librera

Reflexiones de una librera
actualizada y decidida a interactuar
con el prójimo a librazos,
ya sea entre anaqueles o travestida
en iRegina, su réplica digital

Réquiem por las librerías Crisol

Estoy de luto como librera y como bibliófila. El todopoderoso Grupo Prisa echa el cierre a sus tres últimas librerías Crisol, ubicadas las tres en Madrid. Y digo ‘librerías’ porque, aunque ofertaban discos y películas, lo cierto es que su función era más presencial que otra cosa, ya que lo que se vendía realmente era literatura. Pero parece que cuando la crisis aprieta al Poseidón- Prisa las tiendas Crisol, que pasaron de 17 a 3 en dos décadas, eran un Ulises al que flagelar y destruir:

 

Yo me debato entre la rabia y la tristeza. Aunque a la sombra de Prisa, Crisol era, de una forma u otra, una librería y como tal lamento su cierre.

Dejando a un lado el debate en torno a si, más que librería, cada Crisol era, como muchos decían, ‘una cadena o un supermercado donde los libros no son libros sino productos‘ el hecho es que, como librera, conocí a alguno de sus gestores y libreros y os aseguro que sabían del negocio y, mejor aún, muchos de ellos eran de la estirpe suicida de quienes no vendían ‘productos’ sino ‘libros’. Ese matiz es esencial.

Por eso y por más para ellos y para sus crisolandianos de pro van mis más sinceras y reginas condolencias. Los primeros se han quedado sin un trabajo que amaban, y los segundos sin ‘su librería’. El llanto me desborda, queridos.

Descanse en paz, Crisol. En reginaexlibrislandia llevamos crespón negro en señal de duelo y colgamos una esquela en nuestro corcho.

Y vosotros, reginaexlibeislandianos de pro, ¿conocíais las librerías Crisol? ¿Qué os parecían? ¿Os parece adecuada la decisión de Prisa y el Grupo Santillana?

30 comentarios

  1. Dice ser Blank

    Los libros se compran donde se puede y donde encuentras mejores condiciones. Compro en todo tipo de librerías, incluida una de Internet: “The Book Depository”. No me gusta demonizar establecimientos, sino modelos de gestión que apartan a los buenos profesionales del contacto con el público y que no ofrecen diferencias respecto a otras empresas similares.Crisol no encontró su espacio porque no parecía tener un propósito claro. Se la llevó por delante la FNAC gracias a su política de tarjeta y de precios, algo que Crisol no supo o no quiso hacer. El grupo PRISA no ha debido encontrar rentable el proyecto, y ha terminado cerrándolo. Sin duda, alquileres como el de la calle Juan Bravo resultaban muy gravosos.Probablemente, lo ocurrido con Crisol es una metáfora de un tejido empresarial poco consistente y de solvencia discutible. Más que una crítica a PRISA, es una crítica a una forma de hacer negocios que da preferencia a la aparentosidad.

    30 noviembre -0001 | 0:00

  2. Dice ser Rubén

    Vaya, yo trabaje dos años para Crisol y me acabo de enterar ahora, una penita…

    30 noviembre -0001 | 0:00

  3. Dice ser Austral

    Pues eran como el vips de la literatura… más bien una tienda quiosco, pero con estilo. Eso era lo bueno, que podías encontrar más cosas que libros.R.I.P.ADOPCIONES A MEDIDA: http://busco-perrosdeadopcion.blogspot.com/DIFUSIONES SIN MEDIDA: http://difusionesanimalessinmedida.blogspot.com/

    30 abril 2009 | 14:13

  4. Dice ser Blank

    Eran mucho ruido y pocas nueces, eran más de lo mismo, y no supieron elevarse por encima de la librería con pinta de marqueo. Coincido con Austral: eran como un VIPS, pero con más aires.La última vez que entré en Crisol de Juan Bravo (hace unos siete años), pedí un famoso libro de historia del arte en la sección de arte. El auxiliar de tienda -me niego a llamarle librero- consultó el ordenador y me dijo que no lo tenían. Lo escuchó por casualidad una compañera suya, licenciada en Historia del Arte, que lo encontró a la primera y sin ordenador. Cuando una empresa contrata a personas conocedoras junto a personas desconocedoras, y las mantiene en la misma categoría laboral, dice mucho de sí misma. Es la empresa que paga a mucho ejecutivete adicto a las presentaciones, y que no sabe cuidar a sus clientes. Así que no me extraña que se haya caído.

    30 abril 2009 | 14:26

  5. Cada vez quedan menos sitios puros, auténticos, de barrio. Me niuego por norma a comprar los loibros en la librería de El corte inglés.http://www.vamosacorrer.com

    30 abril 2009 | 14:56

  6. Dice ser Othon

    Es una pena pero no supieron competir con el VIPS.Si crees que tú puedes competir, haz click en mi nombre.

    30 abril 2009 | 15:16

  7. Dice ser Jimmy

    Solia ir a la tienda que tenian en la Castellana, cerca del Bernabeu, la seccion de mapas me parecia muy completa.Pero claro, asi es el futuro, ningun mapa en papel puede competir con google earth, y del emule te puedes bajar casi cualquier libro, incluso casi ese que no encuentras y hasta en otro idioma.Contra eso es imposible competir, y asi debe ser, en su dia las tiendas de maquinas de escribir tambien cerraron. Ya lo decia Darwin: solo la especie que mejor se adapte a su entorno sobrevivira. E internet ha cambiado nuestro entorno.

    30 abril 2009 | 15:41

  8. Dice ser antonio larrosa

    Me temo que la historia de los libros y las librerias está agonizante, pues por todas partes llegan noticias alarmantes de que si los libros digitales que si hay una máquina que expende libros con solo darle el titulo y los confecciona en unos minutos que si…. Clica sobre mi nombreRecemos porque aunque sea por los que amamos al libro tal como ha sido siempre hasta ayer se prolongue en el tiempo y al menos lo podamos disfrutar los románticos.

    30 abril 2009 | 15:46

  9. Dice ser nowhereman

    Aunque estoy de acuerdo en que era un “supermercado” más que una librería, siempre es una mala noticia, pues al fin y al cabo vendían libros, y cada vez van quedando menos opciones. Ya nos gustaría a todos tener a mano una buena librería, pero lamentablemente eso es cada vez más difícil. Quiero pensar que siempre lograrán subsistir las buenas de verdad, aunque sólo sea para disfute de unos cuantos “raritos”, como un negocio minoritario y especializado. En fin, como dice Jimmy, “adaptarse o morir”, además ya tenemos la triste experiencia de las tiendas de discos, no nos pilla de nuevas.Un saludo y D.E.P.

    30 abril 2009 | 18:39

  10. Dice ser La mujer Qujote

    Nunca he entrado en Crisol, así que de ellas no puedo hablar. Pero cuando se habla de macrolibrerías como del demonio y de pequeñas librerías como del paraiso creo que se usa demasiado tópico y se generaliza.En mi ciudad no hay macro librerías, hay alguna de cadena pero son pequeñas. El resto son pequeñas librerías, con libreros de esos que se han llegado a creer que lo son y la mayoría son una m… (con perdón) y las que se salvan, normales y corrientes, nada parecido a un paraiso librero.Sin embargo conozco algunas macrolibrerías, de esas que, para algunos, parecen echas por el demonio. Pero que queréis, para mi entrar en Foyles o en Waterstones, macros donde las haya, fue como entrar en el paraíso. Casi todo lo imaginable en las estanterías, lo que no estaba allí, tras breve consulta con el dependiente, aparecía saliendo de los famosos fondos, allí comprobé que eso de los fondos de las librerías no era un mito urbano.Por eso, cuando se habla de macros y pequeñas librerías se habla de muchos tópicos y muchos prejuicios. Para mi hay buenas librerías y malas librerías, y no siempre están relacionadas con su tamaño. Vale, esas que son “especialistas en ti” cumplen todos los tópicos (malos) de las macro.

    30 abril 2009 | 18:58

  11. Dice ser nowhereman

    Mujer Quijote, muy cierto lo de buenas y malas, no te quito ni una coma, todo tu comentario es acertadísimo.Lo malo es que creo que están empezando a estar amenazadas de extinción todas, sobre todo las pequeñas y es una pena. Son los tiempos.Respecto a lo del fondo, un buen librero, aunque no tenga físicamente lo que le pidas en ese momento, pone a tu disposición todo su interés en conseguírtelo, así que, como tu dices, no hace falta ser grande para ser malo ni pequeño para ser bueno, ni viceversa.Un saludo

    30 abril 2009 | 21:07

  12. Dice ser La mujer Quijote

    AAAAAAAAAAAAAAAGGGGGGGGGGGGGGGGGHHHHHHHHHHHHEl demonio de las macrolibrerías me ha confundido, siento la falta de ortografía. Seguro que el teclado lo compré en alguna tienda “especialista en mi” y se ha vengado.

    30 abril 2009 | 21:32

  13. Dice ser Matasiete

    En mi ciudad hace años que cerró Crisol. Estuve un par de veces y algo compré, pero para mi gusto tenía poca vida, no me decía nada.En cuanto al debate sobre grandes superficies y librerías de toda la vida, o buenas y malas librerías, en este caso yo tengo un criterio personalísimo que es: librerías que me gustan y librerías que no me gustan. A la hora de comprar no tengo prejuicios (por precio, disponibilidad del ejemplar buscado, etc.), pero no sé por qué razón disfruto en unas y otras no.Me encanta la Casa del Libro, la FNAC y muchas librerías de siempre. No me gustan los hipermercados, El Corte Inglés y muchas librerías de siempre.Y sobre el grupo PRISA… podría hablar mucho y todo malo.

    30 abril 2009 | 22:57

  14. Dice ser Elwen

    Pues la verdad, no conocí Crisol. Veo el logotipo y me resulta vagamente familiar pero no creo que haya venido a coger sol a canarias.Aquí alimentamos nuestra sed de libros de la librería tradicional y el centro comercial. Si busco un bestseller a buen precio, pues al centro comercial. Si busco algo más concreto pues a la tradicional. Si sé lo que quiero, pues donde lo consiga (que aquí no siempre es fácil) y si necesito un consejo pues adonde haya un librero y no un dependiente. Para mi es así de simple y no entiendo todo este debate.

    01 mayo 2009 | 11:27

  15. Dice ser laprimadeaudrey

    Yo estuve una vez en una de Madrid. Creo recordar que estaba junto a la Puerta del Sol o por allí cerca. Fué hace mucho y no tengo ningún recuerdo de ella por tanto no me debió haber gustado mucho porque cuando una librería me gusta no la olvidó jamás.Totalmente de acuerdo con que no existe relación grande – mala y pequeña-buena .A mí Foyles me parece una de las mejores en las que yo haya estado y la Waterstones nueva enorme cercana a Picadilly en Londres es para perder el sentido directamente. Sólo estuve una vez y me entró una ansiedad!

    01 mayo 2009 | 14:57

  16. Dice ser peter

    si bajaran los precios…

    01 mayo 2009 | 21:26

  17. Dice ser luca

    Prefieren cerrar a rebajar los precios…muy triste

    02 mayo 2009 | 14:04

  18. Dice ser Roma

    Hace tiempo que no compro un libro, y , no me malinterpreteis, no es por qué me regocije en la incultura, si no por que, al ritmo que leo libros y libros, no me compensa económicamente en absoluto compralos.Por eso, las/os bibliotecarias/os de mi barrio me conocen de sobra.Teniendo numerosas bibliotecas, veo CASI innecesarias las librerias. Salvando, eso sí, las especializadas en ciertas materias excluidas de la cultura general, dedicadas a la sublimación de conocimientos concretos.Esas sí las frecuento, puesto que son el único caso en el que no los encontraría en una biblioteca de barrio.

    03 mayo 2009 | 16:46

  19. Dice ser Braulio

    No sé, me apena que cierre una librería. Me apena que buenos libreros (y en Crisol los había) se queden en la calle por una decisión empresarial. Me apena que se pida que bajen los precios, porque hacer un libro cuesta más de lo que parece y porque si alguna vez se termina con el precio fijo, caerán los pequeños libreros y los pequeños editores, lo que traerá consigo un desplome en la oferta cultural en nuestro país.¿Acaso se podrían mantener las pequeñas librerías si El Corte Inglés o Carrefour vendieran el mismo libro 5 euros más barato? ¿Y qué pasaría con las editoriales independientes que no pueden entrar en los grandes almacenes? ¿Acaso alguien cree que los grandes grupos editoriales (los únicos que quedarían con el precio libre) se la jugarían publicando a autores noveles o minoritarios que no cubrieran los «márgenes de beneficio»? ¿Podrían subsistir editoriales como Minúscula, El Acantilado, Abada, etc.?

    03 mayo 2009 | 17:46

  20. Dice ser Qué pena

    Lo primero es deciros que estais la mayoría penosamente informados, los libros tienen el mismo precio en todas partes salvo un 5 % por debajo, y querida Regina, Crisol nunca tuvo 87 librerías, más bien comenzó su andadura en el año 87. Y buenos libreros en Crisol los había, y los hay porque de hecho siguen abiertas sus puertas para desgracia de los trabajadores que amanecen cada mañana con la gracia de tener que ir a trabajar a una librería que en breve los va a mandar a todos al paro.

    03 mayo 2009 | 18:47

  21. Dice ser Regina ExLibris

    Qué pena, querid@…ante todo, mi más sentido pésame. Después agradecerte la corrección: efectivamente fueron 17 las tiendas de una cadena que inició su andadura en el 87.Con respecto a que aún tenéis las puertas abiertas en los tres centros que quedan en Madrid, tú lo sabes mejor quer nadie. Las noticias que tenía en la distancia eran que “El cese de esta actividad afectará directamente a más de 60 personas, a los que la compañía anunció el martes la decisión. Ahora el comité de empresa negocia con Santillana estas salidas y, hasta que se concrete un acuerdo, las tiendas seguirán abiertas al público.”LO dicho, lo siento, gracias y mares d eletras

    04 mayo 2009 | 10:01

  22. Dice ser Plantino Caesaraugustano

    Hay un detalle que no es muy conocido. Las librerías CRISOL fueron el resultado de una reconversión equivocada.Cuando el Grupo PRISA adquirió la propiedad de Ediciones Aguilar se encontró en el “pack” con la existencia de unas librerías (Librerías Aguilar) que eran unos establecimientos dedicados a la “librería de fondo”, regentados por unos excelentes profesionales. (Doy Fe de ello, pues éramos competidores).Pero claro, el ratio de rentabilidad de esas librerías era inferior al mínimo exigible y los nuevos propietarios llevaron a cabo una dura reconversión de contenidos, de enfoques y de recursos humanos. Hubo jubilaciones anticipadas de buenos profesionales e indemnizaciones a los que quedaban. Aquellos libreros fueron sustituidos por otras personas, muy motivadas y con excelente disposición hacia su trabajo, pero que no tuvieron la libre iniciativa de sus antecesores. Tenían que cumplir las directrices fijadas “desde arriba” y tenían que lograr unas ventas mensuales por áreas, secciones…etc. El logro de esos objetivos implicaba obtener unos incentivos salariales y esa es una sutil forma de presión empresarial.Conclusión: El fondo quedó sustituido por el “best-seller” y la ausencia del factor humano se intentó reemplazar por unas tecnologías de acceso a la información bibliográfica…que no es lo mismo.Algunos libreros supimos que ese invento estaba condenado a ser una imitación en reducido tamaño de la Sección de Librería de El Corte Inglés. Tardarían mas o menos años en dejar de ser interesantes para los responsables financieros del grupo propietario de las empresas, pero su destino estaba marcado.Dicho lo anterior, este librero se apena mucho cada vez que se cierra un punto de venta del libro, del tipo y tamaño que sea, y en cualquier punto de la geografía del libro, que no conoce fronteras.

    04 mayo 2009 | 14:47

  23. Dice ser Claudia

    Mujer Quijote, también yo suscribo lo que dices punto por punto. Además, mencionas dos maravillas del mundo mundial, Foyles y Waterstone’s… Pero es que hasta las macrocadenas norteamericanas Barnes&Noble tienen más oferta que nuestras librerías más pizpiretas y presentables.Por mi parte, siempre lamento el cierre de una librería pero espero que ese puesto sea ocupado por otro establecimiento con ganas de encontrar lectores. Las Bertrand de RHM (http://ww2.libreriasbertrand.es/), o al menos la que ha abierto hace poco en Rambla Catalunya en Barcelona, apuntan maneras.

    11 mayo 2009 | 22:17

  24. Dice ser La mujer Quijote

    Había oído mucho hablar de las liberías Bertrand, tenía muchas ganas de conocerlas.Hace como un año o dos abrieron una en mi ciudad.Francamente, está todavía diez escalones por debajo de los “especialistas en ti” que para mi eran el grado más bajo. Que cosa tan mala. La papelería de debajo de mi casa tiene una oferta mucho mayor y mucho más interesante. No sé cómo serán las de otras ciudades, pero no será una cadena que me moleste en buscar para comprobarlo. Es un pequeño supermercado de “best seller”, vende exactamente lo mismo que los quioscos de prensa y las papelerías. Es lo que un puesto callejero de perritos calientes a la gastronomía, te puede sacar de un apuro, pero no puede aspirar a más.Lo dicho, no sé cómo serán en otras ciudades, pero la de mi ciudad es así.

    12 mayo 2009 | 14:06

  25. Dice ser TUka

    Pues la verdad es que nunca vi y por lo tanto nunca pise una librería crisol… y he vivido en madrid toda mi vida O.oPero no sé, creo que si uno conoce sus gustos, sabe informarse y tiene decisión, lo que importa es el libro, no la librería o establecimiento donde lo compre… bueno, jeje también importa el precio, no?

    14 mayo 2009 | 2:16

  26. Dice ser unlibro

    el grupo prisa cierra las librerias crisol, que, pese algunos,se diferencia muucho de grandes superficies y cadenas tipo vips y corte ingles, y está muy por encima de la casa del libro y fnac (donde fueron a parar muchos de los trabajadores en épocas pasadas, pasando de dependientes en crisol a encargados de sección en fnac).por que, aunque crisol pertenezca a un gigante todopoderoso de la comunicación (que finalmente le ha engullido), y aunque estaba conectado como cadena, sus tiendas funcionan como tiendas de barrio, y sus trabajadores estan todos cualificados (tanto por estudios y conocimientos, como en preparación en trato al cliente, para poder ser libreros, aunque el concepto como tal, no exista en cadenas de este estilo.crisol, ese capricho de polanco, desaparece, y yo, si que quiero agradecer a esas 67 personas que han luchado estos últimos años por sacar adelante, un negocio que dejó de ser rentable al grupo PRISA hace bastantes años, un negocio que en venta directa al público ha crecido año tras año. un negocio que sospechó su cierre con la muerte del jefe.prisa cierra un negocio que no le es rentable, pero que no genera pérdidas, cierra su empresa más pequeña, y echa a la calle a 67 personas, muchas de ellas ya estaban en las librerias aguilar, con unas indemnizaciones irrisorias de 25 dias por año.25 dias por año a personas que han entregado toda su vida laboral y todo su amor por los libros a un grupo progresista y de izquierdas que ahora les deja solos y desamparados , muchos de ellos libreros con más de 50 años.toda una vida entregada a la cultura, mucho más que un vips, mucho más que fnaC,crisol, era el último romántico, y un gigante codicioso, se lo ha comido. su propio padre lo ha devorado, como en la selva.suerte a todos los amigos que tantas veces me han recomendado libros, a tantos que me habeis buscado joyas literarias en los confines de las editoriales, a todos los que me habeis enviado a librerias más cualificadas (por encima de las ventas) para que pudiera adquirir un libro que vosotros no podiais conseguir, gracias por tantas horas de lectura, de charlas, de amor por la cultura.gracias por todos estos años, en el paisaje de mi ciudad, compartiendo cartel con los más grandes, pese a soportar recortes y recortes.suerte a todos los libreros , a los 67 trabajadores de cirsol.

    21 mayo 2009 | 21:05

  27. Dice ser Crisolero

    Hola a todos:Somos los trabajadores de Crisol y os informamos que en Facebook tenemos un grupo llamado “Se cierran las tiendas Crisol”. Se puede leer el comunicado de empresa, decirnos lo que os parezca…..Un saludo

    22 mayo 2009 | 11:53

  28. Dice ser Pilar

    Para mí y para los míos, ha sido una gran pérdida. Somos una familia de lectores empedernidos (Sólo en mi casa hay más de 3.000 libros). Cumpleaños, santos, día del libro,… el libro es siempre el regalo perfecto. Gozábamos desde el nacimiento de Crisol de la calle López de Hoyos de la targeta, que nos permitía comptrar a plazo, y que gracias a ella, yo he podido comprar los libros de texto de mis hijos o hacer regalos en más de una ocasión que mi economía, que no es muy buena que digamos, no podía permitirme. Y ahora nos han dejado tirados. Echaré de menos las horas que ma pasaba eligiendo la lectura de cada uno para luego salir con 5 ó 6 libros y la ilusión de llegar a casa para repartirlos. Un supermercado? No, ni mucho menos, era un sitio dónde una podía elegir libremente y tardar en ello el tiempo que necesitara, sin tener a un empleado pegado a tí como si temiera que le fueras a robar las letras al libro como pasa en las pequeñas librerías que cuando pides que te saquen cuatro o cinco títulos y no te decides ya se ponen nerviosos.

    13 junio 2009 | 15:13

  29. Dice ser HombreQuijote

    Mujer Quijote, no sé en qué ciudad vivirás, yo vivo en Oviedo y la librería Bertrand de esta ciudad no es tal cual la describes. Aquí contamos con librerías de toda la vida, la Fnac y Bertrand, y no veo que la Bertrand esté tan por debajo.Creo que hay que darles un poco de tiempo, máxime teniendo en cuenta que quizá sean la cadena de librerías más antigua de Europa (desde 1732 en Lisboa…).

    07 septiembre 2009 | 1:31

  30. Dice ser Librero

    MujerQuijote, yo trabajo para una gran cadena de librerias, siendo competencia para mí las Bertrand (que sí, son la cadena de librerías más antigua de Europa y probablemente del mundo) y no son precisamente nada comparable a lo que tú describes.Lo sé porque visito muchas librerías para obtener ideas y revisar fondos, y un amigo mío trabaja en la Bertrand de mi ciudad.Te puedo asegurar que su fondo supera en muchas secciones al de una Fnac o Casa del Libro, siendo otras secciones más pobres por escasez de espacio (eso nos pasa a todos). Sinceramente, no son el cuadro que nos has pintado.

    20 febrero 2010 | 13:12

Los comentarios están cerrados.